En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.668 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.466.510 Miembros | 21.092 Autores | 110.734 Relatos 
Fecha: 13-Abr-19 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Vídeos caseros con mi madre 2

Jesus1887
Accesos: 63.091
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 42 min. ]
 -   + 
-¡Coño, David! ¿Te has masturbado en mi puta cara? ¿Qué te pasa?- Patricia estaba de pie con ambas manos en sus caderas, observando la escena. Mientras sus ojos recorrían la toalla sucia, no pudo evitar maravillarse por el volumen de esperma que su hijo había liberado. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

-¡Coño, David! ¿Te has masturbado en mi puta cara? ¿Qué te pasa?- Patricia estaba de pie con ambas manos en sus caderas, observando la escena. Mientras sus ojos recorrían la toalla sucia, no pudo evitar maravillarse por el volumen de esperma que su hijo había liberado.

¿Eran las descargas de Joan tan voluminosas? No podía recordarlo.

Sus ojos se movieron a su hijo. Yacía allí, jadeando en una dicha post-orgásmica. Su polla todavía estaba en la mano, pero no parecía haber perdido mucha rigidez. Ahora que lo pensaba, tenía un pene de buen tamaño. Incluso podría ser el más grande que había visto si lo miraba bien.

-Yo ... yo ...- David estaba tartamudeando, con los ojos medio cerrados.

-Mira este desastre. Supongo que voy a tener que limpiar esto, ¿verdad?-

Patricia se dio la vuelta y salió de su habitación, sin querer ver a más de su hijo en ese estado. David se recostó en su posición original y contuvo el aliento. Luego se levantó y apagó la cámara.

-Voy a ir al infierno por esto-. Se advirtió a sí mismo mientras se ponía sus pantalones cortos y dejaba la toalla en el suelo para que su madre la limpiara.

Patricia estaba sentada en la sala de estar. Estaba enfadada. Fue una escena muy jodida presenciar la polla de su hijo tan grande y tan dura eyaculando medio litro de lefa mientras la miraba a los ojos. Le recordaba a Joan, solo que considerablemente más grande. También le recordó la poca atención que había recibido de su marido y el tiempo transcurrido desde que él había mostrado interés por ella. Sabía acerca de Lara, su nueva y jovencita novia, pero no estaba dispuesto a divorciarse de él por sus cuernos y renunciar a su lujoso estilo de vida, por lo que encajaba sus infidelidades.

Pensaba en cómo fue su matrimonio una vez, recordó cómo le encantaba que Joan le hiciese cumplidos. Hubo un momento en que no podía soportar estar lejos de ella durante más de un día seguido. También hubo un período en su relación en el que, de vez en cuando, se quedaba en casa y le hacía el amor todo el día. Paraban a descansar y se acostaban desnudos junto a la piscina, y luego volverían a tener relaciones sexuales. Ella lo extrañaba terriblemente. Patricia se sentía como si estuviera en su mejor momento y quería ser su esposa caliente de nuevo. Atrapar a su hijo masturbándose le recordó lo aburrida que había sido su vida y lo enfadada que estaba con su marido.

-¿David? Baja aquí-, bramó.

'Mierda. Aquí vamos.' David temía la conversación que estaba a punto de tener. Se quedó en el umbral de la sala de estar, observándola, sentada en el sofá, por detrás y en una posición ligeramente elevada. No pudo evitar mirar a su profundo y suave escote, acentuado por su ángulo de visión respecto a ella. A pesar de su reciente orgasmo su polla se puso rígida contra sus pantalones cortos.

Patricia lo sintió llegar desde atrás y se volvió ligeramente hacia él. -Vamos, David, siéntate-, le ordenó, dándole palmaditas al sofá junto a ella.

David se sentó junto a su madre y se volvió de lado. Cuando ella se sentó a la espera de que él se acomodara, notó como ella miró su entrepierna.

Patricia cruzó las manos sobre su regazo. -Primero, quiero disculparme por haberte visto así. Debería haber llamado. Estoy seguro de que te acostumbraste a tu privacidad mientras estabas en la escuela y nunca tuviste que preocuparte por que tu madre te pillara mientras... er ... en tus momentos privados -.

Hubo una breve pausa mientras componía sus pensamientos.

En el silencio momentáneo, David soltó torpemente: -Está bien, mamá. Debería haber cerrado la puerta. Es bastante embarazoso para mí también. Lo siento-.

Patricia levantó su mano suavemente, deteniendo sus palabras. No se creía que su hijo estuviera avergonzado en absoluto. No había tratado de controlarse. De hecho, parecía correrse deliberadamente delante de ella.

Patricia continuó suavemente: -Déjame terminar. Segundo, estoy molesta y enfadada porque cuando me viste, continuaste masturbándote y no solo no trataste de ocultarte, sino que me miraste como si fuera lo que estaba haciendo que te corrieses ¿De qué iba todo eso David? -

Ahora, quería respuestas de su hijo.

-¿Por qué tenías esa cámara en ese soporte en tu habitación? ¿Te estabas grabando?-

-Es un trípode, mamá, y no. Estaba en el trípode para ver si funcionaba con la cámara-. David mintió. No estaba preparado para introducir a su madre en sus planes. Sabía que no lo aprobaría, especialmente si se daba cuenta de que en sus planes estaba grabarla a ella.

Patricia se sentó tranquilamente junto a su hijo mirando al frente. Tenía que recordarse que él tenía, después de todo, diecinueve años y que estaba en la intimidad de su habitación. Finalmente sintió que había dicho todo lo que había que decir sobre el incidente.

-Bueno, tendrás que ser más discreto de ahora en adelante. Solo dejemos esto pasar y vamos a almorzar-. Patricia se inclinó para besar a su hijo y notó un bulto en sus pantalones cortos. Se puso como un tomate cuando percibió la tienda de campaña que portaba su hijo, aún estaba demasiado duro para haber eyaculado hace unos minutos.

'¿David se siente atraído por mí?' se preguntó. Dejó el pensamiento a un lado y apartó la mirada de su entrepierna. Patricia se inclinó y le dio un pequeño beso en la mejilla.

David se limpió el beso húmedo de la mejilla y se quedó en el sofá, disfrutando del perfume de su madre. Le encantaba cómo olía y cuando ella se inclinó inhaló su aroma distintivo y muy femenino.

Después de su conversación, Patricia y David se sentaron a comer sus sándwiches en el comedor de la cocina.

-¿Para qué fue este proyecto para el que estás usando la cámara?- Tenía curiosidad. La cámara que vio parecía cara.

-Vendiendo y grabando videos para comerciales de una compañía de producción audiovisual-. David mintió de nuevo.

-¿Por qué alguien compraría videos tuyos? Quiero decir, sin ofender, David, pero acabas de comprarte la cámara anoche y nunca antes has mostrado interés en esto-.

Patricia tenía serias dudas sobre la nueva aventura de su hijo. Pensó que era más probable que él hiciera algún video de YouTube truculento o algo así. Recogió sus platos y los puso en el fregadero.

-Te sorprenderías, mamá. Ya verás-. David dijo mientras masticaba su último bocado. Vio a su madre acercarse al fregadero, admirando sus piernas y su estrecha cintura mientras se movía por la cocina. Se agachó y le dio un firme pellizco a su polla.

-Gracias por el almuerzo, mamá. Iré arriba y aprenderé más sobre la cámara-. David se puso de pie, frotando abiertamente su polla sobre sus pantalones cortos, viendo a su madre inclinarse cuando ella comenzó a cargar el lavavajillas.

-Ok, David. Estaré afuera junto a la piscina en caso de que me necesites-.

Cuando David se quedó mirando su trasero, recordó el traje de baño favorito de su madre: su brillante bikini rojo. Anhelaba esa visión con ese atuendo. El color del bikini hacía destacar su piel pálida y ligeramente pecosa ademas sus brillantes ojos verdes. También, por supuesto, acentuaba sus pechos grandes y su cuerpo firme y voluptuoso.

Al oír que su madre iba a estar acostada junto a la piscina, David corrió a su habitación. Trabajó rápidamente para ponerse su propio bañador y preparar la cámara. Si tenía suerte podría tomar algunas fotos de ella en bikini.

Patricia terminó de ordenar la cocina y se dirigió a su habitación para cambiarse. Se puso el bikini rojo y luego se puso protector solar en sus piernas largas y blancas, manteniéndose musculadas por el uso diario de la cinta. Extendió el bálsamo cremoso sobre su torso y sus grandes pechos de forma rutinaria. Después de cubrir su cuerpo lo suficiente, entró en el área de la piscina desde la puerta del dormitorio principal.

David se trasladó al otro lado de la casa, ansioso por grabar algunas imágenes de su madre en su diminuto bañador. Mientras jugueteaba con su cámara se sentó a esperar a que su madre se tumbara en su tumbona habitual. Estaba emocionado por tener su primera buena idea para un video. Planeaba usar a su madre como el sujeto para una escena de rol playing incestuoso.

Patricia extendió su toalla a rayas azules y blancas sobre el sillón acolchado. Ajustó la posición para enfrentar el sol, luego se puso las gafas de sol, se acostó e insertó auriculares en sus oídos. Finalmente, estaba lista para disfrutar del calor del sol.

Posicionado como un francotirador David usó las ventanas ligeramente tintadas que daban a la piscina como ventaja. Sabía por experiencia que durante el día el resplandor del sol era muy fuerte, cualquiera fuera de la piscina no podría ver lo que estaba haciendo, sin embargo, desde dentro David tenían una visión clara de las actividades que se llevan a cabo afuera.

Instaló su cámara de modo que estuviera a un metro por encima del suelo y se concentró en su madre, tendida en la tumbona, estaba de pie junto a la ventana, a solo unos metros de donde yacía su madre. Saco su polla y pelotas de su bañador, apoyándola sobre la cinturilla. Apretó su gordo eje mientras miraba a su madre. Ya estaba empalmado. Su madre yacía estirada y ocupaba toda la escena. Encendió la cámara y pulsó el botón de grabación. Confiado en la configuración, David agarró su polla y entró en el encuadre. Comenzó a masturbarse frente a la cámara, ligeramente hacia un lado, manteniendo a su madre como el sujeto central.

David se centró en el cuerpo de su madre. Yacía virtualmente inmóvil, salvo por su pecho que subía y bajaba ligeramente con sus respiraciones relajadas. Sus enormes tetas se veían suaves y atractivas al sol brillante. David miró su hermoso rostro y sus gruesos labios pintados de un rojo brillante que combinaban con su traje. Patricia se movió un poco y ajustó su parte superior. David observó como ella levantaba las correas de los hombros, haciendo que sus pechos se levantarán y presionaran juntos. Se imaginó la parte superior expuesta de sus tetas embadurnadas con su semen.

Ese pensamiento fue todo lo que pudo aguantar. Después de sólo unos minutos David arqueó su espalda, moviendo todo su cuerpo fuera del marco, excepto por su rígida erección. Apuntó a su imagen al otro lado de la ventana y disparó.

-Nnnn ... ¡Uhhh!- gruñó brevemente, salpicando la ventana con su primera descarga. La bombeó unas cuantas veces y volvió a gruñir, disparando una segunda corriente sobre la superficie de vidrio. Vio cómo la imagen de su madre se emborronaba y se volvía borrosa cuando terminó de disparar semen contra la ventana.

Volvió a la cámara y comprobó el marco, luego dejó de grabar. David limpió y subió las escaleras para comenzar la larga tarea del proceso de edición y subida,a necesario para su objetivo final.

Sentándose en su escritorio, puso la tarjeta de memoria en su portátil y abrió el archivo. Mostraba excelente claridad; su madre y sus enormes tetas separadas, ligeramente acomodadas a sus costados dentro de las copas de la parte de arriba del bikini, sus hermosas piernas blancas brillando en el sol de la tarde; era perfecta.

El papel de David en el video fue mucho menos impresionante. La cámara no se enfocó en él muy claramente, por lo que su paja y su orgasmo fueron algo borrosos y en primer plano. De hecho, era difícil determinar si había eyaculado o no. Esto no lo molestó demasiado ya que había producido bastante menos semen, pues solo habían pasado unos minutos desde su último orgasmo. En contrapartida hubo un buen audio en el clip de él mismo hablando de lo buena que estaba su madre, lo que le produjo cierto grado de satisfacción. Después de revisar la grabación, la guardó y luego abrió el vídeo de la masturbación de esa misma mañana.

Parecía que tuvo algo de suerte grabando su escena inicial en su dormitorio. 'Excelente claridad. Distancia perfecta de la cámara. ¡Me veo enorme en el video! estaba muy contento.

Se vio masturbarse. Se vio deslizarse del asiento y acomodarse en la toalla, preparándose para correrse, vió como Patricia entró en el encuadre, deja caer la ropa y jadeó audiblemente. El audio de Patricia amonestando a su hijo cuando estalló fue perfectamente claro.

'¡Maldita sea! ¿De verdad seguí masturbándome cuando mi madre entró en la habitación? estaba impresionado con lo genuino que parecía el video, probablemente porque fue una experiencia muy genuina en realidad. También quedó bastante impresionado por la cantidad de semen que disparó. Tal vez era el ángulo o el contraste con la toalla oscura en la que se encontraba, pero era una cantidad obscena, casi falsa.

Después de una hora de experimentación, David descubrió cómo unir los dos archivos de video utilizando software que encontró en línea. Decidió combinar los dos, colocando las imágenes en la piscina primero seguido de la otra donde lo atrapó en el acto. Subió ambas grabaciones en un solo video de veinte minutos que tituló, “Mi madre me pilla”. Mientras lo editaba, se sintió complacido de que el video mostrase a un hijo que desea a su madre y que se masturba en secreto. Hizo la transición de los dos clips en el video grabando una foto de él con su traje subiendo las escaleras hasta su habitación y luego el clip mostraba la escena que grabó ese mismo día. No le llevó mucho tiempo quitarse en esa parte del video, así que cuando entró su madre, fue como si ella hubiera entrado desde la piscina. Puede que no estuviera en su bikini rojo, pero no creía que los detalles fueran demasiado importantes. Resultó mucho mejor de lo que él podría haber esperado.

