Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.776 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.439.043 Miembros | 17.755 Autores | 87.188 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » MI JOVEN VECINO
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 28-Abr-08 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi joven vecino

DuLcEaBiSmO
Accesos: 38.109
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 3 min. ]
 -   + 
Cuando el marido viaja y la esposa se queda sola, un buen vecino puede ayudar a apagar ciertos deseos. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Mi Vecino

Era un domingo en la tarde cuando lo vi llegar, la casa de al lado estaba desocupada, hacía mucho tiempo, por eso me quedé pegada mirando a los nuevos inquilinos bajar sus cosas y acomodarse en su nueva casa, me pareció que era un matrimonio y su hijo y no puede evitar clavar mis ojos en el hermoso cuerpo de aquel joven que vestía pantalones cortos y una polera muy ajustada.

El tiempo pasó y los nuevos vecinos poco a poco comenzaron a ser nuestros amigos, mi marido se entretenía mucho con el joven conversando de fútbol y de su trabajo, yo, entre tanto, comencé a tener una gran admiración por el chico, lo encontraba dulce y muy caballero, era alegre, simpático y muy inteligente, no sospechaba qué, en su mente, elucubraba innumerables deseos lujuriosos hacia mí.

Una noche estaba sola, mi marido se había ido a uno de sus interminables viajes de trabajo, el verano me hacía presa fácil del calor y la libido me despertaba el deseo de estar en los brazos de un hombre que me hiciera apagar la sed de el amor, el joven golpeó mi puerta so pretexto de pedir un favor que ya ni recuerdo, sentí su mirada penetrante y deseosa pero pretendí que nada estaba pasando, por eso, lo invité a pasar y le ofrecí algunas copas de vino.

La noche comenzó a avanzar lentamente, nos reímos a carcajadas, yo me sentía otra vez en mis veinte años y sin pensarlo el tenor de la conversación se volvió más sedicioso y profano, él comenzó preguntándome por mis apetencias y gustos más exóticos y yo me desinhibí al punto de contarle hasta lo más íntimo de mi ser, me sentía jovial y dichosa y con el correr de los minutos, más deseosa.

En un acto involuntario, mis pezones comenzaron a erectarse, producto de la lujuria que despertaba en mí, aquel joven hermoso y varonil, mi sexo comenzó raudamente a ser lubricado por caldos ardientes que manaban eufóricos por entre mis piernas, mis labios deseaban con bravía un beso ardiente de aquel galán, y él lo noto al instante , por eso, se me lanzó encima como una flecha y me embarcó en un viaje de besos ardientes y paganos, en donde su lengua gruesa y babosa hurgueteada cada milímetro de mi boca, sus manos recorrían en orbitas mis pezones duros y las mías buscaban con afán su tan deseado sexo.

Sentados en el living de mi casa, me desnudó de súbito, mi cuerpo de cuarenta años, se estremecía con su caricias fuertes y sus succiones en mi vientre, sus manos recorrían mi cuerpo dándome un placer incalculable y su lengua nadó incansable hasta llegar a mi caverna para poseerla, la sentí entrar y salir como desaforado de ella y mis bramidos se hicieron mas intensos, jalaba su pelo para descargar así mi pasión, mientras él daba pequeñas succiones en mi clítoris, todo era monumental y para él, lo imperioso era hacerme disfrutar las maravillas que mi esposo nunca me había dejado conocer.

Me rendí a su fuerza y me tendí el la alfombra, como todo un maestro besó mi cuerpo por completo, mis pechos, mi vientre, mi espalda, mi sexo, mi ano, el joven vecino era un maestro, a sus veinticinco años sabía exactamente qué hacer y donde tocarme, sus manos eran espadas que se clavaban en mi caverna, mientras su boca mordía con finura mis pezones erguidos para él y mi cuerpo se convertía en un alud de acciones, que dejaba que aquel macho cabrio, hiciera de las suyas en él.

No fue necesario que yo invadiera su sexo con mi boca, me acomodó de rodillas y sin previo aviso me penetró con una fuerza increíble, sentía su cetro de venus entrar y salir de mi cuerpo con una fuerza y quiméricos movimientos que casi me dejan sin respiración, mis quejidos pasaron a bramidos y luego, a gritos desaforados, producidos por la voluptuosa y magna escena que estaba realizando y por el gran tamaño de su poder.

Estaba cumpliendo con todas mis fantasías, y me sentía plena, sin ninguna ignominia, mientras dejaba regar toda mi polución por la alfombra él me acomodaba de mil maneras diferentes, tiraba de mis cabellos y ponía mis piernas en sus hombros, yo estaba prendada.

En un momento pensé que él joven nunca acabaría, pero afortunadamente, para ambos, no fue así, al oído me susurró que ya era su tiempo de tocar las estrellas, habían pasado más de cuatro horas de lujuria casi ininterrumpida y el descanso se convertía en una premura, por eso, me puso boca abajo y ligeramente de lado, abrí un poco las piernas y él se tendió encima de mí, con una mano acarició con fuerza mis pechos y con la otra, hurgueteó indecoroso mi caverna, acomodó su poder entre mis nalgas y lo clavó dentro de mí con tal fuerza, que casi me hace escapar, pero me sujetó con bravía y me convenció al instante de continuar aquel camino, besando mi cuello, apretando mi cuerpo y estimulando mi clítoris en grado sumo.

Entonces comenzó su cabalgata ardua, profunda y sediciosa, pude sentir el temblor de su cuerpo en mi espalda y pensé que no podría esperarlo más, hasta que me dio la buena noticia de que podríamos llegar juntos al nirvana, por eso, intenté acrecentar mis movimientos hacia él, hice lo que pude, y de pronto, sentí la magnificencia de mi orgasmo que me dejó sin aliento y a los segundos, la de él que quedo casi sin respiración.

Nos quedamos recostados sin hablar por un par de minutos, no sabía que decirle, quería agradecer tan noble tarea hacia mí, pero no ambicionaba comprometerlo. No tuve que decir nada, cuando se reincorporó, me miró a los ojos, me besó sutilmente y me dijo sin preámbulos: "¡Quieres que sea tu amante?". Hasta la fecha, cada vez que mi marido se va de viaje, mi buen vecino me visita.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© DuLcEaBiSmO

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de DuLcEaBiSmO
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)