En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.864 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.459.813 Miembros | 20.233 Autores | 104.606 Relatos 
Fecha: 14-Abr-18 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Un hermano y una santa

paralaalegria
Accesos: 65.446
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 20 min. ]
 -   + 
Dos hermanos se apuestan una cerveza, la apuesta es tirarse a su madre... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Me presentaré, actualmente tengo treinta y ocho años, esto sucedió cuando tenía dieciséis y el verdadero protagonista que es mi hermano tenía dieciocho, siempre he sido un hombre más del montón, de mí no hace falta que os explique mucha cosa, mi hermano ya es otro cantar el salió a la familia de mi madre, alto, rubio y un buen cuerpo pero lo más importante es descarado y con mucha labia, de siempre le recuerdo con novias, nunca duraba mucho con la misma él decía que habiendo la cantidad de mujeres para que se iba a complicar la vida con la misma, claro el cabron se lo podía permitir cosa que a otros por ejemplo yo no.

Esta historia comenzó un Julio estando en la casa de mis padres tomando una cerveza. Diré que yo  me llamo Marcos y mi hermano Daniel.

- ¿Cómo vas con las chicas Marcos? Me pregunto, tengo que decir que tengo una gran amistad con el, nunca vacilo delante de mi sobre su don con las mujeres, al revés siempre me aconsejaba que hacer, pero bueno eso es como si Maradona aconsejara a un inútil a jugar a fútbol. Con eso se nace.

- La verdad es que no me cómo ni una rosca, no se tío como te lo montas. Le contesté.

- Lo que pasa es que no te crees que puedes hacerlo, tienes miedo de caerte y todavía no te has asomado, si fueras más lanzado seguro que te podrías tirar a cualquier mujer.

- A cualquier mujer, jajá eso ni tú. Creo que hay fue donde le toque la moral, pues mi hermano tiene un punto débil, es competitivo, sano pero competitivo.

- Mira Marcos, todas las tías si sabes cómo entrar al final caen en tus brazos o en tu polla como quieras decirlo. Me dijo con cara de pícaro. En ese momento entro mi madre que en esos tiempos tenía sobre los treinta y ocho años, venía con un ramo de flores del jardín, traía unas mallas y una camiseta ancha que guardaban unas tetas culpables de muchas pajas. Sin darme cuenta mantuve la mirada en mi madre recreándome con sus nalgas duras pues era una mujer que se cuidaba mucho lo contrario a mi padre el cual había sacado la tripa cervecera y se había tirado a la buena vida.

- Hasta mama caería.  Oí decir a mi hermano en un susurro.

- Imposible. Solté de golpe mirándolo sin creer que pudiera decir una cosa así.

- Jajá se reía mi hermano, ¿ cuántas pajas te has hecho pensando en ella? Me dijo sin perder la sonrisa.

Me quedé mirándolo, será cabron, nunca le dije nada.

-Vamos no pasa nada. Yo también. La verdad es que tiene un polvo y esta necesitada.

_Que dices? Como lo sabes?

_ El otro día la vi espiabdome, estaba follandome a Maite en mi habitación. Vi que se abría un poco la puerta y era ella, yo seguí como si nada, la verdad me daba morbo que estuviera escondidas, está muy necesitada, mientras hablaba me imaginaba a mi madre, siempre nos imaginamos a nuestras madres como virgenes, no pensamos que ellas son mujeres como cualquier mujer, osea follan, se corren, les gusta chupar la polla etc.. Y ahí estaba mi hermano para demostrarlo, lo escuchaba como si fuera mi maestro._ Te has fijado en nuestro padre ultimamente? Lo unico que le importa es su equipo de futbol, su partida de poker en la cual se ponen hasta el culo y si se tercia contratan a unas putas para que ae la mamen mientras juegan._ Es verdad eso?  Como lo sabes.Pregunte incredulo.

_ Porque en algunas partidas he estado. Dijo guiñandome un ojo.

_ Vale, pero de ahí a que nuestra madre se deje follar por ti. Eso es diferente intentando crermelo.

