Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.228 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.456.024 Miembros | 19.713 Autores | 101.148 Relatos 
Fecha: 23-Feb-12 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Infidelidad con felicidad

abuelo
Accesos: 31.855
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Que Dios me perdone si estoy haciendo algo malo, pero eso no es lo que yo siento, yo se que estoy haciendo muy feliz a los dos hombres que quiero, y asi quiero continuar. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Hola un saludo muy cordial para todos, si me lo permiten me gustaría contaros una pequeña historia que a mi, me hizo, y me esta haciendo muy feliz, por varias razones.

 

               Me presento para que asi podáis tener una pequeña imagen de mi, soy Marita de origen alemán, tengo 21 años, de 1`70 de estatura, ojos azules o grises según la luz del dia, pechos no muy grandes, vientre plano, caderas y culo normal, piernas muy largas y muy bonitas, pelo largo y ondulado de color pelirrojo con lo que eso conlleva, piel muy blanca sonrosada, y pecas por todo el cuerpo, me considero muy sencilla, y muy cariñosa, estoy casada desde hace un año, con un Español Antonio de 23 años, persona educada, y cariñosa donde las haya.

 

                Pues bien os cuento, cuando nos casamos nos vinimos a vivir al sur de España donde la familia de Antonio tiene algunas finquitas, en concreto la que nosotros usamos un chalecito independiente no muy grande, de una sola planta, 3 dormitorios salón comedor cocina y 2 baños, un jardín pequeño pero muy bonito y muy bien cuidado, con una pequeña piscinita, en una de las paredes del jardín, hay una pequeña puerta, que da al chalet de al lado donde  vive un señor mayor desde que Antonio era pequeño, y que toda la familia le tiene un gran cariño, y le tratan como si fuese de la familia, el es el que cuida de nuestro jardín, a cambio de nada.

 

               Antonio me comento que le encantaría que esas buenas relaciones continuaran pues, de siempre le había tenido mucho cariño a Andrés que es como se llama este buen hombre, y que desde hace casi dos años vive solo, pues enviudo hace 5 años y el único hijo casado que tiene vive en Barcelona.

 

                Andrés tiene 58 años esta prejubilado de una gran empresa donde era ejecutivo, es alto y fuerte, con aire elegante, pelo y barba blanca muy bien cuidada, yo con el trato descubrí que es tremendamente educado, y muy, muy, cariñoso para con todo el mundo.

 

                  Recuerdo que cuando Antonio nos presento, me dio un fuerte abrazo, un beso en cada mejilla, y me dijo, espero llegar a quererte igual que a toda la familia de Antonio.

                  

                   Andrés desde el primer dia venia a casa por la mañana y a invitación mía desayunaba con migo, ya que Antonio se marchaba muy temprano para su trabajo, fuimos cogiendo confianza, y me contaba como era su vida desde que murió su mujer, a la que quería con locura, que desde entonces, su vida tiene poco sentido, y que aguanta gracias a las dos o tres visitas que le hace su hijo con el único nieto que tiene, y por supuesto el cuidado de los dos jardines que le distraen mucho. En la primavera me trae muy a menudo un ramo de rosas de nuestros jardines, una mañana que yo me quede dormida, no pudo entrar en casa, y no desayunamos junto como era la costumbres, sobre las diez de la mañana me llamo por teléfono para preguntar si me encontraba bien, ya que no me había podido ver, me vestí y fui a su casa para tranquilizarlo, entonces le comente que como el tenia una llave de casa, tenia mi autorización para entrar cuando quisiera, el en correspondencia, me dio una de su casa, diciéndome me encantaría que esta fuera una extensión de tu casa, a partir de ese dia fueron algunos los que cuando yo me levantaba el tenia en la mesa el desayuno.

 

                 Un fin de semana Antonio y yo fuimos a Madrid a ver a sus padres, y regresamos el Lunes de noche, el martes por la mañana viendo que Andrés no venia fui a su casa y entre me extraño que todo estaba muy tranquilo, encontré a Andrés en su cama, estaba adormilado, tenia fiebre, a petición suya llame a un amigo que es medico, vino le puso un fuerte antibiótico, de esos que hacen efecto durante tres días, ya en la puerta cuando su amigo se marchaba  me comento, es una pena pero conociéndolo de toda la vida, me doy cuenta de que no tiene ni el mas mínimo interés por seguir viviendo, se lo he comentado al hijo y parece que no le interesa demasiado, quizás si encontrase una mujer la cosa cambiaria,  

 

                 Yo que ya le había cojido muchísimo cariño a Andrés eso me apeno muchísimo, y la verdad me hizo recordar que siempre estaba triste, cada vez que hablaba de su familia lo hacia con añoranza y con pena, debía de ayudarlo en lo posible.

 

                  Aquella noche Antonio y yo estuvimos en su casa asta muy tarde, Antonio en bromas le dijo que lo que tenia que hacer era buscar una mujer, por hay nos enteramos de que no había estado con una mujer desde que murió su Alba.

