Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.052 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.456.036 Miembros | 19.714 Autores | 101.164 Relatos 
Fecha: 10-Sep-17 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Cambio de Vida 4

carlos
Accesos: 13.081
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Preboda Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

La imagen de del coño de mami se convirtió en obsesión para los dos, nuestra espiral de perversión había llegado a límites muy altos.

Mi hermana estaba ardiendo todo el día, llegaba del trabajo empapada y con el coño ardiendo, se arrancaba las bragas y follábamos hasta explotar los dos.

A partir de ese primer orgasmo surgían de nuevo las fantasías y juegos cada vez más atrevidos.  Desde salir a bajar la basura con un vibrador en el coño y solo con una bata, hasta pedir una pizza y arreglárselas para enseñarle las tetas al repartidor “sin querer”.

Faltaban dos días para salir de viaje a la boda de nuestro primo, y como no, a mi hermanita en medio de una de sus pajas se le ocurre que si llamábamos al hotel para cancelar una de las habitaciones y le decíamos a mami que hubo un error, podría ser divertido tener que compartir habitación los tres.

La idea me asustó, veía a mi hermana desatada y las consecuencias de que se nos fuera de las manos podrían ser muy desagradables. Por otro lado me excitaba terriblemente la idea de compartir habitación con ellas, sobre todo contando con la complicidad de mi hermana para provocar situaciones como poco muy morbosas.

Llegó el día de emprender el viaje, apenas puede dormir, estuvimos follando hasta quedar casi inconscientes y poco después sonó el despertador. Nos vestimos y llamamos un taxi para ir a recoger a nuestra madre. Mi hermana se puso unos leggings blancos que le dibujaban su chochito y una blusa larga encima. Como ya era habitual no llevaba ropa interior.

Nuestra madre y su maleta ya estaban esperándonos en la puerta de su casa, ella también llevaba leggings pero negros y una blusa larga como mi hermana. Parecía que se hubiesen puesto de acuerdo, aunque seguro que debajo de esos había como poco unas bragas.

Era la primera vez que nuestra madre volaba, tenía mucho miedo y nos costó convencerla para hacer el viaje en avión.

Yo me senté en la ventanilla, mi madre en el medio y mi hermana en el de pasillo. Cuando el avión empezó a moverse mi madre temblaba, tenía las manos entrelazadas y apoyadas en medio de los muslos, como si estuviera rezando. Mi hermana me mira y sonríe. Le acerca su mano y la agarra por al muñeca, yo hago lo mismo. Es un gesto cariñoso, pero al tener las suyas apoyadas en los muslos, no puedo evitar que mi mano se apoye también. Mi mente empieza a volar, noto el calor de su piel a través de la malla y aprovecho que el avión se mueve un poco al coger velocidad y ella suelta las manos asustada para apoyar directamente la mano en su muslo izquierdo, acariciándolo aparentemente sin malicia pero disfrutando de esas caricias robadas.

Mi mano sigue acariciando su muslo mientras comienza el despegue, sube y baja sin apretar, suave, noto la costura de sus bragas cuando al subir la mano termina el muslo, me estoy poniendo como una moto.

Por fin termina el despegue y mi madre se relaja, ya no hay motivo para tener mi mano ahí pero me hago el despistado y cierro los ojos como intentando dormir. Como respuesta solo obtengo la mano de mi madre encima de la mía, con cariño y creo que sin ninguna otra intención que agradecer mis caricias.

Una vez llegamos al hotel tuvimos que hacer el numerito de que solo había una habitación…se encargó mi hermana de interpretar el papel de indignada y mi madre nos sorprendió cuando lejos de incomodarse nos tranquilizó diciendo que para 2 días nos arreglábamos perfectamente y así estábamos juntos los 3.

Subimos a dejar las maletas, la habitación era muy amplia y tenía una cama muy grande para ellas y otra de tamaño individual para mí. Deshicieron las maletas para colgar los vestidos de la boda del día siguiente y mi hermana dijo que se iba a cambiar, habíamos quedado para comer con familia y amigos. Se sacó la blusa y se quedó en tetas delante nuestra, solo con los leggings que hacían evidente que no llevaba nada debajo de ellos. Estaba más desnuda que si no llevara nada.

-Hija que está tu hermano delante!

-Mami mi hermano me ha visto desnuda mil veces, vivimos juntos.

-Bueno hija perdona o perdonad – dice cuando ve que me he quitado los pantalones y estoy en calzoncillos tan tranquilo- yo soy de otra época y no estoy acostumbrada a tanta naturalidad, pero la verdad es que me encanta que seáis así, además los dos tenéis unos cuerpos dignos de enseñar.

-Eso es que hemos salido a ti mami, que tienes un morbazo que no te aguantas!!

Se puso colorada pero los tres nos reímos a carcajadas mientras mi hermana se ponía un vestidito de verano abotonado por delante.

                -Hija, no me digas que no te pones nada debajo del vestido!! Me tienes asustada

                -No mamá me encanta ir así, voy fresquita y me siento libre, es genial. Además nadie tiene por que enterarse

                -La verdad es que no tiene nada de malo, si tú vas cómoda…definitivamente me he quedado en el siglo pasado jejeje

                -Que va mami, esta que a veces se pasa de moderna la fresca esta pero en lo de no llevar bragas le doy la razón, yo en verano voy muchas veces sin calzoncillos y me encanta

Mientras lo decía me los quitaba intentando aparentar naturalidad y haciendo un esfuerzo por no empalmarme.

A mi madre se le fueron los ojos a mi verga que estaba morcillona, al notarlo yo me mantuve en esa posición para que tuviese tiempo de mirarme mientras disimulaba dándole vueltas a los pantalones que me iba a poner.

                -Nunca me imaginé que iba a estar hablando de llevar o no bragas con mis hijos en pelotas…definitivamente me alegro de que tengamos que compartir habitación.

Ella con tanto hablar y ordenar la ropa, aún no se había cambiado. Cogió la ropa para cambiarse y haciendo un amago de ir al baño, se dio cuenta que quedaría ridículo que nosotros nos hayamos cambiado aquí y ella se esconda, así que se desabrochó la blusa, puso la ropa encima de la cama y aparentando normalidad se la quitó.

Quedó ante nuestros ojos con un sujetador blanco que marcaba perfectamente sus pezones, estaba colorada y su respiración un poco agitada, no sé si por excitación o vergüenza.

Yo me estaba subiendo los pantalones y mi rabo estaba a la vista pero más hinchado. Nos cruzamos las miradas, ella mirando mi polla y yo sus tetas. Nos sonreímos, era una sonrisa familiar, la misma sonrisa de mi hermana cuando está excitada y planea algo.

Nadie hablaba, mi hermana se pintaba los labios con el vestido sin abrochar todavía, enseñando su coñito y sus tetas en el reflejo del espejo, aparentemente ajena a nuestro juego.

Mi se puso el vestido sin quitarse los leggings, metió las manos por debajo y sacó los leggings que quedaron enrollados en sus tobillos. Se sienta para quitarlos y me fijo que enrollados en los leggings también están sus bragas.

Me mira de nuevo cuando se levanta con los leggings y las bragas en la mano y bajando la mirada a mi polla comprueba que ahora si está a tope. Sabe que me he dado cuenta de su travesura y sabe que me ha excitado.

Mirándola me la acomodo como puedo y cierro el pantalón dejando un bulto más que evidente. Ella se da la vuelta y me pide que le cierre la cremallera del vestido.

Era un vestido sencillo pero elegante de verano por encima de la rodilla y suelto de cintura para abajo.

Tiro un poco de la cremallera y por la abertura puedo ver su culo desnudo, me arrimo al cerrarla y cegado por el calentón toco con mi polla su culo, da un respingo cuando lo nota pero enseguida se vuelve a arrimar ella, dejando por unos segundos mi polla en medio de sus cachetes.

Nos llaman al móvil y es como un despertador cuando tienes un sueño erótico, nos devuelve a la realidad. Nos esperan en recepción para ir de vinos y a comer.

Fue muy agradable ver de nuevo a nuestra familia gallega y especialmente a nuestro primo que se casaba al día siguiente. El tema vinos se nos fue un poco de las manos y cuando llegó la hora de comer íbamos bastante chispados.

Me senté entre mi madre y mi hermana y aún no nos habían servido el primer plato y ya tenía mi mano sobando el coño de mi hermana. Estaba empapada como siempre y su clítoris palpitaba pidiendo guerra. La saqué cuando vi que el camarero se acercaba e intenté distraerme porque si seguía por ahí la iba a liar parda.

Mientras charlo animadamente con nuestros compañeros de mesa apoyo de forma distraída y aparentemente natural mi mano en el muslo de mi madre, justo en el límite de su vestido que al sentarse se había levantado un poco.

Ella repite el gesto del avión, su mano encima de la mía acariciándola. Aquí no hay leggings debajo, estoy acariciando su piel directamente y además solo ella y yo sabemos que a escasos 15 centímetros está su coño desnudo.

Ella en un movimiento casi imperceptible adelanta la cadera y mi mano guiada por la suya queda a escasos centímetros de su coño. Podía notar su calor. Quería seguir subiendo pero no me atreví, ella tampoco la movió más, me limite a apretar suavemente y acariciar con los dedos la parte alta del interior de sus muslos que es como la antesala del templo.

Ella como respuesta a mis caricias cerró las piernas dejando mi mano entre ellas. Yo mirándola a los ojos saqué mi mano empujando hacia atrás de forma que al hacerlo rocé su coño desnudo. Noté su humedad, estaba empapada como mi hermana. No sé de donde había sacado el valor pero acababa de tocarle el coño a mi madre. Estaba en el cielo, podría correrme allí mismo sin tocarme.

Me levanté al baño y cuando vi que mi hermana me seguía me metí en el de minusválidos, a los 5 segundos se abrió la puerta y mi hermana en silencio se levanta el vestido y se apoya en la pared. Estoy muy salido así que con un poco de jabón de manos froto mi polla y sin decirle nada se la introduzco en el culo hasta el fondo. Se muerde una mano para no gritar y con la otra se acaricia el clítoris frenéticamente.

En cuestión de segundos su culo rebosaba leche y su coño se estremecía con un orgasmo. Así sin hablar, solo sexo como necesidad animal, pura necesidad.

Nos arreglamos y volvimos a la mesa, yo primero y más tarde ella para disimular.

Más tarde seguimos de terrazas y tapas con la familia, yo no perdía oportunidad de sobar a mi hermana y sobre todo a mi madre, me tenía la cabeza completamente loca. Es cierto que todos habíamos bebido bastante pero mi madre estaba desconocida, su sonrisa, su mirada, estaba realmente caliente.

Ya solo quedábamos el novio, mi hermana, mi madre y yo. Los demás tenían críos y se fueron a casa. No era tarde así que seguimos de terrazas y gin-tonics, estábamos muy a gusto.

En esto mi madre dice que quiere una foto con el novio de recuerdo y mi hermana se ofrece a quitarla.

Nos ponemos mi madre y yo uno a cada lado del novio y mi hermana se agacha para sacar la foto con perspectiva y fingiendo un descuido nos ofrece un primer plano de su coño brillante.

La cara de nuestro primo fue espectacular y no se cortó un pelo en bromear sobre lo bien aireada que lleva la almeja mi hermana. Mi hermana lejos de cortarse riéndose le dice que es el último coñito que ve de soltero.

Dos gin-tonics más, mil bromas sobre el coñito de mi hermana y la hora de irse se acercaba y mi madre se ofrece a hacer ella otra foto.

Nunca pensé que se atreviera pero mi primo que estaba sembrado le pide,

                -Tía, podías alegrarnos también la vista que seguro que salimos más guapos en la foto

                -jajajaj mira que eres un salido, no tuviste bastante con el coño de tu prima

                -Venga mami déjale que te vea las bragas a ver si me deja tranquila a mí un rato jajaj

                -Como queráis pero mis bragas son iguales a las de mi hija…

Diciendo esto se sube el vestido y abre las piernas mostrándonos su coño mientras se toma su tiempo para sacar la foto.

Todos callamos, mi hermana me aprieta la mano por detrás de mi primo, la cara de este era un poema, la situación le superaba.  

Lo acompañamos a casa que estaba muy cerca y mi madre suelta cuando no despedíamos

                -Al final el de Lourdes no fue el último coño que viste soltero jejeje

Mi hermana se abraza a él para despedirse, y cogiéndole la mano la mete debajo de su falda y dice:

                -No es el último que ves pero es el último que tocas

                - Hija o ganas o empatas no sé a quién sales jajajaj

Entre risas y calientes como antorchas nos despedimos y nos vamos al hotel. Tomamos la última copa en el bar del hotel. En la barra yo estaba en medio de las dos y ya no me molestaba en magrearles el culo. Ellas se miraban divertidas mientras yo las manoseaba.

                -Creo que he bebido demasiado y no soy la única…pero estoy disfrutando como nunca con vosotros.

Nos abraza y nos besa, en medio de esos besos cruzados surjen picos accidentales, no es que fueran buscados pero ni mi hermana ni yo los evitamos y el alcohol hizo el resto.

Tampoco ninguno de los 3 hicimos nada por separarnos del abrazo y ahí estábamos restregándonos, mi pierna derecha estaba en medio de los muslos de mi hermana y la izquierda en medio de los de madre. Mis manos bajan de sus cinturas a sus culitos. Me aventuro debajo de falda de mi hermana sin soltar a mi madre, así abrazados, que morbo, mi hermana cuando lo nota cierra los ojos y yo le introduzco un dedo.

Mi madre se da cuenta y se muerde el labio inferior, no sé si dar el paso, el corazón me sale por la boca, mi madre me mira a los ojos, me lo está pidiendo pero no me atrevo. Siento la mano de mi madre encima de mi polla, me la agarra por encima del pantalón y yo le respondo por debajo de su falda igual que a mi hermana, penetro su húmedo coño con mi dedo.

El bar del hotel está vacío pero aun así es demasiado espectáculo. Nos soltamos y subimos a la habitación.

Cuando se cierra la puerta tenía miedo a que surgieran dudas, q se pasara un poco el calentón pero mi hermana como siempre se encarga de echar al fuego el último saco de carbón.

Nada más entrar en la habitación se saca su vestido y se tira en la cama boca arriba con las piernas abiertas.

Tocándose el coño nos mira y dice:

                -Ayudadme porfa, necesito correrme

Mi madre me mira con un poco de miedo pero cuando ve que mi repuesta es desnudarme y dejar mi pollón a la vista se derrumba y se acuesta tal como está al lado de mi hermana. Se sube el vestido y tocándose el coño dice

                -Cómele el coño a tu hermana, lo necesita

Una madre es una madre y sus deseos son órdenes, me pongo a lamer el coño de mi hermana como si no hubiese mañana, se retuerce de placer y se corre, se corre como una bestia en mi boca. Sin pensarlo y sin dudar acerco mi boca al coño de madre y saboreo por primera vez su néctar…mientras mi hermana se mete mi polla en la boca.

Mi madre grita de placer, alargo las manos y le aprieto las tetas, no tarda en convulsionar y correrse y empaparme. Suelta unos chorros increíbles parece que se mea.

Mi hermana me suelta la polla y agarrándomela la dirige al coño de mi madre, está sorprendida abre los ojos, lo que hasta ahora podría ser un juego de borrachera que se nos fue de las manos está a punto de pasar a otro nivel, su hijo la va a follar.

Su coño arde, hago un esfuerzo sobrehumano por no correrme inmediatamente, el morbo de la situación me supera, mi hermana le come las tetas a mi madre y esta tiene dos dedos dentro de su coño. Cuando mi hermana suelta las tetas de mi madre y le come la boca apasionadamente mientras yo la penetro hasta el fondo, no puedo aguantar más y me corro como un animal en lo más profundo del coño de mi madre, cerrando así un ciclo incestuoso que no ha hecho más que empezar.


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com



© carlos

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de carlos
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)