En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.808 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.464.281 Miembros | 20.793 Autores | 108.483 Relatos 
Fecha: 08-Mar-19 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

El placer del morbo IV

Mister Dark
Accesos: 27.085
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
La madre cumple su fantasía sexual y el hijo se aprovecha Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Un par de semanas más tarde, tanto Álvaro como Sara seguían follando diariamente. Álvaro, cuando le apetecía y no estaba su padre, cogía a su madre y se la follaba en cualquier lado, en la cocina, en la terraza, en el salón, en las habitaciones, en el pasillo, pero dónde más le gustaba follarse a su madre era en el baño. Durante la comida, cuando llegó Álvaro estuvieron hablando, como siempre, la relación entre padres e hijo se había vuelto aún más cercana y cariñosa.

Sara: ¿Cómo llevas los estudios, cielo? – dijo curiosa.

Álvaro: Bien, demasiado bien. La verdad que desde que iniciaste mi “tratamiento” he mejorado mucho en los estudios – dijo sincero.

Sara: Me alegro. Me gusta saber que el tratamiento de mami da resultados. Tu padre se va a poner muy contento.

Álvaro: ¿Puedo pedirte algo? – dijo algo cohibido.

Sara: Claro.

Álvaro: ¿Puedo, aunque sea una sola vez, correrme dentro de tu coño?

Sara: ¿Eso quieres? – dijo divertida – Bueno, la verdad me da mucho morbo que te corras en mi coño, pero si te dejo correrte dentro, quiero que tú me cumplas una fantasía.

Álvaro: ¿Cuál? – dijo curioso.

Sara: Quiero hacer un trio con tu padre y contigo.

Álvaro: ¿Un trio? ¡Vaya vicio tienes! – dijo divertido – La verdad, cuando has dicho trio, creía que me propondrías tener sexo con alguien de la calle.

Sara: Tú y tu padre me habéis enviciado – reconoció – pero nunca tendría sexo con alguien de la calle, solo con tu padre y contigo, ¿entendido?

Álvaro: Entendido, mamá – dijo abrazándola – Y, ¿cómo lo haremos?

Sara: Bueno, yo había pensado que tú y yo estemos follando en cualquier lado de la casa y cuando llegue tu padre que nos pille, que sé que está ansioso por ver cómo me follas – dijo divertida – y que se una a nosotros. Y una vez que estemos haciendo el trio te podrás correr dentro de mi coño.

Álvaro: Por mi vale, mamá. Va a ser excitante – reconoció.

Sara: Bueno, pues vete a estudiar y un rato antes de que venga tu padre empezamos a follar – le dio un morreo.

Álvaro: Vale mamá. ¡Te quiero! – dijo feliz devolviéndole el morreo a su madre.

Álvaro se fue a estudiar y a hacer los deberes mientras Sara seguía con los quehaceres de la casa. Cómo dijo su madre, un rato antes de que llegara su padre a casa, Álvaro salió de la habitación y fue al encuentro de su madre. La encontró en el salón, completamente desnuda, cómo siempre desde que habían comenzado a follar.

Álvaro: Ya estoy aquí, mamá – dijo abrazándola y besándola.

Sara: Ya lo veo – dijo devolviéndole el beso y el abrazo y notando la polla erecta de su hijo en su vientre.

Álvaro: Llevo un rato cachondo, mami – reconoció – Tengo ganas de follarte.

Sara: Bueno, en ese caso, dejaremos libre a tu “amigo” – dijo divertida mientras le quitaba el pantalón a su hijo y salía la polla como un resorte – y mami se ocupará de él – dijo mientras le daba un morreo.

Sara se colocó de rodillas en el suelo con las piernas abiertas. Álvaro se colocó delante de ella, con la polla tiesa enfrente de su cara. Sara sonriendo agarró la polla de su desesperado hijo y sin dejar de mirarle comenzó a masturbarle agarrando su polla con las dos manos. Luego de unas sacudidas, mientras le masturbaba la fue lamiendo de arriba abajo. Álvaro gemía disfrutando de la mamada. Sara comenzó a meterse en la boca la polla de su hijo, entera, sin dejar de mirarle a los ojos.

Sara: ¿Te gusta lo que te hace mami, cielo? – dijo sacándose la polla de su hijo de la boca.

Álvaro: Eres genial, mamá – dijo sonriendo lascivo - ¡Me encanta! No pares de comérmela.

Sara: Me alegro de que te guste – dijo sonriendo – mami te va a ordeñar, cielo – dijo lujuriosa.

Álvaro: Sí mamá, ¡ordéñame!

Sara comenzó a imprimir a la mamada una velocidad más rápida, viendo la cara de placer de su hijo. Sara, sin perder la sonrisa, comenzó a calentarlo.

Sara: ¿Te gusta cómo te la come mami? Vamos, ¡dime que te gusta! Complace a mami, dile lo que te gusta, ¡vamos!

Álvaro: ¡Oh sí, mamá! ¡Me encanta que me la chupes, puta! ¡Me pone mucho! ¡Oh sí, sigue así, perra! Me vas a hacer correrme.

Sara lo miraba con cara de puta que sabía que le pondría más cachondo a su hijo, mientras no dejaba de chuparle la polla ahora a una velocidad de vértigo. Álvaro estaba en el cielo y pronto comenzó a mover su cadera buscando más. Cuando llevaba unos minutos follando la boca a su madre, Álvaro la levantó y la colocó encima de la mesa del salón, con las piernas bien abiertas. Álvaro empezó a meter sus dedos despacio en el coño de su madre, mientras acariciaba a su madre en las piernas.

Sara: Está mi hijo juguetón, ¿eh? -decía mientras se abría más de piernas para facilitar las maniobras de su hijo.

Álvaro aprovechó para tocarle el coño a su madre. Luego de unos minutos así y de comprobar que su madre estaba chorreando, Álvaro la empezó a lamer el coño.

Sara: ¡Oh si cielo, sigue, no pares! ¡Oh sí!

Álvaro le siguió lamiendo y tocando el coño, pero esta vez aprovechó para meterle un dedo dentro.

Sara: ¡Oh si cielo! ¡Sigue, no pares! ¡Oh sí! ¡Méteme más dedos, no pares de frotarme el coño! ¡Sí! – dijo Sara se dejaba hacer hasta que no pudo más de tanta calentura - Vamos cielo, sigue haciendo eso a mami, pero ahora usa también la lengua -decía hirviendo en calentura.

Álvaro bajó su cara con una sonrisa pícara y cuando llegó a su coño comenzó a lamerlo de arriba abajo hasta el culo disfrutando de los gemidos de su madre. Sara gemía de placer, estaba muy caliente.

Sara: Cielo, ¡me matas de placer, sí! Por favor ¡cómemelo, sí! – le suplicó - ¡No pares, más, más, sí! Méteme los dedos, ¡vamos, sí, no pares, sí, más, más! ¡Me corro!

Álvaro le comía el coño con gula, con ímpetu, sin dejar de meterle un dedo en su coño llevando a su madre al límite una y otra vez. Sara se corría sin parar disfrutando de la comida de coño que le daba su hijo.

Sara: ¡Sí, mi cielo, más, más! ¡Me corro! ¡Sí, mi cielo, más, más! ¡No paro de correrme! ¡Sí!

Álvaro se volvió más descarado y le metió un dedo en el culo a su madre mientras con la otra mano le torturaba el clítoris como a ella le gustaba.

Sara: Cielo me matas de placer… ¡Sí! Por favor, ¡cómemelo, sí! ¡No pares…más más! ¡Sí! ¡Qué bien usas la lengua, cielo! Méteme los dedos en mi culo, ¡vamos, sí, no pares, sí, más, más! ¡Me corro! ¡Me encanta! ¡No paro de correrme! ¡Oh sí!

Luego de unos minutos de comida de coño intensa, Álvaro cogió a su madre y la colocó con las piernas en sus hombros, para, después de mirarla de manera lujuriosa, meterle la polla de una sola estocada en el encharcado coño de su madre, haciéndola gemir de placer.

Sara: Eso cielo, ¡fóllate a tu madre, a tu puta! ¡No pares cielo! ¡Oh sí! -decía deseosa.

Álvaro: Si mamá, te voy a follar puta, no voy a parar hasta que no te puedas sentar en una semana zorra…toma polla puta…

Sara: ¡Oh sí, no pares! ¡Cómeme las tetas! ¡Oh sí, dame más, más duro, más! ¡Oh sí! ¡Eres todo un semental, cielo!

Álvaro la follaba de manera salvaje, penetrando en el coño de su madre de manera dura y fuerte mientras le comía las tetas y le pellizcaba los pezones. Luego de unos instantes, Álvaro, sin sacarle la polla a su madre del coño, la levantó y la llevó hasta el sofá, y la puso esta vez con ambas piernas a ambos lados de él. Álvaro al principio la follaba lento para hacer sufrir un poco a la puta de su madre que no paraba de correrse y de pedir más. Sara no aguantaba más y tiró a Álvaro al sofá y sin sacar su polla de su coño comenzó a cabalgarlo a una velocidad endiablada. Álvaro seguía comiéndole las tetas y tocando y azotándole el culo. Álvaro empezó a volver a follarla de manera salvaje. Empezó a comerle las tetas y la boca mientras no paraba de follarla.

Álvaro: ¡Toma polla, puta! ¡Qué buena estás, puta! ¡Oh sí, toma polla, sí! ¡Qué gustazo follar tu coño de puta! ¡Oh sí!

En ese momento, ambos oyeron la puerta de casa, y Álvaro, muy hábilmente colocó de nuevo a su madre encima de la mesa sin sacar su polla de su coño. Emilio al entrar, oyó los gemidos y gritos de su mujer y se imaginó que estarían follando. Fue al salón y se los encontró follando como locos, encima de la mesa. Vio que su hijo reventaba el coño de su madre con ganas y eso le puso muy cachondo, le daba mucho morbo ver a su mujer follada como una puta por su propio hijo y disfrutándolo. Álvaro lo vio en la puerta y le guiñó un ojo sonriendo. Emilio entró en el salón.

Emilio: Veo que lo estáis pasando bien.

Sara: ¡Oh sí, no pares! ¡Tu hijo es todo un semental! ¡Cómeme las tetas! ¡Oh sí, dame más, más duro, más! ¡Oh sí! ¡Quiero polla!

Emilio, tras guiñarle un ojo a su hijo, se desnudó y le incrustó la polla a su mujer en la boca, que empezó a chupársela con ansia.

Emilio: ¡¡ Sara!! ¡Si mi amor, sí! ¡Qué bien lo haces, mi vida, sí, así puta! ¡Oh sí! Eres la mejor chupapollas ¡Sí! Vas a hacer que me corra, ¡puta! ¡Sí! ¡Te vas a hartar a polla, putón! – dijo chocando los cinco con su hijo - ¡Te vamos a dar polla hasta que no puedas tragar más leche!

Emilio comenzó a follarle la boca a su mujer al mismo tiempo que Álvaro, sin previo aviso, sacó la polla del coño de su madre y se la ensartó en el culo, despacio, pero hasta el fondo, sacando gritos de placer a Sara.

Sara: ¡Sí, oh, sí! ¡Follarme! ¡Follar a vuestra puta! ¡Sí, así, no paréis, sí! Qué buenos sementales sois ¡Sí, más, más, no paréis, más duro, más! ¡Me corro, sí! ¡Sí, más duro, más fuerte, no paréis nunca, más salvaje, darme más! ¡Me corro, sí! ¡Darme más fuerte, no hagáis sufrir a vuestra puta! ¡Sí, más, más, no paréis, más duro, más! ¡Me corro, sí!

Padre e hijo seguían follando la boca y el culo y el coño de Sara sin descanso. Álvaro comenzó a alternar el coño y el culo de su madre. Luego de unos minutos y tras mirarse complicemente, padre e hijo intercambiaron puestos y Emilio comenzó a follar salvajemente a su mujer por el coño y el culo mientras Álvaro le follaba la boca a su madre, que estaba en el cielo.

Sara: ¡Sí, oh, sí! ¡Follarme! ¡Follar a vuestra puta! ¡Sí, así, no paréis, sí! Me volvéis loca de placer ¡Sí, más, más, no paréis, más duro, más! ¡Me corro, sí! ¡Sí, más duro, más fuerte, no paréis nunca, más salvaje, darme más!

Álvaro: ¡Toma polla, puta! ¡Qué boca tienes zorra! ¡Oh sí, toma polla!

Emilio: ¡Toma polla, putón! ¡Qué culazo tienes zorra, que estrecho! ¡Oh sí, toma polla! ¡Qué apretadito tienes el coño y que gustazo follarlo puta! ¡Oh sí!

Padre e hijo seguían follando a Sara sin descanso. Emilio comenzó a alternar el coño y el culo de su mujer, a follarlos como nunca, salvaje, duro, azotando el culo de su mujer marcando el ritmo de la follada mientras Álvaro le follaba la boca a su madre y le pellizcaba los pezones y azotaba sus tetas. Luego de unos minutos, padre e hijo intercambiaron puestos y Álvaro comenzó a follar salvajemente a su madre por el coño mientras Emilio le follaba la boca a su mujer.

Emilio: ¡Toma polla, puta! ¡Qué boca tienes, putón! ¡Oh sí, toma polla! ¡Cómete mis huevos, perra!

Álvaro: ¡Toma polla, puta! ¡Qué coño tienes zorra! ¡Oh sí, toma polla! ¡Qué apretadito tienes el coño y que gustazo follarlo puta! ¡Oh sí! ¡Me encanta! ¡No voy a tardar en correrme, perra!

Sara: ¡Sí, follarme bien follada, sí! ¡Follar a vuestra puta sin descanso! ¡Sí, así, no paréis, sí! Qué buenos sementales sois ¡Sí, más, más, no pares, más duro, más! ¡Me corro, sí! ¡Córrete en el coño de mami, echa tu leche en el fondo de mi coño, cariño! – le dijo a su hijo - ¡Me corro, sí! ¡No hagas sufrir a mami! ¡Sí, más, más, no paréis, más duro, más! ¡Me corro, sí! Vamos mi amor, ¡dame tu leche en boca, en mi cara de puta, dámela toda! ¡Lléname con tu deliciosa leche, mi amor! – le dijo a su marido - ¡Oh sí! ¡Me corro!

Emilio: ¡Sí puta, sí! ¡Te vas a llevar mi leche en tus tetazas, en tu boca! ¡Oh sí! ¡Toma leche, puta, tómala toda! ¡Oh sí, me vacío en tu boca de puta! ¡Sí, toma leche!

Álvaro: ¡Toma polla, puta! ¡Oh sí, toma polla! ¡Te voy a llenar el coño de leche, puta! ¡Me voy a correr en el fondo de tu coño, mamá, eres un putón! ¡Oh sí, me corro!

Emilio se corrió en la boca y tetas de su mujer y Álvaro en el coño de su madre. Sara sintió la abundante corrida de su hijo en el coño y su marido en su cara, boca y tetas y colapsó en un orgasmo brutal, como nunca antes. Cuando terminó de correrse Sara se desmayó por tanto placer. Luego de unos segundos, Sara reaccionó, y los tres se sentaron en el sofá a hablar.

Sara: ¿Os ha gustado?

Emilio: Mucho – dijo sonriendo – me ha dado mucho morbo follarte junto con nuestro hijo – le confesó - ¿Por qué le has dejado que se corra en tu coño?

Álvaro: A mi también me ha dado mucho morbo y me he corrido en el coño de mamá porque era una fantasía que tenía y mamá me la ha cumplido.

Sara: Se la he cumplido delante de ti, porque quiero que estés al tanto de todo, mi amor – dijo besándolo – me ha encantado que me folléis juntos, mis dos hombres – dijo sonriendo y besando a ambos – era una de mis fantasías – le confesó a su marido – y me la ha cumplido tu hijo, así que como premio yo le cumplo la suya – dijo sonriente – Por cierto, menuda corrida hijo, me has llenado entera – le alabó.

Emilio: Normal, es mi hijo – dijo orgulloso.

Sara: Bueno, espero que se repita – dijo sincera – y si tu padre no se opone, te podrás correr dentro de mi coño cuando tú quieras, cielo – le dijo a su hijo.

Emilio: Cuando él quiera – dijo sonriendo.

Álvaro: ¿En serio? Gracias papá – dijo dándole un abrazo contento – gracias mamá – dijo morreándola – me correré mucho dentro de ti – dijo riendo.

Sara: Y ahora, voy a hacer la cena, ir a lavaros un poco – dijo levantándose y yendo hacía el baño.

Emilio: Después de ti, mi amor – dijo divertido – al fin y al cabo tú eres la que más necesitas lavarte.

Álvaro: Es verdad – dijo riendo – estás llena de leche por todas partes.

Sara: Y lo que me gusta – dijo traviesa.

A partir de ese día, padre e hijo se follaban a Sara, a veces por separado, a veces juntos. Se volvieron más unidos. Álvaro empezó a salir con chicas y a ser más social, pero nunca dejó de follar a su madre y, por supuesto, dejo de hacerse pajas. Por casa siempre iban desnudos, nunca se sabía cuando se pondrían a tener sexo salvaje en familia.

FIN


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© Mister Dark

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Mister Dark
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


CAMS PORNO: 100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS