Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.736 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.203 Miembros | 19.618 Autores | 100.401 Relatos 
Fecha: 06-Jul-04 « Anterior | Siguiente » en Intercambios

Elia (5: El final)

Cali
Accesos: 8.583
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 29 min. ]
 -   + 
Gloria se hace amiga cercana de Elia. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Elia, parte V (El final)

Después de la fiesta de Cristina, la amistad de Gloria y Ely se hizo más intima. Se veían para ir de compras, tomar un café, ir a la estética, pasar largas horas conversando, etc. Definitivamente Gloria tiene más edad que Elia, es mayor por lo menos diez años. Sin embargo, se ven de la misma edad a consecuencia del cuidado y los ‘tratamientos corporales’ de Gloria. Al menos dos veces ha visitado al cirujano plástico, para aumentar su ‘boobies’ y ‘mejorar’ la nariz. A mi juicio, no era necesario. Según Ely, los senos los agrandó para equilibrar el tamaño de sus grandes caderas. Fue muy notorio el aumento de sus senos después de la operación.

Gloria es una mujer guapa, no es rubia pero los tintes hacen que lo parezca, tiene ojos color miel, es alta de complexión media y por su estatura se ve delgada, de piel blanca con pecas en los hombros y pecho, Siempre viste elegante, con vestidos cortos, escotados, muy pegados a su cuerpo y zapatillas. Proviene de una familia de empresarios ricos, del mismo círculo social de su marido. Si otra persona, diferente a Elia, me hubiera contado lo que pasó la noche de la fiesta de Cristina, no le hubiera creído nada. Gloria siempre tan educada, culta, refinada y tan necesitada de verga! Imaginar lo que me contó Elia, me ponía caliente. Que bueno que puede y tiene $$$ con que satisfacer sus necesidades. Creo que tengo envidia por esos cabrones que se cogen a esa mujer exuberante, realmente bella, y todavía reciben dinero. Yo me la cogería las veces que quisiera sin cobrarle, gratis todo! En una ocasión en que retomamos este tema mi esposa y yo, le pregunté:

C: Te imaginas Ely, ¿Cuántas mujeres estarán deseosas de gozar como Gloria lo hace?

E: Esperate Cali¡– me respondió- si te refieres a que te cojan dos vergas al mismo tiempo, un chingo. Si te refieres a pagar para que te cojan, muy pocas. Pagar por sexo, es más de los hombres, la mayoría de mujeres no llegamos a tanto. Esto de Gloria, es algo especial. Te imaginas que tuviera una verga permanente, más tardaría en cogérsela en dos ocasiones, que en saberse en su circulo de amigos. Te imaginas el desmadre que se armaría con su marido, sobre todo ahora que quiere ser senador.

C: Pero el club es un lugar público!

E: Bueno, lo que no te dije es que la mayoría de las mujeres eran extranjeras, ‘spring-breakers’que vienen a hacer su desmadre aquí y otras mujeres eran de igual o más edad que tu abuela…

C: ¡Órale! Mi abuela no te ha hecho nada…

E: Es un decir, eran mujeres maduras solventes económicamente. ¿Tú crees que cualquiera se gasta mil quinientos dólares en un rato? No! Además, entre nosotras, hay un acuerdo no hablado, ‘si te vi, ni me acuerdo’, de pendejas hablamos de nuestras loqueras. Te lo conté a ti porque compartimos todos los secretos ¿o no? ¿O hay algo tuyo que yo no sepa?

C: Claro que no, como crees! Pero oye, ¿si me pongo a trabajar de strepper…..

E: Cabrón! Nos vamos a morir de hambre, ni quien pague un peso por ti!! Jajajajajajajajajajaja, nos carcajeamos por un buen rato.

Una noche, mientras nos preparábamos a dormir, Elia me habló con su cara muy seria:

E: Cali, necesitamos tu ayuda!

C: ¿Necesitamoooooos?

E: Bueno, Gloria necesita que la ayudes. En realidad me pidió la ayuda a mí, por ser su amiga, pero yo te he involucrado.

C: Ah! Chinga’! ¿Ayudarle en qué?

E: Mira, su marido hará una comida a amigos y políticos de su confianza…

C: Oye! yo ahí no puedo ayudar, de política sé lo mismo que de aeronáutica espacial…

E: Esperate! Déjame terminar, el evento será en un hotel, Gloria no tiene deseos se asistir, pero esta obligada a ir por compromiso social. Ella no quiere pasar el tiempo sola y aburrida, mientras Ernesto se emborracha con sus amigos. Así que también va a ir tu sobrino para que la acompañe.

C: ¿Mi sobrino? ¿Cuál sobrino?

E: Tú sobrino Gabriel

C: ¿Gabriel? ¿Gabriel? Mmmmm… ¡Pues no recuerdo a ningún Gabriel!

E: Jajajaja Jajajajaja Jajajajajajajaja, es que Gabriel es el nombre real de ‘Aramis’ el stripper que fue a la fiesta de Cristina, ¿recuerdas?

C: Ay cabrón! A ver! Explícate bien por favor.

E: Gabriel estará aquí en la casa cuando Gloria y su marido pasen por nosotros. Tú tienes que presentar a Gabriel como sobrino tuyo, quien nos visita de Los Ángeles, California. Eso es todo.

C: No, no es todo! Explícame como es que estará yendo a la comida este cabrón.

E: No hay más que explicar, Gloria lo quiere como ‘caballero de compañía’, pero no puede llegar descaradamente con el, es como si……

C: Ya! Ya entendí, está bien las ayudaré….

E: Gracias mi amor, yo sabía que no me podías fallar – dando dos besos ¡muack! ¡muak!

C: A ver sino se hace un desmadre.

E: No! Claro que no! Ya lo verás!

En la fecha indicada, como a medio día llegó Aramis a la casa, quiero decir Gabriel. Era un tipo bien parecido, muy bien vestido, tal como lo describió Ely. Me saludó con humildad: - Buenas tardes señor, soy Gabriel. Que tal, pásale muchacho – le respondí- siéntate donde gustes. ¿Te ofrezco algo de beber? No señor, gracias – me contestó. Señor quiero agradecerle…. Nada de señor! - le interrumpí – soy tu tío! Esta bien …tío, gracias de verdad gracias – dirigiéndose a sentar en la terraza. Lo invite a pasar a la casa, su forma de caminar no fue orgullosa ni con esos aires de muy macho, la verdad, contrario a lo que pensé que sería su comportamiento. Mientras platicamos de diversas cosas, calculé que tendría poco más de 20 años de edad, por su tono de voz y plática me pareció sincero. Media hora después, llegaron Gloria y Ernesto. Fue inevitable para mi, comparar a Ernesto con Gabriel, que diferencia! Ernesto vestía un traje verde pizarra, algo brillante, con una corbata azul celeste y lentes oscuros.

Caminaba de una forma que parecía que el suelo no merecía ser pisado por él. Seguramente el saco de su traje cerraría con mucha dificultad por el abombado abdomen. A su lado, la siempre elegante y hermosa Gloria, con sombrero blanco de ala ancha que combinaba perfectamente con su vestido amarillo y altas zapatillas. Su maquillaje perfecto, su caminar sensual y una sonrisa radiante. Su cara expresó felicidad cuando vio que Gabriel esperaba en la sala. Honestamente envidié a Gabriel, ¡mira todo lo que te andas cogiendo cabrón! – pensé.

C: Que tal Ernesto! Gloria! ¿Cómo les va? - bese a Gloria y olí la esencia de su delicado perfume.

E: Muy bien Calixto, muy bien! ¿Y a ustedes?

C: No nos podemos quejar! Siéntense por favor. Ely no tarda en estar lista.

E: ¿Y este joven?

C: Perdón, Ernesto, por no presentarlo. Es mi sobrino Gabriel, quien nos visita de Los Ángeles.

G: Mucho gusto señor. – dándole la mano a Ernesto.

E: ¿De qué parte de los Ángeles eres muchacho?

G: De Anaheim, señor.

E: Aja! Conozco un poco California. Seguido voy a San Francisco.

E: Hablas muy bien el español…..

G: Es que mi madre es mexicana…...

C: Sí, Carolina, su madre ...es mi media hermana…. hija del primer matrimonio de mi padre.

Elia estuvo lista! Wow! Vestía un vestido blanco corto ‘strapless’ muy pegado a su cuerpo, el sombrero, las medias y las zapatillas eran las adecuadas. Estábamos listos para salir. Gloria me pidió ocupar el asiento delantero de la camioneta, en el asiento trasero se acomodaron ellas con Gabriel en medio. Gloria quedó detrás de Ernesto. Platicamos todo el camino de cosas sin importancia, ahí Ernesto nos hizo saber que tendría que retirarse temprano, pues saldría a Miami a finiquitar algunos negocios. Durante el trayecto, yo eventualmente volteaba para dirigir la charla hacia ellas, note que Gloria le iba sobando el paquete a Gabriel. ¡Como quise ser yo el que se encontraba en medio de esos viejorrones! Sentí la mano de Gloria en mi verga. Pura ilusión desde luego!

La comida tuvo lugar en un hotel, había muchas mesas circulares y una principal grande al fondo del salón. Nos sentamos en una cercana a la mesa principal. Conversábamos sobre la política, economía, etc. Gloria fingía muy bien su papel y en ningún momento le puso atención a Gabriel. Llegó a la mesa Pedro Martz, un amigo cercano de Ernesto, acompañado de su esposa y su hija Tania. Saludo a Ernesto con un fuerte abrazo. Después de los saludos y las presentaciones, tomaron su asiento. Tania inmediatamente ocupó un lugar cercano a Gabriel y no pudo ocultar su interés por él, tomando la iniciativa para platicar. Tania, era una muchacha de cara simpática, de senos pequeños y un culo sensacional. Si compitiera contra Gloria y el criterio para ganar la competición fueran las nalgas, yo como juez, en una muy difícil decisión le daría el gane a Tania.

Gloria se molestó por esta situación. Gabriel dándose cuenta de la seriedad de Gloria, se disculpó para ir al sanitario. Ernesto se levantó para ir a saludar a los invitados mesa por mesa, ya saben el ritual político. Cuando Gabriel regresaba, fue llamado por Ernesto, quien lo presentó a otras personas, dejando su brazo sobre el hombro de Gabriel en señal de camarería, después Ernesto lo jaló un poco para separarlo del grupo y platicó brevemente con Gabriel. El muchacho siempre sonriente, meneaba su cabeza diciendo no. Llegó a la mesa y sutilmente ocupó el lugar de Ernesto. ¿Todo bien?- le pregunté. Todo bien tío – me respondió. Ernesto se dirigió a la mesa principal junto con otros políticos, después de varios discursos, sirvieron la comida e inició el baile. Me levanté a bailar con Elia, no sin antes hablar fuerte, para que Pedro Martz oyera, y le pedí a Gabriel por favor invitar a la señora Gloria a bailar ya que Ernesto departía en la mesa con otros políticos.

Pasamos un buen rato divirtiéndonos, hasta que llegó Ernesto para decirnos que tenía que ir al aeropuerto. Lo fuimos a dejar, yo regresé manejando con Elia en el asiento del acompañante. Tan pronto dejamos el aeropuerto, Gloria se abalanzó sobre Gabriel, lo besaba, le acariciaba el paquete y le bajó el cierre del pantalón, sacó su verga, comenzó a masturbarlo y mamarle la verga, se escuchaban las mamadas que daba Gloria, la mamaba con desesperación, con urgencia. Ely iba muda, con la respiración muy agitada observando todo, sin perder detalle. El jodido era yo, quería mirar a Gloria como mamaba la verga, pero tenía que mantener la atención manejando. Gloria se levantó un instante con mucha saliva en la boca. Ves ese motel allá – me dijo. ¿El Edén? – le pregunté. Sí, ese, mete el carro ahí por favor! – me pidió. Me quedé con cara de interrogación dirigiéndome a Ely, esperando que me dijera que hacer. Ella un poco confundida, dijo: pues entremos, hay que entrar. Observe que su cara estaba enrojecida, señal de estar excitada.

El cuarto era muy amplio alfombrado, con un sofá, cama ‘king size’, baño, jacuzzi, espejos y música. Ya en la habitación, Gloria y Elia se sentaron en el sofá y pidieron que bailáramos para ellas. Me negué, para no hacer el ridículo bailando al lado de Gabriel, me senté en medio de ellas. Gloria ordenó bailar a Gabriel, quien inició sus movimientos sensuales, fue quitando su ropa hasta quedar desnudo, siguió bailando balanceado su miembro que se encontraba medio erecto. Gloria y Elia respiraban con dificultad, sus ojos seguían el movimiento de la verga del bailarín. Repentinamente sentí la mano de Ely sobre mi verga, la sobaba mientras con la otra se acariciaba los senos por dentro de su vestido. Gloria con las piernas abiertas y el vestido arriba, tenía la mano en su sexo acariciándolo suavemente. Yo me desabroché el pantalón y bajé el cierre para que Elia tomara mi verga. Ely continuaba masturbando mi palo y estimulándose las tetas sin quitar la vista de Gabriel. Gloria juntó sus piernas he hizo su pecho hacia delante al momento que introducía la mano a su sexo por debajo de su panty.

Después volvió a recargarse y abrir sus piernas. Por los movimientos en su panty, se notaba que metía y sacaba un dedo de su vagina. Su otra mano la dirigió a mi verga. Me pareció un sueño; ahí estaban esos dos bombones agarrando mi verga. Ely puso su mano en la base de mi miembro y Gloria tomaba principalmente la cabeza, lo hacían despacio, al ritmo de los movimientos del strepper, quien ahora presentaba una erección completa. Yo moví mi mano derecha hacia el seno de Gloria y lo acaricié, su cuerpo ahora se retorcía. Pasé mi mano a su espalda y busque el cierre de su vestido, lo bajé, y también desabroché su brassier. Ella cooperó y sacó los brazos de su vestido para que sus tetas quedaran libres. ¡Que tetotas! Mi mano cubría solo una porción de su seno, me valió madre que tuviera implantes, ni se notaban. Las acaricié, les pellizqué suavemente sus pequeños pezones, Gloria aumentó la velocidad con que se dedeaba.

Ely se bajó su strapless junto con su sostén, sus tetas estaban muy turgentes con sus grandes areolas muy inflamadas, yo puse saliva en mi mano izquierda y la embarre cuidadosamente en una de sus areolas, Ely exclamo un leve Uyy! Sus areolas son muy sensibles. Gloria con la mano llamó a Gabriel, quien se paró cerca de nosotros, Gloria le agarró la verga para masturbar las dos vergas al mismo tiempo. Elia estiró su brazo buscando también la verga de Gabriel, las dos tenían la mano en el cuerpo del miembro de Aramis y sobraba la cabeza, era grande esa verga. Yo tenía la verga durísima, Gloria lo notó, dijo con acento que demostraba su gran excitación: Ely que verga tan dura tiene tu marido! Ely solo cerró los ojos, y apretó más fuerte mi verga. Unos momentos después, acerqué mi boca para besar a Ely, ella también buscó la mía, en eso oí que Gloria dijo: cógeme! Ella se levantó y se paró delante de Gabriel, se agachó poniendo sus manos en mis muslos, él le bajó el vestido y su panty para penetrarla inmediatamente. Por el grito que dio Gloria sin duda disfrutó la penetración Aaaahhhhhhhh! Aaaayyyhhhhhhhh! Gloria buscó con su boca mi verga, sin quitar sus manos de mis muslos, se la metió toda en la boca, la metía y sacaba apretándola muy fuerte con sus labios.

Dejó la cabeza de mi verga dentro de su boca y movió su lengua rapidísimo como desesperada. Yo dirigí mi mano al sexo de Ely, lo tenía mojadísimo, mis dedos se deslizaron fácilmente entre su piel y su tanga, identifique fácilmente su grande clítoris y lo estimulé con movimientos circulares de mis dedos, con los cuales tomaba líquidos vaginales de Elia y los ponía sobre su clítoris para hacerlos más resbalosos. Elia me dijo al oido tomando mi cabeza con sus manos. Mámame las tetas por favor Cali! Obedecí inmediatamente. Se las mamé como a ella le gusta, pasando la lengua por sus areolas y dando mordiditas a todo su pezón, empezando desde la parte externa de la areola. Que sensación tan rica tuve, mamando las tetas y dedeando el clítoris de Elia, mientras Gloria me mamaba la verga con desesperación. El orgasmo de Ely no se hizo esperar. Aahhhhhh, Aaaaahhhhh Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Aaaaaayyyyyyyyhhhhhhh! Aaaaaaayyyyyyyyyyhhhhhhhhhh! Casi al mismo tiempo Gloria tuvo el suyo. Mmmmmmhhhhhh! Mmmmmmmhhhhhhhhh! Mmmmmjjjjjjjjjjjaaaaaaaaaahhhhhhhhhhh! Ely me miró, con voz tímida y tono excitado me exigió: ¡Quiero mamar la verga de Aramis! Adelante- le dije. Aramis ven por favor! – le llamó.

El strepper se dirigió hacia Ely, se paró frente a ella ofreciéndole su verga. Elia la tomó con las dos manos, la masturbó despacio pero firmemente, la llevó a su boca, le dio varios besos a la cabeza, dejó marcados sus labios con la pintura labial en la cabeza de la verga. Con la lengua la recorrió toda con cuidado y la fue introduciendo lentamente, saboreado cada centímetro que se metía. Dejó una mano en la verga, pues lo demás ya lo tenía dentro de la boca e inició el mete y saca de su boca, mientras con una mano masturbaba la verga y con la otra acariciaba los huevos de Gabriel. Que escena tal caliente para mi, pensé que me iba a venir al estar viendo a Ely meterse esa vergota en la boca. La sacó de su boca y puso su lengua en la base de la verga, que grande verga! Era de la extensión de la cara de Elia, llegaba hasta su frente.

Elia le dio lengüetazos a toda la verga, para nuevamente tratar de meterse lo más que podía. La masturbaba con la boca. De repente, Ely gritó al momento que un chorro de semen salió de su boca, Gabriel retiró un poco la verga y otro chorro se estrelló contra la cara de Ely. Ella buscó con la boca el miembro de Gabriel, quería sentirlo venirse dentro de su boca. Después agarró la verga y así con la cabeza humedecida por su saliva y algunas gotas finales de semen, recorrió sus areolas dándoles masaje con la verga. Siguió masturbando la verga de Aramis con la mano, y nuevamente la volvió a meter a su boca.

Gloria y yo observamos mudos la mamada de Ely. Gloria reaccionó y tomó mi mano, me jaló para ir a la cama. La seguí, Gloria se recostó en la amplia cama, con el rostro gritaba la necesidad de verga. Mientras yo me desnudaba me fijé saboreando los detalles de su cuerpo, así acostada, sus grandes senos se mantenían firmes con los pezones erectos, en el pecho tenía numerosas pecas, su abdomen plano, una delgada hilera de vellos rubios partía desde sus labios vaginales hasta cerca del ombligo, sus bien formadas piernas se veían lisas y suaves, parecían de porcelana. Riquísima, sí, así riquísima se veía Gloria. Terminé de desnudarme y me recosté junto ella besándole cerca de la oreja, dándole pequeños besos baje mis labios buscando su boca, la bese con cuidado y ternura, chupando y mordiendo suavemente sus labios, ella se dejó hacer. Seguí besándole, mientras mi mano acariciaba sus tetas. Regrese a besar su boca, ella me ofreció su lengua, la tome delicadamente con mis dientes y la recorrí toda con mi lengua. Nuestras lenguas juguetearon, se entrelazaron, iban de una boca a la otra, se acariciaban mutuamente.

El sabor de su saliva era embriagante, nos besamos muy apasionadamente por no se cuanto tiempo. Cuando quise besar su pecho, ella me detuvo y me dijo: bésame! Por favor bésame! La besé con más intensidad y pasión, me olvide de sus senos y con mis manos tome su cabeza y su cara para seguirle besando. Ella comenzó a gemir, aumentando la duración de sus gemidos. Mmhh! Mmhhh! Mmmhhhhhh! Mmjjjjjjjjaaaahhhhhhhhh! Ella tomó con sus manos mi cabeza, para presionar mi boca contra la suya, mientras todo su cuerpo se sacudía y temblaba por su fuerte orgasmo. Mmhhh! Mmmhhhhhh! Mmjjjjjjjjaaaayyyyyyy! Yo seguí besándole y después mi boca recorrió su cuello besándole y dando suaves mordiscos. Pase mi lengua atrás de sus orejas e introduje la punta de mi lengua en su oido.

Gloria seguía viniéndose. Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Busque con mi mano su sexo y lo acaricie suavemente, su orgasmo se prolongó. Mmmhhhhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Me abrazó muy fuerte y yo a ella, me parecía increíble que ella hubiese alcanzado el orgasmo con besos y caricias. Su cuerpo daba las últimas sacudidas. Dejó su barba sobre mi hombro y aún abrazándome dijo en tono suplicante: ¡Hazme tuya Cali! ¡Por favor hazme tuya! Cerré mis ojos y pensé rápidamente: entendí que ella no estaba urgida de verga, lo que ella realmente necesitaba es que alguien le hiciera el amor.

La bese nuevamente, puse sus brazos por arriba de su cabeza y bese todo su rostro, me detuve en su boca para juguetear con nuestras lenguas, fui a su cuello, con más serenidad, aspire el aroma de su perfume, capté un olor exquisito en su cuello diferente a su perfume, era un olor del cual no puedo explicar con palabras, esa misma sensación me había ocurrido con Elia muchas veces, debo aclarar que tampoco se trataba de sudor, era ese olor propio de mujer, que me embota los sentidos y hace sentirme en otra dimensión. Bajé besando, de su cuello hacia su pecho, dirigí mi boca a sus senos besándolos y mamándolos suavemente, coloqué mi cara entre sus tetas, junté sus tetas e inspiré para percibir nuevamente ese olor del que he hablado, besé rodeando todos sus senos y llevé mi lengua hacia su axila, lamí ahí, aspirando al mismo tiempo su perfume y ese, su olor de mujer, pude diferenciarlos claramente, trataba de absorberlo. Gloria gemía nuevamente. Mmhh! Mmhhh! Mmmhhhhhh! Hice de lado a Gloria para besar su nuca, su espalda, las recorrí completamente besando, lamiendo y mordiendo muy suavemente, Gloria se dejaba hacer, retorcía un poco su espalda y su cuerpo según las sensaciones de mis caricias.

Continué besando la parte baja de su espalda, sin olvidar sus costillas y su delgada cintura. Así llegué a sus glúteos, que suaves eran! los bese, lamí y mordí saboreándolos, llevé mi lengua al surco de sus nalgas, lamí con mi lengua arriba y abajo descendiendo cada vez más hacia sus partes íntimas. Con mis manos separé las nalgas de Gloria y de momento mi lengua se encontró en su ano. Lo lamí haciendo círculos con mi lengua, lo dejé, porque Gloria levantó su pierna y ahí apareció nuevamente ese intenso olor emanando del sexo de Gloria, restregué mi nariz contra su sexo llenándome del olor, de sus líquidos vaginales, quise beberlos, con mi lengua los juntaba y los bebí todos, continué succionando la vagina de Gloria para beber más de sus jugos, quería beber su exquisito olor e impregnarme todo de él. Sentí sus manos sobre mi cabeza mientras me decía: Así! Así! Mmmhhhhhh! Bésame así! Soy tuya mi amor! Mmmhhhhhh! Mmmhhhhhh! Soy tuya Cali! Me vengo! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Me estoy viniendoooooo! Que ricooooo!!! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Nuevamente me suplicó: Hazme tuya! Cali hazme tuya! Me incorporé, ella seguía acostada de lado, levanté un poco su pierna derecha con mis manos y flexione su rodilla hacia su abdomen, quedó su sexo completamente expuesto, jugoso, con sus labios muy hinchados, monte su pierna, la que se mantenía extendida sobre la cama, y coloque la punta de mi verga en la entrada de su vagina. Mi verga se veía retadora, descomunal, embravecida, con las venas grandísimas, lentamente, muy lentamente la fui haciendo mía, le metí la cabeza poco a poco, despacio, gozando y sintiendo el calor de su vagina en mi verga.

Ella inmóvil, con sus ojos cerrados y su respiración muy agitada, presionando una almohada contra su pecho. Pasé mis dedos por su sexo, untándoles los jugos de Gloria y los embarre en mis fosas nasales, quería olerla mientras la poseía, su olor fue como un golpe en mi cerebro, me perdió, mientras me concentraba ese olor tan rico, mi cadera se hizo hacia delante metiéndole toda mí verga a Gloria, ella gritó con placer: Mmhhayyy! Mmhhayyy! Saqué la verga y la volví a meter, aumentando la velocidad en cada metida. Mi mente seguía perdida en su olor, tome más líquidos y los lleve a mi boca. Me deleité con sus jugos, al igual que gozaba con su sexo.

La vagina de Gloria apretaba y soltaba mi verga, que delicioso se sentía, puse mis manos en su cintura y la jale hacia mi, en cada metida la jalaba hacia mi. Los gemidos de Gloria se hicieron más sonoros: Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Me agaché ligeramente sobre ella, sin interrumpir el movimiento de mi cadera penetrándola una y otra vez, acaricié todo el cuerpo de Gloria con mis manos, toqué su abdomen y sus nalgas sintiendo la suavidad y tersura de su piel, acaricié sus pechos y su espalda sobándoles, puse una mano sintiendo como mi verga entraba y salía de su sexo y juguetié con su sexo. Mojé otra vez mis dedos y los llevé a mi nariz inhalando profundamente para llenarme nuevamente de su olor. Sobé su ano con un dedo mojado con sus jugos.

