En Link World Network S.L. utilizamos cookies de Google Analytics para realizar un análisis del tráfico web que recibimos y para analizar el comportamiento de los visitantes de nuestra web. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos: Política de Cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.688 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.460.914 Miembros | 20.407 Autores | 105.795 Relatos 
Fecha: 12-Ene-18 « Anterior | Siguiente » en Grandes Series

Sueños cumplidos C.19 Misión: conseguir grupo

Darek Defens
Accesos: 1.769
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Me dirigí sin desviarme hasta el herrero, cruzando los dedos; para que el herrero tuviera ya mi equipo. Estaba pensando un poco en todo, en Jack; como sería su grupo y en su viaje. En Fred y Luis, donde acabarían sus andanzas; si Luis alguna vez se daría por satisfecho con Fred. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Sueños cumplidos

Capítulo 19: misión: conseguir grupo

            Me dirigí sin desviarme hasta el herrero, cruzando los dedos; para que el herrero tuviera ya mi equipo. Estaba pensando un poco en todo, en Jack; como sería su grupo y en su viaje. En Fred y Luis, donde acabarían sus andanzas; si Luis alguna vez se daría por satisfecho con Fred. Si mi grupo de vagabundos, llegaría a poder autoabastecerse; haciendo misiones y heroicidades para los demás. Tambien empecé a pensar si Dorian con su pequeño grupo conseguiría hacer lo que planeaba, ya que su grupo tiene sus propios propósitos; son un grupo peculiar y además, con objetivos muy dispares.

Por ultimo antes de entrar, recuerdo que Emba quería decirme algo; y la actitud extraña de Melissa…

Entro en el herrero y me encuentro con la reina de roma, que al verme alegra su cara; y dentro se escucha la forja trabajar.

—     Ya sabía yo que vendrías, tarde o temprano – comento con su sonrisa

—     Claro, si tenéis mi armadura – bromee, haciéndola reír.

—     Oye, me gustaría hablar contigo a solas. – dijo tras mirar detrás, viendo que el marido no me veía; ni escuchaba nada.

—     No sé si deberíamos, Mel… - dije con tono culpable

—     Ya, pero necesito hacerlo. – confeso, lo que sentía.

—     Vale, lo haremos. – me resigne a su voluntad, sabiendo que no cejaría en su empeño hasta conseguirlo; y por ahora pareció darse por complacida.

—     Ahora sale mi marido y te da la armadura; ¿vale? – pregunta ella, para saber si tendré un poco de paciencia.

—     Si, tranquila; espero aquí. – me cruzo de brazos dispuesto a esperar.

—     ¿Qué tal te ha salido el plan? – me pregunta interesada, por saber más de mí.

—     Bien, voy a cambiarle la vida a once personas; solo espero que salga bien. – digo y tras decirlo, la forja se para y sale su marido con mi armadura.

La armadura tiene parches de hierro, ya no tiene boquetes; y parece algo más pequeña; además tiene algunas mejoras para fortalecer los puntos débiles.

—     ¿te ayudo a ponértela? – pregunta Melissa

—     Si, por favor – pido, viendo que el marido se queda allí para ver cómo me queda.

—     Le he puesto mi firma y algunas mejoras, espero no te importe; he usado el metal sobrante para reforzarla. – comunico el herrero.

—     No te preocupes, me parece totalmente genial – digo al notar, la armadura mucho más ajustada; parece un poco más pesada, pero al quedarme bien, lo compensa.

—     ¿Cómo te sientes? – pregunta Melissa

—     Genial – contesto, mientras que me muevo; ya me he acostumbrado un poco a la armadura y ahora me muevo mejor.

—     ¿Necesitas algo más? – pregunto el herrero

—     Si, necesito una armadura idéntica a mis medidas; de cota de escamas. Otro escudo pesado de acero, y otra espada como la mía. – le pido, pensando en cumplir la promesa con mi hermano gemelo; ya que tarde o temprano lo hare.

—     150 de oro por la armadura, 20 de oro por el escudo; y 15 de oro por la espada. En total…185 de oro. – pidió, el herrero.

—     Toma, aquí tienes – le solté las monedas que pidió.

—     En hacer la armadura tardare 1 mes, en hacer el escudo 1 semana y tres días en hacer la espada. Asi que vuelve a por eso dentro de 1 mes y dos semanas, ya que tengo otro pedido antes que el tuyo; ¿está bien? – pregunta tras comunicármelo

—     Esta perfecto, hasta dentro de cinco semanas; entonces. – me despedí

—     Pero ven a visitarnos antes – pidió Melisa

—     Sí, claro; ven cuando quieras – apoyo su marido

—     Hasta pronto – dije, saliendo al fin de la tienda con mi armadura.

Tras eso, empecé a ir hacia la taberna; para buscar el famoso tablón de misiones. Al llegar allí, efectivamente estaba en una pared; me puse a leer las misiones, que estaban por cumplir.

Misión: Acabar con los Morrock rojos

Requisito: un grupo de aventureros

Explicación: Unos Morrock han absorbido de un modo u otro fuego, como consecuencia de eso su color ha cambiado de verde a rojo; y ya no le temen. Por eso, atacan las granjas de Suren.

Recompensa: 50 de oro / cabeza.

Misión: Acabar con las ratas del sótano

Requisito: un grupo de aventureros

Explicación: Unas ratas se han colado en el sótano de la taberna y se están comiendo los suministros, deben acabar con ellas.

Recompensa: 1 día en la taberna con todo incluido y 3 de oro / rata.

Misión: Acabar con los perros salvajes

Requisito: por la noche

Explicación: Unos perros salvajes por el día se esconden, pero por la noche, atacan guardias; lo rompen todo y roban comida. Debéis acabar con ellos.

Recompensa: 10 de oro / perro

Misión: registrar las ruinas del norte

Requisito: traer algo interesante

Explicación: Suren se construyó al norte de unas ruinas, las ruinas están en la nieve; son de un templo a un dios de un panteón que ya no existe, esas ruinas están llenas de Goblin y están llenas de trampas. Pero se rumorea que hay artefactos especiales y un gran tesoro por descubrir.

Recompensa: depende de lo que traigas…

La misión que veía para comenzar era la de las ratas, pero me faltaba algo fundamental un grupo; sino la misión que me quedaba era arriesgarme contra los perros salvajes…aunque tampoco me hacía mucha gracia luchar contra una manada de perros a solas. Me acerco a Everon, lo saludo; por respuesta me hace un mohín con la cara.

—      Hola Everon, ¿puedo coger la misión de tu sótano? – pregunto, pensando que me haría el favor; de dejarme hacerlo sin grupo

—      Si, poder puedes; búscate tres compañeros y es tuyo. – contesto con frialdad

—      Pensé que como me conoces, harías la vista gorda. – comente, intentando convencerle.

—      No cuela, el mínimo son 4; ya me has oído. – negó con su cabeza, ahora entiendo la fama de los enanos; como comerciantes.

Me doy la vuelta suspirando y empiezo a examinar las mesas, entre todos los aventureros, comerciantes; nobles y burgueses que hay, busco aventureros solitarios y novatos. De entre todos, encuentro seis que pueden ser; ahora queda preguntarles y que al menos tres digan que sí.

Veo un encapuchado, pienso que puede ser el asesino de antes y por eso me acerco a él.

—      Buenas, necesito tres aventureros para hacer una misión; ¿te apuntas? – le pregunte, sin llegar a sentarme.

—      ¿Qué clase de misión? – dice por lo bajo, pero pronunciando muy bien.

—      Matar a unas ratas – le resumo

—      No me gustan las ratas – se estremece

—      No importa, solo tienes que matarlas – intento convencerlo

—      De acuerdo, está bien; consigue a los otros dos. – pronuncia

—      Vale, espera aquí. – pido, mientras me doy la vuelta y me dirijo hacia otros aventureros.

Lo intento sin suerte con un humano bajito, luego me acerco a un enano.

—      Maese enano, ¿le interesaría a usted matar unas ratas? – le dije con respeto, según cuentan las leyendas; los enanos valoran eso.

—      Sí, claro; ese maldito de Everon, no me ha dejado hacerlo solo. – protesto el enano

—      Pues ya tienes compañero – ofrecí, para ver si colaba.

—      Sí, pero no basta; necesitamos otros dos – contesto molesto, por requerir tanto; para tan poco.

—      Ya tengo a otro más, voy a por el ultimo. – anuncié, y me fui; siendo observado por el enano.

Pregunte a un elfo y a un mediano, pero a ninguno les intereso; pregunte a una semi orca.

—      Buenas, ¿quieres matar ratas? – pregunte, con la esperanza de que dijera que sí.

—      Quiero matar – asintió, aunque su frase me puso un poco los pelos de punta.

—      Me vale, ¿cuento contigo entonces? – ofrecí la mano

—      ¿para matar? Si – ella miro mi mano, me la apretó con fuerza y asintió.

—      Vale, sígueme – pedí, sin perderla de vista.

—      Voy – se levantó, con brusquedad; y se movía de forma brusca.

Reuní al grupo en una sola mesa.

—      Ya somos cuatro – comente, mire al encapuchado, al enano y a la semi orca.

—      Vale, coge la misión – pronuncia el encapuchado

—      Dile a Everon, que nos de esa mierda ya – exigió el enano

—      Corre, quiero matar – pidió la semi orca.

Niego con la cabeza, somos un grupo demasiado variopinto; pero somos cuatro y eso es lo importante.

—      ¡Eh! Everon, ya somos un grupo de cuatro. – llame a Everon y se lo grite, para que me escuchara.

—      ¿ah sí, y dónde están? – pregunto, desconfiado; mientras que se acercaba a mí.

—      Allí, en esa mesa. – los señale, el ambiente entre ellos parecía tenso.

—      ¿Ese grupo? Parece que en cualquier momento se van a matar – el no dejo pasar ese detalle, sin hacer uno de sus comentarios.

—      Sí, pero tú no pediste un buen grupo; pediste un grupo de cuatro y lo tengo – me cruce de brazos, dispuesto a discutir con él; si es que hace falta.

—      Si, allá tú; si quieres entrar en un sitio peligroso con un grupo asi. – estaba disgustado, pero los enanos no son mentirosos; asi que cumplió y me dio las llaves. — ¿Ves esa puerta? Entrad allí, pero cuidado con las ratas son como lobos. – aviso, a pesar de todo; no era mal tipo.

—      Está bien, chicos; vamos. – llame a mi grupo, ellos me miraron y se levantaron con desgana.

El encapuchado saco dos dagas, la semi orca un hacha orca y el enano un hacha enana; por ultimo saque mi espada y nos preparamos para entrar.

—      Ah una cosa más, cuando entréis cerrare la puerta – Aviso Everon

—      Está bien - asentí


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© Darek Defens

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Darek Defens
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.


200 MONEDAS GRATIS EN LA COMUNIDAD TODORELATOS