_ Mira,  todas las mujeres son iguales, te apuestas una cerveza?

_ Me estas diciendo de que te vas a tirar a nuestra madre? Pregunte, ya con cierto morbo, la idea me estaba poniendo cachondo.

-Eso mismo, lo mas tarde, mañana antes de cenar tu santa madre me esta mamando la polla.

_ Ok. Pero lo tengo que ver.

- Trato hecho. Te aconsejo que no me pierdas de vista, el acoso y derribo empieza ya!!!

Se levanto y fue directo a la cocina y por supuesto yo detras, no tenía ni idea de como lo iba a hacer, mi madre estaba preparando la comida, mi hermano fue directo a ella, la cojio por la cintura quedando su paquete en el culo de mi madre.

_ En que te puedo ayudar princesa. Le dijo con galanteria.

Mi madre al sentir el paquete de mi hermano, por un segundo se quedo quieta, no le pude ver la cara pues me daba la espalda.

_ Me conformo con que me dejes hacer la comida Dani. Dijo mi madre apartando a mi hermano.

_ Bueno pues nada preciosa me voy a duchar. Dijo dando media vuelta para salir de la cocina, al pasar por. delante mio me dijo susurrando

_ No te pierdas el siguiente movimiento.

Me quede mirando a mi madre mientras mi hermano iba a ducharse, me fije que mi madre estaba un poco nerviosa. Me retiré sin que se diera cuenta y fui a mi habitación dejando la puerta in poco abierta, para tener controlado a mi hermano pues desde mi habitación podía ver la puerta del labavo que casualmente estaba ligeramente abierta. Al cabo de dos minutos vi aparecer a mi madre por el pasillo, retrocedi dos pasos tumbandome en la cama, coji unos ariculares y haciendo que estaba escuchando musica, pasó mi madre por delante de mi cuarto y vi como miraba de reojo haber que estaba haciendo, al comprobar que estaba controlado siguió hacía la puerta del labavo, espere como treinta segundos que me aparecieron horas hasta volver a mirar desde mi cuarto con disimulo haber que hacia mi madre, esta estaba parada delante del labavo mirando, tal y como estaba la puerta se podía ver el espejo del lavabo qur estaba en frente de la ducha, oía silbar a mi hermano, la verdad no se que hacia pero mi madre despues de volver a mirar hacia mi habitación cosa que casi hizo que me descubriera si no fuera porque me escondi de golpe, abrió un poco mas la puerta despacio, pero al momento dio media vuelta negando con la cabeza, y paso de largo hacía su habitación, me senti victorioso, mi madre no era de ésas, salí de mi cuarto y fui al de mi hermano a esperar lo al momento llego el con una sonrisa de oreja a oreja. Al verme.

_ Marcos... El cebo esta echado creo que me sobrara tiempo. Me soltó.

_ Va a ser que no, la he visto y a salido negando con la cabeza, eres su hijo. Le dije en plan protector.

_ Se fue a la cocina o a su cuarto? Preguntó creo que sabiendo la respuesta.

_ Al cuarto.

_ Seguro que sale con otras mallas. Ya veras.

Efectivamente se había cambiado las mallas.

_ y? Pregunté.

_ Perdona pero no me extraña que no te comas una rosca Marcos, tu santa madre se a hecho un dedo en su habitación, se a mojado y por eso se ha cambiado.

Una de dos o mi hermano se estaba metiendo un farol, cosa que me extrañaba pues la verdad no era de esos o mi santa madre se había masturbado en su habitación.

_ El primer paso ya esta dado. Dijo mi hermano como un general preparando la estrategia de combate.

-A comer. Oi gritar a mi madre.

Fuimos al comedor mi padre ya estaba sentado en la mesa mientras mi madre iba y venia de la cocina trayendo los platos, nos sentamos de manera que mi hermano quedo al lado de mi madre y yo entre mi hermano y mi padre. La comida transcurria con normalidad hasta.

_ oye. Que paso con tu novia? No la veo ultimamente por aquí. Dijo mi padre mirando a mi hermano.

_ Uff, me canse de ella. Demasiado joven. Dijo mi hermano mirando a mi madre.

_ Jajá que quieres decir? Dijo mi padre. Que pasa que ya no te van las de tu edad?.

_ Pues no. Prefiero las mujeres con mas experiencia. Dijo mi hermano poniendo una mano sobre la pierna de mi madre. Mi madre seguia la conversación sin decir nada, tenía la vista fija en su plato. Mientras mi hermano iba subiendo la mano sobre el muslo de mi madre que cada vez estaba mas nerviosa.

_ Y como va la caza? Decia mi padre mirando la tele, mientras la mano de mi hermano estaba dentro de los muslos de mi madre._ Estoy en ello, tengo una entre ceja y ceja pero creo que se hace la dura pero en el fondo me esta deseando, a esta altura mi hermano tenia su mano rozando el coño de mi madre, pero esta le apartó la mano mirándolo con cara avergonzada.

_ Jajá. Pues ya me dirás cuando la consigas. Decía mi padre sin saber que era su mujer, la madura de la que hablaba su hijo. La comida siguió su curso, a la hora del postre mi madre se levanto y mi hermano se ofreció a llevar los platos, yo esperé un poco, sabía que algo iba a pasar, al minuto pues no podía esperar mas recogí lo que quedaba y me dirigí a la cocina.

_ Se puede saber que haces? Le decia mi madre a mi hermano.

_ Que quieres que te diga? Te veo como una mujer madura, una preciosidad a la cual mi padre no atiende. Le decía mientras la tenia cogida por la espalda, yo estaba parado en la puerta sin saber si entrar o no. Mientras mi madre intentaba escaparse de los brazos de mi hermano que empezaba a bajar la mano para posarse en el culo de mi madre. Esta se la quito de encima.

_ No se que te pasa, pero estas muy equivocado. Le soltó mi madre.

_ Creo que no. Pero tranquila cuando estés preparada vendras por ti misma. Dijo mi hermano.

- Ni lo sueñes, y quiero que pares, o se lo digo a tu padre.

- Pues díselo haber si así no te tienes que masturbar espiando a tu hijo. Le decía mi hermano volviendo a apretar una nalga.

Entre en la cocina.

_ Que pongo de postre mamá? Dije haciéndome el despistado hablando desde la puerta para que no se notara, la verdad es que me dolían los Huevos simplemente con lo que había oído.

Mi madre se giró con cara de preguntarse desde cuando estaba yo en la cocina y que había oído y mi hermano salió de la cocina no sin antes guiñarme un ojo a espaldas de mi madre. Sono el teléfono, nadie le hacía caso salvo mi hermano, pues siempre era para el.

_ Hola Maite, como estas? Pásate y vemos una pelicula, no, no te preocupes mi padre se va a ver el futbol al bar, así que la podemos ver en la tele grande.

_ Verdad mamá que no te importa que venga Maite? Preguntó mas bien porque Maite se quedará tranquila que por la respuesta de mi madre.

- Pues no te habías cansado de ella? Dijo mi padre una vez que mi hermano había colgado el teléfono.

- Hombre, no es más que un aperitivo hasta que venga el primer plato. Dijo mi hermano riéndose.

Nada más acabar de tomar café llego Maite, la verdad que él cabron de mi hermano no sabía la suerte que tenía, Maite era una morena alta, con dos tetas que invitaban a suicidarse entre ellas, venía con unos pantalones minis que dejaban ver media nalga, con una camiseta dos tallas más grande que la suya, y por lo que pude apreciar sin sujetador, vaya que venía pidiendo polla.

Al llegar repartió besos a todos, mi madre le ofreció café cosa que no quiso pues ya había tomado, mi padre viendo el asunto decidió irse al bar a jugar a las cartas hasta que comenzara el fútbol, este año esta a como loco pies había mundial.

Mi hermano puso una película y se sentó en el sofá, después Maite quedando entre mi hermano y mi madre, disimuladamente me miró y giró su cabeza en señal de que me fuera, pues seguro que mi madre no haría nada estando yo presente, me levante y me fui dirección a mi habitación pero al entrar al pasillo decidí salir afuera de la casa, pues es una casa de planta baja y eso me daba la oportunidad de ver lo que pasaba mirando por la ventana, así que rodee la casa y tome posición en la ventana que daba al comedor, desde ahí podría ver el comedor y la cocina pues de uno se pasaba al otro. Empezó la película y pude ver cómo mi madre no le quitaba ojo a Maite, mi hermano había pasado un brazo por los hombros de Maite quedando su mano en las tetas de esta, veía que mi madre se movía en el sillón como inquieta, se tocaba el pelo echándoselo para atrás, mi madre tiene media melena ese día iba con una coleta, mi hermano empezó el juego besando a Maite por el cuello, comiéndole la oreja mientras que la otra mano ya estaba posada en la nalga, yo creí que o bien mi madre lo paraba o se levantaría del sofá, efectivamente se levanto y vi que fue al pasillo, ahí pensé que mi hermano había perdido ,cuando la veo entrar otra vez en el comedor.

- Marcos,¿ sabes dónde está tu hermano? Pregunto.

-Seguro que habrá ido a casa de Manuel. Contesto mi hermano sabiendo perfectamente que estaría afuera mirando.

Mi madre se volvió a sentar y hizo como si le interesara la película , la verdad es que no sé ni qué película era, vamos para eso estaba yo, en un momento vi que mi hermano le decía algo al oído de Maite, esta se le quedo extrañada con cara de no saber el porque, mi hermano le señaló a mi madre afirmando con la cabeza, La mano de mi hermano empezó a frotar el coño de Maite por encima del pantalón mientras le daba un morreo, mi madre les miraba mientras sin darse cuenta su mano subía y bajaba por su pierna, sin querer llegar a su destino, poco a poco se iba dejando llevar, mi hermano había subido la camiseta de Maite y tenía una de sus tetas en la mano, pellizcando el pezón, de golpe mi hermano se paro de morrearla y.

- Acompáñame a la cocina, quiero hacerme un café . Dijo cogíendo a Maite de la mano y levantándola del sofá , fueron a la cocina, en ese momento no sabía qué hacer , dar la vuelta a la casa para ver qué hacía mi hermano o quedarme y ver la reacción de mi madre. Yo ya estaba cardiaco pensando en que mi hermano se iba a follar a Maite en la cocina, que casualidad que no cerró la puerta, aposté por el caballo ganador y fui corriendo hasta la otra ventana como si de un cine se tratara para pillar las mejores butacas, al llegar Maite ya estaba arrodillada y con la polla metida hasta el fondo unos dieciocho centímetros de polla hasta la garganta, podía ver la abertura de la puerta, mi madre no daba señales de vida, en eso mi hermano le estaba follando la boca a Maite diciéndole guarradas en voz alta que sin duda mi madre estaba oyendo.

- Te gusta mi polla, pedazo de puta, así cómetela toda, no quieres leche, pues te voy a llenarrrr

Al momento pude ver a mi madre como estaba mirando atraves de la pequeña abertura de la puerta, en eso mi hermano levanto la mirada..

- Te voy a follar como nunca antes te habían follado. Dijo mirando hacia la puerta. Desnúdate que estoy para reventar y antes te quiero follar ese coño de puta que tienes.

Maite no tardó ni un minuto en quedarse desnuda, la puso a cuatro patas mirando hacia la puerta para ver a mi madre, y se la enfundó de un golpe, Maite gimió cuando la noto, empezó un mete saca, se oía los Huevos de mi hermano chocando con el culo de Maite y entremedio los jadeos de ambos, yo hacía rato que me estaba haciendo una paja, ni en las mejores películas de porno estaba tan excitado, al cabo de un rato mi hermano aumentó la velocidad estaba por correrse hizo que Maite se diera la vuelta y se la enchufo en la boca descargando todo el semen, esta no pudo tragar todo y parte se le escapo corriendo por sus tetas.

_ Bueno ya te tomastes la leche así que vamos a seguir viendo la pelicula. Dijo mi hermano guardandose la polla y saliendo de la cocina. Yo salí corriendo a la ventana del comedor a ver si veia a mi madre, pero al llegar solo vi a mi hermano que se había vuelto a sentar como si nada, al momento salió Maite arreglada y con una risita de puta que hizo que se me enpinara otra vez, decidí entrar en casa para hacerme una paja en condiciones, fii al lavabo estaba cerrado, mi madre ahora seguro que si se estaba masturbando, era cuestión de tiempo que acabara con la polla de mi hermano en su boca pidiendo que la follara. El resto de la tarde paso sin que ocurriese nada, mi madre se volvio a cambiar de mallas, llevaba tres en un día, y estuvo toda la tarde en el jardín arreglando las plantas, mi hermano se fue con Maite a dar una vuelta seguramente a follar donde pillará. Y no llego hasta bien entrada la noche. Estando en la cama pude ver que mi madre fue muchas veces a la cocina, para ir hasta la cocina tenía que padar por delante de la habitación de mi hermano, o sea blanco y en botella. Mi padre llego bastante cargado y a altas horas de la noche con lo cual mañana no madrugaria, aprovechaba los días de fiesta para abusar un poco mas de la bebida.

Me levanté relativamente pronto al llegar a la cocina vi a mi madre sentada en la mesa tomando cafe.

_ Buenos días mama, si que has madrugado hoy.

_ Buenos días Marcos, si no he pasado muy buena noche.

En esto que aparecio mi hermano en slips con una polla morcillona, mirando a mi madre.

_ Buenos días preciosa. Dijo poniendose delante de ella de manera que su paquete le quedaba a la altura de la cara a mi madre, la cual se la quedo mirando con ojos cristalinos, giro la cabeza para mirarme como con miedo de lo que diría y a la vez pidiendo perdón.

_ Te gusta mama? Estas deseandola le dijo mi hermano padando sus dedos sobre los labios de mi madre que los tenía entre abiertos, mi hermano la tenía donde quería. Fue padandole el dedo indice pir lid labios hasta que empezo a meterselo en la boca, el cual mi madre derrotada empezo a chupar.

-Abre la boca zorrita. Chupa como si fuera mi polla lo estas deseando, decía mientras que con la otra mano le iba abriendo la bata, debajo llevaba un camison transparente que dejaba ver sus hermosas tetas, las bragas eran transparentes con lo cual se podía apreciar sus labios vaginales depilados,mi hermano bajando por dentro del camisón le agarraba un pezón estirandoselo mientras le follaba la boca ahora ya con dos dedos mientras yo estaba alucinando por supuesto mi mano estaba en mi polla si dejar de pajearme. Mi hernano le saco los dedos de la boca y se bajo el slips dejando su polla ya tiesala cual empezo a dar golpecitos en los labios de mi madre, ella estaba con los ojos semi cerrados y abriendo la boca se hecho hacía delante metiendose la polla de su hijo en la boca, agarrandola con la mano empezo a pajearlo a la vez que mamaba mirandolo a los ojos, ahí fue cuando me levante y bajandome el pijama le puse la polla enfrente de mi madre, esta sin mirarme la cojio y empezo a masturbarme, mi hermano le cogío la cabeza empujandola para que se la tragase entera.

_ Eso es chupa zorrita, ves como te gusta, traga, traga. Le decia mi hermano, mi madre se ahogaba y retiraba la cabeza para poder cojer aire, en ese momento me corri llenandole la cara a mi madre. Mi hermano agarrandola por el pelo hizo que se levantara, le quito la bata quedando con su camisón transparente que dejaban ver sus tetas coronadas con dos pezones negros tiesos. Le levanto el camisón sacandoselo por la cabeza.

_ Tu padre, no, no. Dijo intentando resistirse. Cosa que mi hermano ignoró bajandole las bragas a media pierna y metiendole dos dedos en el coño para empezar a masturbarla.

_ Ves a ver como esta el papa. Me ordeno mi hermano. Sali corriendo a ver a mi padre, fuí a la habitación y con cuidado asomé la cabeza, mi padre estaba sentado en la cama dandome la espalda. Corri de nuevo a la cocina, la foto que...mi madre estaba apoyada con una mano en la mesa la otra cojida del antebrazo de mi hermano que la estaba follando con tres dedos se oía el chapoteo de los dedos con el coño de mi madre la cual tenia las piernas medio dobladas aguantada simplemente por mi hermano..se corrió dejando un charco.

_ El papa se esta levantando. Dije un poco asustado.

_ Por ahora esta bien, luego seguimos. Mi madre se recompuso como pudo. Mientras mi hermano y yo salimos de la cocina justo en el momento que aparecía mi padre.

Mi madre limpió el suelo con papel de la cocina y salió hacia el labavo justo en el que entraba mi padre, le dio los buenos días sin detenerse, suerte que mi padre aún estaba medio dormido. Al cabo del rato salio mi madre se habia duchado, se había puesto el bañador diciendo que iba a tomar el sol. Mi hermano había quedado con Maite para ir a la playa, con lo cual me quede solo con mis padres, a la hora de comer noté que mi madre estaba mas risueña que de costumbre, incluso hubo conversación con mi padre cosa que ultimamente eran temas monosilabicos, mi madre le pregunto si quería invitar a mi tía la cual es cinco años menor que mi madre, ni padre le dijo que si ella quería que la invitará. Yo no dejaba de mirar de reojo a mi madre, le miraba las tetas que hacía apenas unas horas habia estado sobando, mi madre lejos de molestarse dejaba caer un guiño y una sonrisa, cosa que con mi inseguridad me creaba un estado de miedo y morbo que hacia estar con mi polla apunto de explotar. Paso la comida y mi madre salió a la terraza a tomar el sol, ordenandome que fregara los platos pues ella hoy se había ganado un rato de reposo. Eso lo dijo mirándome con cara de pícara dandole el doble sentido a la frase. La cocina daba a la parte de atras de la casa donde estaban las tumbonas, vi a mi madre como se quitaba la parte de arriba del bañador quedando solo con la bragueta, se sentó en la hamaca y comenzó a hecharse crema. El cuerpo de mi madre paso de ser tabú a ser mi perdición, me tenía que follar yo solo a esa mujer, pero estaba lleno de miedo si estuviera mi hermano sería mucho más fácil, él sabía cómo entrar a las mujeres, estuve un buen rato preparando mi estrategia ninguna me parecía lo bastante sólida además estaba mi padre en casa, ¿y si me pillaba mi padre? o ¿y si ella no quería y lo de esta mañana solo fue un arrebato? Pero a veces la suerte te hecha una mano, salió mi padre a decirle que se iba a comprar unas semillas para plantar, una punzada en el estómago me advirtió que una de mis excusas había caído, ya no estaría mi padre por un buen rato pues sabíamos que lo de ir a comprar semillas era una excusa para pasarse por el bar y tomarse unas cervezas, pero todavía quedaba la otra, oí el coche de mi padre como salía de casa, en ese momento..

-Marcos, cariño sal a hecharme crema por la espalda. Grito mi madre. Me quedé helado, ¿eso que quería decir.? ¿Tal vez Sal a follarme? Las preguntas saltaban a mi mente.

Decidí salir por supuesto iba con mi polla toda tiesa simplemente pensando en lo que podía suceder, al llegar estaba mi madre tumbada boca abajo, sin levantar la vista me pasó el bote de crema.

- Pon bastante crema, que no me quiero quemar. Me dijo mientras por supuesto se fijó en mí paquete y pude observar una sonrisa, empecé por su espalda mirando a su culo, recreándome en los hombros. - Acuérdate de mis piernas y de mi culo. Dijo a la vez que se recogía la braga del bañador metiendoselo entre sus nalgas y dejándome ver su culo, comencé por los gemelos subiendo hacia lo cachetes, esa era mi oportunidad pensaba, pero tenía miedo de estropear esa situación cuando..

- Que pasa Marcos? Esta mañana no te lo pensastes tanto cuando me pusiste la polla en mi cara, ¿que pasa, si no está tu hermano no te atreves a hacer nada? Dijo mi madre sin moverse de su posición, eso me dio la fuerza para comenzar a cojer sus nalgas con fuerza olvidándome de la crema, le coji las bragas y empecé a sacárselas con la ayuda de mi madre pues levanto su culo. Le separe las nalgas y empecé a chupar su coño y su agujero del ano mi madre puso una mano en mi cabeza apretándola mientras movía sus caderas, notaba que se estaba mojando, se incorporó queda dando sentada, me puso delante de ella quedando mi paquete en frente de su cara.

- Uff. Como estas ¿ Esto es por mi? Me dijo mirándome a los ojos a la vez que frotaba su mano por mi polla. No sabía qué hacer, ni por dónde empezar a comerme esa hembra.

- Vamos a tener que solucionarlo. Decía mi madre a la vez que bajaba mis pantalones cortos de deporte, quedando mi polla libre, la cojío con una mano mientras que con la otra agarraba mis huevos, empezó a masturbarme despacio como recreándose, pasando su lengua por mi capullo despacio sin prisas poco a poco su ritmo iba creciendo, dios que placer me estaba dando.

- Te gusta? Te gusta ver a la zorra de tu madre mamandote la polla? Me decía cada vez que se sacaba mi polla de su boca. - Si,si chupamela. Le decía a mi madre creyendo que tenía el control de la situación, cada vez sus movimientos eran más fuertes, veía mi polla desaparecer en la boca de mi madre, se la enterraba toda y la aguantaba dentro de su boca, mi madre vio que si seguía así me iba a correr, me tumbo en el suelo con mi polla mirando al cielo, entonces ella poniendo una pierna a cada costado fue bajando hasta enterrarse toda la polla en su coño quedando con sus tetas en mi cara prácticamente, empezó a cabalgar como si no hubiera un mañana entre gemidos solo se oía mis Huevos chocando con su culo así estábamos cuando apareció mi hermano completamente en pelotas, había llegado a casa y fue a la cocina a tomarse una cerveza cuando nos vio.

- Vaya, veo que empezasteis sin mi. Dijo acercándose a nosotros, se agachó cojío a mi madre por los pelos y le comió la boca, mientras yo la coji por las caderas metiendoselo con más fuerza, al momento mi madre estaba con la polla de mi hermano en la boca mamando como una zorra.

- Dale zorrita, pónmela dura, que hoy te follamos los dos. Decía mi hermano follandome la boca a mi madre, note como mi madre se corrio, yo me venía agarre más fuerte las caderas de mi madre y solté toda mi leche llenándole el coño. Mi madre se salió de mi polla a lo que mi hermano la puso a cuatro y empezó a chupar su ano, mi madre estaba como loca gimiendo, me levante y le volví a meter la polla en la boca pues no quería que eso acabara nunca, mi hermano cojío crema y untándose los dedos empezó a introducir uno en el culo de mi madre mientras le daba cachetadas, a mí madre se le escapaba mi leche entre las piernas y mi polla volvía a crecer en su boca y esta vez decidí ser yo quien se follara la boca de mi madre, agarre su cabeza y empecé a follarla se la hundía toda la aguantaba, mi madre tenía los ojos abiertos del todo aguantando mi polla, se la sacaba frotándosela por su cara y volvía a follarsela, mi hermano le había clavado la polla en su culo, se ve que mi Santa madre no era tan Santa pues su culo ya había sido desvirgado, empezó un bombeo por ambos lados que duró un buen rato, hasta que me volví a correr en la boca de mi madre que apretándome la polla con sus labios no dejo que se escapara nada, mientras mi hermano le lleno su culo de leche y poniéndole la polla en la boca para que se la dejase bien limpia, cosa que hizo.

Nos quedamos los tres sentados en el suelo sin decir nada un rato, y cuando oímos el coche de mi padre salimos corriendo hacia la casa.

Hubo más historias pero eso será para otro día .

 

 


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© paralaalegria

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de paralaalegria
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.