Esto enloqueció a Gloria, empezó a retorcer todo su cuerpo con movimientos rápidos y bruscos Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Me estoy viniendo Cali! Me vengo mi amor! Máááássss! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Sentí pequeños golpes en las sienes de mi cerebro, señal que mi eyaculación ocurriría pronto, recargué mi cuerpo contra el suyo al tiempo que deposité una gran descarga de semen dentro de Gloria. Ella continuaba en ese estado de orgasmo tras orgasmo. Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjjjjaaaahhhh! Uuuuuyyyyyy! Mmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Gloria movía muy rápido su cadera hacia delante y atrás, como queriendo beber con su vagina el semen que le arrojé. Seguí y seguí viniéndome, mientras mordía muy suavemente el hombro de Gloria. Terminé, deje mi verga ahí dentro, sintiendo como su vagina se contraía cada vez más débil hasta quedar completamente relajada, lo mismo pasó con mi verga, se puso flácida. Gloria, con sus ojos cerrados, respiraba profundamente descansando por el esfuerzo realizado. Me acosté junta a ella, sin poder pensar claramente, todavía confuso por la venidota que tuve y mareado por el olor de Gloria. Mire a Ely y Gabriel, de quienes me olvide por completo mientras me cogía a Gloria.

Ely seguía mamando esa vergota, tenía sus ojos cerrados y alternaba mamadas con movimientos muy rápidos de su lengua sobre la cabeza de la verga. En un momento dado, Ely se levantó, removió su vestido, sostén y tanga quedando únicamente con su corto liguero sosteniendo sus medias blancas y en zapatillas. Caminó hacia la pared, subió sus brazos extendidos lo más alto que pudo y descansó las palmas de sus manos en la pared, abrió sus piernas y al mismo tiempo paraba su cola, sacando hacia atrás su sexo. Se podía ver la vulva completa de Ely, toda mojada, escurriendo líquidos, sus grandes labios vaginales estaban muy crecidos y rojos, hambrientos, queriendo devorar verga. Su ano parecía abrirse y cerrarse por las contracciones de su vagina. Voltió su cara un poco y cerró sus ojos, esperando ser penetrada. Gabriel sabía que hacer, caminó hacia ella, flexionó sus piernas un poco, detrás de ella, y puso la punta de su verga en la entrada de Ely.

Con sus manos tomó a Ely por su breve cintura e hizo descender la cadera de Ely para que sus labios vaginales engulleran su verga. Aramis, con sus manos, levantaba y bajaba la cintura de Ely, penetrándola lo más profundo. Ely movía su cabeza gimiendo: Aaaaahhhhhh!, Aaaaaaahhhhh! Aaaaaahhhhh! Elia estiró una pierna para subir su pie sobre el buró de la cama, y ella empezó a subir y bajar sus nalgas. Aramis, se quedó estático, solo poniéndole la verga para que Ely se diera sentones metiéndosela toda. Ella dio gritos de placer. Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Ver como Ely se cogía a esa verga, hizo que mi miembro se pusiera erecto otra vez. Me masturbé a baja velocidad, viendo como Ely se metía toda la verga. Gemía y gritaba: Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Métemela mas! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Métemela mas! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Me vengo, Me vengoooo! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Quiero más verga! Quiero más verga! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Aramis le reclamó cerca de su oido: ¡Pero si la tienes toda adentro! Quiero más!- le respondió Ely - Quiero más verga! Quiero otra verga más! Se salió de Aramis, y se dirigió hacia mi diciendo: Dame tu verga Cali, quiero sentir las dos vergas cogiéndome! Me coloqué sobre la orilla de la cama, y me acosté dejando mi verga parada para Ely, ella inmediatamente se agachó a mamármela, dejando su cola hacia arriba con las piernas separadas.

Gabriel llegó por atrás de ella, separó sus nalgas y la penetró otra vez. Ely mamaba mi verga con desesperación, se la metía toda en la boca y meneaba sus nalgas hacia delante y atrás clavándose toda la verga de Aramis. En un momento, recostó su cabeza sobre mi abdomen, me masturbaba y dejó de moverse para sentir las arremetidas de Aramis. Le pregunte: ¿Así querías que te cogiéramos? Sí – me respondió. ¿Te esta gustando? Mucho- me contestó. Siento como entra y sale toda – me dijo- es muy grande! Volvió a mamarme la verga, hasta que empezó literalmente a aullar: Uuuuuuyyyyyyyyyy Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Uuuuuuyyyyyyyyy! Me estoy viniendo, no pares que me estoy viniendo! Uuuuuuyyyyyyyyy! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Por favor, no me saques la verga que me estoy viniendo! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Aramis sacó su verga al tiempo que arrojaba su semen sobre la espalda de Ely, siguió masturbándose echando todo sobre la espalda.

Ely pasó su mano hacia atrás para estimularse el clítoris. Uuyyyyhhh! Uuuuuuyyyyyyyyyy! Aaaaaaayyyyyyyhhhhhh! Uuuuuuyyyyyyyyy! Ely regresó a ver la verga de Aramis, la cual se encontraba semierecta, la masturbó pero la verga no reaccionó, Ely dejó esa verga y dio un brinco para montarme, se metió mi verga, dio muchos sentones durísimos sobre mi verga. Ella quería apagar esa calentura que tenía, a como diera lugar. Seguramente sintió la diferencia de tamaño, pero no le importó, Ella quería verga todavía. Así me lo confirmó. Quiero más verga! Quiero más verga Cali! Gritó completamente caliente. Toma esta – le dije- al tiempo que tomé su cintura y levante mi cadera para meterle lo más que pudiera. Sí mi amor, dámela! Dámela! Todavía estoy caliente! Agachó su cuerpo sobre el mío, la besé, sin dejar de bombearla, nos besamos, la levante por sus hombros y besé y mordí sus pechos. Hice círculos con mi lengua en sus areolas, yo sabía que así se vendría rapidísimo. Su orgasmo no se hizo esperar. Aaaaaaaahhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh!

Levantó su cuerpo, para moverse con más libertad, se apretaba los pezones y continúo sus movimientos de cadera con la verga dentro, viniéndose prolongadamente. Aaaaaaaahhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaahhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhh hhhhhhhhhhhhhhh!

Aaaaaaaahhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

Pase mi mano hacia su culo, sentí el semen de Gabriel escurriendo en su espalda, y le sobe el ano, tal como a Ely le gusta. Su vagina se contrajo fuertemente al momento que yo eyaculé. Ely cayó sobre mi como desmayada, su cuerpo temblaba por su orgasmo mientras mi verga seguía vaciándose en ella. Sus temblores disminuyeron de intensidad y así quedamos hasta que terminamos los dos completamente. Ely se arrojó sobre la cama para descansar. Yo mantuve mis ojos cerrados por un buen tiempo, cuando los abrí, mire a Gloria y Aramis. Ellos estaban boquiabiertos mirándonos sin decir nada. Gloria se acercó a mi y me dijo: Gracias! De verdad Gracias! Me dio un beso en la boca. ¿Gracias de qué?- le pregunte. Por esto, me hiciste sentir mujer otra vez- respondió.

Sonó un celular, Gabriel hizo por su teléfono. Tras una charla rápida, se dirigió a nosotros: Disculpen, me tengo que ir. Me llaman de la agencia…Pero ¿Cómo? – fue interrumpido por Gloria. Ya son seis horas señora –respondió Gabriel- una más de lo que acordó con la agencia. Yo quisiera quedarme con usted. De corazón me quedaría con usted, pero si no atiendo el llamado, tendré problemas con la agencia. La cara de Gloria se llenó de tristeza, de decepción. Gabriel tomó un baño y salió. Elia había quedado semidormida, yo preparé el jacuzzi y me sumergí en el pensando en la situación. Que cabrona es Ely! ¿Habría planeado todo esto con Gloria? ¿Me mintió Gloria cuando le pregunté si desearía a alguno de los streppers? ¿Cómo voy a seguir viendo a Gloria? No fue una simple cogida, ella se entregó a mi, me pidió hacerla mía! ¿Con que cara veré a su marido? He mencionado que no estoy de acuerdo con la infidelidad, pues todo se puede hacer con la comunicación adecuada. Vi nuevamente el rostro entristecido de Gloria mientras tomaba la ducha. Creí entender los deseos de Gloria, ella necesitaba sentirse amada, que la hicieran sentir mujer, que apreciaran las cosas bellas que posee. Gloria camino hacia mí, preguntándome: ¿Me puedo meter? Claro - le respondí. Nos sentamos separados, ella inició la plática:

G: Gracias Cali, que rico me hiciste el amor! hacia mucho que no tenía sexo como hoy – me quede callado escuchándola-- creo que solo con Arturo, mi ex marido – la miré con expresión de interrogación- sí, yo fui casada anteriormente y lo dejé deslumbrada por el mundo que me ofrecía Ernesto. ¿Y que pasó? tengo todo o puedo tener casi todo, mejor dicho. Sólo me faltan algunas cosas que no puedo tener: la amistad, amor, la pasión, el sentirse deseada, amada y el sentimiento de hacer feliz a mi pareja. Eso no lo tengo ahora. La verga, esa la puedo comprar a montones, pero no el amor ni la dicha -lagrimas escurrieron por sus mejillas – con Gabriel pensé que seria distinto. Pero mira, al primer telefonazo me abandona.

C: Discúlpame Gloria, realmente no se qué decirte.

G: No es necesario que me digas algo, con escucharme haces demasiado….

Fuimos interrumpidos por Elia, quien preguntó: ¿Y Aramis? Ya se fue- le contesté. Elia se unió a nosotros dentro del jacuzzi.

E: ¿Qué te pasa Gloria? ¿Estas llorando?

G: ¡Ay Ely!-le contestó Gloria- es por lo mismo que te respondí cuando me preguntaste que sentía ser cogida por los cabrones streppers. Ya sabes, lleno mis ansias de verga, pero quedan muchos vacíos en mí.

E: Pensé que Aramis se quedaría mas tiempo.

G: Tal vez debí hacerle caso y decir a la agencia que lo quería las 24 horas. Pero no anticipé que fuera a pasar esto.

E: Se hubiera quedado el desgraciado!

C: Bueno, por que no lo ven desde este punto de vista: él tiene un compromiso con la agencia, cual sea y de la naturaleza que sea, él esta siendo responsable con ese compromiso, como lo sería con cualquier otro compromiso, eso quiere decir que si hace un compromiso contigo, va a cumplir.

G: Puede que tengas razón Cali. Él nunca ha aceptado dinero mío, solo el suficiente para pagar la comisión de la agencia.

E: Wow! Entonces entre ustedes hay…..

G: No nada, no hay nada….sólo amistad…..eso creo…

Continuamos charlando cambiando el tema, Gloria fue recuperando el ánimo. Bromeamos y reímos, pedimos una botella de champagne y la tomamos ahí en el jacuzzi. Ellas brindaron por ‘el poder de la verga’, yo por el ‘poder de mi verga’ les dije que era la verga de Thor. Reímos y nos divertimos mucho, pedimos una segunda botella, jugamos con el agua y la espuma. El champagne empezó a hacer efecto en Ely: ¡Que rico estar con ustedes desnudos aquí! – dijo ella. Parándose en medio de Gloria y yo. Me ordenó: ¡Báñame Cali! Me puse de pie junto a ella y tallé su cuerpo con la esponja, pasé delicadamente la esponja enjabonando su cuerpo, inicié por su cuello, su espalda, enjaboné sus senos por tiempo prolongado, luego su abdomen y su pubis, talle suavemente la esponja con mucha espuma en su sexo de Ely. Gloria, quien seguía sentada en el jacuzzi, no perdía detalle de cómo yo lavaba el ‘rinconcito’ de Ely. Pasé la esponja a mi otra mano y lavé su culo, mientras le seguí tallando mi mano en su sexo. Ely cerró sus ojos e hizo su cabeza hacia atrás, abriendo un poco sus piernas para que yo moviera mejor mis manos. Sentí como mi verga se empezaba a parar. Gloria continuaba sentada, sus piernas estaban abiertas el agua no permitía ver como se estaba acariciando su vulva, solo se veía el movimiento circular de su brazo. Con la regadera de teléfono removí el jabón del cuello, y pedí a Gloria que me ayudara. ¿Qué debo hacer?- me preguntó. Ayúdame a quitar el jabón – le respondí – yo pongo el agua con la regadera y tú remueve el jabón con la mano. Levanta tus brazos – le pedí a Ely. Ella obedeció, irguiendo su cuerpo y levantando sus brazos sobre su cabeza. Su pecho se movía al ritmo de su respiración, suave y agitado. Las manos de Gloria recorrieron la espalda de Ely y su pecho al mismo tiempo.

La mano del pecho se quedó acariciando los senos de Ely. Gloria habló: ¡Que hermoso cuerpo tiene Ely ¿verdad? Sí muy hermoso- le respondí. Gloria tomó un seno en cada mano y los masajeó delicadamente. Ely siempre con los ojos cerrados, hundió su abdomen levantando su pecho. Sus senos estaban turgentes, con sus grandes areolas endurecidas y sus pezones erectos. Gloria dio unos suaves besos a las tetas de Ely, quien hundió más su abdomen al sentir los labios húmedos de gloria en sus pezones. Moví la regadera hacia el abdomen de Ely, Gloria continuó removiendo el jabón con movimientos circulares de sus manos.

Dirigí el chorro del agua hacia el sexo de Ely, abrió sus piernas para que el chorro pegara directamente sobre su vulva, Gloria puso su mano sobre la vulva, retirado el excedente de jabón. Los labios vaginales de Ely se excitaron demasiado, crecieron y se endurecieron al igual que su clítoris. Gloria abrió sus ojos asombrada, y es que de verdad es impresionante ver como crecen y se enrojecen los labios vaginales de Ely. Yo dirigí el chorro de agua desde abajo hacia arriba, recorriendo desde el ano de Ely a su clítoris. Le pedí a Gloria: Abre sus labios para lavarle bien todo! Gloria obedeció rápidamente, se hincó frente a Ely y con sus dos manos separó los labios vaginales de Ely. Giré la llave del agua para incrementar la fuerza del chorro, y lo dirigí directamente al sexo de Ely. Aaaaahhhhhh! - exclamó Ely. Ella puso su brazo por atrás de mi cuello, para apoyarse, y subió una pierna a la orilla de la tina, para disfrutar mejor del chorro de agua que se estrellaba contra su sexo. Mi mano con la regadera fue retirada por Gloria, quien veía como hipnotizada el sexo de Ely, se movió dentro de la tina para quedar exactamente por abajo del sexo de Ely y lo comenzó a mamar. Ely se prendió a mi boca para besarme mientras Gloria le comía su sexo.

Ely separó su boca, pero mantuvo su cabeza junto a la mía, sentí que la fuerza de su brazo me apretaba mas fuerte el cuello, al momento que Ely inició su orgasmo. Aaaaahhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Gloria incrementó la intensidad de su mamada, porque se escuchaban los ruidos de los labios de su boca al succionar los labios vaginales de Ely. Ely presionó con su mano libre la cabeza de Gloria contra su sexo. Ahí! Ahí mámame Gloria! Ahí! Los ruidos que hacia con su boca desaparecieron. Pensé que seguramente le estaría mamando el grande clítoris a Ely, pues el movimiento de la cabeza de Gloria, era como el de un bebe con un chupón. Ely, gritaba suavemente, anunciando el gran orgasmo que tendría. Aaayy! Aaayy! Aaayy! Así! Así mámame Gloria! Así! Que ricooooooo!!Aaaaaaaaaahhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Gloria seguía mamándole a Ely sin perder la intensidad, deteniéndose de las nalgas de Ely, provocando un larguísimo orgasmo en Ely. !Aaaaaaaaaayyyyyyyyyhhhhhh! Aaaaaaaaaayyyyyyyyyyhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaayyyyyyyyyyhhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaayyyyyyyhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! Ely terminó de venirse y se salió del jacuzzi, tirándose agotada sobre el sofá. Con la mano en su frente, Ely se dirigió a Gloria: Que bárbara! Me hiciste venir muchísimo! Me dejaste agotada! ¡Ya por favor, ya es suficiente por hoy!

¿Pero Ely, mírame! – le reclamé señalándole mi verga bien parada. Gloria si tú quieres verga todavía, quítale lo caliente – fue su respuesta. Gloria había quedado hincada dentro de la tina a muy corta distancia de mi verga, no contestó nada, simplemente tomó la regadera y enjuagó mi verga, la llevó a su boca y la comenzó a mamar lentamente, disfrutándola, hasta meterla toda en su boca. Volví a gozar la mamada de Gloria, me levantó el palo, me besó los huevos, la recorrió toda con su lengua y le dio muchísimos besos y mordiditas, principalmente a la cabeza. Se puso de pie y me besó en la boca, sin soltar mi verga de su mano. Nos fundimos en otro beso, largo y lleno de pasión. Ella seguía masturbando mi verga con su mano. Se separó de mi boca y me dijo al oido: ¡Hazme tuya otra vez! ¡Quiero ser tuya de nuevo! La tomé por la cintura con mis manos para acercar mi cuerpo al suyo y la abracé al momento que busqué su boca para besarle nuevamente.

Mis manos se enredaron con su mojado cabello, ella también me abrazaba, como queriendo meterme dentro de su cuerpo. Mi verga se restregaba contra la hilera de rubios vellos de su pubis, yo me sentía en las nubes. Con mi nariz hurgué alrededor de su oreja y su pelo, buscando ese olor que me había enloquecido momentos antes, lo encontré y lo aspiré profundamente. Lleno de ese olor me senté sobre la orilla del jacuzzi, jalando a Gloria de su mano para que me montara. Mis pies quedaron en la tina, estiré mis piernas mientras Gloria se metía mi verga montándome y dejando sus pies fuera del jacuzzi. Nos prendimos mutuamente de nuestras bocas, ella comenzó la danza del amor con sus caderas, era en realidad una danza, porque movía su cadera al ritmo que sus sensaciones le imponían al estar disfrutando la verga. Seguíamos abrazados mordiendo y lamiendo nuestras lenguas, Gloria me abrazó fuertemente, pegando sus grandes tetas a mi pecho, dejó de besarme y puso su cabeza sobre mi hombro al momento que dejaba salir los gemidos de su venida. Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Así! Así tómame Cali! Así papacito! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Así papi! Así papacito! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Tome sus grandes nalgas con mis manos y ayudaba a que se metiera la verga, sentía en mis manos las contracciones de sus glúteos y en mi verga las contracciones de su vagina. Mmjjjjjjjaaaahhhh! Así! Así mi amor! Así papacito! Así mi amor! Así mi amor, hazme tuya! Soy toda tuya Cali!

Mmjjjjjjjaaaahhhh! Mmjjjjjjjaaaahhhh! Gloria empezó a darse metidas muy fuertes de mi verga, pensé que con caeríamos de la tina por la fuerza con la que se movía con mi verga adentro. Mmmmmmmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Hizo su espalda hacia atrás, yo entrelace mis dedos para sostenerla por la cintura, ella con su cuerpo completamente hacia atrás continuaba con su orgasmo. Mmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh!

Mmmmmmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Mmmmmmmmmmmjjjjjjjaaaahhhh! Aaaaayyyyyyyyyhhhhhh! Aaaaaaayyyyyyyyyyyyyhhhhhhhhhh! ¡Que rico me vine! ¡Que venidota! Dijo, incorporándose para volverme a abrazar y darme muchos besos alrededor de mi boca. Yo sentí que mi eyaculación saldría. ¡Me vengo! ¡Me vengo! Dije al momento que sentí que Gloria se quitó rapadísimo, diciendo: Esperate! Esperate que quiero beberte! Se hincó frente a mí, el primer chorro de semen que arrojé cayó en su pecho. Gloria se metió mi verga en la boca y se tragó todo el semen que tiré. Terminé y ella siguió chupando mi verga, sacó mi verga y con su lengua recorría mi verga, limpiándola. Con sus dedos juntó el esperma que cayó en su pecho y los comió. ¡Mmmmhhh que rico sabes Cali!

Su lengua lamió sus labios y sus comisuras, limpiando los restos de semen alrededor de su boca. Se levantó y me dijo: ¡Que rico sabes Cali! ¡Que rico sabes mi amor! Dándome un beso en la boca. Ely nos observo todo el tiempo desganada, cansada por las cogidas. Sólo dijo: Creo que es hora de irnos Cali.

Gloria nos llevó a casa, después que Elia se despidió, hice por besar su mejilla al despedirme, Gloria movió su cara para darme el beso en la boca, fue un beso amoroso. Yo sentí algo raro, una especie de temor. Arrancó su vehículo, diciendo que esperaba otra reunión como esa. Nos fuimos directamente a la cama. Note que Ely se encontraba muy seria con el rostro algo desencajado. ¿Qué pasa Ely? – le pregunté.

E: ¿Cómo que, qué pasa?

C: Sí, ¿qué pasa? Te noto muy seria.

E: ¡No te hagas, cabrón! Tú sabes lo que pasa.

C: Pues no! No sé que pasa! ¿Por que estas molesta?

E: ¡No me digas que no te diste cuenta que Gloria te llamó ‘mi amor’!

C: No recuerdo eso – mentí por que sí note que Gloria lo había hecho – si lo dijo, seguramente que fue por lo caliente que se encontraba, o tal vez acostumbra decirlo mientras se viene.

E: ¡No, no en ese tono que ella lo dijo! Lo dijo de tal forma que sentí celos.

C: Bueno, pero tu sabes que yo fui ajeno a todo esto. Tu me incluiste en ‘el plan de ayuda’ a Gloria.

E: Sí, lo sé, no te estoy recriminando nada. Estoy molesta con no se qué cosa.

C: ¿Tú planeaste junto con Gloria lo del motel? – le pregunté directamente.

E: No, por supuesto que no. Acepté ir porque me calentó ver como Gloria mamaba a Aramis. ¿Sabes Cali? Creo que debemos parar nuestra calentura.

C: ¿Qué quieres decir?

E: Que debemos de dejar de meter a otras personas en nuestras relaciones sexuales. Tengo temor que tú o yo, nos lleguemos a involucrar seriamente con alguno de ellos y haga daño o terminemos nuestra relación.

C: ¿Tú crees? Por mi puedes estar segura que eres la única mujer que amo y amaré en mi vida.

E: Sí, lo se y lo mismo es conmigo para ti. Pero no tengo la seguridad que alguien como Gloria, se pueda convertir en dependiente de alguno de nosotros. Lo mejor es pararle. Hasta aquí llegamos. ¿O es que tú necesitas de alguien más para ser feliz?

C: No, por supuesto que no. Creo que tienes razón, lo que hemos hecho, como experiencia ha sido muy bueno, tienes razón debemos parar, antes que no lo podamos controlar. Te propongo no hablar más del asunto.

Esa noche dormimos abrazados, colocó su cara contra mi pecho, yo olí su pelo y ahí estaba su olor de mujer, distinto al de Gloria, pero igual de intoxicante para mí. Pensé en lo acertado de nuestra decisión. Mejor parar ahora antes de hacernos algún daño. Continuamos con nuestra vida, como era antes de iniciar nuestras experiencias sexuales con Alba y Mario.

Al día siguiente, mi secretaria anunció la visita de Gabriel en mi oficina. Hazle pasar – le ordené. Gabriel traía un maletín de viaje.

C: ¡Pásale¡ y toma asiento- le indiqué.

G: Regreso a Los Ángeles y no quise ir sin despedirme de usted – me dijo.

C: ¿De mi? ¿Y eso?

G: Es que después de lo que pasó – me recargué en mi sillón escuchándole- pude ver que hay mucha diferencia entre sexo pagado y sexo deseado, no quiero seguir trabajando más en esto. Además no le quiero hacer ningún dañó a la señora Gloria.

C: ¿A que te refieres?

G: Su esposo Ernesto, el día de la comida, me pidió acompañarlo a Miami. Y sabe, ese tipo de ‘invitaciones’ las recibo frecuentemente de los ‘gays’. Mejor me voy, a buscar nuevos horizontes en mi tierra, junto a mi madre.

C: Pues que te vaya bien – me puse de pie y le extendí mi mano.

G: Aquí le dejo mi tarjeta, si visita Los Ángeles, no deje de saludarme.

El apretón de su mano trasmitió amistad, salió de mi oficina con la misma forma de caminar como cuando entró a mi casa. Me dejé caer en mi sillón, pensando: ¡Pinche vida! ¡Que cabrona es la vida! ¡Da y quita! Con razón Ernesto no toca a Gloria. ¡No hay duda, la vida da y quita!

Dos semanas después, Ernesto me llamó a mi teléfono celular. Quería saber la dirección o el teléfono de ‘mi sobrino’ en Los Ángeles. Me hizo saber que hacía tres días que Gloria había salido a pasar unas largas vacaciones a Holliwood. Que él la alcanzaría y quería aprovechar la oportunidad de estar allá y saludar a Gabriel. Yo le respondí que no sabía donde estaba mi sobrino, que la última noticia que tuve de él, fue que pasaría unos días de vacaciones con su novia. Ya ves como somos de cogelones en la familia, le dije. Colgó sin antes decir lastima, quizá para la próxima visita. No tengo nada en contra de las preferencias sexuales de Ernesto, al fin y al cabo, puede hacer con su culo lo que quiera, pero sentí que era mala onda interrumpir las vacaciones de Gloria y Gabriel. Cuando colgué el teléfono, no me sentí nada mal, pues lo único en que mentí, fue en la dirección y teléfono de Gabriel. No quise ver su tarjeta ¡Se me olvidó! ¡Que casualidad! ¿Verdad?


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Cali

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Cali
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)