Subió el video y vio que estaba marcado como “Pendiente de revisión”. Fijo el precio y subió un trailer de quince segundos para las vistas previas. El proceso de carga fue bastante fácil.

Después de publicar el video, David no sabía cuánto tiempo llevaría la revisión, por lo que olvidó el video por el momento, debía concentrarse en su próxima escena y en cómo obtener más imágenes de su madre.

Al día siguiente, David tenía la esperanza de que tuviera la oportunidad de grabar nuevas imágenes. Se vistió con un par de pantalones cortos y una camiseta, desnudo debajo de sus pantalones por si tuviera la oportunidad de grabarse a sí mismo con su madre. Con suerte ella llevaría algo sexy. Estaba a la caza de imágenes, cualquier imagen que pudiera cargar y vender. Su nuevo tema iba a ser un hijo masturbándose con su madre sexy mientras ella hacía su rutina en la casa. Bajó la cámara con la esperanza de grabar en secreto a su madre con algún atuendo cachondo.

David bajó las escaleras y entró en la cocina donde Patricia estaba guardando los platos. Estaba a punto de correr en la cinta y pasar por su rutina de yoga y ya se había vestido para su entrenamiento. Su atuendo de inmediato provocó que David colocará la cámara en el mostrador y comenzará a grabar.

Patricia estaba colocando vasos limpios en un estante alto, David se aseguró de que la cámara atrapara su culo redondo en los ajustados pantalones negros de yoga mientras se estiraba. Se giró para mirar a David y, sin levantar la vista, se inclinó para extraer más platos limpios del lavavajillas.

-Buenos días, cariño-, saludó a su hijo, sosteniendo una olla pesada. -Tu padre llamó anoche y quería que yo ...-

David sintonizó la voz de su madre y revisó la escena a través del visor. -Maldición,- murmuró.

Patricia llevaba una camiseta deportiva negra y amarilla. La parte superior se ajustaba a su torso y abdomen, pero obviamente no tenía el tamaño adecuado para sus enormes pechos. David miró por el cuello que se abría a través de la cámara, maravillado por las vistas del profundo escote que el ángulo le daba. Sus pechos se juntaron y levantaron, acentuando la parte superior ancha de sus tetas de color blanco cremoso. David observó cómo sus pechos se balanceaban con sus movimientos mientras luchaba contra el fuerte deseo de plantar su cara directamente entre ellos. Su madre tenía las mejores tetas que jamás había visto, y su polla adolescente creció rápidamente como reacción a la vista.

-... te recuerde que limpies el cobertizo. ¿Estás ocupado?-

David no escuchó su pregunta.

En ese momento, ella lo miró directamente a la cámara. Patricia frunció el ceño.

-Oye, ¿me estabas escuchando?-

-Yo ... yo ...- David había sido pillado, trató de actuar de manera informal mientras ajustaba su erección ocultándola de la vista de su madre.

-Está bien, ¿qué estás haciendo?- Patricia suspiró profundamente y se levantó para mirar a David y su cámara. -Déjamela cámara-, dijo con severidad mientras extendía su mano.

-No está encendido mamá-.

Patricia se la quitó de las manos antes de que pudiera salir por “patas”,

-Mamá. ¡No ...!-

Patricia detuvo la grabación de la cámara y retrocedió la grabación unos segundos. Se sorprendió al ver el clip centrado en su escote.

-David

-¿Me estás grabando con mi ropa de entrenamiento para captar imágenes de mis pechos? ¡Oh, Dios mío! ¡David, es tan inapropiado! ¡¿Qué coño ?!-

-Es para un proyecto mamá-. David hizo todo lo posible por sonar convincente. No estaba exactamente mintiendo.

Patricia miró a su hijo sintiéndose asqueada por la violación de la intimidad de su hijo.

Por suerte para David, no borró nada.

Patricia no sabía por dónde empezar. -¿Un proyecto? ¿Qué tipo de proyecto requiere que me grabes en secreto en posiciones que muestran mis pechos?-

-Es una larga historia.- David miró hacia abajo, abatido.

Tomando la cámara en su mano y volviendo a su habitación, ella gruñó: -Voy a quedarme la cámara hasta que decida qué hacer contigo. No puedo confiar en ti David-.

-¡Mamá! ¡No puedes hacer eso! ¡Necesito esa cámara!- Corrió tras ella.

Fue muy tarde. Patricia cerró la puerta en su cara y la cerró detrás de ella. Se recostó contra la puerta, vencida por sentimientos de ira e indignación. En ese momento, ella sintió algo más, un pensamiento sobrio. Se materializó en su mente como una imagen mental de su hijo acariciando su gran polla. La forma en que sus ojos se iluminaron cuando ella entró en él cuarto, la forma en que terminó deliberadamente justo delante de ella, disparando su semen por todas partes. Y su pene ... su grande y duro ...

'¿Qué me ha pasado?' Patricia negó con la cabeza para eliminar de alguna manera la indeseada imagen de su hijo masturbándose.

Al otro lado de la puerta, David se había recostado contra la puerta imitando a su madre. Le palpitaba la cabeza. La ira, el miedo y la desesperación empezaron. Necesitaba esa cámara y se preguntaba cómo podría salir de la situación en la que se encontraba.

Después de estrujar su cerebro, no pudo inventar ninguna excusa o motivo para obtener su cámara. Subió a su habitación para verificar el estado de los videos que publicó en línea.

Patricia sospechó que David le había tomado otras fotos y videos, así que accedió a los archivos en la tarjeta de memoria de la cámara y vio todo lo que había grabado en la pequeña pantalla. Encontró un total de tres videos, el de hoy y dos grabados ayer. Ella seleccionó el más antiguo.

Era la escena en la habitación de David. Ella vio a su hijo entrar desnudo en el marco e inmediatamente movió su mano para detenerse, pero tuvo dudas y siguió observando. Su mente estaba confusa con una confusa mezcla de intriga, rabia y decepción. Observó a David sentarse y comenzar a masturbarse con entusiasmo. Ella se indignó al darse cuenta de que le había mentido acerca de que la cámara estaba apagada. A pesar de que sabía cómo terminaba el video, lo observaba de todos modos, su corazón latía con entusiasmo cuando se veía a sí misma entrando en el marco, y luego se veía a sí misma observando cómo eyacula David. Ahí estaba su polla, lanzando espeso esperma hacia ella desde el otro lado de la habitación.

El clip terminó y seleccionó el segundo. Para su sorpresa, está la mostraba su espalda en bikini. Volvió a luchar contra las ganas de detener el espectáculo. Una figura borrosa entró en primer plano, separada de ella por una ventana. Aunque la imagen no era completamente clara, todavía podía ver que era David masturbándose mientras la miraba. Continuó mirando a David correrse otra vez, luego la grabación se detuvo.

