Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.392 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.056 Miembros | 17.631 Autores | 86.395 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » ME FOLLÉ A MI MADRE
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 14-Feb-08 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Me follé a mi madre

Andres
Accesos: 171.603
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 4 min. ]
 -   + 
Tras descubrir que mi madre hera una adultera, la suerte se puso de mi lado... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

FOLLANDOME A MI MADRE

Tras la experiencia de haber visto a mi madre follando como una puta con uno de los mejores amigos de mi padre, no tuve más remedio que hacerme una gran paja. Nunca me había salido tanta leche. Me sentí complacido de pensar que había tenido que ser la puta de mi madre la que me haya hecho correrme de esa manera.

Ya nada fue igual. Yo ya no miraba a mi madre de la misma manera que lo hacía antes. Esa madre que yo había creído tener había muerto, ahora esa mujer se había convertido en una puta diosa sexual, una zorra asquerosa con la que me pajeaba todas las noches. En mis fantasías yo me la follaba como a una perra. Hasta que ocurrió algo maravilloso, lo más bueno e increíble que me haya pasado en toda mi puta vida.

Aquella tarde yo estaba solo en casa, la puta de mi madre (porque para mi ya no es más que una puta zorra), había salido, quien sabe si a verse con algún tipo para hincharse a follar, y solo de pensar esto me puse cachondo y no me pude resistir pelarme la polla como un puto mono.

Decidí hacerlo en su cama. Me daba mucho morbo hacerme una paja en la misma cama donde la había visto ponerle los cuernos a mi padre. Me desnudé y comencé a acariciar mi polla que se me había puesto muy dura y muy gorda. Pero necesitaba algo más. En su tocador había una foto suya así que abrí un cajón y cogí uno de sus sujetadores, de color negro, y comencé a frotármelo contra mi polla mientras miraba su foto. Mi mente estaba en otro mundo. Me encontraba tan imbuido en aquellos pensamientos obscenos que no sentí la puerta de la calle.

Mi corazón pareció pararse cuando la vi en la puerta de la habitación parada y mirándome sorprendida.

Me quedé paralizado, sin saber que decir. El sujetador de mi madre tapaba mi polla que se había quedado petrificada.

Cariño, no sabía que…. Dijo ella.

Mamá!! Balbuceé yo.

Tranquilo mi amor, no te preocupes. Mamá está aquí para ayudarte. Me dijo.

Yo no sabía que hacer. Mi madre se acercó a mí despacio, con su mirada fija en lo que ocultaba su sujetador. Se quitó el jersey que llevaba y el sostén que aguataba sus grandes tetas dejándolas al aire. Se arrodilló al dado de la cama y muy despacio quito la prenda que cubría mi nabo tieso. Lo cogió con sus manos y comenzó a acariciarlo suavemente.

¡mmm… hijo mío, que hermosura de polla has echado. No se de quien la habrás heredado, desde luego de tu padre no ha sido.-

Yo miraba lo que hacía con la boca entre abierta y con el corazón a cien.

Acercó su boca hasta el glande y lo besó tiernamente, y acto seguido comenzó a chupármela con tanta maestría que sentí que no podría aguantar por mucho tiempo sin correrme. Y efectivamente, tras haberme estado chupando los huevos, volvió metérsela en la boca y entonces no pude contenerme y mi polla comenzó a soltar chorros de leche que inundaron la boca de mi madre. Ella se lo tragó todo.

Cuando dejó de chuparla mi polla aún seguía dura. Ella me la tenía cogida con una de sus manos y seguía estimulándola, y sonriente se acercó hasta mi cara y comenzó a besarme en la boca. Cerré los ojos cuando sentí su lengua impregnada de mi semen, húmeda y caliente hurgar por el interior de mi boca. Aquello aumentó mi excitación. Mi madre me estaba besando como si lo hiciera con alguno de sus amantes.

Luego se apartó de mí y se quitó las bragas, se alzó la falda y se puso a horcajadas sobre mi cara. Su coño hermoso se me mostraba jugoso y humero al alcance de mi boca.

– Cómetelo mi niño, mete tu lengüecita en el chochito de mamá-

Saqué mi lengua y comencé a lamer la raja de mi madre sintiéndola suave, y caliente, empapada de su flujo vaginal que me resultó delicioso. Nunca le había lamido el coño a una mujer, así que la experiencia que hubiera sido el de mi madre el primero que me comía aumentó mi excitación. La puta de mi madre se contorneaba sobre mi cara obligándome a meter mi lengua dentro de su coño, y yo saboreaba sus jugos que me resultaban exquisitos. Sobre mi nariz podía sentir la dureza de su clítoris excitado y no pude resistir la tentación de chupárselo. Lo succioné con fuerza, como queriendo sacarle el jugo, y esto debió de gustarle a la perra de mi madre, porque comenzó a gemir y a temblar hasta que me di cuenta que se había corrido. Me sentí orgulloso de haber arrancado en mi madre el primer orgasmo a una mujer. Se apartó despacio, y como yo tenía toda mi cara impregnada de sus jugos comenzó a lamerme las mejillas, la nariz, la boca, los ojos, igual que una perra lame a sus cachorros.

Mi polla en ningún momento había dejado de estar tiesa, pero ahora la tenía bien dura. Cuando la muy puta terminó de lamerme, volvió a colocarse otra vez a horcajadas sobre mí, pero esta vez se metió mi polla en su coño.

– Oooh!! Mamá, que gusto. Te estoy follando- Balbuceé.

– Si amorcito, fóllate a tu mamaíta, así, dale gustito a mamá mi amor- me dijo ella.

Yo creí morirme de placer. Me estaba follando a mi propia madre, a la puta hembra que me había parido y me sentí orgulloso, feliz. Sin ningún remordimiento, ni sensación de estar haciendo algo malo. Sino todo lo contrario, estaba convencido que hacía lo correcto, y por eso bombeaba mi polla en su coño caliente y ansioso.

Mi madre se movía sobre mí como una bailarina. Meneaba sus caderas haciendo que sus tetas se bamboleaban delante de mí aumentando mi excitación. Notaba como mi polla llegaba hasta lo más hondo de su vagina y me sentía morir de placer. Hasta que no pude más y comencé a soltar otra vez grandes chorros de leche que inundaron sus entrañas, haciéndola sentir el calor de mi semen llenando su coño. Mi madre también se corrió como una perra y gritaba de placer. La muy puta había echado tanto flujo que me tenía empapada toda la polla.

Cuando ella se recuperó del orgasmo se quitó de encima y se lanzó como una perra hambrienta sobre mi polla y me la comenzó a lamer y a chupar limpiando los restos de nuestros fluidos. Yo estaba extasiado y mi polla comenzaba a perder fuerza. La puta de mi madre había echo que me corriera dos veces. Se acostó a mi lado y comenzó a acariciarme y a besarme la cara diciéndome palabras de animo y lo bien que le había hecho.

Me dijo que aquello era nuestro gran secreto y que ahora me la podría follar siempre que yo quisiera. Mi madre me hacía así el mejor regalo que me había hecho en su vida.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© Andres

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Andres
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)