Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.428 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.617 Miembros | 17.594 Autores | 86.144 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » MI MAESTRA ME DIO CLASES DE SEXO A ESCONDIDAS
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 12-Nov-07 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi maestra me dio clases de sexo a escondidas

ANTONIO RRR
Accesos: 74.906
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Mi Maestra de secundaria fue mi maestra de sexo a escondidas de su esposo y me inicio en el conocimiento y gozo del sexo, le vivo eternamente agradecido. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Mi Maestra de secundaria fue mi maestra de sexo a escondidas de su esposo y me inicio en el conocimiento y gozo del sexo y por ello le vivo eternamente agradecido, porque me dio una formación sexual exelente.

Fui un afortunado de haber sido iniciado en el sexo por una experta maestra en las artes de la calentura y las cogidas de largo tiempo.

Cuando cumplí doce años mi cuerpo había sufrido un extraño cambio, ya que por una parte mi estatura era normal a la de un adolescente de 12 años y por otra parte en los últimos cuatro meses mi pene se había desarrollado mucho para un joven de esa edad. En una ocasión que estuve en una competencia estatal de tenis, me di cuenta al bañarme en unos baños comunitarios, que los muchachos de mi edad tenían un pene como lo tenía yo dos años atrás, y que el mió era el mas grande, gruezo y el que mas vello púbico tenía.

También tenía algunos problemas que no podía compartir con nadie, porque muy seguido tenía tremendas erecciones y yo no sabía absolutamente nada de sexo ni entendía porque me crecía tanto mi pene y se me mojaba.

El nivel de estudios de la secundaria a donde recién acababa de ingresar era muy alto y yo necesitaba recibir ayuda fuera de la escuela y que en México es conocido como tomar pasantías, para lo cual mi madre consiguió que una de las maestras de la misma secundaria aceptara darme pasantías por las tardes a partir de las 17 horas y por tiempo indefinido.

Las primeras dos semanas la maestra me estuvo dando instrucciones y dándome las bases que después me convirtieron en una persona con ganas de estudiar, en una tarde estando con ella me pregunto que tanto sabía de sexo:

Antonio, que conocimientos tienes de sexo?

No maestra realmente no se nada, nadie me ha explicado algo de ese tema, podría usted explicarme lo que pueda.

Mira Antonio vamos a hacer un trato yo te voy a explicar muchas cosas de sexo pero necesito que tu me prometas no comentarlo con nadie y mucho menos con tu Mamá, porque quizá a ella no le guste que yo te enseñe algunas cosas que todos debemos de saber.

Maestra si usted me pide que no platique de ese asunto con nadie, no se preocupe yo no lo voy a platicar.

Yo no tenía nadie con quien comentar algo de sexo, porque mis compañeros tocaban el tema de una manera poco seria y buscando siempre el choteo o la burla, así es que la maestra me empezó a explicar de cuales eran las diferencias entre un hombre y una mujer y yo pienso que el tratar el tema la fue calentando poco a poco, porque empecé a notar un cambio en su manera de respirar y me trajo dibujos y libros de cómo era el cuerpo de una mujer y ella empezó a respirar como si hubiera estado corriendo y después de unos minutos me dijo.

Existe alguna parte del cuerpo de la mujer que ya conozcas.

Las piernas à Le contesté ingenuamente.

Y nunca has visto los pechos de una mujer en vivo.

Solamente con traje de baño.

Oye Antonio, te gustaría ver el pecho de alguien.

Claro que si maestra > Le contesté sin ninguna malicia.

Si te enseño los míos no le dices a nadie.

No maestra me los puede enseñar con confianza a mi gustaría conocerlos sin traje de baño.

La maestra era una mujer de 35 años casada desde los 22 años y que vivía sin la compañía del esposo porque el trabajaba de ingeniero en una constructora que estaba haciendo una presa en otro país y ya tenía mas de ocho meses fuera de México. Ella era una mujer de estatura media con un cuerpo parejo sin grandes formas y con un rostro sin ninguna belleza que platicar.

A punto de ahogarse por la falta de aire me dijo que me iba enseñar su pecho únicamente y que le daba mucha pena hacerlo, porque ella no andaba enseñándolo a toda la gente y mucho menos a sus alumnos, pero que por tratarse de que yo no sabía nada del cuerpo de la mujer, ella se iba a guardar su pena para mostrármelo a mi, y diciendo eso empezó a desbrocharse la blusa y se la abrió lentamente como teniendo miedo de estar haciendo algo incorrecto, o quizá lo estaba haciendo con algo de pena, el caso es que se quito la blusa y quedó ante mi vista con su brasier color azul cielo que le daba una forma especial a esos pechos que tenía yo tan cerca.

Ya los estas viendo Antonio.

Si maestra pero yo creí que los iba a ver sin nada de ropa.

Y no te gusta como los estas viendo

Si me gustan pero yo creo que la mejor manera de conocerlos es verlos sin brasier maestra

Bueno pero los vas a ver únicamente por un ratito así que no te distraigas y velos bien okay.

En seguida se empezó a desabrochar el brasier azul cielo de la parte de atrás y quedó desbrochado pero cubriendo todavía la mayor parte de sus pechos y amablemente y a punto de ahogarse por tanta excitación me pidió.

Puedes verlos con confianza Antonio y quitar lo que te estorbe

Puedo quitarle todo el brasier maestra.

Si por eso me lo desabroché

A continuación y sin entender porque la maestra cada vez jadeaba mas y parecía que se estaba ahogando, levante el brasier y quedaron ante mi vista un par de tetas redondas y con un pezón cerrado y apretado con una piel rosa bronceado dignas de cualquier estrella, en ese momento me di cuenta que yo también estaba jadeando y lo mas impresionante es que sentía una sensación extraña en mi pene, por lo que disimuladamente baje mi mano para acomodármelo porque sentía que me estaba estorbando en el pantalón y toda mi ropa me estorbaba al mismo tiempo sentía que no podía respirar bien, quiero suponer que la maestra se dio cuenta de lo excitado que ya me encontraba porque me pidió que si tenía ganas de tocarlos lo hiciera con confianza.

Todavía no acababa ella de decirme eso cuando ya mi mano derecha le estaba acariciando una de sus tetas y enseguida la otra mano entró en acción y ya estaba yo acariciando sus tetas a dos manos y la maestra jadeaba al tiempo que yo me aferraba a sus tetas con una desesperación que no conocía y que yo jamás había sentido en ningún momento de mi vida, porque a esa edad nunca me había masturbado ni siquiera había estado caliente.

La maestra no tenía hijos y por ello sus tetas se encontraban en su exacto lugar, después de estar agarrándole sus tetas, yo no sabía que hacer aunque en mi interior sentía la necesidad de algo mas fuerte, en ese momento la maestra completamente fuera de sí me agarro de la cabeza y me acerco mi boca a sus pezones, dándome cuenta que eso era mas placentero por lo que empecé a besarlos y a chupar esos pezones que tenía completamente a mi vista en plena tarde y con desesperación le daba de chupadas y lengüetazas por ambas tetas y le mordía con desesperación los pezones encontrándome a punto de ahogarme por la falta de aire, estando por completo fuera de mi, no me di cuenta en que momento la maestra me había empezado a jalar de la verga, pero sentí la manera como ella la estaba acariciando, al mismo tiempo que seguí chupándole los pezones cada vez con mas desesperación, la maestra empezó a gemir y a pujar muy fuerte y me daba cuenta de sus quejidos pero yo seguí mamándole las tetas, porque ya no podía parar, sin embargo ella grito muy fuerte y se empezó a retorcer de placer al tiempo en que me agarraba de la nuca y con desesperación me apretaba contra sus tetas y con la otra mano me jalaba y empujaba mi verga para un lado y para otro, en ese momento ella grito fuerte al mismo tiempo en que yo sentía una sensación fuerte en mi verga y en todo mi interior, en ese momento se estaba viniendo la maestra al mismo tiempo en que yo estaba teniendo mi primera venida de mi vida en manos de mi maestra.

Ella me pidió que me pusiera de pie y me acerco los pañuelos desechables pidiéndome que me fuera al baño y me limpiara todo lo que había salido de mi verga, ya en el baño me di cuenta que tenía completamente mojadas mis truzas con la cantidad de semen que me había hecho salir la maestra con el estupendo trabajo de mano que me regaló ese día, ella me preguntó:

Te pudiste limpiar Antonio?

Si maestra pero mis calzones están completamente mojados

Quítatelos y ahora te llevo otros limpios

De pronto ella entró en el baño y me vio desnudo de la cintura para abajo, luego se sentó en la taza de baño y me pidió que me acercara a ella, porque me quería ver, y haciendo eso me tomo el pene y lo empezó a ver con detenimiento al mismo tiempo que me comentó que no era posible que a mi edad tuviera yo esa cosa tan grande y ancha comentándome que yo la tenía más grande de cómo ella la había visto en su esposo y enseguida me empezó a sobar y acariciar mi verga nuevamente, pero ya sin ropa me la estuvo moviendo en todos sentidos hasta que se puso de rodillas y comenzó a meterse mi verga en su boca y a darle una chupadas que yo sentía que me llegaban esas chupadas hasta mi cerebro y sentía que me sacaba toda mi energía, quedándome por unos minutos en esa posición recibiendo mi primera mamada de verga de mi vida, la chupaba por todos lados y se la volvía a meter en la boca, cuando de pronto sentí estremecimiento tremendo en todo mi cuerpo con una desesperación y ansiedad que me consumía por dentro hasta que de pronto volví a darme otra venida dentro de la boca de mi maestra y no me pude dar cuenta de que me estaba saliendo de mi verga, porque yo sentía un placer enorme y la sensación de que algo me estaba saliendo, pero con las chupadas de la maestra no pude ver que me salió, porque ella se tragó todo lo que me salió y con su legua me limpió completamente la verga.

Los calzones que me quería prestar estaban muy grandes y me dijo que mejor me fuera mi casa sin calzones y que regresara en unas dos horas para lavarlos y secarlos y mi madre no se fuera a dar cuenta de que los había perdido.

Luego les sigo platicando las demás clases de mi maestra que durante cinco años me estuvo enseñando el arte de hacer el amor, lo cual siempre fue para mí una bendición y nunca fue un abuso, pues toda mi vida le estado muy agradecido por haberlo hecho.

GRACIAS

Comentarios a mi email [email protected]



Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (7)
\"Ver  Perfil y más Relatos de ANTONIO RRR
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)