Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.228 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.063 Miembros | 17.631 Autores | 86.407 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » MI MADRE FOLLADA POR MI VECINO EL SEMENTAL
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 17-Feb-11 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi madre follada por mi vecino el semental

Amadeus18
Accesos: 71.890
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Relato basado en un hecho real, que cuenta como mi preciosa madre fue follada por el novio de su mejor amiga. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Relato basado en un hecho real, que cuenta como mi preciosa madre fue follada por el novio de su mejor amiga.

Hola a todos. Desde hace muy poco he estado leyendo vuestros relatos, finalmente me he decidido a escribir uno. Este relato está basado en un hecho real. Aunque he exagerado algunas cosas para intentar hacerlo, digamos... más excitante, no he dejado de ser fiel a los acontecimientos, y la historia gira en torno a una situación real que ocurrió recientemente.

Bueno, no os entretengo más, espero que os guste.

Me llamo Javier, tengo 18 años recién cumplidos, hace meses terminé la Universidad. Vivo con mi familia en un piso en el centro de Madrid. Mi padre, Antonio, es un hombre de negocios de 41 años que pasa muy poco tiempo en casa, pues está prácticamente todo el día metido en la oficina, reuniéndose con sus socios y demás menesteres empresariales. Gracias a ello nos ha ofrecido a mi madre y a mí una vida bastante cómoda y holgada.

Mi madre, Yolanda, es ama de casa, tiene 38 años. Mide 1.70, es rubia y de piel clara. Lleva una melena larga, casi hasta el final de la espalda. Ojos marrones claros y un poco rasgados, labios carnosos y unas facciones correctas. No es porque sea mi madre, pero es bastante guapa. Mis amigos y conocidos siempre me lo han dicho, cosa que sinceramente, no me hace mucha gracia.

Tiene buen cuerpo, un pelín llenita. Tiene unos pechos generosos que aun se mantienen firmes. Unas bonitas piernas con unos muslos bien formados, y lo mejor, un culo algo ancho y respingón, de nalgas carnosas y bien formadas. Vamos, un culazo que acapara muchas miradas. Con un cuerpo así, está de más decir que le gusta vestir con ropa corta y ajustada, pues es bastante coqueta y la gusta presumir, tanto que a veces parecía una calientapollas.

Podría afirmar sin miedo a equivocarme, que ha sido en más de una ocasión, la protagonista de las pajas de algunos de mis vecinos, también las de algún amigo de mi padre. Y para qué negarlo, de las mías también.

Desde hace varios años mantiene una amistad con una vecina (Verónica de 36 años) de nuestro edificio, de hecho son amigas íntimas. Suelen salir juntas, se lo cuentan todo, etc. Vamos, lo típico entre mujeres. En alguna ocasión Verónica le había hablado a mi madre acerca su vida íntima y sexual. Una tarde, estaban en el salón de mi casa, y pude escuchar desde mi cuarto (que está pegado al salón), como ésta le decía que, su novio (Víctor de 29 años, que por cierto, es un capullo y un vago sin oficio al que ella mantiene) era una fiera en la cama y que calzaba una buena polla. Mi madre le contestó que tenía mucha suerte, y ambas echaron a reír. Luego cambiaron de tema y ya no les presté más atención, seguí jugando a la Play Station 3 con mi particular viciada al Call of Duty.

Varios días después y como de costumbre, fui al gimnasio por la mañana, a eso de las 11. Tenía pensado ejercitar un poco los brazos, por lo que estaría de vuelta en casa en un rato, mucho antes de lo habitual.

Cuando salí del gimnasio me dirigí a casa. Iba pensando en darme una ducha, comer algo y quizá después conectarme a Internet o jugar a la videoconsola. Cuando abrí la puerta de mi casa, escuché ruidos y fuertes gemidos, que obviamente eran los de mi madre. Me puse algo nervioso, ya que la situación me cogió de improvisto. Sabía casi con toda seguridad que no estaba follando con mi padre, porque a esa hora él estaba en el trabajo, yo mismo le había visto marcharse a primera hora de la mañana, y desde que tengo uso de razón jamás le había visto llegar a casa antes de la hora del almuerzo, pues siempre tenía bastante trabajo.

Mi primera reacción fue cerrar la puerta sin hacer ruido, y seguidamente me dirigí a mi cuarto, abrí la puerta de (la cual siempre estaba cerraba cuando yo no estaba), y me encerré en mi cuarto para no ser visto. No me habían escuchado al entrar en casa, probablemente por los repetidos y sonoros gemidos de mi madre. Una vez dentro, dejé la mochila en el suelo y abrí un poco la puerta de mi cuarto para escuchar mejor, aunque la verdad, no era necesario.

Nunca antes había escuchado a mi madre gemir de ese modo. Quien quiera que fuera el que la follaba, le estaba dando mandanga de la buena.

-¡Ahhhh...! ¡Diosssss, qué pollón tienes! ¡Me vas a dejar escocida! ¡Ohhh! -dijo mi madre entre gemidos.

- ¿Te gusta, eh? Siempre supe que te iba la marcha, con esos trajes que te pones... -dijo el hasta entonces desconocido que la follaba.

Entonces reconocí su voz. Era Víctor, el novio de Verónica, la amiga de mi madre. El muy hijo de puta se estaba follando a mi madre en la cama de matrimonio de mis padres y, que había sido pagada por el ya cornudo de mi padre. Me parecía increíble y a la vez indignante, que mi madre accediese a ser salvajemente follada por semejante cerdo. Aunque claro, con su amiguita Verónica diciéndole una y otra vez lo macho que era en la cama y el pedazo polla que cargaba... Supongo que con el tiempo a mi madre se le fue calentando el coño, y bueno, quiso probar que tal era Víctor en la cama. Desde luego para una mujer no es difícil llevarse a un hombre a la cama.

-¡Siii…me encanta…! ¡Ohhhh…! ¡Me encanta tu polla! ¡La siento tan adentro…! ¡Ahhhh…! -respondió mi madre.

- ¡Pídeme que te folle! ¡Quiero oírlo! -dijo Víctor con tono algo chulesco.

- ¡Fóllame, te lo suplico…fóllame! ¡No pares de joderme! -pidió mi madre con voz sumisa y temblorosa.

Pasaron unos minutos y seguían follando como condenados. O mejor dicho, mi vecino seguía jodiendo coñito de mi madre sin piedad. Los gemidos de ésta iban aumentando el ritmo, hasta que en un grito lujurioso mi madre dijo.

-¡Diossssss….no aguanto más! ¡Aaahhhhgggg! ¡Me corroooo…! -dijo mi madre entre fuertes jadeos.

Y comenzó a jadear de forma más seguida y entrecortada, señal inequívoca de que estaba teniendo un intenso orgasmo. Poco después, le siguieron los jadeos de Víctor, que parecía a punto de correrse, y así se lo hizo saber a mi madre.

-¡Buuufff! ¡Me corrooooo! -dijo Víctor entre bufidos.

-¡Córrete en mi chochito! ¡No me la saques, por favooooor! -le suplicó mi madre entre gemidos.

-Como quieras puta, toda para ti -replicó él.

-¡Siiii…soy tu putita…toda tuya…para lo que se te antoje! -gritaba mi madre ya completamente alocada por la excitación y el placer.

En pocos segundos se escuchó el ronco y continuado gemido de Víctor, fue acompañado por otro fuerte grito de mi madre.

-Ufff... joder…menudo chorro. En mi vida me habían inundado de esa manera ¡Qué forma de correrte! ¡Qué potencia! -dijo mi madre resoplando y con tono de asombro.

Yo no podía más, cerré despacio la puerta de mi cuarto, me saqué la polla, que estaba durísima por todo lo acontecido y me empecé pajear a lo bestia. Pensando en los gemidos de mi madre y en sus palabras, e imaginando en que postura estaría siendo jodida por aquel indeseable. Estaba tan cachondo que en seguida me corrí salpicando el suelo y parte de la alfombra. Me subí los calzoncillos y el pantalón, ya limpiaría el suelo más tarde, y me senté en la cama sin hacer ruido esperando a que todo terminase para poder salir.

Durante algunos minutos les escuché hablando, pero como ya no estaban follando y estaban más relajados, apenas podía entender lo que decían.

Luego sus voces empezaban a escucharse más altas y más cercanas, supe que venían caminando hacia el salón, ese cerdo ya se marchaba, por fin. Pero antes de irse, mi madre le comentó de quedar en otras ocasiones, él por supuesto aceptó. Después se escuchó la puerta de mi casa, Víctor se había marchado. Acto seguido, escuché a mi madre pasando por delante de mi cuarto hacia el interior de la casa.

Dejé pasar unos minutos, ya no escuchaba sus pasos alrededor de mi cuarto ni en el salón, era el momento de salir rápido y fingir que acababa de llegar. Cogí el bolso del gimnasio y me lo colgué. Abrí la puerta despacio y sin hacer ruido, asomé la cabeza y no vi a mi madre en el pasillo, por lo que salí, cerré la puerta de mi cuarto sin hacer ruido, me dirigí a la puerta de la calle, la abrí y la cerré haciendo algo de ruido, fingiendo que acababa de llegar a casa. Volví a mi cuarto, dejé la mochila y me adentré por el pasillo, mi madre estaba dándose una ducha, como era de esperar. Al pasar por delante del dormitorio de mis padres, observé que la muy zorra ya había hecho la cama.

Cuando salió de la ducha, fue con la toalla alrededor del cuerpo hasta su habitación. Yo le dije ya estaba en casa y, me metí en el baño a ducharme y luego todo transcurrió con total normalidad. Desde entonces, hay días en los que llego del gimnasio, y mi madre no está en casa. Cuando llega, le pregunto dónde estaba, me responde que en casa de Carmen (otra vecina nuestra).

Pero yo sé que viene de casa de su amiga, aprovecha que ésta trabaja por las mañanas para ir a follar con el chulo de su novio. Lo que daría por poder verlos en la cama, poder ver como se le bambolean las tetas a mi madre mientras ese semental la folla sin piedad, ver como sus huevos chocan contra su clítoris, ver como ese pollón desgarra su chochito, ver el culazo de mi madre cabalgando ese pollón al que tantas alabanzas había dedicado. En definitiva, ver a ese cabrón tratando a mi madre como a una vulgar puta. Cada vez que lo imagino, acabo pajeándome sin remedio.

La pobre Verónica, ni se imagina que cuando se va al trabajo, su amiga del alma, aprovecha para ir a follar con su querido novio. Lo más grave del asunto es que poco tiempo después mi madre estaba embarazada. Apuesto que no de mi padre.

Bueno eso fue todo. Encantado de haber compartido este relato con vosotros, aceptaré de buen grado vuestras y críticas y sugerencias.

Un saludo.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (24)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Amadeus18
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)