En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.012 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.461.527 Miembros | 20.503 Autores | 106.432 Relatos 
Fecha: 14-Abr-18 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Mi primera vez con mi tío.

Rachel
Accesos: 80.843
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 45 min. ]
 -   + 
Despues de un año de que mi tío empezara su campaña para meterme en su cama, por fin llega el día. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Jessica metía mi lengua hasta lo más profundo de mi boca, mientras sus manos me tenían bien sujeta por la nuca, yo me deleitaba acariciando sus nalgas por encima de la falda del uniforme escolar. La apretaba y la jalaba hacia mí, sus ligeros gemidos en mi boca me decían que mis caricias le gustaban. Nuestros labios se mordían entre sí, nuestras caricias eran lentas pero firmes, sus senos chocando con los míos me hacían anhelar estar en su cama desnuda con ella encima de mí. Comencé a subir mi mano derecha directo a su seno, lo apreté y su gemido largo y gutural hizo que mi vagina se humedeciera mas de lo que ya estaba; sus besos se hicieron más intensos, más desesperados, con una carga de amor que solo ella sabe darme.

-Ya esta sonando el timbre -me dice con su labio inferior atrapado entre mis dientes.

Poco a poco los sonidos que nos rodean los comienzo a reconocer, una llave de lavabo afuera del cubículo en donde estamos en los baños de las niñas. Risas y conversaciones de algunas chicas, un poco mas lejos el aparato que seca las manos con aire caliente, el característico sonido de la palanca de un retrete e inmediatamente después como se abre y cierra la puerta, más agua en el lavamanos y más aire caliente; a lo lejos escucho el murmullo del colegio y por fin puedo escuchar el timbre que indica que la hora de descanso a terminado y que esta por comenzar nuestra clase de historia de México. Mientras nos miramos a los ojos esperamos a que los ruidos de todo el baño de las niñas dejen de escucharse, así podremos salir sin llamar mucho la atención. Jessica no pierde el tiempo, de forma tierna y lenta, muerde mis labios y se separa, eso lo hace unas tres o cuatro veces mientras escuchamos como se cierra la puerta de los baños y todo queda en silencio, dos besos mas de la misma forma y ella es la que abre la puerta de donde estamos, al darme la espalda le doy una nalgada, así como me las dan a mí. suelta un grito de sorpresa y comienza reírse mirándome con el lema de “¿estas locas?” he inmediatamente después se inclina en el lavamanos, abre la llave, se enjuaga las manos, se mira en el espejo y comienza a arreglarse, yo la imito, aunque no nos arreglamos mucho por que a ninguna de las dos nos gusta usar muchos cosméticos y además en ese momento no traíamos ninguno, solo nos peinamos y nos acomodamos la ropa.

Cuando llegamos a clase la profesora ya estaba comenzando a pasar lista, por fortuna aun no pasa nuestros nombres, mi asiento está detrás de Andrea y delante de Jessica. La profesora comenzó a hablar de Emiliano Zapata y las batallas en las que estuvo, como fue un héroe para México, yo no me creo todo eso, he leído muchos libros donde hablan que lo que nos cuenta la SEP es una versión edulcorada de la historia y que no sacan el lado feo de los supuestos héroes de la patria y que peor aún, los que conocemos como héroes la verdad no lo son, y los que si fueron héroes no se les reconoce.

-Rachel tu me dijiste que eso no es cierto ¿verdad? -Me dice Wendy que esta sentada a mi derecha

-¿Qué cosa?

-Lo del bigotudo ese -me dice señalando el pizarrón donde hay una foto del héroe

-¿De Zapata? Jajajaja no, no es verdad

-Y tu como sabes?

-Me lo dijo mi papá.

Estaba a punto de responderle, pero en mi mochila escuche el zumbido que hace mi IPhone cuando me llega un mensaje de WhatsApp

>>Hola sobrinita -Es un mensaje de mi tío

<

-¿Y él como lo sabe? -Me pregunta Maite

-Él sabe muchas cosas a demás me a regalado libros donde dice todo eso.

>>¿Cómo está la nalguita más hermosa que conozco?

-¿Me los puedes prestar?

<< Jajajaja… que cosas dice tío. -Le escribo con un rubor en la cara.

-¿Tu con un libro? Jajajaja tu solo lees revistas de moda y playboy

>>Claro que lo eres. ¿A qué hora llegas?

-Jajajajaja…

-jajajaja… es broma, claro que te los presto, pero mañana te los traigo, hoy tengo que ir a casa de mi tío, hay reunión familiar Jajajaja…

<

-¿Tu que harás? -Le pregunto mientras leo la respuesta de mi tío

>>Así me gusta que cumplas tus promesas, no aguanto las ganas de tenerte abierta de piernas.

-También tengo reunión familiar, mis papás invitaron a mis primos a comer a casa. Son unos pesados. Me dice recargado su frente sobre la paleta de su asiento.

-Jajajaja… no son tan malos -le digo recordando la vez que su primo mayor en una fiesta en su casa me manoseo el culo, creo que el no se acuerda por lo tomado que estaba.

<<¿Solo quiere eso de mí ¿verdad?

-y si mejor me llevas con tu familia.

-No seas así Jajajaja…

>>Mi amor, como no te querría para cogerte jajaja si tienes un cuerpo hecho para gozarlo.

-¡Señoritas! ¿Les gustaría compartir con la clase su conversación?! Al parecer es mas importante que mi clase. -Nos dice la profesora sorprendiéndonos en medio del chisme. ¡¡¡Todo el salón rezumba con un “UUUUUUUUU!!!” Hasta Jessica participa en esa burla.

-Si estábamos poniendo atención -Le digo apenada.

-En ese caso podrá darnos un resumen de la clase.

-“UUUUUUUUUUUUUUUU….” Responde el salón.

Perra -dije en voz baja para que solo me oyeran mis amigas. Me levante de mi asiento, respire hondo y comienzo a resumir la clase: En diciembre de 1914 se reunieron en Xochimilco los dos caudillos populares de la revolución victoriosa, Francisco Villa y Emiliano Zapata, para formalizar la alianza entre los ejércitos que ambos encabezaban y diseñar el plan de operaciones contra los ejércitos carrancistas en la nueva guerra civil que iniciaba en esos días. En 1914, luego de derrocar al régimen de Díaz y el cuartelazo restaurador de Victoriano Huerta, los revolucionarios vencedores se escindieron en dos grandes campos con encontradas propuestas para resolver los problemas causantes de la revolución. De esa manera, los constitucionalistas, que seguían a Venustiano Carranza, enfrentarían a los ejércitos campesinos encabezados por Zapata y Villa. Pero los dos caudillos campesinos no se conocían: la alianza entre sus ejércitos había sido forjada por sus representantes y consejeros, de modo que cuando sus hombres entraron a la capital de la república, luego de obligar a los carrancistas que la ocupaban a retroceder hacia Puebla y Veracruz, el primer propósito de ambos caudillos fue encontrarse y consolidar la alianza.

Se hizo un silencio en el salón, todos esperaban que nosotras quedáramos en vergüenza.

-Espero que ponga más atención -dijo la profesora con un tono de sorpresa en su voz.

Yo me deje caer en mi asiento.

-Perra -dije en voz baja, pero la mitad del salón lo escucho y todos se soltaron a reír a carcajadas.

-¿Qué fue lo que dijo señorita Rodríguez?

-Yo… nada. -Me quedo mirando unos segundos y después siguió con la clase.

Maite y yo nos quedamos mirando a los ojos y después reímos en voz baja. Revise de nuevo el WhatsApp de mi IPhone

>>tienes unas hermosas piernas, y un culo de ensueño, redondo, respingo, duro; y ese par de tetas ufff… sin problemas me alimentaria de ahí todo el día.

>>Pero en definitiva tu culo es mi parte favorita, será lo primero que usare cuando estés aquí. -al leer eso mi vagina se puso húmeda de la emoción.

<

>>¿Aun estas apretadita de ahí? Uff… de la divertida que me voy a dar.

<<Jajajaja… bueno, por lo menos disfrutara.

>>y yo se que tu también. Tienes una carita de ángel que no rompe ni un plato, pero tú y yo sabemos lo puta que eres. Jajajaja ¿Qué diría mi hermana si supiera las puterias que andas haciendo

<

>>Pero las hace ¿O no?

<

>>Hasta ahora todas ruegan para que se las meta de nuevo una vez que prueban de lo que soy capaz.

<

>>Soy hombre libre, y como hombre libre hago lo que quiero.

<

>>Muy bien zorrita, te estaré esperando.

Y esa ultima frase llena de promesas hizo que me pusiera más húmeda.

Termino la clase de dos horas, todos comenzaron a recoger sus cosas, Jessica hablaba con Andrea del trabajo en equipo que tenían que presentar el día siguiente, al parecer se verían en casa de Andrea para terminarlo; estoy segura de que terminarían desnudas también. Wendy hablaba por teléfono, creo que era algo secreto porque estaba hablando mas bajo de lo normal.

-Señorita Rodríguez ¿Puede venir por favor? -Me llamo la profesora, ¿Qué quiere ahora?

-¿En que soy buena profesora?.

-Tu comportamiento no es aceptable, eres muy buena estudiante, pero eso no te da permiso de distraer a tus compañeros, te daré un reporte, y tendrás que ir a ver al director -Mientras ella escribía el reporte yo me puse a recordar el día de ayer cuando estaba en la oficina del director, yo estaba sentada en su escritorio con la blusa abierta mientras el chupaba mi seno izquierdo como un bebe.

-Lo siento profesora, no volverá a pasar.

-Espero que el director sea estricto con usted -Y yo recordando como la semana pasada me tenia recostada en el mismo escritorio con el culo al aire y el metiendo su verga en mi vagina, una y otra vez.

Me dio el reporte, regrese por mi mochila y Sali del salón que para ese momento estaba vacío, mientras caminaba para alcanzar a mis amigas en la siguiente clase le di un vistazo rápido al reporte, lo arrugue hasta hacerlo una bola de papel y lo tire en el primer sesto de basura que encontré a mi paso.

-Casi te cacha la profe cuando le dijiste perra -Me dice Mia

-Ella se enoja por nada.

No nos dio de comentar lo sucedido porque inmediatamente después la clase de matemáticas comenzó. Estaba apuntando algunos ejercicios cuando me llego otro mensaje, no me preocupe en disimular sacar mi celular, ya que los encuentros con mi profe de matemáticas hacen que no me preocupe por esas cosas.

>>Hola prima, ¿Cómo estás? Yo estoy en la escuela, solo te escribía porque quiero saber si vendrás a casa para que hagamos lo del otro día, se que tu dijiste que solo sería esa vez, pero es que no dejo de pensar en ti, quiero hacerlo de nuevo, por fis. Prometo que no le diré a nadie.

<

Era mi primo, hace un par de meses lo desvirgue, fue tierno todo ese asunto y casi me hace sentir placer, pero obviamente no se compara con los machos que me montan. Él aun es un niño Jajajaja lo digo como si yo ya fuera toda una adulta. Solo espero que no se salga de control, tendré que hablar seriamente con él.

La clase termino y así ya podríamos salir de la escuela. Mis amigas y yo al salir de la escuela nos dirigimos inmediatamente al parque central de la ciudad. ¿aun me sigo preguntando por que le llaman ciudad? Si es un grande lujosa con un alto nivel económico, bonita y todo eso ¿Pero ciudad? Yo diría que es un pueblo grande. El parque Juárez como así se llama a esta hora esta lleno de estudiantes que también están saliendo de los institutos, principalmente de primarias ya que a unas cuadras de aquí en la calle Reforma hay una primaria. Uno de los autos que pasaban por la calle se detuvo para darnos la oportunidad de pasar, cuando pasamos frente al auto, el chofer pito su claxon, lo volteamos a ver y el nos saludaba con una sonrisa de idiota engreído, como todos los idiotas engreídos de esta ciudad. Mis amigas por supuesto lo saludaron riendo como colegialas, yo puse los ojos en blanco y seguí caminando.

Maite se despidió rapidísimo de nosotras porque su chico la estaba esperando, Wendy se fue con su papá que estaba según ella esperándola para comer en un restaurante que se llama los portales, Jessica tendría que esperar al chofer de su papá para que llegara por ella.

-Me tengo que ir rapidísimo.

-Me saludas a toda tu familia.

-Sipi.

Nos dimos un beso en la mejilla y así me despedí de ella. Camine unos metros a la parada de los taxis donde mi amigo estaba recargado en el cofre leyendo un periódico de esos que muestran los acontecimientos mas sangrientos de la zona, gracias a Dios que yo no he visto en vivo nada de eso; estaba acompañado por otros dos choferes que al verme sus pupilas se dilataron y le dieron un codazo a mi amigo para que viera lo que ellos tenían enfrente.

-Buenos días señorita -me dice mi amigo sorprendido.

-Hola, y me llamo Rachel.

-SI, claro, ¿A dónde vamos? -me dice con la confianza de que solo es él mi chofer de taxi.

-Primero a mi casa.

Él rodea el auto y en lugar de abrirme la puerta de atrás me abre la puerta del copiloto, yo dudo un momento en entrar, pero al final accedo. Mi amigo sube y prende su taxi.

-¿Qué tal la escuela? Lindo uniforme, por cierto.

-jijiji Gracias, una profesora se enojo conmigo por estar platicando en clase.

-jajajaja… yo también hacia eso cuando era joven.

-Lo dice como su hubiera sido hace mucho tiempo

-Hace 40 años.

-wooowww yo pensé que era más joven

-jajajaja gracias eres muy amable -me dice al mismo tiempo que me pone una mano en la pierna, yo me la quedo mirando, pero después de pensarlo bien la dejo ahí.

-¿Qué edad tiene usted?

-56

-Si me lo dice otra persona no lo creía

-jajaja ¿Pues de cuantos me veo?

-de unos 47 máximo

-JAJAJAJA!!! ¡¡¡Si que eres amable JAJAJA!!!  -me rio con el mientras mi amigo aprieta su mano en mi pierna por encima de mi falda tableada del colegio.

Todo el trayecto a casa no quito su mano de mi pierna, la platica iba de lo mas normal, pero sus caricias no eran nada normal. Como iba pasando el tiempo, sus dedos se hacían de mas confianza, me apretaba mi pierna como si fuera de su propiedad, podía sentir la seguridad de sus 56 años en mi pierna. El trafico se intensifico y tubo que ir lento, muy lento, lo que le dio la oportunidad de disfrutar más tiempo.

-Que raro que haya muchos carros -Me dice mi amigo taxista comenzando a mover su mano de arriba hacia abajo.

-¿Algún accidente?

-Tal vez, aun no veo nada.

El taxi siguió avanzando y mi amigo siguió con sus caricias furtivas, el calor del medio día, la promesa de placer que me esperaba con mi tío y las caricias de mi amigo hacían que la temperatura de mi cuerpo comenzara a aumentar rápidamente. Sus dedos llegaron al dobladillo de mi falda, paso sus dedos en la división entre piel y tela, mi cuerpo reacciono a esa caricia dándome un ligero escalofrió, mi amigo taxista espero a una reacción contradictoria, pero yo no hice nada, sus dedos ganaron terreno en mi piel, y su confianza creció, pero aun así lo hacía lento esperando algún rechazo que por mi parte nunca haría. A lo lejos comienzo a ver la entrada del club, ¿Estará el dueño? ¿Qué día es hoy? Tengo que revisar el calendario, tengo que ir a pagar la mensualidad, mi vagina se contrae al recordar la forma tan rica e insaciable en la que pago la mensualidad del club. Mi padrastro siempre me da dinero para pagar lo que gasto en dentro del club pero lo que no sabe es que no pago nada, ya que el dueño, muy amable se encarga de eso. Unos metros más adelante mientras los dedos de mi amigo recorren lentamente el dobladillo de mi falda hacia arriba para tener mas terreno ganado, puedo ver que hay mínimo una decena de patrullas con y dos o tres ambulancias con las luces de sus sirenas prendidas.

-¿Por qué están todos esos policías ahí?

-Un accidente no es -me dice mi amigo mientras sus dedos están apunto de estar en su totalidad sobre mi piel.

-¿Qué estará pasando? -Después de unos segundos de silencio y con un gesto de jugador de ajedrez mi amigo me responde.

-Al parecer es cierto -me quedo callada esperando que me diga lo que esta pasando -en el pueblo vecino las personas se están levantando en armas para quitar al presidente.

-wooowww- es mi única respuesta de sorpresa.

-Si, si hay tanta seguridad creo que ya se puso fea la cosa.

Al llegar frente al club, un policía federal le hace señales para que se detenga, lo que hace que mi amigo sin mucho animo quite su mano de mi pierna.

-Buenas tardes -nos dice el policía- si van a continuar por este rumbo les sugiero que no sigan, por el momento no es seguro

-Solo vamos al área residencial -le dice mi amigo señalando la entrada principal que solo esta a unos 30 metros -el policía mira la entrada que señala el taxista.

-Esta bien, solo les recomiendo que no es seguro ir por ese rumbo durante el día, estén atentos a las noticias para que sepan si el día de mañana y los días siguientes ya está restablecida la seguridad ten… -El policía al verme se queda callado, mira mi rostro, y veo como su mirada va bajando por mis senos, mi abdomen, y detiene su mirada en mis piernas, donde la falda esta recorrida dejando ver mas de lo que es normal, yo tomo el dobladillo y la acomodo algo apenada, el policía ve a mi amigo y después a mi- tengan un buen día -Nos dice y se hace a un lado para dejarnos pasar. Llegamos a la entrada principal y el guardia me pide mi identificación, después de revisarla nos deja entrar, pasamos frente a la “tienda” donde veo al dueño recargado en la puerta viendo el espectáculo de patrullas y ambulancias. Llegamos a una esquina y giramos para estar por fin frente a mi casa.

-¿Me puedes esperar? Solo me voy a cambiar, no tardare.

-Lo que gustes mi reina.

-¡Gracias! Eres muy lindo -y sin pensarlo me estiro para darle un beso en la mejilla y salir corriendo a casa dejando a mi amigo taxista sorprendido.

Al entrar por la puerta grande de mi casa, sorprendida veo que esta el auto de mi papi miro la hora en mi IPhone, es la hora de la comida, supongo que viene a eso.

-¡HOLA!!!...

Grito al entrar a casa, voy directo a la cocina dejando mi portafolio escolar en uno de lo sillones de la sala. Esta vacía y no hay rastro de la señora que hace la comida y la limpieza y no se ve que ocuparan la cocina, doy media vuelta y pienso en subir las escaleras que están en la sala; pero mi padrastro esta bajando, con un traje azul oscuro, camisa blanca, baja los escalones quitándose la corbata del mismo color del traje.

-Hola perrita.

-Hola papi.

-Pensaba en llevarte a comer, pero con lo que esta pasando no tengo mucho tiempo

-¿Por lo de los policías de afuera? ¿Vas para el pueblo vecino? -le digo con un tono de miedo

-No te preocupes, no voy a ese lugar, tengo que ir a la capital para arreglar algunos asuntos que tienen que ver con lo que esta pasando. Pero tengo algunos minutos

Me dice tomando mi mano llevándome a uno de los sillones de la sala, me da un beso rápido en los labios, me toma de la cintura y me hace girar; con dominio, me toma de la nuca con una mano y hace que me agache recargando mi cuerpo en el respaldo del sillón, yo coloco las manos en el asiento para tener equilibrio. Escucho como se desabrocha el cierre del pantalón, me sube la falda y me baja las braguitas, me da una nalgada fuerte que me hace gritar por lo inesperado del asunto; mete uno de sus pies en medio de los míos y de una patada los separa lo más que permite el elástico de mis braguitas que en ese momento las tengo en mis rodillas, con la misma mano con la que me dio la nalgada separa un poco la parte baja de mis nalgas para colocar la punta de su verga en la entrada de mi vagina, ya con su verga en posición, me toma de la cintura con las dos manos y sin esperar nada me embiste con fuerza.

-HAAAAAAAAAAYYY!!!... -Grito ante el rudo trato de mi padrastro. Su verga solo entra la punta por lo apretada que estoy.

-HAAAAAAYYYYY!!!! ¡¡¡¡DUELE!!!!... -Le digo cuando me da la segunda estocada mandándome una pequeña porción de su verga a dentro.

HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYY!!! -Me da otra estocada brutal, mandándome su verga hasta la mitad. -HAAAAUUUU.. ¡¡¡DESPACIO!!! POR FAVOR PAPI -Él me da una fuerte nalgada.

-Te dije que tenia solo unos minutos, así es que se buena puta y afloja -me dice empujando su verga más a dentro de mí.

-HAAAAAAUUU!!!... -me da una estocada más y su verga esta por fin al fondo de mi vagina. Unas lagrimas salen de mis ojos por el dolor que siento, mi padrastro bufo como toro en brama, sus manos me aprietan con fuerza la cintura, y después de unos segundos de disfrutar las contracciones de mi vagina saca lentamente su verga hasta dejar solo la cabeza dentro de mí. y de nuevo, me intenta meter con fuerza. -HAAAAAAAAYYYY!!!... – pero solo me la mete hasta la mitad.

Me la empuja dos veces más para que me entre toda, y después de unos segundos la retira despacio. Mi papi repite la operación varias veces hasta que mi vagina se abre a su verga y comienza a taladrarme con rapidez, sus envestidas son rápidas y con fuerza, mis gemidos rápido se convierten de dolor a placer puro, el sillón debajo de mi se mueve unos centímetros hacia adelante por la fuerza del macho que tengo cogiéndome, su verga entra y sale de mi vagina que se humedece a cada segundo; puedo sentir cada milímetro de su enorme verga, la forma de su cabezota, las venas, su huevos chocando contra mi cuerpo, su abdomen firme y bien trabajado chocando con mis nalgas, sus manos me aprietan con fuerza como evitando que salga corriendo, pero no lo hare, aunque pudiera hacerlo, no dejaría a mi macho a medias, me gusta que queden satisfechos. Me da un par de nalgadas que me hace gritar por la sorpresa y el ardor, pero en mi boca se dibuja una sonrisa por lo que me hace.

-Puta, puta. -me dice mi macho en cada envestida, yo solo le puedo responder con gemidos -apriétame la verga perra -y yo lo obedezco de forma inmediata apretando los músculos de mi vagina alrededor de su enorme y hermosa verga- haaaaaaagggg siii que bien lo hace perrita, lo haces muy bien… que rico coño tienes… me encanta.

Y yo pongo todas mis fuerzas en apretar su verga con mi vagina sintiéndome feliz por sus palabras, por saber que mi macho favorito, mi macho que me hizo la puta que soy este contento con mi cuerpo, con todo lo que soy.

Mis manos comienzan a perder fuerza, mi macho se da cuenta de eso, toma mi cabello y hace una cola de caballo en un puño de su mano y me jala con fuerza hacia atrás, de inmediato me arde el cuero cabelludo, pero esto provoca que mi espalda dibuje una curva hacia abajo lo que hace que mi culo se pare más y le sea más fácil y placentero montarme, con un gemido largo y profundo le agradezco que me ayude a mantener la posición correcta.

Sus envestidas se hace más rápidas, su cuerpo se pone más rígido, mientras yo siento como comienza a crecer mi orgasmo dentro de mí, pero mi papi tiene prisa y no esperara a que me llegue mi orgasmo. Con un gruñido de toro caliente, me manda la verga hasta lo mas profundo de mi ser, se pone rígido, me jala el cabello con más fuerza y siento como tiemblan sus huevos, y un medio segundo después siento como de su verga salen disparos de leche caliente y espesa; es un disparo tras otro, no logro contarlos, pero siento que mi vientre crece por la cantidad de leche, mi padrastro tiembla en cada disparo, mientras chorros de leche salen por los costados de mi vagina…

Se queda quieto unos segundos más, su verga ya no tiembla por que a dejado de sacar leche, pero mi padrastro es meticuloso, no se mueve hasta estar seguro que ya descargo toda su hombría dentro de mí. Después de unos segundos más me la saca muy rápido lo que me provoca algo de dolor, sin soltarme del cabello me jala con rudeza y hace que me ponga de rodillas, yo lo hago lo mejor que puedo, pero mis movimientos son torpes, y sin que pasaran un par de segundos me mete su verga dentro de mi boca.

-Límpiamela bien perra -me dice mi padrastro con la mitad de su verga dentro de mí.

Siento en mi boca el sabor de su leche, combinado con el sabor de su verga y los jugos de mi vagina. La meto y la saco de mi boca varias veces y mientras lo hago me sorprendo al darme cuenta que no a perdido nada de su dureza y creo que esta listo para tomar mas placer de mi cuerpo. Me la saco de la boca y paso mi lengua por todo el tronco, por la parte de atrás de su cabeza, bajando hasta sus huevos que me los meto a la boca después de limpiarlos con mi lengua. Me separo un poco para examinar mi trabajo de limpieza y donde veo residuos de semen o de mis jugos me abalanzo a ese lugar para limpiarlo con mi lengua y labios. Ya que estoy segura de que esta completamente limpia lo miro a los ojos esperando su aprobación -Buen trabajo perra- me dice con una mirada de superioridad y una sonrisa en la boca. Así de rodillas, sin levantarme, tomo su verga con delicadeza con una mano y con la otra tomo el elástico de sus calzoncillos y se la guardo, me aseguro que su verga esta cómoda, tomo su camisa y se la aliso y la meto dentro del pantalón abrochándolo y subiendo el cierre cuando estoy segura que la camisa esta en buena posición; cuando termino de arreglarlo me doy un beso de piquito ahí donde esta el bulto de su verga y lo miro con una sonrisa en la boca esperando su aprobación.

-Bien hecho perrita -me dice acariciando mi cabeza como la perrita que soy- tendrás que comer sola esta vez, ve al club ahí pueden prepararte lo que quieras -me dice tomando su corbata y metiéndola en la bolsa de su saco, yo no me levanto, me quedo medio sentada con las bragas en los tobillos y sintiendo la leche de mi macho saliendo de mi vagina. Veo como se dirige a la puerta y al abrirla se queda parado, me voltea a ver para preguntarme- ¿De quién es ese taxi?

-Es mío papi, me está esperando porque quería ir a casa de Jessica

-¿Querías o quieres?

-Quiero -corrijo de inmediato.

-Diviértete amor -me dice con una sonrisa de felicidad en la cara y sale por la puerta cerrándola detrás de él.

Me quito las bragas, me levanto despacio y siento como el semen de mi macho escurre por mis piernas -Carajos, tendré que darme un baño primero- tomo mi IPhone y le marco a mi amigo taxista.

-¿Me puede esperar más tiempo? Tengo que hacer unas cosas antes de salir.

-No hay problema mi reina yo te espero.

-¡Gracias! No tardo nada.

Por un momento pienso que seria correcto invitarlo a entrar a casa, ya que se me hace de mala educación dejarlo afuera esperando cuando no tendría que hacerlo, pero teniendo en cuenta los avances de su mano, creo que buscaría la forma de abrirme las piernas, y con lo caliente que me dejo mi macho por no llegar a mi propio orgasmo no creo que le costara trabajo lograrlo, así es que mejor no, así estamos bien. Subo las escaleras lentamente porque aún me están temblando, sonrió al ver unas gotas de semen recorrer mis rodillas y llegar hasta las calcetas escolares, el siempre me deja así, toda una gelatina, ¿Qué tendrá que no me canso de que me la meta?

Ya en mi cuarto me dirijo directo al cuarto de baño, abro la llave de la regadera para que la temperatura del agua comience a calentarse, recorro mi cuarto quitándome el suéter y dejándolo caer al suelo, abro la puerta de mi gran closet y me quedo pensando que seria bueno ponerme mientras desabrocho los botones de mi blusa. No me preocupo por la ventana abierta que da directamente al cuarto donde vive mi vecino, me gusta darle en ocasiones un espectáculo; dejo caer mi blusa al suelo, y desabrocho mi sujetador que inmediatamente le hace compañía a mi blusa en el suelo. Como esta haciendo calor, me decido por mi faldita de mezclilla de azul claro algo descolorida, me llega a mitad de mis piernas y cuando me siento un poco mas arriba; tomo mi playera blanca con un dibujo de los lentes de John Lennon, no usare sujetador, de hecho no sé por qué uso sujetadores ya que no los necesito, mis senos son redondos, parados, duros, de un tamaño perfecto para armonizar con mi cuerpo, no son grandes como las actrices porno y la verdad no me gustarían que fueran así, como los tengo firmes y paraditos no necesito sujetador, pero lo que si usare son unas braguitas cacheteras de color blanco, debería de llevarme un bolso con un repuesto de braguitas por que algo me dice que mi tío, como todos los demás van a querer quedarse con ellas; del cajón de las calcetas y tomo un par de tinnes azul oscuro y en donde tengo mis zapatos elijo unos Convers del mismo color de mi faldita, abro la puerta en donde tengo mis chamarras y tomo la que es de mezclilla para que haga juego con la falda y ya con todo lo necesario me voy al cuarto de baño.

Bajo la regadera cierro los ojos unos segundos, dejo que el agua tibia caiga en mi cara, recorra mi cabello y por mi cuello bajando por mi pecho, empapando todo a su camino, mis senos redondos, mi abdomen plano mi culo respingón, firme y paradito, ese culo que me ha hecho merecedora de halagos en la calle y buenas nalgadas de mis machos. El agua tibia baba más rápido por la línea que divide mis nalgas llegando un poco a la entrada de mi vagina mezclándose con el semen de mi macho que aun sigue escurriéndome, la combinación de agua y semen bajan por mis piernas largas y delgadas, esas piernas que tantas veces han estado separadas una de la otra para recibir al macho en turno; el agua termina su recorrido al llegar a mis pies descalzos, a veces me gusta rodear a mi macho en turno por la cintura con mis pies y jalarlo hacia mí para que haga su penetración más profunda.

Paso la esponja llena de jabón por todo mi cuerpo, lo hago con cuidado y cuidando que todo quede limpio, con el champo hago lo mismo con mi largo cabello. Cuando el agua me esta ayudando a quitar todo el jabón de mi cuerpo, recorro todo mi juvenil cuerpo con mis manos, bajando por mi vientre plano hasta llegar a donde comienza mi vagina, recorro mis labios vaginales lentamente, aun hinchados por la excitación que dejo mi padrastro, introduzco mi dedo medio, con facilidad entra todo, aun estoy muy húmeda, meto dos dedos y comienzo a enjuagar el resto de semen que hay dentro, intento dejar limpio todo el interior de mi vagina, el proceso hace que me caliente de nuevo; la palma de mi mano en momento roza mi clítoris lo que hace que suelte unos gemidos, introduzco un segundo dedo, y separo los labios mientras mis rodillas tiemblan de placer, la limpieza del poco semen que queda es placentera; mis dedos entran y salen cada vez más rápido, pero me fuerzo a detenerme, puedo tener un orgasmo con la ayuda de mis dedos, pero eso no ayudaría, la experiencia auto dándome placer me dice que a pesar de que tenga un orgasmo no será suficiente para bajar la calentura, lo único que puede hacer que este tranquila es otro cuerpo, otras manos, una verga entrando y saliendo de mi cuerpo o tal vez otra vagina rosándose contra la mía. Si, eso es lo que necesito, otro cuerpo que me ayude a bajar la calentura que mi padrastro me dejo.

Preparada para todo salgo de casa, mi amigo taxista aun sentado frente al volante se sobresalta cuando abro la puerta del copiloto y entro sin avisar.

-Ya podemos irnos -Le digo con una sonrisa en la boca. Él se queda mirándome un par de segundos, después, sin quitar la vista de mis piernas prende el auto y comienza a caminar. Aún están las patrullas a un lado del club, nosotros salimos del área residencial en el momento justo cuando un grupo de cuatro camionetas de la policía estatal están llegando con un montonal de personas dentro de ellas, al parecer son personas que están en el conflicto en el pueblo vecino, no lo sé, pero han de ser importantes para los policías porque los están, creo, protegiendo.

-¿Y ahora donde te llevo? -me dice mi amigo después de poner su mano sobre mi pierna.

-A casa de mi tío -Le digo sin hacer caso de sus dedos que aprietan mi carne firme y limpia.

-Hueles rico, ¿Te bañaste?

-Sipi

-Me hubieras dicho, uno de mis servicios adicionales como chofer es enjuagar la espalda a niñas lindas.

-JAJAJAJ!!!... de haber sabido…JAJAJAJA!!!

-Ya será para la próxima.

-Yal vez. -Estuvo bien que no lo invite a entrar, si lo hubiera hecho aun estaríamos en la cama.

Saco de la bolsa interior de mi chamarra mi IPhone y reviso los mensajes que tengo, la mayoría son de mis machos que me dicen que quieren verme, a todos les respondo, también tengo uno de mi tío preguntándome en donde estoy, yo solo respondo “Ya estoy en camino” y guardo mi IPhone en su lugar.

Mi tío es un hombre alto, de espalda ancha y de músculos aunque no definidos pero si firmes con sus 46 años y al parecer está ansioso por verme, y no lo culpo, le llevo mas de un año convencerme, aun recuerdo su primer intento, fue en los meses de vacaciones, en lo que llaman “Guadalupe Reyes” era 24 de Diciembre y toda la familia se organizo en parejas para comprar las cosas que necesitaríamos para la comida y pasar la noche juntos, a mi tío le toco comprar las bebidas y yo lo acompañe, cuando lo compramos me invito unas cervezas, después, de regreso me hice la dormida lo que el aprovecho para manosearme. Después de ese día pensé que era una super mala idea tener algo con él, para empezar, es hermano de mi mami y su atrevimiento que a la primera me comienza a tocar tomando en cuenta nuestro parentesco pensé que no seria de las personas que guardan secretos y por mi parte no quiero perder la imagen que tengo con toda mi familia, son la única de las niñas que no dice groserías, llega temprano a todos lados, tengo buenas calificaciones y en general son una santa. Entre platicas de familia, con la abuela, con algunas de mis primas o tías, de forma muy discreta investigue más a mi tío y resulta que el no se a casado por que no le gusta estar atado, según sus propias palabras, toda la familia sabe que es un mujeriego, siempre lo ven con una mujer diferente, mi abuela ha tenido discusiones con él por que le exige que ya siente cabeza, pero el se resiste ante ese panorama. Desde los primeros comentarios que me hicieron de él, yo comencé a interesarme mas y más de lo que me podría ofrecer, lo deje que me rosara en las reuniones familiares, sus insinuaciones se hacías mas descaradas a medida que el se daba cuenta que yo no me ofendía, mientras más sabia de él más aceptaba sus acercamientos. Me gustaba escuchar que es un mujeriego de lo peor y que cambia de mujer como si fueran calcetines; sus intentos y su forma de hablar conmigo llego a tal punto que, bueno, ya lo saben ustedes, ya les conté la conversación que tuve con el por WhatsApp. Sin engaños sabia bien que mi tío solo me quería para metérmela, él me lo dijo así alguna vez, y para que negarlo, esa idea a mí me fascino, a tal punto que en la noche año nuevo le dije en el abrazo de media noche que dejaría que me la metiera.

Estaba tan inmersa en mis pensamientos que no me di cuenta en el momento en que mi amigo taxista comenzó a acariciarme mi pierna izquierda. Sus caricias eran largas, desde la punta de mi rodilla hasta donde le permitía mi falda que si era bastante. Yo seguí pensando en los chismes familiares de mi tío… “Es un machista”

-Creo que hemos llegado. -me dice mi amigo sin sacar su mano debajo de mi falda, su dedo meñique casi rosando mis braguitas.

-Si, ¿Cuánto le debo?

-No es nada princesa, sabes que con tu compañía es suficiente -me dice haciendo presión con su mano en mi pierna

-¿De verdad? A veces pienso que no es justo.

-Tu tranquila, ¿Quieres que te espere?

-No, me quedare un buen rato

-¿A que hora vengo por ti?

-heeeeemmmmm no lo sé, yo te llamo.

Me acerco a él y le don un beso en la mejilla, abro la puerta y salgo del taxi. Inmediatamente presiono el botón del interfon.

-Hola, ¿Quién es?

-Hola tío, soy yo, Rachel.

-Haaa… bien, pasa.

Empujo la puerta después de escuchar el clásico sonido como de motor de la puerta, antes de cerrarla veo a mi amigo dentro del taxi y le mando un beso y cierro la puerta.

Su casa es bastante grande, atravieso el patio lleno de césped de un color verde intenso, me gusta como se siente lo blando que es debajo de mis pisadas, mi tío me está viendo del otro lado del muro de crista, este vestido con unos jeans y una camisa de cuadritos, se ve como esos ingenieros de construcción de la TV. Tiene una cerveza en la mano.

-Hola tío -le digo ya estando con él dentro de la casa.

-Hola sobrina -Noto en el tono de su voz que no es su primera cerveza.

-jijijij…

Sin perder tiempo y dándole una grata sorpresa lo tomo del cuello y lo beso. Tengo que ponerme de puntitas y estirar todo mi cuerpo para poder saborear la cerveza directamente de su boca. Creo que le sorprendió que lo besara a la primera porque tardo un momento en corresponder mis caricias bucales. Con su mano derecha me tomo de la cintura aun con la cerveza en la mano, y con la otra fue directamente a mi culo, yo lo moví de izquierda a derecha cuando sentí su mano apretar mi nalga derecha acompañado de un ronroneo de mi garganta. La verdad es que yo también me sorprendí de mi misma por besarlo así a la primera, pero es que, con las caricias de mi amigo taxista, después con la cogida que me dio mi padrastro y que me dejo sin correrme y después otra vez las caricias de mi amigo para este momento estaban muy muy calientes, ¿Cómo dicen? Como perra en celo.

-Puta -me dice en un segundo que nuestros labios se separaron.

Mi cuerpo se estremeció con esas palabras, le di un beso rápido y sonriendo como colegiala me separé de él y Sali corriendo escaleras arriba dejándolo parado sin decir nada.

Llegue a su cuarto, y los más rápido que puede me quite toda la ropa. Me acosté en su cama de sabanas blancas y con una de sus enormes almohadas la puse frente a mí, entre mis piernas cubriendo mi desnudes. Mi tío entro, cerro a la puerta y me quedo mirando unos segundos, note que no traía la cerveza; sin dejar de mirarme camino al costado derecho de la enorme cama acariciándose su entrepierna, mi boca como mi vagina se humedecieron al instante hambrientas de verga.

-¿Estas caliente? -me pregunta mi tío

-sipi -le digo tomando una orilla de la almohada y riendo como tonta.

No era esto lo que tenía pensado, yo quería hacerme del rogar, que le costara trabajo encamarme, pero ahora estoy en su cama, desnuda, literalmente pidiéndole verga.

-Ven -Me dice mi tío acariciándose el bulto del pantalón.

Yo gateo hasta estar como perrita mirando directamente hacia su mano para no perderme detalle de como baja el cierre y quita el botón de su pantalón, su mano entra bajo su bóxer y bajando la tela saca su verga a centímetros de mi cara. Mi boca se llena de saliva al igual que mi vagina de jugos. Lo miro a los ojos pidiéndole permiso -Muéstrame lo que sabes hacer zorra- me dice mi tío, me paso la lengua por los labios acercándome a su hermosa verga, blanca, con la cabeza rosada, gorda y larga, muy larga. Puedo ver las venas de un color verde que sobresalen por la parte superior; el sostiene su verga con su mano derecha mientras la izquierda me toma de la cabeza jalándome para que me acerque mas raído; abro la boca y saco ligeramente la lengua para que sirva de cama para su hombría. Mis manos están aun sobre la cama, mientras mi culito se mueve de un lado a otro lentamente, como lo hacen las perritas, lo miro a los ojos mientras su glande se acerca más y más en mi boca se dibuja una sonrisa de felicidad cuando su glande hace contacto con mi lengua -ssssssssss- es la respuesta de mi tío. Su mano hace presión en una orden silenciosa y yo obedezco de inmediato, dejo que me jale hacia él, metiendo su verga en mi juvenil boca.

-Por fin -dice mi tío entre gemidos mirando al techo de su habitación.

Mi garganta se resiste a que entre toda su verga, mi cuerpo se arquea como respuesta, cierro los ojos y me concentro para dejar que el meta su verga hasta donde quiera hoy soy suya, el es mi macho y tengo que complacerlo.

Su verga entra mientras su mano hace presión en mi nuca, hasta que, por fin, mi nariz choca contra su cuerpo y sus huevos contra mi quijada. Siento su verga a una cuarta parte de mi garganta, no puedo respirar, pero aun así no me hecho para atrás, él con su mano libre me toma del cuello y hace presión donde está su verga.

-Impresionante, te la tragas toda -me felicita.

Me siento orgullosa de que este contento con mi habilidad de garganta profunda. Me la va sacando despacio mientras una lagrima recorre mi mejilla derecha. Cuando su hombría deja se separa de mi boca deja un hilo de jugos y saliva desde su punta hasta mis labios, mi respiración es rápida por recuperar el aire perdido

-¿Te gusta comer vergas?

-siii

-¿Quieres más?

-Por favor

Su verga comienza el camino hacia las profundidades de mi garganta, esta vez comienza con un mete y saque lento pero continuo. Después de unos minutos comienza a sacarse la camisa que tiene puesta, pero sin dejar de mover sus caderas para seguir usando mi boca, después me toma de la cabeza con las dos manos y sus pantalones caen hasta sus tobillos, de patada a patada se saca los pantalones y el bóxer y así es como queda desnudo.

-La mamas muy rico sobrinita, pero aun no quiero correrme, anda, acuéstate y abre las piernas – me dice dándome una palmadita en la mejilla izquierda.

Yo obedezco de inmediato sonriendo como si fuera a hacer una travesura; recojo y separo mis piernas él se sube a la cama y se queda de rodillas en medio de mis piernas.

-Si que estas muy buena.

-Para que se divierta lo que usted quiera tío -le digo sonriendo.

Se agacha y su lengua va directamente a mi vagina, sin preámbulos, sin preparaciones, su lengua entra desesperadamente entre mis labios vaginales, hasta que encuentra la entrada que todos los hombres que me miran les gustaría encontrar, si lengua entra a lo mas que puede mientras mi espalda se arquea hacia arriba y suelto un gemido largo y catártico.

-HAAAAAAAAAAAAA… TÍOOOOO!!!!

Sus labios se mueven de un lado a otro junto con su lengua, la respiración de su nariz sobre mi clítoris hace estragos. Lo tomo por el cabello fuertemente con las dos manos, no se si alejarlo de mi vagina o hacer presión, el placer que me hace sentir es hermoso, es único, visceral, animal. Es el cielo.

Mis piernas tiemblan, mientras mis senos suben y bajan al ritmo de mi respiración agitada, mi cabeza va de izquierda a derecha, con la boca abierta y los ojos cerrados suelto gemidos sin parar. Gemidos de una adolescente que le gustan las vergas maduras, gemidos de una adolescente que le gusta que la traten como a una puta, como a un juguete sexual para el uso exclusivo de machos maduros y dominantes.

-haaaaaa… haaaaa.. haaaaa… haaaaawwwwww tíoooo haaaa ahaaaggggg gggg….ggg me voy a correr.

Mi tío al escuchar mi confesión se fue directamente a mi clítoris, sus labios lo atraparon y lo movieron de un lado a otro, con su lengua hacia presión en mi clítoris, hasta que no pude aguantar más y me corrí en un grito de placer difícil de explicar.

-HAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!.. QUE RICO!!!!!!!!!!! RIIIICOOO!!!!

Mi cuerpo no dejaba de temblar y mi tío no dejaba de comerme por mi vagina, mis gemidos eran incontrolables y eran acompañados por los sonidos de chapoteo de mi vagina, mi vientre plano me dolía por tenerlo duro tanto tiempo, sentía que me ahogaba por los gemidos no dejaban que respirara bien. Y sin poder evitarlo un orgasmo más llego con toda su fuerza soltando cantidades de jugos en la boca de mi tío.

-TÍOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!! -Fue lo único que puede decir.

Mi respiración es fuerte, mi cuerpo tiembla bajo su mirada, él esta hincado en medio de mis piernas mirando como mi alma regresa a mi cuerpo, cuando lo miro a los ojos sonriendo el se acerca a mí y me besa, lento, con una ternura que contrasta en gran medida por el macho que es.

-Ahora me toca a mí -me dice mi tío muy cerca de mi boca.

Me besa de nuevo mientras que con una mano toma su verga y la desliza a lo largo de mi intimidad. Mi vagina se contrae ante las caricias de su hombría, mi cuerpo tiembla por la expectación de lo que me espera; por un momento pienso en pedirle tregua por unos minutos, pero me aguanto, no quiero defraudarlo, quiero que disfrute con mi cuerpo todo lo que quiera. Separo mas las piernas y las encojo haciendo que mis pies queden volando, así me entrara mejor. Él sonríe ante mi sumisión, acomoda la cabeza de su verga en la entrada de mi vagina juvenil y comienza a hacer presión.

La humedad que tengo después de los dos orgasmos hace que entre sin muchos problemas, pero eso no impide que me arda un poco por gran tamaño. Yo miro hacia abajo, veo con los ojos como platos y la boca totalmente abierta como van entrando centímetro a centímetro de carne de macho, hasta que no puedo mas y en un gemido largo y liberador, estiro mi cuello y mi cabeza hacia atrás mientras él hace lo mismo.

-Puta madreeee!!!! Está bien apretada sobrinita… que ricooooo…

Cuando sus pesados huevos chocan contra mis nalgas sé que ya está totalmente adentro de mi cuerpo. Esto es la gloria. La comienza a sacar despacio, disfrutando de las contracciones de mi vagina, me duele un poco, pero soporto la hombría de mi macho, y de nuevo me la va metiendo en la misma velocidad, lento, disfrutando de mi vagina estrecha. A cada entrada y salida lo hace mas rápido, y mis gemidos acompañan su ímpetu.

Mientras me coge, tiene sus manos a los lados de mi cabeza mirando mis duros y redondos senos moverse a todos lados, sonríe cada que suelto un gemido; mis manos las tengo por encima de mi cabeza, el placer que me proporciona no me deja para pensar que hacer con ellas. Cuando nuestras miradas se encuentran no puedo evitar sonreír entre gemidos.

-Tíoooo!!!! Haa haaaaa haaaaaa…

-Sobrinita ggrr gggrrrr… estas bien apretada.

-haaaa haaaa haaaaaa

-Estas bien sabrosaaaaaaaaaaaaa… haaaaaaaaaagggggggg… miraaaa nada mas que… ggggrrr cuerpo te cargas putaaaaa…

-haaaaaaaaaaaaa haaaaa haaaaaaaa haaaaaaaa pa… paaaa haaaaa… para que … se diiiiiviertaaaaaaaa haa haaaaaa haaaaaaa haaaaaaa.

-Eres toda una zorrita sobrina

-haaaaaaa haaaaaaa haaaaaaaaaa haaaaaaaaaaaaaaa y usted un macho de verdaaaaadddd haaaaaa haaaaaaa

-¿Te gusta cómo te estoy cogiendo?

-me me me… me encantaaaaa.. cójame tío, use a su sobrina para su placer ahaaaa haaaaaa siiiii diooooosss siiiii que riiico es todo estoooooooo haaaaaaa haaaaaaaaaa siiiiiiiiii

Sus embestidas fueron aumentando en velocidad y fuerza, todo mi cuerpo se movía al compás de sus metidas mientras yo lo invitaba a seguir haciéndolo – haaaa haaa siii tío siii haaaa es todo un macho haaaa haaa siii me encanta haaaaa haaa haaaaa siiii mi macho siii haaaaa haaaaaaaa haaaaaa- hasta que ninguno de los pudo más y como si estuviéramos de acuerdo nuestros cuerpos se tensaron. Yo comencé a temblar, mientras veía la rigidez de su cuello mientras sus embestidas eran rápidas y firmes, cerré los ojos cuando mi orgasmo llego, mi vagina se contrajo alrededor de la verga de mi tío, abrasándolo, apretándolo; una corriente eléctrica nació de ese punto expandiéndose por mis piernas, mi abdomen plano, mis senos, por todo mi cuerpo. Mi tío me la metió hasta el fondo en una última estocada brutal, quedándose quieto sin dejar de hacer presión, su leche comenzó a salir a disparos, uno detrás del otro; no se cuantos fueron, pero me dolió un poco el vientre por la cantidad que me estaba dejando dentro, leche caliente y espesa.

No me di cuenta como paso, pero estaba boca abajo mostrándole mi orgulloso culo, él aun lado de mi mirando al techo, recuperando la respiración al igual que yo, sentía mi vagina segregar leche de macho sin descanso.

-Pero que bue culo tienes sobrinita -me dice mientras me lo acaricia tiernamente de arriba hacia abajo, como si estuviera acariciando el lomo de una perrita -duro y respingón, como me gustan.

Abrí mis ojos, y lo descubrí recostado sobre uno de sus codos con la otra mano en mi trasero, mirando mi cuerpo joven y bien trabajado en el GYM le sonreí moví el culo como una perrita feliz, y la verdad es que lo estaba, por darme cuenta que mi macho, mi tío esta complacido con mi cuerpo.

-Me va a gustar usar este hoyito de aquí -me dice haciendo presión con su dedo medio en la entrada de mi culo, pero sin meterlo.

Doy un respingón por la sorpresa de su caricia, lo miro con sorpresa y algo de miedo pensando que ya era suficiente por este día.

-No te vas a ir sin que yo este satisfecho, sobrina; me hiciste esperar más de un año para probar tu cuerpo, tengo muchas ganas acumuladas. Anda, ve a la cocina y tráeme una cerveza -me dice dándome una nalgada para que me levante de la cama.

Con aun las piernas como gelatina hago lo que me dice; cuando bajo de la cama por un momento tropiezo ya que aun tengo las piernas sin fuerzas.

-Con cuidado sobrina Jajajaja -me dice mi tío riéndose de mi orgulloso de cómo me ha dejado.

-jajajajaja -yo rio también.

A paso lento salgo de la habitación y la cierro detrás de mí, me recargo un momento en la puerta. Ufff.. ha sido algo fabuloso, mis rodillas están todas temblorosas y mi respiración no la puedo controlar, pero ¡Que buena cogida me ha dado! Al parecer los rumores son ciertos, es muy bueno en la cama, de haber sabido que era así lo hubiera dejado metérmela desde hace más tiempo. A paso lento y aun desnuda bajo las escaleras y me dirijo directamente a la cocina. Me asomo al interior del refrigerador, veo las cervezas de mi tío, cuando voy a tomar una me doy cuenta de que tiene una buena dotación de alimentos, y después de pensarlo un poco tomo todo lo necesario para hacerle algo de comer, aunque la verdad no sé nada de cocina así es que me decido por unos Sándwich mientras corto el aguacate y coloco todo en el pan siento como de mi vagina sigue saliendo la leche de mi tío y se desliza por mis largas piernas.

Pongo dos Sándwich en una bandeja y de la misma forma dos cervezas destapadas, se que solo me pidió que le llevara una, pero creo que no será suficiente. Con cuidado de no tirar nada subo las escaleras para llegar de nuevo con mi tío, con un poco de dificultades abro la puerta, lo encuentro recostado, con las manos detrás de la cabeza, totalmente desnudo, con su hermosa verga semi parada, y de inmediato mi boca se me hace agua, al igual que mi vagina lo que provoca que salga un hilo de leche y recorra mi pierna izquierda hasta la rodilla.

-Tardaste mucho, ya iba a bajar a buscarte.

-Le hice algo de comer -le digo acercándome a paso lento contoneando mi cuerpo.

-Muy bien sobrina, así me gusta, ¿Qué mas sabes hacer en la cocina?

-De comida nada jijiji -le digo apenada mientras coloco la bandeja en la cómoda que esta a un lado de la cama, sin flexionar las rodillas para que se estiren mis piernas y mi culo se pare.

-Tendrás que aprender a hacer algo, porque cada que vengas a que te la meta me harás de comer -me dice estirando la mano para tomar un Sándwich para comérselo.

-¿Cada vez que venga?

-Claro.

-Pensé que solo seria esta vez y ya -le digo sentándome en la orilla de la cama muy cerca de su verga.

-Jajajajaja… eres una hembra que no se puede comer en una sola ocasión, estas muy buena sobrina.

-jijijij… gracias.

-A demás no negaras que te gusta lo que puedo hacerte con mi verga.

-jijijij…-Solo rio como colegiala y volteo a ver su verga que esta recuperándose.

-¿No tienes hambre? -me dice refiriéndose a que no e tomado el otro Sándwich

-De comida no.

-Jajajajaja… Pero de carde de hombre si

-JIJIIJ…

-¿Qué esperas? Comete mis huevos.

Él separa sus piernas a medida que me voy subiendo a su cama y me coloco en medio de ellas, me quedo de rodillas con las dos manos en su verga, sintiendo su calor, y un poco de humedad por mis jugos y su semen, lo masturbo tiernamente, despacio sin perder detalle de su hombría, me hago un poco hacia atrás e inclino mi cuerpo, mi culo queda parado, mientras mi cabello cae por los dos lados de mi cara, pero para que no me estorbe me lo acomodo para que este todo del lado izquierdo, estoy tan cerca que puedo oler mi propio aroma impregnado en la piel arrugada de sus huevos, grandes y pesados. Paso mi lengua por mis labios y sin esperar más, mirando a los ojos a mi tío le doy un beso tierno en el izquierdo. Su escroto se contrae por la excitación, mi tío suelta un suspiro y yo repito la operación, uno, dos, tres besos y saco mi lengua para acariciarlo solo con la punta mientras mi mano izquierda sostiene su pesada verga hacia arriba para que no me estorbe, recorro con la punta de mi lengua sus dos bolas, duras calientes al contacto, en cada minuto voy usando mas mi lengua, moviendo mi cabeza de un lado a otro para que no quede ningún tramo sin probar; con mi lengua debajo de sus huevos, los cargo, son pesados y mi lengua la uso como cama para ellos, y abriendo mi boca lo mas que puedo intento metérmelos en la boca, con mis labios hago presión mientras uso mis dientes para acariciarlos mientras mantengo cerrado los ojos para disfrutar mas del contacto de mi boca en sus huevos. a lo lejos puedo escuchar los suspiros de mi tío por mis caricias bucales, sus piernas tiemblan a cada acaricia de mis dientes, lo hago con delicadeza, con ternura en cada chupada, en cada lamida.

-haaaa… eres buena sobrina.

-jiijij Gracias -le digo separándome de sus huevos para mirarlo y sonreírle.

Paso mi lengua de la parte baja de sus huevos hasta la punta de su larga verga, una y otra vez, y regreso a sus huevos mientras siento en mis manos las palpitaciones de su corazón imitados en las venas de su verga que ya esta mas dura que hierro. Chupado cada centímetro voy subiendo por sus huevos, por su palo, hasta llegar a la punta. Con la punta de mi lengua recorro la parte baja de la cabeza de su verga, lo hago despacio, con cariño; uso mis labios para abrasar la punta de su verga y chupo; mi tío contrae sus piernas y suelta un gemido, yo me siento feliz de ser la que provoca eso y repito la chupada una y dos veces. Sin sacar la punta de su verga de en medio de mis labios, lo masajeo, ya no chupo, solo hago que la punta de mi tío se sienta a gusto con mis labios mientras paso la punta de mi lengua por toda su cabezota, hasta llegar a ese hoyito que tienen los hombres, paso mi lengua dos o tres veces, y con la punta hago presión.

-haaaaaaa!!!! -Responde mi tío a mis caricias. Yo repito la operación un par de veces más hasta que sin darme cuenta su verga va entrando más y más a las profundidades de mi boca.

Por un par de minutos su verga entra y sale de mi boca, desde la punta de mis labios hasta las profundidades de mi garganta.

-Rachel -me habla mi tío para que le ponga atención, yo dejo de chupar pero no saco su verga de mi boca, solo la tengo hasta la mitad de mi paladar y sin moverme lo miro a los ojos para saber que es lo que quiere- Se nota que te gusta mamar- Con un movimiento de afirmación de mi cabeza le respondo -eres una perrita muy obediente- me dice acariciando mi cabeza como lo hacen con las perritas -pero ya es suficiente- yo niego con la cabeza, no quiero dejar de seguir chupando.

Él se ríe ante cuando empiezo a chupar con desesperación, como si fuera la ultima verga que me comería en mi vida, me toma de los cabellos con fuerza y me los jala para separarme de su verga, yo estoy encantada con ese pedazo de carne dentro de mi boca y no quiero dejarla, me aberro a ella, pero al final no me queda de otra que soltarla por el dolor que siento en mi cabello. Me quedo mirándolo haciendo pucheros por que me quitaron mi dulce favorito.

-Quiero probar ese culo de puta madre que te cargas.

-Si tío -le digo con respeto -pero me va a doler, la tiene bien grande.

Él se para a un lado de la cama y yo gateando me acomodo de perrita dándole la espalda.

-Pero te va a gustar, solo aguanta.

-Si tío… ¿Así esta bien? -le pregunto parando el culo, arqueando mi espalda con los codos sobre la cama y mi mirada hacia atrás esperando su respuesta.

-agáchate más -me dice empujándome por la espalda hasta que mis senos hacen contacto con la cama.

-Si tío.

-Mira nada mas que buen culo te cargas sobrina. ssssshhhh me encanta -me dice mientras coloca la punta de su verga en la entrada de mi culito.

-Para que lo disfrute tío.

Él comienza a hacer presión, mi hoyito se resiste, mientras yo aprieto los ojos para aguantar lo que viene. Mi tío me toma de las caderas y me jala mientras empuja s u verga, la cabeza va entrando, mi respiración se hace más rápida mientras siento la fuerza de sus manos en mis caderas.

-haaaaaauuuuu -me comienza a doler, es demasiado grande, pero tengo que aguantar.

-ssssssshhhhh… lo tienes bien apretado, aguanta sobrina, ya entro la cabeza.

-haaauuu siiii siiiii tiíoooo haaaaaaaaa me duele.

La entrada de su verga es lenta y dolorosa, pero me gusta, me gusta sentir ese dolor de una verga de macho. Él no se detiene hasta que sus huevos chocan contra mi vagina, hasta tenerla toda adentro, sus gemidos son como los de un toro en celo mientras de mis ojos salen algunas lagrimas y la verdad es que no se si son de dolor o de placer.

-¿Quieres que te la saque?

-NOOOOO!!! Le digo en un gemido suplicante- disfrute de mi culo tío, no se preocupe, usted cójame.

Me da una fuerte nalgada y comienza a sacarla, despacio, con delicadeza hasta tener solo la punta dentro de mi culo, y después con una envestida fuerte me mete la mitad de su hombría.

-HAAAAAAA!!!!!!!!! -grito de dolor y de placer al mismo tiempo.

Comienza adentro y a fuera en una cadencia lenta que me produce placer y que me tortura por que mi culo se acostumbra rápido a su verga y quiere que lo haga más rápido. Mi tío con su experiencia cogiéndose a putas sabe que ya puede hacerlo, me da una fuerte nalgada que me hace gemir y sonreír al mismo tiempo, con su mano derecha me toma del cabella y me lo jala al mismo tiempo que acelera sus embestidas.

-HAAAAAAAA HAAAAAA HAAAAAAAAAA HAAAAAAA H AAAAAAA

-GGGGGGGGGRRRRRRRR   GGGGGGGGGRRRRRR LO TIENES BIEN APRETADO SOBRINITA!!!!

No puedo responderle, solo me dedico a gemir y a apretar mi culo para darle más placer. Mi espalda se curvea más y mi culo se para más a su encuentro. Pasa su otra mano por debajo de mi cuerpo y estruja mis senos con fuerza, con dominio.

-HAAAAAAAAA HAAAAAAA TIIIIOOOO!!!!

Me suelta del cabello y caigo sobre mis codos, sobre mis brazos, giro la cabeza lo que puedo para mirarlo, con la boca abierta dando gemidos tras gemidos, con mis ojos semi cerrados por el placer y con sudor en la frente. Lo miro a los ojos y le sonrió entre gemidos, él ve mi cara de puta feliz y me da una nalgada lo que hace que cierre los ojos y alce la cabeza. Sus embestidas son más fuertes, más desesperadas hasta que en una embestida brutal me la deja adentro, aferrado con sus dos manos de mis caderas con desesperación; comienza a disparar leche dentro de mi culo, una y otra vez, calientes chorros de leche chocan dentro de mi cuerpo, sus dedos se entierran en mi juvenil cuerpo y sin más mi cuerpo responde a su placer, comienzo a temblar suelto un grito de placer y mi culo se aprieta alrededor de su verga, una verga que me ha hecho feliz este día. Mi cuerpo cae completo en la cama, él encima de mi sin sacar su verga de mi culo, mis ojos se humedecen de felicidad por el orgasmo, los cierro un momento escuchando la respiración de mi tío en mi nuca.

Cuando abro los ojos en una nebulosa visión de lo que está pasando, tengo las piernas en sus hombros, él me la está metiendo por mi vagina, no se cuando me dio vuelta, pero mis gemidos no se dejan esperar sin importar que tan cansada estoy, después de unos minutos de cogerme en esa posición me corro de nuevo y sin poder evitarlo mis ojos se cierran una vez más.

Lo siguiente que recuerdo es que me desperté por que me estaba doliendo mi culito a más no poder y es por que mi tío me tenia acostada boca abajo en la cama y el me la estaba metiendo por atrás. Cerré los ojos y al abrirlos me estaba chupando los senos como un bebe, pude acariciarle el cabello mientras lo hacía, pero de nuevo perdí la noción de lo que estaba pasando. Abrí los ojos y lo tenia en medio de mis piernas en el justo momento que tenia un orgasmo, derramando toda su hombría dentro de mi vagina y al instante me quedé dormida.

En el momento que despierto miro rápidamente la ventana, esta oscuro, ¿Cuánto tiempo llevo aquí? ¿Dónde está él?

-Hola sobrina -me dice mi tío saliendo del cuarto de baño.

-¿Qué hora es?

-Son las 9:00 p.m. no es tarde.

-Pero ya tengo que irme a mi casa, se enojara mi papá conmigo por llegar tarde -cosa que no es verdad, pero tenia que decir algo para salir de ahí.

-Esta bien.

Me levanto y de inmediato mi vagina me arde y mis piernas me tiemblan como si hubiera corrido 50 kilómetros. De mi vagina corre un rio de semen hasta llegar a mis rodillas.

-Me estuviste cogiendo mientras estaba inconsciente.

-Si, no podía dejar de hacerlo.

-Se nota.

-voy al baño a limpiarme.

Al entrar al baño solo tomo papel higiénico para limpiar todo lo que sale, me gustaría bañarme, pero no me daría tiempo a demás no quiero que mi tío se le ocurra cogerme de nuevo y ahí si no salgo hasta mañana y eso me traería problemas con mi papi.

Salgo a la habitación y me pongo la ropa lo más rápido que puedo, lo que mi adolorida vagina y mis piernas temblorosas me lo permiten. Cuando bajo las escaleras mi tío me espera ya vestido.

-yo te llevo.

-Gracias tío.

No recuerdo bien el trayecto de regreso por que cerré los ojos, cuando los abrí ya estaba en la entrada de mi casa, por fortuna mi padrastro aun no estaba en casa.

-Gracias tío -le digo aun sentada dentro del auto.

-Gracias a ti, no había sentido tanto placer desde hace mucho tiempo.

-Pero si a ti no te falta quien te de tu dosis de placer.

-Pero no se comparan contigo nena.

-jijijij hay gracias. Jijiijij

Salgo del auto y cierro la puerta, me inclino para hablarle por la ventana.

-me alegra que lo disfrutara. Hasta la próxima -doy media vuelta y entro en casa.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© Rachel

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Rachel
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


100 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS