Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.020 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Cams Porno ] [ Twitter ]  1.459.328 Miembros | 20.156 Autores | 104.088 Relatos 
Fecha: 10-Ene-18 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Las hermanastras - 2 -

QUIQUE
Accesos: 27.649
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Jerónima le preguntó a su hijo: -¿Estás borracho, Pedro? -Borracho y con gaaaaanas de que me desvirguen. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Esteban le respondió a Pedro, en bajito:

 

-Sí. No esperaba esto de mi madre. Temerosa de Dios... Comedianta.

 

-Ni yo lo esperaba de la mía, pero así es la vida.

 

-La verdad es que la vida da unas sorpresas...

 

Pedro, que era un mocetón, moreno, alto, de ojos negros, ancho de espalda y estrecho de culo, quiso defenderlas:

 

-Llevan mucho tiempo sin sexo.

 

Esteban, que era delgado, de ojos azules, estatura mediana, moreno... guapo, muy guapo, no estaba de acuerdo con su primo.

 

-Más llevamos nosotros.

 

-Por que tú quieres.

 

Esteban y Pedro se miraron. Sus labios se fueron acercando y se dieron un beso largo y dulce. De repente, Esteban, se separó de Pedro, y le dijo:

 

-¿Qué haces? Yo no soy maricón.

 

Pedro, quedó cortado.

 

-Debió ser por el calentón de saber que tu madre se lo estaba montando con la mía.

 

-Seguro que la sedujo tu madre.

 

-Me da a mi que fue la tuya la que sedujo a la mía.

 

-Claro, como la tuya es una santa... Santa Come Coños.

 

-Que más da quien sedujo a quien. ¿Dónde vamos a dormir? Mi habitación está ocupada.

 

-Yo me voy para mi casa. Tú duerme donde quieras.

 

-Podíamos domir en tu casa.

 

-¡Ni harto de vino te llevaría a mi casa!

 

-¿Tienes miedo a que te folle el culo y te guste?

 

-A que te hostio.

 

-Mejor vuelve a besarme.

 

-¿Desde cuándo eres maricón, Pedro?

 

-Desde que me besaste.

 

-Me besaste tu a mí.

 

-No, me besaste tú a mi y te gustó.

 

-No, no me gustó.

 

-¿Y por qué me chupaste la lengua si no te gustaba?

 

-Que te den.

 

-Algún día nos daremos.

 

-Sueña.

 

Esteban, se marchó. Pedro siguió escuchando los gemidos de su madre y de su tía, que tan en su mundo estaban que no escuchaban más que la voz de la pasión. A Pedro, que como su primo, aún era virgen, la polla le quería romper el pantalón...

 

Como si nada oyera, entró en su habitación y encendió la luz, Jerónima, que estaba encima de Alpidia poniéndole el coño en la boca, se tapó las tremendas tetas con las manos.

 

Pedro, se hizo el borracho:

 

-¿Andas a por uuuuvas, mamá?

 

Alpidia, al oír la voz de Pedro, dejó de mamar. Jerónima, se bajó. Se taparon con una sábana. Pedro sacó la polla, empalmada, 20 centímetros y gorda, y con ella en la mano, le dijo:

 

-Diles que se deeeeestapen que quieres verlas.

 

Jerónima le preguntó a su hijo:

 

-¿Estás borracho, Pedro?

 

-Borracho y con gaaaaanas de que me desvirguen.

 

Se echó boca arriba en la cama y les dijo:

 

-Desnudaaaaaarme.

 

-Mejor será que duermas la borrachera, hijo.

 

-Desnudarme y follarme o mañana saaaaaabe toda la aldea que sois tooooooortilleras.

 

-Alpidia, le dijo:

 

-¡No te atreverás!

 

-De voooooosotras depende.

 

-¿No querrás follar a tu madre, hijo?

 

-Nooooooo. Quiero que me fooooolle ella a mí.

 

-Estás loco.

 

-Y vosoooootras estáis cachoooooondísimas. Desnudarme o salgo a la caaaaalle gritando lo que vi.

 

Las hermanastras desnudaron a Pedro.

 

-Mamada, quiero una maaaaamada.

 

La madre y la tía se la mamaron y poco a poco se fueron encendiendo. Cuando la polla empezó a echar líquido preseminal, tanto la madre como la tía estaban deseando que les dijese que lo montasen para meter aquella tremenda polla en el coño. Le tocó el caramelo a la madre.

 

-Desvírgame, mamá, y tú dame a comer el coño, tía.

 

Jerónima, metio la polla en su coño empapado y desvirgó a su hijo. Le entró apretada, debÍa ser por el tiempo que llevaba sin ser penetrada. Alpidia le puso el coño peludo en toda la boca. Tanto la tía como la madre se movían buscando el orgasmo... Se pusieron como motos... Aprovechando que Pedro no las veía, se besaban y se magreaban las tetas. A los diez minutos, más o menos, Jerónima ya se iba a correr:

 

-¡Ay que me viene, ay que me viene! ¡¡Ay que me corro, ay que me corro!! ¡¡¡Me corro!!!

 

Alpidia, al ver la cara de su hermanastra al correse, apretó su clítoris contra la lengua de Pedro, movió la pelvis con rapidez, y se comenzó a correr en la boca de su sobrino, diciendo:

-¡Mi madriña lo que ahí tal viene!

 

Pedro, después de tragar el jugo de su tía, dijo:

 

-Chupármela que me quieeeeeero correr.

 

Se la menearon y se la chuparon... Cinco minutos más tarde, después de lamer, chupar y mamar polla y pelotas, Alpidia ya estaba otra vez que echaba por fuera. Sin que Pedro le dijera nada, lo montó y lo folló moviendo la pelvis hacia delante y hacia atrás a toda pastilla. Ni dos minutos tardó en correrse. Jerónima, al termimar su hermanastra, no quiso ser menos. Montó a su hijo y no tardó en correse. Recién acabara y sintió como le latía la polla a Pedro dentro de su coño. La quitó del coño y la puso en la entrada de su ojete. Pedro se la metió en el culo, y a su pensamiento vino la cara de su primo mientras se iba corriendo.

 

Al acabar de correse, Pedro, les dijo:

 

-Ahora quiero dormir. Ir a follar a otra cama.

 

Esteban, en su casa, acababa de masturbarse imaginando como su madre le comía el coño a su tía, y viceversa, pero en el momento de correrse, apretara bien la polla con la mano y la sacudiera pensando que se la estaba metiendo en el culo a su primo.

 

A la mañana siguiente, Jerónima y Alpidia estaban desayunando en la cocina, vestidas, llegó Pedro, y les dijo:

 

-Buenos días. ¿Se quedó a domir aquí, tía?

 

-¡¿No te acuerdas de nada de lo que pasó ayer noche?!

 

Pedro iba a seguir con su mentira.

 

-No, estaba demasiado borracho.

 

Alpidia, suspiró, y dijio:

 

-¡Qué pena!

 

Jerónima, no estaba de acuerdo con ella.

 

-Mejor así.

 

Pedro, siguió haciéndose el tonto.

-¿Me perdí algo importante, madre?

 

-No, hijo, no te perdiste nada.

Una semana más tarde, por la noche, estaba Esteban ojeando la Voz de Galicia en la cocina de la casa de Jerónima, acompañado de Pedro, Jerónima y Alpidia, y le dijo a Pedro:

 

-Escucha lo que pone aquí, Pedrín. Detenidas por la guardia civil D.S.V y M.A.G, alias Dori y Martu como sospechosas de un robo con asesinato en una vivienda de la Moraleja de Madrid el dia de Noche Buena después de la misa del gallo.

 

Pedro le respondió.

 

-No creo que esas dos chaladas mataran a nadie.

 

Jerónima, preguntó:

 

-¿Las conocéís?

 

-Sí, son dos amigas nuestras

.

-¿Novietas?

 

-¡Qué va!

 

Alpidia, también quería saber.

 

-¿Cómo son fisicamente?

 

-Rubias, de ojos azules, muy guapas y muy lesbianas.

 

-¿Y ladronas?

 

-Sí. Las chavalas tienen dos recortadas, pero  las llevan siempre descargadas. Imposible que mataran a nadie.

 

Esteban parecía preocupado.

 

-Pues les van a caer 30 años por algo que no hicieron.

 

Jerónima y Alpidia se miraron. Tenían que hace algo. Y lo harían.

Esa noche, con la disculpa de que era muy tarde, Alpidia se quedaba en la casa de Jerómima. Pedro, le dijo a Esteban:

 

-Puedes domir conmigo, Esteban, la cama es ancha.

 

Esteban sabía que si lo invitaba a dormir con él era para follar. Sorprendió a Pedro, al decirle:

 

-Vale, así no dormiré sólo en casa.

 

Diez minutos más tarde...

 

En la habitación de Jerónima. Las hermanastras se besaban y se iban desnudando. Alpídía le dijo a Jerónima:

 

-No podemos hace ruido.

 

En la habitación de Pedro (la casa sólo tenía dos dormitorios y estaban pegados) los primos se besaban y se desnudaban. Se metieron en la cama. Se volvieron a besar... Esteban le chupó la polla a Pedro. que con un dedo jugaba con el agujero del culo de su primo, y con la otra mano lo masturbaba. Luego fue Pedro el que se la chupó y masturbó a Esteban. Esteban cogió miedo.

 

-¿Y si duele mucho?

 

-¿Voy a buscar manteca a la cocina?

 

-Vete.

 

Pedro, al rato, volvió con la manteca. Esteban le untó la polla con ella. Metío un dedo untado en su culo, se puso a cuatro, y le dijo:

 

-Dame.

 

Pedro untó una mano con la manteca, cogío la verga de su primo y mastúrabándolo le fue clavando sus gordos 20 céntímetros con mucha suavidad... Estaban disfrutando los dos una cosa mala.... Poco después, Esteban, le dijo a su primo:

 

-¡Hostias, Pedro! ¡Qué bien lo haces! ¡Si no paras me corro!

 

Pedro, no paró. Esteban le llenó la mano de leche con una expectacular corrida y él le llenó de leche el culo a su primo.

 

Acabaran de correse y oyeron en la habitación de al lado:

 

¡¡¡Me corro, Alpidia!!!

 

-Calla, loca, calla que te van a oír.

 

-¡¡¡Ooooooooooooh!!!

 

Pedro le dijo a Esteban:

 

-¿Vamos a follarlas? Así te desvirgas con una mujer.

 

-Tú no estás bien de la cabeza...

 

-Yo ya las follé la semana pasada.

 

-¡¡Vamos!!

 

Continuará.

 

Se agradecen los comentarios buenos y malos.

-

-

 

-


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© QUIQUE

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de QUIQUE
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.