Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.968 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.425 Miembros | 17.569 Autores | 85.925 Relatos 
Fecha: 03-Ene-07 « Anterior | Siguiente » en Hetero: General

Desvirgando colegialas que placer .....

toribiano
Accesos: 69.106
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
Todo inicia cuando me tentan a dictar charlas en un colegio de puras mujeres... despues de las charlas que placer el estar con ellas... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Muchos me conocen como el chico ejemplo del barrio (según lo que mis padres me han comentado es lo que dicen los vecinos, por ser inteligente, amable, respetuoso y muchas virtudes que los señores dicen de mi), tengo en la actualidad 21 años, estudio pedagogía en computación e informática, y a la vez dicto clases de computación en un instituto privado de mi localidad, Siendo como soy morboso y dispuesto, no es de extrañar que aceptara la oferta de un padre de familia para dar una serie de charlas sobre Internet en un colegio de chicas, el caso es que este señor estaba en la directiva de la asociación de padres, los encargados de plantear las actividades extraescolares de los alumnos, el colegio, al que asistían chicas de buena familia, casi todas en régimen de semi-internado (fines de semana libre y un par de tardes con permiso para pasear), estaba situado en una zona centrica del pueblo, cerca de donde vivo, mi misión era explicar sobre el tema de Actualidad, la Internet ventajas y desventajas y a el correcto uso de los diferentes servicio.

La verdad es que nunca me ha cortado hablar en público, pero un publico formado por mas de cincuenta chicas (entre los 18 y 19) algunos maestros y un par de madres he de reconocer que me imponía respeto. La directora del colegio hizo una presentación amable y a continuación comencé a lanzar el rollo, como siempre con un pequeño guión general y mucho morro y avisando de que podía ser interrumpido en cualquier momento en caso de duda, aunque advirtiendo que preferiría que las preguntas se hicieran al final.

Largue la perorata durante media hora y abrí el turno de preguntas, era lo mismo de siempre, todas al cursar el tercer grado de secundaria tenían solo preguntas por decirlo tontas pero las cuales sacie muy prácticamente, una chica, que se presento como Doris, delgada, pelirroja y de piel muy blanca fue la mas participativa, sus preguntas eran brillantes y concretas, lo tenia claro.

Al acabar se formo alrededor mío el típico corrillo que se monta en estos casos, hable con algunas, felicite a Doris por su espíritu participativo y claridad de ideas y al final, tras su insistencia, le di mi tarjeta para, con mas tranquilidad, solventar algunas dudas.

La verdad es que en todo momento su mirada me pareció muy prometedora pero la situación no era la mas propicia para ningún tipo de complicación, en esta vida he aprendido a complicarme la vida lo justo y desde luego no era momento ni lugar para ningún tipo de flirteo.

Casi había olvidado mi charla de la semana anterior cuando me pasaron la llamada de Doris, al principio no caí en quien podía ser, pero solo oír el timbre de su voz le recordé y una sonrisa picara invadió mi cara (como el pescador que nota que el pez tira de la cuerda), me pedía disculpas por molestarme y me pregunto si era posible verme esa tarde, tras darle un par de rodeos y excusarme por mi falta de tiempo, acabe citándola en mi apartamento (que estaba cerca de su centro), intente cambiar el día pero fue imposible, solo le daban una tarde (de 5 a 10) libre a la semana.

Sonó el timbre y abrí la puerta, Doris, a punto de cumplir 15 años y vestida con el uniforme del colegio de estaba en la puerta seria y dispuesta, me gusto el brillo de sus ojos.

La invite a sentarse en el sofá de mi escritorio y comenzamos a charlar, tenia sus piernas cruzadas y a veces mi mirada se perdía entre sus finas piernas.

Después de hablarle con absoluta franqueza de las dificultades que tiene el medio en el que trabajo, seguimos hablando con la misma franqueza de todos los temas, desapareció la frialdad de los primeros minutos y comenzamos a bromear:

-El otro día fuiste la comidilla de las niñas del colegio me dijo

-No creo lo que dices, fue la impresión del momento le respondí-

-En serio, sabes una cosa, en el colegio el ambiente es tan cerrado y las monjas dan tan mal rollo que cualquier hombre que rompa un poco la norma acaba pareciendo sumamente atractivo, además ya sabes que a las adolescentes nos tiran los mayores.

-Vale ya Doris y es que te quieres quedar conmigo?

-No me quedo contigo y te lo digo en serio¡

-Si tu lo dices, yo encantado de gustarle a las chavalas pero que quieres que te diga, no me lo acabo de creer............vamos a ver.....a ti te gusto acaso?-le pregunte a bocajarro

Se estiro en el sofá y muy seria me contesto:

-Gustar..Gustar..no se......pero si que das morbo...si quieres que te diga la verdad he venido por eso...por morbo.....por sentir el riesgo de estar con un hombre mayor sola en su casa....y ver que pasa.

-Pues me temo que te he decepcionado, pero ha sido por desconocimiento porque si llego a saberlo que no te quepa duda de que me hubiera insinuado nada mas abrirte la puerta.

Dicho esto me levante y me senté junto a ella en el sofá, me acerque a ella y puse mi brazo sobre el respaldo, cerca de su nuca, llevábamos mas de dos horas de conversa.

-Y si ahora que se que te doy un poquito de morbo me insinuó un poco......que pasara?

-Prueba-me dijo mirándome directamente a los ojos

Acerque mis labios a los suyos lentamente, ella no se movió, cuando eran centímetros lo que nos separaba ella abrió sus labios y yo seguí avanzando hasta que nuestros labios se unieron y nuestras lenguas se buscaron. Fue un beso de exploración de a ver que pasa....y pasaba, fue aumentando en intensidad y ansiedad y mis manos fueron tomando confianza a la vez que nuestras lenguas lo hacían, concretamente la derecha iba subiendo por su rodilla mientras le besaba el cuello y sentía como su piel se erizaba, su tacto era hermoso (igual que ella), su piel lisa y fina era un regalo de Dios (si es que da este tipo de regalos).

Ella estaba nerviosa y agitada, decidí ser sensible y equilibrado, evitar cualquier brusquedad, era una mujer liadísima y no seria yo el que estropeara las cosas.

Seguí besando su cuello y bajando con mis labios hasta llegar a la altura de sus betitas, que bese sobre su camisa y su sujetador, a pesar de la frontera textil sentí sus pezoncitos duros lo que elevo bastante mi calentura.

Ella apenas participaba pero se dejaba hacer, le besaba en la boca y en el cuello, donde encontraba una especial receptividad (le ocurre a muchas mujeres) mientras mi mano subía por su muslo suavemente, acariciando su maravillosa y fina piel, cuando roce sus bragas dio un pequeño brinco y decidí no avanzar mas por el momento, no hasta que mis besos en su cuello la hubieran encendido un poco mas.

A medida que aumentaba la intensidad de los besos aumentaba su participación en las caricias, apretaba mi cabeza contra su pecho y mi mano sobre su muslo lo que me dio confianza suficiente para desabrochar su camisa y besarla cerca de su pechos a la vez que mi mano se afianzaba en sus bragas, justo sobre su sexo, que desprendía el acostumbrado calorcito de coñito adolescente que tanto soñamos y tan poco probamos.

Lo mejor era su mirada, sus ojos brillantes entrecerrados parecían suplicar que continuara a la vez que parecían advertirme que tenía que ser tierno y dulce. Y en ello me empeñe, ya tenia la camisa abierta cuando me hizo el impagable favor de desabrocharse el sujetador, cuando sus dos preciosas tetitas, grandes y de pequeño pero sobresaliente pezón encarnado, afloraron, estuve a punto de pellizcarme para ver que no estaba soñando.

Acerque a ellos mis labios y los bese, lamí y chupe mientras mi mano traviesa apartaba a un lado su braguita y rozaba por primera vez los labios y la cercanías de su húmedo coñito.

