Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.344 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.451 Miembros | 17.435 Autores | 85.078 Relatos 
Fecha: 09-Ago-10 « Anterior | Siguiente » en Grandes Relatos

Mujer infiel, marido cornudo: venganza

josemvi
Accesos: 24.828
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 24 min. ]
 -   + 
Susana, su esposa, está en este momento dándole una profunda mamada a su amante, el gemía, la decía que zorra eres, en cuanto se ha ido tu marido de viaje me has llamado para follarte Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Pedro, hombre de 40 años, alto, bien parecido, no musculado, pelo corto, buena persona, de profesión programador analista de sistemas informáticos, creador de páginas Web, diseñador gráfico, se sentía mal, sentía que su matrimonio se iba a pique, tenia que luchar por sus hijos, pero el estaba luchando con todas sus fuerzas para que su relación de pareja saliera a flote porque amaba mucho a su esposa, amaba con todas sus fuerzas a su mujer, era su vida entera, era su pasión, era su alegría de vivir se decía para sus adentros, por eso he de seguir luchando, he de intentar salvar los 24 años de relación y los 17 de matrimonio, aunque el, también percibía que era su esposa la que no hacia nada, notaba que era ella, su esposa, la que quería el distanciamiento, de un tiempo a esta parte, también notaba cierto tono burlón y peyorativo con el que le trataba su amada. Ya no recordaba cuanto tiempo hacía desde la última vez que tubo sexo con ella.

Ahora encima estaba en su oficina pendiente de salir de viaje a Sevilla para solucionar un problema informático en una empresa a la que dan asistencia técnica. No tenía buena cara, no le apetecía irse, ahora no, no es el momento, necesito estar con mi mujer pensaba, siento necesidad de estar junto a Susana, mi esposa. En ese momento se le acerca su compañero y mejor amigo Fernando, todo un cerebrito, licenciado en derecho y también informático como Pedro, y le dice:

  • ¿Que te pasa Pedro? No tienes buena cara
  • bueno pues que las cosas entre mi mujer y yo no marchan bien y ya sabes que adoro a mi mujer y se que este viaje no me viene bien hacerlo ahora.
  • Si me dejas lo hago yo, se lo decimos al jefe y no creo que ponga ninguna pega si ve que ambos estamos de acuerdo con el cambio.
  • ¿Harías eso por mi? Joer sería un favor enorme el que me harías.
  • Pues claro, eres mi mejor amigo, me ayudaste a encontrar este trabajo cuando más lo necesitaba, además es un buen trabajo pues nos pagan muy bien.
  • Pues vale vamos a decírselo al gran jefe que me haces tu el viaje si el no tiene inconveniente.
  • OK, venga Pedro y anima la cara, además menuda sorpresa le darás a Susana, ya que no te espera, cómprala un detallito y la sorpresa será total.
  • Si eso haré, si el gran jefe acepta nuestra propuesta.

El gran jefe, le llamaban así sus empleados, pero en realidad era jefa, si, era una mujer de la misma edad que Pedro y que encima era la propietaria de la empresa, bueno de esa empresa y de otra de autobuses que operaba en Madrid, vamos que la mujer era una ricachona, además de muy buena persona, aceptó sin ningún titubeo, sin ninguna duda, ambos eran sus mejores empleados, nunca fallaban, y si ellos estaban de acuerdo ella no sería la que pusiera la nota discordante.

Pedro, salió a mediodía de la oficina, y haciendo caso a la idea de su amigo Fernando, se dirige con paso rápido a unos grandes almacenes para comprar un regalito sorpresa a su amada. El regalo elegido fue una cadena de oro con unos pendientes a juego, precioso detalle, según dijo la dependienta cuando hizo la elección.

En el coche, Pedro va pensando en la sorpresa que le dará a su mujercita, bueno las dos sorpresas la suya y la del regalito, también pensaba en que la iba a decir, la diría, " Susana, ya se que no es el mejor momento por el que estamos atravesando, pero es un bache que podemos salvar los dos juntos si estamos unidos y si nos queremos " y momento después la daría el regalo, y el se decía momento en el que muy seguro nos fundiremos en un beso profundo, ojalá así sea, pensó.

Bueno llega a su casa, un chalet en una conocida zona residencial de Madrid, y este chalet era fruto del dinero que sobre todo el, aportaba al matrimonio, ganaba un buen sueldo y unas inmejorables dietas por viajes.

La puerta del garaje está elevada, joer esta mujer se le ha olvidado otra vez bajarla, que la costará darle al botón, para que baje, pensó para sus adentros, pero el cegado por la sorpresa y por darle cuanto antes el regalito, accede al interior de la casa, parece tranquila, en silencio, seguro que está arriba en el dormitorio pensó, y subió la escaleras, pero a medida que subía no le gustaba los ruidos que le llegaban, su cara se tornó a cara de asombro, de desconsuelo, ya ha llegado a la planta primera, los ruidos son mas claros ahora, ¡no, no puede ser! Se decía, no, y su cuerpo sintió un escalofrío, se le secó la boca, las manos se le quedaron frías, se aproxima a la puerta de la habitación, la puerta está un poco entornada, desde allí observa lo que está pasando, y no es más que su amada esposa esta fundiéndose en los brazos de otro hombre, están desnudos, están en su cama, Susana, su esposa, está en este momento dándole una profunda mamada a su amante, el gemía, la decía que zorra eres, en cuanto se ha ido tu marido de viaje me has llamado para follarte, ella, se separa la polla de la boca y le dice sí, echaba de menos tu rica y sabrosa polla, tu me das mucho placer, y acto seguido se aproximó a la cara del amante y le dio un profundo beso, mientras hacia esto el amante apuntaba su dura polla a la entrada del coño de Susana, ella le dijo, si dame polla cabrón, dámela enterita, y acto seguido ella misma se la metió de una sola embestida, ella gritaba, que placer me das y no mi marido, que rico lo haces Julián, dijo, y Julián la contestaba diciendo que mal folladas estas, ya me imaginaba yo que tu maridito era un poco inútil en la cama, ambos siguieron follando, Pedro seguía la acción desde su posición, sin hacer ruido, sin llegar a creer lo que estaba viendo y viviendo en ese momento, por su cabeza pasaba de todo, pero el se dijo calma, piensa, momento en el que los amantes follaban con más fuerza, llegaban al momento cumbre del polvo salvaje que se estaban pegando, ella gritó me corro y Julián también gritó, yo me corro, me corro en tu coñito zorra, no te lo laves y se lo das al cornudo de tu maridito, ella se rió y le dijo si, menudo maridito que tengo es un cabrón y un cornudo. Pedro al oír esto estuvo a punto de saltar, pero no se lo permitió, su cabeza funcionaba rápido, este hijo de puta y la zorra de mi mujer necesitan un escarmiento, pero un escarmiento de los buenos y dentro de su tristeza, de su amargura, de su dolor, dentro de la presión creciente en su pecho y sobre todo en su corazón, corazón que estaba destrozado, pues si dentro de este estado de desánimo, Pedro, mantuvo el tipo y se dio media vuelta y sin hacer ruido se marchó por donde había llegado, los amantes no se habían dado cuenta de su presencia y ni tampoco se estaban dando cuenta de su marcha.

Pedro, ya en su coche y camino de no sabe donde, da vueltas en su cabeza a lo que ha presenciado, pero lo que más le da vueltas es como darle sobre todo a su esposa infiel un escarmiento. Julián, yo conozco a ese Julián, claro, lo conocimos en la fiesta de mi empresa estas navidades, sí, ahora lo veía más claro, el es, no, no puede ser, si el es el marido de su jefa, Julián es el esposo de Carmen, el gran jefe, joder, menuda se está liando, he de decírselo, pensó, pero enseguida se dijo, no, mejor esperaré a tener pruebas para que mi jefa Carmen me tenga que creer, pues a ella le pasa lo mismo que a mi con mi esposa, está locamente enamorada de su amado marido, adora sus pectorales, su cuerpo de gimnasio, adora lo guapo que es, lo dicharachero que resulta a la gente, adora lo alocado que le resulta a veces, ella misma, se decía como un tío que está tan bueno se ha fijado en mi, soy una persona normal, comentario que en más de una ocasión decía sobre todo a Pedro y Fernando, pues con ellos hacia muy buenas migas.

Pedro seguía conduciendo, entonces ve algo de luz en el pozo en el que se estaba hundiendo y decide llamar a Fernando, su gran amigo,

  • Hola Fernando, ¿que tal el viaje?
  • Hola Pedro, el viaje bien, el problema ya está solucionado, pero ahora dime tu ¿que tal con tu mujer, le compraste un detallito, que te ha dicho, todo bien verdad?
  • Bueno, la sorpresa me llevé yo, al llegar a casa y ver Susana follando en mi cama con otro tío, y no veas como se lo pasaban de bien, sobre todo cuando me insultaban, dijo con un tono de tristeza que iba en aumento, la voz de repente se le puso quebradiza.
  • Pedro tranquilo, joder menudo palo tío, tienes que estar destrozado, oye mira vete a mi casa, yo llamo al conserje y le digo que te abra la puerta que yo voy a tomar un AVE que sale dentro de una hora y así en un ratito estoy allí y te hago compañía y pensamos ambos en una solución que te convenga a ti y a tus hijas.
  • Gracias Fernando, de nuevo me ayudas a salir adelante y no aguantó más y rompió a llorar.
  • Venga tío ánimo y ves a mi casa espérame allí.
  • Si Fernando así haré.

Pedro puso rumbo a la casa de su amigo Fernando, y el conserje le abrió, entró se sirvió un pelotazo de vermú blanco con ginebra y un chorrito de limón y se sentó a esperar a su amigo, mientras su cerebro ya iba hilvanando alguna idea para su venganza.

A las tres horas y media o cuatro llega Fernando, entra rápido y se dirige a ver a su amigo, se le encuentra sentado en el sillón de relax, ambos se miran, Pedro se pone en pie y Fernando le da un abrazo enorme, abrazo de consuelo, abrazo de amigo y le pregunta

  • ¿Como estás Pedro?
  • Estoy hundido, estoy acabado amigo mío, he llorado mucho en este rato.
  • Llora ahora, porque no te permitiré que llores por esa puta que tienes aún por esposa, he venido pensando ideas en el tren, para que no tengas problema con el divorcio, para que seas tu, quien se quede con la custodia de tus hijas y con la casa, vamos que si nos sale bien tu asquerosa mujer no recibirá ni un duro de ti.
  • Mis hijas, no veas lo que estoy padeciendo por ellas, pobrecitas, menudo disgusto se llevarán, pero yo creo que mi hija mayor ya se espera algo, pues nos veía mal últimamente.
  • Bueno, primero, quien es el amante, ¿le conoces?
  • Sí, le conozco y tú también le conoces Fernando, es, Julián el marido de Carmen.
  • No me jodas, ¡el marido de la gran Jefa!, pero hay que decírselo, que sepa que tiene un cabrón por esposo.
  • Si, Fernando he pensado en ello, pero date cuenta que ella está muy enamorada de el, no podemos llegar y decirla, TU MARIDO TE ES INFIEL, porque no nos creerá, tenemos que llevarla pruebas.
  • Si, tienes razón, y ¿que has pensado para que te crea?

En ese momento Pedro toma aire, sonríe y le cuenta su plan de poner micro cámaras y micrófonos en su casa para que graben los encuentros sexuales de su mujer con Julián, esas cámaras irán conectadas a un servidor y este último estará conectado a Internet para así poder ver los encuentros desde cualquier sitio, y así poder grabarlos, para ello crearían una página Web desde donde controlar las cámaras y micrófonos y así se podrían presentar delante de Carmen, la gran jefa, y decir en ese preciso momento que mirase una determinada página Web, codificada pero la darían un password para que ella pudiese entrar y ver como su marido le era infiel.

Joder Pedro, es una buenísima idea, así además con esas pruebas no tendrás problema a la hora de ganar la custodia de tus hijas y así no perderás tu casa, joder es genial dijo Fernando.

Pero la venganza mía no se quedará ahí solamente, me apuntaré a un gimnasio, me pondré musculado como se que le gustan a mi esposa, tomaré clases de cómo hacer sexo con un buen sexólogo y otra cosa más, que he de decidir si lo hago o no. Ahora mañana he de llegar a casa como si no pasase nada y empezará mi venganza, lenta pero buena venganza, llegaré la daré un beso como siempre, pero ya no será con pasión y he de hacerlo poco a poco, que ella note que me distancio, pero muy poco. Y mañana también montaremos el tinglado tecnológico, me tendrás que ayudar a montarlo, momento en el que Fernando le contesta ya sabes que si te ayudaré me gusta esta idea.

Una cosa que haría y que no le contó a su amigo era que se haría la vasectomía inmediatamente y así al día siguiente ya había pedido cita en una clínica a la que daban soporte informático además de haberles creado la Web de la clínica, enseguida le dieron cita con el Urólogo, se hizo las pruebas previas necesarias y en una semana se operó.

Pasados unos días, ya con todas las cámaras funcionando, Pedro tiene que salir de viaje, se despide de su esposa e hijas por la mañana temprano y se va, de nuevo Sevilla era su destino. Ya en el AVE rumbo a Sevilla, calcula la hora y conecta su portátil a Internet, accede a la página Web que habían creado y espera, la espera no fue larga, al momento ve como llegan su infiel esposa y el cabrón de Julián, momento en el que aprovechó para llamar a la gran jefa, a la cornuda de Carmen

  • Hola jefa
  • Hola Pedro, ¿que tal tienes algún problema?
  • No jefa, mira la llamo para que se conecte a Internet a esta página Web y ya comentamos
  • Joer de que se trata Pedro, no me gustan estas cosas
  • Mejor haga lo que le digo y ya hablamos

Se hizo un silencio por el teléfono y Pedro oía como Carmen tecleaba con rapidez la dirección Web que le había facilitado, entró el password que la pedía y miró la Web, Pedro estaba viendo lo mismo y en el momento en el que se desnudaban, se besaban los amantes, a Carmen se le escapó un SERA HIJO DE PUTA, pero ambos miraron y escucharon como tenían sexo Susana y Julián, ella le lamía con maestría la polla a Julián, el gemía la llamaba puta, ella se tragaba todo el rabo, hasta los huevos, el mientras la metía los dedos en el coñito húmedo, ella se la veía muy caliente se levantó tumbó boca arriba a su amante y le puso el cochito en la boca, cochito que el empezó a lamer inmediatamente, ella gemía, le pedía más y más, el la dijo quiero follarte ya zorra, déjame darte por el culo, la estrecha de mi esposa no me deja, no tiene ni idea de follar, y Susana le dijo sí, métela por donde quieras amor, dame fuerte, el apuntó su capullo al agujero del culo de Susana, ella gimió, pero apretó hacia atrás en esa postura de a cuatro patas, Julián muy excitado la ensartó toda la polla, gimió, ella gritó de placer, gritó de gusto, gritó de vicio, Julián empezó a moverse, ella aumentó sus gemidos, le suplicaba dame más, follame entera, me partes con tu pedazo de polla, el por sumarte la decía puta como te he puesto el culo, que bien te entra ya, ahora te gusta ehhhh, a tu marido tampoco le dejabas hacer esto zorra, me corro te voy a llenar el culo puta, y ella si lléname cabrón revientame el culo. Ambos finalizaron y se recostaron un rato en la cama.

Pedro dijo a través del móvil

  • Jefa ¿estas ahí?
  • Si Pedro, contestó entre sollozos, estoy aquí
  • No te preocupes, sólo te pido que no hagas ni digas nada, tengo un plan para darles un escarmiento
  • Vale y colgó.

Ya de regreso en Madrid, Pedro se reúne en el despacho con su jefa y le comenta su plan, ambos deciden apuntarse a un gimnasio para mejorar su silueta y moldear su cuerpo y así que sus parejas les vean más apetecibles, ambos, también tomarán cursillos, como ya decidió Pedro de sexo y ambos cambiarían su forma de vestir, aprenderían a vestir más jóvenes, más elegantes de una manera que la ropa les favorezca y les haga atractivos y sexy. La jefa ve con buenos ojos la idea de Pedro de ponerse un DIU para así no tener nada que pudiera dificultar la ejecución de su venganza. Saben que esta venganza se servirá fría y tarde, pero resultará muy gratificante.

Pasan los meses, Pedro ya tiene un torso y unos bíceps considerables, tiene el atractivo subido le dice su jefa, Pedro por su parte mira a Carmen y la dice, jefa estas de vicio, tienes un pecho duro, firme y una cinturita deliciosamente golosa de agarrar, eso sin contar con la ropita que usas ahora. Ambos se sentaron conectaron el PC y visionaron las grabaciones de los encuentros sexuales de sus infieles esposo y esposa, ahora se miran y se ríen.

Un día, la sexóloga a la que acudían para aprender más sobre las artes amatorias, les dice que ya tienen mucho entrenamiento por separado que ahora deberían ponerlo en práctica, para así saber como desenvolverse en una situación sexual, como provocarla, como aguantar para llegar al orgasmo, como excitar a la pareja, como hacer gozar a la pareja y que no pare de pedir más y más. A ambos por separado les dijo, bien, después de estos meses de entreno, ya estáis listos para enfrentaros con cualquier pareja para sexo y salir muy bien y airosos.

Juntos, reunidos en el despacho de la jefa, esta le comenta a Pedro lo que le había dicho su profesora de sexo y seducción, y Pedro le comenta que a el le ha dicho lo mismo, pero que ve difícil lo de probar con una pareja antes de que con su mujer. Carmen, con cierto rubor en las mejillas, pero con una sonrisa picarona la dice

  • Oye pedro no hace falta que busquemos fuera una pareja para practicar, podemos practicar los dos juntos y así comentamos como hemos desarrollado las enseñanzas de nuestra profesora.
  • Carmen, no crees que nos podemos meter en un lió tu yo ---dijo Pedro
  • No Pedro amigo mío, hagámoslo por el bien de nuestro plan de venganza, sólo para ese fin, es más a mi no me resultará ningún esfuerzo, pues la verdad se te ve un hombre muy atractivo, musculado, algo moreno.
  • Vale acepto.

Ambos se pusieron de acuerdo sobre que día tendrían su cita para la práctica de su encuentro sexual de aprendizaje y también se pusieron de acuerdo sobre la disculpa que darán a sus respectivas parejas infieles. La disculpa sería un viaje profesional de empresa donde deberían acudir jefa y técnico informático. El lugar del viaje sería Barcelona y el hotel para su encuentro el Juan Carlos I, un hotelazo cinco estrellas superior.

Llegó el día el viaje, ambos decidieron que mejor viajarían en Ave, era mejor, más cómodo, más espacio entre los asientos y se podía hablar mejor. Ya en la suite del hotel, se miraron a los ojos y sonrieron nerviosamente, ambos se dispusieron a sacar la ropa de sus respectivas maletas para colgarlas. Ya habían tenido la precaución de reservar mesa en el Grill de la terraza del hotel, que según les habían comentado era inmejorable y se llenaba rápidamente. Toman una ducha, se perfuman, se visten de manera adecuada para su cena romántica. Carmen, para la cena ha elegido un bonito vestido de color negro con pedrería ajustado a su cuerpo y que deja adivinar las excelentes curvas del trabajado cuerpo de Carmen en el gimnasio. Pero lo mejor es la lencería que se había puesto, si un tanga negro de encaje, con un lazo en la parte frontal, coronado por un brillante, el sujetador a juego, también con el lazo y el mismo brillante, pero el sujetador era de media copa, elevaba y juntaba el pecho, dejando casi al aire el pezón, en este caso un pezón oscuro dando la nota a la aureola mas clara y grande, unas medias hasta los muslos eran el detalle final.

Cuando Pedro vio salir del baño, ya vestida a Carmen, no pudo reprimir un que guapa estas jefa. Carmen se sonrojo y dijo gracias tu también te ves muy elegante y atractivo, venga a cenar que cuanto antes cenemos antes empezaremos con los deberes, momento en el que aprovechó a reírse, mejor dicho ambos rieron picaramente.

El juego, mejor dicha la práctica comenzaría en cuanto salieran de la habitación, así que ya sabían que en cuanto cerraran la puerta para bajar a cenar la seducción y el juego del morbo empezarían.

Salieron de la habitación tomaron el ascensor para ir al restaurante, Carmen que buena se te ve, dijo Pedro

Gracias Pedro, tengo ganas de cenar para tomar mi postre, dijo Carmen tocando suave y delicadamente el paquete a Pedro, me apetece rica polla cielo, vas a ser tu quien me la de, siguió diciendo Carmen.

Pedro, por su parte, había tomado uno de los glúteos de Carmen en su mano, lo apretaba y la decía, te voy a follar duro y bien, me vas a gemir y a suplicar más polla.

Habían empezado muy fuerte los juegos, y se excitaban más aún pensando que se les podía ver, ya que habían tomado los ascensores de cristal panorámicos, y cualquiera podía ver desde el exterior lo que estaba sucediendo dentro del mismo.

Llegaron al restaurante, les acomodaron en una mesa y pidieron la cena, las miradas, las risitas el leve toqueteo por debajo de la mesa eran sus compañeros, se estaban excitando, Carmen, notó como su sexo estaba muy mojado, notaba como se excitaba más cada vez que Pedro la llamaba puta. Por sumarte Pedro sentía que su rabo le iba endureciendo mucho, sentía como si le fuese a reventar cada vez que Carmen le decía lo excitada que estaba y las ganas que tenia de comérselo.

Terminada la cena se fueron con paso decidido, llegaron a la habitación y pasó primero Carmen y luego Pedro, siendo este el que la agarró por detrás, la tomó en sus manos los pechos, los masajeo, los estrujo, acercaba su excitación al culo de Carmen, esta, respiraba rápidamente, sentía deseos de comerse a Pedro, Carmen se zafó de los brazos de Pedro, y se dio la vuelta, le dio un beso con lengua profundo, vicioso, jugaba con la lengua pasándola por los labios de pedro, le mordisqueaba los labios, le susurraba que bien te voy a chupar la polla, y tu me vas a follar duro y rico cielo.

Pedro la tocaba el culo, la levantó el vestido, estrujaba los glúteos de Carmen en sus manos, acariciaba el sexo de ella por encima de la delgada tira del tanga, Carmen empezó a gemir muy suavemente entregándole su boca más profundamente, Pedro apartó la tira del tanga y empezó a jugar en los labios vaginales, rápidamente se humedecieron mucho, el lo sintió sobre todo cuando ella le pidió que se los metiese bien adentro, así lo hizo Pedro, cuando los introdujo en la vagina, Carmen notó un inmenso placer y así lo hizo saber dando un gemido muy excitante, Pedro la dijo te gusta zorra, gozas, ella le contestó si.

Ahora Carmen tomando la iniciativa se quitó el vestido y se puso apoyada en el aparador del minibar con los codos, ofreciéndole el culo y el coño a Pedro, y le dijo, apártame el tanguita y metemela ya cabrón, que caliente me tienes, que zorra estoy, Pedro excitadísimo, se bajó los pantalones sacó su polla, ya muy dura y apuntó al coño de Carmen, ella, al sentirlo, gimió de nuevo fuerte y le animó a que se la clavase, el empujó suavemente al principio, pero al sentir los gemidos y gritos de placer de Carmen empezó a darla bien fuerte, el sintió un placer intenso, profundo, estaba disfrutando como nunca, Carmen gemía, le pedía más adentro, así estuvieron un rato hasta que Pedro vio que si seguía se correría y no era hora todavía de vaciarse, así que se retiro se puso de rodillas, se quedó con la cara a la altura del coño de Carmen y empezó a lamerle el coño y el culo, Carmen no cabía de gozo, gemía, gritaba, le sollozaba de placer, que gusto me estas dando cielo mío, así Pedro siguió un ratito y era tal la excitación de Carmen que gritó fuertemente me corro, te voy a llenar tu boca cabrón trágalo todo y diciendo esto se corrió en la boca de Pedro, recibiendo una cantidad de fluidos impresionante, a Pedro le costó tragar tanto Flujo fruto de la inmensa corrida de Carmen, ella no paraba de menear el culo, cuando se terminó de correr, Pedro se levantó la dio un beso y empezó a desnudarse, Carmen hizo lo propio, pero se quedó con las medias y los zapatos de tacón, Pedro seguía excitadísimo, Carmen lo vio y le tumbo en la cama de espaldas, para en la postura de a cuatro patas empezar a comerle el rabo, ummm, que rico, como me gusta su sabor, que grande tienes la polla cielo, le decía y de nuevo sintió excitación, su coño se mojaba nuevamente, Pedro gemía, la insultaba, si puta cómeme bien la polla, zorra, que bien lo haces ya verás cuando te la clave en tu chochito de zorra como chillas, Carmen le dijo pues la quiero ya en mi coño, follame, llevame al cielo cariño, hazme tu puta, y se dio la vuelta siguió a cuatro patas y le ofreció su coño bien abierto, Pedro se la clavó, gimió cuando sintió como entraba, ella gritaba cabrón me rejas el coño, el empezó con movimientos fuertes ella gritaba, le suplicaba y cuando notó que Pedro estaba a punto le ordenó parar, y le dijo Pedro cabrón reviéntame el culo, y el sacó su polla del coño y lubricándola con saliva se la clavo de un solo golpe en el culo, ella gritó de dolor y de placer, síiiiii, decía me partes dame duro, y el empezó a moverse duro, ella le suplicaba, le gemía, le sollozaba y el ya a punto de estallar, la dijo eres una puta muy buena, que caliente me tienes y te voy a llenar el culo de leche, ella le dijo si cabrón no dejes ni una gota fuera de mi culito, dame fuerte, al oír esto, Pedro se excitó cada vez más, empezó a sentir como le venia su carga de leche desde los huevos, empezó a gemir, a llamarla puta y zorra, la avisó de la tremenda corría, te voy a llenar zorra, ella le dijo si dámela toda y Pedro empezó a soltar chorros de leche caliente en el culo de Carmen ella al notarlo gimió muy puta, se corría de gusto y le decía me corro de nuevo cabrón que gusto me das y Pedro soltó otro chorro, muy abundante de leche caliente, ufffffffffff, cuando se corrieron bien ambos, Pedro dejo la polla dentro del culo de Carmen un rato mientras la agarraba las tetas desde atrás y la besaba en el cuello, cuando su polla quedó fláccida la sacó y se tumbó agotado boca arriba en la cama, Carmen hizo lo mismo, pero entes de tumbarse le dio un profundo beso en los labios.

Ya en Madrid, ya habían pasado días del encuentro amoroso, decidieron dar un paso más antes de finalizar su venganza, deberían hacerse deseables a sus parejas y planearon junto con Fernando una cena en casa de este último, una cena donde Fernando llevaría como pareja a la abogada amiga suya, especializada en divorcios.

Llegó el día de la cena, Carmen llegó muy elegante vestida luciendo tipazo, Pedro igual eligió ropa que le marcara su cuerpo musculazo ya llevaba un año haciendo pesas, haciendo dieta y tomando aminoácidos, proteínas y algún ciclo para favorecer el músculo, ambos llegaron con sus parejas respectivas, en la casa les recibían Fernando y Clara, la abogada…….

Durante la cena Pedro y Carmen se insinuaron el uno al otro varias veces, sus parejas tanto Susana como Julián en un momento dado se lo recriminaron en privado, pero ellos no les quisieron ni oír, estaban felices con su venganza.

Susana veía a su marido muy apetecible, se decía para si, joder que bueno se ha puesto mi marido y notó un calor dentro de ella, en parte de excitación y en parte, y como hacia mucho tiempo pensando es mi marido.

Julián por su parte miraba a su esposa y notaba como la deseaba hacer el amor, la quería, la muy puta estaba deliciosamente rica y apetecible, que bien iba vestida, que figurita marcaba, sintió al igual que Susana que su mujer le estaba enamorando de nuevo.

La cena finalizó y se despidieron de Fernando y Clara, Susana y Pedro se fueron a por su coche y Carmen y Julián se fueron al suyo.

Ya en el coche Susana en silencio, pensaba, que su marido le había despertado el deseo y el amor, le gustaba de nuevo su marido, y a le veía mejor que a Julián.

Julián miraba de reojo a su esposa, Carmen por el contrario iba mirando fijamente a la carretera, Julián se moría de ganas de llegar a casa y de follarse a su mujer, la deseaba., pero al llegar a casa Carmen le dijo cariño estoy agotada me voy a dormir, Julián insistió en hacer el amor, momento en el que Carmen pensó es el momento de que vea lo que se va a perder y ella muy coqueta y muy puta le empezó a tocar la polla, le empezó a hacer todo lo que a el le gustaba pero que antes no le hacía, Julián estaba alucinado que mujercita tengo que buena esta y que zorrita se ha vuelto, Carmen hizo su papel y se arrodilló frente a el, le quitó los pantalones los bóxer y le empezó a lamer lenta y suavemente el capullo, con una de las manos le agarraba los huevos, el gemía de placer, le gustaba, Carmen entonces se humedeció un dedo y cuando le estaba chupando la polla entera, cuando la tenia enterita en la boca, entonces le metió el dedo en el culo, el gimió más aún, se moría de gusto, de vicio, ella lo notaba, ella se puso en pie le dio un beso en los labios, le mordisqueaba los labios, le comía la lengua todo ello sin soltar la polla de su mano, Julián empezó a tocarla los pechos, ella gemía, si cariño, y le pidió que la penetrase, que la follase como a una puta, metemela ya, Julián alucinado por el nuevo comportamiento de su esposa, vio como su mujercita se daba la vuelta y se apoyaba en la mesa del comedor y le ofreció su culo y su coño diciéndole aparta el tanguita y metemela cabrón, Julián no se lo pensó apartó el tanguita y la clavo la polla en al coño, el empezó de inmediato a moverse, su mujercita le decía si dame polla cabrón dame más, el quiso gozarla bien gozada y se movía con más fuerza, pero Carmen le pidió que se la clavas en el culo, ábreme el culito, le dijo, revientalo con tu polla maridito, el al oír esto casi se corre, momento en el que saco la polla del coño y se la clavó en el culo, ella gemía, se retorcía de gusto, que placer, y su marido ante tanta muestra de placer, de vicio se corrió llenándola el culito, joer le dijo ella, no has sido capaz de satisfacerme le recriminó, y empezó a masturbarse ella sola hasta que se corrió, poco después le dijo, cariño follas fatal, que lo sepas. Julián se quedo alucinado, era la primera vez que nos satisfacía a su esposa, siendo el el que al terminar las sesiones de sexo normalmente la decía esta frase de que mal follas y no me satisfaces, ahora había sido el el agraviado con la lapidaria frase, se le quitó todo el morbo, se le quitó todo el calentón, pero en su lugar le embargó amargura y su hombría había quedado por los suelos………..

Carmen le miró a la cara, sabía lo que estaba pensando y disfrutó mucho con ese momento, pues ella ya sabía lo que era sentir esa sensación de inútil………….

Susana y Pedro llegan a casa, Susana espera que su maridito la pida sexo, como lo hacia habitualmente cada vez que salían de cena y ella se vestía un poco morbosa, pero, que pasa Pedro no me dice nada, ni me mira, Pedro ahora se está quitando la ropa, se ha quedado en bóxer con el torso desnudo, un toros perfecto, marcaba pectoral, abdominales, bonitos tríceps, la espalda ancha, estaba depilado entero, Joel que bueno está mi marido se volvió a decir Susana, al ver que el no la hacia caso fue ella la que se le insinuó, le toco, la polla por encima del bóxer, el lo agradeció, enseguida su pene se puso duro como la piedra, ella se rió, se agachó y empezó a lamerle la polla, el gozaba, ella se decía no me dura ni un asalto, pero el, la para y la dijo ahora me toca hacer a mi y la llevo a la habitación, la empezó a tocar suave y delicadamente, como había aprendido en las clases sexo a tocaba para que ella deseara el sexo con mucha fuerza, que lo suplicase, ella veía que su excitación iba en aumento, su marido la hacia maravillas, y todavía no la había tocado en serio, solo la estaba acariciando por encima, Pedro seguía con sus caricias, esta vez por encima del culotte-tanga de Susana, notaba como se había humedecido, notaba su respiración, de repente lo apartó y empezó a acariciar los labios, sólo los labios, ella se retorcía de placer, de deseo de ser follada, el seguía su ritmo, se agachó y entonces empezó a lamerla la entrepierna, los labios vaginales levemente, ella creía que iba a explotar de deseo, el seguía suave esta vez, la lamió el clítoris, con la lengua la apartó los labios vaginales, introdujo su lengua en la vagina de Susana, ella gritó ya de placer puro y duro, síiiii, mi amor que rico me lo haces, el seguía lamiendo el coño y conlas manos estrujaba las tetas de ella, la lamía el culo también, bajó una mano y empezó a jugar mientras la lamía el clítoris con su ano, ella por los gestos le pedía que se lo metiese en el culo, el lo sabia, el sabia que quería ya el dedo en el culo, pero se hizo de rogar situó jugando con la lengua por el coño de Susana, ella empezó a gemir como una loca estaba a unto de caramelo, estaba a punto de explotar en un orgasmo salvaje, Pedro lo sabía y fue entonces cuando la introdujo, no uno si no dos dedos en el culo, ella gritó de nuevo me matas de placer, que gustazo maridito, el empezó a meter y a sacar los dedos mientras la lamía el coño, el clítoris, hasta que ella explotó en un orgasmo bestial, se corrió salvajemente, humedeció todo y el con cara de satisfacción la miró y se dirigió al cajón para coger un preservativo y ponérselo, pero ella al verle redijo no cielo metemela sin nada, y el la dijo vale pero ahora date la vuelta y ponte a cuatro patas, ella obedeció y antes de clavársela la dijo te voy a follar duro y fuerte pedazo de puta, ella le dijo sí, y el la dijo te vas a correr de nuevo, momento en el que la clavó la polla en el coño ella gimió de nuevo el estuvo un rato largo moviéndose, su mujer no se lo podía creer su mardido llevaba mucho rato dándola placer y no se había corrido todavía, ella gozaba como un perra en celo, y el disfrutaba viendo como estaba de zorra su mujer con su polla en su coño, ella estaba a punto de correrse y cuando el la dijo me voy a correr contigo ella no pudo más y soltó otro grito, otro gemido salvaje y le dijo si cabrón lléname y el la lleno, la dejo una tremenda corrida en el coño, ella alucinó, cuando se separaron se quedo pensativa diciéndose este maridito mío ha cambiado mucho y fue a darle un beso, momento en el que el se retiro y se fue a por una cerveza bien fría.

Pasaban los días y Susana le pedía a su marido que la hiciera el amor sin condón, el accedía pues sospechaba por que se lo decía.

Un sábado por la mañana, ya habían pasado año y medio desde que la pillara en la infidelidad, Pedro se levanta y se va a la cocina, allí estaba Susana, le estaba preparando el desayuno, se le acerco y le dio un beso en los labios.

  • Que tal has dormido amor mío, le preguntó ella
  • Bien
  • Quieres el café sólo o con leche, le pregunta ella muy solicita
  • El la responde que como siempre
  • Maridito tengo una buena noticia que darte, le dice con una sonrisa en la cara
  • El, si, de verdad, venga anímate, que yo te daré otra
  • Maridito estoy embarazada, dijo con cara de felicidad
  • Que bien, contestó el, que momento más inmejorable, dice el
  • Te alegras cariño, te gusta la idea
  • Pues claro Susana, me alegro por ti y por mi

Ella se quedó con la sonrisa y vio que Pedro tomaba el móvil y se disponía a hacer una llamada

  • A quien llamas amorcito
  • A mi jefa, quiero darle la noticia
  • Si se alegrará de mi embarazo
  • Pues claro ya verás

Pedro marcó el número de móvil de la jefa, pero antes había conectado el altavoz

  • Diga?
  • Hola jefa
  • Hola Pedro que tal estas?
  • Pues ahora mismo estoy muy bien
  • Si, y eso por qué es?
  • Mira Susana está embarazada
  • Si menudo alegrón me has dado
  • Si dile al padre de la criatura que se ponga
  • Si ahora mismo le llamo
  • Julián, ven corre que vas a ser papa

Susana, le miró con rabia en los ojos a su marido y le dijo, el niño es tuyo, seguro? Dijo el, ella le dijo pues claro de quien iba a ser si no?, pues de Julián, tu amante, ya que yo, y se levantó cogió unos papeles de su maletín y se los tendió ella los leyó, pues eso que como puedes observar mío no es porque tengo hecha la vasectomía desde hace más de un año, así que Susana, pedazo de mujer infiel desagradecida, te agradecería que te cogieras tus cositas y te marches de casa, la custodia de las niñas me las dejes sin pelear a i, pues tenemos todos los encuentro sexuales tuyos con Julián grabado en el disco duro de un ordenador y ahora además al estar embarazada y yo no ser el padre, según me ha comentado mi amigo Fernando y su amiga Clara abogada matrimonialista, me han dicho como te iba diciendo, que no tienes ninguna posibilidad. Susana rompió a llorar, momento en el que a través del altavoz del móvil se oía decir a Carmen bueno hijo de puta, ya sabes coges tus cositas y te marchas.

Pasados unos meses, ya viviendo solos Carmen y Pedro decidieron empezar una nueva vida juntos, pues se habían enamorado y les apetecía que sus exparejas les viesen felices,contentos, sabiendo ambos que la relación de Susana y de Julián terminó una semana después del divorcio.

Ambos, Carmen y sobre todo Pedro,estaban muy satisfechos con la venganza, habian tardado en vengarse pero que rica les había resultado.



© josemvi

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de josemvi
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)