Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.008 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.131 Miembros | 19.613 Autores | 100.340 Relatos 
Fecha: 22-Feb-12 « Anterior | Siguiente » en Dominación

La Mansión de Fran (III)

netll
Accesos: 3.275
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 5 min. ]
 -   + 
Continuacion Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
Hace rato ya que Nati y yo terminamos la sesión. El culo me arde, estuvimos casi dos horas ella por un lado pedaleando siendo azotada y perforada con agujas y yo por mi parte estando atado con un plug en el ano que cada vez se movía más deprisa ofreciendome electrocutaciones constantes.
 
Ahora estamos en el jardín. Es grande, casi tan grande como la mansión en extensión con una piscina hecha a mano, que no es prefabricada, y que además ha sido tuneada para incoporar algollas tanto en los bordes como en el suelo de la piscina. Alrededor de ellahay situadas tumbonas, una carpa, un chiringito y una zona de árboles y zarzas cerca de las duchas. Tanto Nati como yo estamos en una zona amarilla a la que han llamado zona de descanso, en la que supuestamente solo observaremos los acontecimientos pero que si nuestros Dominantes lo indican podremos ser usados. Empiezan a retirar las tumbonas cercana a la ala oste de la piscina para colocar unas mesas desmontables y sillas al lado del chiringuito. Alba se coloca dentro del chiringuito juntamente con la número 45, una transexual completa bellísima de ojos verdes y morena con un cuerpo esbelto le han escrito en la frente camarera. Le muestran unas argollas delante de la barra y a su cinturón de castidad le incluyen el sistema de cadenado para tapar los pechos, pero estos son diferentes. Por lo que oí minutos antes van a usar mucho un tipo de este sujetador-castidad que puede proporcionar tanto placer como dolor.

 

 

- No estamos todos. ¿te has dado cuenta? -Le pregunté a Nati.
 
- Sí.
 
- Aunque de hecho, ¿cuántos somos? He visto a uno que lleva el número de 143.
 
- No tiene nada que ver. No nos han numerado en un orden normal. No somos tantos.
 
- ¿Ah, no? ¿Cuantos somos?
 
- Tan solo somos veinte. Y aquí abajo, sin contarnos, somos diez.
 
- ¿Dónde está el resto?
 
- Amenizándose.
 
- ¿Amenizándose?
 
- Cómo se nota que es tu primera vez. y cállate si no quieres que nos pase nada. Hablame por busca si hace falta.
 
- Me han dicho que contigo puedo hablar.
 
- Sí. Pero estamos en zona de descanso. Hazme caso. Míra, la mesa ya está puesta.
 
- ¿No sobran sillas?
 
La mesa ya estaba puesta. Era una mesa de casi catorce metros de largo con un total de cuarenta comensales, con un mantel rojo y toda la vajilla y batería en color negro. Quedaba espectacular con la luz de los focos externos. Todos empezaron a sentarse y Alba les facilita dos cartas en que indican MENÚ y COMPLEMENTOS. Acto seguido hace una seña a todos los sirvientes que se encuentran ahí, viene hacia nosotros y nos dirigimos al Hall. Ahí ya nos estaban esperando el resto de personas que no sabía dónde se encontraba.
 
- Bien. Escuchadme todos. NO puede haber ningun tipo de error. Ahora mismo los buscas o cualquier otro tipo de comunicación queda totalmente prohibida si no es para responder una duda sobre los Dominantes o facilitarnos informacion para resolver sus dudas. Todas las conversaciones quedarán registradas y automaticamente son transferidas a unos auriculares que cada dominante tiene sobre su sirviente. Bien. Ahora los cargos. Antes de nada, ¿alguna pregunta? - Dijo Alba.
 
- ¿Qué tipo de rol tenemos que representar? - Preguntó la 71.
 
- A eso voy Perky. Vamos a ver. Perky estarás en la barra sirviendo conmigo. La 31, el 36, el 42, la 47 y Nati estaréis todo el rato esperando de pié cerca de la mesa hasta que os den indicaciones. El 98, la 119, el 128 y la 143 os encargaréis de cocinar. Los numeros 10,15,20,25,30,35 y 40 esperaréis aquí hasta que se os indique.
 
- ¿Y yo? - Pregunté.
 
- Tú vas a la piscina con el número 45.
 
Era muy extraño. No concebía aún en mi cabeza porqué yo era el único que iba a la piscina a excepción de otro sumiso (o el rol que tenga) y no poder demostrar mis capacidades o estar junto a mí AMA.

- Bien. Eso es todo. Todas las indicaciones solo las podréis recibir de alguno de los Dominantes o si acaso autorizado por vuestro Dominante. La única excepción serán mis indicaciones con los buscas. Procedamos pues.

 

Los números 98, 119, 128 y 143 se dirigieron a la cocina. Sentía mucha curiosidad. A una de las chicas la vi mantuviendo una conversación con Naty y escuché que no sabía cocinar y que sin embargo ya sabía de antemano que su trabajo seria en la cocina.¿Porqué mi AMA me eligió con un único varón adentrarme en la zona de la piscina?. Pensaba que esto seria un fin de semana donde mostrarle mis aptitudes y ser mejor sumiso para ella.

 

Perky, Naty, Alba, los numeros 31, 36, 42, 45, 47 y yo procedimos a andar hacia el patio. Todo el mundo está nervioso, lo que yo me pregunto es si lo estan tanto como yo ya que no los veo caminar tan cabizbajos o temblorosos como yo. Alba les mostró a los numeros 31,36, 41,47 y a Nati donde debían postrarse: justo detrás de la AMA anfitriona y mi AMA. A todos les puso un antifaz rosa, un plug anal rosa y pinzas en los pezones y zonas genitales además de una mordaza con un embudo.

 

Perky se dirigió a la barra y Alba la ató la cintura y piernas a Perky mediante tres hebillas diferentes, quedando de pie y abierta de piernas a 5 cm de la barra y las manos atadas mediante cadenas impedia al 100% algun tipo de escape.

 

Acto seguido se dirigió a nosotros. Nos ató las manos a la espalda, aseguró nuevamente nuestros cinturones de seguridad y acto seguido besó al número 45. Yo me quedé perplejo. No me esperaba tal reacción. Lo besó apasionadamente mientras le agarraba lo que podía de sus genitales introduciendole un dedo en el ano y luego hizo lo mismo conmigo. ME sentía atrapado, no podía mover ni un músculo debido a mi incertidumbre y no podía comunicarme de ninguna forma ya que no podía ni hablar ni articular un solo dedo para escribir en el busca.

 

Acto seguido a cada uno nos proporcionó dos patadas muy fuertes en nuestras partes bajas que propvocó que cayésemos fulminados al suelo. Aprovechando ese momento descubrimos que se escondías dos mosquetones en el suelo, amarró cada uno en nuestro cinturón y nos dejó ahí tirados. Después Alba se dirigió a la barra e indició a su AMA asintiendo con la cabeza que todo estaba preparado.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© netll

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de netll
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)