Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.436 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.434.087 Miembros | 17.224 Autores | 83.672 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » DOMINACIÓN » ANABELLA Y LA DISCIPLINA DOMÉSTICA
[ +
NUEVO! TUS JUGUETES EROTICOS
Sexshop Online 24 Horas!.

Click aquí para ver todos los productos en Stock

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 24-Ago-09 « Anterior | Siguiente » en Dominación

Anabella y la disciplina doméstica

Doncella
Accesos: 15.791
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Anabella aprendé de su marido como ser una buena esposa. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Son las 7 de la tarde y Anabella está esperando impaciente que llegue su esposo. No le gusta que la deje esperando, y Ernesto siempre llega alrededor de las 6.45. Para Anabella, lo peor de la espera es lo incomodo de la postura.

Es costumbre que ella lo espere siempre de la misma forma: con un delantal negro y blanco de criada, la cofia blanca en la cabeza, sobre una cola de caballo, y descalza. El único adorno que lleva su cuerpo es el clásico collar negro de cuero con una argolla por delante. Y nada de maquillaje, Ernesto odia a las putas. La pose es siempre la misma: de rodillas juntas, la cola sobre los pies. Las manos tomadas por atrás. La vista al piso. Al cabo de 15 minutos, la espalda empieza a dolerle, las rodillas están completamente entumecidas, al igual que los desdos de los pies. Pero Anabella sabe que su marido nunca la dejará esperando más del tiempo que ella puede esperar, y en realidad son pocas las veces que se demora de las 6.45.

Ella siente el ruido de la puerta del ascensor y sabe que él ha llegado. La puerta se abre y su Amo entra al departamento. Porque a partir de ahora y hasta las 12 de la noche Ernesto no es más su marido sino su Señor, su Amo, su Dueño. Así lo han convenido ambos, y así les gusta que sea.

Todo comenzo en los primeros meses de matrimonio, cuando aún se estaban acostumbrando a vivir juntos, y aún se estaban conociendo. Ernesto siempre había sido muy puntual en sus gustos y en sus espectivas, y varias veces, viendo que Anabella no incorporaba los nuevos conocimientos sobre su marido con la prontitud y exactitud que él esperaba, el mismo se propuso disciplinarla. Cuando le explicó a Anabella lo que iba a hacer, lo llamó disciplina doméstica. Era muy simple: el le explicaría una vez lo que hacía mal, si ella incurría en el error una segunda vez, el le haría cumplir algún castigo acorde a la falla.

Y la verdad es que a Anabella le pareció muy bien. Sabía que no era muy consistente con las atenciones que debía prestarle a su esposo y le pareció lo más lógico que él tomara cartas en el asunto para asegurase que el matrimonio no se desbarranque. Ambos sabían que la vida de casados podía llegar a ser muy complicada y no querían ser como esos matrimonios donde las continuas fallas en el otro no hacían más que terminar con el propio matriomonio.

Pero también había otra verdad, Ernesto comenzó a ser cada vez más quisquilloso con sus requerientos, los detalles, los horarios, los lugares, que pronto no había un día que pasara sin que Anabella necesitara una "disciplina doméstica". Pero ella era felíz, no veía a mal que su marido se tomara cada vez más atribuciones a la hora de manejar el hogar, al contrario. Había algo en esta nueva forma de vida que los iba uniendo como pareja cada día más.

Al principio los errores eran puramente de índole doméstico. Una de las primeras veces, Anabella no había preparado la cena a tiempo porque se había entretenido mirando una película en el cable, y cuando Ernesto llegó a la casa, apenas si estaba encendiendo el horno para cocinar el pollo. Pero Anabella entendió que no había tenido criterio a la hora de actuar, ya que Ernesto trabajaba todo el día para mantener el hogar, y lo mínimo que se merecía era llegar y que la comida estuviera lista o cerca de estarlo. En esta ocación, el castigo había consistido en que Anabella debía permanecer lo que quedara del día con una cinta de embalaje en la boca, por lo que no podría probar el pollo que iba a cocinar, no podría beber líquidos hasta el día siguiente, y por supuesto, no podría hablarle a Ernesto.

De a poco los castigos se fueron haciendo más corporales, aunque nunca dejaba de haber un poco de humillación en los mismos, ya que Ernesto mantenía que la humillación era lo que realmente provocaba un cambio de actitud, dando lugar al acto de contrición.

En otra ocación, por ejemplo, ya pasados unos largos meses desde las primeras disciplinas domésticas, Anabella había comprado una blusa demasiado escotada. El escándalo se produjo cuando Ernesto se entero de que había estado paseando por la ciudad con esa blusa, y no había limitado su uso a la intimidad de su hogar, dando la ocación de que todo el pueblo mirara sus atributos.

  • Veo que usas está blusa porque estás contenta con tus senos, y no te averguenza andar mostrandolos en público. Pero ya deberías saber que esos senos son únicamente para mi deleite, para mi gozo, y no para el gozo del resto de los hombres de esta ciudad. ¿Estás de acuerdo con esto, Anabella?
  • Sí, Ernesto, lo siento. Debí ser más cuidadosa a la hora de elegir la ropa que usaría para salir a la calle. Te prometo que no volverá a suceder.
  • ¿Entiendes que tus tetas me pertenecen y que solo yo puedo gratificarme con ellas?
  • Sí, mi amor. Lo entiendo y estoy de acuerdo contigo.
  • Bien, ahora vamos a tratar de que este ejercicio haga que lo que acabas de aprender se te grabe en la memoria.
  • Gracias, mi amor. Prometo cumplir con el casitgo que me impongas, y entiendo que es para que pueda ser una mejor esposa.
  • Muy bien, ahora quiero que vayas a la habitación y me traigas un corpiño.

Acto seguido, Anabella le trajo un corpiño de algodón blanco. Ernesto fue hasta el escritorio y sacó de uno de los cajones una caja de chinches y la cinta plateda. Cortó 4 pedazos de cinta, clavó las 50 chinches que traía la caja sobre el lado del pegamento de la cinta, y pegó dos cintas en cada taza del corpiño. El resultado era un nuevo corpiño más duro y con 25 pinches cada uno. Luego se le ordenó que se quitara la blusa y el corpiño que llevaba y él mismo le puso el nuevo corpiño. La dejó con él toda la noche, y a la mañana siguiente, cuando se despertó, le ordenó que se quitara el corpiño frente al él. Ella no se hizo esperar, sus senos le dolían demasiado y he hecho apenas si había podido dormir con el corpiño puesto. Cuando se lo retiró, pudo ver lo que tanto le había hecho doler: sus dos senos estaban completamente enrojecidos, y donde habían pichando las chinches, ahora había puntos rojos. Los pinches de las chinches había lastimado la piel.

  • Muy bien, amor, supongo que hoy no tendrás tantas ganas de andar exhibiendote en público.
  • Lo siento, cariño, te prometo que no lo volveré a hacer.
  • ¿No tienes nada más para decirme?
  • Si, amor. Gracias por esmerarte tanto en que sea una buena esposa para ti.

Con el pasar el tiempo, las sesiones de disciplina se habían vuelto cosa de todos los días, por lo que a esta altura, la pareja había llegado a la conclusión de que, directamente, todos los días dispondrían de la tarde y la noche para estos menesteres.

Ahora Anabella sabía que su lugar dentro del hogar era el de complacer a su marido como una criada, por eso el uniforme, y por otro lado, el de complacerlo sexualmente, por eso el hecho de que no llevara nunca ropa interior dentro del hogar.

Ernesto llegó a su casa unos minutos pasadas las 7 de la tarde. Ella lo esperaba en la posición de espera, y con la ropa correspondiente. Sabía que debía mirarle a la cara a menos que tuviera la certeza de que podía hacerlo, y eso nunca pasaba hasta pasados unos minutos de que él hubiera arribado. Si estaba de buen humor y ella había cumplido con todas sus tareas, seria una tarde tranquila donde disfrutarían en su mayoría de una tarde relajada y en armonía. Si estaba de mal humor, o si su mal humor aparecía cuando notaba alguna falta de ella, sabía que tendría una tarde agitada y en esos casos ya había aprendido que nunca debía mirarlo a los ojos.

Ernesto le tendió el manojo de llaves y el maletín para que lo guardara. Pasó directamente al cuarto de baño y se lavó las manos. Dejó el saco del traje sobre una silla, que ella tomó inmediatamente y guardó en el ropero. Cuando Anabella volvió al living, con la vista baja, Ernesto le dijo:

  • Acabo de notar dos cosas: si puedes decirme cuáles son, y tienes una excusa para ellas, puede que tu castigo sea más leve.
  • Lo siento, Amo (a estas alturas ya había pasado a ser su Amo). Tuve la necesidad de orinar muy cerca de la hora, y luego tuve miedo de no estar a la espera cuando abriera la puerta, por lo que no he podido bajar la tapa del inodoro. Pero no puedo pensar en el segundo error. Estoy muy apenada.
  • Muy bien, te has dado cuenta sola del primer error. Pero el segundo es sencillamente imperdonable. Se ve que en tu urgencia por salir del baño, has dejado una gota de orina en la tabla del inodoro.

Anabella se ruborizó completamente. Esta vez no le salieron las palabras, estaba totalmente paralizada.

  • Parece que más que una esposa tengo frente a mi a un cerdo, un animal de la jungla. Hasta un perro tiene mejores modales que tu para hacer sus necesidades!
  • Lo s..s…si..
  • Callá, no quiero escuchar qué débiles excusas inventas para este inexcusable acto. Ahora vete al rincón, quiero pensar en tu castigo.

Anabella corrió al rincón del living, junto sus manos en su espalda y se quedó parada mirando la pared. Ernesto se fue al baño a meditar. Al cabo de un rato largo volvió con una resolución tomada.

  • Muy bien. Hoy te llamaré cerda por lo que queda del día, ya que no te has ganado que te llame como a una persona. Las personas no orinan el sanitario. Ademas, claro está, has perdido el privilegio de usar el inodoro hasta nuevo aviso. Hoy aprenderas a ser un inodoro, ya aprenderás a respetar un inodoro.

Anabella, todavía con la vista clavada en la pared, pudo esta vez articular las palabras.

  • Gracias, mi Señor, se que no merezco los esfuerzos que dispensa en mi. Sé que mi falta fue grave y estoy dispuesta a cumplir el castigo que haya dispuesto para mí, con gran aceptación.
  • Primero quiero que te quites toda la ropa, excepto el collar. Los animales no usan ropa, cerda, así que quítate el delantal y la cofia. Hoy no eres merecedora de ellos.

Ella salió del rincón se paró en el medió del living, se quito presura las pocas prendas que vestía, y quedó totalmente desnuda. Dejó la ropa sobre una silla y se quedó parada a la espera de nuevas órdenes.

  • Por lo menos puedo decir que tengo una cerda obediente. Vamos, rápido, trae una jarra de agua y un vaso de la cocina.

Ella salió presurosa, y trajo la jarra y el vaso. Ernesto se había sentado en su butaca preferida y había prendido el noticiero. Anabella sabía lo que seguía, de memoria. Dejo la jarra y el vaso en la mesa de junto y fue a buscar un cigarrillo. Lo encendió en la cocina y se lo llevó a su marido. Le sirvió un vaso con agua y se arrodilló entre la butaca y la mesa de junto, con las manos en cuenco, para recibir las cenizas que el fuera a depositar.

Ernesto tomó un vaso entero de agua, y Anabella le sirvió otro sin que lo tuviera que pedir. Pero hoy él estaba realmente muy enojado. Le ordenó que abriera la boca y que sacara la lengua. Debía mantenerse en esa posición hasta que terminara el cigarrillo. Esta vez las cenizas fueron cayendo en su boca. No la quemaba ya que las cenizas no estaban calientes, pero el sabor que le quedaría en su boca le duraría unas varias horas. Cuando había terminado el cigarrillo, se lo puso en la boca, por lo que ella tuvo que cerrar la boca para evitar que el cigarrillo se le cayera. Fue a la cocina, apagó el cigarrillo con le agua de la cocina y escupió todo lo que pudo en la bacha. Volvió y le sirvió otro vaso de agua.

Este rutina duró hasta que terminó el noticiero, a las 8. Para ese entonces, la vegija de Ernesteo estaba lista para el desagote.

  • Vamos, cerda, hoy serás mi inodoro.

Enrique la tomó del brazo y la llevó hasta el baño. La hizo sentarse de rodillas en la ducha y le ordenó que mirara siempre al piso. Luego, sacó su pene y descargó un gran chorro de orina sobre su cabeza. La orina cayo por su cara y sus pechos y espalda, para terminar en sus piernas y luego en la bañera. Interiormente, Anabella agradecía que no le hubiera hecho abrir la boca.

Acto seguido, habrió la ducha de agua fría y la dejó 4 minutos bajo lluvia helada. No le dio indicaciones de que cambiara de posición. Cuando volvió al baño a cerrar la ducha, Anabella estaba tiritando. La sacó de la bañera, la paró en mitad del baño. Tomó una toalla limpia, secó la bañera y el suelo del baño, la pasó por la tabla del inodoro y luego la secó a ella, con brusquedad, como quién seca el pelaje de un perro.

Lo mismo se repitió 2 veces más esa noche. De más está decir que Anabella no comió con su Amo en la mesa del comedor, sino que comió su comida y bebió su agua de unos platos que había puesto en el piso de la cocina. Una vez recogidos los platos de la cena, Anabella fue hasta el living y le pidió a su Amo.

  • Disculpe, Amo, no es mi intención molestarlo, pero necesito su permiso para ir al baño.
  • Finalmente la cerda está aprendiendo que hay un lugar específico para eso.
  • Realmente lo siento, Amo, prometo que no volveré a cometer ese error, pero por favor, necesito su permiso para ir al baño.
  • ¿Y que tienes que hacer en el baño, cerda?
  • Tengo que orinar, mi Señor.
  • Pues vas a tener que aguantarte, cerda. No creo que te hayas ganado el privilegio del baño todavia.
  • Por favor, mi Señor, haré todo lo que me pida, pero me urge ir al baño.
  • ¿Tanto es así?
  • Si, mi Amo, tengo la vegija llena de pis, y siento que si espero un poco más voy a reventar. No quise pedirle permiso antes porque no lo quería importunar, y esperaba que para cuando llegara este momento ya hubiera terminado el castigo, pero veo que no es así, y no tengo otra opción más que rogarle, por favor, que me permita orinar.
  • En algo tenías razón. Todavía no te has ganado el privilegio de usar el baño, pero ve a buscar unos periódicos viejos y tráelos enseguida.

Así lo hizo, en instantes estaba Anabella de vuelta con una pila de periódicos.

  • Vamos, cerda, que no tengo toda la noche. Sal al balcón, así como estás, no me importa si te ven los vecinos. Despliega varias hojas de papel en el piso, como hacen los dueños de perros, y orina allí si tanta necesidad tienes.
  • Pero Amo, no puedo hacerlo, todavía es temprano, y hay mucha gente despierta, muchos podrían verme.
  • Eso tendrías que haberlo pensado antes, ahora es tarde. Quiero que te pares en el balcón, mirandome a mí, y te sientes en cuclillas, como una perrita hembra, y orinas sobre el papel de diario.

Anabella entendía que su Amo no iba a ceder, pero no podía esperar más tiempo. Abrió el ventanal que daba al balcón, hacía mucho frio y su pezones se erectaron al instante. Desparramó los papeles sobre el piso, se sentó en cuclillas de espaldas a la baranda, y abrió bien las piernas. El frió la había hecho que se le ponga la piel de gallina, y la vergüenza extrema de lo que se veía obligada a hacer, la habío hecho ruborizarse gravemente. Pero la satisfacción de haber podido orinar hizo que valiera la pena tanta humillación.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© Doncella

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (4)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Doncella
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)