Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.444 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.590 Miembros | 17.715 Autores | 86.875 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » MI MUJER, SU PUTA
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 01-Ago-10 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi mujer, su puta

Silverland
Accesos: 53.216
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 26 min. ]
 -   + 
Continuación de La noche en que mi mujer se convirtió en su puta en la que Frank, sigue haciendo con mi mujer lo que le da la gana. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Después de un buen rato de absorver el aroma que desprendía la tanga de mi mujer y cuando los chorretones de los restos del flujo de mi Tere y del semen de Frank ya se han secado del todo y han convertido el color de la diminuta prenda en algo más parecido al crema palido que al blanco inmaculado, me meto en la ducha y cuando termino, me vuelvo para la cama donde yace mi dulce esposa.

Esta recostada de lado dando la espalda al espacio de la cama que me corresponde. Tiene las piernas medio encojidas y la nalga derecha bastante levantada. .

Me termino de secar, tiro la toalla a un lado, me pongo muy cerca pero sin llegar a tocarla y me vuelvo a empalmar mirándola el culazo, ese culazo enorme, ese culazo mío y que esa noche, otro había disfrutado

Luego me quedo dormido y cuando por la mañana me levanto, mi mujer ya se ha vestido, ha hecho la habitación y me dice que me de prisa, que ya son las 7 y que voy a llegar tarde al trabajo.

Esta de muy buen humor, me acerca un vaso de zumo de naranja natural que ella misma ha exprimido y una taza de café, luego me da un piquito, dice que me quiere y que más tarde nos vemos, que ha quedado con Mari y los chicos a las 8 y 30 en las oficinas del Popular para firmar ante notario el traspaso de poderes y hacer efectivo la compra del 50% de la empresa por parte de Frank. Cuando dice el nombre del chulo ese me mira como con pena, me hace morritos y se va.

Cuando se ha ído me meto en el baño y busco en el cesto de la ropa sucia la tanga que la noche anterior había estado oliendo hasta la saciedad, pero ya no está ahí. Se me ocurre que mi mujer la haya podido poner a la lavadora así que bajo a la cocina y espero impaciente a que el programa de lavado termine. Tarda todavía un buen rato y cuando la maquina se detiene y las puertas se desbloquean, saco la ropa que hay ahí dentro: unas camizas mías, unos pantalones cortos, un vestido de mi mujer, un polo, el pantalón blanco que se había puesto la noche anterior y el conjunto de sujetador e hilo dental blanco con el que mi amorcito se había entregado al chulo de Frank la noche anterior. Pongo la ropa sobre un una cubeta vacía y empiezo a examinar la ropa de mi mujercita. Los interiores del pantalón se han quedado con unas manchas oscuras que sobrasalen en algunos sitios concretos, sobretodo en la parte de debajo de la bragueta y la de los muslos. Luego cojo la tanga de hilo y la huelo, pero el olor de la noche anterior ha desaparecido por completo pese a que las manchitas de los restos de los fluidos de los amantes todavía son perceptibles a simple vista sobre la parte de la tela que se encarga de cubrir el coño. Tal como estoy, empalmado otra vez, me pregunto si los restos secos de los fluidos de mi Tere y de Frank se habrán esparcido con el agua durante el lavado y si la leche de Frank se habría podido quedar impregnada en mi ropa.

También me interesa saber que aspecto tendrá su tanga una vez haya secado, así que la meto en la secadora y mientras me alisto para salir al trabajo espero los 30 min que tarda la función de secado.

En efecto, las manchas son bastantes visibles y hay bastantes más de las que un primer momento se apreciaban. Me la guardo en el bolsillo interior del traje que llevo puesto y la hora de la comida me meto en los aseos, lo extiendo sobre el aparato difusor del inodoro y me masturbo recordando la cojida que el día anterior le habían pegado a mi mujercita. No tardo más que un minuto porque de lo excitado que estoy me corro como un colegial sin perder la erección.

El fín de semana pasa bastante normal, mi mujercita está bastante cariñosa y la pasamos en casa mirando pelis y aprovechando que las niñas no están, para ponernos al día con las cosas de la casa.

Por la tarde del domingo y después de la comida, me dice que le habilite la piscina, que le apetece darse un chapuzón y tomar el sol un rato.

Lo hago, quito el recubrimiento y coloco 2 tumbonas, una al lado de la otra.

Mi nena llega con un pareo rosa de gaza transparente y un conjunto de sujetador y tanga de color rosa palo. Ya estoy empalmado otra vez. Se quita el pareo y el sujetador, se echa un poco de crema protectora sobre las tetas y las piernas y se da la vuelta. Me pide que la ponga crema en la espalda. Lo hago, también la sobo el culazo, que con la diminuta tanga que se ha puesto y que lleva medio metida entre las nalgas, se ve más grande. Me doy cuenta que todavía la queda la marca del azote que la dió Frank hace 3 días la noche en que se la folló y que su ceculitis y las estrías en sus posaderas son bastante evidentes, pero no dejan de ser excitantes en un culo tan grande que parece que de un momento a otro va a reventar de lo hinchado que está. Cuando termino de restregarla la crema la meto mano al chocho y la sobo un rato. Tiene el potorro enorme y la tela de la tanga no lo cubre del todo. MI nena me dice que quiere echar la siesta, pero yo no la hago caso, la he corrido la tanga a un lado y ahora me deleito viéndole el ano y la raja de su chocho. La digo que levante el culo, que haga pompa, protesta y pone mala cara, pero la obligo y lo hace.