Se sentó allí, contemplando cuáles eran sus opciones, sintió una ira intensa, pero también se sintió extrañamente excitada. Su joven hijo obviamente la deseaba y ser el objeto del afecto masculino siempre gustaba. Patricia decidió desahogarse a través del sudor,  abandonó su habitación para ir a la habitación que convirtieron en una sala de ejercicios y comenzó su rutina de ejercicios: cuarenta minutos en la cinta y veinte minutos de estiramientos de yoga. David estuvo en su mente todo el tiempo. '¿A qué “proyecto” podría estar refiriéndose?' se preguntaba mientras hacia un esfuerzo extra en el final de su carrera. Su curiosidad se estaba volviendo demasiado fuerte como para simplemente dejarlo pasar, decidió hablar con su hijo después de su entrenamiento.

Mientras tanto, David ingresó a su cuenta en Hot Amateurs y se sorprendió al ver que no solo había subido su video, sino que tenía ocho solicitudes de escenas futuras específicas, doce comentarios de los espectadores del tráiler y ciento diez descargas. Después de que el sitio web tomase su parte, ¡habrá ganado más de mil dólares en solo las pocas horas que llevaba publicado! Estaba emocionado, pero también muy nervioso por el hecho de que su madre se hubiera llevado su cámara. Sin la cámara, los únicos ingresos que tendrá serán los del video que subió. Tendría que convencerla de alguna manera de devolverle su cámara.

Patricia se duchó y se vistió, había estado pensando en su hijo grabándose mientras se masturbaba. Este pensamiento fue recibido con repugnancia, pero para su frustración, era simplemente imposible sacar de su mente las imágenes del video.

Con sus pensamientos centrados en la situación con su hijo, Patricia seleccionó una camisa de playa blanca de manga larga que tenía un profundo escote en V. La parte superior liviana significaba que solo podía usar un sostén de color más claro para que el sujetador no fuera visible a través de la camisa. Encontró el sujetador blanco de encaje que poseía y se lo puso, sabía que era demasiado pequeño para sus enormes pechos, pero era el único de color claro que tenía.

Se puso la camiseta de la playa y se miró en el espejo. A pesar de estar furiosa con su hijo por sexualizarla y filmarla sin su permiso, optó por usar ropa muy provocativa. El pequeño sostén creó un enorme bulto de carne de teta que podía verse hacia la parte inferior del cuello, también llevaba pantalones cortos blancos que eran demasiado cortos para ser usados ​​en público. La contradicción entre su actitud severa y la ropa sexy que llevaba puesta no iba con ella.

-Ahora voy a llegar al fondo de esto-. Se dirigió a la habitación de su hijo y llamó a la puerta con fuerza. No quería sorprenderlo esta vez.

-Entra, mamá-. David minimizó la pantalla.

Patricia irrumpió, llena de ira. -David, quiero que expliques exactamente en qué proyecto has estado trabajando y por qué implica grabarme un video-, dijo ella. -¡Quiero respuestas y las quiero ahora!- ladró

David vio a su madre entrar y su mandíbula casi se desplomó mientras ella se pavoneaba enojada. Sus enormes tetas estaban siendo totalmente exhibidas con ese modelito, sin mencionar sus muslos desnudos. Se tomó un momento para mirarla de pies a cabeza y negó con la cabeza. -Maldita sea, está como un tren-, pensó,  luego respondió encontrándose con su mirada severa.

-Bueno, mira, no ... no necesariamente tiene que involucrarte específicamente, mamá, es solo que yo ... tiene que haber otra persona además de mí, y tú ...- Dudó, no quería darle a su madre demasiada información.

-¿Qué?- Patricia desafió a su hijo. -Escúpelo David-, añadió con impaciencia.

-Tú eres ...- David se detuvo, sus ojos rompieron su furiosa mirada para deambular por su cuerpo. -Estás ... buenísima. Lo sabes. Tienes que saber eso, mamá-. David miraba a su madre mientras reprimía los deseos de sacarse la polla y masturbarse justo delante de ella una vez más. Su cuerpo era absolutamente increíble.

Patricia contuvo su temperamento con un suspiro. Cambió de posición, ahora estaba de pie con los brazos cruzados, luciendo tan sexy como siempre, mostrando su enorme escote por encima de sus brazos cruzados. Incluso este movimiento hizo que su suave escote se agitara obscenamente, provocando que la polla de David comenzará a expandirse en sus pantalones cortos.

-Bueno, ¿cuál es el proyecto?- preguntó ella con impaciencia.

-Se trata de vender videos a las personas que quieren verlos-. David ahora estaba sentado en el sillón en su habitación mirando a su madre. Su pene estaba casi completamente erecto y se pegaba directamente debajo de sus pantalones cortos. Se movió ligeramente para levantar sus caderas y esconder su erección, aunque ya era imposible no verla.

-¿Qué tipo de videos?- Patricia estaba cada vez más molesta con las vagas respuestas de David. También le estaba resultando muy difícil no mirar el bulto creciente de sus pantalones cortos.

-Podrían ser cualquier cosa, supongo ...- David estaba mirando fijamente las tetas de su madre ahora.

-Mierda. Está bien ... ¿ves esta cámara?- Ella produjo la mano. -Se ha ido. Ni siquiera voy a recuperar el dinero, la voy a romper en pedazos. ¿Quieres jugar a más juegos? También me llevaré tu coche-. Patricia sostenía amenazadora la costosa cámara para dejarla caer al suelo.

David agitó las manos delante de ella. -Mamá, mamá, mamá. ¡Espera! Está bien, te lo diré. Pero, por favor, escúchame antes de reaccionar-. David se sentó. Sabía cuándo su madre hablaba en serio y esta fue una de esas ocasiones.

David necesitaba ser honesto con su madre. Estaba claro que no podía hacer lo que estaba tratando de hacer sin que ella supiera lo que estaba pasando. Solo esperaba que no se lo contara a su padre.

-¿Conoces a Alex?-  empezó.

Patricia asintió con impaciencia, gesticulando como si dijera -adelante-.

-Bueno, él y su novia, Vero, me contaron cuánto dinero están ganando vendiendo videos de ellos mismos en línea-. David estaba sentado en el asiento inclinado hacia su madre.

Patricia podía adivinar a dónde iba esto, levantó la silla detrás del escritorio en la esquina y se sentó a escuchar con atención.

-Sus videos empezaron de manera simple-, explicó David, -... desnudos, besándose y ese tipo de cosas, y ahora hacen mucho más, pero han ganado miles y miles de dólares, mamá, un trabajo bien remunerado para ambos, y solo tienen que tratar entre sí; no hay productores, no hay personas de por medio de ningún tipo -.

David se detuvo para medir la reacción de su madre.

-Bueno, esa es su elección David-, respondió ella con tono plano. -Tengo expectativas ligeramente más altas para ti-. Patricia no estaba impresionada.

-Mamá, potencialmente puedo ganar toda la matrícula universitaria y los veinte mil euros que gasté en nada de tiempo. Quiero pagaros a ti y a papá. Quiero hacer esto bien-. David estaba siendo sincero. Lo que no le dijo a su madre fue que quería involucrarla, tanto dentro como fuera de la cámara.

Patricia estaba molesta por lo que su hijo estaba diciendo, esperaba que él dijera que él solo la estaba grabando por sus propias razones personales, en lugar de algún tipo de empresa en desarrollo. Ella no se esperaba esto, pero decidió razonar con él en lugar de mostrar su decepción.

-David, eres un joven inteligente con mucho potencial. Sé que solo necesitas encontrar motivación-, comenzó con entusiasmo. Patricia se acercó y se sentó junto a su hijo. -Esta ... esta cosa del video ... no lo entiendo, David. ¿Vas a vender estos videos de ti masturbándote por dinero? Sólo los hombres gais verán algo así-. Ella sintió que tenía un buen argumento.

-Ese no es mi plan mamá, solo que es todo con lo que tengo que trabajar ahora-.

-Bueno, no creo que vendas videos por valor de diez dólares, y mucho menos decenas de miles-, dijo con desdén. Patricia estaba tratando de desanimarlo, pero se dio cuenta de que una sonrisa astuta apareció de repente en su rostro.

-Demasiado tarde, ya gané dos mil dólares con solo ese pequeño video de mierda que hice.

-¿No me crees? Muy bien, mamá. Te lo mostraré, pero tienes que prometerme no asustarte-. David abrió su portátil. Maximizó la página de la cuenta personal y giró la pantalla hacia ella.

-¿Lo prometes? ¿No te asustes?-

Patricia se mordió el labio, no le gustaba a dónde iba esto. Ella renuente negó con la cabeza.

-Está bien, no me voy a asustar. Pero es mejor que me lo enseñes y espero que sea bueno-.

David inclinó la pantalla para que ella pudiera verla claramente.

-¿Ves esto? Este es el título-. Señaló la esquina superior. -Aquí está el número de descargas. Aquí está el precio por descarga, y estas son las solicitudes y los comentarios-.

Patricia se inclinó sobre el regazo de su hijo y le quitó el portátil. Le llevó unos segundos orientándose y examinar cuidadosamente la página web.

-'¡Mamá me pilla?! ¡¿Ese es el título ?! David, ¿qué clase de video es este?-

Colocó el cursor sobre la miniatura y varias imágenes de vista previa aparecieron en el cuadro pequeño mostrándola en el bikini junto a la piscina.

-¿Eso es ... ¿Subiste la grabación de mí en la piscina?- Sintió que su cara enrojecer.

La ira de Patricia estaba creciendo, no disminuyendo. No solo la grabó en video en un traje de baño muy provocativo, sino que lo subió a Internet donde, al menos en teoría, nunca desaparecería.

-Puedo explicarlo, pero podría ser embarazoso-. Advirtió.

-¿¡Más vergonzoso que esto !?- Patricia quería más información. No podía creer que su hijo tuviera el tipo de mente qué pensaría en algo así.

-Sólo relájate, mamá. Lo prometiste-. David puso la mano sobre la mano de su madre que descansaba sobre el panel táctil y se hizo cargo. Quería mostrárselo solo para poder recuperar su cámara. Todavía podía existir oportunidad de subir más videos si lograba recuperar su cámara.

-Ok. Aquí. ¿Ves estas categorías? Desplaza hacia abajo y mira cuantos videos hay en cada una-.

Patricia retiró su mano y dejó que David hiciera el clic. Le mostró a su madre todas las categorías de descargas disponibles. Anal, BBW, Polla grande, Tetas grandes ... le mostró todas las categorías.

-Ahora, si ordenamos por popularidad ...- David hizo clic y se filtró. Los dos más populares con diferencia subieron a la cima.

- MILF e incesto-, dijo David, satisfecho.

Patricia no había planeado exponerse a nada de esto cuando llegaba a su habitación. Su mente daba vueltas por todas las imágenes sórdidas que parpadeaban en la pantalla. Mujeres desnudas en cámaras web, posiciones sexuales gráficas, incluso anuncios pornográficos inundaron el monitor.

-Maduras blancas rellenas de polla negra? ... David, esto es enfermizo-. Patricia negó con la cabeza lentamente.

-Mira los que son más populares. En este caso, MILF e incesto... y encajas a la perfección para ambos ... así que ...- dijo sugestivamente.

-Entonces, ¿pensaste que estaría bien esconderte, grabarme sin mi consentimiento y publicarlo para que lo vea cualquier extraño?- Hizo una pausa para enfatizar, luego negó con la cabeza. -David, no sé qué hacer contigo. Aprecio el hecho de que estés haciendo esto para pagarnos, pero no podrás decirle a tu padre cómo obtuviste el dinero, ¿Dónde está la ventaja? ? -

A pesar de sus motivos, Patricia no podía tolerar la participación de su hijo en tal actividad.

-Oh, vamos, ¡mamá! Solo le diré que estoy trabajando con cámaras digitales. Él odia la tecnología, ni siquiera me cuestionará-.

Patricia hizo una pausa. Tenía un punto. Joan incluso odiaba usar la función de texto en su teléfono.

-Bueno ... Ok ... Eso puede ser cierto, pero tendrás que encontrar otro tema para tus videos. Si te veo grabándome otra vez sin mi permiso, romperé la cámara con un martillo y le diré tu padre exactamente lo que has estado haciendo -.

David no había esperado esta reacción y se dio cuenta de que tendría que andar con cuidado.

-¿Puedo guardar las imágenes que he usado hasta ahora?- David estaba probando su suerte, pero necesitaba mantener ese video. Ya estaba ganando dinero.

Patricia consideró esto. Tan desquiciada como estaba, el daño ya estaba hecho. Así que bien podrían cobrar por ello. Odiaba la situación en la que su hijo la había puesto. Empezaba a pensar que David era incapaz de tener un comportamiento normal y que siempre sería un imán de problemas.

Ella suspiró. -Puedes mantenerlo solo porque ya está allí y se está vendiendo ...- Patricia se levantó y se volvió hacia su hijo sentado, agitándolo un dedo índice, -... pero si me grabas sin mi permiso otra vez, a la mierda.-

Los ojos de David estaban pegados al tembloroso escote de su madre que colgaba frente a su cara. Él asintió en silencio, luego levantó la mirada para encontrarse con sus ojos.

-Lo siento, mamá. No te volveré a grabar sin tu permiso-, dijo con sinceridad genuina. Quería que su madre se sintiera mejor.

Se dio la vuelta para bajar y empezar a almorzar. David observó su culo en los shorts cortos. Podía ver la costura desaparecer en su entrepierna y parte de su trasero sobresaliendo.

Patricia se detuvo en la puerta de la habitación de David. -Pregúntame la próxima vez.

David vio a su madre mover sus caderas mientras salía de la habitación. Respiró hondo y suspiró. -Si ella posará para mis videos esto sería un bombazo-.

David se sintió aliviado de haber salido de esa crisis con su cámara ... y sus videos. Se sentía mejor sabiendo que su madre tenía una comprensión honesta de lo que estaba haciendo, aunque estaba bastante sorprendido de que ella pareciera aceptar el hecho de que iba a hacer videos para adultos caseros.

Pero algo más se quedó en su mente. Algo que ella había dicho. La frase 'solo pregúntame la próxima vez'. ¿Por qué dijo eso? Para David, la frase dejó la puerta abierta para que juegue algún papel en su grabación para futuros videos. Esperaba que su corazonada fuera la correcta.

