Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.568 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.534 Miembros | 17.707 Autores | 86.864 Relatos 
Fecha: 16-Nov-12 « Anterior | Siguiente » en Transexuales

Mi primera experiencia con una Transexual

Javi
Accesos: 27.223
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Soy un chico normal y corriente como cualquier otro que tiene su primera experiencia con una chica transexual guapisima. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Antes de nada diré que yo creo que desde siempre me han dado morbo las transex. Pero no un tio con peluca, eso me da puro asco.

Ya hace muchos años alguna vez en el poligono he visto alguna transex medio desnuda y realmente me excitó. Ya sabeis vas de paso y las ves por la calle y las miras, pero nada mas.

Solo me gustan las que son muy muy femeninas, las que apenas notas que en realidad son un tio. Yo creo que me dan morbo porque tienen muchas cosas que me gustan: Tienen un cuerpazo, además generalmente son altas y potentes y eso siempre me ha dado morbo en una mujer. Son muy putas, ellas mismas lo reconocen ya que son tios y nos conocen muy bien y saben como calentarnos. Mucho mejor que la mayoría de las tias. Y tienen polla. Si me da morbo una polla.

Hace un tiempo en la época que salía de marcha con los amigos entramos una vez en una discoteca nueva, más que nada para ver que tipo de tias había. Nos pusimos en la barra y al rato llegaron 3 chicas que fijandome bien nos dimos cuenta que eran 3 transexuales. Estaban tomando copas y charlando entre ellas sin relacionarse con nadie.

Realmente eran muy guapas, sobre todo una que iba vestidita muy sexy como de colegiala, tetones operadisimos empitonada y con dos botones desabrochados más de lo que sería aconsejable.

Mis amigos (eramos 5) empezaron con el cachondeo tipico de los tios cuando vemos estos monumentos. Que si “Te vas con una de estas y en la cama te folla a tí en vez de follartela”, Que si “A lo mejor te desnudas delante de ellas y tienen una polla mas grande que la tuya”. Que le vamos a hacer… somos así de hipócritas.

Mientras hablabamos me di cuenta que la “colegiala” me miraba mucho. Nada de sutilezas, eran miradas desafiantes.

Yo empecé a ponerme nervioso porque realmente quería conocerla. Me daba morbo y quería “experimentar” un poco, pero con mis amigos ni de coña. Ellos me lo habrían recordado hasta el fin de los días así que decidí olvidarme de todo.

Decidí ir al baño a mear. Y justo cuando salí del baño me crucé con la colegiala y me dice “Hola guapo”. Le devuelvo el saludo. Se notaba que quería conocerme. Yo sorprendisimo. Decidí jugarmela y le dije algo así como “Me has gustado mucho, pero con mis amigos no puedo proponerte nada. Me voy a quedar con las ganas de tí”.

Ella fué muy comprensiva y me dijo que no pasaba nada, que si quería que apuntase su teléfono para llamarla otro día. Eso hice.

Allí acabó todo.

A la semana siguiente el jueves noche salí con un amigo a tomar unas copas y recogerme temprano a casa. A eso de las 12 de la noche recordé que tenía el teléfono de la transex y decidí escribirle un sms. Después de 3 mensajes mas la llamé y me invitó a que me pase por su casa. Le eché valor al asunto y fuí.

Era un estudio pequeñito en Torremolinos. Cuando me abrió la puerta lo primero que vi es que estaba vestida con un camisón blanco totalmente transparente y lencería blanca. Y tacones. Muy arreglada y muy sensual. Y se notaba recién perfumada.

Me hizo pasar y en la barra americana que divide la cocina del salón me ofreció una cerveza y me la tomé con ella. Enseguida note que era una prostituta. Yo le dije que la verdad no tenía con que pagarla y que le agradecía la copa pero que no la quería molestar en su trabajo. Ella me dijo que eramos amigos. Y que a los amigos no se les cobra.

Joder yo sorprendido. En todo momento ella llevaba la voz cantante en la conversación.

Me contó que era de Venezuela, que le gusté mucho por lo visto. Y que entiende que con mis amigos no podía hacer nada. Y esto aun me sorprende porque si te pones en su lugar… no deja de ser un poco humillante eso de que te digan “Quiero verte pero a escondidas de todo el mundo” Como si ella fuese algo malo y había que ocultarlo.

Pero el caso es que fué de lo más comprensiva. Me contó también que ella trabajaba muchísimo. Más de lo que daba de sí. Y que cobraba desde 50 euros hasta 500 en una sola noche. Depende desde donde la llamen y quien sea el cliente.

Nos sentamos en el sofá. Yo a pesar de toda mi experiencia con mujeres estaba como un flan. Para mí era una experiencia totalmente nueva y no estaba muy seguro de lo que quería y no quería hacer.

Nos sentamos en el sofá los dos juntos mientras estaba la tele encendida. Se le abrió un poco el camisón y le miré las tetas. Me dijo “se nota que te gustan muchos mis tetas, ¿quieres verlas?” Le dije que si.

Y ella muy sensualmente se levantó y se quitó el camisón y el sujetador. Ya solo tenía un collar de perlas muy porno, unas braguitas (con un bulto sospechoso) y los taconazos de putón.

Las tetas eran perfectisimas. Durisimas como nunca en mi vida las había tocado. Pezones picudos y duros. La chica era toda ella morenita, pero tenía la marca del bikini.

Realmente era lindisima. Era una modelo. Lo único que en la voz se le notaba que la forzaba un poquito para ser más “femenina”, pero os juro que con dos copas… ni os dabais cuenta.

Me dijo que se las tocase. Y ahí empezó ya mi perdición. Me agarré a esos tetones como si fuera un niño de teta con su madre. Me lié a lamerselos. Ella empezó a gemir (imagino que era mentira porque los pezones de los tios no nos excita tanto si los chupan”. Ella empezó a acariciarme todo el cuerpo.

Me hizo el amago de besarme y yo al principio pensé… “coño si es que es un tio” pero decidí probar. Pues nada… en los besos tampoco hay gran diferencia… lo único que si era muy chupeteona. Me dijo que nos fueramos a la habitación y eso hicimos.

En la cama ya me di cuenta que en sus braguitas se le salía una buena polla. No era gigante pero si era un tamaño considerable como la mia. Me dijo de desnudarnos y como hacía algo de frio nos metimos debajo de las sabanas.

Os puedo decir que estuve unas 3 horas. Durante la primera hora era solo toqueteos, morreos y masturbación. Me la comió como solo una gran maestra sabe hacerlo. Me preguntó si yo quería comersela pero le dije que no. Pero si que la masturbé. Lo extraño es que cuando ella se iba a correr me hacía parar. Se ve que quería guardarse la corrida.

Me preguntó que tal mi primera experiencia. Le dije la verdad: Que muy buena, increible.

Seguimos al segundo asalto y nos liamos otra media hora de toqueteos… otra vez estaba a mil. Yo mismo le dije que si se ponía un condón que se la chuparía. Ella abrió el cajón y en un momento ya se lo había puesto. Ella se empalmaba muy facilmente. A mí siempre me ha costado más trabajo arrancar, pero una vez encendido no paro.

Así que me puse de rodillas en el suelo y ella sentada en la cama y me lié a chuparsela intentando hacerlo lo mejor posible. La lástima es que con el condón supongo que no es lo mismo. El sabor era el del latex (las tias sabreis de lo que hablo jeje) y se perdía mucho morbo. Pero pasado un buen rato empezaron las convulsiones y se corrió llenando el condón de semen.

Luego quiso devolvermela. A mí me la comió sin condón, e incluso me corrí en su boca por segunda vez.

Descansamos un rato y me dijo: “Yo a mis clientes le termino siempre con un masajito con aceite. ¿quieres?” Joder pues claro que quiero, como no? jejeje

Así que cogió aceite Jhonson y me echó un buen chorreón por toda mi espalda y culo. Me hizo un masaje con mucho aceite en plan profesional. Recuerdo que miré al armario que había en frente que estaba entero de espejo y vi a una tia enorme (la transex mediria 1,80 o asi y muy corpulenta) con el pelo castaño largo por la espalda encima mia dandome un masaje. Las manos eran las de un hombre… eso os lo digo desde ya. jejeje En las manos si notaba que era un tio y no conseguía engañar a nadie.

Era curioso había partes del cuerpo que eran totalmente femeninas que ni un ciego conseguiria diferenciarlo… como la piel… las tetas (siempre y cuando tengas claro que son operadas), el culazo que tenía y el rostro era casi 100% femenino también.

Y otras cosas que la delataban como las manos, la voz (que tenía que forzarla para que no se le notara) y ovbiamente el pollón que tenía. jejeje

Pero la cosa es que el masaje fué genial y acabó en un pajazo con aceite muy chulo.

Así acabó todo. Nos vimos otra vez pasadas dos semanas pero fué para despedirse porque decía que se iba a Madrid y luego a Italia.

Luego con el pasar de algunos años una noche decidí probar con una transex de pago y aunque no fué mal, no me gustó demasiado. Fisicamente era mas fea que la venezolana y el rollo de ser de pago corta mucho… porque se que una vez me corra me iba a echar. Y así fué. Pero cuando veo las fotos de algunas webs de prostitución de transexuales… a mí se me sigue cayendo la baba.



© Javi

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (0)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Javi
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)