En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.992 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.464.897 Miembros | 20.871 Autores | 109.033 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » DOMINACIÓN » COMPAÑERA DECENTE SE DESATA EN LA UNIVERSIDAD 10
[ +

ZONA SEXO

CONTACTOS

CAMS TODORELATOS
Fecha: 28-Mar-19 « Anterior | Siguiente » en Dominación

Compañera decente se desata en la universidad 10

GOLFOENMADRID
Accesos: 8.042
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Penúltimo capítulo de la serie. Charlando con mi sumisa, Irene descubre que la chinita está loca por mí pero también que Mercedes, nuestra profesora, siente lo mismo por ella. Esa revelación hace que mi novia se plantee nuevamente que hacer. Contiene dominación, lésbico, orgías, etc...Mi novia Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

12

Totalmente agotado, me quedé dormido tras hacerles el amor. Fue más allá de las diez cuando Mercedes me informó que el desayuno estaba listo y que su dueña me esperaba. La adoración con la que se refería a Irene me sorprendió, pero preferí no comentar nada y siguiendo sus indicaciones, la acompañé al comedor.

        Allí encontré a mi novia charlando amigablemente con la oriental y por ello no me extrañó que nada mas sentarme a su lado, me comentara que le parecía alucinante lo que tuvo que pasar Xiu al llegar a España.

        ―No tengo ni idea de lo que hablas― contesté recordándole que a pesar de las apariencias apenas la conocía.

        ―Siempre me olvido― musitó con una sonrisa.

        No tuve que ser muy avispado para percatarme que me había hecho ese comentario con la intención de descubrir si la había mentido sobre cómo me había hecho con los servicios de esa monada.

Acudiendo en mi ayuda, Xiu me explicó que al llegar a Madrid se había pasado un año sin salir del taller de la gente que la había traído y que solo cuando consiguió pagar la deuda con su trabajo, pudo pisar la calle por primera vez.

―La tenían esclavizada― señaló colérica.

Juro que me hizo gracia su rabia porque no en vano en ese momento, nuestra profesora, su sierva, la mujer que le había jurado obediencia, permanecía desnuda y arrodillada a sus pies.

―No era para tanto― quitando hierro al asunto replicó mi asiática: ― gastaron un dinero en traerme y era lógico que me exigieran su devolución.

Reconozco que, en ese preciso instante, lo que menos me importaba eran los padecimientos que había soportado esa morenita, lo que me tenía acojonado fue reconocer en sus ojos el mismo tipo de adoración que había descubierto en los de Mercedes al observar a Irene.

Constaté nuevamente que esa mujer bebía los vientos por mí cuando al ir a servirme un café, me paró en seco y me pidió que me sentara. Tras lo cual, trayendo la jarra en sus manos, con una sonrisa señaló que estando ella su dueño no tenía que moverse.  

―Tienes enamorada a la chinita. ¿Debo ponerme celosa?

Estaba pensando una respuesta cuando, adelantándose, Xiu la contestó:

― ¿Debe mi señor estar preocupado por el amor que siente por usted la perra que permanece arrodillada a sus pies?... Al igual que Mercedes no puede evitar amarla por encima de su propia vida, sé que mi dueño es todo para mí.

Las palabras de la oriental causaron un shock en Irene porque jamás se había puesto a pensar en que sentía su sumisa por ella:

― ¿Me estás diciendo que estáis enamoradas de nosotros?

Bajando la mirada, la bella asiática contestó:

―Señora, la devoción que siente una esclava por su amo es mucho más profundo que el amor y no espera el ser correspondida. Nos basta poder servir al dueño de nuestra existencia y que él nos regale unas migajas de su cariño.

Mitad escandalizada, mitad orgullosa, mi novia preguntó a Mercedes si eso era cierto. La madura se tomó unos instantes para analizar sus sentimientos:

―Desde que me hizo suya, me he dejado llevar y nunca me había puesto a meditar sobre lo que siento ―con lágrimas en los ojos replicó: ―solo sé que moriría por usted.

Irene sintió que los cimientos se le movían al escuchar de labios de la profesora la total dependencia que sentía:

«No puede ser que piense realmente así», se dijo experimentando por primera vez la responsabilidad que involuntariamente había echado sobre sus hombros y llamándola, la sentó en sus rodillas.

Mercedes no opuso resistencia al sentir que Irene usaba sus manos para recorrer sus pechos desnudos mientras le exigía que le explicara sus sentimientos al ser acariciada por ella. Con sus areolas totalmente erizadas, contestó:

―Dichosa. Me siento feliz.

Cogiendo los hinchados senos de la rubia en sus manos, mi compañera sopesó su tamaño y como si quisiera comprobar su consistencia, los empezó a magrear sin recato. Al escuchar el primer gemido que salió de la garganta de su sumisa, dio un paso más y aprovechando su calentura, los pellizcó.

Esta vez los jadeos de la madura se prolongaron haciéndose más profundos.

―La tienes totalmente verraca― comenté mientras imitando a Irene, sentaba a Xiu sobre mí.

―Lo sé― respondió y olvidándose de que tenía compañía, la obligó a sentarse mirando hacia ella con las piernas abiertas sobre la mesa.

No dije nada al ver que lo concentrada que estaba al recorrer con la lengua los muslos de Mercedes al saber que era el momento de ellas dos. Mi chinita debió de pensar los mismo porque susurrando me pidió que las dejáramos solas.

Supe que tenía razón y por ello, tomándola de la mano, nos fuimos a la cocina donde le pedí otro café. La expresión de dicha de esa monada mientras lo servía me hizo recordar lo poco que sabía de ella.

―Quiero conocerte, cuéntame: ¿Dónde y con quién vives?

―Vivo sola en un piso encima de la tienda, mi señor―contestó: ―Llevo ahí tres años.

Por un momento, intenté calcular su edad. Cuando la conocí supuse que debía ser más o menos como yo, pero tenía mis dudas.

― ¿Cuántos años llevas en España?― pregunté.

―Seis en Valencia y cuatro en Madrid― me dijo.

― ¿Qué edad tienes?― con la mosca detrás de la oreja repliqué. Si llevaba una década fuera de su país, no podía tener mis años a no ser que saliera de China siendo una niña.

―Su putita es ya mayor― contestó con tono avergonzado: ―Tiene veinticuatro años.

Juro que me impactó que me llevara tantos años, porque jamás lo hubiese supuesto ya que le había echado como mucho veintidós.

Xiu malinterpretó mi sorpresa y creyó que estaba enfadado:

―Si mi señor me considera demasiado vieja para él, lo comprendería.

Me impresionó la tristeza que destilaba y atrayéndola hacia mí, la besé mientras le decía que era todo lo que un hombre podía desear. No tardé en comprobar que mis palabras habían conseguido su objetivo y que, en combinación con mis caricias, hacían que la pequeña asiática se sintiera feliz.

Su impresionante cuerpo y saber que era mío, despertó mi lujuria.  y se lo hice saber llevando mis manos hasta su trasero. Me reí al comprobar que los pezones de Xiu se endurecía con ese magreo y disfrutando de mi poder, susurré en su oído que tenía un trasero que era una tentación irresistible.

―Mi señor…― musitó mientras separaba sus rodillas para facilitar que mis dedos recorrieran la abertura de su sexo.

Tal y como preveía, me encontré su sexo mojado, y apoderándome de su clítoris, la empecé a masturbar:

―Lo que voy a disfrutar teniéndote de sumisa.

Las piernas de la oriental temblaron al sentir mis caricias, pero por miedo a defraudarme se mantuvo firme mientras me rogaba en voz suave que la hiciera mía. El morbo de tenerla así, de pie a mi lado mientras me tomaba un café provocó que mi pene empezara a endurecerse.

―Me excitas, pequeñaja mía― dije llevando una de sus manos a mi entrepierna.

 Se estremeció al sentir en su palma mi extensión totalmente erecta y mordiéndose los labios, no pudo evitar que un gemido de deseo la delatara.

―No te parece que es una pena que esté tan sola― dije señalándola.

Xiu comprendió mis deseos y agachándose frente a la silla donde estaba sentado, me bajó la bragueta con la intención de hacerme una mamada, pero   se lo impedí y agarrándola de la cintura, le obligué a encaramarse sobre mí.

―Dios― gimió al sentir que mi falo entraba en su sexo lentamente y disfrutando del modo en que la iba empalando, se empezó a mover en busca de mi placer.

― ¡Quieta! ¡Es mi turno! ― le grité.

Me gustó observar en sus ojos una cierta desilusión porque dada su excitación era evidente que lo que realmente deseaba en ese instante era menear su trasero teniendo mi polla en su interior. A pesar de ello, se quedó inmóvil y premiando su obediencia, le regalé un pellizco en su pezón mientras le decía que si se portaba bien quizás me apiadara de ella y la dejara correrse.

Esa promesa elevó hasta niveles insospechados su lujuria y de improviso su sexo se convirtió en una especie de geiser expulsando un chorro de flujo sobre mis muslos.

―Mi putita esta bruta― susurré mientras incrementaba mi acoso, separando sus nalgas con mis dos manos, e introduciendo un dedo en su interior.

La chinita, al sentir que su dueño estaba haciendo uso de sus dos agujeros no pudo reprimir un jadeo e involuntariamente empezó a retorcerse mientras trataba de evitar sentirse dominada por el placer. Desgraciadamente la táctica que usó no fue la correcta ya que, para postergar su orgasmo, presionó con su pubis sobre mi verga y con ello solo consiguió que se acelerara su clímax.

― ¡No quiero fallar a mi amo! ― sollozó al darse cuenta de su error.

 Quizás fue entonces cuando realmente me percaté de lo mucho que me gustaba que esa monada fuera mi sumisa y totalmente dominado por la pasión, tomando sus nalgas con mis manos, incrementé la profundidad de mi embiste mientras Xiu se deshacía de placer.

Sé que ese polvo no pasará a los anales de la historia porque la excitación acumulada me hizo correrme anticipadamente y aunque mi adorada oriental no paró de gritar lo mucho que le gustaba sentir que la regaba con mi miente, supe que estaba exagerando con la intención de alagarme.

Por ello, tras descansar durante unos segundos, señalé la silla que tenía al lado y le pedí que se sentara porque teníamos que hablar. Asustada por mi tono, Xiu tomó asiento y se quedó esperando a que le comentara qué era lo que me pasaba. No tuve que esforzarme mucho para observar la inquietud con la que aguardaba mis palabras.

―Mercedes nos ha ofrecido esta casa para que Irene y yo vivamos con ella. Como vivo en una residencia de estudiantes, lo lógico sería aceptar… pero en mi caso tengo mis dudas y quiero hacerte una propuesta.

―Usted me dirá― sonrió al ver que sus temores se desvanecían.

―Como, al fin y al cabo, esa rubia es la guarrilla de Irene, no quiero depender del humor con el que se levante y por ello, me gustaría contar con tu casa en el caso que esas dos se enfaden y nos echen de aquí.

―No entiendo, ¿me está pidiendo que viva aquí con usted pero que no deje el piso donde vivo por si lo necesitamos?

―Así es― repliqué.

Abriendo los ojos de par en par, respondió llena de alegría:

―No hay cosa que desee más que poder demostrar a mi señor que puedo ser su esclava veinticuatro horas al día.

Preocupado por la vaguedad de su respuesta, le pedí que respondiera claramente a mi pregunta.

Agachando su mirada, Xiu contestó:

―Me encantaría vivir a su lado. Donde y con quién me da igual, solo me importa el poder servirle.

Solté una carcajada al escuchar su entrega y respondí:

―Vamos a probar vivir con Irene y su putita. Si no nos gusta o no nos sentimos cómodos, cogemos nuestras cosas y nos vamos a tu casa. ¿Te parece bien?

 ―Sí, mi señor― contestó y con una sonrisa de oreja a oreja, prosiguió: ― desde ahora le prometo que todas las noches, al volver de la universidad, me tendrá lista y caliente para lo que necesite.

Supe que la idea de vivir junto a mí entusiasmaba a la chinita al observar cómo se alborotaba su cuerpo y cómo sus pezones se erizaban bajo la blusa con solo saber que sería mía…

-------------------Continuará----------------------

Como os prometí voy a terminar las historias inconclusas que escribí.

Y NUEVAMENTE, os informo que he publicado, en AMAZON, UNA NUEVA NOVELA TOTALMENTE INÉDITA. SE LLAMA:

“HERENCIA ENVENENADA”

Sinopsis:

No quería saber nada del hombre que me había dado la vida, lo odiaba. Nos había dejado a mi madre y a mí cuando era un niño.   Por eso cuando me informaron que había muerto, no lo sentí. Me daba igual, Ricardo Almeida nunca fue parte de mi vida y una vez fallecido menos.

O al menos eso quería porque fue imposible. Si bien en un principio cuando me enteré que ese grano en el culo al morir me había dejado toda su fortuna la rechacé, al explicarme mi abogado que si hacia eso mi mayor enemigo se haría con mi empresa tuve que aceptar, sin saber que irremediablemente unidas a su dinero venían cuatro científicas tan inteligentes y bellas como raras.    

Si queréis leerla, podéis hacerlo en el siguiente link:

HERENCIA ENVENENADA

Además de ese, también he publicado otros muchos LIBROS EN AMAZON si queréis descargaros alguna de ellas podéis hacerlo en el siguiente link:

Libros para descargar de GOLFO EN AMAZON

INÉDITOS, SOLO LOS PODRÁS CONSEGUIR EN AMAZON.

Jugando a ser Dioses: Experimento fuera de control

"La princesa Maga y sus cuatro sacerdotisas

Yo, cazador   

La guardaespaldas y el millonario

Todo comenzó por una partida de póker 

Pintor de Soledades 

De loca a loca, me las tiro porque me tocan (SERIE SIERVAS DE LA LUJURIA 1) 

OTROS QUE PODEIS ENCONTRAR EN ESTE LINK DE AMAZON.

Sometiendo a mi jefa: Diario de un nerd

La esposa de un amigo me pide que la ayude

Dueño inesperado de la madre y de la esposa de un amigo

Las jefas, esas putas que todo el mundo desea: (selección de relatos)

La secretaria, ese objeto de deseo (selección de relatos)

Dominantes o sumisas: (selección de relatos)

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© GOLFOENMADRID

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de GOLFOENMADRID
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


CAMS PORNO: 100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS