Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.940 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.151 Miembros | 17.527 Autores | 85.617 Relatos 
Fecha: 04-Mar-08 « Anterior | Siguiente » en Zoofilia

Anecdotas de un zoo gay (1)

WolfeLupus
Accesos: 52.464
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Las historias de como inicie en la zoofilia, suelen ser bastante extrañas, y a decir verdad, suelen creer que son mentira. Aun asi, quiero asegurar que son totalmente verdad. Soy un chico gay, y estas son mis historias... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Las historias de como inicie en la zoofilia, suelen ser bastante extrañas, y a decir verdad, suelen creer que son mentira. Aun así, quiero asegurar que son totalmente verdad. Soy un chico gay, y estas son mis historias...

El inicio (I)

Bueno, mi primer contacto con la zoofilia… en realidad fui un chico muy precoz, desde siempre he sabido que soy gay, y pues, ya sospechaba que era zoofílico, aun que en realidad no lo había considerado seriamente, no parecía algo normal excitarse cuando vez a un animal… es aun mas extraño cuando apenas tienes 14 años…

Yo a esa tierna edad, ya tenía novio. Vivo en Tampico, toda mi vida ha pasado aquí, es un lugar hermoso, aun que muy caluroso, vengo de una familia de clase media, pero siendo hijo único, estoy acostumbrado a que me traten bien. Bueno, pocos días después de mi cumpleaños, mi novio me invitó a ir unos días al rancho de su familia un fin de semana, pedí permiso y mis padres accedieron (bueno, ellos creían que solo era mi amigo).

Así pues, fuimos al rancho, esta muy alejado de Tampico, casi a una hora, pero no fue aburrido, íbamos solo con el abuelo de Mikel (Ese es mi novio, se llama Miguel) y nosotros íbamos charlando de cosas de la escuela, estábamos entretenidos, sin preocuparnos nada del mundo.

Cuando llegamos, fuimos corriendo al cuarto de Mikel, estaba muy bien ordenado, y a diferencia del resto del rancho (que olía a excremento), su cuarto tenía un aroma muy suave.

Éramos tan malcriados. Sacamos un juego de dominó y empezamos a divertirnos un rato, ya obscurecía y pronto tendríamos que ir a dormir. Y decía que éramos malcriados por que, había una sola cama, individual… y sabíamos muy bien como acomodarnos… Ya hacia bastante que nos habíamos entregado el uno al otro, mas de un año, y valla que sabíamos divertirnos, aun que ese fin de semana, íbamos a conocernos mucho mejor… de un modo muy distinto…

Antes de dormir tuvimos algo de sexo, y luego nos quedamos dormidos desnudos y abrazados. A media noche desperté, escuche ruido afuera… me asomé por la ventaba, había una brisa fresca que se sentía deliciosa al tocar mi piel desnuda… entonces mire abajo, y vi a un par de animales que paseaban por el patio… parecían buscar algo… me dio miedo y desperté a Mikel…

- Hay lobos afuera, dos de ellos… - el me miro medio adormilado, pero pareció sorprendido por la noticia, se asomó por la ventana, luego volteó a mirarme sonriendo.

- ¿Lobos? – Se acercó y me miró a los ojos sonriendo – has que te revisen esos ojitos verdes, por que allá abajo solo están los dos perros que cuidan la casa, Heckler y Kosh (el abuelo de Mikel es fanático de las armas de fuego) – me asomé de nuevo por la ventana y mire a los dos canes… aun parecían lobos…

- ¿Seguro que no son lobos?... – el solo sonrió y luego se puso los pantalones vaqueros.

- Espera y veraz… - y antes de que pudiera decir algo más, salio por la puerta de cuarto…

Yo me quedé allí de espaldas a la ventana, pensativo, preguntándome si de verdad Mikel planeaba llevar a esos canes hasta el cuarto, teniendo en cuenta que no me conocían, me daba algo de miedo… y además yo estaba desnudo, así que iba a vestirme, pero solo me había puesto mi bóxer cuando la puerta del cuarto se abrió de nuevo.

El perro… seguía pareciendo lobo allí enfrente, y me daba algo de miedo… pero el solo me miraba y parecía que quería sonreír.

- Es un Huskie – comentó Mikel – a mi abuelo le gustan mucho estos perros, creo que de hecho es por que parecen lobos – sonrió y se arrodillo al lado del perro, le susurró algo al oído, y luego lo soltó del collar…

El perro se acercó a mi caminando lentamente… parecía que de hecho el me tenia miedo a mi, sin embargo parecía sonriente (no se como describir eso, simplemente sé que sonreía). Se acercó a mí, y yo, lentamente acerqué mi mano para acariciarlo. Ya de cerca se veía muy lindo, estaba del tamaño de un perro policía, pero este era mucho más amistoso.

Mikel cerró la puerta, y luego fue hasta donde estábamos el can y yo, le acarició la cabeza, y luego acarició mi abdomen.

- Él es Kosh – me dijo al oído mientras me abrazaba – es el mas joven de los 2, tiene apenas poco mas de un año. Heckler tiene casi 2…

- No muerde… ¿verdad?... – yo aun muy nervioso

- No… él no… - me mordió una oreja suavemente… quería excitarme… pero Kosh seguía allí… y bueno, la verdad es que… sentir su cabeza peluda entre mis manos me hacia sentirme aun mas excitado… ya hacia meses que me había percatado que los perros me excitaban, pero nunca había pasado mas allá… en este momento, sabia que podía, al menos, saber que se sentía hacer el amor cerca de un perro…

Mikel empezó a lamerme el cuello… eso es quizá lo que mas me excita… sentí una erección dentro de mi bóxer, pero mi amado no tardó en meter su mano allí para comenzar a acariciar… me masturbó un par de veces… luego la dejó colgando allí afuera…

Entonces sentí una lengua áspera en mi miembro, abrí los ojos, y vi que Kosh me estaba lamiendo con curiosidad… me dio miedo que fuera a morderme, y trate de hacerme hacia atrás, pero el peso hizo que Mikel y yo cayéramos al suelo. El se levando casi de inmediato y me miró desconcertado.

- ¿Qué pasa?, ¿Qué sucede? (si, de hecho si hizo ambas preguntas)

- Él empezó a lamerme el pene… - dije entre avergonzado y asustado, mientras cubría mi entrepierna con mis manos.

- Oh… - había algo de decepción en su voz… - entonces ¿no te gustó?

- ¿Cómo? – su pregunta me sorprendió, creí que el estaría al menos sorprendido por lo que le había dicho, pero no parecía así.

- Perdón - me miro un poco sonrojado – creí que también te gustaría como se sentía…

- ¿Ya lo habías hecho? – Lo mire sorprendido - ¿Por qué no me contaste?... ¿no muerde?...

- Quería darte la sorpresa, supuse que te gustaría…

Yo ya no conteste, me puse de pie y me puse de espaldas a Mikel, me rodeó con sus brazos y le ofrecí mi pene a Kosh, quien comenzó a lamer de nuevo… su lengua era muy rasposa, y la sentía reseca, pero en realidad dejaba mucha saliva donde me lamía.

- Y, ¿Qué otros truquitos sabe este perrito? – acaricie la cabeza de Kosh mientras me lamía mas entusiasmado.

- Por el momento solo lamer… pero si así lo quieres, podríamos enseñarle algunos trucos nuevos… - se bajó los jeans y comenzó a frotar su pene en mi culo…

Luego de frotar su pene un rato, comenzó a tratar de penetrarme… pero no podía, así que fuimos a la cama. Allí se acostó boca arriba, y Kosh comenzó a lamer su pene… yo solo me pajeaba suavemente… excitándome con la escena…

Mikel me llamó, me puse de pie sobre la cama, y comencé a tratar de sentarme en su pene, que estaba enorme y delicioso, como siempre. Tiene un miembro enorme, ya entonces era muy grande (actualmente mide 23cm de largo y 16 de circunferencia en la parte media). Comencé a sentirlo a entrar en mí, ya tenia mi esfínter acostumbrado, hacíamos el amor muy seguido, y casi siempre el era quien cogía…

Estando sentado en su miembro, él comenzó a embestir, me penetraba con gran fuerza, mientras tanto, Kosh se había trepado en la cama y lamía mi miembro con entusiasmo, con todo y bolas.

Mikel se aferró a mis caderas, mientras me la metía con más fuerza, lo conozco muy bien, cuando hace eso, es que va a eyacular… y no me falló, me lo metió hasta el fondo y soltó la leche… yo me dejé caer sobre el, y comencé a masturbarme suavemente, aun con su verga adentro, y con Kosh lamiéndome con entusiasmo… Yo terminé también entonces, llenando mi pecho y abdomen con mi leche… Kosh no se detuvo, me lamió hasta dejarme limpio… muy limpio…

Bueno, este es solo mi primer contacto con la zoofilia, sin embargo, después hubo MUCHOS más, y de hecho, durante ese fin de semana, hubo muchas otras cosas interesantes. De esto ya tiene más de 4 años, Mikel y yo seguimos siendo novios, y siempre que podemos vamos al rancho. Sin embargo, nos gustaría conocer a zoofílicos que gusten compartir a sus mascotas conmigo, con el (de preferencia con ambos); y también estamos dispuestos, si él quiere, a hacerle pasar un rato muy caliente.

Si quieren contactarnos, de preferencia que sea para cosas aquí en Tampico, a lo sumo en Monterrey. Para cualquier cosa, manden mail a: WolfeLupus@Gmail.com Esperamos que algo bueno suceda. Besos.

Por cierto, si quieren saber mas acerca de lo que sucedió, manden mails a esa dirección ( WolfeLupus@Gmail.com ) pidiendo que escriba otro relato, si recibo mas de 20 mails, lo escribiré de inmediato. El segundo contaría algo mas "cercano" entre Kosh y nosotros. Hasta luego.



© WolfeLupus

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (8)
\"Ver  Perfil y más Relatos de WolfeLupus
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)