David pasó los siguientes treinta minutos respondiendo a los mensajes del sitio. No queriendo causar más problemas, se mantuvo fuera del camino de su madre por el resto del día. Más tarde en la tarde, llamó a Alex.

-¿Cómo te gustó el video?- David envió el video por correo electrónico para que Alex lo viera.

-Se ve muy bien, David, al menos para un video de arranque. Estoy realmente sorprendido de que lo esté haciendo tan bien-. Alex estaba siendo honesto con su amigo. El video fue suave en comparación con todo lo demás en el sitio.

-Espera, ¿por qué te sorprende que esté bien?- David preguntó.

-Tal vez 'sorprendido' es demasiado fuerte. Supongo que subestimé la popularidad de los videos de incesto-.

-En realidad, también me sorprende, pero algunos de los comentarios se quejan de no tener suficientes videos con la madre. Están esperando más-. David admitió.

-Tiene sentido, ella es buena-, comentó Alex. -Pero si ella está fuera, tendrás que encontrar a alguien para interpretar a tu madre. Y ni siquiera pienses en preguntarle a Vero. No trabajamos con otras personas-. Alex no estaba dispuesto a dejar que David se follara a su novia.

-Tengo un par de personas en mente-. David mintió, no tenía a nadie en mente, pero sabía que Alex no lo sabría.

-Está bien, bien-. Alex terminó la llamada.

Después de su conversación bastante desalentadora con Alex, David se conectó en línea para buscar escoltas en un esfuerzo por resolver su problema de no tener una modelo femenina. Envió un mensaje a algunas mujeres preguntando acerca de hacer un video. Tendría que pagarles, pero eso resolvería su problema.

A la mañana siguiente, David se despertó para encontrar tres mensajes de las varias escorts que contactó. Se acercó al tema como una tarifa por el modelado de video en lugar de tener relaciones sexuales en una película para adultos. Era lo suficientemente inteligente como para saber que no estarían de acuerdo en discutir dinero por sexo con un extraño en línea. Una de las mujeres no haría videos. Una quería un porcentaje de los ingresos de cualquier película que modelara, pero estaba muy interesada en la perspectiva, y la última quería mil dólares por cada video.

David encontró esto tranquilizador, pero tendría que resolver los detalles financieros antes de comprometerse con cualquiera. Necesitaría el modelo para varios videos, por lo menos necesitaría unos pocos miles de dólares en efectivo antes de poder pagar por uno. No estaba interesado en dar un porcentaje de ganancias a una modelo solo porque probablemente requería algún tipo de contrato.

Mientras tanto, necesitaba pensar en otro video para ganar más dinero para la modelo con la que planeaba trabajar. David se puso un par de pantalones cortos para correr y una camiseta, tomó su cámara y bajó las escaleras para desayunar.

Patricia había pasado toda la noche pensando en su hijo y su situación. Pensó en lo que él estaba a punto de hacer y cómo esto podría arruinar su vida. Si no fuera por el hecho de que había sido un adolescente tan difícil. A pesar de lo inquietante que era, era un plan y por lo que vió, tenía potencial para que ganara buen dinero. Se calmó pensando que probablemente esta sería una fase pasajera y después de que publicase un par de videos abandonaría esto y pasaría a otra cosa.

Patricia decidió comprar el video en el sitio web y descargarlo en su portátil sin decírselo a David.

-Supongo que debería tener una copia del video, por si acaso-, se dijo a sí misma. Después de poner la información de pago, configuró el video para descargarlo y luego se fue a la cama.

A la mañana siguiente en la cocina estaba de pie junto a la estufa, preparando el desayuno para ella y para David. En ese momento, notó que sus pezones estaban duros, creando dos protuberancias pronunciadas sobre sus grandes pechos en su camiseta.

'¿Por qué no me puse un sujetador esta mañana? Esto es ridículo ', pensó para sí misma, preguntándose cómo podría haber olvidado una parte tan regular de su vestido.

David irrumpió, sentándose en un taburete en el mostrador. -Buenos días mama.- Puso su cámara en el mostrador con la lente apuntando lejos de su madre, solo para ponerla más cómoda.

-Buenos días, David. ¿Cómo dormiste?- Patricia estaba removiendo distraídamente algo en un cazo y lucía como si acabara de salir de una sesión de fotos clasificada X.

David resistió la tentación de capturar su impresionante atuendo grabando otro video, pero documentó mentalmente cada detalle. Su madre llevaba un par de pantalones cortos ajustados y una camiseta de algodón azul cielo que abrazaba sus inmensos pechos. Inmediatamente se dio cuenta de que ella no llevaba sujetador, ya que sus tetas colgaban y se balanceaban pesadamente mientras se ocupaba de la cocina. Sus pezones creaban dos protuberancias, que se elevaban en su camisa. Zapatillas de lona azul con dedos abiertos y esmalte de uñas rosa completaban su atuendo.

David respondió: -¡Genial! He estado hablando con Alex sobre el sitio-. David estaba acariciando su polla sobre sus pantalones cortos debajo de la mesa. Había anticipado que su madre se vestiría de manera más conservadora ahora que sabía que la estaba mirando sexualmente, pero parecía estar haciendo exactamente lo contrario.

-¿Qué tenía que decir?- No le gustaba Alex y su tono lo reflejaba.

-Dijo que necesito contratar una modelo para trabajar en futuros videos. Ya lo sabía, pero me lo recordó-.

A Patricia no le gustó la idea de incluir a alguien más en este “proyecto” de su hijo. Podría haber problemas legales y otras complicaciones con la participación de más personas.

-¿Crees que es una buena idea?- Patricia estaba sirviendo el desayuno en dos tazones para ella y para David.

Miró a su madre, todavía jugando con su polla oculta. -A menos que encuentre una novia pronto, no tengo muchas opciones-.

David pensó en su próximo video y en lo que iba a hacer. No tendría que hacer mucho para superar a su primero. Su plan era comenzar lentamente y si era posible introducir más desnudos y sexo con cada nuevo clip. Quería crear una serie de grabaciones relacionadas, como una serie, no solo un montón de videos independientes. Sabía que la clave del éxito en el nicho en el que estaba era una trama fuerte y personajes familiares. Por supuesto, nada de esto sería posible si él no encontrara una coestrella femenina y dispuesta para sus videos.

Mientras observaba a su madre moverse en la cocina, se le ocurrió que ella podría desempeñar un papel en sus videos que podría ser aceptable para ella, al menos en los siguientes, donde el contenido sería más suave. La idea lo hizo aún más difícil de lo que ya era. Se sentó en su silla viendo la MILF más sexy que jamás había visto rebotar y moverse en la cocina. No pudo evitar seguir acariciando su polla bajo el saliente de la isla, llegando a una erección en toda regla.

Patricia había estado pensando también. Todo este asunto se estaba yendo de las manos más rápido de lo que había imaginado. Ahora estaba hablando de contratar prostitutas para protagonizar con él un video. Necesitaba una forma de darle la vuelta a esto.

