Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.888 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.007 Miembros | 17.626 Autores | 86.355 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » HETERO: INFIDELIDAD » MI VECINA (ESPOSA DE PASTOR) CALIENTE INSATISFECHA
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 02-May-07 « Anterior | Siguiente » en Hetero: Infidelidad

Mi vecina (esposa de pastor) caliente insatisfecha

elber2004
Accesos: 96.067
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
Este es el relato de como conoci a mi religiosa vecina y de como gozo una buena cojida que ya la pedia a gritos y su marido no la satisfacia(con fotos) Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Al encontrar un trabajo fuera de mi ciudad y el tiempo que me tomaba todos los días ir y regresar del trabajo me decidió por alquilar algo más cercano de mi trabajo y después de mucho buscar encontré algo pero por supuesto muchísimo más pequeño e incómodo comparándola con mi casa la que tenia y a la que huía todos los viernes por la tarde para regresar recién el lunes temprano.

Me había mudado muy poco tiempo antes a ese pequeño departamento en el centro y me estaba costando acostumbrarme a un estilo de vida distinto pues mi anterior morada estaba en las afueras y era una casa con jardín.

También era distinto el hecho de tener vecinos pared de por medio, me resultaba extraño oír los sonidos cotidianos de otras personas, risas, conversaciones, música, etc., etc. En mi caso como vivía solo supongo no era generador de muchos ruidos que pudieran ser apreciados por los demás.


Al mes de estar instalado en mi nuevo departamento comencé a conocer a algunos de los vecinos más próximos, en la puerta de al lado vivían unas personas mayores, aparentemente el ya retirado o jubilado pues estaban casi siempre en la casa. En el departamento de enfrente vivía un matrimonio sin hijos, el un hombre de unos cuarenta años, serio que aparentemente pertenecía a alguna congregación religiosa pues lo veía siempre con trajes oscuros y un libro en la mano, la esposa más joven de entre 32 a 35 años, de pelo oscuro y piel muy clara, bastante bonita por lo que pude apreciar aunque vestía siempre con recato ropas que no favorecían su figura. En el restante departamento vivía una maestra o profesora de unos cuarenta y pico llevados con elegancia la que iba y venía siempre con libros y cuadernos.

Con todos mis vecinos me cruzaba cotidianamente y con todos ellos tenía un trato formal y amable. Una mañana que salía más temprano que de costumbre encontré en la cochera a mi vecino de enfrente luchando por poner en marcha su automóvil. Me acerqué pues tengo ciertas habilidades en mecánica ligera, le ofrecí ayuda la que aceptó gustoso reconociendo su total desconocimiento en temas de mecánica automotriz. El problema no resultó ser serio y pude resolverlo con relativa rapidez. Mi vecino me dio las gracias y partió.

Al viernes siguiente cuando me encontraba preparando mis cosas para abandonar el departamento rumbo a mi casa, sonó el timbre; era mi vecino de enfrente que me invitaba esa noche a comer como modesta retribución a la ayuda prestada con su automóvil. Pensé rápidamente en dar un excusa ya que quería estar cuanto antes en mi casa con mi familia, pero luego pensé que no sería un buen gesto rechazar la invitación y acepté dispuesto a irme no bien terminara la comida.

Como había supuesto, mi vecino era religioso y oficiaba de ministro o pastor de una congregación que prefiero no mencionar. Como era inevitable la mayoría de la conversación estuvo relacionada con cuestiones religiosas y morales que debo reconocer no son mi fuerte ni mi preferencia, de modo que me limitaba a consentir y a estar de acuerdo mientras disfrutaba de una comida que para mi sorpresa estaba elaborada exquisitamente. El hombre me pareció bastante ortodoxo y rígido en cuanto a sus ideas y pensamientos, la esposa en cambio parecía sumisa y reflejaba un cierto aspecto de resignación y pasividad e intervenía escasamente en la conversación concentrada más bien en atender la mesa.

Como supondrán nada relevante se produjo en la comida la que afortunadamente para mí terminó temprano, de modo que pasé por mi departamento, cargué mi bolso y partí rápidamente.

Transcurrida una semana de la comida con mi vecino y a poco de llegar del trabajo, recibo la visita de mi vecina de enfrente que con cierta turbación me ofreció un plato con un postre elaborado por ella misma.

- Es que me pareció que le agradó mi comida y como justamente hice este postre que es mi especialidad, pensé que tal vez le agradaría probarlo, dijo mi vecina.
- Por cierto que la comida que preparó para invitarme estuvo exquisita y sin duda disfrutaré de este postre también le respondí.

Me sonrió y se retiró. Luego de la cena probé el postre que estaba en realidad exquisito más aún acompañado con una buena copa de borgoña. Tipo afortunado el esposo pensé, mujer bonita y buena cocinera.

Al día siguiente a la salida del trabajo pasé por un negocio de exquisiteces y compré algunos bombones para mi vecina y una botella de vino para el esposo, ya que quería retribuir en algo los amables gestos con los que me obsequiaban. Luego de ducharme y vestir informalmente me acerqué al departamento de enfrente y llamé. Me atendió la vecina invitándome a pasar. Le ofrecí los regalos diciéndole algún cumplido por el postre y luego agregué que como desconocía los gustos del marido en cuanto a vinos había comprado algo similar a lo que habíamos bebido en la comida pero que si el me indicaba sus preferencias, gustoso cambiaría la botella al día siguiente.

- No va a ser necesario, respondió mi vecina, además tendría que esperar unos cuantos días pues mi esposo viajó hoy a un congreso y regresará recién la semana entrante. El viaja frecuentemente por razones de su actividad en el culto. ¿Desea tomar un café? preguntó.

Conversamos de trivialidades, pero pronto comencé a darme cuenta que la personalidad de mi vecina no tenía nada que ver con la de su marido. Se asomaba en su conversación un punto de vista más liberal. Me contó que se casó muy joven bajo la influencia paterna que veía con agrado que su hija se casara con un hombre moralmente sólido. No tuvieron hijos y nunca investigaron médicamente las causas, su marido decía que así estaba dispuesto y que no debían forzar nada. Comenzó a trabajar fuera de la casa hacía un par de años y eso le cambió bastante la percepción de la vida pues se relacionaba con otras mujeres que obviamente tenían ideas muy distintas respecto de cualquier aspecto de la vida.

La charla se prolongó bastante, luego de la que me fui a dormir directamente.

A la tarde siguiente de regreso del trabajo encuentro una esquela debajo de la puerta. Era de mi vecina que me invitaba a pasar por su casa. Fui de inmediato, mi vecina me hizo pasar, percibí un cambio en ella pues vestía ropas si no provocativas al menos que resaltaban su figura que para mi sorpresa era muy agradable, se había puesto además un sutil maquillaje que embellecía su rostro.

- Lo molesté porque justamente me llamó mi esposo, le comenté lo del vino y me encargó que le agradeciera y que además le dijera que la marca elegida estaba muy bien y que por lo tanto no había que cambiarla.

Esta vez me ofreció un trago que acepté. Bebimos charlando más animadamente que en la oportunidad anterior. No soy muy rápido en percibir señales sutiles de parte de las damas pues nunca fui un verdadero "cazador" de esos que olfatean la oportunidad donde nadie más la ve, no obstante mientras hablábamos tuve una sensación de que ella tenía una actitud especial para conmigo. Por supuesto no estaba dispuesto a cometer una imprudencia con ninguno de mis vecinos y menos con estos, pero las señales seguían allí, los tragos me habían dado un poquito de audacia y decidí a sondear un poquito sin arriesgar demasiado.

- No sabe cuanto aprecio que me haya invitado a compartir este trago y a charlar, comencé diciendo,.. Es que me agrada mucho la compañía, especialmente la femenina pues hace un tiempo estoy distanciado de mi esposa y como trabajo demasiado no tengo oportunidad de disfrutar de compañías agradables.

Percibí esta vez claramente un ligero rubor en su rostro y esperé. Lo que respondiera me indicaría si estaba equivocado o no y si debía continuar la ofensiva o emprender la más rápida retirada que me permitiera el decoro y la dignidad.

- Bueno... comenzó diciendo, yo también disfruto de su compañía, no siempre tengo la oportunidad de tratar otros hombres además de mi esposo y me parece interesante conocer otras personas, con ideas y punto de vista diferentes.

¡Bingo! pensé, acá hay algo, debo seguir.

- Que buena coincidencia, contesté, podemos disfrutar el uno del otro... quiero decir en cuanto a las charlas y la mutua compañía.

Percibí que mis últimas palabras la inquietaron y su rubor aumentó, pero no replicó, limitándose a mirarme a los ojos. Me dije que era ahora o nunca, así que empleando la mayor diplomacia posible comencé a decir:

- Silvia, debo serle directo a riesgo de parecer demasiado atrevido, de modo que si considera que estoy equivocado y con ello la ofendo, le rogaré me disculpe pero no puedo dejar de decirle que Ud. me atrae muy especialmente, sé que es casada y conozco los principios en los que basa su conducta pero si no hablo ahora me sentiré mortificado por mucho tiempo.

Abrió sus ojos muy grandes, me miró largamente luego desvió la mirada y dijo:

- No pensé que mis actitudes evidenciaban tanto mis pensamientos, me siento avergonzada. Y luego de una larga pausa agregó. Pero tampoco es mi intención ser hipócrita, supongo que las señales que le transmití y que le animaron a hablarme así han sido nada más ni nada menos que las que he deseado transmitir. Aprecio la sinceridad y yo también seré sincera y directa, nos ahorrará mucho tiempo y esfuerzo innecesario, espero no escandalizarlo con lo que voy a decir.

Y luego continuó diciendo: - Como le dije me casé joven, y el único hombre para mí hasta ahora ha sido mi esposo. Hace un tiempo comencé a trabajar y mis compañeras de trabajo están casadas o de novio con hombres comunes, me refiero a que no son religiosos. De las charlas y comentarios percibí que la mayoría tenía una vida sexual mucho más rica que la que yo he tenido hasta ahora, principalmente en cuanto a variedad si no de compañeros al menos de prácticas, todas han experimentado variantes del acto sexual y todas parecen haber disfrutado de ellas. Podrá entender que mi esposo debido a su formación moral es más bien ortodoxo en lo que hace al sexo al que le atribuye en primer lugar una función reproductiva. El hecho es que consciente o inconscientemente estuve tratando de agradarle con algún motivo que aún no tengo claro o no deseo reconocer.

Eso era mucho más de lo que esperaba que ella pudiera reconocer y confieso que me sentí un poco desorientado por esa forma tan directa de encarar el asunto, pero no era hora de andar con muchos melindres. Me acerque, tomé su mano y dije - Es una pena que una mujer tan bella como Ud. vea frustrada su vida sexual, es verdaderamente hermosa y merece que la traten como debe ser tratada una mujer, es decir que la satisfagan plenamente.

Ella no agregó nada y se quedó mirándome, me acerqué más y la bese. Sentí que temblaba ligeramente y se ponía tensa, continué acariciándola y besándola hasta que se fue relajando por completo y comenzaba a excitarse manifiestamente. Desabroché su vestido y descubrí uno de sus senos, tal como suponía era completamente blanco y de pezón grande y oscuro, se sentía firme. Pasé mi lengua por el pezón en movimientos circulares, rodeándolos a uno y otro lado, ella comenzó a suspirar. Luego hice que se pusiera de pié y le quité el vestido y la ropa interior. su cuerpo me dio una agradable sorpresa, de piel muy clara, cintura estrecha y buenas caderas, sus pechos eran de buen tamaño, no desmesurados pero tampoco pequeños con los pezones grandes y oscuros apuntando ligeramente hacia arriba, su bello púbico era tupido y oscuro como sus cabellos. Verdaderamente un bello cuerpo, como me gustan a mí, buenas caderas, buenas tetas y con entrepierna bien apetecible.

