Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.296 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.439.067 Miembros | 17.760 Autores | 87.187 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » LOQUITO POR EL COÑO DE MAMÁ
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 22-Feb-07 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Loquito por el coño de mamá

OCTOPUSI
Accesos: 146.451
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 16 min. ]
 -   + 
Una provocadora, sensual y voluptuosa madre ha logrado desatar un deseo desmedido en su obediente hijo, a quién ocupa en menesteres de alcahuete y asistente de vestuario. (Ilustraciones gráficas – Bill Ward) Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

LOQUITO POR EL COÑO DE MAMÁ

Una provocadora, sensual y voluptuosa madre ha logrado desatar un deseo desmedido en su obediente hijo, a quién ocupa en menesteres de alcahuete y asistente de vestuario. (Ilustraciones gráficas – Bill Ward)

Ahí estaba yo, chachondísimo y sumamente avergonzado. Haciendo mi mejor esfuerzo por que los pasadores encajaran perfectamente en el corsé que usaría mi madre esa noche para deleite de uno de sus clientes "A uno", como ella los llamaba.

Conforme la prenda se iba ajustando al talle, los volúmenes se amoldaban sensualmente resaltando aún más el contraste de sus voluptuosos pechos y nalgas con respecto a su ceñida cintura. Bien dominaba yo esa maniobra, total la venía realizando desde muy jovencito.

Al acomodar los bordes de encaje para que la prenda luciera impecable, tenía que levantar uno a uno sus enormes senos para que reposaran sobre las torneadas copas, procurando que las aureolas de sus orondos pezones lucieran esplendorosas.

Luego de calzarle las medias nylon, mamá se sentaba en la butaca alta del tocador y yo debía inclinarme frente a ella para abrochar simétricamente las presillas del portaligas en los bordes de las calcetas que le cubrían hasta medio muslo.

El brillo de su vello pubiano, la agradable fragancia de las sales aromáticas de baño impregnada en su cuerpo y el húmedo rubor de su protuberancia vulvaria que se asomaba ligeramente por sus entreabiertos labios genitales, me tenían desquiciado.

En mi estado de evidente excitación resultaba imposible tratar de disimular mi erección. No solo debido al férreo estado genital que había logrado provocarme, sino también por las congénitas dimensiones con que la naturaleza me había dotado.

Ya te he dicho bebé que no debes desear el coñito de mamá. Eso para ti es fruta prohibida. – Y a continuación, la consabida sonrisita cachacienta de mamita.

Si mi reina, perdóname. Trataré que no se repita. - Así le contestaba yo, pero siempre ocurría lo mismo y era imposible evitar la vergüenza que me producía tan embarazosa circunstancia.

Tal vez si nunca hubiese desempeñado ese oficio las cosas para mí podrían haber sido diferentes, pero mis limitaciones intelectuales y mis dificultades en el habla, no me daban opción a muchas alternativas. Dadas mis limitaciones me resultaba sumamente difícil, sino imposible pretender otras ocupaciones. Además ya había visto y olido el coño de mi madre muchas veces y esas sensaciones se me habían convertido en una especie de adicción. Se me venía el mundo guarda abajo, cuando mi madre en ocasiones bromeaba con quitarme el empleo y reemplazarme con alguien mas calificado.

Sin duda mamá estaba en perfectas condiciones para contar con los servicios de un o una verdadera profesional que la vistiera y maquillase, pero teniéndome a mí en aquella funcioncilla mataba dos pájaros de un tiro: por un lado me mantenía ocupado y con un ingreso económico suficiente para cubrir mis gastos mas elementales y por el otro, se divertía mucho con mi morbo y las subsiguientes torpezas que cometía.

Ella sabía como lograr ponerme muy cachondo y conocía también a la perfección que en ese estado mis errores se sucederían uno tras otro. Aquello se estaba convirtiendo en una especie de rito sado masoquista que ambos disfrutábamos veladamente. Ella gozaba con su cruel rol de seductora inasequible y yo con el de adicto sumiso, cautivo de la humillación que me significaba evidenciar mi perversión incestuosa, previéndola despreciada.

El juego se hacía cada vez más audaz. En ocasiones, cuando me negaba a reconocer mi estado de excitación, me obligaba a bajarme los pantalones para dejar al descubierto mi estado de erección. Luego me ridiculizaba resaltando mi reprobable trasgresión y empuñándome el miembro lo sacudía vigorosamente y me increpaba por lo que ella calificaba de perversión.

¿Y esto mi niño? ¿Qué me dices de esto? Es el colmo del cinismo querer negar que te estás excitando con el coño de tu propia madre. Pero si es cuestión solo de ver semejante agarrotamiento para comprobarlo. Mira pues ¿Y ahora que me dices de esto? ¿Eres capaz de seguir negándolo? – Lo decía, a la vez que ejercía fuerte presión con la mano, dejándome el bálano amoratado.

Mi vergüenza quedaba con creces compensada. El solo contacto de sus suaves y tibias manos con mi órgano sexual me producía tan divina sensación que no desperdiciaba la más inmediata oportunidad para masturbarme en honor a ella.

Sinceramente he perdido la cuenta de las veces que me he hecho la paja inspirado en ella. Y no es para menos. Es la mujer de mis más fervientes fantasías. La tengo tan cerca y tan lejos a la vez. Ha estimulado en infinidad de ocasiones no solo mi sentido de la vista, tacto y olfato mientras la preparo para sus citas privadas. Su desenfadado vocabulario y hasta sus coquetos quejiditos logran estimular mis oídos causando erógenos estragos en mi desguarnecido cerebro.

He llegado a mi punto de quiebre cuando ha concretado alguna de sus citas en su propio dormitorio. Esto no es frecuente, pero ocurre especialmente cuando el afortunado marchante proviene del extranjero.

Una de mis más audaces travesuras fue la de ocultarme en un emplazamiento que me permitía ver y oír lo que ocurría en la recámara de los hechos.

Escuchar las estimulantes palabras que emplea mi madre para preparar la sensualidad del ambiente, o las audaces proposiciones respecto a la variedad del servicio, o sentir los gemidos con los que va expresando el creciente placer real o fingido de la copulación, son motivo suficiente para desearla como a ninguna otra en el mundo.

Pero verla en acción es algo indescriptible. No se si se trata de una adicta al sexo con incontinencia orgásmica o si es una gran maestra de la simulación. Pero de lo que si estoy seguro es que difícilmente alguna otra mujer podría ser mas activa, expresiva y motivadora que ella. Descontando los exuberantes atributos físicos con que la adornó la divinidad.

Para muchos resultará muy doloroso tener que ver a su propia madre copulando con un extraño, pero ese no es mi caso. He aprendido a disfrutar las situaciones más incómodas y denigrantes por que el dolor que me significan, es nada comparado con el placer con que quedo gratificado. Verla y escucharla en plena fornicación es tan estimulante para mí que confieso mi incapacidad de soportar algún castigo que signifique la privación de tan erógena experiencia.

Hace algún tiempo, cuando mi madre notó por primera vez que la acechaba durante su actividad sexual, montó en cólera y fue muy severa al castigarme. Yo soporté estoicamente todo tipo de tortura pero me negué rotundamente a dejar de espiarla.

A la larga se resignó y comprendió que jamás renunciaría a mi cometido. Actualmente se ha amoldado a la situación y ha llegado a aceptarla.

Hay casos en que debe esmerarse para evitar que su eventual visitante note mi irrupción, ya sea cobijándole la cara entre sus enormes senos, cuando mi presencia pudiera hacerse visible o mediante estridentes expresiones de gozo, en aquellas oportunidades en que llega a notar los ligeros gemiditos que secundan mi efluvio seminal.

Por el contrario, en oportunidades saca provecho de la situación con alguno de sus más entendidos visitantes, ofreciéndola como sofisticada variante sexual.

En cierta ocasión, un visitante muy superado que había aceptado emocionado exhibirse copulando ante un tercero y con mayor razón al tratarse del hijo de su ocasional concubina, pidió que se me permitiese un mayor protagonismo durante el acto sexual, incluso indagó la posibilidad de conformar un trío superado pero mamá no lo consintió y limitó mi participación solo a exhibir los genitales en erección y a hacerme ella personalmente la paja para que su visitante pudiera ver y recibir en el cuerpo mi flujo eyaculatorio en el momento en que él también la estuviera dando dentro de mamá.

Tengo mis dudas, pero me alienta pensar que aquel estridente orgasmo colectivo no fue fingido y que se trató de un concierto tripartito de goce culminante, con algún mérito por mi participación en ese memorable clímax materno.

Mis aspiraciones no llegaban tan lejos como para pretender penetrar genitalmente alguno de los íntimos orificios de mamá. Solo me limitaba a soñar con ello. Yo sabía de antemano que eso ella jamás lo permitiría. Tal vez no debido a sus convicciones morales que no eran muy sólidas, sino más bien, por que su disfrute conmigo consistía en humillarme y hacerme sufrir provocándome sexualmente sin permitirme ningún privilegio marital.

Pero algo me inquietaba y me atormentaba revoloteando constantemente entre mis pensamientos. La había visto, tocado y olido por todas partes y en diversidad de circunstancias. La había escuchado en sus momentos más íntimos y privados. Ninguna de sus expresiones resultaba extraña para mí. Pero… ¡¡¡Y su sabor!!! ¿Cuál sería su más íntimo sabor? ¿Qué gusto tendría el néctar proveniente de sus entrañas? Como deseaba meterme entre sus piernas y paladear sus prominencias genitales. Degustarlas y estimularlas en un rito interminable. Y si realmente sus orgasmos eran eyaculatorios, tal como ella pretendía manifestarlos, con que gusto recibiría en la boca hasta la última gota de su placer.

Tal deseo era imperativo, más fuerte que mi voluntad y que el respeto por mi madre. Sabía el riesgo que me significaba tal pretensión, pero mi instinto animal pudo más que mi razón y ecuanimidad.

En cierta oportunidad me encontraba vistiendo a mamá para una de sus citas sexuales. Como de costumbre, yo estaba muy cachondo y en completo estado de erección. Pude apreciar claramente aquel inconfundible bailecito, casi imperceptible, en las pupilas de mi madre. Esto siempre le ocurría al verme deseoso y excitado. Es ahí cuando empezaba con sus malévolas bromas. En esta ocasión a diferencia de las otras se abstuvo de sus burlas, pero el titileo ocular continuaba sin que ella se percatase de mi atención en aquel detalle.

Mi excitación iba en aumento y la verga me quería reventar. Continuas contracciones genitales involuntarias dejaban en evidencia mi severo estado de apetencia sexual. Hice un tremendo esfuerzo para que todo pareciera natural. Pero sabía que ahí algo se estaba cocinando.

Como quien no quiere la cosa le pedí a mamá:

Mami que agradable es tu fragancia de baño… Por favor ¿Me dejas sentirla en toda su intensidad?, ¿Si mami porfa?

Claro mi niño, puedes olerme cuanto quieras. Total siempre lo haces y sin pedirme permiso. – Me respondió tratando de darle a sus palabras la mayor naturalidad del mundo.

Ella estaba sentada al borde de la cama y yo de rodillas casi metido entre sus piernas abrochando el portaligas a una de sus medias de nylon. Sin mas palabras de por medio, estampé la nariz en uno de sus bombeados pezones y jalé con las fosas todo el aire que pude.

Talvez ella no esperó tanta avidez de mi parte y la tomé un poco por sorpresa. Le sentí un leve estremecimiento y me armé de valor. Di un gran salto nasal desde aquel delicioso pezón hasta su brillante pendejera y con las manos me aferré a sus poderosas caderas. Pude captar ese olor característico en ella cuando estaba cachonda. Sentí aquella conjugación deliciosa de ambas fragancias, la de las sales aromáticas y las de su coño cuando se ponía pedilón.

Al tenerme tan cerca de su más oculta intimidad, dudó un instante y separó un poco los muslos como si se tratase de un acto reflejo, o talvez queriendo retarme, segura de que no me atrevería a tanto. Pero eso me dio la oportunidad de meter la cara entre sus piernas y mamarle la protuberancia vulvaria como si mi boca fuese una verdadera sanguijuela. Me aferré a su clítoris con toda la fuerza de mis labios, mientras lo abofeteaba enérgicamente con la lengua.

Ejerció un resuelto repliegue, juntando decididamente las piernas y empujándome la cabeza decididamente para alejarla de su cuerpo. Mientras vociferaba alteradamente:

¡¡¡Animal!!!... Retira tu sucio hocico de ahí. Que te has creído, ¿Como osas babosearme el coño? ¿Acaso no sabes que debo estar impecable para mi cita? Ahora tendré que volver a higienizarme y estoy sobre la hora. Pero luego ya hablaremos sobre esto. Con que te aloca mamarle el coñito a mamá ¿Noooo?, Depravado… yo te voy a dar de mamar coño, pero bien cargado de semen, a ver si eso te gusta y aprendes a respetar a tu madre.

Nunca antes una amenaza malévola me había sonado a tan anhelada promesa. ¿Que tan radical y antagónica puede resultar tal diferencia de criterios? La sanción con que mamá planeaba castigarme significaba para mí el más dulce de los sueños. No me interesaba en lo más mínimo la cantidad de semen que le chorreara de entre las piernas, en lo único que pensaba yo, era en tener entre mis labios su exuberante sexualidad y poder juguetear a mis anchas con su corpulento clítoris y si para eso debía beber litros de licor seminal no me significaba ningún escarmiento comparado con el placer de entrar en contacto oral con mi mas añorado tesoro. Durante toda aquella cita permanecí inquieto e impaciente.

Sus típicas expresiones de satisfacción y los gemidos de entrega a los que me tenía acostumbrado durante sus sesiones sexuales, ahora me sonaban diferente. Las sentía como si estuviesen siendo dedicadas a mí. Aunque en el fondo de mi corazón me debía resignar a aceptar que lo único que sentía por mi era desprecio y lástima. El corazón me latía con fuerza, me sentía sumamente excitado y no veía la hora en que el extraño terminase por largarse. Oculto detrás de la cortina de su habitación pude apreciar la energía con que sacudía sus caderas, cabalgando sobre el extraño, en su afán por brindarle el máximo placer. Su voluptuosa expresión, sus sensuales movimientos y su descontrolada y entrecortada respiración me dejaban saber que la cita estaba por culminar. No pude evitarlo pero me bastaron unas cuantas jaladas de prepucio para que me estallara el bálano en una interminable sucesión de chisguetazos seminales.

Sin embargo, tal sería mi estado de apetencia que no bien había terminado de retirarse el extraño visitante, ya me encontraba nuevamente luciendo una tremenda erección. Luego de despedirse brevemente, mamá regresó súbita a su recámara y me dijo:

Pasa de una buena vez mozuelo incorregible, ni pienses que me he olvidado de tu castigo. Aquí te estoy esperando cargadita de leche. ¿No me querías mamar el coño muchacho desvergonzado?... Pues ahora vas a tener que hacerlo por las buenas o por las malas y ni pienses en resistirte por que esta vez no podrás eludir la sanción.

Deseaba dar un salto felino y aferrarme a sus genitales de manera que nadie pudiese separarnos, pero haciendo un gran esfuerzo me controlé y me acerqué a ella cariacontecido y sin pronunciar palabra alguna.

Así es que queriendo pasarse de listo con su madre ¿No? ¡¡¡Perro descarado!!! Ya vamos que esperas, empieza a tragar toda esta leche hasta que me dejes limpiecita. – Me lo dijo recostada sobre el costurero, mientras separaba las piernas y se palmoteaba la vulva.

¡¡¡Cuidadito con querer mamarme el clítoris!!! - Fueron sus primeras palabras.

Tú limítate a limpiarme bien el coño y solo puedes poner tu lengua en la entrada vaginal. Ya sabes, eso, solo eso y nada más que eso.

Empecé obedeciendo sus instrucciones, pero no dejaba de relamerle las inmediaciones del capullo, sin llegar a tocarle el botoncito eréctil con la lengua. Solo le respiraba con fuerza en el coño y no desperdiciaba oportunidad para rozarle el clítoris con la punta de la nariz. Para mi regocijo noté que su crestita genital comenzaba a crecer y endurecerse y a su vez se hacía evidente cierta inquietud en la hembra. Cimbreaba como yegua de pura sangre. Solo atiné a decirle:

Mami… me duelen las rodillas. ¿Por favor podríamos pasarnos a tu cama?

Levantó la mirada y yo ya estaba en pié, luciendo una erección digna de exhibirla en un museo. Clavó la mirada en mi protuberancia genital y luego se produjo el inconfundible temblorcito ocular.

¡¡¡Perro maldito!!! ¡¡¡Eres un perfecto perro maldito!!! ¿Armado como un animal en celo con el castigo que te impone tu madre? No se que voy a hacer contigo. Acuéstate inmediatamente sobre la cama que yo te voy a enseñar a tomar leche de coño. Y ni protestes por que la tienes bien ganada. ¡¡¡Si que eres un verdadero perro, ahora te voy a hacer lamer como un animal!!!

De un jalón me hizo caer sobre la cama y ella prácticamente se sentó sobre mi cara. Tenía gran dificultad para respirar. La punta de mi nariz quedaba prácticamente abotonada en su orificio anal, en tal forma que era preciso levantarle las nalgas con ambas manos para separárselas y poder inhalar oxígeno. Desde mi nueva posición, luego de lograr relativa comodidad, tenía yo el más deslumbrante de los paisajes. Justo a la altura de mis ojos mami lucía su sonrosado ano teniendo como marco sus orondas nalgas entreabiertas por mis manos. Desde allí podía apreciar con certeza que aquel delicioso orificio también había sido objeto de nutrido tráfico carnal.

Le pedí a mamá, casi le imploré que inclinara el tronco ligeramente hacia delante para poder respirar. Aquel pretexto me resulto muy útil también para darle buen curso al cunilingus que venía tratando de tramitar. Con cada pasada larga de lengua por su intimidad, hacía un movimiento con las manos para separar sus nalgas y luego juntarlas. El meneito fue tomando compás con la ayuda de mi gran verga erecta que acompañaba el ritmo con coquetones respingos. Ella había logrado su comodidad apoyando las manos a los costados y colocando el cuerpo hacia delante, de modo tal que mi hinchado y juguetón cabezón genital quedaba también a corta distancia de sus oscilantes ojos.

Emocionado descubrí que todas las sensaciones erógenas que mamá se cuidaba de ocultar, quedaban registradas en sus involuntarias pulsaciones anales. Y efectivamente cuando estas se hicieron más frecuentes e intensas me animé a infringir sus órdenes y procedí a posar la boca sobre su cuerpecillo eréctil y si que lo tenía bien parado y jugoso. Hinchado y duro como una cresta de ganso, pero suave, terso y lubricado como una cereza en almíbar.

¡¡¡Ya suficiente castigo por hoy!!! - Dijo decidida, interrumpiendo mi deleite.

Estoy seguro que aquella interrupción se debió a que había notado que las fuerzas le flaqueaban y ya comenzaba a perder el control.

Mami porfa… déjame terminar mi castigo para que te puedas burlar con ganas – Le pedí.

Muchas veces sus burlas solo terminaban después de haberme visto eyacular, para que no quedara duda de que ella estaba en lo cierto. Es decir que yo era un maldito depravado por desear el coño de mi madre.

Bueno muchacho, pero de prisa que esto ya es demasiado. – Aclaró un tanto sofocada.

Si mamita me voy a dar mucha prisa. – Le respondí.

Fiel cumplidor de mis órdenes, procedí al lengüeteo ágil y vigorosamente, comprobando que había tomado la ruta acertada. Sus continuos e involuntarios estremecimientos y la desacompasada vibración anal cada vez que mi lengua le rozaba el sensibilizado clítoris, resultaban siendo inequívocas señales de un bien encaminado orgasmo. De pronto la escuché decir:

Niño ya… acaba de una vez… ¡¡¡Niño sííííííí!!!... ¿Ya acabasssss? – Pero me lo dijo en un tono que no era el que siempre había usado conmigo.

Sí mami ya voy a acabar prontito, pero porfa ayúdame un poquito ¿síííííííííííí´? – Le pedí con ternura, como siempre ella me exigía que le hable.

¿Cómo le hago mi niño para que termine? – Me preguntó cándidamente.

Tú sabes muy bien esas cosas mamita. Hazme como más te guste. - Le respondí pensando que solo me jalaría el prepucio para que me corra.

Grande y maravillosa fue mi sorpresa cuando se metió todo el cabezón en la boca y se le vino un enorme orgasmo mientras me la chupaba arreglándoselas para dar gritos desaforados. Mi emoción fue tan intensa que me corrí de inmediato, a costa de dar por terminado mi grato castigo.

Compensatoriamente, mami también bebió abundante leche y lo principal fue que el tabú sexual entre nosotros se quebró en aquella oportunidad. Con el tiempo mamá le fue agarrando el gusto a mi verga y se deleitaba mamándomela.

Mi compañía sexual se le hizo imprescindible y ahora soy su marido en el pleno sentido de la palabra. Disfrutamos nuestra relación sexual en todas sus formas y variantes. También hemos aprendido a diferenciar su actividad laboral de lo que es nuestro disfrute sexual. Ella me asegura que todos los supuestos orgasmos con sus visitantes son fingidos. A mi no me queda más que creerle y admirarla por tan buenas actuaciones. Lo que si puedo asegurar es que las corridas que se da conmigo son monumentales. Especialmente cuando la enculo.

Según me asegura, ahora es ella la que anda loquita por la verga de su hijito, o sea por la mía peeeeee.

 

Pero debo confesar que la gran atracción sexual y ese enfermizo e insaciable deseo carnal es reciproco. Ahora somos muy felices y en la cama, ¡¡¡juntos somos dinamita!!!


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (20)
\"Ver  Perfil y más Relatos de OCTOPUSI
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)