-¿No puedes seguir haciendo tu ... el ... ya sabes, el ...- Ella se sonrojó al recordar a su hijo masturbarse, ¿-... lo que hiciste en tu primer video? -

-Estaba pensando en algo así-. David sabía que necesitaba su ayuda o tendría que cambiar su categoría de video a -Solo / Masturbación- o -Gay- y esos estaban entre los de peor desempeño en el sitio.

Continuó tentativamente -Pero, lo que hace que el video actual que tengo a la venta sea exitoso es que juega a un nicho muy popular ...-

-Sí, me di cuenta-, la interrumpió bruscamente. -Entonces, ¿tu plan es continuar ese tema en tus futuros videos?- Esta conversación la estaba haciendo sentir muy incómoda.

-Sí, como una historia en evolución, o tal vez un par de videos con el mismo tema y personajes, y luego pasar a otra cosa-.

Patricia no podía ver a su hijo contratando a una puta para que trabajara con él, y absolutamente no permitiría tal basura en su casa o en su propiedad. No había una solución para su problema,  ​​se alegró de ver que su carrera de videos estaba llegando a su fin.

-No habrá nadie que venga a esta casa para hacer un video, especialmente una acompañante o alguien a quien le pagas. Solo quiero que quede claro-.

-Entonces tendré que grabarme solo. Va a ser una mierda, pero es la única opción que tengo-. David estaba desanimado, pero todavía determinado.

Los dos comenzaron a desayunar. David se sentía desconcertado y esto se reflejaba en su inusitada quietud.

Finalmente, se le ocurrió una idea. Era una posibilidad remota, pero valía la pena intentarlo.

-Creo que los videos en solitario probablemente apestarán, pero tal vez pueda condimentarlos con un cambio de escenario. Me gustaría al menos intentar filmar en un lugar más emocionante que mi habitación. Es tan aburrido. ¿Qué piensas?

-Eso depende. ¿Dónde tienes en mente?- Patricia no quería que se masturbara en el centro de la casa cuando estaba tratando de hacer las cosas. Seria pervertido, por no decir inapropiado.

David sintió la reticencia de su madre. -No lo sé.

Patricia no respondió.

Consideró sus opciones mientras comía. Mientras jugaba con los ajustes de su cámara, se le ocurrió que el área de la piscina podría ser una opción. Después de todo, era media mañana y la última vez que había grabado a su madre tomando el sol, había sido a esta hora del día. La iluminación sería perfecta.

Emocionado por su nueva idea, David salió corriendo, agradeciendo a su madre el desayuno, su mente moviéndose más rápido que su cuerpo.

Patricia estaba un poco desanimada por la apresurada salida de David. -Bueno, ¡no ... solo ten cuidado!- Ella lo llamó, sin saber qué decir.

Cuando se quedó sola en la cocina, Patricia estaba terminando su café, pensando en cómo todo esto le sonaría a Joan. Lo más probable es que tenga un ataque y confisque la cámara de inmediato. Patricia estaba en un lugar difícil como su madre. Por un lado, no quería tener una cámara fijada en su cuerpo o un hijo que se corriera por todos lados. Por otro lado, no quería sabotear los esfuerzos de David para reparar su relación con su padre. Pagar a su padre le haría bien a las cosas con Joan, ella lo sabía. En última instancia, su decisión de permitir que su hijo continuara se basó en la cantidad de dinero que ya había ganado con su video.

El área del patio de la piscina en el patio trasero era un lugar perfecto para grabar. Fue diseñado para el entretenimiento, por lo que había muchos lugares pintorescos donde David podía filmar. El área de la piscina tenía una variedad de follaje natural alrededor de la parte más profunda y una fuente bastante grande en la que caía agua sobre las piedras de su piscina. Era una hermosa construcción de piedra natural que hacía circular agua y proporcionaba un sonido agradable. A un lado había un gran cenador con muebles de exterior debajo.

Después de limpiar los platos del desayuno, Patricia buscaba en los catálogos y clasificaba el correo en la mesa de su cocina cuando, a través de la ventana, vio movimiento alrededor de la piscina. Fue David quien colocó el trípode y miró el cielo y el patio circundante. Tenía la cámara apuntando hacia la fuente de la piscina a unos metros de las ventanas de la cocina. Patricia lo observó mientras ajustaba la cámara, se sentaba en el saliente de roca y luego regresaba a la cámara. En ese punto, David estaba aparentemente satisfecho con el escenario. Dejó caer bruscamente su bata de baño y se sentó en el saliente de roca, desnudo. Ella observó en shock como su hijo comenzó a masturbarse en ese mismo momento. La cámara aparentemente estaba grabando.

-¡Tienes que estar bromeando! ¡Esto es ridículo!- Patricia negó con la cabeza. Resolvió seguir leyendo el catálogo, pero su mente seguía pensando en su hijo y su nueva empresa pervertida.

David había encontrado el lugar perfecto para masturbarse. Era sexy, hermoso, y parecía que estaba en un lugar exótico. Se acomodó en su asiento desnudo y comenzó a acariciarse.

-¿Y qué pasa si un grupo de gais viejos y sucios son mis fans, siempre que compren la descarga, a quién le importa?- Pensó mientras continuaba trabajando su polla en una erección turgente.

Pensar en esa demografía como su base de clientes no aceleró su excitación.

En cambio, se centró en su madre. Pensó en lo mucho mejor que sería si ella fuera parte de sus videos. Su polla adquirió grosor rápidamente en su agarre. Solo pensar en su madre lo ayudó a ponerse erecto.

David sintió la necesidad de cerrar los ojos y fantasear completamente con Patricia. Pensándolo bien, cerrar los ojos en el video se vería raro. Decidiendo mantener los ojos abiertos, pero desenfocado, comenzó a pensar en los pechos de su madre, recordando el hecho de que ella no llevaba sujetador hoy. Continuó acariciando su largo y resbaladizo eje.

Patricia vislumbró a su hijo masturbándose por encima de su revista. Era una vista extremadamente distractora. No lograba decidir si salir o no a enfrentarse a él. Ver a su hijo agarrar su polla y pasarla su mano mientras lentamente lograba una erección no era algo que ella estuviera acostumbrada a ver en su casa.

Sin embargo, allí estaba él, a la intemperie, y por supuesto, parecía haber logrado una erección completa y dura desde donde ella estaba mirando. En un suspiro tiro la revista.

-No, esto no va a pasar en absoluto-'. Patricia decidió salir y decirle a su hijo que tenía que grabar en una habitación en algún lugar dentro de la casa.

Aunque el patio trasero era un espacio muy privado, su masturbación la inquietaba, no sabía cómo manejar la situación de la que se sentía al menos parcialmente responsable. Patricia abrió la puerta de la zona de la piscina y miró a David con los ojos entrecerrados. Tuvo que protegerse los ojos con las manos bajo el sol brillante.

David vio a su madre en la puerta desde el borde de la piscina fácilmente. -¡Sí! Esto definitivamente ayudará, - pensó. Volvió su cuerpo hacia ella, sonriendo levemente. Su polla hinchada se hinchó aún más agradablemente.