El sabor de sus tetitas era fresco, maravilloso y las chupadas a sus pezones surtían un efecto similar a la de los besos en el cuello, pequeños estremecimientos le invadían cada vez que aumentaba la fuerza de las chupaditas y apretaba con mas fuerza mi cabeza sobre sus pechos, en ese momento ya tenia localizado su clítoris y las yemas de mis dedos se deslizaban sobre el, todo su pubis estaba mojado y su respiración era cada vez mas agitada, chupaba sus tetas, besaba su cuello y su boca y la pajeaba sin prisas pero sin pausa, estaba en su punto, cuanto mas le chupaba las tetas mas apretaba mi cabeza sobre ellas y mas mojadito tenia su sexo, seguía jugueteando con su clítoris y deslizando un dedo en la entrada de su rajita, la incorpore un poco y aproveche para quitarle las braguitas, a lo que colaboro, mi polla estaba a punto de romper el pantalón pero todavía no era su momento, la cosa iba de maravilla y no estaba dispuesto a estropearlo, esas eran las reflexiones que cruzaban mi cerebro (además de mi inmensa calentura) cuando sentí que la respiración de Doris se aceleraba y que la humedad de su coñito aumentaba, cuando sus muslos se apretaron supe que mi chica preciosa se estaba corriendo como una bendita.

No le di tiempo a reaccionar, estaba todavía con los ojos entornados de gusto cuando me puse de rodillas entre sus piernas y acerque mi cabeza a su coñito hundiendo mis labios y mi lengua dentro de el, se estremeció y se sorprendió pero continuando la tónica no opuso resistencia, en cuestión de segundos mi lengua hacia circulitos sobre su clitoris, penetraba en su coñito y en un alarde de atrevimiento lamía su lindo y sonrosado culito.

-Aayyyyyyyy¡ aayyyyyyyyyyy¡ que me haces?

Bien sabia ella lo que le estaba haciendo, una monumental y entregada comida de coño, la ocasión lo merecía, su sexo era hermoso parecía una herida abierta entre sus blancos muslos, encarnado, casi rojo, con los labios pequeños y coronado por un clítoris pequeñito pero prominente con el que mis labios jugueteaban.

Y su sabor era magnifico, apenas salado y denso como la clara de huevo, apretaba sus nalgas, metía la punta del dedo en su coñito y chupaba su sabroso y rico clítoris como si me fuera la vida en ello, sintiendo como ella apretaba sus piernas y mi cabeza contra su coñito mientras acariciaba alternativamente sus pezoncitos.

Sentí su repetidas corridas en mis labios, sus estremecimientos y como se estiraba cuando le venia el orgasmo, eran las nueve y media cuando me dijo que se debía de ir, no se el tiempo que estuve comiéndole el coñito, lo que se es que tenia la impresión de tener desencajada la mandíbula.

Sin palabras (y muy posiblemente con una cara de bobo impresionante) vi como se arreglaba y se disponía a irse.

-Si quieres puedo venir el próximo jueves- me dijo mientras abría la puerta.

-Claro que quiero, te esperare- 

Y espere, con paciencia de santo, a las cinco y unos minutos de la tarde del jueves siguiente Doris llamaba a mi puerta, venia con su uniforme de colegiala, cuando entro se levanto las faldas:

-Mira- dijo sonriendo con picardía.

No llevaba bragas y se había depilado parte del coñito dejando solo un mechón de pelo rojizo sobre su clítoris, me acerque y la bese con fuerza mientras acariciaba su rajita que se humedeció rápidamente, tampoco llevaba sujetador lo que hizo que sus pezones se marcaran insinuantes en su camisa.

-No quiero que te quites la ropa- le dije mientras desabrochaba su camisa y dejaba su hermosísimo par de tetas libres.

-Yo si quiero que te desnudes

Lo hice, me quede en pelotas, subí su falda y apunte, de pie; mi polla dura sobre su clítoris mientras la besaba, ella se movía para rozar la cabeza de mi polla en su centro de placer, la invite a pasar a la habitación y nos tumbamos, invertí mi posición y comencé a lamer su rico coñito, su sabrosísimo coñito, ella acariciaba mis huevos, me pajeaba y lamía a la vez la punta de mi capullo, me sentía bien, de esos días que era capaz de contenerme y controlar mi corrida el tiempo que fuera necesario, lamí su coño hasta que comenzó a dolerme la mandíbula, creo que se corrió varias veces, me puse a su lado, le bese y mordisquee las tetitas y le pregunte:

-Te han follado alguna vez?

-No. No lo he hecho con ningún hombre.

Enfile mi polla en su mojadísimo coñito, apunte la cabeza entre sus finos labios y procedí a lo que ella decía hazme tu mujer porque ya no resisto mas, es demasiado lindo lo que me haces, entonces obedeciendo lo que me pedía me coloco sobre de ella y coloco la cabeza de mi pene en la entrada de sus labios vaginales y comienzo a frotarlo de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba una y otra vez hasta que de tanto suplicar que la haga mía, comienzo a meter mis 17 cm. en esa raja rosada que se encontraba bien lubricada por sus propios jugos y de un solo empujón se lo metí todo hasta el fondo de sus entrañas, ella solo lanzó un leve gemido y se abrazo con mas fuerzas que nunca. Y cuando la sintió toda dentro su tensión se relajo y comencé a chulear suavemente, sin sacarla, toda dentro de mi niña.

-Eres linda, preciosa y tienes un coñito maravilloso, te lo estoy follando.

Gruño y juraría por sus movimientos y por la contracción de su vagina que se estaba corriendo superrapido, pronto descubri que era multiorgasmica (o como dice un amigo un coñito agradecido)

Cuando note sus contracciones comencé a imprimir mas ritmo a mis movimientos y a sacar mi polla justo hasta la mitad para volver a clavársela sin contemplaciones a continuación, un mete y saca en toda regla, mientras masajeaba sus tetas y le decía guarraditas:

-Sabes lo que tienes dentro de tu coñito preciosa?

-Siiiiiiiiiiii¡ tu pene¡

-Mi polla

-Siiiiiiiii¡ tu polla¡ tu pollaaaaaaaaaaaa¡

-Y que te estoy haciendo?

-Me la metes, me la estas metiendo¡

-Te estoy follando¡

-Siiiiiiiiiii¡ me estas follando¡

-Eso es...pidemelo¡ pideme que te folle¡

-Siiiiiiiiiii¡ follame¡¡ follame¡¡ meteme la polla¡¡

Joder, se estaba corriendo otra vez, mi polla se deslizaba en su coñito como si lo hubiera estado haciendo toda la vida, era una chica maravillosa, inteligente, sensual, guapa, caliente y con el coñito agradecido, la compañera perfecta......es que me estaba enamorando?

Mi poder de contención estaba finalizando, se la saque y la sente al borde de la cama, me hice una paja ante ella, presionando uno de sus pezones con la punta de mi polla, cuando noto que estaba a punto de correrme, me dijo.

-Damela¡ damela¡ quiero probarla¡

La meti en su boca, apenas succiono un par de veces cuando senti que mi vida se escapaba por la punta de mi polla en una corrida fenomenal, copiosa y maravillosa, dentro de su boca, tenia los ojos cerrados y un leve mareo, cuando abri los ojos un reguero de leche caia por la comisura de sus labios hacia su barbilla y me miraba sonriente y picara:

-Tiene un sabor extraño pero me gusta

Estaba mas hermosa que nunca, ahora no tenia delante de mi a una muchachita sino a toda una mujer, la abrace y la bese, era la primera vez que probaba mi semen.

Nos duchamos, le comí el coño de nuevo, me la chupo hasta que me recupere, pero el reloj marcaba las 21.30 y como la vez anterior se vistió apresuradamente y se dirigió a la puerta de nuevo.

-El jueves volveré a las cinco- me dijo a manera de despedida.

Me toco esperar, paciente como un santo, de nuevo, otros siete días, el jueves siguiente a la misma hora el timbre sonaba, yo solo llevaba un albornoz sin nada debajo, abrí la puerta y cual no fue mi sorpresa cuando vi a Carmen, una esplendida y hermosa morena compañera de Doris.

-Doris no puede venir, la han castigado sin salida semanal pero me ha dicho que yo podía venir en su lugar- me dijo mientras se subía sus faldas de colegiala bajo las que no habia ninguna ropa, enseñándome un coñito de labios prominentes coronado por una melenilla negra oscura y rizada.

-Pasa¡ pasa¡- le dije, lo que ocurrió ya os lo contare mas adelante, pues desde ese día todos los jueves tengo la visita de un coñito caliente, así que este es el inicio de muchas aventuras con estas colegialitas y esto que no he contado las anteriores……. espero sus comentarios a chuckberryy@hotmail.com....



© toribiano

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de toribiano
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)