Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 13.328 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.434.292 Miembros | 17.237 Autores | 83.837 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » AMOR Y CALENTURA DE MADRE E HIJO
[ +
WEBCAMS ONLINE! EN COMUNIDAD.TODORELATOS.COM

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 31-May-07 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Amor y calentura de madre e hijo

Alexander
Accesos: 159.544
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Sin buscarlo sus vidas cambiaron completamente despues de vacaciones... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Amor y calenturas de madre e hijo

Parte 1

Esta historia es muy diferente a las contadas habitualmente en esta categoría, y por lo mismo quizás suene falsa o inventada, pero la realidad a veces supera por mucho a la ficción.

Nunca mis padres se separaron, nunca el falleció, nunca me pilló mi madre masturbándome o algo por el estilo, simplemente paso y hasta el día de hoy no me arrepiento.

Mi vida siempre fue muy tranquila, sin problemas económicos, ni tampoco dinero para derrochar. Familia de clase media, todos muy cariñosos a afectuosos, compuesto de mi padre, mi madre, yo y mi hermanastro mayor, hijo del primer matrimonio de mi padre, pero que ya no vivía con nosotros.

Tenía en ese entonces 16 años, cuando mi padre, muy ceremoniosamente, me tomo una tarde y al fondo del patio, sentados bajo una sombrilla de verano, me comenzó hablar de sexo, como todo padre chapado a la antigua. Bueno era comprensible, a sus casi cincuenta años. Sin embargo esa conversación había llegado a mi oído demasiado tarde, ya que desde hace dos años que había conseguido perder mi virginidad por ahí, y con las chicas me iba excelente. Nunca tuve buena comunicación con el, justamente debido a la diferencia de edad, pero con mi madre era otra cosa. Ella a diferencia de el, era mucho mas joven, 37 años, muy joven en su forma de vestir, en la música que escuchaba, en fin.

Todo comenzó una tarde de verano, en que yo estaba de vacaciones, ella no trabajaba y estábamos en el patio, metidos en la piscina (una sencilla armada), capeando el calor del verano. Mi madre siempre usaba un traje de baño de una pieza, por respeto a mi padre. Pero esa tarde me comento que para las vacaciones familiares que estaban pronto a venir, se había comprado un traje de baño de 2 piezas, y que no quería decirle nada a mi padre, hasta estar en la playa.

Me preguntó si quería verlo y entró a la casa a ponérselo. Cual fue mi sorpresa, cuando la veo salir de la puerta de la cocina, con un bikini amarillo con la parte de abajo tapada con un pareo, le dije que se lo sacara, y modelando se lo sacó. La verdad que a los 37 años de mi madre, estaba espectacular, sin ser gorda, quizás con algo mínimo de barriga, pero con anchas caderas, un buen culo y unos grandes y redondos pechos.

Confieso que no me excito tanto verla en ese conjunto, si no imaginarme que ese color de prenda, al meterse al agua, se trasluciría completamente. Y efectivamente no estaba equivocado. Mi madre modela un rato y luego se mete a la piscina. Tan solo con sumergirse, sus pezones se mostraron completamente, cosa que ella no se percató y cunado se levanto (el agua le llegaba hasta las piernas) su monte peludo se traslució completamente.

Y que te parece?, nuevamente modelando

Te ves estupenda, pero …

¿Pero que?

Si mi padre te ve con eso, mas encima como se te trasluce todo … se va a morir !!!

Que ¡ …….. Ohhhhhhhh!!!!!!! …

Tapándose un poco se vuelve a sumergir, muerta de la risa, ya que nunca pensó en ese detalle. Pero de todas formas no se lo cambio, se quedó con el sentada en el agua. No le daba vergüenza que se le trasluciese los pezones, total muchas veces yo ya los había visto, pero no su parte de abajo.

De ahí no lo volvió a usar más, pero su imagen, dentro de ese conjunto, completamente mojado, quedó grabada en mi mente y esa noche por primera vez en mi vida, me masturbe pensando en mi madre.

Llegaron las vacaciones, y partimos los tres a la casa de verano de un tío. Yo estando solo con mi madre bromeaba de que se pusiera su bikini, y ella me hacia callar para que no fuera a escuchar mi padre. Después de la tercera broma, me confesó que lo había llevado, pero que no se lo pondría hasta que mi padre, como siempre volviera a la ciudad antes que nosotros. Nuevamente mi mente se obsesionó esperando ese glorioso momento.

Pasó una semana, y como siempre mi padre, por su trabajo tuvo que volver, dejándonos solos hasta el fin de semana, y luego otra semana más hasta el próximo fin de semana donde volveríamos todos juntos.

Ese día bajamos a la playa y ella no llevó su conjunto. Le pregunte por que no lo había llevado y me dijo que igual le daba algo de vergüenza. La convencí que era una hermosa mujer, que no era nada malo, y que disfrutara su juventud, mientras le durara. Me dijo que al otro día si lo llevaría. Y ese bendito día llego. Bajamos nuevamente a la playa y me pude percatar que si se lo había puesto, pero no se sacó su polera, luego de un poco de insistirle, se saco la polera quedando boca abajo, tomando sol.

Casi toda la tarde no se baño, mientras yo llegaba mojado del mar, y a propósito me montaba estilando sobre ella. Ella siempre gritaba, pero después me decía que se sentía rico, ya que tenía mucho calor. Le dije que se diera un baño, pero me dijo que yo sabía que no podía, ya que se traslucía todo. A la finales la convencí de que fuéramos, dejáramos la toalla mas cerca del mar y que cunado nos saliéramos yo saldría primero y buscaría la toalla para que se tapase.

Eso hicimos, nos metimos al agua y nos bañamos un rato, mar adentro, jugando con las olas. A veces la tomaba de la cintura y la hacia flotar de espaldas, para poder verla. Me tenía enfermo de caliente, y no se si ella se dio cuenta o no, pero mas de alguna vez, mis manos "torpemente", se tropezaron con su culo o uno de sus pecho.

Me salió del agua y la esperé con la toalla, pero cuando ella caminaba hacia mi, yo me corría mas atrás. Causando un poco de molestia y risas después de mi madre.

Esa tarde llegamos a la casa y ella se baño primero y luego yo. Cuando le pido que me pase una toalla, ella entra al baño y me pasa una toalla de escasos 40 cms. Y después se ríe diciéndome que no es justo que ella no más muestre y que no me pasaría otra. Yo note distinta a mi madre y mientras me secaba con la minúscula toalla, me fui excitando en lo que podría pasar si lograse que ella también, al igual que yo me viese como hombre y no como hijo.

No me costo nada lograr que mi verga se pusiera a tope, y colgándome la toalla en ella avise que iba a salir. Mi madre esperaba cualquier cosa, pero no ver salir a su hijo así, con toda su verga parada y solo tapada por la minúscula toalla. Al verme solo un grito y una carcajada, diciéndome que era un ordinario, que como se me ocurría salir así… yo le dije que era la única forma de salir, y dándole la espalda dejando que me viera todo el culo, me fui a vestir a mi cuarto.

Escuchaba afuera como ella seguía riéndose y tratándome de roto y ordinario.

Esa noche bajamos a pie ( mi padre se había llevado el auto) , dimos una vuelta por los puestos de artesanía , comimos algo rápido y volvimos a la casa.

Yo le comenté que podríamos comprar algo para beber, mientras jugábamos a las cartas, cosa que le pareció bien.

Comenzamos a jugar a las cartas, y le propuse que jugáramos strip pocker.. Ella se rió y me dijo que no sabia jugar a si, y que me acordara que era su madre, pero al cabo de una rato, ya estábamos jugando.

Ella pedía a cada rato y siempre me costaba un siglo hacer que se sacara una prenda, pero al fin la tuve en sostenes, pero abajo con jeans.

Cuando pedió nuevamente, no quiso seguir jugando y por más que insistí no hubo caso.

Vimos algo de televisión, con la luz apagada, ella apoyada en mi hombro, y luego con su cabeza entre mis piernas. Ni mí vista ni mi atención estaba en la película, si no en la mujer que estaba ahí en mis piernas, con toda su cabeza apoyada sobre mi verga que estaba durísima. Lo único que hice fue hacerle cariño en su cabello, cosa que le gustaba mucho y que a la larga, según me dijo le hizo bajar el sueño. Nos fuimos a acostar.

 

Y dormía profundamente , soñando con mi madre, que me llamaba a su cuarto y la veía completamente desnuda, nos besábamos, le besaba sus pechos y mientras ella desabrochaba mi camisa, bajando lentamente hasta arrodillarse ante mi para mamármelo.

Pero algo me llevo a despertarme y me encuentro con alguien, sentado al lado de la cama, metiéndose mi verga en su boca.

Aun con el cuarto completamente oscuro, no me costo descifrar que aquella divina acompañante, era mi madre.

Solo supo que estaba despierto cuando mis manos acariciaron su cabello, y solo alcance a distinguir algo que me dijo como .. "por favor perdóname"

Sus mamadas se hicieron mas fuertes aun, metiéndose completamente mi verga a su boca, siendo guiada por mis manos apoyadas en su cabeza.

 

En la oscuridad mis manos trataban de tocar su cuerpo y de repente siento que ella se detiene y se para, para luego colocarse sobre mi completamente desnuda. Un segundo paso antes de que mis manos y mi boca se juntaran con los grandes pechos de mi madre, chupándolos desesperadamente

¡ por favor , perdóname bebe !

Ahhhhhhhh

Es mi culpa …

Ahhhhh

Por favor perdóname , pero ya no aguante

Calla mamá que te deseaba desesperadamente

Te amo mi amor .. te quiero …

Yo también te amo … te deseo

Soy tuya .. tómame .. por favor que ya no aguanto.

En la oscuridad siento como mi madre toma mi verga y la acomoda entre sus piernas, para luego enterrarse completamente esta. Se movía como una diosa, como una hembra en celo, mientras mi verga ocupaba cada espacio del coño de mi madre.

Sentía como sus grandes tetas chocaban contra mi cara , mientras mis manos y mis dedos trajinaban cada rincón de su hermoso culo …. Ella solo gemía y me decía "mi bebe" " mi hombre" ….

No aguante casi nada y comencé a botar leche dentro de ese lugar que 16 años me trajo al mundo. Al mismo tiempo al sentir mi madre como hacía que su "bebe" se descargaba en su interior logro un jugoso orgasmo, besándome y gimiendo en mi oreja.

Pero era tal la calentura, el morbo, el deseo que mi vera no perdió su dureza, y colocando a mi madre ahora de espaldas me metí entre sus piernas, para enterrársela una vez más mientras mis manos la agarraban del culo y mi boca succionaba fuertemente uno de sus pezones. Ella seguía gimiendo silenciosa, sintiéndose tocada por s hijo, y solo acariciando mi cabeza.

Como completamente conectados, sin decir nada, entendíamos cada movimiento, cada deseo del otro acomodándonos para hacer sentir al máximo al otro. Quería tenerla de lado, dándome la espalda, para poder metérsela por detrás. Solo basto con que me bajara de ella, para que mi madre adoptara esa posición, colocándome detrás de ella abrazándola por detrás, metiéndoselo, y jugando con una mano con sus pechos y con la otra en su depilado sexo para poder usar ese bikini.

Era lejos el mejor sexo de mi vida, y lejos la mujer mas sensual que hasta ese momento había estado conmigo. Fue ella la que cambio de posición y colocándose boca abajo me dio chanceé para montarme sobre su espalda. Era el cielo sentir a esa mujer así, tan ardiente, a mí completa disposición, y cuando ella levantando su culo y colocándose en cuatro patas, verdaderamente me hizo ver el paraíso. Aferrado a sus anchas caderas, no cesaba de penetrarla mientras luchaba por que mis manos no perdieran ni un segundo de contacto entre su culo y sus pechos.

Como me hubiese gustado haberlo echo con la luz prendida, para ver a mi madre en esa posición, pero no era necesario, el morbo de saber que esa mujer que estaba ahí, en cuatro pata siendo penetrada por mi, era mi madre era algo indescriptible.

No aguante mucho y acabe copiosamente en esa posición dentro de mi madre. Hasta que deje de moverme ella se mantuvo así hasta que su hijo dejara de puntearla.

Se coloco de espaldas y yo tras de ella, abrazados en la oscuridad de ese cuarto, tocándonos con amor , exhausto después de lo vivido. Quise decirle algo, pero me pidió por que favor no dijera nada. Solo nos quedamos así, por largo rato, acariciándonos suavemente, mientras afuera al parecer la noche terminaba, hasta que el sueño, al menos a mi, me derribo.

 

Fin primera parte …………..

Alexander_5149@hotmail.com


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© Alexander

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (19)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Alexander
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)