El cambio de enfoque de David fue captado por la cámara cuando cambió la dirección a la que miraba por donde su madre había entrado en el patio. David la miraba fijamente mientras acariciaba su enorme polla; reluciente de lubricante y tan dura como era posible.

-¡David! ¡Guarda esa cosa ahora mismo!- Patricia lo llamó.

Desde su asiento junto a la fuente, apenas podía escuchar sus palabras, y mucho menos distinguirlas. Continuó mirando a Patricia, ahora apuntando su polla hacia ella y acariciando intensamente.

-¿Que he hecho mal?' Se preguntó Patricia, nuevamente entrecerrando los ojos hacia David.

-¿Me escuchas?- gritó ella, tratando de proyectar su voz sobre la fuente que salpicaba.

-HUH?- David le gritó, sin dejar de masturbarse.

-Maldito seas,- juró mentalmente, tenía que acercarse.

Los pesados ​​pechos de Patricia rebotaron a cámara lenta cuando se acercó. En la luz del exterior, David podía ver sus pezones debajo de la camisa azul con bastante claridad. Su atractivo y seductor dominio era fascinante. Ella no podía evitar el hecho de que era tan sexy y deseable, exudaba sexualidad en todo lo que hacía. -¡Ese cuerpo, sin embargo!' - pensó.

Patricia caminó por el lado opuesto de la piscina, opuesta a la ubicación de la cascada y se acercó a su hijo desde el frente. Él la estaba mirando fijamente, todavía acariciándose descaradamente. Sintió cierta inquietud, algo de timidez, cuando dio un paso alrededor de la cámara para dirigirse a su hijo. En ese momento, con él mirándola y observándola, se preguntó si regañarlo era una buena idea después de todo.

Se mantuvo firme, con las manos en las caderas, las piernas ligeramente separadas. -David, ¿por qué haces esto aquí? Necesitas ir a tu habitación o a algún lugar más privado-. Su madre, sin saberlo, había entrado en el encuadre de la cámara y estaba bastante cerca de su hijo.

David no perdió el ritmo, continuó acariciándose a sí mismo. -Mamá, te dije que necesito grabar en otros lugares.

Patricia notó que no solo continuaba golpeando, sino que su mano parecía sacudirse más rápido y más fuerte. Miraba por fijamente los senos perfectos y la cintura estrecha de su madre, actuando como si todo fuera completamente normal.

Desde atrás, la cámara siguió funcionando. Cuando Patricia se quedó hablando con David, con las piernas aún separadas, lucía una abertura definida en el muslo. La brillante luz del sol se reflejaba en la superficie de la piscina y, en ese ángulo, centelleaba entre sus piernas, acentuando la brecha. El culo de Patricia fue capturado perfectamente por la cámara, asomándose mientras sus pantalones cortos ajustados habían subido durante su caminata hacia la piscina. David todavía estaba a la vista, justo a la izquierda del encuadre de la cámara.

El sonido de sus ansiosos golpes fue ahogado por la cascada de agua.

-David?- Se preguntó cuánto tiempo debería estar frente a su hijo desnudo y erecto de diecinueve años antes de que él empezara a preguntarse por qué ella estaba afuera, mirándolo. La misteriosa realidad era que Patricia era un imán para su hijo y su polla dura.

A pesar de que su madre se quedó allí meditando sobre él, no pudo dejar de masturbarse. Sus golpes se volvieron largos y más duros mientras miraba las bulbosas tetas de su madre y sus largas y deliciosas piernas. Patricia se quedó congelada, sin estar segura de por qué estaba tan cerca de su hijo mientras él continuaba pajeandose delante de ella, dándose cuenta de que era inapropiado y extraño que ella estuviera allí.

-Escúchame, David-, dijo ella en el tono más áspero que pudo reunir, sus ojos se posaron en su mano rebotando mientras se deslizaba sobre su polla. -Guardas esa cosa ahora mismo, ¿me escuchas?- Sus ojos estaban fijados directamente a su polla. Notó que la cabeza gorda se hinchaba más y se ponía más roja. El líquido preseminal parecía exudar de su punta en un flujo constante y claro.

Podría alejarse en cualquier momento. Podría golpearle físicamente o lanzar una amenaza seria que le hiciera detenerse. David se dio cuenta de esto y notó que parecía estar teniendo dificultades para desviar los ojos de su polla.

Patricia continuó cabreándose. -¿Estás tratando de tener un orgasmo? Parece que estás tratando de llegar al orgasmo. No te atrevas, joven. ¡Deja de sacudir tu pene y guárdalo ahora mismo!-

Parecía estar deliberadamente animándolo a correrse. Esta idea envió a David al límite. Sintió que la erupción comenzaba en sus bolas y subía por su eje. Arrastró su mano hasta la base de su polla sintiéndola palpitar mientras su orgasmo se alzaba. Blandió el miembro hinchado hacia su madre como una espada y comenzó a gemir.

-Uuuuuhhhh ...-

-¡No te atrevas!- ella repitió

-... UuuuuAAAAAHHHH!- David escupió descaradamente un chorro de semen al aire.

Patricia jadeó dramáticamente, incapaz de apartar la mirada del géiser de su hijo.

David puso su otra mano en sus pelotas, apretándolas mientras bombeaba su polla como si estuviera disparando repetidamente una escopeta.

-¡UUUUHHH!- Gruñó, empujando sus caderas en el aire cuando una segunda corriente estalló. Esta descarga mayor y más abundante que su primer chorro, salpicando el suelo frente a él un charco de espeso esperma.

-¡Detén eso ahora mismo!- Patricia ordenó inútilmente. -¡Deja de correrte YA, David!-

David y su madre se miraron fijamente mientras la ignoraba, bombeando varios chorros más de su polla. Mientras su madre estaba a unos dos metros de distancia, observaba cada movimiento que hacía, cada golpe y cada disparo de semen que salía de su polla hinchada.

-¡David! ¡¿Qué diablos? ¡¿Otra vez ?!- La protesta de Patricia fue superficial. Ella sabía que él iba a correrse, por eso estaba allí, pero sentía la necesidad de decir algo. Ella no podía quedarse allí en silencio presenciando su desafío; su absoluta desobediencia. Cuando llegó, ella se quedó sorprendida, no esperaba que produjera tantas cantidades de semen cuando llegó su clímax. Nunca había visto nada tan crudo, pero tan extrañamente cautivador.

-Ahhh ... Maldición, mamá ...- suspiró, devolviendo su trasero desnudo a su perca rocosa.

-Está bien. Ya es suficiente. Te he dicho que entres y vayas a un espacio más privado. Esto se está saliendo de control y empiezo a pensar que tu padre necesita saber esto-.

Cuando David se sentó, resoplando y jadeando recuperándose de su asombroso orgasmo,

Ella gritó desde la puerta de la casa: -Quiero hablarte sobre esto cuando te limpies y te pongas algo de ropa-. Cerró la puerta detrás de ella, discrepando sobre cómo se sentía acerca de que David se pajeara por todas partes. Temía haber cometido un terrible error al darle permiso para continuar con este nuevo “hobby”.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© Jesus1887

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (5)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Jesus1887
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


CAMS PORNO: 100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS