En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.744 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.464.281 Miembros | 20.793 Autores | 108.483 Relatos 
Fecha: 04-Mar-19 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Familia unida. (Primer capítulo)

SRFE
Accesos: 33.491
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 5 min. ]
 -   + 
Juan descubre lentamente los entresijos de su familia. La duda, el miedo y la vergüenza rondan por su cabeza pero, poco a poco, la excitación se va abriendo hueco también. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

La noche surgió con relativa tranquilidad, ya que a Juan le había costado coger el sueño, no entendía y se creía lo que acaba de pasar. Lo único que sabia era que había pasado posiblemente el mejor y mas excitante momento de su vida. De por si que fuese su primera mamada era increíble, pero el hecho de que hubiese sido su propia madre quien le había proporcionado ese momento de placer era indescriptible. Las fantasías no dejaban de apoderarse de el, pero, lo que mas le rondaba por la cabeza era la ultima frase que le había dicho su madre antes de irse: “ahora vas a saber lo que es la familia unida”. Juan no sabia que significaba eso, pero estaba deseando comprobarlo.

Cuando se despertó a la mañana siguiente empezó con la rutina diaria, pero esta vez cambio algo ligeramente. Mientras se duchaba volvió el recuerdo de la noche anterior y, sin darle tiempo a pensar en otra cosa, su pene desnudo se puso erecto como unas horas atrás, y sabiendo que nadie le ayudaría esta vez, comenzó a masturbarse. Mientras lo hacia, tenia la imagen de su madre tragando su semen con la sonrisa lujuriosa. No tardo mucho en terminar su masturbación, y pudo ver como el desagüe se llevaba su semen. Después de relajarse continuo con la rutina, se vistió y perfumo, y fue a desayunar. Estaba ligeramente nervioso, no sabia ni como iba a reaccionar Marta, ni como lo haría el. Se quedo en frente de la puerta, con miedo a salir, pero finalmente salió camino a la cocina.

En la cocina se encontró con sus hermanos y su madre y, tras sentarse junto a ellos comenzó a desayunar en un completo silencia que solo fue interrumpido por los buenos días. Tras unos minutos raros, por llamarlos de alguna forma, Ana rompió el silencio:

  • ¿Que tal pasaste tu día?
  • Bastante bien.
  • Sobretodo el final, verdad hijo.// Las palabras de su madre fueron inesperadas para Juan, sobretodo el tono sensual que usó. Pero lo que mas le extraño fue la complicidad que se desprendía entre ellos tres, con risas incluidas.//
  • Ya nos dijo mama que estuvisteis...jugando. Por fin vamos a disfrutar todos.// Esta vez fue Marco quien, sin dejar la complicidad, dejo a Juan con mas curiosidad.//
  • Tu padre se ido a la conferencia, recuerda que va a estar el fin de semana fuera. ¿ Vas a salir estos días?// Continuó Marta
  • Tenia pensado ir con mis amigos a tomar algo hoy, pero mañana no tengo planes.// Juan hablaba sin tener la cosas muy claras, no sabia que decir y todo lo que hablaban los demás le hacia sentir fuera de onda.
  • Bueno, podemos pensar algún plan. // Concluyó su hermana.

La charla quedo ahí ya que Juan comió lo mas rápido que pudo para irse a clase. Al contrario que el día anterior, este fue lento, y acabo volviendo a casa de mal humor debido a los malos resultados en algún examen, y alguna discusión con un compañero de clase, que iba de listo y que siempre tenia la razón. A causa de ese mal humor fue directo a su habitación, no tenia ni ganas de almorzar. El mal humor le ayudo a dormir durante varias horas hasta que un ruido en alguna de las habitaciones le despertó. Extrañado y sin poder descifrar el ruido, se levanto de la cama y salió del cuarto lentamente, no para hacer ruido, sino que no se había espabilado aun. Se movía por el pasillo con pasos cortos y silenciosos, pasando por las puertas hasta pararse por la que salía el ruido. Era la de su hermana Ana. Lógicamente ya distinguía el ruido que salía de su habitación, era sexo, claramente. Hasta la fecha Ana había tenido algún novio, y lo había llevado a casa, pero nunca la vio en una situación como esta. La puerta estaba entreabierta, cosa que le extrañaba aun mas, pero sin pensárselo dos veces se asomo con suma cautela, para cubrir la curiosidad y por que no decirlo, para saber como era y que hacia realmente la mujer que había sido dueña de sus fantasías durante toda su adolescencia.

Su sorpresa fue mayúscula, su Ana no solo cabalgaba encima de un hombre que estaba tumbado en su cama como si no hubiera un mañana, sino que ese hombre que tenia unas increíbles vistas no era otro que su propio hermano, que estaba completamente desnudo y depilado, que insertaba su polla, que no era precisamente pequeño,  a su hermanita, que tan desnuda como su hermano gozaba mientras sus pequeños pechos, se movían de arriba a abajo, mientras de su coño, que estaba depilado casi en su totalidad a excepción de una fina linea en el centro que parecía que indicaba por donde estaba su feminidad. Uno de los detalles que Juan se fijo fue en que no usaban preservativo, iban completamente a pelo, y eso se notaba en el disfrute que se marcaba en las caras de ambos.

Sin darse cuenta en su pantalón se comenzó a marcar el bulto que, mientras mas miraba, mas crecía. No podía creerse la situación, sus hermanos estaban follando en la habitación rosa de ella, donde aún lado todavía estaban los peluches que normalmente estaban encima de la cama que estaban usando para compartir el placer. Sin darse cuenta, Juan se llevo la mano a su paquete, que manoseaba sin ninguna dirección ni ritmo. Mientras ellos seguían a su rollo, pero en ese momento cambiaron de posición, Ana se puso a cuatro patas en la cama, y el comenzó a darle placer por detrás, agarrando a su hermana por las cadera. Los gemidos de ambos eran altísimos, el gozo se notaba en los ruidos y las caras de placer. Mientras el le decía “Goza hermanita”, ella no dejaba de pedirle que siguiese dandole duro. Juan no sabia como su madre, que estaba en el salón, a unos escasos metros, no podían escuchar los gritos y gemidos. De repente, mientras Juan comenzaba a coger ritmo con la paja, su hermana Ana giro un poco la cabeza y le mantuvo la mirada, mientras seguía gozando. Eso puso mas cachondo aun a Juan, que hico que empezara a notar como el calzoncillo y el pantalón comenzaron a quedarse muy mojados. El orgasmo de Juan con la paja estaba al mismo nivel que el de su hermanos follando. Mientras terminaba su orgasmo su hermana seguía mirándolo, y cuando se dio cuenta de la corrida, paso su lengua lentamente por su labio inferior.

Cuando ya se había desahogado completamente comenzó a sentir vergüenza y, fruto de dicho sentimiento se fue corriendo hacia su habitación. Nada mas cerrar su puerta, y tras unos minutos de reflexión sobre lo sucedió, fue a su cuarto de baño, se desnudo complemente de la parte de abajo, echo la ropa manchada hacia el cuarto, y comenzó a limpiarse los restos de semen que aun cubrían sus partes, y, tras unos minutos de limpieza profunda, cogió lo primero que pudo y se visitó rápidamente. Después decidió tomarse unos segundos de reflexión en la cama, lo que había vivido era tan fuerte como lo que paso la noche anterior y, que los altos ruidos no provocasen la duda de su madre, le extrañaba aun mas. ¿Era a eso con lo que se referían con que ahora iba a saber lo que era la familia unida?, ¿ o lo de que por fin íbamos a disfrutar todos como había dicho esa mañana su hermano Marco?. Poco a poco iba descrubiendo lo importante que había sido cumplir la mayoría de edad, aunque al final pensaba que se despertaría y todo esto seria un sueño, o mejor dicho, una fantasía. Sus pensamientos se interrumpieron debido a que recordó que tenia que poner a lavar la ropa que, momentos antes había manchado con su esperma. La sorpresa llego cuando al ir a cogerla la ropa no estaba en el sito donde la dejo, en su lugar estaba colocado una nota:

“Espero que hayas disfrutado, no sabes la de tiempos que deseábamos que pudieses implicarte mas en esta familia, como hacemos todos. La próxima vez no te quedes en el banquillo, sal al campo y jugamos todos. Estoy deseando también disfrutar tu y yo a solas. Un besito tu hermana Ana”


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© SRFE

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de SRFE
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


CAMS PORNO: 100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS