Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.932 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad de Cams ] [ Twitter TodoRelatos ]  1.455.542 Miembros | 19.659 Autores | 100.680 Relatos 
Fecha: 02-Ago-17 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

El jefe de mi esposa vi y vii

Midnightwalker
Accesos: 16.518
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 27 min. ]
 -   + 
Em esta ocasion comparto la continuacion de las dos ultimas partes que existen de esta serie del autor Cornudo de Orizaba ,en esta pagina desde el 2007 para quienes les interese tener la historia hasta donde llego,reitero mi admiracion y dejo el enlace a la serie de cinco relatos ya publicados . Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Recomiendo ampliamente la lectura de las partes anteriores de esta serie del autor Cornudo de Orizaba para mejor comprensión de estos dos ultimos capitulos.

 

http://www.todorelatos.com/perfil/867669/

 

EL JEFE DE MI ESPOSA VI

 

 

Como en algún relato comenté el Sr. Ricardo buscó a mi esposa con el pretexto de que tenía un problema muy severo, lo cual era realmente cierto

Las semanas habían transcurrido, pero un día don Ricardo llegó a buscar de nuevo a mi esposa para explicarle el problema que tenía, lo que realmente sucedió es que en este tiempo el Sr. Ricardo buscó apoyo en otros lados con muy poco éxito, por lo que volvió a buscar a mi esposa, su problema es monetario, es decir entre sus borracheras, mujeres, (que no se incluye la mía porque a mi esposa nunca le compraba nada como lo habrán visto en relatos anteriores), apuestas y demás se encontró con un desfalco que le fue imposible mantenerse a él mismo y dicho sea de paso se quedó en la calle.

 

Fue la mañana del día 15 de agosto cuando el Sr. Ricardo llamó a mi esposa a su trabajo explicándole la situación que estaba pasando. Elia le dijo ‘no se preocupe, por ahí tengo un dinerito guardado (el que iba yo a pagar por el préstamo que pedí a mi empresa cuando llegó Don Cristian) entonces por la tarde del mismo día mi esposa me explicó que el Sr. Ricardo estaba pasando un fuerte problema financiero, pero que según sus cálculos lo podríamos ayudar, yo no tuve más opción más que aceptar.

 

Fue así que ese día quedaron de verse por la noche en un café (en el Italiano cofee de plaza O) estuvieron platicando un par de horas y de ahí se fueron a un motel, mi esposa y el Sr. Ricardo estuvieron cogiendo por un buen rato, del cual más o menos me contó mi esposa lo siguiente ‘tan pronto entramos al cuarto yo lo empecé a besar como loca, (ya que había pasado un buen tiempo sin verse) él parecía como que en otro mundo, o sea, no estaba tan cachondo como otras ocasiones, pero empecé por tocarle su miembro y como lo sentí flácido aun; entonces supe que debía hacer lo que a él más le gusta:

 

Me quité la ropa delante de él hasta quedar totalmente desnuda ante sus ojos, después de esto él se iba a sentar en la cama, pero no lo dejé y acto seguido me hinqué delante de él y así, él de pie y yo arrodillada delante de él saqué su pene de su pantalón y lo empecé a besar y pasaba mi lengua como si fuese una paleta.

 

Ante esto ahora sí, su miembro empezó a cobrar vida, entonces le empecé a pasar mi lengua solo por su cabecita (del pene) y él empezó a retorcerse de una manera muy rica mientras él me tomaba de mi cabeza y me sujetaba de los cabellos, incluso hubo un momento que me jalo tanto que hasta me empezó a doler, pero yo no dejé de hacer mi “trabajo” porque sé que así le gusta a él, después de estar así un buen rato me levantó y él se sentó en la cama jalándome del brazo de manera brusca pero me gustó, y me hizo darle la espalda para sentarme en su miembro y mientras me lo metía por aquí (me señalo su vagina) me agarraba mis senos como queriéndolos exprimir…

 

La verdad me dolía, pero me gustaba y me mordía la espalda y parte del cuello (me señaló en su cuello y espalda algunos chupetones) después me volteé de frente a él y me volví a sentar, (esta vez de frente a él y con las piernas de mi esposa en la cama) mientras él mordía mis senos y con una de sus manos me acariciaba aquí (señaló su ano) y me metía sus dedos, después yo lo tumbé sobre la cama y quedé arriba de él y él empezó a meter y sacar muy rápido, como desesperado hasta que llegó un momento en que la metió toda, como no queriendo dejar nada afuera de mi cuerpo, y empecé a sentir como me llenaba todita, esto me excitó mucho y yo también me vine y lo abracé y lo besé como poseída hasta que sentí como su “cosa” salía de mi por la falta de erección, pasó un rato y lo volví a besar’

 

Después mi esposa le dio el dinero para intentar apoyarlo con su problema, aun estaban desnudos sobre la cama, según me contaba mi esposa, cuando el Sr. Ricardo tomó el dinero y le dijo ‘gracias, de verdad no sé como agradecerte esto’ decía con una expresión en su rostro de preocupación y vergüenza, pero mi esposa lo miró y le dijo al tiempo que le dio un beso en los labios ‘no se preocupe, Ud. sabe que para eso son los amigos ¿o no?’ él la miró y le sonrió de nuevo y le dijo ‘gracias chiquita’ y la volvió a besar, entonces mi esposa le dijo ‘de nada, Ud. sabe que estoy para lo que se le ofrezca’ diciendo esto ella tomó su pene con su mano entonces él le dijo ‘¿para todo?’ y agarró sus nalgas, mi esposa aceleró el estímulo en el pene de don Ricardo y le reiteró, ‘para lo que Ud. quiera’

 

Terminado de decir esto mi esposa soltó el pene de don Ricardo y se montó de nuevo en el para introducirlo en su vagina, el cual entró de golpe, después él la volteó y la puso en cuatro, con sus nalgas hacia arriba apoyándose en sus rodillas mientras mi esposa hundía su cara en las almohadas, así estuvo un rato hasta que sacó su pene de la vagina y lo direccionó a su ano el cual entró si mucha dificultad dado la actividad que siempre tuvo con don David y Don Ricardo.

 

Así estuvo un rato hasta que se vino en su interior; quedándose recostados un rato más recuperándose de la faena que habían tenido, de ahí salieron del motel y don Ricardo paso a dejármela a mi casa ya “bien atendida” cuando ella me contó lo anterior quise hacerle el amor pero me dijo ‘no amor, ahorita no, me duele mucho, después te compenso ¿sí?’ le dije como buen pendejo que soy yo ‘bueno, esta bien’ y entonces de manera burlona ella me dijo ‘si, después te compenso contándote más cositas’ y se empezó a reír, yo solo la mire y sonreí tontamente.

 

Así pasó más de una semana, con el viernes de salida obligada en el cual no asistió don David y según mi esposa estuvo conviviendo con sus amigos y con la misma Gaby, estuvieron platicando un buen rato como buenas amigas, entre ellos estaba Alberto y Juan y otros más según la noche transcurrió de lo más normal pero Alberto quería salir con mi esposa a la fuerza y más cuando ya se encontraba ebrio, por lo que mi esposa se iba a retirar y al despedirse de todos Gaby le dijo ‘oye y si vamos al 4.40’ en ese día había show de strippers, mi esposa acepto y así se fue con su rival de amores, pero buena amiga, lo siguiente es lo que mi esposa me contó.

 

‘En cuanto llegamos al 4.40 ya había dos tipos bailando y estaban por quitarse el pantalón, fue como a los 15 minutos cuando se quedaron solo en una pequeña truza, yo estaba emocionada, hasta se nos acercó uno de los chicos y nos bailaba pero Gaby se aventó y empezó a bailar con él y hasta le agarró su “paquete” por encima de la truza, cuando se alejó de nosotras le dije “eres una facilita” y ella me dijo “somos dijo la otra” después nos paramos a bailar entre las dos y al poco rato se nos acercaron unos sujetos para hacernos el cuarteto en el baile…

 

Gaby aceptó de inmediato sin tomarme en cuenta, y aunque el tipo que me tocó era muy simpático, no sé, como que me incomodó que se involucraran en nuestro ambiente, después de bailar nos fuimos a sentar y Gaby me dijo “que, ¿ya ligaste?, porque yo estoy a casi nada de irme con este buey” yo le dije que no me interesaba el tipo, entonces ella me miró de manera entre preocupada y enojada “no seas mamona, entonces que hacemos” ve tú si quieres yo ahorita tomo un taxi, “ay no seas mamona –dijo Gaby- vamos, no me vas a salir ahora con que eres santurrona, si eres una facilota”

 

Eso de facilota, fácil, bitch y demás es en son de broma porque ambas saben sus antecedentes, no, pero no quiero ir –decía mi esposa- no me da confianza el fulano ese’ en ese momento se acercaron los tipos en cuestión y haciéndose un momento de oportunidad mi esposa se zafó de ahí dejando a Gaby con los dos tipos…

 

Al otro día Gaby le contó que se fue con uno de ellos a pasar la noche y que lo lamentaba por mi esposa por que había sido muy rico, pero como dice mi esposa, ‘si lo voy a hacer va a ser con quien yo quiera, con tu permiso y con quien a mi me guste’ en ese momento se me ocurrió preguntarle en son de broma ‘y ¿si te gusta a ti y yo no te doy permiso?’ ella sonrió muy linda y respondió ‘pues entonces no lo haría’ yo le sonreí y le dije ‘aja, si claro’ ella me seguía mirando con su linda sonrisita y complemento ‘bueno, quizás no lo haga’

 

El siguiente fin de semana salieron de nuevo todos al bar, Gaby iba con don David y mi esposa entonces se junto con Alberto todos convivían amenamente, en un momento los varones se pusieron a hablar de asuntos políticos ya que en una semana serian las votaciones aquí en Orizaba, por lo que a las chicas no les intereso la plática y se levantaron a bailar, Gaby con mi esposa, ahí fue la primera vez que tocaron el tema del amor “compartido” que tenían.

 

Gaby: No sé cómo te pudiste “clavar” (enamorar) tanto con este wey, si no hace otra cosa que hablar pendejadas. Mi esposa: Bueno pero tiene su encanto, además es todo lo contrario a mi esposo. Gaby: ¿Cómo que todo lo contrario a tu buey (esposo)? Mi esposa: si, mira mi esposo esta bien gordo, no baila y mucho menos le gusta andar de fiesta Gaby:

 

Si, pero tú sabes que David es casado, mujeriego y borracho, ¿qué te esperas? Mi esposa:-sonríe de manera segura y dice- no me digas que estás celosa, además tú te acuestas con otros. Gaby.-no, si a mí me vale madre si se acuesta contigo o con su esposa pero digo, tú estás como enamorada de él y él siempre anda de perro con otras viejas. Mi esposa: Pues si pero que quieres, mientras me satisfaga, lo seguiré queriendo “socia” (socio (arroba) se le llama aquí en México a quien si darse cuenta comparte la misma pareja) Gaby: (sonriendo) bueno “socia” entonces vamos a brindar por nuestra “sociedad”

 

Dicho esto se fueron a la mesa y estiraron su copa cada quien y riendo dijeron ‘salud’ don David se les quedó viendo medio ebrio y sin comprender el motivo de su risa, sin pensar que con ese pacto tendría a sus dos mujeres a su merced.

 

Al poco rato don David se levantó y le hizo señas a Gaby de que se fueran, Gaby miro a mi esposa y le dijo ‘ni modo hoy me toca a mí, para la otra te toca a ti’ mi esposa se despidió de Gaby con un beso en la mejilla y le dijo ‘nomás no me lo maltrates mucho socia’, Gaby respondió ‘no te preocupes solo lo necesario’

 

Al darse cuenta Alberto de que mi esposa se quedó sola se acercó de inmediato a ella y la empezó a cortejar, solo que en medio de su media borrachera no fue muy sutil, ‘quisiera repetir contigo lo de la otra vez’ le dijo don Alberto a mi esposa a lo que ella contesto de forma sarcástica ‘ay, pides las cosas de una manera que no puedo negarme’ pero él no lo entendió la forma sarcástica, sino directa y entonces se acercó y le dio un beso.

 

Juan (o Juanito como le llama mi esposa) que estaba presente empezó a ovacionar el acto y cuando mi esposa separó sus labios de Alberto miró a Juan y este le dijo ‘ojala otra vez me regales la misma imagen de la otra vez’ (cuando la vio desnuda después de coger con Alberto) mi esposa le sonrió y solo atinó a decir ‘cuando gustes’ entonces Alberto se levantó de su lugar al escuchar esto y le dijo a Juan ‘vámonos a tu casa’ según mi esposa y lo que me cuenta se quedó como tonta ya que ella en ningún momento dijo o insinuó aceptar irse con ellos ni mucho menos el hecho de hacerlo de nuevo con Alberto, sin embargo las condiciones estaban dadas y como es de imaginar Juan se levantó muy contento y la jaló para que se fueran a su casa

 

Una vez en casa de Juan se tomaron otros tequilas, pusieron música y al ritmo de la misma bailaba mi esposa con Juan o con Alberto ambos tratándose de propasar con mi esposa pero ella se resistía, ya que no dejaba que la tocasen o se arrimaran mucho a ella, todo eso pasó hasta que Juan envalentonado por los tequilas le dijo a mi esposa que les hiciera un striptease, a lo que mi esposa soltó una carcajada y le dijo ‘como crees, esta loco’ entonces Albero le dijo, ’si ándale hazlo’ y Juan le insistía ‘si la otra vez ya vi lo que se comió mi compadre, qué más da, ándale’

 

Por muchos que fueron los ruegos de los dos: mi esposa no accedió a sus peticiones y por toda respuesta salió de la casa y tomó un taxi y regreso a la casa donde yo la esperaba, cuando me contó lo que había pasado todo con lujo de detalles le pregunté ‘te hubiera gustado hacerles un desnudo a tus dos amigos’ ella me contestó ‘no sé, pero creo que sí pero no estaba segura’ entonces la abracé y le dije ‘sabes que hagas lo que hagas siempre te voy a amar’ entonces tomó mi teléfono celular (móvil) y llamó a Juan ‘hola, ¿está todavía Alberto ahí? –silencio- bueno, voy para allá de nuevo pero ustedes pagan el taxi –un nuevo silencio- eso me pasa por tener amigos pobretones, bueno voy de regreso, bye’

 

Me miró y me dijo ‘dame dinero porque estos ya no tienen ni para el taxi’ saqué mi billetera y le di suficiente dinero más que para un taxi, cuando ella iba a agarrar el dinero se lo retiré de la mano y le pregunté ‘¿te vas a desnudar con los dos?’ ella respondió ‘no creo, ya deben estar bien borrachos, solo quiero divertirme con ellos’ le di el dinero y se fue, según el relato de mi esposa; esto sucedió…

 

‘En el camino compré un tequila para llevarles pero cuando llegué ya estaban medio “hippies” (borrachos) cuándo me vio Juanito me abrazo y me agarro las nalgas de manera descarada y me dijo gracias por venir amor, pero Alberto de plano me planto un besote y me levanto la falda y Juanito me vio las nalgas después les serví a los dos unos tequilas y Alberto se quedo dormido por la borrachera mientras Juanito intentaba hablarme coherentemente en medio de su borrachera’ la interrumpí preguntándole ‘que te decía’ me contestó ‘me dijo,

 

“Eli, taaaa’s bien hermosaaa, -simulando el estado y voz de sus amigos- me gustasteeeee cuando te vi l’otra vez encueeeraaadaa ahí (señalando la salida del baño), te ves bien rica’ yo le dije ‘bueno, eso de por sí’ -ella contesto- ‘yo me atreví a darle un beso en la boca, pero estaba tan borracho que creo que ni cuenta se dio entonces me puse a levantar todo el desorden que habíamos dejado horas antes y los dejé durmiendo en los sillones y me regresé aquí (a nuestra casa)

 

Al día siguiente (domingo) mi esposa me avisó que quería ir a ver cómo estaban Don Juan Y don Alberto, entonces les preparamos unos chilaquiles con mucho picante (para la resaca) y le di dinero para que les comprara cerveza, cuando llego a la casa de Juan aun no se levantaban entonces tocó cuantas veces fue necesario hasta que Juan abrió la puerta con una cara que simulaba que pronto moriría, (por la resaca) entonces mi esposa entró y vio a Don Alberto en el sillón en el que lo dejó, destapó dos cervezas frías y empezó a servirles los chilaquiles, despertaron a Alberto y desayunaron los tres agradeciéndoles el gesto que mi esposa tuvo con ellos.

 

Después del desayuno, Don Alberto decidió darse un baño, entonces jaló a mi esposa del brazo y le dijo ‘¿ya te bañaste?, vente, vamos a bañarnos, para que valga la pena el que hayas venido con el desayuno’ entonces al escuchar esto Juan les dijo ‘no coman delante de los hambrientos’ ‘no, como creen-dijo mi esposa- si yo ya me voy ustedes son de cuidado y están bien depravados’ al escuchar esto don Alberto le dijo de nuevo a mi esposa ‘no, no le hagas caso, no te vayas, ven, mira como estoy’ señalándole a mi esposa su miembro totalmente erecto, entonces a base de convencerla un rato y jalarla de manera sutil al baño la metió ya adentro…

 

Él se desnudó para bañarse y desnudó a mi esposa, después la tomó de los cabellos y la hizo a que le chupara su miembro por un rato, para después levantarla y apoyarla de espaldas contra la pared y penetrarla desde atrás por su vagina mientras amasaba sus pechos de manera violenta, por lo que mi esposa empezó a gritar, en parte de dolor y en parte de placer, hasta que él se vino dentro de ella, acto seguido se terminaron de bañar y él salió de la regadera mientras mi esposa terminaba de enjuagarse, fue entonces que Juan entró a la ducha totalmente desnudo y como es obvio con su pene erecto.

 

Mi esposa cuando lo vio se sorprendió y le dijo intentando cubrirse ‘¿qué haces aquí?, salte no seas cabrón’ entonces Juan le dijo ‘ya para que te tapas, si la otra vez te vi todo, no seas mamona’ ‘si, pero no te da derecho a que te metas sin avisar mientras me baño’ dijo mi esposa, por toda respuesta Juan se abalanzó sobre ella y la empezó a besar y a tocar por todos lados mientras (según me dijo mi esposa) ‘quise quitármelo de encima y hasta le pegué en la cara’ pero en un momento Juan la cargó sobre sus brazos de frente a él y con sus piernas de ella rodeando el cuerpo de él y tomándola de las nalgas la ensartó (como lo hace Don David) entonces ella ya no ofreció resistencia y se dejó hacer…

 

Y si es cierto que con don Alberto no alcanzó el orgasmo, con Juanito y en esa posición lo alcanzó casi de inmediato, él se dio cuenta y le dijo ‘no que no querías mamita, ya ves si bien que te gusta no sé por qué te haces del rogar’ mi esposa solo se desvaneció en sus brazos y le regaló un beso en los labios muy cachondo, entonces Juan la bajó y la volteó para penetrarla por el ano, cuando estuvo adentro se vino casi de inmediato ‘¿te gustó mamita?’ preguntó Juanito a mi esposa aun con su pene adentro del culo ‘si’ respondió ella aun dándole la espalda semi inclinada con el pene de él adentro ‘ya ves, entonces ¿porque te pones de mamona?’ –y aun no sacaba su miembro- ‘es que no chingen, ¿los dos?’ él le dijo ‘pues que tiene, si a ti te gusta…’

 

Diciendo esto sacó su pene y le dio una nalgada fuerte y salió del baño con la ropa de mi esposa en la mano, ella intentó detenerlo para que le devolviera la ropa pero él de manera burlona le dijo ‘ya no sigas de mamona, ahorita te vistes en la sala’ entonces ella salió con la toalla envuelta en su cuerpo y ahí estaba Don Alberto tomándose una cerveza viendo la TV cuando la vio le dijo ‘y pa’ que te cubres mami’ entonces Juan le dijo ‘si ya le dije pero es necia’ diciendo esto tiró de su toalla dejándola desnuda ante los dos.

 

Ella solo les medio sonrió y les dijo ‘pinches viejos depravados’ a lo que ellos se empezaron a reír, mi esposa tomó sus ropas y antes de vestirse Juan le dijo ‘no seas mala, sírvenos otra cervecita así como estas’ Don Alberto apoyó a su amigo ‘si, anda, total qué más da si ya tenemos putita gratis’ al escuchar esto mi esposa solo les contestó.

 

‘Pinches pendejos’ pero aun así hizo lo que ellos le ordenaron y así desnuda fue hacia el refrigerador por las cervezas, las destapó y se las dio en la mano, después se vistió de inmediato, mientras ellos le decían lo linda que se ve desnuda y lo rico que hace el amor, ella por su parte solo les dijo ‘quiero pedirles un favor bien grande’ mientras se ponía el brassier, ellos muy “caballerosos” respondieron ‘el que quieras mami’

 

Ella con un poco de timidez dijo ‘por favor, no quiero que Don David se entere de esto’ ‘huuuuuuy mamita –dijo Juan- (el que más le gusta a mi esposa) eso está difícil, bueno, a menos que tú te apliques conmigo’ mi esposa lo miró fijamente y muy segura respondió ‘ es un favor que les estoy pidiendo, si no pueden cumplirlo porque les falta hombría díganlo ahora’

 

Entonces Don Alberto respondió de inmediato ‘no le hagas caso a este pendejo (mientras le dio un golpe moderado en la nuca a Juan) cuenta con nuestra discreción ¿verdad tú?’ Juan terminó por entender y dijo ‘si, Eli no te preocupes, solo era broma, pero… bueno…, por lo menos déjame echarme un agasajo de vez en cuando’ mi esposa entonces se echó a reír y les dijo ‘bueno, ahí vemos’ ‘pinche vieja –dijo Alberto- te preocupa más David que el pendejo de tú marido’ mi esposa les sonrió y solo les dijo ‘es mi problema ¿no?’ así quedó hecho un pacto entre ellos, sin obligaciones, pero con posibilidades.

 

Nuevamente agradezco todos y cada uno de los comentarios que me han hecho el favor de mandar a mi correo uno de esos comentarios tiene como razón mi próxima vivencia que les relataré.

EL JEFE DE MI ESPOSA VII

 

 

 Se cumplió un año desde que empecé a compartir a mi esposa y a veces me pregunto si de verdad lo vi venir o fue el destino quien me condujo a esto

Pasaba el mes de septiembre y mi esposa no pudo dejar pasar la idea de que en este mes cumplió un año desde que “salió” con su jefe y pues yo pensé que ya cumplí un año de tener mis cuernos y mantener una relación con una esposa que me es infiel con mi conocimiento y aun así la sigo amando.

 

Ahora la diferencia es que ya no tiene un amante de planta; si no dos, haciendo un repaso a su historia mi esposa me contaba ‘¿te acuerdas que por estos días empecé a salir con Don David?’ ‘si –contesté- ya lo había pensado, la verdad es que nunca imaginé que pasara algo así en nuestra vida’ ‘ni yo –dijo ella- yo siempre veía a algunos hombres que me gustaban pero nunca te decía que me gustaban, menos pensar que algún día me acostaría con otro, haber ¿cuantos han sido?… fíjate que antes cuando me acosté por primera vez con Don David, como que me dio un poquito de pena incluso con Don Ricardo me dio pena que me viera desnuda y con el Sr. Christian me puse bien nerviosa por la situación’ ‘pero eso también te calentó –interrumpí- porque te gustó mucho que te hizo’

 

‘Ayayay si –continuó ella- con Alberto no me dio pena porque estaba bien borracha cuando lo hicimos y ni me acuerdo pero la verdad es que ya no siento pena cuando me desvisto delante de ellos’ ‘¿con quién te ha gustado más?’ ‘pues me encantaba hacerlo con don David, pero desde que lo hice con Alberto y Juanito, me gustó más así’ ‘de veras que estás enferma –dije yo- mira que acostarte con dos hombres al mismo tiempo, y ya llevas 5 en tu lista’ ‘ay si ahora te haces el digno –respondió ella- si a ti te encanta que te agarre de mi pendejito…

 

Diciendo esto me dio un besito en los labios, y además no son solo 5 por que también estás tú y antes de ti hubo otros 3 o sea que contigo ya van 9’ ‘si, pero los últimos 5 fueron en muy poco tiempo, ¿cuantos más crees que habrá?’ ‘huy, no sé, pero a veces siento como dices tú, que soy una enferma por haberme vuelto así’ ‘pues mira –dije yo- cachonda siempre has sido, solo que ahora eres más cachonda y lanzada’ ‘querrás decir que soy más puta’ ‘bueno, si’ ‘ah entonces si yo soy más puta tú eres más pendejo y te agarran de pendejo mis hombres’ terminando de decir esto me le aventé y la abracé con fuerza y la empecé a besar como loco mientras le decía ‘si mi amor, pero así te quiero aunque me seas infiel’

 

Enseguida la desnudé y la penetré, de más esta decir que me vine muy rápido, ella puso cara de molesta al tiempo que me reclamaba ‘ya ves, no me sirves ni para el comienzo’ entonces dándole un beso tierno le contesté ‘por eso hay otros que hacen ese trabajo por mi’ ‘si mi amor’ me dijo muy mimosa.

 

El siguiente fin de semana que salieron a bailar salieron solo el Sr. David, su novia en turno Gaby y mi esposa, al parecer de última hora alguien no pudo acompañarlos por lo que solo se fueron ellos tres, así estuvieron un rato entre copas y música en un bar muy conocido, Don David se alternaba para bailar con las dos así siguió la noche en un momento dado mientras bailaban Gaby y el Sr. David mi esposa pudo ver que se besaban en la pista, hecho que le causó un poco de celos, pero no pasó a mayores, incluso en ese momento mi esposa pensó que lo mejor era que se retirase en ese momento porque estaba haciendo mal tercio ya que el Sr. David prefería a Gaby.

 

En eso estaba cuando regresaron a la mesa y Gaby le dijo a mi esposa que ellos se iban a seguir a otro lado, mi esposa respondió ‘ok, yo ya me voy para mi casa’ ‘ay no seas mamona –dijo Gaby- vamos es temprano’ ‘anda –dijo el Sr. David- no te hagas del rogar, ¿que quieres que pasemos a comprar brandy o tequila?’ mi esposa se sintió un tanto obligada, ya que de verdad no quería ir porque se sentía incómoda en estar de más entre ellos pero accedió a ir ‘está bien pasamos por tequila –dijo mi esposa- pero yo pago’ el Sr. David se apresuró a contestar ‘me parece perfecto, aprovechando que te quieres lucir compras unas cervecitas también’

 

Así salieron del local y se dirigieron a un mini súper (ocho) de esos que están abiertos las 24 horas compraron lo necesario y se enfilaron al departamento, llegaron y abrieron algunas cervezas y Gaby puso música movida para bailar, entonces jaló de la mano al el Sr. David y comenzó a bailar de manera cachonda y se comenzaron a besar como queriéndose devorar el uno al otro, mi esposa que solo miraba sintió entre celos y excitación pero también deseos de irse para dejarlos moverse en libertad, cuando terminó la canción se fueron a sentar y empezaron a platicar de cosas del gimnasio, de pronto pasado un rato de plática sonó una canción que le gusta a el Sr. David y rápidamente jaló a mi esposa ‘ven vamos a bailar que estás muy callada’

 

Entonces él la abrazó y así estuvieron un rato, el se le acercaba demasiado, en un momento dado hasta hacerle sentir su miembro, de hecho mi esposa me cuenta que se sintió como la primera vez que salió con él, y es que ese efecto lo causó la presencia de Gaby quien también los miraba y los animaba lejos de ponerse celosa o algo les gritaba y los animaba, quizás el efecto de las cervezas aunadas a la temperatura de los dos se dieron un ligero beso, mismo que Gaby en forma de broma reprochó enseguida ‘órale cabrona, pues cuantas somos’ enseguida contestó el Sr. David ‘no seas celosa’ ‘ja, celosa yo mira y compara’ dijo mientras sentada se hacía de lado golpeándose la nalga entonces mi esposa se empezó a reír y le dijo dándose una nalgada y levantando con la otra mano sus tetas sobre la ropa…

 

‘Huy, si aquí también hay calidad’ ‘pues sí, -dijo Gaby- pero también hay que saberlo usar’ el Sr. David las veía divertido era como si se estuvieran peleando por él, como si quisieran disputárselo ‘pues a las pruebas me remito’ dijo mi esposa y enseguida le contestó Gaby ‘no, si se ve que eres bien putita’ entonces el Sr. David dijo ‘vamos a ver quien baila mejor, ¿les parece?’ dijo jalando a mi esposa de la cintura por lo que rápidamente se levantó Gaby y dijo ‘no, ni madres, primero yo’ ‘Ah, -dijo mi esposa- ya vez quien es la putita’ pero Gaby no le hizo mucho caso y se abrazó con el Sr. David entonces empezó a bailar con él de manera muy sensual, repagándole todo el cuerpo…

 

Le pasaba por su pecho duro sus senos blandos una y otra vez, después Gaby se volteó dándole la espalda y así le restregaba sus nalgas en su paquete, todo esto con movimiento de ritmo de la música que sonaba, Gaby tomó las manos de el Sr. David y las pasó por sus tetas para después voltearse de nuevo de frente a él y plantarle un beso muy caliente, entonces mi esposa intervino ‘ahora voy yo’ dijo jalando a Gaby quien al soltarse de él le pasó la mano por su miembro…

 

Mi esposa se acercó al Sr. David y él de inmediato la abrazó por la cintura pero mi esposa agarró sus manos y las bajó hasta sus nalgas para enseguida abrazarlo por la nuca y se empezó a mover muy cachonda, entonces mi esposa empezó a bajar y subir de manera rítmica y sin separarse de su cuerpo, restregándole su vagina en su miembro, así estuvo un par de minutos para después, igual que Gaby se volteó dándole la espalda a él y le empezó a restregar sus nalgas en su miembro.

 

Él por instinto subió sus manos hasta sus tetas y las empezó a sobar sobre la blusa, pero mi esposa tomó sus manos y las bajo y las puso por debajo de la blusa la invitación era clara y él la aceptó gustoso, empezó a sobar las tetas de mi esposa por debajo de la blusa y le jaló el sostén para hacer una mejor labor, mi esposa giró un poco su cabeza buscando los labios de su jefe y se besaron, así estuvieron un ratito, entonces fueron interrumpidos por Gaby…

 

‘Ya me toca a mi hazte a un lado putita’ entonces empujó a el Sr. David hacia un sillón y lo sentó en el, acto seguido ella le comenzó a bailar muy sensual y subía lentamente su falda para dejarle ver su tanga, Gaby tomó las manos del Sr. David y las puso en su tanguita invitándolo a que se la quitara, y así lo hizo acto seguido ella subió al sillón y levantándose su minifalda le puso la vagina a la altura de su cara después ella se volteó y se sentó sobre él y sin perder el ritmo se daba sentones sobre el miembro del Sr. David, mi esposa al ver eso se levantó la blusa y con todo descaro se deshizo del brassier y con la tetas al aire se desabotonó el pantalón y bajó un poco dejando ver su tanguita, se dirigió a ellos y jaló a Gaby ‘quítate golfa’ le dijo y acto seguido se le encimó poniéndole las tetas en su cara…

 

Como es obvio él empezó a chupar sus pezones mientras que con sus manos acariciaba las nalgas de mi esposa, y como el pantalón estaba desabrochado podía meter sus manos por debajo del para acariciarla mejor, del baile… ya se habían olvidado, en eso Gaby se acercó ‘óyeme prostituta de a peso, porque me dejaste menos tiempo, quítate’ la intentó jalar pero mi esposa no quería dejar su lugar entonces Gaby jaló a mi esposa más fuerte y entre risas dijo ‘que te quites pinche puta’ ‘ay pendeja –dijo mi esposa separándose de su jefe- te dan celos de que le guste más esto’ señalo su vagina al tiempo que bajaba su pantalón y la dejaba al descubierto ‘ay ya te dije que aparte hay que saber usarlo’

 

Entonces Gaby se hincó delante de él y bajó su bragueta y sacó su pene y empezó a mamarlo, mi esposa solo contestó ‘pues ya te dije que lo se usar y muy bien’ entonces se acercó a su jefe y le dio un beso de lengua muy cachondo y así con la blusa arriba dejando las tetas al aire y su pantalón desabotonado se acercó a él y le volvió a ofrecer sus tetas y mientras Gaby le chupaba el pene el Sr. David chupaba las tetas de mi esposa y con una mano le acariciaba su vagina, así estuvieron un rato hasta que entonces mi esposa jaló a Gaby ‘a ver putita, te voy a enseñar cómo se hace’

 

Acto seguido se hincó delante del Sr. David y empezó a mamarle la verga mientras le acariciaba los testículos, de más esta decir que esa situación tenía al Sr. David en la gloria, en un momento mi esposa se quitó la blusa quedando desnuda de la cintura hacia arriba, al ver esto Gaby, que en ese momento se encontraba besándose con el Sr. David, se quitó la minifalda y también su blusa quedando completamente desnuda y acto seguido se subió sobre el sillón y le ofreció su vagina que el Sr. David empezó a mamar con placer y así fue ese cuadro.

 

Mi esposa chupando la verga de él y él chupando la vagina de Gaby, mi esposa entonces por impulso también se quitó toda la ropa cuando se estaba terminando de desvestir Gaby volvió a mamarle la verga a él, entonces mi esposa le dijo ‘mira, ni siquiera te cabe toda y así te dices puta’ ‘ay, -dijo Gaby- apoco tú si te la tragas toda’ ‘claro’ dijo mi esposa al tiempo que apartó a Gaby y se volvió a engullir la verga de su jefe poco a poco hasta que la tuvo toda adentro de su boca, para ese momento el Sr. David ya se había quitado los pantalones, entonces Gaby se acercó y le dijo ‘yo también puedo’ mi esposa se separó de su jefe y Gaby se tragó la verga y con facilidad la metió toda en su boca, mi esposa se dirigió al Sr. David, que hasta el momento había permanecido estático recibiendo placer de ese par de putas ‘¿quién lo hace mejor Señor?’

 

El Sr. David solo sacó un ‘mmmmmmmmmmmmm’ ya vez dijo que yo -dijo mi esposa- quítate bitch’ ‘tu madre –dijo Gaby- dijo que yo’ y volvió a su tarea ‘a que no’ dijo mi esposa, Gaby siguió la mamada y miró a mi esposa mi esposa continuó ‘¿se viene en tú boca?’ Gaby sin soltar con su boca la verga del Sr. David hizo un gesto de negación ‘ahí esta, yo soy mejor que tú ¿verdad señor?’ ‘me encanta venirme en tu boca’ dijo el Sr. David ‘ya vez puta –dijo mi esposa- así que me dejas a mi macho’ entonces Gaby sacó la verga de su boca y le dijo al Sr. David ‘si quieres vente en mi boca’ ‘¿de veras mami?’ dijo el Sr. David ‘si papito’ respondió Gaby mi esposa entonces dijo ‘pero además a él le gusta darme por atrás (el culo)’ Gaby no hizo caso y seguía mamando la verga entonces mi esposa la hizo un ladito y empezó a lamerle los testículos.

 

Gaby le dijo entonces ‘vamos a sentarnos sobre él y a ver con quien se viene’ entonces comenzó una competencia en la que consistía en que las dos se ensartarían por él en un lapso de tiempo, la que hiciera que se viniera ganaría dicha competencia entonces así lo hicieron, mi esposa se sentó en su pene mientras él le agarraba las tetas, después fue Gaby y así estuvieron un rato hasta que él se vino mientras penetraba a Gaby entonces ella muy contenta le dijo a mi esposa ‘ya ves putita, soy más puta que tú’ entonces mi esposa la jaló del brazo y le dijo ‘eso está por verse’ y le empezó a chupar la verga flácida que ante esas mamadas no tardó en volver a pararse y entonces mi esposa le ofreció su vagina la cual apretaba ante sus embestidas.

 

‘Por favor –dijo mi esposa al oído de su jefe- deme su venida, Ud. sabe que me encanta su verga, que rica es su leche, véngase en mi boca’ dicho esto el Sr. David empezó a convulsionarse de nuevo y mi esposa se zafó de la ensartada que tenia y guió su boca a el miembro del Sr. David para recibir su semen el cual tragó en su totalidad, Gaby permaneció desnuda delante de ellos mirando todo y cuando terminó le dijo a mi esposa ‘eres una puta en potencia’ el Sr. David por su parte estaba deshecho, las dos se abrazaron de él una a su izquierda, mi esposa a su derecha y él alternaba los besos en sus bocas hasta que se quedaron dormidos, Él con sus dos mujeres.

 

Al día siguiente mi esposa como siempre se despertó temprano y como es su costumbre empezó a mamarle la verga al Sr. David para despertarlo y así fue, se despertó entonces ella se subió en su pene erecto y se ensartó sola haciendo los ruidos y movimientos lógicos de la cogida que estaba recibiendo por lo que Gaby despertó también y dijo ‘ay pinche puta, no te puedes esperar a que amanezca’ en eso estaba cuando el Sr. David empezó a tocar a Gaby desnuda y ella le ofreció sus tetas después el Sr. David volteó a mi esposa y la puso en cuatro patas y la penetró por el culo Gaby solo miraba hasta que se vino él después se fueron a bañar juntos los tres y ellas se alternaban para mamarle la verga a el Sr. David que se vino cuando Gaby se lo mamo pero ella no acepto su semen y se saco su verga de la boca por lo que mi esposa intento recuperar el poco semen que aun expulsaba para tragárselo.

 

Después mi esposa salió de la casa con la excusa de que debía llegar a la casa dejando a Gaby y al Sr. David a solas.

FIN


Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos
Chatea online con webcams!

comunidad.todorelatos.com

© Midnightwalker

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Midnightwalker
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2017 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)