En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.644 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.460.954 Miembros | 20.415 Autores | 105.808 Relatos 
Fecha: 12-Sep-18 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Tarde de lluvia y sexo con el novio de mi hermana

LittleAmy
Accesos: 32.156
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 23 min. ]
 -   + 
Mis planes de salir con el papá de mi amiga habian fallado, y despues de la manoseada que me dieron en el transporte publico, no podia quedarme asi. Terminé teniendo relaciones prohibidas con el novio de mi hermana. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Hola a todos! Gracias a todos los que se han comunicado conmigo pidiendome relatos nuevos. Para quienes no han leido mis relatos anteriores, les cuento que me llamo Amy y actualmente soy estudiante de tiempo completo. Soy una chica que disfruto al maximo mi vida sexual y que me encanta escribir acerca de ello. Les dejo un nuevo relato, espero les guste y haya valido la pena la espera.

 Finalmente ya estaba en vacaciones de la escuela y aunque habia prometido aprovechar el tiempo para escribir mas relatos, la verdad es que me habia ganado la flojera. Aparte que mi tiempo lo tenia dividido entre andar en la vagancia con mi amiga Elena y darme mis escapadas con su padrastro. Todo muy a escondidas de mi familia.

Ni siquiera a mi hermana Karla le habia comentado de esto. Hasta ahora ella habia sido mi apoyo y siempre me daba consejos, pero preferia que no supiera nada. Despues de todo el señor me pasaba como por unos 35 años mas o menos y no creo que eso le fuera causar gracia a mi hermana.

 Y bueno, la mañana habia estado demasiado aburrida. Mi mamá y papá se habian ido a trabajar, lo mismo que mi hermana Karla asi que me habia quedado sola. Decidí llamarle a don Miguel, el padrastro de mi amiga Elena. Quizas podría escaparse un par de horas de su trabajo e irnos a encerrarnos un ratito. Marqué su número y pasados unos segundos, me contestó.

-'Hola papí' -le dije, fingiendo la voz de Elena.

-'Ammm.....Elena? Amy? -me respondió don Miguel un tanto confundido. Me encantaba jugar con su mente fingiendo la voz de su hijastra.

-'Ayyyy papi, ya no me conoceees? Soy Amy' -le respondi, arrastrando las palabras tal y como lo hace Elena con su voz de chica fresa.

-'Eres una diablita, Amy' -me dijo ya con voz mas segura ahora que me habia reconocido.

-'Si papi, pero soy tu diablitaaa' -le dije con voz sexy.

-'Ok baby, que necesitas? Estoy por entrar a una junta y no puedo estar mucho al telefono' -contestó.

-'Aay, yo queria vernos un ratito' -dije.

-'Lo siento, bebé. Como te dije, estoy por entrar a una junta y no puede faltar. Tendrá que ser otro dia' -me dijo don Miguel.

-'Pero papi.....yo tenia ganas de verte hooy. Tengo muchas ganas de ya sabes quee' -le dije aún con mi voz melosa y fresa.

-'Ya sabes que no me gusta decirte que no, Amy. Pero es imposible escaparme' -dijo don Miguel con una voz que denotaba contrariedad.

-'Aaay papitooo.....mira, si vienes te dejo que termines adentro de mi, como te gusta. Si?

-'Amy, amy.....esta vez tendrá que esperar, corazón. No puedo'

-'Bueno, papi....Si vienes, te dejo que me la metas por detras, como siempre me lo has pedido. Metela hasta dentro, hasta donde tope, Y luego te la chupo, salga como salga, siii?? -le dije jugando mi ultima carta. Mi primera y unica experiencia con sexo anal habia sido muy dolorosa y no queria probarlo de nuevo. Pero tenia tantas ganas de que viniera por mi que me atreví a proponerselo. Ahora solo era cosa que don Miguel aceptara.

-'Eres un demonio, Amy. Me pones entre la espada y la pared. Sabes bien que me muero de ganas por romperte el culito, bebé. Pero de plano no puedo escaparme, tendrá que ser en otra ocasión' -me dijo Miguel nuevamente y supe que sería innecesaio insistir mas. No me quedó mas opción que despedirme de el antes de que me cortara la llamada.

La tarde pintaba para ser aburrida y empezaba a resignarme a pasarla solita en casa cuando sonó mi celular. Era Karla, mi hermana.

-'Hey pendeja, que estas haciendo? -me dijo.

-'Nada pendeja, aqui aburridota en casa' -le contesté. Pendeja era nuestra palabra que nos deciamos de cariño.

-'Wey necesito que me hagas un favor. Ahi en mi recamara dejé un paquete que tenia que llevarle a Gil. Se me olvidó en la casa y lo tiene que entregar hoy en el correo. Podrías ir a dejarselo, porfas? -Gil es el novio de mi hermana Karla.

-'Y a donde se lo llevo? -refuté. Estaba aburrida pero no me latia la idea de tomar el transporte público para ir hasta la casa de Gil.

-'Daah! Pos a su casa, wey. Ni modo que a donde?

-'Y porque no viene el a recogerlo? Es mas facil, el trae carro' -le contesté.

-'Ah que la chingada contigo, ni un favor quieres hacer! El está ocupado y no puede ir, por eso necesito que vayas y se lo dejes porque tiene que llevarlo hoy por la tarde al correo' -dijo Karla ya con tono molesto.

-'Mmm...andale pues, yo voy. Pero luego me tienes que pagar el favor, pendeja'

-'Ni madres! Si tu me debes muchos favores, pendeja. Y todas las veces que he tenido que andar de tapadera con mi mamá porque tu andas de putilla, qué? Tu me debes a mi un montón de favores, asi que tomalo esto como un abono jajaja' -me dijo Karla y no niego que me molestó.

-'Bueno pues, ahí voy. Pero si no está se lo voy a dejar ahí en la puerta y me regreso. No voy a estar ahi como wey esperandolo, ok? -le dije ya tambien con tono molesto.

Una media hora mas tarde ya iba en el transporte público, de pie porque no habia asientos disponibles ni caballeros que los cedieran. El camión olía a axila hedionda y daba saltos a cada minuto, en parte por lo mal de las calles y en parte por la forma irresponsable de manejar del chofer. El transporte iba completamente lleno, todos apretados como sardinas. Los que vivimos en Mexico sabrán de lo que hablo. El dia habia amanecido fresco, nublado y con probabilidades de llover, asi que habia decidido ponerme un vestido cortito de tela suave que dejaba a la vista mis rechonchas piernas y con un escote pronunciado. No me habia puesto brassiere y ahora pensandolo bien no habia sido buena idea. Podia sentir las miradas de la mayoria de los hombres y para acabarla de joder en cada salto del camión sentía que se me salian las tetas. Varias veces tuve que acomodarme el escote por temor a que se me salieran los pezones a la vista de todos.

Era extraño ver como incluso señores de edad mayor disimuladamente trataban de ver mis tetas. Y digo extraño porque trataba de imaginarme que pasaba por sus mentes. A pesar de su muy mayor edad estarian pensando en cogerse a una chava de 17 años? Lo que daria por poder ver lo que imaginaban en ese momento jaja. No pude evitar sentir humedad en mi panochita por culpa de ese pensamiento. Mi despertar al sexo habia sido brutal y sentirme deseada era una de las cosas que mas me prendía.

Afuera ya había empezado a llover ligeramente pero todo parecía que se pondría mas fuerte. Solo esperaba llegar antes de que la llovizna se convirtiera en chubasco.

Para colmo durante el trayecto llevaba pegado detras de mi a un chavo que aprovechaba la apretura de pasajeros y los saltos del camión para repegarme su miembro por todo mi trasero. Habia empezado de forma discreta pero al ver que no le decia nada ahora lo hacia de forma descarada, presionandome contra el respaldo de un asiento con sus empujes a mi trasero. Sentía su verga erecta presionarse contra la raja de mi culo cada vez con mas fuerza, que si no fuera porque traigo calzones capaz y me hubiera metido por enmedio su miembro.

Pude haberle dicho algo, pero para ser honesta me estaba calentando con cada empujada que se daba contra mi trasero. Pasado un tiempo yo misma empezé a empujarme hacia atrás, presionando su verga con mis nalgas. El lo sintió, y sin perder tiempo empezó a aplicar mas fuerza en su empuje contra mi culo. Entre mas me empujaba, mas me echaba yo para atrás. Incluso abrí ligeramente mis piernas para poder apoyarme mas.

El chavo empezó a mover sus caderas, para restregarme toda su verga por mis nalgas. La delgada tela de mi vestido no era ningun impedimento para poder sentir su miembro pasar por toda la raja que separaba mis cachetes. Maniobrando con su mano libre, sacó su miembro de su pantalón deportivo y acomodó la punta de su verga erecta por debajo de mi pequeña falda justo en mi ano, como queriendo entrar en él.

-'Aummhh!' -fué tanta la presión y calentura que me estaba provocando que no pude evitar emitir un gémido.

-'Te gusta, mamacita?' -me susurró al oído el chavo, teniendo el descaro de hablarme. Sabía que me tenia en sus manos, por lo que presionó aún más su cuerpo contra el mio.

-'Cállate.....solo...sigue' -le dije susurrando tambien. Sentí como una pequeña gotita resbalaba por mi pierna, mas no supe si era de orines o de mis flujos vaginales.Cerré mis ojos tratando de soportar los embates del intruso en mis nalgas, o terminaría mojandome toda.

Afuera lo que habia empezado como llovizna se había convertido en una fuerte lluvia, golpeando contra las ventanas del transporte, cosa que le valía madre al chofer quien seguia manejando a gran velocidad por las ahora inundadas calles de mi ciudad.

El chavo pasó su mano hacia enfrente, acariciando mi abultada y peluda vagina. De caricias pasó a apretones, cada vez mas fuertes y que por ende me prendían mas. Senti como mi vagina empezaba a soltar liquídos, humedeciendo mis panties y la mano de mi agresor. El lo sintió tambien, y automaticamente empezó a apretarme mas, tratando de introducirme sus dedos por encima de mi calzón. Era tanto su esfuerzo que logró meter un par de dedos en mi, con todo y mi ropa interior, la cual sentí empaparse aú más de mis jugos.

Moviendo su mano hacia mis nalgas, sentí como el intruso trataba de hacer mi calzón hacia a un lado, dispuesto a penetrarme. Discretamente bajé mi mano y le tomé su verga. Una cosa era que me estubiera gustando el cachondeo y otra muy diferente que me dejara coger en pleno transporte publico casi a la vista de todos y por un desconocido. El me dejó hacerle, y subió sus dos manos hacia arriba para sostenerse del pasamanos, mientras yo solo me recargaba más en el respaldo del asiento, con una de mis manos ocupada en cargar el paquete de Gil y la otra agarrandole la verga al pervertido pasajero.

Comenzé a masajearle su erecto miembro, a lo cual el chico se dejó y empezó a disfrutar de la semi masturbación que le propinaba. Pasaba mi mano desde la punta hasta abajo. Estiré aún mas mi mano, tomando sus testiculos y sacandolos fuera de su pantalón deportivo, mientras el recargaba su miembro en la raja de mi culo. Acepto que por un momento perdí la noción de donde estaba, a causa del movimiento del camión y lo morboso del momento. Tomé sus testiculos completamente en mi mano, sobandolos, sopesandolos. Se sentian pesados, llenitos de leche. Se los apreté levemente, como queriendoselos ordeñar.

Abrí los ojos, solo para encontrame que estaba a punto de pasarme de donde tenia que bajarme del transporte!

Le grité al chofer para indicarle que necesitaba bajar, a lo cual él pisó el pedal del freno de forma inmediata, provocando que todos los pasajeros fueramos lanzados hacia delante por efecto de inercia. Al detenerse tan repentinamente el camión, me fuí hacía adelante y por reflejo traté de sostenerme de lo unico que tenía en mis manos, lo que dió como resultado que jalara a el pervertido por los testiculos de forma brutal!

-'AAAAYYYYY!!!' -lanzó un grito horrendo, obligado por el tremendo jalón de mi mano en sus huevos. Los pasajeros que se encontraban cerca voltearon a verlo preocupados mientras caía al suelo, pensando que le habia sucedido algo por la repentina frenada del transporte.

Me separé del chavo y me dirigí a la puerta del camión, tratando de huir lo mas rapido posible evitando las miradas de los pasajeros. Antes de bajar voltié hacia atras, solo para ver al chavo tirado a mitad del pasillo con su miembro semi erecto a la vista de todos y retorciendose de dolor. Y no era para menos, pues no solamente le habia jalado los testiculos si no que tambien se los habia apretado fuertemente tal y como si hubiera exprimido un par de limones. Aún con la prisa y la verguenza, no pude evitar una sonrisa al visualizar esa imagen.

Mientras se hacia la conmoción, bajé del camión y me dirigí a toda prisa a lo largo de la calle para perderme de vista, con la fuerte lluvia golpeando mi rostro. Habia tenido la oportuna idea de colocar el paquete dentro de una bolsa plástica para poder cargarlo mas facilmente, pero que ahora servía como protección contra la lluvia. Aún así empezé a correr para evitar mojarme, cosa que me fue imposible pues la lluvia empezó a empaparme, aunado a el molesto rebote de mis tetas que en cada salto trataban de escaparse de mi escote.

Faltando un par de calles para llegar a la casa de Gil, uno de mis pies resbaló a causa del suelo mojado lo que provocó que fuera a dar al suelo con toda mi humanidad. La caída fue estrepitosa, siendo mi rodilla derecha la mas afectada sufriendo un feo y doloroso raspón. Me levanté con dolor y acomodando una de mis tetas que habia escapado de mi vestido y volteando a ver a la gente a mi alrededor a ver si alguno me habia mirado, lo cual efectivamente asi fué. Reanudé mi camino a casa de Gil a paso lento, ahora completamente empada por la lluvia y con mi dignidad por los suelos.

Como pude, llegué a la casa de Gil y toqué el timbre insistentemente. Tan pronto como abre la puerta, los ojos de Gil van directo a mi rostro y de ahi a mis pechos. La lluvia habia dejado mi vestido empapado y transparente, ademas de mis rosados pezones totalmente erectos.

-'Amy! Que andas haciendo?? Vienes toda empapada, pasale, pasale!' -me dijo Gil genuinamente sorprendido de verme en su puerta y dandome el pase a su casa.

-'Me dijo Karla que era urgente que te trajera este paquete, que lo tienes que entregar y pues aquí estoy jeje' -le contesté mientras entraba.

-'Ay que wey estoy. Me dieron otro dia mas para poder mandarlo y olvidé avisarle a Karla. Perdón Amy, no sabia que ibas a venir. Deja te traigo algo para que te cambies y te quites tu ropa que vienes empapada' -dijo Gil totalmente avergonzado.

-'Si, gracias Gil. Aunque mas bien a ver si puedes darme algo para ponerme en la rodilla. Me caí camino a tu casa y me di un golpe fuerte. La neta me duele muy gacho' -le dije haciendo mi pucherito.

-'Diablos, si te diste buen jodazo Amy. Esta se la vamos a apuntar a Karla en la lista de cosas que nos debe, eh? Deja voy por algo para que te cambies y te cures ese feo raspón' -me dijo Gil sonriendome tiernamente.

Me senté en el sillon mientras a los pocos segundos regresó Gil con unas gasas, band aids, y otras cosas. Me dió una camiseta muy grande que supongo era de el.

-'Ten, ponte esta camiseta y ve al baño a cambiarte. Ahorita metemos tu vestido en la secadora' -dijo.

-'Primero ponme algo en la rodilla que me esta ardiendo bien feo, Gil' -le contesté.

-'Ok, pero primero ve al baño para que te cambies. Estas toda empapada y te puedes resfriar'

-'Primero ponme la medicinaa! Jajaja, Andale, que me arde la rodilla y no quiero que se me vaya hacer una costra fea' -le volví a decir.

-'Amy no seas necia. Ve cambiate y ya luego te pongo la pomada y las vendas. Te vas a enfermar, no seas necia mocosa' -dijo Gil sonriendo un poco desesperado.

-'Ya contento??' -le dije al tiempo que me quitaba el vestido pasandolo por arriba de mi cabeza, a lo cual mis enormes tetas sin bra salieron libres rebotando impudicamente. Los ojos de Gil se abrieron como platos de la impresión.

-'Amy!! Que haces, que estas loca?? Ponte el vestido! No, digo, ponte la camiseta! Lo que sea pero tapate mocosa!' -dijo Gil visiblemente nervioso.

-'Jajajaja Porque te pones nervioso?? Ni que fuera la primera vez que vez una mujer desnuda, Gil' -le dije divertida antes su reacción.

-'Sabes que no es eso. Eres la hermana de mi novia, aparte eres una niña todavia' -dijo tratando de convencerse a si mismo pero sin apartar la mirada de mis aún erectos pezones rosados.

-'Anda, ponme la pomada ya. Entre mas rapido me la pongas , mas rapido me cambio' -le dije.

-'Ok. Diablos, eso de ser tercas ya veo que es de familia' -dijo Gil dandose por vencido y bajando la cabeza para no verme.

-'Miedosito' -le dije divertida.

-'Te confieso que es lo mas raro que he hecho en mucho tiempo, Amy' -dijo mientras me untaba la pomada y me colocaba un pequeño parche y vendaba en mi rodilla lastimada.

-'Qué? Curarle a la rodilla herida a la hermana tetona de tu novia? Naah, estoy seguro que has hecho cosas peores. Conociendo a mi hermana como es, estoy seguro que tu eres igual de pervert jajaja' -le hostigué.

-'Achis achis? Tu eres la que se encueró delante de mi y ahora resulta que yo soy el pervert? Jajaja, estas loquilla Amy' -dijo sonriendo.

-'Si lo soy y a diferencia de ti, yo no tengo miedo de aceptarlo' -le dije retandolo.

-'Lo sé, Karla me a contado algunas cosas y otras mas que yo he visto' – dijo Gil sin atreverse a mirarme directamente.

-'A la madreee! Asi que andan hablando de mi ustedes dos? Y yo aca bien inocente ni cuenta que me doy. Jaja Malditos! -le dije riendome para que supiera que estaba jugando.

-'Bueno, ya esta lista la rodilla. Ya ponte la camiseta y dame tu vestido para metrlo a la secadora. Anda, ya no quiero verte asi desnuda. No esta bien' -dijo.

-Te dá miedo verme desnuda, Gil? -le hostigué de nuevo parandome frente a el con la intención de que me viera completa.

-'Obvio que no es miedo, es precaución. Eres la hermana de mi novia, eres la novia de mi amigo y sobre todo eres una niña aún Amy' -dijo tratando de evadir la vista de mis tetas.

-'Y no crees que todo eso junto hace esta situación mas cachonda, mas perversa?' -le dije acercandome a el, mirandolo fijamente.

-'Amy....portese bien, niña. Esto nos puede meter en prob....' -no alcanzó a terminar la frase cuando lo abrazé por el cuello y le planté un beso en los labios, tomandolo por sorpresa.

-'Miedosito. Podian pasar muchas cosas ahorita mismo y nadie se daria cuenta, pero te dá miedo, Gil. Esta bien, no hay problema' -le dije separandome de el.

-'No es miedo, es respeto. A Karla, a Franki e incluso a ti' -dijo en tono un tanto serio.

-'Pues tu diras una cosa, pero el amiguito de abajo dice otra jaja' -le dije apuntando a la erección que se le notaba por debajo de su pantalón.

-'Eres el diablo, mocosa. Ya me lo habian dicho pero no queria creerlo' -dijo Gil y no supe como tomar esa respuesta.

-'No tengas miedo, prometo no decir nada. Tu tampoco diras nada?? -le cuestioné acercandome de nuevo a el, mordiendome los labios y sobandome mis tetas con las manos, provocandolo.

-'Amy, en serio.....no hagas esto. No sabes el problemón en que nos podemos meter. Deveras...' -decia Gil, sintiendo yo esta vez su negativa menos firme.

-'No tengas miedo. Nadie tiene que saber de esto, Gil' -le dije tomando sus manos y colocandolas en mis tetas, a los cual automaticamente Gil empieza a amasarlas, levantando cada una de llas, como comprobando su peso.

Su mirada se pierde en mis pechos, luego sus ojos oscuros vuelven a mi rostro y agarra ligeramente la parte posterior de mi cabeza, entrelazando sus dedos en mi cabello, para luego besarme apasionadamente. 'Ya es mio' -pensé para mis adentros, maliciosamente.

Su mano se arrastra por mi espalda, bajando hasta coger mi trasero, firmemente. Sin decirnos palabra, toma mi mano y me lleva escaleras arriba a su habitación. Sonrió cuando llegamos a nuestro destino, así que rápidamente lo empujo contra la cama y me arrodillo frente a él mientras trato de desabrochar su pantalón. El solo se quita la camiseta, y levantandome con sus manos empieza a desabrochar su cinturon y su pantalon, bajandolos, mientras yo hago lo mismo con mis enormes y remojados calzones.

Él levanta mis brazos, exponiéndo mis prominentes pechos, y pone su boca sobre el pecho izquierdo mientras termina de bajar por completo su pantalón quedando desnudo.

 

Gil toma uno de mis pezones entre sus dientes y comienza a sacudirlo con su lengua. Pongo mis manos a través de su pelo y empiezo a empujarlo contra mis pechos, mientras se mueve para chupar el otro pezón. Él amasa mis pechos con su dedos fuertes, tan fuertes que sé que va a dejar moretones. Es una extraña mezcla de dolor y placer pero no le digo que se detenga. Empieza a chupar mis pezón derecho, como tratando de sacarle leche, luego se pasa al izquierdo y lo muerde. Dejo escapar un leve quejído, mitad dolor mitad placer.

Ronroneo en su oído. Desliza sus dedos debajo de mi y encuentra mi panocha empapada. Él me hace cosquillas allí, sondeándome con los dedos antes de entrar dentro de mí.

-'Gil!' -gimo cuando tomo su pene en mis manos. Se siente enorme, gruesa y larga, como jamás he tenido una antes. Trato de bajar la mirada para verla pero no puedo.

 

A medida que nos besamos, la punta de su verga dura como una roca se torna resbaladiza con liquido escapando de su gorda cabeza, entonces uso mi palma abierta para lubricar el eje. Agarrando la base, comienzo a mover mi mano arriba y abajo, retorciéndolo de vez en cuando. Lo empujo hacia la cama y es cuando finalmente logro verlo. Efectivamente, es la verga mas gruesa y larga que he visto hasta ahora. Dudo por un momento si acaso podrá caberme, pero es tarde para arrepentirse.

Gil me jala hacia el, y acomodandome encima, tomo su verga entre mis manos y la dirijo hacia mi ya muy mojada vagina. Empiezo a hacer presión, tratando de acomodar ese mounstro de carne que tiene entre las piernas. La cabeza es demasiado grande, tanto que se convierte en una especie de tapón que cubre por completo la entrada de mi vagina. Trato de pararme pero Gil me detiene poniendo sus manos en mi cintura, obligandome a bajar y empalarme en su miembro. Empiezo a sentir como hace presión su verga en la entrada de mi vagina, abriendome y jalando mis vellos púbicos en su intento por entrar. Siento miedo.

-'No entra, Gil. Está muy grande. Mejor lo dejamos para otra ocasión' -digo, tratando de desanimar a Gil, inutilmente. Temerosa de que me vaya a doler, lo admito.

-'No Amy, tu empezaste y ahora lo terminas' -me dice Gil, soteniendome fuertemente por la cintura y bajandome hacia su miembro.

Siento como mis pliegues empiezan a abrirse, presionados por su enorme verga. Es como si tratara de meterme una gruesa botella de shampoo. Empiezo a sentir dolor, y no precisamente del bueno. Trato de levantarme y de nuevo Gil me retiene, esta vez con mas fuerza. Me mira a los ojos, para luego empujar rápidamente su miembro palpitante dentro de mí de un solo tirón. 

-'AUUGHHHH!' -grito, sientiendo como la gruesa cabeza de su miembro penetra sin consideracion dentro de mi, abriendome, ensanchandome mas alla de mis capacidades.

-'Aguantala Amy, aguantala y veras que te va a gustar' -me dice tratando de calmarme.

-'No Gil, nooo....me dueleee! Me duele papi, sacala por favor' -le suplico pero me ignora, dando otro empujon mas, logrando entrar aun mas dentro de mi.

-'Aaaaayyyyy!!! Me duelee, Gil. Me duele. La tienes muy gruesaaa! -le digo pero me ignora nuevamente. Me deja un momento asi, sin decir nada, sin moverse. Dandome tiempo para acostumbrarme a su grosor.

Despues de un rato, Gil empieza a moverme con sus manos en mi cintura. Poco a poco, tal si fuera cabalgando un caballito de monedas, de esos electricos que estan fuera de los supermercados, empiezo a moverme yo tambien, sintiendo como su miembro logra entrar las pulgadas restantes dentro de mi. Me siento llena como nunca antes, con su gruesa verga abriendome en cada movimiento. Empiezo a sentir como el dolor se aleja y es remplazado por pequeñas olas de placer.

-'Auuggg.....papiii....la tienes...muy....grandeee' -le digo entre jadeos. Y no miento. Su verga se siete enorme dentro de mi, y siento como si se ensanchara aún más.

Me recliné, cabalgándolo y controlando el ritmo. Me muevo hacia arriba y hacia abajo y hacia un lado, dando vueltas alrededor. Moviendo mis caderas como licuadora, ignorando el dolor y tratando de darle mas placer. Muerdo mis labios, y automaticamente mi rostro empieza a hacer gestos de dolor combinados con placer, como una autentica puta. Lo veo mirandome fijamente, sosteniendome por mis anchas caderas mientras me doy sentones en su erecta verga.

Me levanto, expongo la mayor parte de su pene pero lo mantengo dentro mientras me alejo de

él. Luego vuelvo a dejar caer mi cuerpo sobre su miembro, empalandome casi completamente. Repito la operación una y mil veces más, sientiendo como en cada sentada su miembro entra mas dentro de mi. Si voy a morir reventada, quiero que sea esta tarde.

-'Auuuuh, asi papi, asi papito.....dame tu verga, damela!' -le digo, casi susurrando.

-'Muevete Amy....muevete putita' -me dice Gil, inmediatamente arrepintiendose de haberme llamado asi. Puedo ver en su mirada como un leve flashazo de conciencia acaba de pasar por el. Esta a punto de arrepentirse de lo que estamos haciendo.

-'Si papi.....si! Soy tu puta! Soy tu putita, tu perra, soy lo que quieras. Pero no dejes de cogerme! -le grito, tratando de regresarlo. De evitar que se arrepienta y termine esto tan rico que estoy sintiendo. Mi tecnica funciona. Vuelve a apretar mis caderas y a bombearme duro.

Hago una pausa y giro mi cuerpo para darme la vuelta dandole la espalda, pero con su miembro dentro de mi, sin despegarnos. Ahora tiene una vista completa de mi gordo culo, a lo cual Gil ni tardo ni peresozo empieza a amasar entre sus manos. Sobando mis nalgas, abriendomelas como queriendo ver mi apretado ano.

Sus manos están firmemente colocadas en mi culo mientras lo monto. Bajo completamente hacia adelante con mis manos sobre sus tobillos, mientras Gil me ensarta su gruesa verga dentro de mi una y otra vez.

 

Vencido por la vista, Gil me gruñe y despegandome, se levanta y me pone de rodillas. Yo diligentemente me arrastro sobre la cama y expongo mi trasero a él, en posición de perrito. Gil me monta desde atrás y poco a poco empieza a introducir su gruesa y dura verga en mi.

Me empuja más hacia la cama, de modo que mi culo está arriba. Tomo una almohada y la muerdo, tratando de no gritar demasiado fuerte mientras Gil empuja mas dentro de mi cuerpo una y otra vez. Siento como mi vagina se abre, tratando de acomodar el intruso miembro. En esta posición Gil tiene mas control sobre mi, sus movimientos son mas rapidos, mas duros, mas violentos. Empieza a bombearme con mas rapidez.

Comienzo a jugar con mi clítoris Esta resbaladizo con nuestros jugos y estoy al borde de un orgasmo. Estoy disfrutando sus bolas abofeteándo mis nalgas en cada estocada. Siento un escupitajo en mi culo, para luego sentir como su gordo dedo penetra en mi ano.

-'Uggh! Auuuuh papi.....duele! -le digo, y no miento. Mi culo es demasiado estrecho y no estoy acostumbrada a rebicir nada por ahi.

-'Te voy a dar por el chiquito tambien, Amy. Tiene que ser mio' -me dice Gil con la voz entrecortada.

-'Si papi, si.....pero ahora no. Mejor dame mas verga, culeame asi rico como lo estas haciendo papiiii!' -le grito sintiendo como me llega mi primer orgasmo. Siento mis piernas doblarse, pero no caigo gracias a las manos de Gil sosteniendo mi cintura. Aprovecha para meterme un segundo dedo en mi culo.

-'Auuuugghhhh, papiiiiii!! Me vengo, me vengo, papi, me vengoooo!!! - comienzo a gemir fuertemente, apenas puedo recuperar el aliento mientras me pierdo en mil sensaciones. Obviamente encendido por la vista frente a él, Gil no puede resistir acelerar su ritmo mientras yo continuo explotando en toda su gruesa verga.

Demasiado sensible para seguir cogiendo, salgo de Gil y rápidamente me doy la vuelta, tomando su pene en mi boca. Me encantó probar mis jugos en su verga. Me sentí como toda una puta

-'Ohh sí, Amy..... sí, chupa mi pequeña verga' -dice Gil, mientras pienso en mis adentros 'es cualquier cosa menos pequeña' prácticamente amordazada mientras babeo sobre su pene.

Agito mi lengua alrededor de su miembro mientras está atrapado entre mis labios, tratando de acomodar su enorme falo en mi boca. Moviendo mi cabeza y abajo lo tomo en su totalidad en mi boca mientras uso mi mano como una extensión de mis labios y lengua. Continúo usando la presión de mi mano mientras giro y acaricio su eje. Mi boca explora cada centímetro de él. Lo escucho gritar al sentir mi boca succionando su hombría '¡Sí, sí así!' me dice con su voz ronca de placer.

Mantengo el ritmo mientras las lágrimas empiezan a deslizar por mi rostro. Su verga es demasiado grande para mi estrecha boca, que hace sonidos guturales intentando tragarse semejante pedazo de carne. Empiezo a hacer arcadas, acompañadas de ligeros ataques de tos. Siento el primer espasmo y contengo el vomito con todas mis fuerzas. Corren mas lagrimas por mis mejillas, acompañadas esta vez de otra fuerte arcada. No vomito, pero siento como una gran cantidad de mocos salen expulsados por mi nariz. No me importa, vuelvo a arremeter tratando de engullir completo su falo, ahora lleno de babas, semen y mocos. Realmente estoy disfrutando muchísimo.

 

Hago contacto visual con Gil y le doy una mirada como queriendole decir 'tengo tu verga en mi boca'.

Gil sonríe, me guiña un ojo y me agarra la cabeza, empujándome suavemente hacia adelante, induciéndome a seguir mamandosela.Vuelvo a mi ritmo acelerado, para luego sacar su miembro de mi boca y empezar a darle lengua hacia arriba y hacia abajo como un cono de helado.

Él toma su pene en sus manos y yo me acuesto debajo de él. Empiezo a frotar mi pecho, jugando con mis pezones e imitando los movimientos que hizo antes.

-'Puedo follar tus tetas?' -pregunta.

-'Puedes hacer lo que tu desees, papi' -le digo al tiempo que escupo saliva enmedio de mis senos.

Gil cambia de posición conmigo, tumbándose boca arriba. Me meto entre sus piernas y cubro mis tetas

sobre su polla. Él toma mis tetas en sus manos y comienza a frotar su verga de arriba abajo entre

ellas.

 

-'Se siente bien, Gil? Te gustaaan?

-'Dios, sí! Las tienes enormes, Amy' -responde embobado al ver como su pene desaparece enmedio de mis pechos.

-”Te gustan mas que las de Karla? Verdad que soy mejor para coger que mi hermana?' -le digo, arriesgandome a que Gil se arrepiente de esto al escuchar el nombre de mi hermana. No contesta, pero sigue moviendo su miembro entre mis tetas.

-'Verdad que estoy mejor que ella, Gil? Verdad que estoy mas rica que Karla? -lo vuelvo a increpar. Tal y como a don Miguel lo disturbo fingiendo la voz de su hijastra Elena, me prende poner en esta posición a Gil. Es perverso mi comportamiento, es maldad pura. Pero me gusta y me calienta aún más el hacerlo.

-'Si Amy, estas mas rica, estas mas buena. Me encantas, bebé. Eres el diablo, Amy. Eres el diablo, pero me encantas' -responde finalmente.

 

Volteo hacia el espejo de la pared y la imagen es cabronamente sexual. Yo totalmente desnuda, con mi cara de niña inocente completamente sucia de babas, mocos y el maquillaje corrido. Con mis enormes tetas aprisionando el erecto falo de Gil, el novio de mi hermana, mientras el se entrega a la tarea completamente fuera de si. En ese momento no existe para el otra mujer mas que yo, y eso me prende. El solo pensar en eso provoca que mi panocha escurra de liquidos vaginales, seguidos despues de un grueso chorro de orines como siempre sucede. Me llega el orgasmo, asi, solo de pensar en eso y tener su verga entre mis senos.

 

Disfruto la situación, ambos viendonos la cara y viendo su verga frotándose contra mis tetas. Finalmente, me levanto para besarlo. Es un beso sucio, obseno. Con nuestras lenguas jugando dentro de nuestras ensalivadas bocas. Se rueda sobre mí, acariciándose vigorosamente su miembro durante unos quince segundos antes de que empiece a temblar sobre mi pecho. Mis pezones duros y pequeños, apuntando hacia el techo.

-'Ahhhh Amy, amy......ya viene, ya viene!' -grita al tiempo que su cara hace gestos, y yo ni tarda ni peresoza me acomodo debajo de el, invitandolo a que termine en mi boca hambrienta.

Siento el primer chorro de semen pegar en mi rostro, enmedio de mis ojos. Gil sacude violentamete su verga, tratando de ordeñarse los mas que pueda de leche. Un segundo chorro cae esta vez dentro de mi boca, el cual inmediatamente trago, saboreandolo. Su semen se siente espeso, rico. Lo trago y vuelvo a abrir la boca, ansiosa de que me dé más. Un tercer lechazo pega nuevamente en mi rostro y en mi nariz, y un cuarto y ultimo cae dentro de mi boca. Me levanto y atrapo su verga entre mis labios, succionando, mamandosela. Tratando de sacar hasta la ultima gota de semen.

Siento como Gil se convulsiona, enmedio del orgasmo. Le chupo su miembro aún más hasta que desesperadamente Gil toma mi cabeza y me separa de su falo, dejando un pequeño hilo de saliva desde mi boca hasta su miembro. Nos tiramos en la cama, exhaustos.

Despues de un rato, ya recuperado, Gil se levanta y voltea hacia la pared. En silencio. Me levanto, poniendo mi mano en su espalda, pero al sentirla Gil se levanta y se sale de la recamara. Me maldigo a mi misma por no tener mi celular a la mano. Deseaba tener una foto, un recuerdo de esto.

-'Ten, ponte esa camiseta. No tengo un pantalon que te sirva pero puedes usar este short deportivo' -me dice Gil lanzando un bulto de ropa hacia la cama.

-'Que pasa? No te gustó lo que hicimos, Gil? -le pregunto con mi voz melosa, haciendo mi puchero de niña regañada.

-'No quiero hablar por ahora de esto, Amy. Y por favor tu tampoco lo comentes con nadie, ok? No quiero problemas, ni que tu los tengas. Asi que mejor vistete para llevarte a tu casa' -me dice en un tono entre serio y molesto.

-'Gil, pero....'

-'Vistete por favor, Amy' -me dice de nuevo, sin dejarme terminar lo que yo decia.

Cinco minutos despues vamos en su carro, la lluvia a parado de caer y la tarde se siente fresca. El aire golpea mi rostro a travez de la ventana abierta. Podría ser el dia perfecto, si no fuera por la expresión de molestia en el rostro de Gil.

-'Gil, no tienes porque molestarte ni preocuparte. En serio, yo no pienso decirle a nadie de esto. Ademas, a mi me gustó mucho. A ti no??' -le digo, estirando mi mano para tocar el hombro de Gil.

-'Amy, por ahora no quiero hablar de esto, ok? Estubo mal, y lo sabes. Y no te estoy culpando. La culpa es mia, yo soy el adulto y era yo quien debió detener las cosas antes de que pasaran. Por ahora, no hablemos de esto. Lo haremos, tenemos que hablar de esto. Pero por hoy, no' -dijo moviendo su hombre tratando de safarze de mi mano.

-'Okeeey' -atiné a contestarle arrastrando las palabras, tal y como lo hace mi amiga Elena.

Llegamos a casa y me bajé del auto, ambos en silencio. Sin despedirnos con una sonrisa o alguna tonteria, como regularmente lo haciamos. Ni bien acabo de cruzar el portón de la casa cuando veo que llega mi hermana Karla en su auto tambien. Antes de entrar por la puerta, volteo y los veo abrazandose y besandose como siempre lo hacen, y por un momento, un muy pequeño momento, siento arrepentimiento por lo que hice. Arrepentimiento y verguenza por mi misma.

Necesito cambiar mi vida. Necesito cambiar mi forma de ser o terminaré destruyendome y destruyendo a todos los que me rodean. Don Miguel dijo que soy el diablo. Gil ahora me lo dijo tambien.

Realmente habrá algo malo dentro de mi??

Con una ultima mirada hacia ellos, cierro la puerta y corro hacia mi recamara. Tengo demasiadas cosas que pensar.

FIN DEL RELATO.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© LittleAmy

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de LittleAmy
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS