Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.468 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.058 Miembros | 17.512 Autores | 85.500 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » VENGANDOME DE MI HERMANA MAYOR
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 25-Dic-09 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Vengandome de mi hermana mayor

Ruben
Accesos: 81.498
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 61 min. ]
 -   + 
Este fue el primer relato que escribi y ya fue publicado anteriormente dividido en dos partes. Vuelvo a publicarlo todo junto tal y como lo escribi. Contiene amor filial y algo de gays Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

***Vengándome de mi hermana mayor***

Me llamo Elio, y actualmente tengo veintiún años, nací en suiza, pero vivo en Madrid desde pequeñito, soy actor, aunque no muy conocido por el nombre, y he salido en una serie de mucho éxito en España, aunque no diré cual es, ya que ahora no se emite, y tampoco me interesa que todo el mundo me reconozca, tengo una hermana que actualmente tiene veinticinco años, lo que contare en el relato ocurrió cuando yo tenia quince años y mi hermana diecinueve, pero para que lo entendáis mejor me remontare un poco antes.

Desde que mi memoria alcanza, siempre iba a todas partes con mi querida hermana mayor, ella se pasaba todo el tiempo jugando conmigo, ayudándome con los deberes, protegiéndome de los demás niños de mi edad…, para mi era casi como otra madre y la quería con locura, esto ocurría desde que yo tenia cinco años (que recuerde), pero cuando cumplí los once años esto empezó a cambiar, ella ya tenia quince añitos, y fue cuando se echo su primer novio, se llamaba Jaime, el tenia diecisiete años, era moreno, alto y un poco macarrilla, era el típico chico que todo lo que hacia parecía estar bien, y al que todos (chicos y chicas) adoran, pensándolo ahora, era un poco chulo, pero no era mal tipo, eso pensándolo ahora, porque en aquellos tiempos lo odiaba, ya que mi hermana prefería estar mil veces con el que conmigo, casi nunca estaba en casa, y cuando estaba, o no salía de la habitación y no dejaba que nadie entrara en ella o parecía estar continuamente en las nubes esperando la llamada de Jaime, cuando era Jaime el que venia a casa aprovechando que mis padres no estuvieran en ese momento, era peor, ya que mi hermana me obligaba a quedarme encerrado en mi habitación sin poder salir, en el colegio tampoco tenia tiempo para estar conmigo, ya que solo podíamos vernos en los recreos, pero ella siempre estaba hablando con sus amigas de cosas que yo no podía oír, así que el único momento en que estábamos juntos era cuando íbamos y veníamos de casa al colegio, que eran unos escasos cinco minutos para ir y otros tantos para volver.

Con Jaime estuvo saliendo unos cinco o seis meses, y cuando cortaron yo pensé que todo volvería a ser como antes, pero no fue así, fue incluso peor, ella no hacia mas que salir con sus amigas, e incluso muchas noches se iba a dormir a casa de alguna de ellas, así que acabamos distanciándonos completamente, nuestra relación era muy básica, prácticamente no nos decíamos nada a lo largo del día, y cuando lo decía era para reírse de mi, para mandarme algo o echarme la bronca, así que acabe prefiriendo no coincidir con ella.

Cuando corto con Jaime ella tenia quince años largos, y durante los siguientes dos años ella cambio muchísimo, y no solo de actitud, empezó a vestir con ropa mas corta, a maquillarse todos los días e incluso se puso dos piercings, uno en la nariz y otro en la lengua, que aunque ahora es muy normal, hace unos diez años no lo era tanto, sobre todo para una menor, pero mis padres la consentían todo sin rechistar, ya que como única condición la ponían que aprobara por lo menos hasta COU, (en aquella época se llamaba así, ahora seria hasta terminar el instituto), pero eso para mi hermana no era ningún problema, ya que era una buena estudiante, no excelente pero si buena.

Yo tenia once años cuando mi hermana lo dejo con Jaime, y al ver que cada vez mi hermana pasaba mas de mi, empecé a hacer mi propia vida, me hice dos grandes amigos, Rubén, mi amigo del colegio, que éramos prácticamente uña y carne, y Carlos, que vivía en mi mismo barrio, gracias a ellos, no me sentía triste por lo de mi hermana, y así pasaron tres años, pero un día de Febrero, las cosas dieron un giro inesperado.

Antes de continuar, os explicare como era yo físicamente en aquella época, media aproximadamente 1’70, llevaba el pelo a media melena, era rubio y tenía los ojos azules, y la verdad que era bastante guapete y solía ligar con facilidad.

Un sábado de Febrero todo cambio, serian mas o menos las seis de la mañana, y me desperté por un mal sueño que tuve, decidí levantarme para beber un poco de agua e ir al baño, para llegar a la cocina, había que pasar forzosamente por delante de la habitación de mi hermana, y al pasar por ella, me extraño que estuviera la puerta abierta, mire dentro pero no había ni rastro de mi hermana, era lo normal en un sábado, desde que hacia unos tres meses había cumplido los dieciocho años, salía de marcha todos los fines de semana, no le di importancia y seguí mi camino hacia la cocina, bebí un vaso de agua y me dirigí hacia el baño, pero antes de entrar, oí que se abría la puerta de la calle, me quede mirando para ver quien entraba, era mi hermana, que llevaba puesto un chaquetón bastante largo, que solo la dejaba a la vista su largas y negras botas de tacón, se la notaba que estaba bastante borracha, entonces se quito el chaquetón, lo colgó en el perchero de la entrada, y en ese momento mi hermana me pareció la mujer mas espectacular del mundo, la describiré tal y como la vi en ese momento, mi hermana se llama Cynthia, era rubia y tenia una larga melena que la cubría media espalda, ella era bastante alta 1’80 mas o menos, y con los tacones aun mas, llevaba bastante maquillaje, lo que la hacia una cara preciosa, aunque sin maquillar también lo era, llevaba un top muy escotado, y no debía de llevar sujetador a juzgar por lo mucho que se le marcaban los pezones, en ese momento me pareció que tenia unas tetas enormes, mas adelante me di cuenta de que no lo eran tanto, aunque estaban bien de tamaño y eran firmes, sus piernas eran muy largas, y las tenia cubiertas con unas medias, también tenia unas piernas preciosas, pero su verdadero punto fuerte era su culo, era absolutamente precioso, respingon, con una bonita curva y del tamaño perfecto, además llevaba una faldita vaquera muy pequeña y ajustada, después de ver a semejante mujer, me salieron unas palabras del alma que dije en voz alta.

Elio- ¡Madre mía!

Cynthia me oyó, se giro y me vio allí de pie, a cinco o seis metros de ella, en ese momento se dio cuenta de que yo estaba allí, sonrió y se acerco a mi, tambaleándose bastante, cuando estuvo en frente mía, me dio un beso en la mejilla y me saludo, entonces se dio cuenta de algo que ni yo mismo me había dado cuenta, ¡¡EL NABO SE ME HABIA PUESTO DURO Y YO TENIA MI MANO TOCANDOMELO POR ENCIMA DEL PANTALON!!, mi hermana puso una cara un poco rara, pero luego volvió a sonreír, me quito mi mano de mi paquete, y puso la suya, estuvo dos o tres segundos que a mi me parecieron largísimo, luego la quito, me dio otro beso en la mejilla, aunque este parecía distinto, era como mas sensual, y me dijo:

Cynthia- Esta muy bien, tiene buen tamaño.

Y después de decir eso, se dio la vuelta y se fue a su habitación, yo me quede mirando su hermosa figura, hasta que llego a su cuarto, entonces me metí en el baño, no sabia muy bien lo que había pasado, ¿Por qué me había excitado viendo a mi hermana? Era cierto que tanto Rubén como Carlos siempre me decían que mi hermana estaba muy buena, y a mi siempre me había parecido guapa, pero nada mas, y sin embargo ahora, tenia la polla a punto de explotar gracias a ella, ¿y que significaba lo que ella había echo?, me imagino que seria por lo borracha que estaba, pero, ¿de verdad le parecía que la tenia de buen tamaño?

Entonces me baje el pantalón y el calzoncillo, y allí estaba mi polla, totalmente erecta y apuntando hacia el techo, me quede mirándola, y la verdad es que me pareció grande, pero no podía comparar, nunca había visto ninguna otra, así que decidí que debía informarme, pero eso seria otro día, ahora debía ocuparme de bajar el hinchazón de mi polla, cerré la llave del baño, me senté en la taza del water, y empecé a meneármela, normalmente solía pensar en la chica con la que estaba enrollado, en alguna famosa e incluso en una de mis profesoras, que estaba muy bien, pero ese día no lograba sacarme de la cabeza a mi hermana, me la imaginaba desnudándose delante mía, restregándome las tetas por la cara, chupandome la polla…, y entonces solté una enorme corrida que cayo en el suelo y en una de las paredes del baño, después de esa paja, me sentía en la gloria, aunque duro poco, porque al ver toda la corrida por el baño me asuste un poco y me puse a limpiarlo, una vez limpio, me fui a mi cuarto y me acosté en la cama, allí empecé a sentir remordimientos por haberme masturbado pensando en Cynthia, por muy buena que estuviese era mi hermana, y no estaba bien, pero entonces empecé a recordar la preciosa imagen de mi hermana que había visto antes, y se me volvió a poner dura, así que sin dudarlo ni un momento me agarre el pollon y me casque una paja a toda velocidad, corriéndome en mis sabanas, luego las quite, me tumbe en el colchón y me dormí con una sonrisa en la cara.

A la mañana siguiente, al ser domingo, me levante sobre las doce, me duche, luego cambie las sabanas de mi cama y me fui al salón a ver la tele junto a mis padres, mi hermana no se levanto hasta casi las tres, que era la hora en la que solíamos comer, cuando entro en el salón, mi padre, mi madre y yo ya estábamos sentados en la mesa esperándola para empezar a comer, Cynthia llevaba puesto todavía el pijama, como era invierno, llevaba un pijama blanco y largo, que no se de que material seria pero era muy suave al tacto, y además estaba un poco despeinada, y aunque la había visto así montones de veces, no se por que, me excite mucho con esa imagen, además me fije que se le marcaban ligeramente los pezones, con lo que no debía llevar sujetador, para comer, mi madre y mi padre se sentaban en un sillón uno al lado del otro, y mi hermana y yo nos sentábamos en otro, también uno al lado del otro, yo tenia la polla realmente dura, y me daba vergüenza de que mi hermana pudiera verlo, así que comí lo mas rápido que pude, y cuando termine me fui rápidamente al baño, y allí me la volví a cascar pensando en mi hermosa hermana, después me fui a mi cuarto y me tumbe en la cama.

A los diez minutos, alguien llamo a mi puerta, le dije que pasara, y vi que era mi hermana, no se porque, pero al verla me puse muy nervioso.

Cynthia- Elio, ven a mi habitación un momento, quiero hablar contigo.

Después de decir esto, se fue a su habitación sin esperar mi respuesta, yo me levante de la cama un poco preocupado, ¿de que querrá hablar?, ¿se daría cuenta de algo?, entre en su habitación un poco tembloroso, Cynthia me dijo que cerrara la puerta y así lo hice, ella se iba a duchar, así que estaba preparando la ropa que se iba a poner después.

Cynthia- ¿Les has dicho algo a papa y a mama sobre lo de ayer?

¡¡¡¡ ¿Qué?!!!! Así que se había dado cuenta de todo, ¿Qué iba a hacer ahora?

Elio- No… aun no les he dicho nada… pero… pero…

Cynthia- Bien, no les digas que estaba borracha cuando llegue a casa ¿vale?

¡Buffffff!, se refería a eso, pero entonces sentí que yo dominaba la situación.

Elio- Anda, ¿y porque no se lo puedo decir que estabas borracha si es verdad?

Cynthia- Porque si se enterasen se enfadarían, y posiblemente me castigarían, y además, es un favor que te esta pidiendo tu hermana mayor.

Elio- No se, no se, ¿que gano yo guardándote el secreto?

Cynthia- Ja, ja, ja, así que me vas a hacer chantaje ¿verdad?, bueno, pideme lo que quieras.

Al oír esas palabras, por mi mente pasaron varias opciones, pedirla que se desnude, que me la chupara, o incluso ir aun mas lejos, pero sabia que si la pedía algo de eso se enfadaría y no lo haría, y las consecuencias serian terribles para mi.

Elio- Pues ahora mismo no se.

Cynthia- Piensatelo mientras me ducho y luego me lo dices.

Cogio el montoncito de ropa que había puesto encima de su cama, abrió la puerta, pero antes de llegar a salir, volvió a cerrar, dejo nuevamente el montoncito de ropa sobre la cama.

Cynthia- Se me olvidaba, también quería pedirte perdón por lo de ayer.

Elio- ¿Qué? ¿Perdón a mi? ¿Porque?

Cynthia- Por si te incomode con lo que hice ayer, lo de tocártela y lo que te dije y eso…

Elio- ¡¡¡Ah!!! no te preocupes, me sorprendió un poco pero nada mas, supuse que era por lo borracha que estabas.

Cynthia- Claro, fue por eso, pero me acuerdo perfectamente que la tenias muy dura ¿eh?, supongo que ibas al baño a hacerte un pajote ¿verdad?

Al decir eso se quedo mirándome con una sonrisa en los labios y mirada interrogante, yo sentí como me ponía colorado, e intente negarlo.

Elio- ¡¡¡ ¿Qué?!!! ¿Qué estas diciendo? Eso es mentira, yo no hago esas cosas.

Cynthia- Ja, ja, ja, ¿Qué dices?, no hace faltas que mientas, tu habitación esta pegada a la mía, muchas noches oigo como lo haces ¿eh?

Elio- Bueno, ¿y que?, seguro… seguro que… ¡SEGURO QUE TU TAMBIEN LO HACES!

Cynthia- Pero no te enfades, si es muy normal, y yo por supuesto que lo hago, es más, ahora mientras me duche me masturbare.

Al oír eso, me quede completamente sorprendido, ella sonrió, cogio nuevamente su ropa, me dijo que me pensara que es lo que quería mientras ella se duchaba y salio del cuarto.

Esa revelación de mi hermana me había puesto realmente cachondo, la verdad que nunca había pensado que mi hermana se masturbase, aun que era lógico que lo hiciera, entonces empecé a imaginármela masturbándose mientras la caía toda el agua de la ducha sobre su cara y su tremendo cuerpo, entonces no pude mas, cerré la puerta de la habitación de Cynthia, y allí mismo me empecé a masturbar, estar en su habitación me daba aun mas morbo, y además tenia sobre su mesita una foto de ella junto a su amiga Jessica, que también estaba bastante buena, así que la cogi, me la puse justo delante de mi polla, y cuando me corrí, descargué toda mi leche sobre ella, durante un segundo, pensé en dejar otra vez la foto en su sitio sin limpiarla, pero la lógica se impuso y la limpie, cuando quedo sin rastro de mi semen, me fui a mi habitación y me tumbe nuevamente en mi cama.

No se cuanto tiempo llevaba allí tumbado, pero de pronto oí la voz de mi hermana.

Cynthia- ¿Otra vez ahí?, ¿Qué pasa que estas enamorado o que?

Mire sorprendido, y vi a mi hermana en la puerta de la habitación, todavía tenia el pelo mojado e iba vestida con un pantalón ajustado y un jersey, yo entre el culo que le hacia el pantalón y lo guapa que estaba con el pelo mojada, volví a sentir una vez mas como se me ponía duro el pene.

Elio- Si, bueno, mas o menos.

Cynthia- Bueno, bueno, me da igual, no tengo tiempo para tus tonterías, dime que has decidido que quieres por tu silencio.

Elio- Bueno…, pues…, quiero que me dejes tu ordenador.

Cynthia- ¿El ordenador? Eeeeeeeeeeeh, bueno, esta bien, pero esperate aquí un momento.

Al decir eso se fue a su habitación, en nuestra casa solo teníamos dos ordenadores, uno era el de mi padre, y otro el de mi hermana, y ninguno de los dos solía dejármelo, al cabo de unos cinco minutos Cynthia me llamo desde su habitación, fui para allí, y me explico que me había hecho una cuenta de usuario, así no había peligro de que yo viera sus archivos, me dejo allí y ella se marcho a la calle.

Después de una hora o así, mis padres vinieron a decirme que ellos también se iban fuera, y que llegarían después de cenar, así que me quede allí solo, sabia que estaría solo durante toda la tarde, así que llame a Carlos y le dije que se viniera a mi casa, el apenas tardo en llegar, ya que vivía en mi mismo barrio, cuando llego apague el ordenador, y pusimos una película porno que el había traído, en seguida me puse cachondo, y decidí salir de dudas respecto al tamaño de mi nabo, así que le pregunte a Carlos cuanto le media a el, el se quedo mirándome, y entonces se la saco, yo me quede unos segundos mirándola, sorprendido de que se la hubiera sacado, pero entonces me la saque yo para poder compararlas, entonces vi que la mía era un poco mas grande y un poco mas gorda que la suya, con lo que me sentí muy contento, y ya que estábamos así, decidimos hacernos una paja mientras veíamos la película.

Cuando se acercaba la noche, Carlos se fue, poco después llego mi hermana, me pregunto si había usado su ordenador, la dije que si, y ella dijo que ya estábamos en paz, y se metió en su habitación, yo me puse a ver la tele en el salón mientras me comía un bocadillo, poco después apareció Cynthia con una ensalada, se sentó en otro sillón, y en toda la noche no me dirigió la palabra.

A partir de ese día, aunque parecía que todo seguía igual que siempre, no era así, ya que no podía dejar de pensar en mi hermana, de excitarme viéndola, masturbarme pensando en ella…

Nadie noto nada, y nada cambio hasta un día de verano, Cynthia ya había acabado el instituto, aunque ya no iba a seguir estudiando, y yo había acabado el colegio, y al año siguiente iría al instituto, Carlos ya me había dicho que en verano se marcharían su familia y el a Córdoba a vivir, y un día de Julio se fueron, había perdido a unos de mis amigos del alma, y además era con el que mas confianza tenia, en Agosto, además, Rubén se marcho con su familia de vacaciones a Tarragona todo el mes, así que me quede en verano sin amigos, con lo que me pasaba todo el día en casa.

Últimamente mi hermana pasaba mas tiempo en casa, aunque era porque se traía a su amiga Jessica, Jessica era morena, de la edad de mi hermana, un poco mas bajita que ella, y también estaba muy buena, era bastante guapa, tenia incluso mas y mejores tetas que mi hermana, aunque su culo, aunque lindo, no podía competir con el de mi querida hermana, en definitiva, estaba muy buena pero no me daba el mismo morbo que Cynthia.

Que ahora se pasara mas tiempo en casa no significara que habláramos más, por que ella seguía pasando casi completamente de mí, incluso su amiga hablaba más conmigo que ella.

Yo seguía masturbándome siempre que podía en la habitación de mi hermana, ya que me daba mucho morbo correrme encima de sus cosas, me había corrido sobre todas las cosas que ella tenia a la vista, incluidas sus sabanas, pero esta vez me puse a revolver sus cajones, y me pare cuando encontré en el que guardaba sus tangas y braguitas, entonces, con mucho cuidado de no descolocarselo mucho cogi las primeras que me llamaron la atención, era un tanguita negro muy pequeño, entonces casi como un acto reflejo me lo guarde en el bolsillo, y salí de la habitación, entre en la mía, cerré la puerta, me enrrolle su tanga en mi mano derecha, y con esa misma mano me la empece a menear, esa forma de pajearme me gusto mucho, así que de allí en adelante solo me pajeaba así, hasta que unos diez días después, decidí cambiar de método, ahora lo que hacia era correrme sobre el, cada dos o tres días lo echaba a lavar y cogia otro nuevo, y mientras lo escondía debajo del colchón.

Esa se había convertido en toda mi pasión, correrme sobre las braguitas de mi hermana mientras me imaginaba follandomela, con eso me conformaba, hasta que llego Octubre, aunque me seguía gustando correrme en sus braguitas, yo necesitaba algo mas, estaba harto de imaginármela desnuda, necesitaba verla sin nada de ropa encima, quería ver sus tetas, su lindo culo y su oculta conchita, así que ideé un plan que a mi me parecía perfecto, mi hermana y Jessica solían venir a mi casa los viernes y sábados por la noche para cambiarse y luego salir de marcha, así que decidí esperar al siguiente viernes, cuando se acerco la hora en la que solían llegar, me fui a la habitación de Cynthia y me escondí debajo de su cama, el único inconveniente que vi a mi plan era que mis padres también estaban en la casa, pero decidí arriesgarme, no estuve mucho tiempo debajo de la cama esperando cuando se abrió la puerta y pude distinguir sus voces, entraron en la habitación, y entonces me puse muy nervioso, ellas empezaron hablar de un tal Jorge, que parecía ser el novio de Jessica y de un tal Marcos, que debía serlo de mi hermana, aunque no preste atención a lo que decían, de repente se oyó la puerta del armario, y supuse que ya estarían eligiendo la ropa que se pondrían, entonces me asome un poquito, solo las veía de cintura para abajo, pero asomarme mas seria un riesgo que no quería tomar, veía a mi hermana que llevaba un vaquero puesto, y Jessica, que llevaba una minifalda, y lograba ver un poco por debajo, de pronto una camiseta cayo al suelo, eso significaba que ya empezaban a desnudarse, la camiseta que cayo al suelo no me sonaba habérsela visto nunca a mi hermana, así que debía ser de Jessica, seguidamente, se quito las sandalias que llevaba, y después la minifalda, entonces pude ver su culito, ahora solo llevaba un tanguita blanco, nada mas ver eso, se me puso el rabo duro, quería verla las tetas, pero como era peligroso decidí no hacerlo, ahora solo faltaba esperar que fuera Cynthia quien se desnudara.

Cynthia- Vaya Jessica, has engordado últimamente ¿eh?

Jessica- ¿Qué dices? Sigo estando mas delgada que tu.

Cynthia- Ju, ju, que más quisieras.

Jessica- Desnúdate y comparamos.

A los pocos segundos de esa conversación, cayo en el suelo otra camiseta, esta vez solo podía ser de mi hermana, así que me concentre únicamente en ella, entonces empezó a desabrocharse el pantalón y a bajárselo poco a poco, cuando se lo quito totalmente, contemple una preciosa visión, Cynthia solo llevaba un tanga también blanco, pero lo maravilloso era ver ese culo completamente perfecto, la polla se me hincho aun mas, y no pude aguantar las ganas de masturbarme, así que me la saque del pantalón, y allí mismo me la empecé a menear, ellas se pusieron a hablar de quien estaba mas delgada, aunque no le preste atención, estaba demasiado absorto viendo el culo de mi hermana y meneándomela mientras me imaginaba hundiendo mi polla en su ojete, de pronto cayo al suelo un sujetador, yo no sabia de quien era, pero me ponía malo al imaginar que pudiera ser de Cynthia, así que decidí asomarme un poco mas, entonces vi a Jessica con las tetas al aire, al principio sentí un poco de decepción, pero cuando me fije bien vi que tenia unas tetas preciosas, bastante grandes y tenia los pezones grandecitos y oscuritos y estaban completamente de punta, eso me excito tanto que me corrí en el acto, mi corrida cayo en parte en el somier de la cama, y la otra parte encima de mi, pero no me importo, a pesar de haberme corrido, seguía muy cachondo, y como seguramente mi hermana estaría a punto de quitarse el sujetador, seguí asomado, pero entonces sin motivo aparente, Jessica se tapo los pechos con los brazos y señalo hacia donde yo estaba, entonces me di cuenta de un error garrafal, ¡TENIA LA CABEZA COMPLETAMENTE FUERA!, yo intente esconderme, pero ya era muy tarde, Cynthia se acerco a mi con cara de mala ostia, me agarro de los hombros y me saco de debajo de la cama, entonces vio que tenia la polla fuera y los restos de semen que había en mi cuerpo.

Cynthia- ¡¡¡PERO QUE… ¿Qué COÑO HACES?!!! ¡¡¡ ¿TE METES EN MI HABITACION A ESPIARNOS Y ENCIMA TE MASTURBAS?!!! ¡¡¡ ¿TE DAS CUENTA DE LO QUE HACES?!!!

Elio- Pe… perdón… no se… no se por que lo hice…no… no se lo digas a papa y a mama… por favor.

Cynthia- Por supuesto que se lo voy a decir, y además ahora mismo.

Ella me agarro de la muñeca y me llevo al salón, que era donde estaban nuestros padres, y allí les contó con pelos y señales todo lo que había pasado, incluido lo de la paja, por supuesto mis padres pusieron el grito en el cielo, me echaron una bronca tremenda, me cayeron un par de bofetadas, y me castigaron a todo lo que se les ocurrió indefinidamente, lo único bueno fue que tanto mis padres como Cynthia se creían que a quien yo quería espiar era a Jessica y eso me salvo de algo mucho peor.

A partir de ahí, me pasaba los días enteros en mi habitación, y cuatro o cinco días después de lo ocurrido, Cynthia entro en mi habitación, yo estaba muy enfadado con ella.

Elio- Fuera de mi habitación.

Cynthia- Cállate que vengo a hablar contigo, primero te diré que te mereces todos los castigos que te han puesto, ya que lo que hiciste fue asqueroso, pero, me siento un poco culpable por haberme chivado, ya que tu te callaste que me viste borracha…

Elio- Ojala me hubiera chivado.

Cynthia- Bueno, para compensarte te daré algo para que no tengas que volver a espiarnos.

Cynthia me dio un sobre cerrado, y me dijo que lo guardara bien y que no dijera a nadie que lo tenia, y antes de que pudiera abrirlo se fue diciendo que me dejaba a solas para que pudiera pajearme a gusto, abrí el sobre y para mi sorpresa vi que se trataba de una foto de Jessica vestida únicamente con un tanguita, la verdad que la foto me levanto el animo, y lo que no era el animo también, así que me la saque inmediatamente y me masturbe con violencia, gracias a la foto estuve dos semanas sin pensar en Cynthia, pero pasada la novedad de la foto, volví a excitarme pensando en mi odiada hermana.

No volvió a pasar nada nuevo hasta finales de Enero, Cynthia tenia diecinueve años recién cumplidos y yo estaba a punto de cumplir quince, las cosas ya se habían normalizado, tanto mis padres como Cynthia e incluso Jessica parecían haberse olvidado de que las espié, a mis padres les dieron una semana de vacaciones en sus trabajos, y decidieron irse a Suiza, hubiéramos ido todos, pero como yo tenia instituto y no podía quedarme solo en la casa, se quedo también Cynthia.

Llevaba dos días notando a Cynthia más rara conmigo de lo normal, pero no le daba importancia, ya que tenía a Cynthia para mi solo, y ella pasaba mucho tiempo en casa, ya que no quería dejarme solo en la casa demasiado tiempo.

Había pasado ya casi toda la semana, pero el sábado, mi hermana me sorprendió, desde que amaneció ella estaba siendo muy simpática conmigo y hablaba mucho conmigo, me preguntaba si tenia novia, si me gustaba alguien…

Ese día estaba siendo muy bueno, incluso mi hermana me preparo la comida y la cena a mi, cuando había sido al revés toda la semana, después de cenar Cynthia me dijo que iba a salir, pero que enseguida subiría, yo me fui a mi habitación y me tumbe en la cama a pensar sobre el cambio de mi hermana, después de una media hora, oí la abrirse la puerta de la casa, oí como mi hermana iba primero al salón, luego a su habitación, en el que permaneció unos minutos y luego llamo a mi puerta, yo me extrañe mucho, pero la dije que pasara, ella entro y encendió la luz y entonces vi que llevaba puesto el uniforme de cuando iba al colegio acompañado de dos coletitas, el uniforme le quedaba pequeño de todos los lados, ya que desde que iba al colegio había crecido bastante, verla así vestida me excito al instante, y se me puso el falo a punto, Cynthia me pregunto si la quedaba bien, y lo único de lo que fui capaz fue de balbucear algo parecido a un si, ella sonrió y se sentó en la cama, yo no sabia que hacer, ¿a que venia todo esto?, entonces Cynthia puso su mano en mi pierna, y me dijo que no sabia porque, pero que hoy le parecía muy atractivo, yo me puse un poco rojo, pero no dije nada, ella empezó a subir su mano por mi muslo lentamente, y cuando llego a la altura de la ingle me miro, sonrió y puso su mano sobre mi erecta polla.

Cynthia- ¡Vaya! Veo que la tienes a punto ¿eh?, ¿eso es por mí?

Yo me puse aun más rojo, pero no conteste nada.

Cynthia- Me gustaría que se te hubiera puesto así de dura por mí, me sentiría halagada.

Elio- Claro… claro que se me ha puesto dura por ti. Siempre que se me pone dura es por lo mucho que tú me excitas.

Cynthia se sorprendió mucho, pero luego sonrió.

Cynthia- Siempre ¿eh?, me alegra oír eso. ¿Y después que haces?, ¿te masturbas pensando en mi?

Elio- Si… claro que si, me… masturbo siempre que puedo, y siempre… siempre pensando en ti.

Cynthia- Me alegra mucho oír eso.

Entonces me bajo un poco el pantalón y los calzoncillos, se quedo mi polla al descubierto, Cynthia se quedo mirándola unos momentos, sonrió y me la cogio meneándomela muy, muy lentamente.

Cynthia- ¡Vaya! La tienes bastante grande ¿eh? ¿Te gustaría metérsela a tu hermanita?

Al oír esas palabras se me puso aun más dura, y me salieron las primeras gotas de semen.

Elio- Pe… pe… pero… esto debe ser… una broma. ¿Verdad?

Cynthia- ¿Una broma dices?, ¿crees que esto es una broma?

Entonces me cogio mi mano y me la puso encima de sus bragas, justo encima de su chochete, y note que tenía las bragas completamente mojadas, yo empecé a babear, ella sonrió, me soltó la polla y se levanto, y mientras se dirigía a la puerta dijo:

Cynthia- Pero bueno, si tú no quieres me voy, perdón por haberte molestado.

Elio- ¡NO TE VAYAS!

Mi hermana se dio la vuelta, me sonrió y me pregunto que había dicho.

Elio- Que no te vayas, que si que quiero hacerlo… quiero follarte.

Cynthia- Bien, me alegra oír eso, desnúdate y vente al salón, te espero allí completamente desnuda y mojada.

Cynthia se marcho de mi habitación, yo me quede unos segundos parado sin hacer nada, pero enseguida me quite absolutamente toda la ropa, y completamente desnudo fui corriendo hacia el salón mientras que le gritaba a mi hermana "prepárate, que voy a hacerte de todo", pero cuando llegue al salón, me lleve una sorpresa que no esperaba, en el salón no solo estaba Cynthia, sino que estaba Jessica, dos chicas mas que no conocía y tres chicos que tampoco me eran familiares, todos ellos vestidos y riéndose de mi, yo no sabia que hacer, me estaba muriendo de la vergüenza, mi hermana lo había preparado todo para reírse de mi, entonces rompí a llorar y me fui corriendo a mi habitación, y a mi me encerré durante lo que quedaba de día y durante el siguiente, sin salir siquiera para comer.

La semana siguiente ya habían vuelto nuestros padres, yo temía que Cynthia les dijera algo, pero por lo visto no fue así, ya que nunca me dijeron nada, yo intente no coincidir con mi hermana, y cuando coincidía, no la miraba a la cara, llego el sábado por la mañana, nuestros padres estaban trabajando, y para no quedarme solo con mi hermana me quede en mi habitación.

De repente se abrió la puerta y entro Cynthia, en cuanto la vi la grite que se fuera, que no quería volver a verla y que la odiaba.

Cynthia- Tranquilízate, primero escúchame, y después gritame lo que quieras.

Elio- A VER DIME.

Cynthia- Lo que hice el sábado te lo tenias merecido, eso te pasa por pensar esas cosas sobre tu hermana.

Elio- ¿Y como lo sabias? ¿Cómo sabias que yo… que tu… me gustabas?

Ella se rió, se acerco a mi cama, metió la mano bajo el colchón, y saco su tanga que yo tenia escondido y que usaba para masturbarme.

Cynthia- Encontré esto. Y no me gusto ver en mi tanga restos de tus corridas.

Yo me puse totalmente colorado, y tarde un poco en decir algo.

Elio- Vale, tienes razón, no esta bien lo de las bragas, pero aun así te pasaste mucho con tu broma.

Cynthia- Si lo se, por eso vengo a compensarte.

Elio- ¿A compensarme? ¿Y como piensas hacerlo?

En cuanto dije eso, ella saco algo de su bolsillo y lo lanzo encima de la cama, la cogi y vi que era un tanguita negro, lo reconocí por que fue el primero que cogi de ella, pero note que estaban mojadas, entonces la interrogue con la mirada.

Cynthia- Notaras que están mojaditas, eso es porque me las he quitado justo antes de entrar, puedes quedártelas para siempre, pero no vuelvas a coger ninguna otra. ¿Te queda claro?

Elio- Si me ha quedado claro, pero no pienses que solo con esto se me olvidara lo de la semana pasada.

Cynthia- ¿Solo con esto? ¿Y que esperas que haga? ¿Qué te la chupe?

Elio- Yo no he dicho que quiera que me hagas nada, solo he dicho que no te voy a perdonar solo con esto, aunque te agradezco mucho el regalo del tanga.

Cynthia- Bueno, tienes razón, se me ocurre otro regalo que te puedo hacer, cierra los ojos.

Yo me quede extrañado, pero cerré los ojos, por un momento pensé que me iba a hacer lo que había dicho de la mamada, y aunque no llego a tanto, también estuvo muy bien su regalo, cuando me quise dar cuenta, mi hermana me estaba dando un besazo con lengua incluida en la boca, el beso estaba durando muchísimo, y yo me estaba muriendo de gusto, entonces puse mis manos en su culazo y mientras me seguía besando se lo acariciaba.

Después del largo beso, Cynthia me sonrió y me dijo:

Cynthia- Espero que te haya gustado, por que ya no habrán mas regalos. Me voy, te dejo solos para que puedas masturbarte, y recuerda esto, ¡NO VUELVAS A TOCARME COMO LO HAS HECHO ANTES!, chao.

Cuando se fue, me quedó una sensación agradable, gracias al beso, pero a la vez sentí un odio increíble hacia mi hermana, ya que me parecía una chula de mierda, y me jure a mi mismo que tarde o temprano me vengaría de ella, y para relajarme, me hice un pajote a su salud.

A partir de entonces, trataba a Cynthia lo mas fríamente que podía, aunque creo que a ella la daba exactamente igual, e incluso para darme rabia, cuando no estaban nuestros padres, traía a sus rolletes y se liaba con ellos delante mía.

A mediados de Marzo hice un descubrimiento muy importante que mas adelante me ayudaría en mi propósito de venganza, estábamos solos en casa Cynthia y yo, yo estaba en el salón y ella en su habitación chateando con su ordenador, de pronto llamaron al teléfono, lo cogi, y resulto ser Jessica, que quería hablar con mi hermana, fui hasta su habitación y la dije que Jessica estaba al teléfono, Cynthia fue rápidamente sin ni siquiera darme las gracias, estuvo hablando por teléfono por lo menos media hora, y cuando colgó, me dijo que bajaba un momento pero que no tardaría en bajar, cuando se fue me dirigí a mi habitación, y al pasar por delante de su habitación me di cuenta de que se había dejado encendido el ordenador, así que decidí aprovechar y ver sus archivos, me fui directamente a sus carpetas de imágenes, tenia bastantes, aunque la mayoría eran de las navidades, sus cumpleaños o los de sus amigos, pero me llamo la atención una que se llamaba Jessica y yo, la abrí y empecé a ver las imágenes en el mismo orden en que estaban, la primera era de Jessica en tanga, me era familiar, porque era la misma que Cynthia me había dado, eso me animo a seguir viendo las demás, y lo que vi me dejo sorprendido y muy excitado, ¡había muchas fotos de Jessica desnuda y en otras estaba follando con chico, pero mi sorpresa fue mayor cuando vi unas fotos de mi hermana desnuda completamente y otras en las que follaba con el mismo chico de las fotos de Jessica!, estuve unos minutos con la boca abierta, pero mi primera reacción fue introducir un disquete en el ordenador y grabar allí las fotos, luego lo escondí en mi habitación, volví a la habitación de Cynthia, y me masturbe viendo las fotos de mi hermana.

Cuando subió Cynthia, no sospecho nada, pero yo tenia en mi poder algo verdaderamente valioso, mis padres, como todos los días de diario llegaron a las ocho de la tarde, entonces por mi cabeza paso la idea de enseñarles las fotos, y así joder a mi hermana, pero decidí que no, que si las tenia yo estaba seguro de poder usarlas para chantajearla de algún modo, así que me las guarde hasta que llegara ese momento.

Llego el verano, gracias a mi rendimiento en el instituto, mis padres me compraron un ordenador, con lo que podía disfrutar de las fotos de Jessica y Cynthia siempre que quisiera, además me hice alguna copia mas del disquete, para mas seguridad, yo ya tenia quince años, y mi hermana diecinueve, ella seguía sin trabajar, y pasaba mucho tiempo en casa con su amiga Jessica, hacia mucho ya que no se traía a sus rolletes a casa.

En Julio, mi amigo Carlos me llamo diciéndome que a mediados de ese mes volvería a su antigua casa junto con su familia, y se quedaría hasta finales de Agosto, yo me alegre muchísimo de esa noticia, y espere con muchas ganas ese día.

Llego el día en que Carlos venia a Madrid, y desde entonces quedábamos todos los días por la mañana y por la tarde, siempre estábamos juntos por la calle, casi nunca subíamos a mi casa para no coincidir con mi hermana y su amiga.

Mis padres se fueron de vacaciones a Suiza quince días, desde el uno de Agosto hasta el quince, se iban con otro matrimonio amigo suyo, con lo que no nos llevaron consigo, así que nos quedamos solos en la casa Cynthia y yo, a mi no me gustaba mucho la idea pero no podía hacer nada.

