Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.756 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.958 Miembros | 17.619 Autores | 86.373 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » YO, SU MUJER, MI HIJO, MI MARIDO
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 29-Ene-09 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Yo, su mujer, mi hijo, mi marido

BELLAMADRE
Accesos: 99.478
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
No pense que esto me fuera a suceder, pero ocurrio, esto es algo real y no una ficcion... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Hola, quiero compartir con ustedes lo sucedido con mi hijo, algo que creí que solo eran cuentos o fantasías escritas en diferentes relatos, pero nunca creí que me llegara a pasar. Para comenzar, me gustaría decir que soy una mujer que gusta mucho del sexo, después de la separación con mi marido hace muchos años, tuve mucho pretendientes, pero con ninguno de ellos tuve una relación muy seria y mis relaciones con ellos siempre fu muy discretas, ya no quería que mi hijo supiese que salía con alguien, además que yo luche sola para que mi hijo saliera adelante y no quería interrumpir ese proceso por causa de un novio.

Actualmente vivo en Sucre, Capital de Bolivia, ciudad en crecimiento, por lo que es muy reservada en lo que se refiere al sexo, lo cual me obliga a utilizar nombres ficticios, tengo un hijo que diré que se llama Diego, actualmente el tiene 22 años, es universitario, tiene un cuerpo atlético ya que le gusta mucho el fútbol. Yo diré que me llamo Bárbara, por razones de discreción, no diré mi profesión, actualmente tengo 45 años, pese a mi edad, me mantengo en forma y gozo de un cuerpo que si bien no es la de una miss, pero tengo lo mío, soy de piel morena, pelo ondulado hasta media espalda, mis pechos pese a ser grandes no son caídos están formados, con aureolas medianas y muy oscuras y pezones grandes, mi trasero bien parado de buen tamaño, ya que mis caderas son amplias, como lo dije antes soy divorciada desde que mi hijo tenía 2 años, después de ello, evite el a los hombres por dedicarme a mi hijo, pero ello fue hasta que el cumplió los 11 años, ya luego empecé a salir con muchas personas de mi edad, otras mayores, pero con ninguno tuve una relación seria, pero mantenía viva mi actividad sexual, alguna follada con alguno de ellos, debes en cuando no hace daño a nadie jejeje, pero como dije antes todo esto siempre lo hacía con mucha discreción, nunca quise que mi hijo supiese de mis aventuras.

Conocí esta página hace pocos días, estaba sola en casa y entre al navegador, en el buscador coloque "relatos eróticos", quise entretenerme leyendo las diferentes aventuras en su vida sexual, y así fue que conocí esta página, dentro de ella hubo una categoría que desconocía y me llamo mucho la atención, "filial", cuando ingrese, pude ver que se trataba sobre incesto y empecé a leer algunos de ellos, no podía creer que se pudiera practicar el sexo entre familia, por lo que digo con todo respeto que solo creí que todos esos relatos eran solo producto de la imaginación, pero aun así no le quitaban lo excitante, algunos de ellos, sobre todo los que trataban de madres e hijos, lograron despertar en mi algo que no se explicar, una sensación nueva que desconocía, quizá el hecho de ser madre y vivir sola con mi hijo.

Todo comenzó un sábado por la tarde, mi hijo tenía que ir a jugar, y yo estaba en sala viendo televisión, saliendo de su habitación se acerco a despedirse…

- Má, me voy a jugar si? Llegare un poco tarde.

- Esta bien hijo, toma unos pesos por si te hace falta

- Gracias má, nos vemos...

Tomo el dinero que le ofrecí, me dio un beso en la mejilla y se fue, luego aprovechando que estaba sola me fui al computador a leer algunos relatos de la pagina que me había gustado mucho, cuando entre a la categoría de filial, encontré uno que titulaba "me folle a mi madre en una fiesta de disfraces" empecé a leerlo y debo admitir que me excitó mucho la manera de como el hijo había conseguido follarce a su madre sin que ella lo supiese y mas aun que le haya hecho gozar a su madre de una manera que ni su marido lo había hecho, en ese momento me imagine a mi hijo queriendo hacer lo mismo conmigo, me estaba excitando mucho, sentí mis bragas humedecidas por el flujo de mi concha que se estaba dilatando mojándome incluso los muslos, estaba tan excitada que me desnude por completo y me recosté en la cama y empecé a tocarme la concha, la frotaba lentamente imaginado cada escena de ese relato, primero metía un dedo lentamente hasta llegar al tope, después metí otro dedo mas, estaña tan mojada que mis dedos lograban ingresar con mucha facilidad gracias a mi flujo que brotaba mi concha, después imagine que mi hijo y yo éramos los protagonistas de ese relatos, eso me puso a mil y no pude evitar tener un tremendo orgasmo que acabo con un grito ahogado de placer, me había hecho una buena paja, no era la primera vez que lo hacía, pero esta era diferente, lo había hecho pensando en mi hijo, desnuda como estaba, seguí leyendo otros relatos, me percate de la hora y supuse que ya llegaría mi hijo, así que apague el ordenador y me fui a dar un baño.

Cuando salí de la ducha, me puse una bata sobre mi cuerpo desnudo, una toalla en el pelo y me fui a sala a ver la televisión, aun seguía un poco agotada producto de la paja que me había hecho, No recuerdo el momento en el que me había quedado dormida, solo sentí un beso en mi mejilla y las palabras de mi hijo.

- Buenas noches mami, te quedaste dormida con la televisión.

- Buenas noches hijo, hacía mucho calor, me di un baño y sin querer me quede dormida. – En ese momento no me había percatado que un parte de mi seno derecho estaba casi fuera y mi hijo sentado en el sillón de alado tenia una vista muy buena, y me di cuenta de que su mirada estaba fija en el, así que disimuladamente me cubrí y me puse algo roja, el debió darse cuenta porque note que él también se puso colorado.

- Y como te fue en el partido hijo? Ganaron?

- Si, logramos pasar a la final para la otra semana

- Hay que bueno hijo, debes estar agotado, quieres que te prepare algo? Mira que por quedarme dormida no pude preparar la cena, pero puedo hacerte algo rápido. – no pude evitar mirar a mi hijo sentado en el sillón y ver el bulto que se le había formado, creo que fue producto de lo que me había visto, el trataba de ocultarlo cruzando las piernas, pero aun así se le podía notar.

- No mamá, gracias, no te preocupes, estoy cansado y no tengo hambre, mejor me doy una ducha y me voy a la cama si?, pero si tú quieres puedes prepararte algo.

- No… yo… también me voy a la cama… - no podía evitar estar nerviosa, ver ese bulto me había puesto así.

- Buenas noches mami, que descanses. - cuando se paro para darme el beso de buenas noches, pude notar en ese momento, como su mirada otra ves se clavo en mi seno, se había vuelto a descubrir, me lo volví a tapar, me puse aun más nerviosa, no pude evitar volver a ver el bulto en su entrepierna, no lo podía creer, no sabía lo que me estaba sucediendo, me estaba volviendo a excitar con esa escena, se subió a su habitación, y pude al fin dar un respiro, volví a sentir que mi concha se había puesto húmeda, tuve que quedarme un rato mas recostada en el sofá, recordaba lo que había pasado, imaginaba muchas cosas, que quizá el debió haberme estado mirando el seno mucho antes de despertarme, sin darme cuenta. Apague el televisor y subí las gradas hacia mi habitación. Cuando pase por el baño, note que la puerta estaba semiabierta, me acerqué con cautela, vi a mi hijo desnudo secándose el cuerpo, estaba de espalda hacia mí, mire su espalda, bien formada, y su traserooo, Dioossss!!!, a su edad era ya todo un hombre, la vista era genial, no paraba de humedecerme, las piernas ya me temblaban, así que decidí entrarme en mi habitación, le puse el seguro, me quite la bata, me recosté, no aguantaba más, estaba enloquecida, los flujos chorreaban de mi cocha humedeciéndome toda, mi cuerpo se estremecía, estaba grabada la imagen de mi hijo en mi mente, imaginaba yo detrás de él, acariciándolo lentamente, recorriendo mis manos por la espalda, por culo, ese culo tan hermoso, imagina pasar mi lengua por sus nalgas, se lo mordía, se lo besaba. A estas alturas mi cuerpo ya no me obedecía, estaba sedienta de sexo, quería ser follada en ese preciso instante por quien sea, quería una verga dentro de mí, de mi concha, no pude mas y con un gemido casi apagado me llego un orgasmo de lo más grande, quede agotada y empecé a chuparme los flujos que quedaron en mi mano hasta quedarme dormida.

Durante la semana, los días transcurrieron con toda normalidad, pero yo no dejaba de pensar como había logrado excitar a mi hijo, y como él me había excitado a mí. Llego el día sábado y mi hijo nuevamente se fue a jugar fútbol y yo aproveche para poder entrar a la pagina y pude ver que hace pocos días atrás, ya habían escrito la segunda parte del relato "me folle a mi madre en una fiesta de disfraces", empecé a leerlo y supe que fue la madre quien había planeado todo para que su hijo se la follara, era increíble, este segundo relato me había excitado más que el primero, era tanta mi excitación que me puse a pensar; hasta que punto podía yo excitar a mi hijo?, me parecía un juego querer averiguar tal situación y tenía que descubrirlo.

Esa noche, llego mi hijo de jugar y nos fuimos a dormir con toda normalidad. A la mañana siguiente al despertarme quise comprobar lo que día anterior se me había venido a la mente, así que me puse una tanga bastante pequeña, un camisón semitransparente bastante corta y sin sostén, yo jamás me había vestido así a la vista de mi hijo, solamente cuando estaba por dormir y en muy raras ocasiones, salí de mi de cuarto y me fui a la cocina, al poco momento sentí que mi hijo había entrado a la cocina, me di la vuelta, lo mire y el no dijo ni una sola palabra, pude ver sus ojos bien abiertos con la vista hacia mi cintura, seguramente estuvo mirando mi trasero por un buen rato.

- Hola hijo, ya te levantaste, enseguida te preparo el desayuno?.

- …ehhh.…si…si – estaba muy sorprendido de ver a su madre vestida de esa forma, y no sé porque, pero creo que era tanta mi calentura por lo que estaba sucediendo, que yo me sentía de lo más tranquila.

– Perdona que este vestida de esta forma hijo, pero como es Domingo y como no tengo nada que hacer, quise estar un poco mas cómoda.

- Descuida mamá…solo que…me quede un poco sorprendido.

- Sorprendido? A tu edad ya deberías estar acostumbrado de ver a una mujer así, además soy tu madre, y verme vestida así, no tiene nada de malo o sí?.

- No, claro que no tiene nada de malo, además si me lo permites mami, déjame decirte que te ves muy hermosa vestida así – esa respuesta no me la esperaba, me dejo sorprendida, sin poder decir ni una sola palabra, el silencio se apodero de nosotros por unos segundos.

- Lo…lo siento mamá, no debí decir eso….

- No…te preocupes, es que… no me imaginaba que pensaras así de tu madre – estaba roja de vergüenza, no supe que hacer, sin embargo su comentario me había gustado mucho. En silencio se acerco, coloco la palma de su mano en mi rostro.

- No tiene nada de malo pensar que se tiene a la madre más hermosa que puede haber o si? – nuevamente izo que mi cuerpo se estremeciera, estaba al límite, sentía que mi piel se electrizaba, estaba muy nerviosa, no pude aguantar, me di la vuelta, dándole la espalda

- No…no… tiene nada de malo hijo – en ese momento pude sentir sus manos en mis brazos, se apretó hacia mí, pude sentir el bulto de su pene en la raya de mi culo, amenazante, queriendo romper nuestras vestimentas para darse paso entre mis nalgas y penetrarme, estaba dura, la sentía, pero también sentía como mis pierna estaban mojándose con los flujos de mi concha, la excitación hacia que mi mente se quedara en blanco, sentí los labios de mi hijo en mi cuello, estaba sintiendo algo que jamás había sentido antes

- Hijo…no…por favor…no sigas… detente…sabes que…no es correcto…mmmm…- mi cuerpo lo quería rechazar, pero mi excitación fue más fuerte y fue entonces cuando sentí una de sus manos apretándome uno de mis senos, lo apretaba con fuerza, pero al mismo tiempo con mucha delicadeza, mis pezones estaban durísimos, sentí su otra mano en mi concha por encima de mi camisón, ya no quería que se detenga, quería sentirlo más, me di la vuelta, busque sus labios, quería sentir su lengua dentro de mi boca, empecé a besarlo, suave, pero con una pasión intensa, su lengua se metía hasta el fondo, estaba en otro mundo, ya no me importaba nada, con mis manos le afloje el pantalón y se lo baje junto con su bóxer que llevaba puesto, no dejaba de besarlo, sus manos estaban apretándome el culo, agarre la verga de mi hijo en mis manos, era toda una tentación, estaba dura, tiesa como un pedazo de fierro lista para hacer de mi la mujer de mi hijo, me puse de rodillas, mi boca estaba a la altura de su verga, la tome con mis labios suavemente y poco a poco empecé a meterlo lentamente dentro de mi boca, que deliciosa, ese sabor dulce y a la vez salado me estaba volviendo loca y eso me gustaba, se lo chupaba lentamente hasta lograr metérmelo toda adentro, luego lo lambí desde la punta hasta los huevos, no quería dejar ni un solo milímetro sin que haya pasado mi lengua, el olor de su verga estaba dentro de mí.

- ahhh…mamá…que gusto…sigue así, no pares…mmmm…esto es sabroso…

- Te gusta hijo?...mmmm….te gusta como mami te la chupa?...

-…siiiii…ahhh….siiii…nunca sentí algo igual…ahhh…. – empecé a chupársela con más fuerza, quería sentir ese jugo blanco y espeso en mi boca, después de un rato mi hijo ya no pudo aguantar más y se estaba viniendo - me vengooo…mamiiii…me vengooo….ahh…ahhh…AHHHH!!! – la leche que le salió de la verga era tanta que me costó retenerla toda dentro de mi boca, dejando caer un poco en mi pechos, estaba espesa y sabrosa como me lo imaginaba – lo siento mamá…no pude contenerme… pero es que…me la chupaste de una manera que ninguna muer me lo había hecho.

- Descuida hijo, me gusto mucho tragarme ese jugo tan delicioso, vamos, súbete los pantalones y vamos arriba, estaremos mejor ahí – yo ya no era la misma, pues ya no miraba a mi hijo como tal, para mí era mi marido, y el tampoco me miraba a mí como su madre, yo era su mujer. La mamada que le había hecho a mi hijo y el sentir esa leche en mi boca, me habían transformado por completo, lo tome de la mano y nos fuimos a mi habitación, entramos, nos desnudamos sin prisa alguna, me eché en la cama de espaldas con las piernas abiertas y las rodillas flexionadas, quería recibir la lengua de mi hijo en mi concha, quería devolverle los favores a mi hijo.

- Ven hijo, comete la concha de tu madre, mira como esta sedienta de tu boca, quiero que te la comas…

- Si mamá…- empezó a besarme los muslos lentamente por dentro hasta llegar a mi concha peluda y húmeda, empezó a lamberla muy suavemente, hacia que lo deseara mas, me lo chupaba el clítoris, lo apretaba con sus labios, lambia todos los flujos que brotaban mi concha, era algo que me gustaba, no sé donde o con quien él habría tenido esa experiencia en chupadas era genial haciéndolo, lo hacía muy bien, era tan bueno que no tarde mucho en volverme a correr.

- Hay mi amor!!!… que bien lo haces!!!...sigueee!!!...Siguee!!!...asiii!!!...asiii!!!...no te detengas!!!... AHHH!!!...SIIIII…ASIIII. MI HIJO…ASIIII…QUE GUSTO DIOSS!!!!

- mmmm…mmmm….mmmm… mami… quiero comértela todaaaa….mmmm…

- HHHAAAYYY… SIII… MI AMOR…. ES TODA TUYAAAA….. SIIII…. ME GUSTA… AAAAHHHH…QUE SABROSOOOO…AAAAHHHH- estaba enloquecida, gritaba tanto que ni yo misma me reconocía, me hizo tener un orgasmo como jamás lo había tenido – AAAAHHHH…ME VENGO…HIJOOO …AAAAHHH… AHH…AHHHHHHHH!!!!!… SIIIIII!!!!…. uuuuufffff… que delicioso hijo, eres divino!... quiero que me folles amor si? Folla a tu madre, quiero tu leche dentro de mí.

- Te daré toda mi leche, mama, - se puso de rodillas frente a mí colocando mis piernas en mis hombros y apuntaba con verga en la entrada de mi cueva, solamente sentir ese toque de la cabeza de su verga en los labios de mi concha me volvía loca, lentamente empezó a meterla, primero la cabeza, haciendo espacio para que entrara el resto, sentía como se entraba poco a poco, no pude evitar mis gemidos de pasión cuando sentí chocar sus huevos en mi piel…

- Hijo…mi amor… mmm que rica es tu verga…mmm… fóllame, como nunca lo has hecho…siiii… ahhhhh…que rica….ahhh… bombéame mi amor… hazme sentir tu mujer… bombea… bombea… asiii… asiii…. masss…. masss hijo…maaass…. la quiero todaa…- aun principio me bombeaba lentamente y poco a poco empezó hacerlo mas y mas fuerte- HHHAAAYYY!!!! … HHAAYYY!!!…. ME VAS A MATARR!!!…. SIGUEEE!!!… ASIIII!!!…. SIIIGUEE!!!… NOO PARESSSS!!!…. REVIENTALE LA CONCHA A TU MADREEE!!!!…. REVIENTACELAA!!!…

- SIII…MAMAAA!… MMM… TE LLENARE LA CONCHA CON MI LECHE...MMM…MMM…LA QUIERES DENTROO!!?....

- NOOO HIJOO!!!…NOOO!!!… AHHH!!!…AAAHHH!!!… ES PELIGROOSSOO!!! …AHHH!!!… ECHAMELA EN MI CUERPO!!!… AHHH!!!… AHHH!!!…. NO QUIERO EMBARAZARME HIJO!!!…. AHHH!!… DAMELA EN MIS PECHOS!!!...

- SIII… SI MAMA… TE LA ECHARE EN TU PECHO!!!….MMMM…AHÍ VIENEEE!!!!!…AH AH!!! AH!!! …SIIIIII!!!….

- YA! YA! YA!….YO TAMBIEN ME VENGO MI AMOR!!!!….AHHH!!! AHHHHHHHHHHHH!!!!!!!...DIOOSSS!!!... – tuvimos nuestro orgasmo cada uno al mismo tiempo, las barreras entre madre e hijo se habían roto por completo, nunca imagine que realmente esto me llegaría a pasar, pero no me arrepiento, la satisfacción que ambos aviamos logrado, era lo que ambos queríamos, ese día follamos como salvajes, no podía creer que esa verga de mi hijo tuviera tanto poder, descansábamos por unos instantes, después me levante así desnuda como estaba para preparar algo para comer a medio día, pero luego mi hijo se levantaba y se venía a la cocina y me daba mi almuerzo por adelantado, creo que ese día no hubo un lugar de mi casa donde no habíamos follado, pero en la noche se volvió nuestro nido, la cama donde me había masturbado muchas noches pensado en mi hijo y que ahora lo tenía a mi merced, o mejor dicho a la merced de mi hijo jajaja, follamos hasta quedar dormidos, rendidos de tan duras batallas que nos habíamos dado. Ya después me entere muchas cosas que mi hijo hacia a escondidas, como por ejemplo que esa noches que me vio con el seno hacia fuera, en verdad fue él quien me lo había descubierto y que había dejado apropósito la puerta del baño semiabierto para que yo lo mirara, que después de eso se hacia una pajas pensando en su madre. Desde ahí que la relación entre mi hijo y yo se volvió diferente, ya les iré contando otras cosas, por ahora les dejo con este primer relato, para su deleite.

Si algunas madres que tienen bastante experiencia con este tipo de relaciones, quisiera aconsejarme algunas cosas más, se lo agradecería de todo corazón, como les dije antes, esto para mi es algo nuevo algo que nunca creí que me llegara a pasar, para ello les dejo mi correero, bella-dama63@hotmail.com, con todo respeto, por favor no lo tomen a mal, pero por ahora quisiera solo hacer amistades con madres, quiero sentirme más segura de lo que estoy haciendo, así que madres, no duden en escribirme que yo no dudare de responderles, hasta la próxima, bye.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (49)
\"Ver  Perfil y más Relatos de BELLAMADRE
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)