Así como está, con la cabeza sobre la tumbona, la espalda bien arqueada, el culo bien levantado y su tanga rosa corrida hacia un lado, la perspectiva que tengo de sus manjares más íntimos, son inmejorables. La sigo tocando la raja, luego la meto un dedo y me lo llevo a la boca. El sabor es exquisito, así que le meto dos dedos y empiezo a masturbarla, primero de forma pausada, pero poco a poco voy acelerando la marcha hasta pajearla bien duro como había visto que Frank había hecho. Voltea la cabeza y me dice que ¿Qué me pasa? que la hago daño y que no la hace ni puta gracia. Pero no la hago caso y la sigo masturbando de forma salvaje mientras con la otra mano me apoyo en su cadera para que no deje de levantar el culo y haga una buena pompa. Luego le saco los dedos que ya están empapados y los chupo. El flujo que desprende el coño de mi mujer es de un salado muy intenso y viscozo. Ahora ya no la pajeo, sino que con las dos manos le abro el culote y he metido mi cabeza dentro y parece que lo estoy haciendo bien porque ahora me restriega el culazo a la cara mientras le sigo chupando por detras. Estoy tan excitado comiéndole el culo a mi mujer y del olor que desprende su ano, que me entran unas ganas locas por poseerla, así que la digo que empine el culazo todo lo que pueda, que se la voy a meter, que la voy a reventar, le sobo un poco mi polla por entre la raja de su culo, la digo que se abra las nalgas y cuando lo hace apunto mi lanza a la entrada de su potorro, se la meto hasta el fondo de un solo enviste y me quedo ahí dentro un rato sintiendo la calidez de su interior. Me la quiero follar duro como su amante se la había follado en el pub, así que la cojo de la cintura con las dos manos, tomo aire e impulso y empiezo un mete y saca brutal tal como había visto que Frank había hecho esa noche, pero no aguanto mucho más de 7 u 8 bombeos y ya me estoy viniendo de forma abundante entre los suspiros maliciosas de mi mujer

Ya me he corrido y mientras me recupero, mi mujer se recuesta sobre la tumbona, voltea la cara y me echa una miradita burlona, luego se va a la ducha que está en el jardincito al lado de la piscina.

La veo que se restriega el chocho, se saca la tanga,la enjuaga, luego la cuelga sobre una silla y se va adentro de la casa contoneando el culazo de una manera exagerada.

Por la tarde noche vamos a recoger a las niñas, cenamos en casa de Doña Flora y nos volvemos. Acostamos a las niñas, nos vamos a la habitación, se quita todo y se queda sólo con la tanga que llevaba puesta. Se mete a la cama, empina el culo, se voltea para darme la espalda y cuando creo que se ha quedado dormida me pajeo mirándola el culo que tiene.

Entre semana no pasa nada diferente a lo normal, es más, mi mujercita empieza a llegar más temprano que de costumbre, se trae trabajo a casa, diz que para estar más tiempo con las niñas y aunque no se deja catar en toda la semana, tengo la impresión de que lo del chulo ese ha sido una mera aventura y que ya lo ha olvidado, o por lo menos, que no le interesa tanto como al principio imaginaba.

Y en esas estamos hasta que llega el jueves por la mañana y como es puente, me dice que Frank nos ha invitado a pasar el finde en su casa de Ibiza, que de los gastos se encarga él y que van ir Mari y todos los demás.

La digo que no vamos, que ya tenemos planes, que le diga que no podemos y que agradecemos su invitación. Se enfada, pone mala cara, me dice que soy un aburrido de mierda y que nunca salimos a ningún lado.

Luego se me acerca y me da un piquito, me dice que si vamos, dejará que la haga el amor en el mar y delante de todo el mundo tal como siempre le había pedido. La sólo idea de imaginar que ma la pueda follar con otra gente revoloteando a pocos metros nuestros me ha puesto cachondo y ya estoy empalmado otra vez, así que ma la quiero follar, pero me aparta, me dice que o vamos o me voy a tener que matar a pajas en lo resta del mes. La digo que vale, que vamos pero que cuando lleguemos quiero mi recompensa. Me da un besote de tornillo, luego me deja, se termina de maquillar y con la manita me dice adiós, que ya llega tarde.

A la mañana siguiente, hacemos las maletas, las nuestras y la de las niñas que al final se van a quedar 4 días en casa de mis padres. Nos vestimos, yo, con panatalones claros y un polo azul marino, mi mujercita, con un top negro de tirantes finos y un pantalón de mezclilla de color blanco, que la forma un culazo de aupa y que la marca la tanga negra que lleva debajo. Se que no lleva sosten y recuerdo que Frank le había dicho que a él le gustaban las hembras sin sujetador, pero entre lo atareados que estamos y que el tiempo se nos echa encima, me olvido de decirla que se ponga algo, que se la van marcando los pezones

.

Llevamos a las niñas, las decimos que no hagan travesuras, nos despedimos, nos vamos a Barajas y tomamos el ávión de las 10:30 rumbo a la isla.

Llegamos sobre el mediodía y ya no están esperando su amiga Mari, que llegó el día anterior y el chulazo de Frank, que sonríe a mi mujer nada más verla. La da 2 piquitos muy cerca de los labios, la toma de la cintura, la acaricia la barbilla de forma cariñosa y la dice que está bellísima y que así vestida "está para cometer una locura". Luego me saluda, me dice que ¿Qué tal? me da un apretón de manos, pero no suelta a mi mujercita sino que la soba por la cintura y cuando salimos para donde ha dejado el coche la mira la parte de atrás de forma descarada y bufa como un animal. Mari, que va junto a ellos y lo ha visto, se echa a reir y luego mi Tere y su chulo se rien también. Yo también lo he visto porque voy algo por detrás de ellos, pero hago como que no me he dado cuenta y adrede, me retraso un poco más para ver si el chulo este se atreve a sobarla algo más que la cintura.

Nos montamos en su coche y nos vamos. Después de 20 min. llegamos a la casa que Frank tiene en un pequeño pueblo a 40 km de la ciudad. En realidad es una finca de dos plantas, grande, espaciosa, con un gran jardín a la entrada y una enorme piscina que rodea casi toda la casa.

Mi mujercita está alucinando en colores y no para de decirle lo bonita que es su casa y el buen gusto que tiene. Él la dice que no es nada, que quien de verdad tiene buen gusto es su marido y que con una mujer como ella no le haría falta nada más. Mi mujer le ríe las gracias y le hace un gesto complice bastante coqueto.Ya sin cortarse,.el cabrón este la vuelve a mirar el culazo y me dice que tengo una mujer con un culo que vale su peso en oro y cuando lo hace la coje de la cintura, se miran con complacencia, se echan a reir, me dicen que traiga las maletas y se van.

Ya en la hab.que nos ha dado, la digo que se corte un poco, que el tipo este la está sobando y no para de miraele el culo,

Me dice que no sea tonto, que me estoy imaginando cosas y que no la jorobe el día. Se quita los zapatos, se despelota del todo y se pone un bikini rojo diminuto, que debe de ser nuevo porque nunca antes se lo había visto, un pareo de gaza floreado y me dice que me apure, que en 10 min. nos vamos a la playa con Mari y Frank, que los chicos ya están ahí, desde la mañana, con Juana y Norma, la esposa de Carlos.

Llegamos a la playa, es bastante bonita y se nota que hay buen ambiente. Nos encontramos con Carlos, Pedro y sus respectivas, les saludamos y nos tumbamos al lado de ellos: Mari, mi Tere y Frank por un lado y yo hasta el otro extremo, junto a Carlos, que no deja de mirar el culazo de mi nena.

Mari ya se ha quitado el pareo, mi mujer también y la dice que la ponga crema en la espalda y se vuelve. Pero no lo hace, sino que le da la crema a Frank y es este quien se la pone. Mi mujercita lo mira, pero no le dice nada, así que el chulote la restriega la espalda hasta llegar a la cintura, luego hace lo mismo con sus piernas y cuando ha terminado, la dice algo al oído, se rien flojito, mi nena le guiña un ojo, el chulote se frota las manos, la agarra los extremos del bikini y se los junta hasta que sus enormes nalgas quedan a la vista de todos, la pone crema sobre las pompas y se las restriega con empeño. Mi mujer hunde la cabeza en la toalla, impina el culo un poquito y susurrra algo, pero no se lo que es. Se que esta excitada, que la gusta que el chulo este la sobe, la manosee a su antojo y a mí me gustaría seguir mirando pero me estoy empalmando y no me queda de otra que darme la vuelta y ponerme boca abajo para que los demás no vean como me he puesto mirando como un chulo de mierda soba a mi mujer.

Luego y para que todos lo escuchen, Frank me dice que el culo de mi mujer es espectacular y que nunca había visto otro igual, que este culo es para lucirlo en tanga y que con mi permiso, la va a comprar una para que mi mujercita se la ponga, si yo la doy permiso, claro. Estoy por decirle algo al patán este pero mi nena se me adelanta y le dice que no tiene que pedirme permiso de nada, que es ella la que decide lo que se pone o se deja de poner y que el rosa es su color preferido. Frank lo festeja, algunos se rien y Mari dice que sí, que eso está muy bien pero que unas tetas palidas no son nada atractivas, que ella va a ser top less y que si las demás se animan, pues bien, pero que si no, con su permiso... se quita la parte de arriba del bikini y le quedan al aire un par tetas bien proporcionadas, luego se recuesta boca arriba como para que todo el mundo las vea. La verdad es que tiene un buen par de tetas la tía, pero ahora estoy más pendiente de mi mujercita que le ha pedido a su chulo que la quita el sosten, Frank me mira y me dice que sus deseos son ordenes, que su culo manda y todos le rien la gracia, mi mujercita también.

Luego se levanta, se quita el sostén, lo guarda en el bolso, saca un mp3, se pone los auriculares y se queda un buen rato repozando la mona, con el chulazo de Frank a su lado que no deja de mirarla el culo. Lo miro y se me rie, hace como que sopla y con las manos, algo muy parecido a la forma de un culo con tamaño exagerado, se vuelve a reir, me da la espalda, la abraza por detrás y se queda dormitando a su lado.

Luego me quedo dormido, y cuando me despierto mi mujer no está, tampoco Frank. Mari sigue tumbada, tiene las gafas de sol puestas y hace como que esta dormida. Me he dado cuenta de ello, así que me hago el desinteresado, pero empiezo a otear el horizonte en busca de mi mujercita. Ya he visto a Pedro y su mujer, chapotean a pocos metros de la orilla, Carlos y Norma no se donde están, pero tampoco me interesa saberlo. Avanzo más la mirada. Hay unos niños que juegan con una colchoneta inflable, un nadador que cruza imparable y se pierde en el horizonte, alguna gente más que no me detengo a examinar y apartados de la orilla y del marullo de los bañistas, una pareja que permanece muy junta, estática. Ella le esta rodeando los brazos por el cuello, de vez en cuando lo suelta y con una de sus manitas juega con sus cabellos, le toca la barbilla y le hace cariñitos en las mejillas. Son Frank y mi mujercita. Ahora él la dice algo, la da un cachete suavecito, se sumerje y cuando sale tiene el culo de mi mujer sobre su cuello. Ella rie como una chiquilla, se coge de sus propias piernas para no perder la verticalidad, se encoge por encima, juega con el agua y sin que se de cuenta, el chulo la toma de las caderas con las dos manos y con fuerza, la lanza como hasta a 3 metros de donde están. Ella sale y le encara, no la ha hecho mucha gracia, pero Frank la dice algo y consigue calmarla, luego se rien, se vuelve a sumergir, la levanta en peso hasta que las tetas de mi mujer se han quedado a la altura de su cara, las mira, las aprecia, la dice algo, hunde la cabeza en medio de ellas, la saca, se la queda mirando y la empieza a comer una teta de forma desesperada, luego la otra, así durante un buen rato. Cuando se ha quedado satisfecho, la baja, pero siguen muy juntos, ella sigue rodeándole con sus brazos el cuello y se van moviendo de un lado a otro de forma lenta y parsimoniosa mientras el chulo la come la oreja.

A mi me está ganando la curiosidad y lo daría todo por saber que es lo que esta pasando entre mi mujercita y el chulo ese, en la pàrte que me es imposible ver, así que me he decicido a ir, pero como no se como hacerlo sin pasar desapercibido me pongo a planear la mejor forma de hacerlo.

En esas estoy cuando veo que se separan, ella sale primero, me vuelvo a recostar, la veo venir, apura una pequeña carrerita en la parte de la orilla en la que las olas se vuelve al mar, se contonea y mientras se va acercando, las tetas se le bambolean al ritmo de su paso sobre la arena.

Cuando llega al lugar en donde ha dejado su toalla, se da la vuelta para secarse el pelo y ahora me doy cuenta que tiene el bikini totalmente metido entre las nalgas como si de una tanga se tratara. Al lado se ha puesto un viejo que no deja de suspirar por lo que está viendo.

Me levanto, la digo que que donde estaba y en un ejercicio exagerado de cinismo o pasotismo, me dice que Frank la estaba enseñando a nadar, que se va a los servicios, que tiene ganas de mear. La acompaño detrás, la digo que quiero hablar con ella, que no me gusta nada el temita que se traen ella y el chulo ese de Frank, que se cubra el culo que todos la están viendo y que o se comporta o esa misma noche nos volvemos. Me dice que de eso nada, que estoy paranóico perdido, que ella se lo está pasando de puta madre y que no la aburra con el rollo de mis estúpidos celos, que entre Frank y ella no hay nada, que es sólo una mera relación profesional, que se llevan muy bien pero que de eso no pasan y que si me estoy aburriendo que me vaya, pero que ella de ahí no se mueve. Así que al final aguanto el chaparrón que no queda de otra.

Cuando volvemos Frank ya ha salido del agua, sigue medio empalmado y el boxer que lleva puesto no logra disimular el gran paquete que lleva dentro. Mira a mi mujercita, la dice que por la noche se ven, se despide de los demás y se va no se a donde.

Luego mi mujercita me dice que Frank va a hacer una fiesta en su casa, que van a llegar algunos amigos de la isla y que se ha tenido que ir para prepararlo todo.

A las 8 y 30 de la tarde nos volvemos para la finca, nos metemos en la habitación, nos duchamos, pedimos pizza para cenar, vemos un rato la tele y como a eso de las once y media, empiezan a llegar los amigos de Frank.

Se pone una micro tanga de lycra de color rosa, de esas que en la parte de atrás forman una Y, un top de tirantes de rayas horizontales blancas y azules, un pantaloncito blanco de tela algo transparente y muy corto, que dejan ver sus anchos muslos y unas pocas estrías sobre estos y unos zapatos de plataforma de 10 cm de tacón. No se ha puesto sujetador y así, a simple viste, se puede ver como se la marcan los pezones por debajo del top. El pantaloncito que lleva debe de ser de una o dos tallas menos que la que en realidad necesita porque le queda bastante ajustado y la forma un culazo que "echa pa atrás" a cualquiera. Cuando camina parece que la van a estallar las costuras y la tanga se la transparenta y se la marca de una forma bastante hortera. Me dice que que coño hago mirando, que me vista, se maquilla, se pone rimel, se pinta los labios, se perfuma, me dice que va bajando que tiene que decirla algo a Mari, que me espera, que no tarde y se va moviendo el culazo.

No tardo mucho porque no me quiero perder nada de lo que pueda pasar ahí abajo, así que me pongo lo primero que encuentro y salgo en busca de mi niña.

Cuando llego al jardín, que es donde han montado la juerga, la veo que está sentada a una de las mezas que han puesto alrededor de la piscina, se está tomando una copa con Mari, Frank y otros 2 tipos bastante grandotes que no se quienes son. Me acerco con una silla, me hacen un sitio entre Mari y uno de los tipos que no conozco de nada, me presentan, nos ponemos a hablar de cualquier cosa, me sirvo una cubata, ron con cola y espero a ver que va a pasar. Miedo me da y más ahora que el chulo este la ha empezado a hablarla al oído y mi mujercita le ríe con muecas bastantes cariñosas. Ahora la ha cojido del pelo y se lo huele, la dice algo pero no se que es, la da un besito cariñoso en las comisuras de los labios y le vuelve a comer la oreja. El tipo que tengo al lado mío me sigue diciendo no se que chorradas de la pesca submarina y de las tortugas, pero ya no le presto atención sino que me fijo en que el brazo del chulo este, ha bajado y ahora la esta sobando la cintura como había hecho la semana pasada en el pub, el día que se la follo.

Frank se ha traído un DJ que trabaja en una disco de uno de sus amigos y la verdad es que lo está haciendo bastante bien. Ya es medianoche y el DJ dice que tomen todos a sus parejas, que se viene media hora de romantic music, así lo dice, así que no se que hacer, sacar a mi mujer y arriesgarme a que me deje en evidencia ante todo el mundo o esperar a ver que decide la niña, pero tampoco me da tiempo a pensármelo mucho porque ya se ha levantado y se van de la mano, con Frank detrás y a medio palmo de su culo, hasta un lado bastante apartado de nuestra meza. La toma de la cintura, se la acerca, la dice algo, ella le corresponde, lo ha rodeado el cuello con sus brazos, se deja comer la oreja, se deja sobar, el cabrón este la está conquistando mientras le restriega el paquete por la barriguita y yo como un imbecil mirando, haciéndome el desentendido y esperando a que termine la maldita canción esta y que mi nena vuelva, pero cuando acaba la canción empieza otra y otra y luego otra y ellos dos siguen enrredados en su propio mundo y mientras yo, muriéndome de celos y de las ganas por saber lo que estarán hablando.

Así siguen durante bastante tiempo, sin separarse ni un solo instante y cuando la música lenta por fín ha terminado, se quedan hablando en un rincón, sin soltarse del todo, luego se van a la barra del bar que está a un lado de la piscina, se sientan en unas bútacas, se piden algo y se quedan hablando otro buen rato. Luego se vienen hasta donde estamos, Frank la trae de la cintura como si fuera su hombre mientras mi mujercita se deja hacer con total naturalidad, cualquiera que los viera podría pènsar que el marido es él y yo un simple mirón que no la quito ojo de encima.

Cuando llega la dice algo a Mari, se retoca el maquillaje, me echa una miradita, me ignora y se da la vuelta junto a su amiga y su chulo. Luego el chulote se va y a los pocos minutos Mari y mi Tere se me acercan. Me dice que va al baño, que la haga el favor de pedirla un cubata para cuando vuelva, que no tarda nada, la quiero decir algo, pero me dice que después, que se está meando, la cojo una mano, me la quita, se desprende y se va.

Se que está pasando lo de la otra noche, que el chulazo de Frank ha vuelto a perderse y que la debe de estar esperando en alguna parte de la casa para hacer con ella lo que le de la gana, pero no se que carajo hacer ni hacia donde ir, así que me dejo llevar y doy vueltas como loco por los exteriores de la casa hasta dar toda la vuelta.

Hacia un lado, justo al otro extremo a donde esta montada la fiesta y separada de la estructura general del edificio, hay una casita con 2 grandes ventanales..

Me acerco, no está echada la llave, me cuelo dentro. Todo lo hago en silencio y de una forma sigilosa, no quiero ser descubierto. Creo estoy en una especie de bodega pero no podría asegurarlo.

La estancia en sí, es un habitáculo rectangular de unos 40 m2, no más. Tiene apagada las luces, pero muy cerca, afuera, hay una farola y la luz que se cuela por los ventanales, hace que este escondrijo sea ideal para los encuentros furtivos.

Pero ahí no hay nadie, sólo yo y mis presentimientos, así que ya me estoy yendo cuando escucho las voces de Mari, mi Tere y el chulo de Frank que dice algo acerca de mí y se echa a reir. Mi Tere también rie, luego los tres. Mari les dice que se pongan al tema, que ella verá lo que hace y que no se preocupen por mí. Luego la da un besito y se va.

Yo estoy de cunclillas, agazapado en la oscuridad, detrás de unas cajas apiladas en un rincón al lado de uno de los ventanales, con ganas de partirle la cara al chulo este y decirla que lo se todo y que esta mierda se va ha acabar de una puta vez, pero también con una curiosidad enorme por lo que pueda pasar entre mi amorcito y su chulo.

Este tío no se anda con tonterías, ya la ha tomado del culo con las dos manos y no para se sobarla, la dice que la ha extrañado, que la necesita, que la quiere hacer suya, que no la deja de pensar, que la sueña, que su culazo lo está volviendo loco.

Mi niña le dice que comprenda que es una mujer casada y con hijos, que la respete, que no quiere hacerme daño, que me quiere, pero que cuando lo ve pierde el control de si misma, que lo ama , que lo desea, que no puede vivir sin él, pero que es mejor que lo dejen ahora que todavía están a tiempo.

El chulazo no la suelta el culo, la sigue sobando, la dice que a ella la respeta, pero que el imbecil de su marido no la merece, que un hombre que deja que otro sobe a su mujer en sus propias narices no tiene nada que reprocharla, pero que si ella quiere terminar, que él lo entiende aunque sabe que no podrá olvidarla, la pide un besito, mi nena se niega, la suelta del culo, con una mano la coge de la cabeza y con la otra de la mandíbula, la fuerza un poquito y la come la boca. Al principio mi niña se resiste, pero solo un poco, luego se deja hacer y como ahora es ella la que le come la boca de forma desesperada aprovecha para sobarle fuertemente las tetas, la quita el top, lo tira a un lado, la vuelve a cojer las tetas, las aprieta, las estruja, la jala de los pezones y cuando cree que ya la ha sobado lo suficiente, le come una tetona, luego la otra.

Está volviendo a pasar lo de la otra vez, no llevan más de 5 min. y ya la tiene completamente a su merced, a sus ordenes.

La dice que si quiere ser su puta y ella, mi amorcito, mi mujer, la madre de mis hijas, le dice que sí, que está deseando volver a ser su puta desde la noche que se la folló.

El chulazo se sabe ganador, sabe que a partir de ahora va a poder hacer lo que le venga en gana con mi mujercita.

La pide que baile para él, que lo hago despacito y que se sobe los tetones mientras lo hace. Mi mujercita lo complace. Luego la dice que se de la vuelta, que la quiere ver como mueve el culazo, que arquee la cintura todo lo que pueda y que lo mueva haciendo círculos.

Frank se ha sentado sobre una silla a 4 metros de donde estoy, se coje el paquete por encima del pantalón mientras mi mujer empieza a contonear las caderas tal como le ha pedido. En un monento determinado, mi nena empina el culo haciendo una pompa exagerada y el chulo ya no puede más, se lavanta, la coje por detras, la soba el paquete al culote, la aprieta las tetonas, le desabrocha el cinturón, el botón y la quita el pantaloncillo de un solo jalón. Yo tampoco me puedo contener y ahora que veo a mi niña moviendo el culazo para su macho cubierta solo por su diminuta tanga rosa, me saco la polla y me empiezo a masturbar.

Las vistas que tengo son inmejorables y desde donde estoy puedo ver como el hilo de su tanga se la ha hundido por completo en la raja del culo y cuando se agacha mientras lo mueve de arriba a abajo, tal como le ha pedido su hombre, creo ver el orificio de su ojete.

Su chulo se ha vuelto a sentar y ahora la dice que se acerque, que le pegue el culazo a la cara, que la quiere oler el ano y comerla el potorro. Mi mujercita lo hace y cuando ha llegado a una distancia conveniente, se inclina, hace pompa, empuja de las caderas y le entrega el culo para que su hombre lo disfrute. La hija de puta lo ha inchado todo lo que ha podido y se lo entrega separándose las nalgas con ambas manos. Su macho se acomoda, se pone en cunclillas, la besa un cachete, luego, flojito, la muerde el otro, se la queda viendo la tanga, se la aparta, le huele el ano, le dice que el ojete le huele a puta caliente y le hunde la cara dentro del culazo. Mi mujercita le está restregando el culo contra la cara y este no deja de chuparla el chocho y mientras lo hace, le soba las posaderas. La esta comiendo el culo con maestría, como la primera vez y mi mujer está muy excitada con el buen hacer del que ahora, sin duda, es su marido, su dueño. En un momento determinado y cuando el chulo cree que mi nenita ya está a punto, le soba la parte del clitoris y santa no tarda en mojarle la cara con su primera corrida.

-Hayyy hayyyyy sí así así papito así chupame el chichi papi así, hayyyyyy que rico papi que rico, hayyyyyyyyyy ¡¡¡ papi no!!!! el capuchón no papi hayyyyy papi, me corro papi hayyyyyy

-Correte puta coorete, correte como una puta.

- Hay papi me voooyyyyyy, suéltame el capuchón papi hayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy me voooyyyyyy pappppppiiiii hayyyyyyyyy me coooooorrroooo me cooooorrrro papito rico hayyyyyyyyyyy.

Y se corrió por un buen rato entre grandes alaridos mientras su macho no dejaba de comerla por detrás.

Yo también me he corrido, pero estoy de vuelta empalmado, porque ahora el chulo de Frank se ha vuelto a sentar sobre la silla que tiene al lado y la ha pedido que le desabroche la bragueta, que le saque la polla y que lo masturbe con su culo.

Mi mujercita lo hace, se agacha, se pone de rodillas, le desabrocha, le aparta el boxer, le saca el pollón, se lo huele, lo masturba con las manitas, con las dos, luego se la lleva a la boca y le chupa la cabezota. Su macho la coje de los pelos y le da un cachete que suena, la ha dolido, y la dice que ya tendrá tiempo de mamarle, que lo que ahora quiere es que lo masturbe con su culazó, así que mi nena se da la vuelta, se coloca encima y de espaldas, con el pollón de Frank entre sus nalgas, lo empieza a masturbar sobandole la verga con el culo mientras su amante se deleita tomándola de las caderas o apretándole las tetas. De vez en cuando baja la mirada y se la queda mirando el rabo. La escena es expectacular, los estoy viendo de perfil y mi mujer ha arqueado de tal manera el culo, que sus nalgas parecen ser una parte independiente al resto de su cuerpo. Frank también se ha dado cuenta, rebuzna como un animal, la toma de las caderas, se pone de pie, la aparta la tanga a un lado, la da dos azotes bestiales, una en cada nalga, le apunta con el pollón a la entrada del potorro y se la clava entera de una sola estacada. Mi mujercita suspira, se pega al cuerpo de su macho para aumentar la penetración, le pide que se la meta duro, grita, berrea, se queja, le dice que lo ama, que no ve la vida sin él, que nunca se la deje de follar, que quiere ser suya siempre, que esta loca por él, que es capaz de todo por su polla, que es su dueño, su macho, su hombre, su marido, su todo.

-Ayyyy así vergón así , que rico vergón, que rico, así, mete papito, mete vergón.

-¿Te gusta mi polla verdad puta?

-Sí papi sí, tu bombón es el mejor que me he comido en toda la vida ufffff que grande ayyyyy que rico, mete pollón

- ¿Así te gusta puta? Y la toma fuertemente de las caderas y empieza un mete y saca brutal. Mi mujercita se arquea, trata de mantener la verticalidad, se coge a su macho para no caer, pero la cojida que le está dando es de campeonato y no tarda mucho en volver a correrse.

-Ayyyyyyyyyyyy Ayyyyyy asíiiiiiiiiiiiiii asíiiiiiii assiiiiii vergón así, dame , dale vergón, dale pollón, dame duro papi, destrózame, reviéntame el chochote ayyyyyyyyyyyyyy, ohhhhh ayyyyy papi asíiiii, me corro, meee coooorrroooo, me coooooooooorrrrrrrrrrooooooooooooooo Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyy Ayyyyyyyyyyyyyyyy Quuueeee riiiiiicoooooooo ohhhhhhhh Ayyyyyyyy

Y se corrió entre grandes alaridos y estremecimientos. Ha sido una corrida bestial y Frank que se ha dado cuenta, adrede o no, la suelta las caderas y mi nena cae al suelo con la pompa empinada como un bulto cualquiera. En el suelo sigue gimiendo y berreando porque su corrida todavía no ha terminado y se retuerce juntando los muslos para hacer fricción sobre su coño. Luego suspira, se soba el potorro, se estira, se acomoda el pelo, pero no se incorpora sino que la sigue mostrrando las pompas a Frank.

El chulo se la acerca, la levanta de los pelos, la jala de una manera brusca, se sienta sobre la silla, la pone encima tal como había hecho antes, pone el cabezón de su verga sobre el chocho de mi mujercita y lo soba un ratito, apunta directo a la entrada y se la clava sin contemplación. Se queda dentro, la dice que que lo folle, que mueva ese culazo que tiene y que le demuestre lo que lo ama. Mi nena se retuerce hacia adelante con la polla de su macho dentro, empina el culo todo lo que puede para que le vea el culazo en su máximo esplendor, mientras, por primera vez, toma las riendas de la cogida. Frank la tiene sujeta de las posederas y decide hasta donde entra y sale su polla del coño de mi nena. Mi niña se levanta bastante, saca la polla de su amante hasta que aparece el glande y luego se la vuelve a meter toda entera hasta que sus pompas rebotan por debajo del estómago de Frank. Primero lo hace despacio, con ternura, con amor, sintiendo como la polla de su macho sale y se vuelve a meter dentro de sus entrañas. Cuando esta abajo, le soba el culote para que Frank pueda sentir el roce de sus cachetes. El chulo se relame, la verdad es que este tipo tiene un control impresionante de su polla, cualquiera que se follase a mi mujercita mirándole el culote totalmente empinado tal como se lo estaba entregando, no tardaría mucho en venirse y sin embargo pareciera que a él esto no le afectase en absoluto. La mira extaciado el culazo, sopla, aspira fuerte como tratando de olerla el ano, la deja hacer y cuando mi mujercita da señales evidentes de que esta punto de correrse otra vez, la coge fuerte de la caderas, vuelve a tomar el mando de la follada y se la tira duro, como con rabia y sin compasión hasta que la hace venirse.

-Ahhhhhh ayyyyyyyy ohhhhhhh ahhhhhhhyyyyyyyy paaapiiiii asíiiiii dame, dame, dame duro síiiii asíiiiii, síiiiiiiiii asíiiiiiiii, me corrrrro paaaapiiiii

-Correte puta correte, correte como una putona.

-Ayyyyyy ohhhhhhhhhhhh huaaaaaaaaa hummmmmmm que rico, así, dame, dame duro, ayyyyyyyy que rico se siente, hayyyyyy que grande tu bombón, que gordo hayyyyyyyy me coooorrooooooooooooo ayyyyyyyyyyyyy papiiiiiii hayyyy tu pollón, tu pollón, tu pollón, tu pollón ayyyyyyyyyyyyyy huaaaaaa hummmm ahhhhhh ohhh ayyyyyyyyyy

Pese a que mi mujercita ya ha terminado de correrse y ahora se mantiene inerte, apoyada su espalda sobre el pecho de su macho, Frank no se detiene y la sigue bombenado, aunque ahora de una manera más pausada, como esperando a que mi mujer recupe el aire. La dice que es una puta, una putona multi orgásmica, la mejor de todas las putas que se ha follado, que se la quiere follar delante mío, que quiere dejarla preñada y que me encargue del niño como si fuera mío. Mi tere dice que si, que quiere tener un hijo suyo, pero que lo de folllar delante mío que eso mejor que no, que no quiere hacerme daño, que soy medio impotente y que conmigo nunca se corre pero que soy un buen hombre, buen marido y buen padre. La dice que se levante, que se de la vuelta y que se vuelva a sentar encima suyo. Mi nena lo hace, se saca la polla, le muestra las posaderas, se las soba, se da la vuelta, se acomoda encima suyo y se vuelve a clavar en esa estaca que tanto placer la está dando. El chulo la ha tomado de las nalgas y la está martillando sin descanso mientras le come la boca, la chupa las tetas, las soba, las ordeña. Estoy a punto de correrme otra vez y cuando veo que mi mujer se retuerce sobre el cuerpo de su amante, signo inequívoco de que está a punto de venirse, no puedo aguantarme más y me corro apuntando la leche a un lado de las cajas y tratando de apaciguar mi goce.

Mi mujer se ha vuelto a correr y ahora el chulote de Frank le dice que es su turno, se levanta con ella tomándola de las nalgas y se la folla parado mientras mi niña se aprieta a su cuello con los brazos y lo rodea con las piernas por la cintura.

La follada que la esta dando es bestial y sin quererlo me he vuelto a empalmar, mi nena gime, grita, se queja, lo insulta, le dice que la hace daño, que la esta matando, que la parte en dos, que no pare, que siga, que la reviente, que se corre y se vuelve a correr entre angustiosos quejidos. Luego el chulo la agarra fuerte y la tira al suelo, mi nena se queja, la ha hecho daño, se recupera. Frank la coge de la cadera, la dice que se ponga a cuatro patas, que la va ha follar como una perra, como la perra que es, que haga pompa y que levante el culazo todo lo que pueda, la corre la tanga a un lado, la apunta la verga al coño y se la mete hasta el fondo. En esa posición la tiene totalemente a su merced, con el culazo de mi mujer, desde ya su hembra, a su total disposición y disfrute y gozando de unas inmejorables vistas. La folla como un bestia en celo, esta a punto de correrse pero hace un último esfuerzo,se controla y logra arrancarle un orgasmo más.

-Ayyyy papi me corro, papi me corro.

-Vente puta vente, correte como una perra, ohhhhh ahhhh puta puta puta.

-Ayyyyy ayyyyy te amo, te amo, te amo vergón te amo ayyyyyy así así aaaasssíiiiii ayyyyyyyy ayyyy ohhhhhh hummmmmm ahyyyyyy vergón, pollón, chulazo ayyyyy

-Me corro puta me corroo ahhhhhh ohhhhh toma puta toma ahhhhh ohhhhhh, la tanga te queda pequeña puta, la tanga, puta, puta ohhhh

La coge la tanga de la parte de los hilos que sujetan el hilo central, los junta y de un jalón se la arránca. Luego se lo lleva a la nariz y huele la parte de la tela que cubre el coño. Aspira desesperado el aroma que su prenda más íntima desprende como si de aire vital se tratase, la coge de la cintura, la bombea fuerte, se arquea y se basea dentro mientras bufa como un poseso y no para de follarla hasta que la ha esparcido con la última gota de su semilla. Luego se separan, tiene el pollón medio flacido pero sigue siendo un monstruo. Mi niña se lo queda mirando y sin que la diga nada le coge de la pollaza y se la limpia a lenguetazos, se lo traga todo y se la deja reluciente.

Frank la limpia el coño con la tanga que antes le había roto y que ahora es un pedazo de hilo sin forma e inservible. Luego lo tira a un lado, se visten, se pegan otro morreo y se van.

Cuando se han ido, salgo de mi escondrijo, recojo la tanga de mi mujer y la huelo desesperado. Me mancho la cara con los restos del semen de Frank, pero no me importa, aspiro de ese olor a conciencia y vuelvo a correrme sin siquiera tocarme.

Luego salgo, la verdad es que no se que hacer con mi vida, tengo la nariz medio embarrada de los restos del semen de Frank y la tanga de mi mujer en una mano, pero ahora me doy cuenta y Mari me está viendo, me ha estado viendo todo el rato y rie burlona mientras escondo la tanga de mi mujer en uno de mis bolsillos para que no se de cuenta.

Me dice que no entiende como puedo dejar que un chulo como Frank se tire a mi mujer y que yo no haga nada al respecto. También me dice que Frank la está enamorando, que mi mujercita esta loca por él y que será mejor que haga como que no se nada, que no la incordie, que la deje que tenga su aventura y que acepte mis cuernos con resignación, que Frank la está utilizando sexualmente y que cuando se canse de ella la dejará y mi mujer volverá a ser mía nuevamente, pero que como le monte numeritos me pedirá el divorcio y se quedará con Frank aunque sea sólo como su puta. También me dice que Frank la ha dicho que mañana cuando bajemos a la playa va a lucir a mi niña como la puta que es, que la va exhibir delante de todos como si de la peor golfa de carretera se tratase y que así mata 2 pajaros de un tiro: 1.- le muestra a todo el mundo el pedazo de culo que se está cominedo y 2.- me humilla públicamente por ser un acojonado de mierda que no tiene los huevos de pararle los pies. Que luego se la va a follar como nunca se la han follado y que para darle la follada de su vida necesita tiempo, así que ha planeado algo y que para eso tengo que colaborar y hacerme el tonto, más si se puede y que si lo hago ella me puede llevar al sitio en el que la va a reventar y que si soy discreto, me dejará ver, que no me lo tengo ni que pensar, que de todas formas Frank se la va volver a tirar, así que, mejor será que lo vaya aceptando, que Teresa puede que legalmente siga siendo mi esposa pero que ahora es la puta de Frank y que eso ningún documento lo puede cambiar.

Luego nos vamos, volvemos a la fiesta, son como las 2y 30 de la mañana, nos encontramos con Frank y mi Tere que conversan cariñosamente. Nos acercamos, Mari la dice que ha estado conmigo charlando de la empresa y de las buenas perspectivas que se presentan. El cabrón este la tiene cogida de la cintura y no la suelta, luego mi Tere le dice que se retira, que está cansada, que mañana se ven, le da dos piquitos, me dice que si la acompaño y nos vamos.

Cuando subimos las escaleras hacía la primera planta me fijo en el culo de mi niña, en ese pequeño pantaloncillo que parece que se ve a reventar de lo estrecho que la queda y pienso que tampoco está tan mal ser el marido cornudo de una hembra como ella, que cualquier firmaría serlo con tal de degustar de los manjares de su intimidad, aunque sean sólo de forma esporádica y sin el deseo con el que se entrega a su verdadero hombre.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (23)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Silverland
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)