Los cuatro primeros días fueron como se podía esperar, a pesar de que ella no solía estar y cuando estaba estaba con Jessica, y que yo estaba todo lo que podía por ahí con Carlos, coincidíamos bastante tiempo en casa, y prácticamente no hablábamos nada.

El quinto día sin embargo paso algo diferente, y totalmente inesperado, ese día me levante tarde, ya que no había quedado con Carlos, me di una ducha como de costumbre, me vestí y desayune, luego me puse a ver la televisión, sobre la una o una y media, mi hermana me dijo que salía, y que no vendría a comer, con lo que me iba a quedar solo en casa, llame inmediatamente a Carlos, para ver si quería venir a mi casa a comer, el acepto, y a las dos ya estaba en mi casa, llevaba una bolsa en la mano, le pregunte que era y el me enseño una película porno, yo me alegre, y le dije que después de comer la veríamos.

Comimos un poco de arroz blanco que había hecho, después fregué los platos y cubiertos y nos pusimos unos minutos a hablar de fútbol, pero enseguida decidimos poner la película porno.

Nos sentamos los dos en el mismo sofá, a medio metro escaso de separación, la película no tenia apenas argumento, y enseguida se pusieron a follar, como era nuestra costumbre, nos sacamos la polla y nos la empezamos a menear mientras veíamos como follaban en la película, pero a los dos minutos, sentí una mano en mi polla, rápidamente mire y era Carlos el que había puesto su mano, me levante del sofá lo mas rápido que pude.

Elio- ¿PERO QUE HACES?

Carlos- ¿Qué? ¿Te ha molestado? Lo siento, no se por que lo he hecho, perdona, no lo volveré a hacer.

Elio- No pasa nada.

Volví a sentarme en el sofá y seguimos viendo la película como si no hubiera pasado nada, aun no se porque, pero al rato le dije a Carlos que si quería podía hacer lo mismo de antes, el me miro, y sin decir nada, puso su mano en mi polla y me empezó a masturbar, la verdad es que me daba mucho gusto, entonces mire la entrepierna de Carlos, y vi su pene, lo tenia totalmente erecto, entonces inconscientemente me tumbe poniendo mi cabeza entre sus piernas, tenia el cipote de Carlos a escasos centímetros de mi cara, y de repente, me lo metí en la boca, fue una sensación muy extraña, sabia muy salado, pero a los pocos segundos Carlos me dijo que levantara la cabeza y mirara, entonces allí vi a mi hermana y a Jessica, tenían una cara de sorpresa las dos, cuando reaccionaron, solo dijeron perdón tímidamente y se fueron a la habitación de Cynthia, nos quedamos en el salón Carlos y yo, durante un rato no dijimos nada.

Elio- perdón por lo de antes, no se por que lo he hecho.

Carlos- No te preocupes, en realidad me ha gustado bastante.

Al oír eso me quede mirándole con una cara extraña, hasta que me decidí por preguntarle.

Elio- Oye, ¿tú eres gay?

Carlos- Bueno…, digamos que durante este año he descubierto que me gustan los hombres y las mujeres.

Elio- ¿Y hasta donde has llegado con hombres?

Carlos- De momento solo he hecho y me han hecho sexo oral, el anal todavía no lo he probado… ¿y a ti te gustan los tíos?

Elio- No, en absoluto. Lo de antes no se porque lo he hecho, pero no me gustan.

Carlos- Ya, pero… ¿te ha gustado?

Elio- ¡¡¡¡NO!!!! Bueno, no era tan asqueroso como me lo imaginaba, pero aun así no me ha gustado.

Carlos- Entonces deberías aclararle a tu hermana lo que ha pasado.

Elio- Creo que tienes razón.

Me dirigí a la habitación de mi hermana, aunque no sabia lo que la iba a decir, y con una vergüenza enorme, llame a la puerta, me contesto Cynthia diciéndome que esperara un momento, y al rato me dijo que pasara, cuando entre, estaban las dos sentadas en la cama.

Elio- Veras… Cynthia… sobre lo que ha pasado antes… yo…

Cynthia- No me tienes que dar explicaciones, tú puedes tener la sexualidad que quieras, sobre eso no te diré nada, no te preocupes.

Elio- ¡¡PERO QUE NO!! No me gustan los tíos, a mi me gustan las tías, ¡LAS MUJERES!

Cynthia- Bueno, da igual, como sea.

Entonces mi hermana y Jessica se miraron durante unos segundos y se sonrieron.

Cynthia- Mira debajo de la almohada hermanito.

Elio- Pero si estas tu al lado, ¿Por qué no miras tu?

Cynthia- Hazme caso Elio, mira debajo de la almohada.

Entonces me acerque hasta su cama y levante la almohada, allí debajo vi dos tanguitas enrollados un poco en si mismos, los cogi cada uno con una mano y note que los dos estaban bastante mojados, me quede mirando a Cynthia y la interrogue con la mirada.

Cynthia- Uno de esos tangas es mío, y el otro es de Jessica, nos los acabamos de quitar, y están tan empapados por que cuando os hemos visto a ti y a tu amigo haciéndoos eso, nos hemos puesto cachondisimas, y cuando has llamado a la puerta nos estábamos masturbando.

Al oír eso, me puse realmente cachondo, pero mi hermana siguió hablando.

Cynthia- Esta ha sido la primera vez que vemos a dos chicos juntos, y nos ha encantado, por eso quería pedirte que nos dejaras veros mientras lo hacéis.

Elio- ¡¡¡ ¿Qué DICES?!!! ¡¡¡Te acabo de decir que no me gustan los hombres, me gustan las mujeres!!! ¿Queréis que os lo demuestre?

Y diciendo eso me empecé a desabrochar los pantalones.

Cynthia- ¡Quieto! No te bajes nada, haber que te parece esto, mientras tu y tu amigo os liáis, tanto Jessica como yo os estaremos viendo totalmente desnudas, con lo que los dos podréis vernos a nosotras.

Elio- ¡¡Te he dicho que…!!! ¿Acabas de decir completamente desnudas? ¿Las dos? ¿En serio?

Cynthia- Por supuesto que es en serio, ¿acaso no me crees?

Elio- Pues no mucho, demostrármelo, desnudaos ahora mismo.

Ninguna de las dos dudo un momento, y empezaron a desnudarse de inmediato, yo sentía que estaba en el cielo, y por seguir viendo esa imagen era capaz de cualquier cosa.

Elio- Vale, esta bien, voy a hablar con Carlos, vosotras esperar aquí, cuando os llame venir al salón.

Fui al salón, y le conté todo a Carlos, me asusto un poco el entusiasmo con que acepto, pero ya no me iba a echar atrás, así que llame a las chicas, ellas entraron al salón sin nada de ropa, y tanto Carlos como yo nos quedamos babeando mientras las mirábamos, ellas se pusieron de pie delante de la televisión, a un par de metros escasos del sofá donde nosotros estábamos, nosotros no hacíamos nada mas que mirarlas, hasta que Cynthia nos dijo que empezáramos.

Me quede mirando a Carlos, que estaba empezando a desnudarse, cada vez me estaba arrepintiendo mas de haber aceptado, sobre todo viendo las ganas que tenia Carlos, las chicas nos jaleaban para que empezáramos dándonos un beso, yo me acerque despacio a Carlos y le di un corto beso en los labios, pero entonces Carlos me agarro la cabeza un me dio un beso largísimo y con lengua, a mi no me gusto absolutamente nada, y decidí que no iba a seguir con esto, pero, me gire y vi a las chicas masturbándose, y eso me puso realmente cachondo, y pensé que merecía la pena un poco de esfuerzo por ver eso, así que decidí continuar y me desnude completamente, Carlos en cuanto me vio desnudo se abalanzo sobre mi cipote y se lo metió en la boca, era la primera vez que me la chupaban, y me estaba encantando, además mientras Carlos me la chupaba veía a mi hermana tocándose, y me imaginaba que era ella quien me hacia esa fabulosa mamada.

Mientras Carlos me chupaba mi rabo, mi hermana decían cosas como "Vaya mamada te están haciendo hermanito" o "vamos, metetela entera en la boca", no tarde demasiado en correrme, o eso me pareció a mi, y lo hice en la boca de Carlos, que se trago todo, e incluso luego me limpio lo que había quedado en mi polla, entonces me dio asco pensar lo maricon que era mi amigo, y yo no lo sabia hasta ahora, pero entonces me toco el turno a mi, le agarre tímidamente su polla, y fui acercando la cabeza hasta su verga hasta que me la metí en la boca, en cuanto me la metí me empezó a dar mucho asco, mucho mas que cuando lo había hecho antes, así que empecé a mover la cabeza lo mas rápido que pude para acabar cuanto antes, y así fue, no paso demasiado tiempo cuando el primer chorro de esperma entro en mi boca, inmediatamente me saque su polla de la boca, y escupí su semen, entonces decidí que no haría ni una sola cosa mas, y así se lo dije a mi hermana y a Jessica, pero estas me dijeron que aun quedaban mas cosas, pero yo me negué y las dije que ya había hecho demasiadas cosas y que el premio que había recibido no era tan bueno.

Cynthia- Esta bien, a ver que os parece esto, el que se deje dar por el culo, después podrá hacer lo que quiera con la que elija de nosotras dos.

Enseguida Carlos dijo que el se dejaría dar por culo, pero entonces decidí que no, que seria yo el que recibiría, mi hermana se rió, y me dijo que me pusiera a cuatro patas, Carlos se puso detrás de mi, se mojo el dedo índice con saliva y empezó a metérmelo por el ojete, la verdad es que eso me estaba gustando, e incluso tenia la polla a punto de reventar, con lo que pensé que cuando me metiera el nabo también me gustaría, pero me equivoque, en cuanto el puso su capullo en la entrada de mi culo y empezó a introducírmelo sentí un dolor increíble, que crecía a medida que el metía mas cipote, cuando ya tenia todo su polla dentro de mi empezó a sacarlo y meterlo, cada vez con mas fuerza, a mi me dolía mucho, tanto que en un momento dado, rompí a llorar, cuando me vieron llorando, Jessica dijo que paráramos ya, pero mi hermana dijo que siguiéramos, que la culpa era mía que me había ofrecido de voluntario, con lo que Carlos seguía dándome con toda su fuerza, hasta que por fin se volvió a correr, esta vez dentro de mi ojete, hasta que no soltó dentro de mi todo su semen, no saco la polla, y al hacerlo me dolió aun mas, me quede unos treinta segundos tumbado en el sofá llorando, cuando me levante les dije a las chicas que me iba a duchar, pero que luego haríamos la siguiente parte del trato.

Fui hacia el baño, con un dolor en el culo increíble, y lo primero que hice fue vomitar del asco que sentía, después me lave a conciencia los dientes y la lengua, y después me metí en la ducha lavándome lo mejor que pude, sobre todo el culo y el ojete.

Cuando termine mi ducha volví al salón, allí estaban Cynthia y Jessica totalmente desnudas y Carlos vestido de nuevo, lo primero que hice fue echar a Carlos de la casa, diciéndole que no quería volver a verle, así que nos quedamos solos las chicas y yo, Jessica me pregunto si estaba bien.

Elio- Si, gracias, pero ahora toca cumplir la siguiente parte del trato, y la que la tiene que cumplir es Cynthia.

Cynthia- Ju, ju, sabia que me elegirias a mi. Pero no puede ser, eres mi hermano, y eso seria incesto, y es ilegal, asi que tendras que conformarte con Jessica.

Elio- ¡¡¡NO!!! El trato era que yo podia elegir a la que quisiera, y te elijo a ti Cynthia, asi que preparate puta.

Cynthia- Cuidado con lo que dices niñato, deberías estar agradecido de poder follarte a Jessica, tiene a montones de hombres detrás de ella, asi que no te quejes.

Entonces me marche enfurecido a mi habitación, cogi uno de los disquetes de las fotos de mi hermana y volví al salón, se lo di a mi hermana y…

Elio- En ese disquete tengo fotos en las que sales desnuda follando con un tío, y si no aceptas la parte del trato se las enseñare a papa y a mama, y no te molestes en romperlo, tengo mas copias.

Cynthia se quedo completamente sorprendida, y de inmediato se marcho a su habitación, a los pocos minutos regreso, acababa de ver el disquete, y accedió a dejarse hacer lo que yo quisiera si no se les enseñaba el disquete a nuestros padres, cosa que yo acepte.

Yo estaba que no me lo podia creer, por fin había llegado el momento en que me follaría a la puta de mi hermana, había tenido que hacer muchas cosas que pensaba que no iba a hacer nunca, pero allí estaba, a punto de cumplir mi mas preciado deseo.

Jessica se sentó en uno de los sofás, y nos dijo que la ofreciéramos un buen espectáculo, a la vez que alababa el tamaño de mi verga, lo cual me puso muy cachondo.

Lo primero que le ordene a mi hermana fue que cuando se refiriera a mi, me llamara siempre hermanito, ella soltó una risita pero accedió sin poner pegas, luego la dije que se tumbara en el sofá, ella se tumbo abriendo un poco las piernas, y yo sentí unas ganas tremendas de meterla la polla en su concha, pero me contuve, ya que ese momento debía de durar mucho tiempo, me puse de rodillas delante del sofá, ella se quedo mirándome y me dijo:

Cynthia- ¿A que esperas hermanito? ¿No le vas a hacer nada a la puta de tu hermana?

Al oír eso, acerqué mi boca a la suya y nos fundimos en un largísimo y calido beso, Cynthia daba unos besos de autentica profesional, además, el tacto con su piercing lo hacia aun mas interesante, mi mano derecha viajo hasta la vagina de Cynthia, que estaba completamente húmeda, y empecé a tocársela entera, pero ella me agarro la mano y me la puso en su clítoris, entonces me centre solo en el, y empecé a masajeárselo mientras nos seguíamos besando, yo notaba que la estaba gustando, porque de vez en cuando ponía los ojos en blanco, cuando ya llevaba un rato estimulando su clítoris, ella aparto su boca de la mía, y me dijo "dedos, los dedos" yo no entendía lo que quería decir, y asi se lo dije, entonces ella trago saliva y me dijo que la metiera algún dedo en su coño, asi que la metí tres dedos de golpe, como vi que a ella eso la gustaba mucho, metí otro mas, y seguí besándola, aunque ella estaba gozando demasiado como para ponerse a mover su lengua, asi que me dedique a darla besos en el cuello, yo cada vez metía y sacaba los dedos con mayor rapidez, y Cynthia cada vez gemía mas y mas fuerte, hasta que note que se me mojaban demasiado los dedos, asi que los saque del coñito de mi hermana.

Cynthia- Muy bien hermanito, acabas de conseguir que tenga mi primer orgasmo, ¿haber cuantos me haces tener en toda la noche?

El oír eso me puso muy contento, y me animo a seguir, entonces la fui metiendo uno a uno todos los dedos que habían estado dentro de su chochito momentos antes, y ella los chupaba hasta dejarlos bien limpios.

Después me puse de pie, me agarre mi polla con una mano y empecé a acariciarla su cuerpo con ella, primero la pase por sus dos largas piernas, después la acaricie durante un instante su concha, manchándome ligeramente el capullo con sus jugos, después la pase por su ombligo y su tripita, y después por sus dos preciosas tetas y sus pezones, allí me entretuve un poquito mas, pero aun asi continué mi camino, la siguiente parada fueron sus labios, estuve acariciándoselos con mi capullo bastante tiempo, hasta que mi hermana se abalanzo sobre mi polla y se la metió en la boca, a pesar del placer que sentí, casi inmediatamente la saque de allí, mi hermana me miro un poco extrañada, y yo la dije que eso lo haríamos mas adelante, que antes quería probar otras cosas, entonces la mire fijamente y la sonríe con malicia, me agarre fuerte la polla y con ella empecé a golpearla en la cara con toda la fuerza que pude, Cynthia ponía cara de dolor con cada impacto, pero en ningún momento se quejo o dijo nada, Jessica sin embargo se reía, lo que me motivo a seguir un rato mas, cuando pare Cynthia tenia la cara roja.

Cynthia- Vamos hermanito, ¿que mas vas a hacerle a esta putita?

Al oír eso me tumbe encima suya, y le di otro beso, aunque este bastante mas corto, ya que enseguida me puse a besar y lamer su cuello, después seguí bajando, hasta llegar a sus preciosas tetas, lo primero que hice fue magrearselas un poco, aunque rápidamente me centre en sus pezones, tenia las aureolas bastante grandes, y de un color muy clarito, casi del mismo que el resto de su piel, los pezones los tenia completamente duros y eran también muy grandes, entonces me puse a chuparselos, empecé por el derecho, pasaba mi lengua con rapidez sobre el y le daba ligeros mordisquitos de vez en cuando, lo que a ella parecía encantarle, ya que de vez en cuando soltaba algún gemidito, mientras la chupaba ese pezón, con la mano izquierda la agarraba su otra teta, y restregaba mi cipote contra su pierna, cuando me canse de ese pezón fui a por el otro, pero con este hice otra cosa distinta, le pegue un mordisco con bastante fuerza, y ella respondió con otro grito de dolor, y diciéndome que no lo volviera a hacer, aunque yo lo hice otra vez mas, dando Cynthia el consiguiente grito de dolor, entonces di por terminado sus pezones, asi que seguí bajando, la lamí su perfecta tripa hasta llegar a su preciado tesoro, no me lo podia creer, tenia su coño a escasos centímetros de mi cara, ¡y que coño!, bien era cierto que era el primero que veía en directo, pero me pareció precioso, lo tenia bastante hinchado, lo que me gusto mucho, ya que eso quería decir que ella también estaba disfrutando, además apenas tenia pelos, solo un pequeño triangulo rubio apuntando hacia su rajita, se lo toque y lo tenia completamente empapado, puse mi cabeza entre sus piernas y comencé a comérselo, pasaba mi lengua sobre su clítoris, se lo mordisqueaba suavemente, le lamía sus labios vaginales, la metía todo lo que podia la lengua dentro de ella, se lo comí de todas las formas que se me ocurrieron, y ella gemía y gemía como una zorra, entonces tuvo su segundo orgasmo de la noche, y como yo tenia mi cabeza entre sus piernas, gran cantidad de sus jugos cayeron encima mía, recogí lo que pude con mi boca, y cuando tuve bastantes jugos en la boca, me coloque a la altura de mi hermana y se los pase a su boca con un beso, ella se los trago todos y me pidió un par de minutos para poder recuperarse de ese orgasmo, lo cual le concedí.

Jessica aprovecho el descanso para decirme que ya era hora de que obligara a Cynthia a hacer algo con mi polla, y yo la di toda la razón.

Cuando paso el descanso, me senté en el sofá Cynthia se puso delante mía de rodillas, me la cogio con una mano y empezó a meneármela muy suavemente, ella empezó a acercar la cabeza con intención de meterse la polla en la boca, pero entonces yo la dije que antes de hacer eso quería que se metiera mis huevos en la boca, ella se extraño un poco de la petición, pero lo hizo sin rechistar, me dio un par de lametazos en los cojones, y acto y seguido se los metió enteros en la boca, yo sentía como dentro de su boca ella me los lamía, pero aunque no me desagradaba la sensación, tampoco me gustaba demasiado, asi que la dije que me comiera la polla.

Cynthia- ¡Por fin! Con lo que me encanta comer pollas, y la tuya tiene buena pinta hermanito.

Elio- Me alegro, porque te vas a hartar a chuparmela.

Cynthia puso sus manos en mis rodillas y me las abrió todo lo que pudo, acerco su cabeza hasta mi polla y se la metió entera en la boca, estuvo con ella dentro un rato, hasta que se quedo sin aire, entonces empezó a darme lametazos por toda la verga, el sentir su lengua y su piercing recorrer mi polla me encantaba, pero me gusto mucho mas cuando ella se centro en mi glande, ella lo lamía con mucho ímpetu, mientras que yo sentía un placer inmenso, mucho mas que cuando me la chupo Carlos, además mire a Jessica, y la vi masturbándose, lo que me puso aun mas cachondo, justo en ese momento mi hermana se metió mi cipote entero en la boca y empezó a subir y bajar la cabeza con muchísima velocidad, yo me sentía en la gloria, y no era capaz de decir ni una sola palabra, solo podía balbucear y gemir de manera estupida, cuando Cynthia notaba que ya estaba a punto de correrme, se la sacaba de la boca y mientras me recuperaba ella me besaba en los testículos y alrededor de mi paquete, cuando había pasado un tiempo volvía a la carga, esto lo repitió un par de veces, pero la siguiente vez que estuve a punto de correrme, cuando ella quiso apartar la cabeza, yo se la agarre con todas mis fuerzas impidiéndoselo y la metí la polla completamente, tanto que me parecía sentir que estaba dentro de su garganta, ella intentaba separarse, pero la era imposible, entonces se escapo el primer chorro de semen de mi cipote, que se alojo directamente dentro de ella, al sentir como me corría perdí fuerza, y mi hermana empezó a apartar la cabeza, aun así el segundo chorro de semen se metió dentro de su garganta, el tercer chorro se quedo en su boca, y el cuarto, menos abundante la dio en su cara, Cynthia empezó a toser, pero cuando paro cogio con su mano el semen que se le quedo en la cara, se lo metió en la boca y entonces me beso, pasándome el semen a mi, que me lo tragué, en ese momento no me importo, ya que estaba completamente excitado.

Le pedí a Cynthia unos segundos para recuperarme, ella acepto, y se sentó a mi lado, ella empezó a besarme y mordisquearme la oreja, y mientras lo hacia notaba sus tetas en mi brazo, lo que me puso a punto al momento, así que decidí que había llegado el momento de metérsela, le dije a Cynthia que se tumbara en el sofá, ella lo hizo y abrió bien las piernas, mientras se tocaba el clítoris, yo me puse de rodillas en el sofá delante de ella, me cogi la polla con una mano y la dirigí hacia el coño de mi hermana.

Cynthia- ¿Qué vas a hacer hermanito? Antes de metérmela ponte un preservativo.

Elio- No, yo soy el que elige, y prefiero metértela a pelo.

Cynthia- Pero… es que… bueno, haz lo que quieras, pero cuando vayas a correrte sacala ¿eh? No lo hagas dentro de mí.

Elio- No te preocupes, yo tampoco quiero que te quedes embarazada de mí.

Mi hermana aparto su mano de su clítoris y me dijo "adelante, mi coño es todo tuyo hermanito", eso me animo aun mas, así que puse mi nabo en la entrada de su conchita, y empuje con fuerza, con lo que entro de un solo golpe, ella pego un gran gemido, pero como no lo había hecho nunca, no sabia muy bien lo que tenia que hacer, y me quede parado como un tonto, lo cierto es que notaba calorcito en la polla, pero aun así no notaba gran cosa, pero entonces mi hermana me dijo que me moviera, que la sacara y la metiera con rapidez, a mi me dio mucha vergüenza haberme mostrado como un inútil ante mi hermana, pero rápidamente empecé a moverme y a introducir y sacar mi polla lentamente, un poco torpemente, aunque me estaba gustando mucho, entonces me di cuenta de que Jessica estaba mirándonos muy de cerca, y comenzó a decirme que lo hiciera mas rápido, que me iba a gustar mucho, entonces empecé a darla con mas rapidez cada vez, a mi cada vez me gustaba mas, y la daba mas fuerte y mas rápido, Cynthia gemía muy fuerte y me pedía que siguiera.

Cynthia- Vamos… hermanito…sigue… no pares… hazme gozaaaaaaaaa…

Mmmmmmmmmmh, siiiii, dioooooossss que placer.

Elio- Oooooooooh, siiiii, claro que seguiré… hermanita, eres una puta… te pone… cachonda que te… te folle tu hermano… ¿verdad puta?

Cynthia- Siiiii, soy… una maldita puta… no pares, ¡NO PAREEEEEEES!

Yo seguía penetrándola mientras la besaba, la lamía el cuello y la comía sus tetas, ella gemía y pedía que no parara, yo la penetraba a toda velocidad mientras Jessica se masturbaba a pocos centímetros de nosotros, al cabo de bastante rato note como me quedaba poco para correrme, y aunque no quería parar, no me quedaba mas remedio, así que la saque del dulce coño de mi hermana, lo primero que se me vino a la cabeza fue correrme encima de mi hermana, pero entonces me fije en Jessica que estaba tumbada en el suelo gimiendo y dirigí mi polla hacia ella, y entonces un chorro de esperma cayo directo a su cara, ella se sorprendió y pego un pequeño saltito, de mi polla salieron dos chorros mas de semen, menos abundantes que el primero, que cayeron por su cuerpo, entonces ella me miro, me sonrió y me guiño un ojo, y empezó a restregarse el semen por todo su cuerpo, yo me puse nuevamente cachondo, entonces mire a Cynthia y se me ocurrió hacer otra cosa.

Mi hermana estaba jadeando, yo puse cada una de mis rodillas a los lados de su cabeza, mi pene estaba rozando su cara, ella sonrió y me dijo "eres incansable hermanito", y se metió el cipote en la boca, entonces yo la sonreí, la agarre de los pelos, y empecé a follarle la boca a toda velocidad, ella tenia una expresión extraña en la cara e intentaba zafarse, pero la era imposible, estuve dándola así durante mucho tiempo, ya que me estaba costando correrme, ya que llevaba varias corridas ya en el día, cuando por fin me iba a correr, la saque de su boca y me corrí en su cara, aunque no salio mucho semen, ella cogio mi camiseta que estaba en el suelo y se limpio con ella, Cynthia y yo nos sentamos en el sofá, Jessica enseguida nos pidió que continuáramos, que la estaba encantando, yo mire a mi hermana, ella me miro a mi y…

Cynthia- Por mi esta bien, podemos seguir, te falta experiencia pero me pone cachondisima follar contigo hermanito, además quiero enseñarte alguna cosa.

Elio- ¡SI! ¿Quieres que sigamos? Lo que pasa… lo que pasa es que ahora necesito tiempo para… para coger energía.

Cynthia- Mmmm, claro, bueno, a ver que te parece, vamos a dar un descanso de un par de horas, así podrás darte una ducha y recuperar energía. ¿Qué te parece?

Elio- Muchas gracias hermanita.

Fui rápidamente al baño, y como tenia mucho tiempo decidí darme un baño, no me moleste en cerrar la puerta, poco tiempo después apareció en el baño Cynthia, me sorprendí bastante, ella sonrió y se metió en la bañera conmigo.

Elio- ¿Qué haces aquí? Tengo que descansar.

Cynthia- No te preocupes, no vamos a hacer nada de momento, pero quiero bañarme un poco, además, Jessica a salido un momento, así que habrá que esperar a que regrese.

Me sorprendió un poco que eso me pusiera tan cachondo, sobre todo después de haber estado fallándomela, estuvimos un rato sin hacer nada, pero yo no me pude contener, y con el pie empecé a acariciarla el chocho, ella puso cara de placer y empezó a tocarse los pezones, cuando tuvo otro orgasmo paramos, y nos lavamos el uno al otro.

Casi tres horas después de que empezara el descanso, Jessica apareció en el baño, que acababa de regresar y tenia una cámara digital en la mano, lo primero que hizo fue hacernos una foto a mi hermana y a mi tal como estábamos, entonces mi hermana se puso de pie, me hizo señas para que hiciera lo mismo y nos empezamos a besar mientras Jessica nos hacia fotos.

Cuando decidieron que ya tenían fotos suficientes fuimos nuevamente al salón, no nos secamos, ya que Cynthia dijo que nos secaríamos con nuestros cuerpos, una vez en el salón, lo primero que hizo Jessica fue desnudarse de nuevo, y yo le dije a Cynthia que quería verla bailar desnuda, ella rió, me beso, me sentó en el sofá y empezó a moverse delante mía, verla bailar tan sensualmente como lo estaba haciendo me estaba poniendo malo, además que tuviera el pelo y el cuerpo mojado lo mejoraba aun mas, ella me ponía las tetas, el coño y el culo a pocos centímetros de mi cara y los movía lentamente, pero a mi lo que me gustaba era su hermosísimo culo, hubo un momento en que yo no me pude resistir, y cuando puso su culo delante de mi cara, la agarre de las caderas para que se parara ahí, la separe los cachetes, y empecé a comerla el ojete, mientras lo hacia ella lo movía lentamente y Jessica hacia fotos, yo tenia la polla otra vez a punto de explotar, y con ganas de metérsela otra vez, y así se lo dije, y la dije que se tumbara, pero ella me dijo que no, que esta vez lo haríamos de otra forma, me dijo que me quedara sentado y ella se puso encima mía, se metió mi polla en su conchita, se agarro a mis hombros y empezó a moverse y a brincar, yo estaba gozándolo completamente, me gustaba incluso mas que cuando estuve yo encima, mientras ella se movía gemía mucho, y ponía sus tetas en mi cara, yo se las chupaba como podía, y la tenia bien agarrada de su culo, mientras tanto, Jessica seguía haciendo fotos, durante mucho tiempo estuvimos follando de esta manera, hasta que llego el momento en que estaba a punto de correrme.

Elio- Cynthia… para,… que estoy a punto de corrermeeeeee, oooooh.

Cynthia- Pues corretee… yooooo… yo ya me he… corrido un par de veces… y… y… voy a por laaaaaa… tercera.

Elio- Pero es queeeeee… si noooo… te levantas,… me correré dentro… de tiiiiiiiiiiiiiiii.

Cynthia- Pues ahoraaaaaa no me… voy a levantar, así que… corretee dentro.

Elio- ¿Estaaaaaaaas segura?

Cynthia- ¡SIIIIIIIIIII! Vamos hermanito… correteeeeeeee… dentro de… la puta… de tu her… mana,… me… teme tu leche dentro de miiiiiiiiiii.

El oír esas palabras de mi hermana me descoloco, pero a la vez me puso muy cachondo, así que la agarre con mas fuerza el culo, la apreté todo lo que pude contra mi y descargue mi leche dentro de su concha, la dije que ya me había corrido, pero ella o no me oyó o no me hizo caso, por que siguió meneándose con mi polla dentro, a mi me dolía un poquito, pero no quería que parara, ya que ver a mi hermana encima mía con cara de gozo me hacia sentir muy bien, entonces cerré los ojos, y me imagine que quien me follaba era mi hermana, pero cuando aun nos llevábamos bien, es decir con doce o trece años, pero eso no duro mucho, ya que Cynthia me dijo que la azotara, lo cual me sorprendió, pero me gusto, así que comencé a darla cachetadas en el culo mientras la decía "vamos puta muevete" y cosas así.

Al cabo de un rato, ella tuvo otro orgasmo, se levanto de encima mía y se sentó jadeando en el sofá, yo la dije que no podía parar ahora, que siguiera hasta que yo me volviera a correr, entonces ella me agarro la polla y empezó a hacerme una paja, cuando estuve a punto de nuevo de correrme le dije a Cynthia que quería hacerlo en su boca, entonces ella puso su boca a unos centímetros de mi polla, pero antes de que saliera mi semen, Jessica dijo que quería ser ella quien se comiera mi esperma, como a mi me gusto la idea, acepte, Cynthia se quito de su posición, y se puso Jessica mientras Cynthia me la seguía meneando, cuando ya sentí que iba a salir, no pude soportar la tentación, me levante rápidamente y se la metí en la boca a Jessica, y acto seguido empecé a llenarla la boca de mi leche, cuando se la saque pensé que me iban a echar la bronca o algo, pero Cynthia se limito a reír, y Jessica a darme las gracias.

Mi hermana se puso de nuevo de pie y dijo que como esto ya se había acabado iba a ducharse otra vez antes de cenar, yo me quede mirando como se alejaba, me fije en su estupenda figura, y sobre todo en su espectacular culo, y entonces la grite que esperara.

Cynthia- ¿Qué pasa hermanito?

Elio- Pues… ¡pues que aun no hemos terminado!

Cynthia- ¿Vaya aun quieres mas? Eres una maquina.

Entonces ella se acercó de nuevo a mí, y cuando estuvo justo enfrente mía.

Cynthia- Bueno, dime, ¿Qué quieres que hagamos ahora?

Elio- ¿Sabes que tienes el mejor culo de todo el mundo?

Cynthia- Vaya, gracias, me alegro que te guste, ¿pero a que viene eso ahora?

Elio- Pues viene a que quiero probar el mejor culo del mundo, ¡quiero darte por culo!

Cynthia- ¡¿Qué!? Lo siento pero eso yo no lo hago.

Elio- Te recuerdo que tienes que hacer todo lo que yo quiera.

Cynthia- Me da igual paso de esa tontería.

Jessica- Vamos Cynthia, tu hermano tiene razón.

Cynthia- Tu no metas cizaña Jessica, que he dicho que no, además sabes de sobra que eso no lo he hecho nunca.

Elio- Pues si no lo haces le enseñare el disquete a papa.

Cynthia- ¿Y serias capaz de hacerlo después de todo lo que hemos hecho?

Elio- Ten por seguro que si.

Al decirla eso acepto, y se puso a cuatro patas encima del sofá, yo me puse detrás de ella de pie, puse mi durísima polla en su ojete, mi hermana me dijo que lo hiciera despacito, aunque no la hice caso e intente metérsela de golpe empujando con toda mi fuerza, pero no logre apenas nada, así que empecé metiéndola un dedo, luego dos y mas tarde tres, hasta que su ojete se acostumbro y se quedo algo mas abierto, entonces saque los dedos, volví a poner mi polla en su ojete y empuje, de un golpe conseguí meter mas o menos la mitad de mi pollon, volví a empujar y ya tenia toda la polla dentro de ella, mi hermana con cada empujón daba un gritito de dolor, y eso me gusto mucho, y se me ocurrió una cosa, la saque completamente de su ojete, y la pregunte si se acordaba de cuando se chivo a nuestros padres de que las estaba espiando desnudas en su habitación, ella dijo que si, luego la pregunte si se acordaba de cuando me hizo creer que íbamos a follar y me dejo en ridículo delante de sus amigos, a lo que contesto que si, pero que a que venia esto.

Entonces la dije que con lo que la iba a hacer ahora me vengaría de ella, y del tiempo que había estado pasando de mi, y sin decir nada mas comencé a metérsela con toda mi fuerza y lo mas rápido que podía, y mientras la penetraba el ojete la golpeaba en su culo, ella me pedía que la diera mas suave, mientras daba gritos de dolor, pero yo no la hice caso, me encantaba oír los gritos y suplicas de mi hermana, al cabo de un rato ella ya no podía aguantar a cuatro patas, y se dejo caer al sofá, y aunque esta posición era mas incomoda yo seguid andola por el ojete hasta que me corrí dentro de su precioso culo.

Cuando termine, decidí irme a mi habitación, por que me daba algo de miedo mi hermana, aunque esta se quedo tumbada en el sofá.

Lo primero que hice en mi habitación fue sentarme en la cama con una sonrisa increíble, por fin había conseguido follarme a la puta de mi hermana, y de que forma, la había hecho todo lo que había imaginado, en ese momento pensaba que no había ninguna sensación mejor, aunque me equivocaba.

Al cabo de un rato, Jessica entro en mi habitación, y me dijo que saliera a cenar con ellas, yo me sorprendí, pero acepte, me puse unos calzoncillos y el pantalón del pijama y fui al salón, tanto Jessica como Cynthia estaban en ropa interior, me senté en el sofá donde siempre comía yo, y a mi lado se sentó Jessica, y en el otro se sentó Cynthia, cenamos unos filetes que había cocinado Jessica, aunque no hablamos nada durante la cena, cuando terminamos de cenar, Jessica me dijo que se iba a quedar a dormir, y que tenia un poco de sueño, y me pregunto si me parecía bien que nos acostáramos ya todos, yo la dije que me parecía bien, que yo también estaba cansado, así que quitamos la mesa entre los tres y después nos fuimos a nuestras habitaciones, yo iba un par de pasos por delante de las chicas, y cuando fui a entrar en mi habitación.

Cynthia- ¿Adonde vas?

Elio- ¿Qué? Pues a dormir, ¿por?

Cynthia- Jessica y yo vamos a dormir en la cama de papa y mama, ¿quieres dormir con nosotras?

Elio- ¿Qué? Bueno,… vale.

Entramos en la habitación de mis padres, y rápidamente mi hermana y Jessica se desnudaron y se metieron en la cama, yo me iba a meter también, pero Jessica me dijo que antes me tenia que desnudar, yo lo hice rápidamente y me metí en la cama, me puse entre ellas dos, y acto seguido puse una mano en el coño de Jessica y la otra en la de Cynthia.

Jessica- ¿Qué haces Elio?

Elio- Bueno… pues… no se.

Cynthia- Dormimos juntos, pero sin hacer nada, solo dormir.

Al oír eso me sentí un poco decepcionado, pero estaba muy contento de poder dormir con dos mujeres tan preciosas, y me dormí con una gran sonrisa en la cara.

Esa noche dormí realmente bien, aunque antes de dormirme espere a que lo hicieran Cynthia y Jessica y me masturbe mientras las veía dormir, y después pude dormirme a gusto.

A la mañana siguiente me desperté al sentir como la cama se movía ligeramente, y además se oían pequeños ruiditos, entonces abrí los ojos, todavía con sueño y vi una de las imágenes mas bonitas que existen, mi hermana estaba encima de Jessica y estaban besándose con una pasión enorme, el sueño que tenia se me paso de golpe, pero no las dije nada, simplemente me quede observando ese precioso espectáculo mientras que me hacia el dormido.

En seguida me lleve la mano a la polla y me la empecé a acariciar lentamente, mientras tanto, las chicas seguían besándose mientras que Jessica le acariciaba las tetas a mi hermana y esta la acariciaba el chochito a Jessica, después de un rato, las dos dejaron de acariciarse, y empezaron a frotar sus coños mientras seguían besándose, yo estaba disfrutando muchísimo con ese espectáculo, jamás habría imaginado que mi hermana pudiera hacer eso con otra mujer, pero estaba pasando, entonces Jessica se coloco encima de mi hermana, y después de besarse durante unos minutos mas, Jessica empezó a besarla el cuello, mientras que bajaba por el lindo cuerpo de mi hermana hasta llegar a sus tetas, y entonces se detuvo durante bastante rato en sus pezones, acariciándolos, lamiéndolos, mordisqueándoselos y haciéndoles todo lo que se le ocurría, mi hermana mientras gemía suavemente y le acariciaba la espalda a Jessica, esta al cabo de un rato, siguió su camino por el cuerpo de Cynthia, hasta llegar a su precioso y dulce coño, Jessica puso su cabeza entre las piernas de mi hermana y empezó a lamérselo, la acariciaba el clítoris, la metía varios dedos dentro de ella, la metía la lengua, la daba suaves mordisquitos, en fin, se notaba que tenia experiencia en comer chochitos, y es que seguramente mi hermana y Jessica lo habían hecho ya muchas veces, mientras que Jessica la daba placer, Cynthia gemía con bastante fuerza y tenia la cara totalmente desencajada de placer, a mi me encantaba ver en esa situación a mi hermana, porque la verdad que era una autentica puta, hubo un momento en que Cynthia gimió aun mas fuerte durante unos segundos, y después se callo completamente, así que supuse que había tenido un orgasmo.

Después de unos momentos que mi hermana aprovecho para descansar, Jessica puso sus rodillas a los lados de la cara de Cynthia y empezó a restregarla por toda la cara su chocho, hasta que Cynthia la agarro por el culo para que se estuviera quieta y comenzó a comérselo, el ver como mi hermana se comía un coño me puso todavía mas caliente, pero lo que mas me excito fue ver a Jessica, mientras recibía esa fabulosa comida de coño ella no paraba de acariciarse los pezones y de gemir de placer dando unos gritos tremendos, incluso varias veces puso los ojos en blanco, en un momento dado, Jessica miro hacia mi, y me vio tumbado al lado de ellas con los ojos abiertos mirándolas, yo me puse un poco nervioso porque no sabia que iba a decir, pero no hice ningún esfuerzo por parecer dormido, Jessica se quedo mirándome fijamente mientras seguía gimiendo, hasta que después de unos segundos me dijo entre gemidos que me acercara, inmediatamente me puse de pie y me acerque a ella, me agarro con una mano la cabeza y empezamos a besarnos, mientras que mi hermana seguía comiendo coño, después de un tiempo así, yo puse una de mis manos en una de sus tetas y empecé a masajeársela y acariciarla el pezón mientras continuábamos besándonos, entonces Jessica me dijo que la chupara los pezones, que eso la encantaba, cosa que yo hice con mucho gusto, mientras que Jessica volvió a gemir como una loca, no se cuanto tiempo estuve comiéndole las tetas, pero tuvo que ser bastante, en un momento en que me estaba dedicando en exclusiva al pezón derecho, me di cuenta de que alguien estaba comiéndola el izquierdo, mire y vi que era mi hermana, había terminado de comer coño y se había puesto a ayudarme con las tetas, me quede mirándola, ella me miro a mi, me sonrió y me animo a que siguiera, así que así lo hice, poco tiempo después paramos y nos dimos unos cuantos besos los tres a la vez, que me excitaron mucho, y después nos tumbamos en la cama.

Cynthia- ¿Qué tal hermanito, te a gustado? Esto ha sido de regalo, que no entraba en el trato, para que luego digas que te trato mal.

Elio- Me a encantado, muchas gracias por el regalo, la verdad que te estas portando muy bien Cynthia, gracias.

Jessica- No se las des todavía que todavía quedan muchas cosas.

Elio- ¿¿¿SI??? ¿Qué mas cosas faltan?

Cynthia- No se, ¿que mas cosas te gustaría hacer?

Elio- Buuuuufffffff, muchas cosas, pero lo que mas seria follaros a las dos, eso seria grandioso.

Cynthia- Ja, ja, ¿y tu solo crees que podrías? Mira que somos mucha mujer para ti, recuerda que hasta hace unas horas eras virgen.

Elio- Si no creéis que pueda, comprobarlo y ya esta.

Cynthia- No se, no se, ya se vera hermanito.

Después de decir eso mi hermana le hecho una mirada al reloj, luego miro a Jessica y…

Cynthia- No creo que tarde mucho, pero si quieres le vamos dando un adelanto.

Jessica- Vale perfecto, que ya tengo ganitas.

Yo no entendí nada de lo que habían dicho, pero dejo de importarme cuando vi que las dos bajaban a la altura de mi verga, se quedaron mirándola un rato, Jessica me dijo que la encantaba que la tuviera tan dura, y Cynthia que esa polla la había hecho gozar mucho, y después las dos a la vez empezaron a lamerme mi cipote, a mi me encantaba ver como las dos a la vez me la lamían y comían, sobre todo por que de vez en cuando se besaban las dos, entonces vi en la mesita la cámara de fotos con la que Jessica había estado haciendo fotos, la cogi y comencé a echar fotos mientras ellas seguían lamiéndomela, estuvieron bastante tiempo así, pero antes de que me llegara a correr llamaron al timbre, yo me asuste mucho, ya que en teoría no debería venir nadie, pero Cynthia se levanto con tranquilidad, y sin ni siquiera ponerse nada encima fue hacia la puerta, Jessica y yo nos quedamos en la cama, aunque ella dejo de lamerme la polla, desde la habitación de mis padres oí como mi hermana abría la puerta y saludaba a alguien, y a los pocos segundos entraron en la habitación Cynthia y ¡¡Carlos!!

Elio- ¿Qué haces tú aquí? ¡¡Te dije que no quería volver a verte!!

Carlos tenía cara de no entender que hacíamos Jessica, mi hermana y yo desnudos en la habitación de mis padres.

Carlos- Yo… bueno… si pero… tu hermana me llamo anoche, y me dijo que viniera hoy por la mañana que querías hablar conmigo.

Yo mire rápidamente a mi hermana para que me diera una explicación.

Cynthia- Veras hermanito, si es cierto que yo le llame, y la razón es para que participe en nuestra pequeña orgía, porque ayer le vimos muy maricon y queremos que se le quite la tontería.

Elio- ¡¡ ¿Pero que dices!!? Después de lo que me hizo ayer no quiero saber nada de el.

Cynthia- Pues tu veras, pero o participa el o aquí no hacemos nada, tu decides.

Al oír esas palabras reflexione durante unos instantes, entonces me levante y me lleve a Carlos a mi habitación.

Elio- ¿Tú quieres participar?

Carlos- Joder, claro que si.

Elio- Que sepas que solo acepto por lo que a dicho mi hermana, después de esto no te quiero volver a ver, y ni una palabra a nadie. ¡Ah! Y a mi ni se te ocurra tocarme, te lo aviso.

Carlos- Vale tío, no te preocupes por nada.

Después de mi conversación con Carlos, el y yo volvimos a la habitación de mis padres, y allí encontramos a las chicas haciendo un sesenta y nueve, o sea, comiéndose el coño la una a la otra a la vez, al ver eso, me puse nuevamente palote, y Carlos se desnudo rápidamente, y empezó a masturbarse mientras veía esa imagen, así que yo empecé a hacer lo mismo, ellas no se si no nos habían visto aun o es que pasaban de nosotras, pero no nos hicieron caso, ellas solo gemían y comían, estuvimos así hasta que Carlos se corrió, y gran parte de su esperma cayo en el pelo y espalda de mi hermana, que era la que estaba encima, entonces esta nos miro, nos sonrió, y al verme que yo aun me seguía masturbando, se acerco, a mi, y se puso de rodillas delante mía con la boca abierta, esperando mi corrida, Jessica al darse cuenta de eso se dio prisa en hacer lo mismo, y yo al ver a esas dos hembras delante mía esperando mi leche, no lo pude aguantar mas y deje salir mi semen, esta vez fue realmente abundante, supongo que por lo cachondo que estaba, y la mayoría cayo sobre la cara de Jessica y Cynthia, aunque algo cayo sobre sus tetas, la verdad es que me encanto ver a las dos llenas de mi semen, y no pude resistir la tentación de hacerlas un par de fotos, después las dos se miraron, y empezaron a lamerse la una a la otra mi semen, para terminar en un largísimo y húmedo beso entre ellas.

Después de ese beso las dos nos miraron a nosotros, sonrieron y se miraron la una a la otra.

Cynthia- Jessica, ¿Qué te parece si nos follamos ya a los niños?

Jessica- Lo estoy deseando, pero deja que yo me folle a tu hermanito, es que tengo muchas ganas de que me folle.

Cynthia- Bueno, esta bien, te dejare empezar con el, yo me ocupare de su amigo maricon.

Mi hermana cogio a Carlos de la muñeca y tiro suavemente hacia ella, así que el se subió junto con ella en la cama, Cynthia le agarro de la cabeza y se la puso entre sus tetas, yo estaba mirando todo eso con rabia, ya que Carlos se iba a follar a mi preciosa hermana, pero entonces Jessica se puso de pie enfrente mía y comenzamos a besarnos, enseguida nos echamos sobre la cama, al lado de Cynthia y Carlos, Jessica me tumbo en la cama y se puso encima mía y al oído me dijo con voz muy sensual:

Jessica- ¿Sabes peque? A mi me encanta chupar pollas y tragarme el semen, y el tuyo esta muy rico, así que voy a ordeñarte ahora mismo.

Después de decir eso, bajo la cabeza hasta mi cipote, y sin perder tiempo se lo metió en la boca, ella comenzó a chupar de una forma grandiosa, se notaba que la encantaba comer pollas, ya que lo hacia incluso mejor que mi hermana.

Mientras Jessica chupaba, yo miraba a Cynthia y Carlos, mi hermana le había tapado los ojos con una venda, y le estaba atando las muñecas al cabecero de la cama con unas esposas, me sorprendió mucho que Cynthia tuviera esposas, pero no estaba en situación de preguntar nada, mi hermana comenzó a acariciar a Carlos muy lentamente por todo su cuerpo, pero entonces ya no pude ver mas, porque sentí que estaba a punto de descargar nuevamente mi leche, y así se lo dije a Jessica, entonces ella me agarro del culo y lo apretó contra ella a la vez que se metía en la boca todo lo que podía de mi rabo, hasta que se la consiguió meter entera junto a mis testículos, y pocos segundos después, mi leche salio de mi polla para meterse directamente en su garganta, pero aun así, Jessica siguió con mi polla y testículos dentro de su boca unos largos segundos mas, cuando se los saco la dije que me había dejado alucinado, y que no pensaba que la pudiera caber en su boca mi pollon y mis huevos juntos, ella me miro, me sonrió y me dijo que eso era porque tenia mucha practica.

De repente empezaron a sonar unos ruidos extraños, mire de donde provenían, y vi a mi hermana encima de Carlos abofeteándole con todas sus fuerzas, mientras el gritaba, yo me sorprendí mucho, y le pregunte a mi hermana que hacia, pero esta no contesto.

Jessica- No te preocupes, deja a tu hermana que sabe lo que hace. Nosotros vamos a seguir con lo nuestro.

La verdad que el que mi hermana estuviera abofeteando a Carlos me alegraba doblemente, por un lado recibía su merecido por lo de ayer, y también me alegraba que no se follara a mi hermana, así que decidí seguir follandome a Jessica, la dije que se tumbara en la cama, me puse encima de ella y comencé a comerme sus grandes y preciosas tetas, sus tetas siempre me habían parecido grandes, pero en ese momento me parecieron enormes, estuve un rato fijándome en ellas, tenia las aureolas bastante pequeñas, pero los pezones muy grandes y muy duros, además eran de un color oscurito, aunque Jessica era bastante morena de piel, comencé a comerla los pezones mientras que con una mano la acariciaba su clítoris, y con la otra la metía varios dedos en su húmedo coño, mientras ella gemía como la puta que era.

Cuando se le humedeció el chochito mas de lo normal supuse que había tenido un orgasmo, así que pare, entonces mire a mi hermana y a Carlos, y Cynthia le estaba metiendo una zanahoria por el culo a Carlos, aunque a este parecía que le gustaba, no pude evitar reírme un poco de la situación, pero enseguida decidí seguir con lo mío, y baje mi cabeza hasta llegar al coño de Jessica, no tenia ni un solo pelo entre las piernas, lo tenia todo muy bien depilado, eso me gusto muchísimo, y empecé a besarla en sus labios vaginales y alrededor de ellos, toda esa zona lo tenia completamente húmedo, y después de un rato comencé a comérselo con verdadera ansia, abriéndola bien el chochete con los dedos y metiéndola la lengua lo mas profundo que podía y moviéndola por su interior, hasta que Jessica me pidió entre gemidos que la metiera la polla, así que deje de comérselo, subí hasta ponerme a su altura, coloque mi polla justo en la entrada de su coñito, me agarre con las manos al cabecero de la cama, y con toda la fuerza que pude sacar se la metí de un golpe, y con toda la fuerza que podía sacar la metía y sacaba del coño de Jessica mientras ella gemía con mucha fuerza y me pedía mas y mas, yo la complacía todo lo que podía y la penetraba con fuerza, mientras veía como sus tetas botaban y ella me agarraba del culo y me clavaba las uñas en los cachetes, como ya llevaba varias corridas tarde mucho en correrme esta vez, pero cuando lo iba a hacer se lo dije a Jessica y ella me dijo entre gemidos que se la sacara, que no me corriera dentro, pero yo la sonreí y la dije que no, que me iba a correr dentro de ella, y acto seguido mi leche empezó a inundar el interior de su vagina, aunque como llevaba ya muchas corridas apenas salio semen, me quede tumbado encima de ella jadeando durante un rato, y cuando me repuse un poco me tumbe a su lado, entonces vi que mi hermana le estaba metiendo a Carlos una berenjena por el culo, Cynthia me miro, me dedico una sonrisa y me lanzo un beso.

Cuando Cynthia se canso, paro, se bajo de la cama le quito la venda de los ojos a Carlos y le dijo que ahora le iba a desatar pero que no se le ocurriera decirle nada de esto a nadie o se arrepentiría, y Carlos llorando dijo que no lo haría, pero antes de que mi hermana lo desatara…

Jessica- Espera, antes de que lo desates me gustaría sentir dentro de mí su polla.

Cynthia- ¿Qué? ¿Estas segura? Si tampoco la tiene muy grande.

Jessica- Si, pero ya que estamos… además me da morbo follarme a un mariquita.

Cynthia- Bien, pues todo tuyo.

Jessica se acerco a la polla de Carlos, y como no la tenia dura se la metió en la boca y se la chupo y lamió hasta que se puso dura, entonces sin mas preámbulos se la metió en su coño y empezó a moverse, a brincar y a sobarse sus tetas mientras gemía, Carlos por su parte había dejado de llorar y ahora estaba gozándolo, e incluso tenia los ojos en blanco, pero como era la primera vez que Carlos se follaba a una mujer y de buen seguro estaba cachondisimo, se corrió bastante pronto, como no aviso a Jessica el primer chorro de esperma se quedo dentro de Jessica, esta al notarlo se la saco lo mas rápido que pudo, pero no pudo evitar que el segundo también se quedara dentro de ella, los demás salieron de la polla de Carlos para caer sobre su cuerpo, aunque no estuvieron mucho tiempo ahí, ya que Jessica enseguida se lo lamió, después de eso lo desataron, el se vistió y sin decir ni una palabra se fue, por su cara no sabría decir si se iba enfadado o contento, en cuanto se fue Carlos, Jessica comenzó a vestirse, y cuando ya estaba vestida, me dio un largísimo beso de despedida a mi y otro aun mas largo a mi hermana, y se fue.

Nos quedamos mi hermana y yo a solas, y como todavía seguíamos desnudos yo no paraba de mirar a mi hermana con ojos de deseo, ella se dio cuenta pero lo único que me dijo es que me diera una ducha, que ya era casi la hora de comer, así que sin decir nada me fui hacia el baño, mientras me duchaba note que todavía me dolía un poco el culo de cuando el cabron de Carlos me la metió, aunque había merecido la pena por todo lo que había conseguido gracias a eso, y aunque me lo había pasado bien no quería pensar que se había acabado.

Cuando salí de la ducha solo me puse un pantalón corto y una camiseta, ni siquiera me puse calzoncillos, busque a mi hermana, y la encontré en la cocina todavía desnuda y haciendo la comida, cuando me vio me dijo que se iba a duchar, y que siguiera yo haciendo la comida, y así lo hice, en el tiempo que ella tardo en ducharse me dio tiempo a acabar la comida, que era arroz blanco, a repartirla en dos platos, uno para ella y otro para mi y a poner la mesa, Cynthia aun no había salido de la ducha, entonces me quede mirando su plato de comida, y se me ocurrió una cosa, me baje inmediatamente mi pantalón, puse mi verga encima de su comida y me la empecé a menear a toda velocidad, como eso me ponía muy cachondo no tarde en correrme, y todo cayo encima del plato de mi hermana, le removí bien la comida para que no se notara y me senté delante de mi plato como si no hubiera pasado nada.

Poco después apareció mi hermana, tenia el pelo mojado e iba vestida solo con un pantalón corto que la dejaba a la vista un poco de culo, que usaba en verano para dormir, y un sujetador, y a pesar de que había hecho de todo con mi hermana esa visión me encanto, ella se sentó en su sitio sin decir nada y empezó a comer, yo sabia que se estaba comiendo mi semen, y eso me la puso durísima, pero no dije nada y me puse a comer yo también.

Cynthia- Sabes Elio, todavía me duele el culo por tu culpa.

Al oírla decir eso tan de repente me sorprendió, y mientras sonreía la dije:

Elio- Lo siento Cynthia.

Cynthia- Mentiroso, no creo que lo sientas mucho.

Elio- Ja, ja, ja. Bueno la verdad es que no lo siento demasiado.

Cynthia- ¿Te ha gustado follar conmigo y con Jessica?

Elio- Me ha encantado, las dos estáis buenísimas y follais de maravilla, sobretodo tu.

Cynthia- Gracias. Por cierto, ¿desde hace cuanto…? bueno ya sabes…

Elio- ¿El que? No te entiendo.

Cynthia- Joder hermanito, ¿Qué cuanto hace que quieres follarme?

Elio- ¡Aaaaah! Bueno pues desde hace año y medio mas o menos, desde el día que te vi venir de fiesta borracha ¿te acuerdas?

Cynthia- Claro que me acuerdo, que justo cuando yo llegue ibas al baño a pajearte.

Elio- En realidad no iba a eso, se me puso dura cuando te vi, y bueno, luego si que me tuve que hacer una paja a tu salud.

Cynthia- Vaya. ¿Sabes? Ese día cuando te vi me puse cachonda, y me entraron ganas de follar contigo. Pero bueno, fue porque estaba borracha.

Elio- ¡¡¡¡ ¿En serio?!!!!

Cynthia- Claro que si, si me hubieras dicho algo seguramente te hubiera follado allí mismo.

Elio- Jo que rabia, si lo hubiera sabido…

Cynthia- Ja, ja, ja. Pues hubieras probado el sabor de mi coño antes.

Después de esta conversación continuamos comiendo sin decir nada mas, cuando terminamos, quitamos la mesa entre los dos, y luego nos sentamos uno al lado del otro a ver la tele.

Elio- Oye Cynthia, huuuumm, esto…, tu, ¿tu cuando lo hiciste por primera vez?

Cynthia- ¿Y esa pegunta? Bueno, es igual supongo que a estas alturas podemos hablar de cualquier cosa. Pues la primera vez fue con dieciséis años.

Elio- Vaya, entonces te he ganado, y… ¿con quien lo hiciste?

Cynthia- Pues lo hice con el padre de Jessica.

Elio- ¡¡¡¡ ¿Con el padre de Jessica?!!!! ¿Pero si debe de ser muy mayor?

Cynthia- Bueno, cuando lo hicimos el tenia treinta y nueve años, pero todavía era atractivo.

Elio- ¿y… como paso?

Cynthia- Pues Jessica y yo queríamos ir a un concierto, pero Jessica estaba castigada, así que decidí follarme a su padre para que la dejara ir.

Elio- Vaya, eso es un poco de…

Cynthia- Si, un poco de puta, pero no pasa nada, también lo hice con el profesor de matemáticas y con el de ingles para que me aprobaran.

Elio- Vaya, vaya, así sacabas esas notas. Y… ¿Cuántas veces lo has hecho ya?

Cynthia- No puedo contestarte a eso, no llevo la cuenta, pero ten por seguro que muchas, casi siempre que salgo de fiesta me follo a alguno, y si no encuentro a ninguno que me guste me follo a Jessica y ya esta.

Elio- ¿Y desde cuando lo haces con Jessica?

Cynthia- Desde hace cosa de un año, estábamos solas en casa de ella viendo una película porno, nos pusimos cachondas y decidimos probar que tal.

Elio- ¿Y que te gusta mas? ¿Hacerlo con ella o con hombres?

Cynthia- A mi lo que de verdad me gustan son las pollas como la tuya.

Elio- Pues demuéstralo, que ya tengo ganas de follarte de nuevo

Nada mas decirle eso a Cynthia me desnude por completo, ella sonrió, me agarro el cipoton con una mano y mientras me lo masajeaba lentamente nos besábamos con pasión, después de bastante rato, dejamos de besarnos y Cynthia me dijo que quería enseñarme una cosa nueva, yo la pregunte que era, pero ella no contesto, simplemente se desnudo y se tumbo en el sofá, entonces me volvió a sonreír y me dijo que pusiera mi polla entre sus tetas, yo no sabia muy bien para que, pero lo hice sin dudarlo, en cuanto lo hice, Cynthia con sus manos se apretó las tetas aplastando mi polla, y me dijo que usara sus pechos para hacerme una paja, entonces entendí lo que tenia que hacer, y me empecé a mover para que mi nabo subiera y bajara entre sus tetas, mientras que mi hermana me daba pequeños lametones en el capullo cada vez que este se acercaba a su cara, yo estaba disfrutándolo mucho, indudablemente era la mejor paja que me había hecho nunca, mientras que Cynthia parecía disfrutar viendo a su hermanito gozar, cuando llego el momento de mi corrida, esta fue muy abundante, y cayo sobre su cara, su pelo y su cuello, entonces me baje de encima de mi hermana con la satisfacción de haberme vuelto a correr en su cara, Cynthia cogio su pantalón y se limpio con el la cara y el cuello.

Cynthia- ¿Qué te ha parecido esto hermanito? ¿Te ha gustado?

Elio- ¡¡¡Claro que si Cynthia!!! ¿Cómo no me va a gustar?

Cynthia- Ju, ju, me alegro. De todas las cosas que hemos hecho, ¿Cuál es la que mas te ha gustado?

Elio- La verdad es que todo me ha gustado mucho, pero quizás lo que más me gusto fue cuando te la metí por el culo.

Cynthia- Vaya, pues a mi no me gusto, elige otra cosa y lo volvemos a hacer ahora, pero por el culo no quiero que me la vuelvas a meter.

Elio- Jo, que pena. Bueno, también me gusto mucho correrme dentro de ti, y me gustaría volver a hacerlo… vamos si me dejas claro.

Cynthia- Pero sabes que eso es peligroso ¿no? Me puedes dejar embarazada.

Elio- Ya, pero me dio mucho morbo hacerlo, no se porque.

Cynthia- La verdad es que a mi también me dio morbo, así que lo volveremos a hacer, esperemos que no pase nada, pero lo haremos en mi cama.

Elio- Perfecto, tu habitación me pone muy cachondo.

Nos dirigimos a su habitación, y una vez allí ella se tumbo encima de su cama y me dijo que la follara, yo sin perder tiempo me puse encima de ella y de un solo golpe se la metí, me agarre con las manos al cabecero de la cama, y con muchísima fuerza desde el principio empecé a embestirla, se la metía tan fuerte que mi hermana se daba con la cabeza en el cabecero, pero ella no se quejo nunca, mas bien al contrario, no hacia mas que animarme a seguir, entonces se la empecé a meter aun mas fuerte, tanto que se caían las cosas que mi hermana tenia encima de una estantería.

Cynthia- Vamos hermanito… co… co… correte dentro… de esta putaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Elio- Cla… claro que si… puta, me… correré en tu… coño.

Cuando me corrí en el interior de mi hermana me derrumbe encima de ella para descansar, mientras los dos jadeábamos sin parar.

Cuando logramos recuperar el aliento, Cynthia me dijo que nadie debería enterarse de esto, yo conteste que por supuesto no se lo diría a nadie, y acto seguido la pregunte si algún día volveríamos a hacerlo, Cynthia me miro sonriendo durante unos segundos, hasta que por fin dijo:

Cynthia- Por supuesto, tú y yo vamos a follar siempre que podamos.

Y nada mas decir eso se metió bajo las sabanas y comenzó a chuparmela.

Esa noche y las que le siguieron hasta que volvieron mis padres dormimos juntos, y pasábamos el día follando los dos, aunque a veces se nos unía Jessica, cuando volvieron nuestros padres ya no podíamos follar tanto, pero como mínimo lo hacíamos una vez a la semana, incluso alguna vez nos atrevimos estando nuestros padres en casa.

Ya han pasado seis años de aquello, y mi hermana ya no vive con nosotros, esta casada y tiene una niña de seis meses, pero aun así cuando podemos nos ponemos a recordar viejos tiempos.



© Ruben

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (19)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Ruben
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)