Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.172 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.439.054 Miembros | 17.760 Autores | 87.187 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » OTRA AMIGA DE MI ESPOSA, MI COMADRE MELISSA
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 02-Nov-11 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Otra amiga de mi esposa, mi comadre Melissa

RyuPeru
Accesos: 30.140
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
Follando a una antigua amiga de mi esposa, comadre nuestra. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

-“Hola comadre, ¿Cómo está?”

-“Bien compadre.”

-“¿Esta el compadre?”

-“No, se ha ido al futbol. Me dijo que se iba con usted.”

-“A caray” – dije, tratando de inventar una historia en mi mente que suene creíble – “Seguramente me ha mandado un mensaje, pero como tengo el celular con la pantalla malograda no he podido leerlo.”

-“¿Cómo?, me dijo que se iba con usted, incluso habló por teléfono.” – en eso la escuche llorar.

-“Melissa, no te pongas así”- le dije – “voy a tu casa a ver como estas.”

-“Ok” – dijo ella, y me colgó.

En ese momento me imaginaba a mi rica comadre. Era una mujer ya en sus treintas, que poseía el poder de exitarme con solo mirarme. Melissa había sido la mejor amiga de mi esposa desde su época colegial, así que al pasar el tiempo y casarse fue un paso natural pedirnos que apadrináramos a su hijo. Gonzalo, su esposo, se hizo un buen amigo mío, al frecuentarnos tanto debido a nuestras respectivas conyugues. De antemano sabía que mi Gonzalo tenía su “trampa” como decimos en Perú (Amante) a la cual visitaba y se follaba cada cierto tiempo y en esta oportunidad me había dicho que lo cubriera. Pero hacía un mes habían pasado cosas que hacían que me urgiera ver a mi comadre nuevamente.

La pare y me abrí el cierre. Le baje la malla. Y la volví a sentar sobre mi verga. A la primera no entró porque se movía mucho, en el segundo intento se la encaje directo y profundo en la caliente estrechez de su peludito coño. Melissa estaba de espaldas y mientras le había metido mano a las tetas y jugueteaba con sus pezones, que estaban tan duros como mi polla. La abrí un poco más las piernas y ella se dejó abrir. De pronto, ella se apodero de la situación con el siguiente cambio de música. Cogió cuerpo y se sentó y empezó a moverse hasta sacarme la leche. Ya no pude más. Se me vino la corrida y mi comadrita que se apresuró en sacarlo y subirse la malla, mientras yo me subía el pantalón. Se bajó el sostén y el polo y se sentó a mi lado.

Mi esposa y su esposo estaban dormidos todavía. Le dije “Salud” y seguimos tomando las cervezas. Ella aguantaba, así que en eso le pasa la voz a mi pata. El compadre se despierta y le dice que se tome dos vasos más de cerveza y vuelve a cerrar los ojos. Mi mujer se había puesto mi casaca y seguía roncando. Así que me acerque a mi comadre y le cogí el coño sobre su malla disimuladamente, ella abrió las piernas y se echó para atrás en el sofá del karaoke. Logré meter mi mano dentro de sus leggins, metí el dedo en su coño, pero mi leche que había quedado dentro hacía que resbale hasta adentro. Le metía un dedo, luego dos, luego tres dedos y me pareció que podía meter mi mano entera. Estaba en eso cuando ella me cogió la mano y me dice con un gesto que no. Como seremos los hombres que cuando nos dicen que no, lo hacemos con más ganas, así que saque mis tres dedos de su chucha y de golpe metí cuatro. La comadre no gritó pero se relajó, mordió sus labios y me vio con ojos exitados y semi llorosos, se abandonó, le metía los cuatro dedos a la vagina y ella se había relajado por completo.

En eso mi mujer hizo un movimiento como de despertar, entonces saque la mano del coño de Melissa lo que le provocó un sobresalto ya que ella no había notado el movimiento de su amiga. Me cogió la mano y estaba ella temblando. Mi mujer despertó y me hice el dormido. Melissa, aprovechando la oscuridad se fue al baño mientras acomodaba su falda. Mi compadre se despertó y esperamos a Melissa que regrese del baño. Pagamos la cuenta y nos fuimos.

Mientras bajábamos del local, aproveche para dejar mi recuerdo. Una pasada de mano al culo a lo cual ella no opuso resistencia. Tomamos un taxi y cada uno a su casa.

Esa noche mi mujer “pagó pato” porque le di sin pena, claro que ni lo recordó. A la mañana siguiente aproveche que mi compadre estaba trabajando para llamar a la casa de mi comadre y tantear la situación. La verdad es que me había quedado con ganas de comerle el coño y follármela bien. Llamé y ella me contestó:

-Aló.

-hola soy Aldo.

-Ah. Tú. ¿Qué quieres?

-¿Qué pasa comadrita, porque tan fría?

-Por nada. ¿Buscas a Gonzalo?

-No, te llamaba a ti.

-¿Para qué?

-Por lo que paso ayer.

-Que yo sepa, ayer no pasó nada

-Jajaja, así que lo quieres negar. Bueno ese es tu problema

-Eso depende de cada quien.

-No me vas a negar lo de ayer.

-Mira, no sé qué pensaste, pero ayer no pasó nada, ok?….y guardo silencio

-Si es así, ¿Por qué me cogiste la mano al terminar?

-Uhm…porque quería que no sospe…bueno, bueno no pasó nada eh

-De acuerdo, pero ¿Cuándo un remember?

-Eso nunca.

-Te llamo pronto

-Adios - Y Melissa colgó el teléfono. Debería estar confundida por las cosas pasaron sin querer. Pero esta vez, un mes después, tenía una excusa para ir a su casa y verla. “Ojala que este llorando para consolarla” iba pensando yo. Me la imaginaba chupándomela. Llegué presuroso y toque la puerta. Me abrió mi comadre.

-hola, nos dimos un besito en la mejilla. Ella se volteó y le vi los otros cachetes dignos de ser besuqueados.

-Oye, quiero hablar contigo. Fue una confusión. – dije yo.

-¿Cómo que una confusión?

-Bueno, es que íbamos a ir al partido pero yo no fui y le dije que se vaya. Tú sabes que a él le gusta ver el futbol.

-Entonces porque me dijiste eso.

-La verdad es que quería una excusa para verte.

-Pero Aldo, entre tú y yo hay un vínculo, somos casi familia

-No me vas a negar que en el karaoke la pasamos bien.

-Eso fue un error.

-Y me vas a decir que fue un error que te entraran cuatro dedos de mi mano y que gozaras.

-Yo no goce. Solo que me dolía.

-¿Porque temblaste entonces?

-Es que se me escapo uno

-¿Uno?, ¿Un qué?

-Un orgasmo, ok, me vine en tus dedos. Hace tiempo que no tenía uno.

-Y eso que no has probado mi lengua

-jajaja. Vas a empezar.

-Me gustas Melissa. Cada vez que te imagino, me acuerdo de tus senos, de tu cuerpo, te imagino con ese pantalón apretadito -  Me acerque un poco para rozar su pierna. Pensé que se apartaría pero no lo hizo.

-Necesitas enfriarte un poco Aldo ¿Quiéres una cervecita?

-Sí, claro - dicho esto, ella se paró y dejo ver ese pantalón apretadito que casi dibujaba una guitarra con una cinturita. Pucha, como quería darle. Pero me aguanté.

Ella trajo unas cervezas y las puso en la mesa de centro, así que abrí las botellas, le serví su vaso, y conversamos de aquella noche. Entonces ella me contaba que hace mucho que con mi compadre no la veía porque le parecía que él tenía otra mujer donde desfogaba y a ella la había descuidado.

-Pero para que estamos los amigos pues comadre.

Ella se rio. Y así que le pase la mano sobre el hombro. Ella se recostó dejando ver su cuellito rico así que le metí un beso en el cuello.

-Cuidado. No me vayas a dejar marca

-Claro que no comadrita.

Le pase la lengua por el cuello y ella se estremeció, luego otro lenguazo y pase las manos sobre las tetas, y ella no dijo nada, poco a poco le sobaba para dejarle los pezones en punta y cuando vi que de la blusita le salían unas puntitas ella me dijo

-Para. Aquí en la casa no, llega Gonzalo y se arma.

-Vámonos a un hotel – dije yo. Ella cogió su cartera y nos fuimos en mi carro uno. En el camino no dejaba de meterle mano y ella a mí, parecíamos dos colegiales en su primera cogida. Llegamos, bajamos y en el ascensor les estaba arrimando la verga al culo para sentirla y que me sienta. Pedimos unas seis cervezas, ella le mandó un mensaje a su esposo diciéndole que iba a casa de sus papas y regresaría en la noche. Empezamos a lamerle el cuerpo, a manosearla, a ponerla en perrito, a sobarle el culo, a lo que ella contestaba muy bien. Mi sueño era cogérmela de nuevo, estábamos muy exitados y le pedí que posara para mí, así que ella posó para mi celular, no sé si para joder al marido o para entrarle al juego. Pero se dejó tomar fotos. Le saque las braguitas (Nuestra ropa había ido volando mientras nos besábamos y acariciábamos) y la puse para comerle el coño. Luego de ello nos dispusimos a que me la chupara. Que rico lo hacía  y esas caderitas que se posicionaban. Pucha, ni bien me la mamaba, le cogía el culo y le metía los dedos hasta que gima. Ella gemía, con la boca llena.

-Métela, métela – decía ella, sus labios carnosos me pedían que se la clavara sin perder tiempo, así que procedí a ponerme el condón respectivo y se la empujé de golpe, sabiendo que a ella le gustaban las cosas un tanto rudas.

-Que rico culo tienes - le dije.

Ella se movía se movía, me ponía las tetas en la cara, yo chupaba tetas, en eso le dije, quiero misionero. La puse en misionero y a darle. Comenzó a correrse de manera escandalosa, fue una suerte haber ido al hotel porque en su casa nos habría oído hasta el vigilante de la urbanización.

Quedo desmadejada en la cama, le hice dar la vuelta para tenerla boca abajo, ella estaba sin fuerzas, sólo se dejaba hacer. Le besé la cabeza, la nuca, la espalda, viendo su delicioso culo pensé que ese agujero debía ser visitado, así que presione con el dedo y entro suavecito, ella solo gimió, volví a meterle dedo y cuando ya se acostumbró metí otro, y luego un tercero. Me fui al baño a lavarme la mano, saque otro condón, me lo puse, y empecé a taladrarle el culo. Mete que mete y de pronto entro del todo. Mi comadre gritó, quizás porque lo hice con mucha fuerza, pero ese culo me tenía obsesionado.

-Sácamelo, sácamelo

No sé si  ya estaba medio tomado por las cervezas, pero le acerque otro vaso y se lo hice tomar, lo que la tranquilizó y le seguí dando suavecito hasta que se acostumbre. En eso poco a poco soltó. Y la pasamos bien, ella se movía como una experta y yo estaba alucinando.

Cuando estaba por terminar se lo dije, no quería terminar en el condón, me saque la verga y Melissa me la chupó y casi se traga la leche. La botó pero la saco con la boca.

-Eres toda una putita Melissa – le dije, a lo que ella, para mi sorpresa, sonrió.

Nos terminamos la caja de condones y las cervezas. Le tome un par de fotos más y nos fuimos a casa. No la dejé en la puerta de su casa, pero la acerqué a la entrada de la urbanización, donde ella ya podía estar segura. Desde esa fecha nos encontramos una o dos veces al mes para los remembers. Y cuando nos reunimos en parejas, siempre nos encargamos de que Gonzalo y mi esposa tomen más que nosotros, hay un morbo especial en follar frente a ellos mientras duermen.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© RyuPeru

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de RyuPeru
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)