Me quité rápidamente la camisa y el pantalón y me quedé en bóxer, poca prenda para ocultar la tremenda erección que tenía a esa altura. Ella bajó la vista hasta el bulto e hizo un gesto como de asombro. Tomé su mano y la apoyé sobre mi verga, ella la tomó con timidez y la acarició sobre el bóxer. La recosté nuevamente sobre el sillón y comencé a lamer sus pezones y a darle chupaditas suaves y cortas a uno y otro alternativamente mientras tomaba sus tetas en mis manos y las apretaba con suavidad. Luego fui bajando lentamente, recorriéndola con la lengua hasta llegar al pubis, el olor a hembra me excitó aún más, acaricié sus vellos, luego separé sus piernas y comencé a lamer muy suavemente, apenas rozando con la punta de la lengua los alrededores del clítoris, ella suspiraba y se retorcía y tomaba mis cabellos con su mano derecha, luego lamí el extremo del clítoris, con caricias apenas perceptibles, casi sin tocarlo, lo humedecía con la lengua y después soplaba muy despacio. Ella estaba muy excitada, su entrepierna estaba completamente mojada y no dejaba de suspirar y jadear.

Hice que se incorporara y permaneciera sentada en el sillón, me paré delante y cuando tuvo mi miembro (aún aprisionado por el bóxer) justo en frente de su cara, bajé la prenda de forma que mi miembro liberado se bamboleó frente a ella. Abrió la boca con gesto de sorpresa y balbuceó - ¡¡ Huy, Qué grande es !!.

En realidad no es que tenga un miembro desmesuradamente grande, su expresión se debió más a la comparación que seguramente hacía con el de su esposo obviamente más pequeño. No obstante puedo exhibir unos buenos 17 cms. con una cabeza ancha y marcada y con el resto de buen grosor. A la hora de penetrar no pasa desapercibida.

Tomé mi miembro con la mano derecha y apoyé la izquierda en su nuca, luego acerqué sus labios a mi verga erecta, ella imaginó lo que pretendía y abrió ligeramente su boca y sostuvo la punta entre sus labios, luego entre temerosa tímida metió toda la cabeza. Ella mantenía los ojos cerrados y las manos inmóviles, evidentemente no sabía muy bien que hacer, hice presión con mi mano en su nuca mientras le susurraba - ¡ más adentro.., trágala más ! y ella respondió haciendo desaparecer otro trozo de mi verga entre sus labios, empujé despacio hacia adelante y ella se arqueó y se retiró con una con una leve arcada.

- Despacio.. Dijo, me doy cuenta como hacerlo, pero tengo que hacerlo despacio, no puedo meterme todo eso en la boca así de golpe.

Me senté en el sillón, abrí las piernas y le dije - Arrodíllate y hazlo como más te agrade. Ella se instaló de rodillas entre mis piernas y tomó la verga con su mano derecha, y comenzó a pasarle la lengua alrededor de la cabeza, luego le daba chupaditas cortas y se la metía en la boca y se la sacaba y de nuevo lamía y chupaba cada vez un poco más profundo hasta que se comió media pija. Comenzó a mover la cabeza de forma que sus labios iba de la puntita hasta la mitad de mi miembro. Debo decir que me la han chupado mujeres con una técnica impecable, pero esta tímida mujer con su inexperta mamada me estaba calentando de una manera increíble, quizá precisamente era esa timidez e inexperiencia lo que me calentaba.

Al poco rato ya no daba más, si seguía así explotaría en su boca. Me incorporé, la recosté nuevamente de espaldas en el sillón y le dediqué unas lamidas a sus pezones y a su clítoris hasta que sus jadeos fueron fuertes y continuos, entonces levanté sus piernas sobre mis hombros y de una sola arremetida clavé toda mi verga en su mojada concha.

¡¡¡ AAHhhhhhhh!!!!! Gimió ella mientras el miembro desaparecía en su interior.

Comencé a moverme despacio adentro y afuera y cada tres empujones sacaba toda mi pija y la frotaba en el clítoris para luego mandársela nuevamente hasta el fondo.

¡¡¡ Aaahh !!, ¡Aaah!!, ¡que bueno!, sigue..., sigue... decía ella.

Seguí clavando mi verga y frotándola en el clítoris hasta que de pronto se contrajo en un violento orgasmo.

- ¡¡¡AAAHHHHHH.....!!!, , ¡¡pónmela toda por favor!!, ¡ la quiero bien adentro!
La mantuve clavada hasta que las contracciones fueron disminuyendo y ella se quedó quieta, tendida sobre su espalda. Luego se la saqué, me senté y ella se incorporó y se quedó sentada a mi lado con la cabeza apoyada en mi hombro.

- Supongo que no será prudente que termine dentro tuyo le dije y como en realidad esto fue algo inesperado no traje preservativos. Eso nos deja sólo dos posibilidades agregué.

Ella me miró como esperando que continuara.

- ¿Sabes cuales son? pregunté.

- Puedo imaginármelas, dijo, en realidad si son las que imagino, una de ellas ya comencé a practicarla ¿verdad? (se refería a la mamada pensé), sólo que esta vez debo llegar al final, la otra me da un poco de miedo por el tamaño de eso que tienes ahí. Se quedó en silencio un instante y luego agregó

- Pero si estás aquí es para que pueda hacer contigo lo que no puedo hacer con mi marido y conocer lo que el no me va a enseñar jamás, así que probemos a ver si la puedo recibir por atrás, sólo te pido que lo hagas despacio pues es mi primera vez.

- No te preocupes, te la voy a poner con mucho cuidado.

Volví a lamer sus pechos y luego su clítoris para buscar que se excitara y de esa forma estuviera más dilatada al momento de penetrarla, luego de un rato sus gemidos me decían que estaba muy excitada, de modo que la puse boca abajo sobre la cama, y coloqué una almohada para que su culito quedara bien levantado.
Acaricié sus suaves nalgas y luego las separé un poco para verle el culito que se veía apretadito y frágil. Me arrodillé detrás de ella y lubriqué todo mi miembro y el culito de ella con mi saliva.

- Ábrelas, le dije mientras le indicaba sus nalgas. Tomó una con cada mano y se las separó, tenía a la vista esas nalgas blancas y redondas sostenidas por manos finas y delicadas que dejaban bien a la vista el agujerito que iba a penetrar.

Apoyé la punta de mi verga que estaba tiesa como un palo en la entrada del culo e hice apenas presión. Ella se tensó pero volvió a relajarse al ver que yo no continuaba penetrándola.

- Tranquilízate y relájate, le dije.

-Métemela despacio por favor o me va a hacer daño, es muy grande y está muy dura, dijo ella.

Empujé otro poco y vi como la cabeza comenzaba a entrar.

- Aahhh! Uuhhhh!... gimió.

Otro empujón y entró tres cuartos de la cabeza.

-Aayyy!, despaciooo..!!. ¡ me lo vas a romper !.

- Permanecí quieto hasta que ella se fue relajando y su culo se acostumbró a lo que ya tenía adentro. Me moví un poco de forma de meter y sacar la pija sólo hasta donde había llegado.

- Respira que va otro poquito, le dije y empujé. El culito se estiró tratando de alojar la gruesa cabeza que no entraba fácilmente.

- Aayyy!!..., Ayyy!!.. ¡Sácala que me partes dijo ella!.

Se la saqué, ella apretó fuerte las nalgas, luego se puso de costado y mirando mi pija dijo. -¡Es enorme! ¿Me entrará eso en la cola?...

- Sí que te va a entrar, le dije, sólo tienes que relajarte y aguantar un poquito. A esa altura lo único que yo quería era meter toda mi pija en ese culito, mandársela hasta el fondo, sentir sus nalgas contra mi cuerpo, pero debía tener paciencia.

- Probemos nuevamente, dijo ella, pero muy despacio, me tengo que acostumbrar a recibir eso.

Se puso en la misma posición en que estaba antes, se abrió las nalgas y yo me puse nuevamente detrás.

- Relájate que te va a entrar dije .

Empujé despacio y metí media cabeza y luego otro poco. Quedaba la parte más ancha y pensé que la única forma de pasarla sería de un sólo empujón ¿aguantaría?

- Aguanta que va otro poco le dije, cuando sentí que su esfínter aflojó algo di un empujón corto y firme y la cabeza desapareció en su culo y el anillo se cerró con fuerza apretándome la pija.

-AAAAhhhhhhyyyyy...!!!!!!!!! Gritó mordiendo la almohada.

-AAAhhhhhh!!!!, Ahh!!.. Ahhyy!.. Ayyy...!! Gemía.

No me moví hasta que ella se fue calmando, luego de un rato su culo ya se fue amoldado a la verga aunque ella aún gemía despacio y permanecía agarrada a las sábanas.

- Queda poco, le dije, aguanta otro poquito que te la meto toda y diciendo esto empujé lento pero sin pausa hasta que sentí que llegaba al fondo.

-Uuuuuuhhhh...!!! AAAAaaaaay!, gimió pero ya la pija había desaparecido en su culito y yo sentía el contacto con sus nalgas.

- ¡Ay! ¡Ay! ¡Esa verga es enorme!, me va a partir la cola.

- Tranquila, le dije, ya la tienes toda adentro, te comiste toda mi pija por el culito, quédate quietita que te va a comenzar a gustar tenerla así.

- ¡Ay qué pija!, ¡¡Qué verga!! Murmuraba ella.

Nos quedamos un rato sin movernos, ella seguía gimiendo aunque cada vez más despacio y yo sentía que su culito apretaba cada vez con menos fuerza, señal de que estaba más relajada de modo que comencé a meterla y sacarla despacio sintiendo el roce con su anillito bien apretado a lo largo de toda mi verga. No aguanté mucho pues estaba demasiado excitado y me descargué en ese culito apretado y luego me desplomé sobre la espalda de ella y me quedé allí jadeando hasta que mi pija recuperó su tamaño normal.

- ¿Te gustó? le pregunté.

- ¡Madre mía..!, respondió, pensé que nunca iba a terminar de entrarme. Es algo completamente diferente a recibirla por delante, -¿cómo se siente? Tal vez si uno lo hace con más frecuencia le cueste un poco menos alojar toda esa herramienta por la entrada trasera. Te aseguro que nunca pensé que eso me iba a entrar en la cola, me asombra en verdad.

- Si, le dije ¿pero te gustó o no?

- No lo sé muy bien, duele un poco pero... Como explicarlo..., siento una satisfacción especial por haberla tenido allí ¿entiendes?, quizá un placer más psicológico que físico, pero la experiencia fue buena.

- Permíteme que te haga una pregunta, le dije.

- Adelante

- Para ser tu primera vez en algunas prácticas parecías saber como hacer las cosas dije. Y no es que esté dudando de que haya sido tu primera vez, me apuré a agregar.

- Bueno, en realidad es mi primera vez en hacerlo pero no ignoro como hacerlas pues algunas veces cuando me he quedado sola, la curiosidad me llevó a alquilar algunos videos XXX para ver que cosas además de las que yo conocía se podían hacer en una cama con un hombre bien dispuesto, lo que pasa que esos videos además de sacarme las dudas me dejaban en un estado de tremenda excitación y con las ganas de practicar lo que había visto. Creo que en cierta forma son la causa de que estés ahora aquí.

Agradecí a esos videos y deseé que haya visto además algunas otras cosas que me gustaría hacer con esta mujer.

- No olvides que aún te faltan practicar algunas otras cosas, dije.

Me miró, sonrió con picardía y dijo,

- Lo sé, además debo repasar las recién aprendidas hasta que asimile bien las lecciones.

Por supuesto nos seguimos viendo un tiempo con mi vecina, durante las ausencias de su marido practicó muchas cosas conmigo. Se convirtió en una mujer creativa en la cama y cuando logró desinhibirse por completo fue una excelente amante.

Aún nos encontramos de vez en cuando para experimentar algunas de sus nuevas fantasías.

Aquí les dejo unas fotos de mi vecina


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© elber2004

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (18)
\"Ver  Perfil y más Relatos de elber2004
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)