Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.208 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.439.093 Miembros | 17.765 Autores | 87.230 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » MI MADRE Y MI ERECCIÓN
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 05-Jul-08 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Mi madre y mi erección

Espiga24
Accesos: 126.881
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
Una Madre ayuda a su hijo en apuros en un análisis de Sémen, lo que hace que se rompa el tabú y abra nuevas puertas... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Soy un chico corriente, de los que no destacan. Los que tienen una vida mediocre, gris, pero que de repente, un suceso, un percance, le cambió su vida radicalmente, la forma de entender el mundo, su propia existencia y la forma de relacionarse con su madre. Pese a haber tenido algún escarceo que otro con alguna chica, sería su propia madre la primera mujer con la que iba a tener un contacto físico, íntimo y carnal.

Mi nombre es Jaime. Mido 1.64 y soy muy normal de físico, moreno, de cara agradable y algo gordo (un poco sólo). Para nada tengo tipo atlético. Mi madre, Eva, es más alta que yo, mide 1.72, tiene 42 años llevados de forma fenomenal: Se cuida, va al gimnasio, come poco, …, es una auténtica hembraza. Su piel es morena, bronceada, y su pelo es muy liso, de media melena color marrón. Tiene la cara huesuda, con mentón prominente, rasgos marcados, etc, lo que le da una apariencia de seriedad que en realidad la distancia de las personas. Primero abrió una óptica en un pueblo, pero por su carácter algo distante, no tuvo éxito y cerró. Acabó como Bióloga y Farmacéutica dirigiendo el Departamento de análisis clínicos de un Hospital.

Lo que me pasó fue un accidente en monopatín que hizo que acabase en el Hospital donde trabaja mi Madre. Pues nada, que saltando por una escalera con una barandilla central, perdí el equilibrio y fui a acabar con mis partes genitales en el borde de hierro del pasamanos. Y en la caída me fastidié del todo la muñeca derecha, que me la escayolaron.

Los huevos se me hincharon de una manera enorme y tuve que ir al urólogo, que curiosamente, conocía a mi Madre.

El urólogo recomendó una crema que había que ponerme dos veces al día en mi paquete, para curarme de la herida. Como la crema había que ponerla bien expandida y mi mano derecha estaba ausente, este Médico recomendó que contratáramos una enfermera o que fuese cada día al Hospital para aplicármela. Mi madre, en ese momento, por amor propio o porque era trabajadora del Hospital, se negó, dijo que ya lo haría ella, que era un incordio llevarme cada día al Hospital y más aun contratar a una enfermera.

Eva, ¿Estás segura?

Si, no te preocupes. Total, no me voy a asustar, ¿No?. No deja de ser mi hijo.

Y así empezó una relación atípica, de esas que tienen que suceder muchas circunstancias para que tengan lugar.

Mi Madre me ayudaba de forma muy cariñosa, haciendo de esa experiencia algo totalmente hermoso, y, de momento, algo que para nada tenía que ver con el incesto. Era sólo una madre ayudando con todo su amor a su hijo enfermo.

Dos veces al día iba a mi habitación. Mi Padre sabía lo que estaba sucediendo en esa habitación entre su mujer y el hijo de ambos, pero nunca protestó ni entró para interrumpir ese momento de intimidad suprema en el cual mi madre estaba acariciando mi zona genital.

Yo me recostaba en la almohada y mi madre hasta me desabrochaba ella el pantalón y me bajaba los calzoncillos, todo con una sonrisa cariñosa para que no me sintiera incómodo. Si para mí era rarísimo verla reír, lo era más que me desnudara.

Cariño, ¿Te hago daño?.

No, mami, no te preocupes.

Si ves que te duele o que aprieto demasiado, por favor, dímelo.

Gracias. Eres un encanto.

Huy!, eso de encanto, que no lo oiga tu padre.

Jejejeje.

Y poco a poco, con total ternura, mi madre extendía la crema por mis aun hinchados genitales. Por cuenta propia, también decidió echarme un poco de crema por la base el pene, por el tronco, "Por si acaso".

Mamá, ¿Y no crees que debería de ponerse un poco erecto el pene?

Hombre, deber, pues debería. Te estoy acariciando tu cosa con mucha suavidad y no noto para nada que esté erecta.

En otras condiciones debería de estar ya empalmado ¿no? [Yo me sentía un emperador con mi madre en mi habitación tocándome el pene].

En otras condiciones esto jamás habría ocurrido, cielo. Y, por favor, Jaime, no digas este tipo de cosas que me pongo roja como un tomate. Además, tu padre está desayunando y te aseguro que para nada le gustaría escuchar esta conversación.

Me guiñó un ojo para que no me sintiera incómodo, pues ella quería que estuviera relajado en esa situación tan comprometida.

Esos 10 días pasaron fugaces, como un relámpago, como unas vacaciones que nadie se las espera. Esa situación hizo que entre mi madre y yo hubiera un clima, una química especial, una mirada diferente, que antes no había. Cualquier muchacho en mi situación se habría enamorado de su madre.

El último día, la última aplicación de esa bendita crema, llegó. Era temprano, como los otros días. Después de desayunar juntos mi padre, mi madre y yo, los dos nos íbamos a la habitación seguidos por la mirada perturbada, dubitativa y perdida de mi padre. Él se quedaba leyendo el periódico sabiendo qué pasaba en la habitación de al lado.

Lo que pasó ese día es que mi madre iba muy mal de tiempo, a toda prisa, estresada de trabajo. Y por eso se olvidó de abrocharse del todo su blusa, con lo que yo tenía una vista perfecta del pecho (talla 100) de mi madre, su sostén y su precioso canalillo. Empezó con la crema y curiosamente ese día sí que se me empalmó.

Vaya !, hoy que es el último día va y se te empalma.

[¿Vaya?, pensé yo. Parecía un lamento. ¿Querría verme empalmado?]

Además, mi mirada estaba totalmente clavada en su escote. Y ella se dio cuenta.

Mamá, perdóname, de verdad. No sé que me pasa, pero hoy no puedo parar esa excitación.

Bueno, tranquilo, es natural y no deja de ser una buena señal. Es normal que te pongas empalmado. Ya me parecía a mí que tardabas.

Gracias, mamá.

Jaime, eso sí, deja de mirarme el escote que tengo la mano llena de crema y no puedo abrocharme.

Si quieres te abrocho yo…

No. No hace falta. Ya estoy acabando. Bueno, caballero, un beso por lo respetuoso que has sido estos días.

Y me dio un estupendo beso en la mejilla que me hizo dar un suspiro.

Hasta este momento, nuestra relación seguía siendo la de una madre y un hijo, con el respeto convencional que obliga nuestra sociedad. Pero al cabo de cinco días, el Urólogo quería ver una muestra de mi semen para ver las secuelas. Para eso fui al Hospital, acompañado de mi madre.

Una enfermera de bastantes años me pasó a una sala para que yo mismo me ordeñase, pues la muñeca derecha ya la movía bien. Me dio un baso de plástico, unas revistas porno, y me pasó a una triste y cutre sala. Obviamente, ni una gota. Pasados 20 minutos, me dijeron que mejor lo dejábamos para otro día pues seguramente ése estaba yo nervioso.

Al día siguiente volví a intentarlo pero tampoco, ni una erección.

Al tercer intento, hasta bajó mi madre toda preocupada, pues parecía que había una secuela. Estaba radiante, como siempre, con una bata blanca que realzaba más el moreno de su piel, y yo estaba enamorado.

¿Qué, Jaime?, ¿Tampoco nada hoy?

Nada, horroroso, lo intenté casi media hora pero ni se me empalmó.

Pues el pasado Lunes tuviste una erección conmigo, ¿No?

¿Aun lo preguntas?. Tú misma la tocaste.

Ya, ya, no me lo recuerdes. A ver si mañana puedes que esto empieza a ser muy preocupante.

Era el cuarto día, y mi madre estaba detrás de la puerta muy ansiosa porque su pequeño lo estaba pasando mal. A los 15 minutos su ansiedad la venció y acabó Golpeando la puerta y entrando en la sala. Ella con su bata blanca y yo sólo con el calzoncillo puesto.

Jaime, cariño, ¿No consigues echarlo?

Nada, mami. Hoy tampoco y estoy muy asustado. ¿Me pasará algo?

Bueno, tampoco te angusties. Aunque me extraña, si en la habitación te empalmaste, no sé por qué aquí no.

Por favor, mamá, igual es eso, …, ¿No podrías ayudarme tú?

¿¿¿ YOOOO ??? ¿Estás loco? ¡ No puedo hacer esas cosas !.

Por favor, lo que te pido es ayuda, nada más.

¿Cómo voy a masturbar a mi hijo? ¡ Jaime, que animaladas dices !

Mamá, es como si me dieras crema. Ya me tocaste los genitales 10 días, ¿Qué más te da uno más uno menos?. Además, mira cómo estoy algo erecto simplemente con tu presencia. [Me bajé los calzoncillos y mostré a mi madre una incipiente erección].

Cielo, esto es una locura. A ver, déjame ver.

Con sumo cuidado, mi madre palpó mi pene y sonrió levemente al ver que tenía una erección, que el problema podría curarse. Se agachó delante mía y así pude ver nuevamente ese escote precioso que empalmaba más y más mi pene. Mi madre me bajó del todo la piel del prepucio y empezó un movimiento de sube y baja que ya se asemejaba a una masturbación. Dejaba de comportarse como una madre normal y actuaba como una madre "especial" empujada por las circunstancias.

Bueno, Jaime, acabemos con esto pronto. Vamos a salir de dudas porque yo tampoco aguanto otros días de preocupación. Pero por lo que más quieras, ni una palabra de esto a tu padre.

Mi amor, mi madre, se quitó la bata y quedó con un top negro algo escotado. Sin poder mirarme a los ojos, acercó, agachada, su cabeza a mi vientre, y así empezó a masturbarme muy lenta y suavemente. Ninguno de los dos hablaba. Éramos conscientes de que rompíamos un tabú y cruzábamos una puerta peligrosa. Me sorprendió cuando empezó a besarme la barriga, alrededor del ombligo. Ella sabía cómo empalmar a un hombre, en esa ocasión peculiar, a su propio hijo, y lo que quería era que esa escena acabase lo antes posible. Movido por ese momento en el que ya poco o nada importa, mi mano derecha acarició como pudo, de hurtadillas, el pecho de mi madre, por encima de su ropa. Fue sólo unos fugaces segundos.

No, cariño, eso sí que no, no puede ser. Eso no.

Perdona, mamá, fue la excitación.

No te preocupes, mi amor, venga, cielo, córrete.

En ese instante eché un inmenso chorro que como pudo, mi madre recogió acalorada en el frasco de muestras. Ninguno habló pues sobraba todo. No nos miramos, pues estaba todo dicho. Ni siquiera nos dimos cuenta que al salir los dos juntos, tras varios minutos los dos dentro de la misma habitación, acalorados, muy acalorados, jadeantes todavía, con el semen muy caliente, era obvio que algo pasó allí dentro, y todos los que nos vieron salir juntos supusieron lo impensable.

Tras unos días, el urólogo nos llamó para los resultados y dijo que había una pequeña infección que le preocupaba. Y necesitaba dos pruebas más, sería echar mi semen en el baso de muestras justo una hora después de tomar una medicación para descartar cualquier secuela. Eso lo podría hacer ya en mi casa. Esa vez tomé yo la iniciativa:

Mamá, tenemos que hablar.

Si, tranquilo, dime, cariño.

Estoy turbado por lo que nos pasó en el Hospital. Casi ni duermo…

Chsssss. No te preocupes por nada. [Me decía esto mientras me acariciaba el cabello y me daba un cariñosísimo pico en los labios].

No sé qué haría sin tu ayuda. [Nos fundimos en un abrazo].

Cariño, pasamos por unos hechos y circunstancias rarísimas y pasó lo que pasó. No me arrepiento de nada y no te arrepientas de nada. Sólo te ayudé. Te ayudé y volveré a ayudarte.

¿Si? ¿Y cómo?

Tienes que eyacular al poco tiempo de tomar la medicación para ver cómo salen los valores de tu semen y los dos sabemos que solo no vas a poder. Tendré que ayudarte. Además, nos han pasado cosas tan excepcionales que no me va a costar.

He tenido una suerte inmensa contigo, Mamá. [Me apreté a ella, sintiendo sus pechos de cerca y besándola con amor en su cara].

Sólo dos cosas: Te ayudaré como pueda pero sin llegar a masturbarte directamente. Eso no sería correcto entre madre e hijo. Lo hice una vez y jamás volveré a hacerlo. No soportaría tener que volver a tocar el pene de mi hijo. Encontraremos entre los dos otro modo. Tú confía en mí.

Mi madre y yo pactamos no contarle absolutamente nada a mi padre, y por supuesto, hacerlo todo a sus espaldas. Los dos aprovecharíamos las vacaciones locales para hacer el acto de amor y entrega total de mi madre hacia mí.

A las 3, tras la comida, mi Padre se iba a su empresa y mi madre (aunque nunca lo hacía), echaría la siesta conmigo, invitando a su propio hijo a su lecho conyugal. Tras tomar la medicación, ella se ponía su camisón para facilitar la cosa. Noté que escogía uno muy ligero, con amplio escote. Sobran las palabras, lo hacía directamente para excitarme. Yo también me preparaba para la ocasión. Me ponía el pijama y a las 3:30 de la tarde me acostaba junto a mi madre en su cama.

Jaime, Hijo, ponte encima mía y relájate. Creo que la naturaleza hará el resto.

Con el pantalón estaré muy incómodo.

Quítatelo, cielo. Yo me subo un poco el camisón para facilitarte las cosas.

Y me puse encima de mi madre, como cubriéndola, poseyéndola, haciéndola mía, pero ella con las bragas y yo con el calzoncillo.

- Así, cariño, muévete así…, sigue así.

Poco a poco mi erección se hizo evidente. Acariciaba la cabeza de mi madre, mientras notaba sus pechos, su vientre contra el mío, sus muslos desnudos contra los míos, su cuerpo en excitación, su respiración jadeante. Empecé a besar sin cesar a mi madre en la mejilla, bajando poco a poco a su cuello. Cada vez éramos menos madre e hijo y más, … , otra cosa.

Mamá, te quiero.

Lo sé, cariño, No tardes en correrte, por favor.

De su cuello pasé otra vez a su mejilla, muy cerca, cada vez más cerca de su boca. No paraba de darle picos, pequeños besos en sus carnosos labios, hasta que se los absorbía como si fuera un manjar prohibido. Nuestras lenguas llegaron a juntarse. Mi pene casi me hacía daño al golpear con fuerza a las bragas de mi madre.

Al poco tiempo estallé, y mi amor, como pudo, recogió la costosa muestra.

Jaime, reposa un poco junto a mí, no tengas prisa en irte que tu padre no vendrá hasta tarde.

Mamá, gracias, te amo. Te deseo.

Tranquilo, sosiégate…, relájate.

Así me quedé dormido junto a ella, semidesnudos los dos, con mi cabeza en contacto con su pecho casi al descubierto por su ligero camisón.

La tarde siguiente era la última en la que los dos estábamos de vacaciones y podíamos repetir la operación.

Mamá, ayer ya eché un chorro enorme y hoy no sé si tendré reservas.

No te preocupes, entre los dos lo vamos a conseguir. [Me guiñó un ojo haciendo un gesto de complicidad, me tomó de la mano y me llevó sonriéndome a su cama].

Por favor, Eva [La llamé por su nombre], déjame que hoy me desnude que ayer mi glande me rozaba mucho con el calzoncillo.

Bueno, no hay problema, pero yo las bragas ni loca me las quito, que sólo me faltaba quedarme embarazada de mi propio hijo.

¿Me pongo yo abajo?

Si, no me importa. Hoy será fijo el último día y puede ser un poco especial. Además, me has tratado con sumo respeto hasta ahora y por eso no temo nada.

No sabes cuanto te amo.

Sólo me sonrió como respuesta y acarició mi cara mientras me miraba. Se iba acomodando ella arriba mientras era ella la que hacía los primeros vaivenes y movimientos sexuales de excitación. Su pecho bailaba con los movimientos y nuestros vientres ya estaban pegados, mientras me erección era cada vez más enorme. Nuestros jadeos ya se podían oír en toda la casa. Mi madre no paraba de sonreírme y de mirarme a los ojos mientras me acariciaba el cuello y mi pecho.

De repente, mi madre echó un enorme suspiro y echó su cuello hacia atrás lo más que pudo y no paraba de machacar mi polla contra sus muy húmedas bragas. Acababa de romperse del todo el tabú. Acabábamos de romperlo todo. Hasta ahora prácticamente había ayudado a su hijo asustado y enfermo. Hoy disfrutaba con su hijo, gozaba de él, tenía sexo con su hijo Jaime.

En ese trance de erotismo y pasión, como puse, de un solo intento, desabotoné el camisón de mi madre dos botones, dejando más al descubierto su pecho sin sostén, sus tetas, las tetas de mi madre casi al desnudo, bailando para mí. Mis dos manos sobaron su pecho por encima del camisón, sin pudor, con lascivia, sin freno alguno. Los levantaba, los pesaba, jugaba con ellos.

Abrí más su escote con la intención de tocarle las tetas directamente, sin ropa de por medio, para probar el tacto de su piel, de su carne. Pero ella me apartó dulcemente la mano.

No cariño, eso no puede ser, tiene que haber una barrera. No.

Por favor, te lo suplico, hoy, sólo hoy.

No, ya he hecho bastante. No puedes pedirme eso [Me dio besos en la mejilla para calmarme].

Estoy a punto, Mamá, me corro...

Como pude, alcé mi cabeza y la lamí en los labios. Ella se rió. Vio que su hijo estaba excitado como un caballo. Hay cosas que no tienen marcha atrás. Otra vez lo intenté y esta vez ella se rindió, permitió que tocara su pecho totalmente al desnudo, sus duros y erectos pezones, su cuello, apretándolo, casi haciéndole daño. Ella cada vez suspiraba más...

Jaime, hijo, que la que se corre soy yo... !

Mamá, ya me corro, ya me corro...

Se apartó un poco y con su mano dio los últimos masajes a mi pene para que me corriera. Semidesnuda, desabrochada por completo, abochornada, colorada, excitada por su hijo, aceleró el ritmo de su mano y vio como su amado hijo Jaime echaba un chorro enorme de semen que llegaba a la almohada.

Nos quedamos en esa postura unos minutos, mirándonos, sonriendo levemente, sin hablar nada. Lo habíamos hecho. Le había visto las tetas, se las había tocado, la había lamido, la excité, me masturbó, me besó, me acarició. Distábamos de ser sólo madre e hijo.

FIN

Otros relatos míos publicados en esta maravillosa página son: Me abrí a mi hijo, Edipo, Tocando a Mamá, Una cama para dos (Partes I, II y III), Reviviendo con Mamá y Tradiciones familiares.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (21)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Espiga24
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)