Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.132 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.950 Miembros | 17.496 Autores | 85.431 Relatos 
Fecha: 25-May-12 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

La campesina mamá de mi mujer

Alexander
Accesos: 64.168
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
De visitando a mis suegros en el campo , me quedo compartiendo con mi suegra jamona unos vasos de vino. Ambos solos , nuestras parejas durmiendo , un patio oscuro ... la noche pide sexo .... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

                               Mis suegros vivían fuera de la ciudad, en una grande y vieja casa,  en el campo. Era habitual que nosotros con mi mujer y mis dos hijos pequeños fuéramos a pasar algún fin de semana ahí, donde por lo general, mi suegro terminaba borracho y odioso.

                               A sus 70 años,  estaba bien parado el viejo, hombre de campo, con una mujer sumisa como mi suegra, que lo atendía en todas sus mañas. Por lo general  cada vez que íbamos, en la noche el hacia un asado,  acompañado de un buen vino. Luego de la buena comida, comenzaba a tomar vino en compañía de nosotros, pasándose siempre de copas.  Mi mujer ya cuando veía que su padre se ponía odioso, se iba a costar con los niños y me dejaba a mí y a su madre atendiendo y soportando a su viejo padre.

                               MI suegra, era una mujer muy simpática, acostumbrada a los trato de mi suegro. Mujer de campo, que a sus 67 años andaba igual que mi suegro, super bien , levantándose temprano,  incluso hasta leña cortaba. Su físico completamente diferente a la delgada de su hija. Con un enorme trasero, vientre abultado, tetas grandes. No se por que mi mujer no sacó las tetas de mi suegra . De pelo negro con algunas canas, rostro no tan arrugado para su edad,  baja de estatura, brazos gruesos , piernas cortas y gruesas. Era lo que llamamos una gordita, pero apretadita, no desparramada.   Ya se había cansado de luchar con el , por el tema del trago, y a veces incluso le daba más, para que se emborrachara de una buena vez y que se quedara dormido. Muchas veces la había ayudado a llevar a mi suegro hasta su dormitorio, donde lo dejábamos acostado. Luego mi suegra dormía en otra habitación y yo me iba a la nuestra.

                               Pero esa noche fue distinta.  MI mujer había llegado con dolor de cabeza y muy temprano se fue a acostar. Su madre esa noche estaba con ganas de pasarlo bien, conversar  y reírse, al igual que yo.  Sin darnos cuenta, estábamos los tres pasados de copas, bueno, su padre mucho más que nosotros. Prácticamente se quedo dormido en la mesa a nuestro lado, mientras mi suegra se reía del estado de su marido, diciéndole cosas como que estaba muy viejo, que lo iba a cambiar por uno más joven, que ya no le servía etc etc . Nos reímos mucho a costa de su marido ebrio completamente  que llegaba a roncar a nuestro lado. Lo tomamos y lo llevamos a su cuarto, dejándolo sobre la cama vestido y tapado con una frazada.  Luego volvimos a salir al patio a sentarnos al viejo mesón de madera  y continuar nuestra amena charla , entre vino y cigarros.

                                Por ahí fuimos tocando el  problema de alcohol de mi suegro, donde prácticamente tomaba todas las noches.   Que ella ya se había acostumbrado a sus malos tratos y que ya sabía perfectamente como llevarlo. Una cosa llevo a la otra, preguntándole si se ponía agresivo, a lo que me respondió que no, solo era boca. 

-          Que lata por ud suegrita , tener que dormir con alguien borracho al lado

-          La verdad no, por que hace rato que habilite otro cuarto, donde me voy a dormir cada vez que el se le pasa la mano con el trago, aunque ya prácticamente no duermo con el

-          ¿Oiga .. y en el tema marital?

-          Ja ja ja  . no hay tema marital .. ¿¿ o ud cree que a este viejo , con su años .. mas su estado se le va a parar … ????

-          No le puedo creer

-          A veces le baja el amor , pero  no pasa nada  hace rato .. no ve que con el trago , la cosa no le funciona  ja ja

-          Pucha suegra ..   a mi al revés .. me funciona mejor !!

-          Ja ja .. que bueno .. o sea a mi hija hoy le toca premio !! , que envidia

-          Ja ja .. no .. le carga el olor a trago .. mas ahora que le duele la cabeza … me va a mandar a dormir al living

-          Pobrecito … si quiere le hago un espacio en mi cama ja ja ja

-          Pero no que no le gustaban los curados …

-          Ahhh no …   pero ud no esta curado .. solo algo contento no mas .¡¿o no? bueno que yo ando por las mismas  ja ja ja …  estoy mas mareada

-          Ja  ja ja.. brindemos por eso …!!!

-          Ja  ja ja … salud !!!

                               Nos tomamos dos copas mas y seguimos hablando, riéndonos, mi suegra a mi lado tocándome a cada rato la pierna , cada vez que se reía. Tocamos nuevamente el tema sexual. Que su hija a veces no me daba la pasada, que el alcohol despierta las ganas, que su marido hacía rato que no la usaba como mujer etc etc, hasta que ella dijo que era hora que nos fuéramos a acostar.  Nos paramos de la mesa y ambos nos notamos bastantes mareados. MI suegra se reía y se tambaleaba de lado a lado. La verdad todo ese rato, mi instinto animal se había despertado y mientras había estado hablando con mi suegra, me imaginé que entre ambos podríamos pasar un buen rato y sacarnos las ganas, ¿pero como? … algo me decía que ella no me diría que no, por su interés en tocar esos temas , su forma como a veces me tomaba del brazo o me tocaba la pierna, algunas miradas… ¿ pero cómo? .. en eso mi suegra se acuerda que no había soltado a los perros. Me dijo que no estaba en condiciones de ir a soltarlos, que se jodieran y pasaran la noche amarrados, mas luego de mi insistencia, la acompañé argumentando que los pobres tenían que salir a cuidar y caminar, después de haber estado todo el dia amarrados. Nos fuimos hasta el fondo del gran patio, donde los perros permanecían amarrados durante todo el día. La oscuridad era total, solo alumbrados por una linterna que llevaba mi suegra, que caminando torpemente apoyando su cuerpo contra mi brazo, ambos riéndonos pensando que en cualquier momento no íbamos a caer.  

                               Llegamos donde estaban los perros, que ladraban contentos sabiendo que les tocaba el momento de su libertad. Mientras yo tenía la linterna, mi suegra, los retaba para que se quedaran tranquilos y mientras se doblaba, me mostraba su enorme culo, mientras soltaba a los animales.  YA cuando solo le quedaba el ultimo, este a empujo y casi se cae.  YO que estaba detrás de ella, la tome descaradamente de las caderas y la afirme fuertemente , sintiendo el enorme culo de mi suegra, en un movimiento descarado, punteándomela fuertemente diciéndole que yo la afirmaba. Ella entendió la broma que me estaba pasando de listo, lo que solo causo risas , mientras soltaba al último perro, me decía que no era necesario que la afirmara tanto, ya que yo aun no la soltaba.

                              

                               Apenas libero el ultimo can , este salió corriendo en busca de sus compañeros, quedándonos  solos al fondo del gran patio. Apagué la luz de la linterna , quedando en la oscuridad más absoluta. Mi suegra me toma del brazo, mientras yo supuestamente admiraba la gran cantidad de estrellas que en la ciudad no se veían así. Ella afirmada de mi brazo, tambaleándose,  me dice que hace mucho que no la hacían ver estrellas.  La suelto y me coloco detrás de ella ,  apoyándome detrás de ella , apretándome contra ella.  

-          SI quiere yo la puedo hacer ver estrellas…

-          Ja ja ..  ¿te imaginas?

-          Es que con tanto alcohol … y la conversación …. Se me despertó el instinto

-          ¿ ah si?  …. ¿Y que quieres hacer?

-          Mmm no se  ….  ¿Que me dejaría hacerle suegrita?

-          Ahhhhhhhh .. ¿aparte de dejarme tocar el culo como lo estas haciendo?

-          …..es que lo tiene tan rico suegrita …. ¿ no le molesta?

-          Mmm …. La verdad que no ….  Se siente rico tu mano ahí

-          ¿Y se le toco una de estas tetas tan ricas que tiene ,  no se enoja?

-          Mmmm también se siente rico .. el problema es que me estas calentando

-          ¿Y hay problema con eso … ?

-          No .. pero luego me vas a pedir que cojamos … y con lo caliente que estoy ..  puede que te diga que si …

-          Mmmm  ¿y una cojida rapidita?

-          ¿ no se nos estará pasando la mano?

-          Mmmm  algo rapidito ….

-          No se ….. hace tanto que no tengo nada de nada .. y me tienes tan caliente …no se… quizás algo rapidito  , antes que me arrepienta?

-          Ohhhhh suegrita . ¡ con las ganas que tengo … ¿me dejaría pegarle una cogida rapidita?

-          Ahhhhhhh si , ya que tanto !!  si hace rato que no me toca … y como estamos con tantas ganas …

-          Mmmmmmm … ¿todo ese culito para mi?

-          Si …….. que sea nuestro secreto ………  que me has puesto tan ganosa … y mira tu como estas ……

-          Mmmmm ¿me siente?

-          Ja .. ¿ que si te siento? …. La tienes toda dura  apoyada contra mis nalgas ahhhh …

Nos corrimos detrás de un gallinero,  sin soltarle las tetas y punteándomela por detrás. Mi suegra estaba muy ebria, pero sabía muy bien lo que estábamos haciendo.  Ella misma saco ente sus ropas una de sus tetas y me pidió que se la chupara. Ni tonto ni perezoso, me la lleve a la boca y se la chupé con todas mis ganas. Las tetas de mi suegra eran tremendas, exquisitas, grandes voluptuosas,  con un pezón puntiagudo mmmm . Mi suegra se quejaba y se restregaba contra mi, agarrándose ella misma la teta , llevándola a mi boca, diciéndome entre gemidos que estaba muy caliente y que se las chupara muy fuerte.  Después empezó a  desabróchame el pantalón y apenas pudo, me agarro la verga con su mano gruesa y gorda apretándomela fuertemente.

                                                               Lo mas rápido que pude , apoye a mi suegra contra las paredes del viejo gallinero, la doble, le tome su largo vestido , se lo subi por la espalda  y le baje los calzones. Mi mano le recorrió todo el culo de principio a fin , encontrándome con su concha peluda y mojada. Sin mucho preámbulo, me tome la verga colocándola en la entrada de su concha y sin contemplaciones se la metí hasta el fondo. Mi suegra  acuso recibo con un fuerte gemido la penetración, pero mantenido  la misma posición comenzó a gozar como loca mientras su citadino yerno se la follaba fuertemente.

                                               Ahí me encontraba yo, en la mas completa oscuridad, follándome a una mujer de 67 años, campesina y madre de mi mujer.   Mi suegra apoyada contra las paredes del gallinero  que crujía mientras la perforaban , haciéndole revivir lo que era tener una buena verga dura en su sexo. Mis manos alternadamente le agarraban las tetas y el culo dándole una follada monumental,  ocultos en la oscuridad del fondo del patio.  En eso, por los gemidos que emitíamos,  llega uno de los perros y se acerco a nosotros. Me dio algo de cosa sentir como ese gran perro se acercaba a nosotros , mientras mi suegra, lo echaba , sin dejar de afirmarse de la pared. 

                                               Por un buen rato me la folle en esta posición, entre gemidos ocultos, chocando contra ese enorme culo que no podía ver,  hasta que luego de un corton rato, mi suegra alcanza su orgasmo, gimiendo de tal manera , que me hizo acabar a mi también.  Unas ultimas enterradas de verga y mi suegra se incorpora, acomodándose rápidamente su vestido, mientras yo me acomodaba mi ropa. Se coloco nerviosa y me dijo que nos fuéramos,  riéndonos en silencio  de lo que había pasado, y lo bueno que había estado,  volvimos a la casa, dirigiéndonos rápidamente cada uno a su cuarto. Tenía impregnado el olor de la concha de mi suegra en las manos , a pesar de habérmelas lavado.  Me acosté al lado de mi mujer, y me quede dormido pensando en lo que había pasado , y en lo que podría pasar , la próxima vez que mi suegra nos visitara en mi casa ……



© Alexander

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Alexander
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)