Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.852 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.351 Miembros | 17.431 Autores | 85.031 Relatos 
Fecha: 02-Feb-03 « Anterior | Siguiente » en Orgías

Su esposa fuera, él dentro y mi marido mirando

yanune
Accesos: 22.164
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Su esposa no le permitía hacer nada en la cama ni en la vida. Yo sentía que eso era injusto y le enseñé la miel de la vida. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Estábamos aquél día, en un restaurante, cenando mi marido y yo con dos parejas de amigos, todos con edades entre 25 y 30 años. En esa cena uno de los matrimonios (Héctor y Teresa serán sus nombres ficticios) nos cuentó que, en dos meses, Teresa debería viajar y estaría fuera del país por espacio de un mes. Nosotros lo empezamos a cargar a Héctor diciéndole que no podría soportar un mes de absitinencia y mi marido y el otro amigo (Gervasio) le empezaron decir que se irían de putas diciéndole a Teresa que no se preocupara que en los burdeles no hay amor sino sólo sexo y que tan sólo irían para saciar una necesidad fisiológica.

Debo contarles que Héctor es un muchacho normal, bastante macanudo. En cambio Teresa es fea y mandona; está bastante excedida de peso y no hace ejercicio. A veces parece que, a prpósito, le hace la vida imposible a su marido. Nosotros, con Gervasio y su mujer, siempre nos preguntamos: ¿Qué le ve Héctor a Teresa? Es más, medio en broma y medio en serio, hasta pensamos que su vida sexual debe ser bastante aburrida.

El tiempo fue pasando, hasta que llegó la hora de que Teresa se marche, no sin antes haber prevenido a Héctor para que "ni se le ocurra ir a un protíbulo". Yo, como buena amiga que soy, le dije:

- Tere, quedáte tranquila, nosotros vamos a cuidar a Héctor.

Después de besos y abrazos nos despedimos. Cuando ya habíamos llegado a casa con mi marido comenzamos a conversar:

- ¿Qué le ve Héctor a esa mina? - me preguntó mi marido

- La verdad que no sé.

- Si por lo menos fuera hermosa, yo podría entender que se deje dominar tanto, pero por ese adefesio - me dijo él, ya con voz de indignación

- Es cierto, Tere lo vive rebajando al pobre

- Sabés lo que vendría bien a Héctor? Qué lo agarre una buena trola y le haga ver las estrellas, sabés como se le curan todos los problemas?

- Si, le vendría bien - le respondí - pero ya sabés, lo que le dice Tere es ley y él no va a ir al cabaret con vos y con Gervasio.

- Es cierto, pobre pibe...

Ese fue el fin de esa conversación. Ahí me quedé pensando y recordé que, una vez en medio de una charla erótica con mi esposo y haciendo alusión a que el único hombre en mi vida había sido él, me había dicho "si algún dia querés probar otro hombre a ver que se siente, sólo me tenés que avisar. Yo tuve otras mujeres y me parece injusto que vos no". Así que se me ocurrió que tal vez no hiciera falta que Héctor vaya al cabaret y que yo podría ofrecerle ese momento que tanto se merecía, creía que lo podía hacer sentir un HOMBRE.

Tenía que pensar ahora dos estrategias: una era como le diría a mi marido que quería satisfacer a Héctor; y la otra, mucho más fácil por mi condición de mujer, era como hacer para que Héctor se me entregue.

Esa noche, al llegar mi marido del trabajo, le pedí que se bañe y cambie que iríamos a cenar a un lugar nuevo. Fuimos y la cena resultó encantadora. Comimos bárbaro y tomamos un poco champagne. Al finalizar la cena le sugerí que fueramos a un hotel alojamiento y él, por supuesto, aceptó muy gustoso.

Una vez en el hotel, me fui desvitiendo de apoquito. Me quité la pollera y mi blusa y me quedé con un corset negro de encaje que ajustaba muy bien mis grandes pechos, una tanga cola less bastante pequeña y las medias con liguero haciendo juego: una auténtica gatita en celo.

- Amor - le dije - cuál es tu fantasía sexual ?

- Y, hay varias: un trío con otra chica por ejemplo.

- Sí, pero una que podamos cumplir ahora...

- Entonces, me gustaría me la chupes hasta acabar sobre tí. O que me entregues la colita sin sacarte la ropa interior que llevás puesta.

- Bueno, concedido - le dije y comencé a desplegar todo mi repertorio.

Estaba decidida a dar lo mejor de mí esa noche, tenía que hacer sentir a mi marido como si fuera un rey. Así que sin pensarlo dos veces, subí el volúmen de la música funcional y empecé a bailar como si fuera una stripper, me movía cada vez más, me agachaba y levantaba dejándolo ver un espectáculo único. Estaba completamente mimetizada con la situación y en un rapto de inspiración hice poner de pie a mi marido, lo desvestí y me puse de rodillas a lamer su polla. Es es la posición que más le gusta: él parado y yo en el piso usando mis dos manos para darle placer mientras él manejaba el ritmo con su manos alrededor de mi cabeza. Después de todo el baile y el champagne, no tardó mucho en correrse, pero tuvo la delicadeza de echar mi cara para atrás para no acabar directamente en mi boca y hacerlo sobre mi lengua, aunque los primeros chorros de su semen salieron en forma desenfranada e impactaron contra mi rostro. Quería limpiarme ya que esa viscosa sustancia no es precisamente de mi agrado, pero tenía que esmerarme mucho para dejarlo súper contento así que lo miré fijo y tragué la leche que tenía en mi boca. Luego le seguí chupando la pija hasta dejársela limpia para terminar empujando con mis dedos y en dirección a mi boca el semen desparramado sobre mi cara para tragármelo como si fuera el jugo más rico del mundo.

Después de descansar un ratito prendí el canal porno en la televisión del hotel y esperé pacientemente hasta que a alguno de los superdotados actores se le diera por sodomizar a una chica. Y cuando llegó el momento:

- Vos también querés romperle el culo a alguien? - le pregunté sabiendo que le gusta eso del "dirty talking"

- Claro que sí

- Dale - le dije mientras veía como se le empezaba a parar de nuevo - o acaso necesitás un poco más de exhibicionismo? - pregunté mientras comenzaba a masturbarme frente a sus ojos con dos de mis dedos por el costado de mi tanga.

Su respuesta no tardó en llegar, pero no en forma de palabras sino fálicamente. Me dió vuelta, corrió mi tanga, escupió en mi agujerito y ¡Zas! me enfundó su tremenda verga hasta el fondo de todo. Sentí esa extraña mexcla de dolor y placer, pero esta vez se le sumaba algo más: que lo hacía todo por conseguir otra cosa...

Para no hacer esta parte muy larga, les diré que mi marido me estuvo follando por espacio de casi 20 minutos, así que imagínense como me quedó la colita después de eso.

Volviendo a la hostoria principal, y tal como lo sospechaba, después de esa caliente noche de lujuria, él me preguntó que cuál era mi fantasía...

- Y, sentir otro hombre dentro de mí.

- Ajá! me dijo, qué pícara! Y cómo sería?

- Mucho no lo he pensado...

- Bueno, contáme lo poco que pensaste.

Mi voz tembló, pero pude decirle

- Tal vez podría demostrarle a Héctor que es coger con una buena mina.

El se quedó sin hablar durante unos segundos (que me parecieron una eternidad) y me dijo:

- Está bien, me parece justo y así matamos dos pájaros de un tiro. Vos te das el gusto y él por fin va a saber lo que es un buen polvo, pero con una condición.

- Decime.

- Tiene que ser en casa y yo tengo que estar ahí.

- Bueno - le dije pensando que mi marido es un perverso, pero como le estaba pidiendo que me entregue y encima a un amigo nuestro de muchos años, me pareció que era correcto que pusiera al menos alguna condición.

No pasó mucho tiempo hasta que decidimos invitar a Héctor a cenar a casa. Sin decírselo a él, nuestras intenciones eran claras: hacerlo sentir un HOMBRE de verdad. "Le prometimos a Tere que te íbamos a cuidar" le dije por teléfono para que no rechace la invitación. La noche transcurría de acuerdo a lo planeado y lentamente llevábamos el tema de conversación para el lado de la abstinencia y de lo difícil que sería para él estar lejos de su mujer durante todo este tiempo (ya habían pasado más de 10 días). Debo reconocer que estaba un poco nerviosa...

Cuando ya ibamos por el postre, y todo acorde a mis macabros planes, "accidentalmente" derramé un poco de helado sobre mi blusa blanca (una que me queda hermosa ya que realza más todavía mi busto y deja traslucir un poco mi brasier) a la altura de mis pechos. Así que mojé un poco un trapo y le pedí a Héctor que intente quitar la mancha (para que no sospeche, mi marido se había ido al balcón a "ver algo"). Esta maniobra era tan sólo para evaluar su comportamiento y ver su expresión. Como no podía ser de otra manera, él tomó el trapito e intentó quitar la mancha y pude ver que su brazo temblaba un poco, como si estuviera algo tenso o nervioso. Intentó quitar la mancha durante casi dos minutos. "Es mucho tiempo", pensé y descubrí que Héctor seguramente había aprovechado para sentir la firmeza de mis tetas. Cómo la mancha no se iba (obvio, el helado no sale así como así) mi blusa quedó con una aureola bastante importante, así que haciéndome la ofuscada dije:

- Que mala pata ! Justo ahora me vengo a manchar...

- No es nada - dice Héctor - estamos en tu casa, podés ponerte otra.

- Bueno, dame un segundo que me cambio y vuelvo.

Ya no había marcha atrás. En ese momento debía yo vestirme para matar. Tenía que volver a la sala y dejarlo a Héctor con la boca abierta. Así que tomé la ropa que tenía preparada para dejarlo sin aliento: mi traje de mucamita. Es un baby doll cola less negro con la pechera de encaje blanco, los guantes blancos, el collar y la vincha. Me vi al espejo y me dije "estoy fatal!".

Sin dudarlo ni un instante, irrumpí en la sala en donde Héctor y mi marido estaban conversando de fútbol y dije algo así como

- Ya que estoy, voy a limpiar un poco - y empecé a quitar las cosas de la mesa.

Mi marido se quedó sin palabras, pero la cara de Héctor fue monumental. Me miraba, incómodo, pero sin poder quitar los ojos de encima de mí. El no podía siquira hablar. Seguí con mi repertorio, agáchandome a levantar cosas del piso apuntándole con la cola, inclinándome de frente a levantar cosas para que viera por mi escote del baby doll y a provocarlo con mis movimientos, pero el muy maricón no me decía ni mú. Así que decidir dar un paso más:

- Ya que estoy encargandome de la limpieza, no querés que le saque el polvo después de tantos días sin usarlo? - le pregunté a Héctor, poniendo mi cara más inocente y acariciándole, por fuera del pantalón, su pene que ya estaba bien grande...

- Eeeeeeeehhhhhhh.... - dijó Héctor y lo miró a la cara a mi marido

- Yo no tengo nada que ver en esto, arréglense entre ustedes - dijo mi esposo

Y ahí mismo, apelando al viejo "el que calla otorga", le abrí el pantalón a Héctor y por encima de su calzoncillo saqué su miembro para comenzar a acariciarlo. Lentamente fui mojando mis labios y así, como casualemte, empecé a darle besitos en la punta de su pene. No besos comunes sino con mucha saliva, como sé que le gusta a mi marido. Fui, progresivamente, dándole besos más largos hasta que finalmente y mirándolo a los ojos, engullí toda su verga en mi boca. Y comencé el clásico mete-saca. Cuando ví que estaba por explotar, aflojé un poco ya que mi intención no era tan sólo acostarme con él sino también enloquecerlo, hacerlo sentir un super macho.

Convencida de mi belleza física, bajé mi baby doll hasta media cintura dejando salir a mis enormes y hermosos pechos. Me quedé de rodillas, lo miré y dijé

- Héctor, yo te voy a dar todo lo que Tere nunca te dio.

- En serio? - preguntó el muy incrédulo

- Sí, en serios. Alguna vez viste tetas más lindas que estas?

- Y, la verdad que no...

- Las querés tocar?

- Eeeeeeehhhhhh.....

- Dale, animáte - le dije mientras tomaba su mano y la llevaba hacia mis pechos.

A medida que pasaba el tiempo, Héctor iba entendiendo como venía la mano. Su única función esa noche era la de pasarla bien y coger conmigo como si esa fuera la última vez que cogería en su vida. Así que lentamente fue soltándose y empezó a participar más activamente. Comenzó a tocarme por todos lados. Parecía un pulpo. Me manoseaba las nalgas y, tímidamente, se acercaba con sus dedos a mi agujerito. Sobaba mis pechos, uno a uno, para dejar siempre erectos mis pezones. Se acercaba a mi conchita, para tratar de masturbarme. Y, cuando podía, me acercaba su ya inmensa pija a la cara, para ver si yo se la volvía a chupar.

Me levanté del piso y de espaladas a Héctor (y a mi marido que estaba sentado al lado con la mano en su pene) me saqué por completo el baby doll de mucamita y quedé como dios me trajo al mundo. Me hinqué un poquito, sacando la cola para afuera y para que ellos vean parcialmente mi cosita y dije:

- Héctor, estoy un poco caliente, me das un beso negro?

- Qué? - me preguntó

- Sí! chupáme la colita.

Se agachó, apoyó las rodillas contra el piso y empezó a pasar su lengua por mi orificio, yo me moría de placer. Es una de las cosas que más me relajan. El se dió cuenta y ya completamente entregado al juego también aprovechaba para besarme la vagina y para tomarse mis fluidos y masturbarme con una de sus manos ya que la otra la usaba para separarme las nalgas y poder acceder a mi ano. Yo masajeaba mis propias tetas y me sentía en la gloria. Sólo me faltaba que me pentren de una buena vez. Y así se lo hice saber a Héctor:

- Cojamos de una vez, estoy muy caliente - le dije como jadeando. Lo senté en el sillón, apuntando con su mástil hacia el cielo y me senté encima suyo. Mi cosita estaba tan lubricada que en seguida tenía todo el sexo de mi amigo dentro mío. Aproveché esa posición para que él quedara de frente a mis pechos que con el frenesí se bamboleaban sin parar. Lo tome por detrás de la cabeza y lo apreté contra mis tetas hasta casi dejarlo sin aire, sólo quería que me chupe los pezones. Y él lo entendió muy bien. Mientras yo me movía el chupaba y apenas mordisqueaba mis ya más que excitados pechos.

No pasó mucho tiempo hasta que, al unísono, estallamos. No los dos, sino los tres. Mi marido se había hecho una buena puñeta con el espectáculo. Yo no pude contenerme y grité como una loca. Había sido uno de los mejores polvos de mi vida.

Pero la cosa no terminó ahí, ya que mi marido también tenía preparada una sorpresa para mí. Nos llevó a los dos a la cama. Me puso en cuatro, se me acercó y me dijo:

- Chupamelá !

Obviamente, abrí mi boca y me la metí. Tenía mis manos ocupadas, pues las estaba usando para sostenerme en esa posición, pero igual no me hacían falta: mi marido me tenía agarrada de los pelos y él manejaba el mete-saca a su antojo.

- Héctor, no te quedés ahí, dale, ensartátela... - escuché que mi marido le recriminaba a Héctor que, ni lerdo ni peresozo, se me acercó por atrás.

- Tere nunca me deja que le haga el orto, vos si? - y aprovenchando que yo no podía hablar al tener llena la boca con la verga de mi esposo continuó - no escucho un no, así que te debe gustar...

Y ahí mismo me dio otro beso negro, apolló la punta de su miembro y empezó a hacer fuerza para adentro.

Yo no estaba sufientemente dilatada y él no tenía experiencia en la materia, así que me dolió bastante pero aguanté lo más que pude. Ya había casi dejado de mamar a mi esposo por lo incomoda y noté como él, con firmeza, me tomó del cabello y me obligó a que continuara. No sé que fue, pero dejé de sentir dolor y empecé a sentir mucho placer. Sólo me faltaba que algo entrase en mi vagina para tener una satisfacción total. Y, como si Héctor pudiera leerme la mente, sacó una de sus manos de mi espalda y empezó a masajearme el clítoris. Yo ya estaba a mil cuando escuché que mi marido me decía:

- No es es esto lo que siempre quisiste? Darle placer a dos tipos a la vez?

La respuesta era sí, pero por evidentes razones relacionadas al sexo oral, yo no podía responder.

Así seguimos toda la noche, ellos se turnaban para darme sus pollas. O, mejor dicho, yo turnaba mis agujeros para darles placer a los dos. Hicimos todo tipo de cosas: nos masturbamos mutuamente, nos duchamos juntos (solos Héctor y yo) y le dejé que me lave toda, hicimos el trencito del amor (mi marido me daba un beso negro mientras yo se lo daba a Héctor), me hicieron más de una doble penetración y hasta tuvimos un rato de sexo en el balcón al aire libre, con ellos parados como mirando para afuera y yo mamandoles alternativamente. Hasta que se hicieron como las 6 de la madrugada y Héctor, ya más avivado que nunca me dijo:

- Che, Tere nunca se quiso depilar para mí, vos no me harías ese favor...

A mí no me gustó nada la idea, pero mi marido aprovechó la voletada y dijo:

- Vos querías cuidarlo y darle lo que Teresa no, ahora bancátela...

Me tiraron en la cama, y mientras Héctor me sostenía las piernas abiertas, mi marido fue por los instrumentos de higiene, me llenó la cueva de espuma y me rasuró prolijamente. Luego me lavaron mis partes y como no podía ser de otra manera, estrenaron mi "nuevo look" besándomela y penetrándome. Ese fue el último de la noche, ya no quedaban más energías y Héctor comenzó a vestirse para irse a casa.

- Y, Héctor, la pasaste bien? - le pregunté

- Genial ! Me dijo, le voy a recomendar este restaurante a mis amigos - me respondió y rió

- Bueno, hablamos... - dijo mi marido

Y nos despedimos. Esa noche me sentí única. Como nunca. Pensé que finalmente había hecho lo que siempre quise: sentirme bien mujer haciendo caso a mis más bajos instintos. Al día siguiente, no me podía levantar. Estaba a la vez exhausta y feliz por lo de la noche anterior. Mi marido me trajo el desayuno a la cama, lo sirvió y me dijo

- Ya te cumplí tus dos mayores fantasías. Ahora me toca a mí, no cierto?

Y tenía razón, se había portado como un ángel y yo debía recompensarlo. Ya les contaré sobre eso...

Si quieren escribirme, pueden hacerlo a yanune2002@yahoo.com.ar



© yanune

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (1)
\"Ver  Perfil y más Relatos de yanune
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)