Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 4.908 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.458.420 Miembros | 20.021 Autores | 103.148 Relatos 
Fecha: 04-Ene-18 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi nueva putita (III)

daniel
Accesos: 12.258
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Alicia experimenta el sexo como nunca antes hubiera imaginado... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Tú, caliente como una estufa, me miraste con cara de perra salida y a la vez que restregabas tus tetas contra mi torso y me mordisqueabas el lóbulo de la oreja me susurraste, aprovechando que la mulata pasaba dentro para encender las luces y adecentar la estancia…

-       Soy toda tuya, pero no de esa putita mulata. No dejes que abuse de mí, que no me gustan las tías

Yo continué sobándote el culo y el coño bajo tu minifalda y riéndome te contesté

-       No te preocupes, mi putita, que no voy a entregarte a ella. De lo que se trata es de que seamos nosotros las que nos la follemos,  ja ja ja

Y con una sonora nalgada te introduje en la estancia, cerrando la puerta tras de mí. La habitación en cuestión era una especie de almacén, cuyas paredes estaban recubiertas de estanterías llenas de mercancía, y que debía además para el esparcimiento de los empleados en su tiempo libre, ya que tenía una mesa tipo cocina con unas sillas, un sofá, una mini nevera y un microondas. Te encaramé sobre la mesa, con la falda ya sobre las caderas, las piernas bien abiertas sobre los extremos y el coño a la altura del borde, bien ofrecido. Tú te recostaste ligeramente hacia atrás, con los brazos extendidos y las manos apoyadas sobre los extremos restantes de la mesa, brillantes las tetas de las chupetadas recientes y duros los pezones del trato recibido y el nervio y la excitación que te dominaba. Pero desentendiéndome de ti me acerqué a Naidí y comencé a besarla lujuriosamente, mientras le agarraba las nalgas bajo sus mini-shorts… Al poco ella rodeó mi cuello con sus brazos correspondiendo a mi pasión, y no tardó mucho en bajar una de sus manos hacia mi pantalón en busca de mi polla, contra la que su vientre no dejaba de restregarse: se separó brevemente, se situó en cuclillas y bajándome los vaqueros y los calzoncillos de un tirón procedió a meterse mi polla en la boca, mientras yo te guiñaba el ojo demandándote paciencia… era sin duda y pese a su juventud una experta mamadora, lo hacía con tanta habilidad como vicio, con la boca y la lengua simultáneamente alrededor de mi rabo, mientras sus manos una amasaba mis cojones y la otra buscaba mi culo para mantenerlo firme contra ella, y todo esto sin dejar de mirarme en ningún momento de forma continua y lasciva directamente a los ojos. Tras unos instantes entregado al placer reaccioné decidido a no perder el control de la situación, y agachándome brevemente agarré su camiseta y tiré de ella hacia arriba para arrancársela conjuntamente con su sostén, lo que me reveló dos tetas generosas, de tamaño considerable pero que debido a su edad todavía desafiaban a la gravedad, con pezones pequeños y oscuros que ya estaban duros y revelaban la excitación de su dueña. Le agarré la cabeza y comencé a marcar el ritmo de la mamada mientras mirándote te ordené

-       Venga Alicia, míranos y mastúrbate, que enseguida estamos contigo. Pero nada de meterte los dedos, cerdita…

Tú gemiste al oírte llamar así, y trayendo la mano derecha hacia tu coño comenzaste a tocarte frenéticamente arriba y debajo desde el clítoris hasta casi el ano. La visión de tu vicio y el trabajo oral de Naidí me la tenían tan dura que apenas le entraba en la boca: se atragantaba, cada vez estaba más congestionada, la saliva desbordaba sus labios y goteaba hacia sus pechos y por momentos se notaba que le costaba hasta respirar. Así que sacándosela de la boca y obligándole a levantar la vista con un tirón de pelo le ordené, mientras me apoyaba en la mesa a tu lado…

-       Hazle honor a tus orígenes y a esas ubres que tienes y hazme una buena cubana, perra

Naidí no se hizo de rogar, y tras escupirse en el canalillo sumergió  en él mi polla y empezó a restregármela arriba y abajo… Yo, mientras tanto, te giré la cara y comencé a besarte con la lengua apasionadamente, mientras mi mano izquierda sustituía a la tuya – agotada, tuviste que volver a apoyarte con ambas manos en la mesa para mantenerte erguida- y ahora sí te introduje no uno sino dos dedos en el coño desde arriba, como si fuese un garfio, mientras buscaba tu clítoris y te decía

-       Goza putita, pero no te corras ya, que todavía falta lo mejor, y saca más la lengua…

Tú resoplabas cada vez más excitada, roja la cara y entrecerrados los ojos, mientras tu lengua colgaba como la de la perra jadeante que eras en ese momento. Yo me giré poniendo fin a la cubana de la dependienta – no quería correrme todavía, y la muy puta sabía cómo llevar a un hombre al clímax- y frente a ti te besé chupando tus labios con la punta de mi lengua y metiéndome la tuya toda dentro de mi boca a la vez que retirando mis dedos de tu coño le daba a éste una cachetada con la mano que te hizo dar un respingo. A continuación me aparté y dirigiéndome de nuevo a Naidí le desabotoné los mini jeans, se los saqué junto con su tanga, y a continuación le puse la semitransparente que te acababa de comprar, y abriéndole las piernas e inclinándole la espalda le puse la boca a la altura de tu coño mientras le decía

-       Ya que vas a estrenar el tanga nuevo de mi putita, llenárselo de flujos y follarse la polla de su chico, lo menos que puedes hacer mientras es comerle el coño, que si lo haces tan bien como con mi polla seguro que le gusta…

Y apartándole a un lado el tanga procedía a ensartar mi lengua en su inmenso chocho lentamente, cada vez más al fondo y con más recorrido, hasta acabar cubriendo desde el clítoris hasta el ano… Naidí no protestó siquiera – aunque como tú no fuera bisexual supongo que alguna experiencia inocente en la adolescencia o alguna fantasía habría tenido, y en todo caso la excitación del momento quitaba los falsos pudores a la más recatada- y comenzó a comerte el coño con ganas y habilidad, a juzgar por tus gemidos de placer. Mientras vuestros respectivos coños recibían lametazos mi polla descansaba merecidamente, que a punto había estado de correrme, y aún quedaba lo mejor, tal y como mi perversa imaginación empezaba a perfilar. Pero al cabo de un rato, mientras tú empezaste a restregar tus caderas en la boca de tu negrita, cada vez más fuera de ti, yo aproveché para empalar desde atrás a Naidí y ordenar nalgueándola cada vez más fuerte

-       Venga cerdita, córrete en su cara, y tú bébetelo todo si quieres que te siga follando y te haga correr como nunca antes te has corrido. Putita, agárrale la cabeza para que no la aparte y mójala toda…

Tú, gruñendo de gusto, agarrándola del pelo con ambas manos, aprisionada su cara entre tus muslos y enterrado tu coño en su boca comenzaste a correrte salvajemente, con un squirting tan grande como nunca había visto: Naidí, incapaz de beber todos tus flujos, resultó empapada y su cara y su pelo chorreaban mientras tú me lanzabas besos y le gritabas fuera de ti

-       Sí, puta sí……. Sigueeeeeee, chúpame y trágatelo todo, uuuuuffffff , que gusto Dios….. no pares….. venga Daniel, revienta a nuestra putita

En ese momento yo, que estaba a punto de correrme, saqué mi polla de su dilatado coño y comencé a meterle en el mismo mi mano, lenta pero firmemente, aprovechando su tamaño y su lubricación extrema… Naidí se quejó levemente cuando mi muñeca se hizo un hueco, pero no dejó de beberte ni pidió que parásemos, y pasada la mano fue fácil seguir hasta el codo mismo… Tras quedarme un momento quieto para que su cuerpo se acostumbrase y ambas recobraseis la respiración, te ordené bajar de la mesa y arrodillarte ante ella para besarla a la vez que comencé a follarla con mi antebrazo… Naidí poco a poco empezó a gozar de la penetración, moviendo las caderas y bufando de gusto mientras tú le comías la boca y le sobabas las tetas y yo le decía

-       Te gusta, eh cerda?, follar como una perra y gozar sin descanso, ya sea con una polla, de un coño o de un brazo. Tienes un culo que debe dar gusto rompértelo, así que córrete ya que aún falta el fin de fiesta

Y mientras os comíais la boca y os restregabais las tetas, con mi puño cerrado y mi brazo metido hasta su matriz Naidí empezó a correrse gritando como una loca y derrumbándose en el suelo. Yo le saqué el brazo, la dejé recostarse en el suelo agotada y mirarnos con los ojos turbios mientras yo me pajeaba frenéticamente ante ti y tú esperabas mi corrida con las tetas erguidas y lengua fuera, hasta acabar corriéndome en tu cara entre bufidos de gusto

-       Síííí, Alicia, síííí…. toma mi leche toda para ti, por putita y por viciosa….

Tras regarte toda desde la frente hasta el cuello y disfrutar viéndote relamer gustosa el semen que corría por tu cara y por la comisura de tus labios te dije que no te limpiases todavía, que tú aún no habías acabado, y yo me acerqué a Naidí tras coger 100 euros de mi cartera y le ordené

-       Venga, prueba mi semen, déjamela bien limpia, y luego vístete y ve a buscar a tu compañero y dile que lo esperamos aquí, que mi perra tiene aún fantasías por experimentar antes de volver a casa con su pareja

CONTINUARÁ


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© daniel

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de daniel
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2018 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)