Al dia siguiente, dispuesta a ayudar a Andrés en lo que fuera me levante hice café y unas tostadas, lo puse todo en una bandeja y me fui a su casa para desayunar con el, desayunamos y me di cuenta de que olía a sudor, como ya no tenia fiebre le dije que se tenia que levantar aunque solo fuera un ratito. Debería de ducharse, me dijo que muy temprano se había levantado para ducharse poro que no se atrevió porque se mareaba, pues nada ahora mismo te ayudo y te duchas, por Dios me dijo, eso no puede ser, si puede ser otra cosa es que tu quieras o no, conseguí que se levantara y lo deje en el baño, deje la puerta un poco entreabierta, despues de un rato con disimulo me asome, se estaba duchando todo iba bien, pero al bajar mi mirada pude ver lo que Andrés tenia entre las piernas, la tenia semi erecta, y calculando que la de Antonio tiene l7 centímetros, la de Andrés debe tener por lo menos 20  o 21,  y algo mas gruesa, retirándome de la puerta pregunte ¿ todo va bien Andrés ? El me contesto si ya termino, con lo que sabia y con lo que había visto, se creo en mi una desazón que me costo controlar, desde ese momento me propuse sacar a Andrés y a su berga de el letargo en el que estaban metidos, me desabroche dos botones de mi blusa en un santiamén me quite el sujetados y lo guarde, cuando Andrés salio lo acompañe a la cama, se acostó, me incorpore sobre el para arroparlo, bueno en realidad lo hice para regalarle una buena panorámica de mis pechos, note como se fijo en ellos, la puse bien la almohada, y como sin darme cuenta alise la colcha pasando mi mano  un momento justo por encima de aquel monstruo, notando que estaba en plena ebullición, Andrés, se bueno y duérmete un ratito le dije, despues vengo y comemos juntos.

 

               Cuando llego la hora de la comida, me puse lo mas sexi que pude para intentar de seducirlo un poco, o por lomenos que empezase a ver en mi a una mujer, teniendo en cuenta de que estoy de muy buen ver, para el seria muy difícil que yo pasase desapercibida, coji la bandeja de la comida y me fui a su casa, hice que se levantara, y fuimos al comedor, comimos y nos sentamos en el salón mientras hacia el café, el sentado en el sofá, y yo en uno de los sillones que quedaba justo en frente de el, mientras charlábamos yo entreabría mis piernas para que el pudiera ver las diminutas braguitas de color rosa que me había puesto, cuando me levante para ver como estaba el café, me di la vuelta tan rápido como pude para que pudiese ver con detalle esas mismas braguitas pero por detrás, cuando llegue ala cocina con disimulo mire hacia Andrés y lo descubrí frotándose su enorme pollón, fue cuando me di cuenta de que ya tenia todo el camino andado, solo era cuestión de vencer su timidez y su enorme educación, baraje la situación y solo había dos caminos, paciencia y cariño, o directamente al grano.

 

              Puse el café y cuando le lleve su taza me incline delante de el para que pudiese ver bien mi canalillo y todo lo demás ya que esa parte de mi anatomía estaba preparada para dejar ver lo mas posible, cuando me senté frente a el, ya con un poco de mas descaro le abría mis piernas, para que se deleitase con el panorama, descubrí que el bueno de Andrés ya no sabia que hacer para disimular la tremenda erección que tenia, terminamos el café repetí todo cuando fui a quitarle la taza, cuando la deposite en la mesa hice que se me cayera una cucharilla para poder agacharme y ofrecerle mi espectáculo trasero.

 

                 Cuando me senté lo hice a su lado, subiéndome la falda un poquito para que mi pierna estuviese en contacto con la suya solo a través de su pijama, en un momento dado coloque mi brazo derecho en el respaldo del sofá justo detrás de su cabeza, de manera que si giraba su cabeza hacia mi  se encontrara con migo, lo miraba de reojo y estaba muy nervioso no sabia que hacer para ocultar el enorme bulto que tenia debajo de las mano, yo como buena alemana que soy decidí que no podía dejarlo sufrir mas, acerque mi boca a su oído izquierdo, y le di un mordisquito en el lóbulo, sentí como se estremeció, muy despacito le metí la lengua dentro del oído, pobresillo no sabia que hacer, estaba apabullado, cortado, perplejo, con mucha suavidad le gire la cara busque su boca y lo bese, cuando conseguí meterle la lengua dentro de su boca note como su cuerpo se aflojo, como diciendo asta a qui me e podido aguantar pero ya no puedo mas, muy tímidamente puso una mano en mi pierna, que de inmediato yo la lleve al interior de mis muslos y abrí los mismos para que el pudiese maniobrar a su gusto, paralelo a eso me fui quitando la blusa, que al no tener sujetador quede desnuda de medio cuerpo hacia arriba.

 

                    Baje mi mano izquierda asta su enorme paquete, dándome cuenta de la envergadura del mismo, en ese momento lo único que se me paso por la mente es que tenia que tenerlo dentro de mi lo mas pronto posible, empecé con mucho cuidado a quitarle los botones del pijama, el pobre de Andrés estaba desbordado solo temblaba, y se estremecía, cada vez que yo lo tocaba, y quizás también estuviese un poco asustado por mi comportamiento.

 

              Sin mediar palabra le ayude a levantarse y lo lleve a la cama, lo termine de desnudar y lo tumbe cara a riba yo me termine de quitar lo que llevaba puesto, y me tumbe a su lado, Andrés quiero que estés tranquilo, no te preocupes por nada, solo disfruta de lo que hace demasiado tiempo que no disfruta,  ¿o es que no te gusto ? Mi niña, perdona como que no me gusta, es que estoy desbordado, demasiado tiempo sin una mujer, y ahora llegas tu que es lo mas bonito de criatura que e visto en mi vida, en fin no quiero pensar en nada, se giro unpoco para tropezarse con mis pechos cojio uno con su boca, y me llevo al cielo, una  mano busco mi entrepierna y cuando llego a mi rajita y despues de un suave masaje por toda mi vulva introdujo un dedo en mi interior haciéndome estremecer, encontró mi clítoris y eso hizo estragos en mi, tanto que me produjo un enorme  orgasmo no muy estrepitoso pero si muy largo, yo no quería demorar mas la cosa y a su oído le dije muy suabito, Andrés, estoy aquí para hacerte feliz, pero también quiero que me hagas feliz ami, Andrés no lo pensó mas me puso boca arriba y abrió mis piernas, yo le ayude abriendo lo mas que pude, se sitúo entre ellas y con una mano guío su enorme aparato a la entrada de mi vagina, con un suave empujoncito la sitúo justo en el agujero por donde tenia que meterla, me abrazo muy fuertemente y diciéndome perdóname mi niña, dio un empujón y metió mas de la mitad de su tronco en mi vagina, espero un poco para que mi cuerpo se adaptase al sullo, y de un segundo empujón la metió asto el fondo, yo note como aquella estaca había llegado asta el mismísimo cuello de la matriz.

 

               Despues de un poco tiempo para amoldar mi vagina a su instrumento, empezó el movimiento de vaivén, con el que yo sentí que en mi interior se estaba gestado un enorme orgasmo, y llego, y explote, y me abrace a el con todas mis fuerzas, el se dio cuenta cuando me relaje y paro para dejarme reposar un poco.

 

                 No tardando mucho, yo me empecé a mover como indicándole que tenia el camino libre, el lo entendió a las mil maravillas, y reanudo su movimiento de metisaca, me besaba, me abrasaba, se le escapaba algún que otro “ cariño mío “ yo lo abrazaba y en algún momento le dije disfruta Andrés, disfruta,  en mi interior aparecieron unos espasmos indicándome que llegaba un grandioso orgasmo, cuando me percate le dije Andrés córrete con migo, el me dijo no mi niña dentro no, no quiero dejarte embarazada, me aferre a el con los brazos y las piernas y sin mas le dije ahora Andrés ahora dentro por favor, note como su cuerpo se pego al mío, su tranca llego al fondo de mi vagina dio un pequeño ronquido, y al mismo tiempo que yo explotaba un colosal orgasmo, el empezó a lanzar chorros de esperma, que yo sentía como llegaban a mi útero, y me iba inundando con su espeso y calido liquido, mientras oleadas de placer recorrían mi cuerpo,  fue tal cantidad de leche la que deposito en mi interior, que yo sentía que me encontraba completamente llena, al estar tan ajustado su tranca con mi raja, no podía salir nada, fue éxtasis total para los dos, cuando el decidió sacarla de mi interior note como si fuese una ventosa y un plof, inmediatamente empezó a salí a borbotones de mi cuerpo la enorme cantidad de leche que Abia dejado dentro de mi, y que había acumulado durante casi 6 años.

 

                  Ya relajados y tranquilo Andrés me decía, gracias mi niña por lo que as hecho con migo, te lo agradeceré toda la vida, solo me preocupa el haber podido dejarte embarazada, y haber traicionado a Antonio. Tranquilízate Andrés, mira mi marido y yo desde que nos casamos no hacemos nada por no quedarme embarazada, asi que tú tranquilo….  No as traicionado a nadie, si nadie se entera, y para tu tranquilidad e sido yo la que te ha seducido, en cuanto a lo del agradecimiento, tu tranquilo porque esto no a hecho mas que empezar, estoy dispuesta a cambiarte la vida, y quiero que de aquí en adelante seas

muy feliz porque te lo mereces.

 

                   Cuatro meses despues de esto, Andrés es el tío mas feliz de la tierra, esta contento, alegre, feliz eufórico con ganas de vivir, “su amigo dice que no entiende el cambio “  yo estoy embarazada no se ni me importa si es de Andrés, o de Antonio, lo que si se segura es que es mío, con los dos soy inmensamente feliz, y no me arrepiento de nada, tanto uno como otro, desde que se enteraron de que estaba embarazada, me miman yo diría que demasiado.

 

                   Que Dios me perdone si estoy haciendo algo malo, pero eso no es lo que yo siento, yo se que estoy haciendo muy feliz a los dos hombres que quiero, y asi quiero continuar.

 

 

                  Gracias por vuestro tiempo, un cordial saludo

 

Espero vuestras valoraciones, y vuestros comentarios.

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© abuelo

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de abuelo
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)