En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.776 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.465.412 Miembros | 20.945 Autores | 109.535 Relatos 
Fecha: 15-Mar-19 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Perra en el sur de Chile, Relato

RomiTrav
Accesos: 6.272
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 4 min. ]
 -   + 
Hola a todos, a continuación, les contaré mis experiencias vividas durante mis vacaciones en el sur de chile. Será una especie de minisaga con las cosas que he hecho durante este ultimo mes. Al igual que todos mis otros relatos, son todos 100% reales. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Después de haber estado con Javiera (leer relato anterior), estuve varios días recordando y fantaseando con todo lo que hice con aquella transexual. Tanta era mi calentura, que quede de juntarme con un hombre durante la noche en su auto, ir a un lugar oscuro y ver que pasaba.

A las 9.40 pasó a recogerme cerca de donde me estaba alojando cercano a la carretera 5 sur. Yo iba con un buzo completo oscuro y abajo llevaba toda mi ropa de nena para vestirme arriba del auto. Cuando llegó me llamó la atención el tamaño de la camioneta, era enorme. Era una Ford raptor azul de doble cabina, me subí en el asiento trasero y comencé a cambiarme de ropita.

Me saqué el buzo, llevaba puesto un colales rojo delgadito de tela muy suave, un sostén del mismo color con mis tetitas de relleno y un vestido negro semiformal, apretado al cuerpo y apenas me tapaba el culo. Además, me puse mis tacos altos, pulseras, anillos, unos aros de los que cuelgan, mi peluca y algo de maquillaje (un poco de labial, base suave y me encrespé las cejas). Una vez lista le avisé, el se detuvo en la carretera y me cambié al asiento delantero.

Una vez sentada adelante pude ver bien a quién sería mi hombre aquella noche, mediante el chat yo sabía que tenía 36 años, que su nombre era Andrés y según las fotos que me envió se veía guapo y con buena verga. Estando ahí frente a él me di cuenta de que era más guapo en persona, se veía bien tonificado, de brazos fuertes, moreno, pelo corto y al parecer era bastante alto pero como él iba manejando no estaba muy segura.

Me dijo que iríamos a un camino tranquilo donde no pasaran muchos vehículos para que estuviéramos tranquilos, me ofreció un cigarro y fuimos por el camino conversando y fumando. Cerca 25 a 30 minutos duró el viaje y llegamos a un camino secundario de asfalto sin alumbrado público y nos bajamos a fumar un cigarro.

La noche estaba despejada, la luna alumbraba bastante y no hacía frío. Mientras fumando afuera de la camioneta me percate de que Andrés era bastante más musculoso de lo que me percate en la camioneta y era bastante alto, como de mi porte con tacos puestos.

Comenzó a tocarme el culo, acariciaba mis nalgas y yo su pene sobre su pantalón. Cuando termine mi cigarro me arrodille frente a él y saque su verga aun media dormida. La metí en mi boca y comencé a sentir como crecía adentro. Comencé a hacerle una mamada metiéndome su pene hasta la garganta, cuando lo saqué de mi boca pude apreciar su tamaño.

Era un pene bastante bello, depilado completo, bastante grueso, de unos 18 cm y dos venas enormes recorrían su tronco. Luego me tomó de un brazo, me levantó y me apoyo en el capó de la camioneta. Me subió el vestido y comenzó a comerme el culo, sentía su mojada lengua rozar mi ano y lentamente ingresaba y luego salía.

Se puso un preservativo y apoyo la punta de esa gruesa herramienta en mi mojado ano que ya palpitaba por tener todo eso dentro. Me tomó con fuerza por el cuello y sentí como entraba fuertemente su pene en mi culo hasta que sentí sus grandes huevos en mis frías nalgas. Solté un gemido agudo y fuerte que me salió del alma al momento que entraron esos 18 cm en 1 segundo dentro mío.

Comenzó a follarme sin mucha delicadeza, me soltó el cuello por lo que quede apoyada completamente en el capó de la camioneta. Me afirmó fuertemente de las caderas, me sacaba el pene completo del culo y lo luego lo metía fuertemente hasta el fondo. Repitió esto por lo menos unas 15 veces, después de cada arremetida yo soltaba un gemido que al parecer lo excitaba más.

Luego agarrándome con mucha fuerza pegó mis nalgas a sus huevos asegurándose que su verga completa quedara adentro mío. En ese momento tuve una erección enorme y en menos de 1 minuto me corrí sin siquiera tocarme. Toda mi leche quedó en la parte de delante de su camioneta, principalmente en un foco y parachoques. Sin sacar su verga de adentro mío dijo:

-          Quiero que limpies tu semen de mi camioneta con tu lengua sin que se salga mi pico de tu culo.

Como pude me separe de la camioneta y me incline para alcanzar a lamer donde había derramado mi semen. Mientras me inclinaba sentía que cada vez llegaba mas adentro su pene y mientras lamía mi leche gemía sin parar. Una vez limpia su camioneta me saco la verga y sentí que tenía un vacío enooorme dentro de mi culo.

Me hizo subir al asiento trasero y sentarme en su verga, así estuve cabalgando sobre mi macho un buen rato hasta que mis piernas ya no dieron más y comencé a moverme de manera circular con ese tremendo pene completamente adentro. El gemía fuertemente y me apretaba firmemente mis caderas por lo que supe que ya se iba a venir.

Me bajó de la camioneta rápidamente, el se sentó en el borde del asiento trasero, se sacó el condón y me agaché en la calle para recibir toda su leche en mi cara como tanto me gusta.

Me dijo que no me limpiara la cara aún, que quería ver su leche en mi carita. Nos fumamos otro cigarro viendo las estrellas, yo estaba agotada con mi cara llena de leche, las piernas tiritando y el culo abierto. En ese momento pasó un camión al lado de nosotros y nos tocó la bocina y continuó su camino.

Luego nos subimos a la camioneta, me limpié la cara y nos dirigimos de regreso. A mitad del camino me dijo:

-          Has sido una muy buena puta y la mamas exquisito (Me mostró un billete de 20.000 pesos), si no recibes este dinero no serás una buena puta.

Dejó el billete dentro de una cajetilla a la que le quedaban 3 cigarros y me la entregó. La guardé, me limpié la cara y me puse nuevamente el buzo antes de bajarme de aquella camioneta. Llegué a la casa a ducharme y me acosté a dormir.

Espero que les haya gustado mi relato, durante los próximos días les mi última experiencia durante mis vacaciones en el sur de Chile teniendo sexo al aire libre. 

BESITOS…ATTE ROMI.



© RomiTrav

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (2)
\"Ver  Perfil y más Relatos de RomiTrav
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


CAMS PORNO: 100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS