Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.504 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.596 Miembros | 17.715 Autores | 86.908 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » SEXO ANAL » LE DOY POR EL CULO A MI VECINA PARA AYUDARLA
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 24-Ago-09 « Anterior | Siguiente » en Sexo Anal

Le doy por el culo a mi vecina para ayudarla

pedrusco
Accesos: 195.452
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Mi vecina se presenta en mi casa con un problema entre las piernas y no puedo evitar ayudarla sodomizándola de forma salvaje. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Le doy por el culo a mi vecina para sacarla de un aprieto

Mi vecina se presenta en mi casa con un problema entre las piernas y no puedo evitar ayudarla sodomizándola de forma salvaje

Hola a todos, soy Pedro, protagonista afortunado de esta historia, tengo 30 años, soltero aunque mujeres no faltan en mi vida, trabajo de informático en una empresa de Granada y llevo una vida bastante cojonuda ya que dispongo de dinero y no tengo ninguna atadura.

Hace poco me cambie de piso, estaba harto de mi antiguo ático, por lo que me mude a un bloque de apartamentos de nueva construcción. Allí la mayoría de mis vecinos son matrimonios, uno de ellos vive en la misma planta que yo, es un matrimonio joven con un hijo de 5 años.

El marido es ejecutivo de una empresa por lo que se tira todo el día fuera y ella que trabaja en una empresa de seguros es una mujer espectacular. Se llama Susana, tiene 35 años y un cuerpo magnifico, mide sobre 1,70 y tiene unas curvas de infarto. La primera vez que la vi llevaba un vestido fino, ya que era primavera, con marcado escote que insinuaba unas tetas de campeonato, el vestido llegaba un poco mas arriba de sus rodillas dejando a la vista unos muslos y unas piernas muy apetecibles, pero lo mejor era su culo de concurso que hacía que toda la sangre de tu cuerpo se fuera directamente a la polla.

A los pocos meses ya nos conocíamos más o menos bien, ya que coincidíamos en el ascensor, en el portal y por las tiendas de alrededor. Ella es muy simpática siempre con una sonrisa dibujada en la cara tan preciosa que tiene, cuando te mira con esos ojazos negros te deja hipnotizado.

Yo soñaba cada día con poder follármela, pero sabía que eso solo podía ser un sueño, ya que Susana era una mujer fiel y muy formal. Pero un día ocurrió lo siguiente:

Era un jueves por la mañana, me encontraba en el piso esa mañana porque había estado realizando unas gestiones por la ciudad y cuando termine regrese al piso. Me había pedido el día en mi empresa y quería aprovecharlo para descansar, pero de pronto tocaron al timbre.

Fui a abrir y cuando miré por la mirilla vi a Susana con un camisón puesto y roja como un tomate.

Yo - Hola Susana dije al abrir la puerta.

Susana - Hola Pedro, puedo pasar por favor.

Yo - Claro, ¿pero que te ocurre?, ¿porque vas vestida así?

Al entrar observe que Susana andaba con las piernas separadas y de una forma torpe, a la misma vez que sujetaba algo debajo del camisón.

Susana – Tienes que ayudarme, no sabía a quien acudir, me da mucha vergüenza, pero contigo tengo más confianza que con nadie en el bloque.

Yo – Esta bien, pero cuéntame que te pasa.

Susana - ¡Que vergüenza¡.No se lo que vas a pensar de mí.

Yo – Por favor Susana suéltalo ya, que no será para tanto.

Susana – Esta bien, pero como te rías me muero de la vergüenza. Esta mañana cuando he regresado a casa después de cerrar un seguro con un cliente importante me ha apetecido tomarme una cerveza. La he abierto y me la he bebido en pocos tragos, al terminar he notado un calor por todo el cuerpo. Me he dado cuenta que estaba excitada y como estaba sola, me he ido al salón con la botella en la mano y me he tumbado en el sofá. Al poco rato estaba con la falda subida, las bragas echadas a un lado y con la botella de cerveza entrando y saliendo de mi vagina.

Yo – Estas de broma, interrumpí a Susana, como se te ha ocurrido meterte una botella de cerveza ahí!!!.

Susana más colorada todavía y con los ojos ya llorosos no sabía donde meterse, pero haciendo un esfuerzo siguió con su detallada exposición.

Susana – Es que no se lo que me ha pasado, estaba muy excitada y era lo que tenía a la mano. En ese momento no podía parar, cada vez me la metía más adentro hasta que en una de esas veces he notado algo raro, es como si la botella hubiera hecho vacío y ahora no puedo sacarla. He pensado en ir a un hospital, pero me da mucha vergüenza y peor todavía sería decírselo a mi marido.

En ese momento mi cara era todo un poema, no me podía creer lo que estaba oyendo.

Yo – Me dejas sin palabras, pero bueno me alegro que hayas acudido a mí, vamos a tratar de darle una solución. Romper la botella puede resultar muy peligroso, por lo que solo se me ocurre que tienes que relajarte para que tus paredes vaginales dejen salir la botella.

Susana – ¿A que te refieres con relajarme?

Yo – Tienes que relajar las paredes vaginales y para eso nada hay mejor que llegar a un orgasmo.

Susana - Pero que me estas pidiendo, que tenga un orgasmo aquí, además se te olvida que tengo una botella de cerveza en mi coño.

Yo – Ya lo sé, pero hay muchas otras maneras de alcanzar un orgasmo, y si quieres yo puedo ayudarte.

Susana – Te estas pasando de la raya, no voy a dejarte que me pongas un dedo encima.

Yo – También lo puedes hacer tu solita, pero como me has pedido ayuda. Ya se que parece algo indecente por mi parte, pero es la mejor manera para sacar la botella de ahí dentro.

Susana – No sé, a lo mejor llevas razón, pero tú solo te limitarás a mirar, nada de tocar.

Era sorprendente que ella accediera a que yo mirase como intentaba llegar al orgasmo, pero supongo que estaba asustada por la situación y no quería estar sola.

Yo – De acuerdo, vente a mi dormitorio y sobre la cama lo podrás hacer mejor.

Susana con su caminar torpe se dirigió al dormitorio y con mucho cuidado se echo sobre la cama. Estaba muy nerviosa lo que le generaba mucha tensión y por eso la botella no había forma de sacarla.

Yo – Ahora Susana muéstrame la botella.

Susana con la mirada perdida en el suelo empezó a subir su camisón apareciendo una botella de Heineken incrustada en su bien arregladito coño. Tenía todo el cuello y parte del cuerpo de la botella dentro.

Estaba impresionante, recostada en la cama, desnuda de cintura para abajo, con las piernas abiertas y su coño totalmente expuesto. Mi polla de momento se puso dura.

Susana – No se como voy a hacer esto, además te estas poniendo cachondo conmigo o sino a que se debe ese bulto de tu pantalón.

Yo – Como quieres que no me excite teniendo delante a diosa como tú abierta completamente de piernas.

Susana – Es verdad, eres un hombre y nadie es de piedra. Pero yo en esta situación no voy a ser capaz de alcanzar un orgasmo.

Yo – Tienes que dejarme que te ayude, te prometo que no voy a hacer nada que tu no quieras.

Susana – Esta bien, pero cunado yo te diga que pares tienes que parar, ¿de acuerdo?.

Ya había vencido su resistencia, tenía que hacerla disfrutar de lo lindo, pero yo también pensaba llevarme mi parte.

Me acerque a ella y me puse a la altura de su coño, empecé a acariciar sus muslos y luego su zona púbica dando pequeños besitos. Ella permanecía todavía bastante tensa por lo que empecé a dar pequeños lenguetazos en su clítoris pasando al instante a lamerlo ya sin contemplaciones.

La cara de ella estaba ya cambiando, empezaba a sentir pequeñas sensaciones, ya que se termino de quitar el camisón mostrando unas tetas mejor que las que yo me había imaginado.

Yo – ¿Como te sientes?. ¿Te esta gustando?.

Susana – Sigue así, estoy empezando a excitarme.

Al escuchar esto, ensalive uno de mis dedos y se lo metí directamente en el culo, a lo que ella protesto inmediatamente.

Susana – Por ahí no, que soy virgen por atrás y me va doler mucho.

Yo – Tranquila, tienes que probarlo para saber si realmente te gusta, hay muchas mujeres que alcanzan orgasmos maravillosos al estimular esta zona.

Susana – Vale, pero ve con cuidado, por favor.

Al rato ya metía dos dedos en su culito, y yo no aguantaba más.

Yo – Susana, déjame que saque mi polla o voy a romper el pantalón.

Susana – Pobrecito, estarás a punto de reventar. Puedes sacártela.

Al oír esto me baje los pantalones y los boxer saliendo mi polla como un resorte. Susana quedo un poco impactada con el tamaño, seguro que su marido la tenía más pequeña.

Ya me quede de pie siguiendo con mis trabajos manuales, que ya estaban haciendo efecto, y Susana empezaba a gemir levemente pasando sus manos por sus hinchados pechos.

Yo – Necesito que me la menees, no aguanto más.

Susana – Vale, pero de ahí no paso. No me pidas llegar a más.

Susana empezó a menearme el rabo, ya con cierta cara de vicio, mientras aceptaba con gusto mis dos dedos en su culito. Estaba ya disfrutando de lo lindo, ya que en el fondo de la botella se veían restos de sus jugos vaginales.

Yo – Susana levántate y ponte en la postura del perrito, así será más fácil que la botella salga.

Susana – Vale, porque de esta manera parece que no quiere salir.

Se levanto y se puso con el culo en pompa, era la visión más maravillosa del mundo, sin pensarlo empecé a lamer culo de Susana como un loco a la misma vez que metía ya 3 dedos en él. La polla la tenía a reventar, por lo que sin decirle nada la dirigí a la entrada de su culo y se la metí de un golpe. Si no lo hacia así sabía que no me iba a dejar hacerlo.

Susana – Aahhh¡¡¡. Pero que estas haciendo, para por favor. Me estas partiendo en dos.

Yo – No puedo parar, tengo que follarte ese pedazo de culo que tienes.

Susana – Cabrón, me has engañado, y me estas sodomizando.

En aquellos momentos, yo ya no escuchaba a Susana, solo estaba concentrado en taladrar su culo con furia, no iba a poder sentarse en un mes. Así estuve al menos 5 minutos largos hasta que al final no aguante más y me derrame en su interior. Solté una gran cantidad de leche, en su interior era increíble. Pero lo más alucinante fue que en ese momento Susana también alcanzo un orgasmo tremendo que hizo que la botella saliera disparada de su coño. Sonó como cuando se descorcha una botella de vino.

Susana entre excitada y sorprendida miró la botella, se salio de mi polla, cogió su bata y salió disparada del piso, dejando un reguero de semen por todo el suelo, ya que no era capaz de retener el semen dentro de su culo bien abierto.

Yo por mi parte recobraba el aliento después del esfuerzo, y me fije en que la botella estaba llena de fluidos de Susana.

Por lo que pensé que a lo mejor Susana había disfrutado con la follada y todo había sido una pose de mosquita muerta, para que no viera lo guarra que era en realidad.

El tiempo me diría si llevaba razón en mis sospechas.

Un Saludo.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© pedrusco

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (26)
\"Ver  Perfil y más Relatos de pedrusco
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)