Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 7.468 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.434.167 Miembros | 17.228 Autores | 83.727 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » DURMIENDO CON MI TÍA (2)
[ +
Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos!
Webcams gratis, chats y mucho morbo y diversión!

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 12-Nov-06 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Durmiendo con mi tía (2)

Mortocoro
Accesos: 111.819
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 8 min. ]
 -   + 
Ella lo cuenta a su hermana, pero es comprensiva y se unen (madre y tía) para ensenñarme algo más de sexo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Al día siguiente, al despertar, mi tía ya no estaba en la cama. Me levanté y la busqué por toda la casa. Sólo estaba mi madre en la cocina. Mi padre, como casi siempre estaba trabajando y mi hermano salió a jugar con los amigos. Mi tía se había marchado.

Pasó como unos ocho meses cuando de nuevo se iba a quedar a dormir en casa. Yo estaba totalmente excitado pensando que de nuevo dormiría conmigo y puede que se repitiera la experiencia. Durante todo el día las situaciones eran normales y el trato de mi tía también.

Cuando llegó la noche, por fin, me dispuse a ir a mi cama y le pregunté a mi tía si se vendría:

-¿Tita, vienes a dormir?

-No, tengo que hacer una cosa. –me respondió y me fui con tristeza solo a la cama.

Estaba acostado y nada más que pensaba en cuando llegara mi tía. Qué le haría al entrar en la cama... Como la abrazaría... Pensaba en el calor de su cuerpo, de su sexo... Había pasado como una hora cuando se abrió la puerta. Mi corazón se aceleró imaginándome a mi tía besarme y meterse en mi cama...

-Quique, levántate y ven un momento. –sonó la voz de mi madre y sentí vergüenza por los pensamientos que tenía en ese momento, como si me hubiera visto totalmente desnudo.

La seguí y bajamos a la planta inferior. Llegamos al salón y nos sentamos. Mi tía estaba sentada en unos de los sofás y mi madre se sentó a su lado. Yo me senté en el otro, justo al lado derecho, la televisión estaba puesta casi sin sonido y nadie la miraba.

-Mira hijo, tu hermano se a marchado a casa de unos amigos y tu padre está de guardia. –me empezó a decir y me tenían confundidos. –Tu tía me ha contado que entre ustedes ha habido algo más que cariño...

En ese momento me puse totalmente colorado y no sabía que hacer, mi tía le había contado a mi madre todo. Me sentí enfadado con ella, pero era más fuerte la vergüenza que sentía por mi madre.

-Yo... es que... –no acertaba a decir nada.

-Tranquilo Quique, mi hermana me contó que lo haces muy bien y que le gustó. –ahora no sabía que pensar. –No me parece mal que lo hagáis, mientras los dos estéis de acuerdo y toméis precauciones.

-Sí, se lo conté porque no sabía que hacer. –dijo mi tía. –He estado todo este tiempo pensando en lo que pasó y al final decidí contárselo a tu madre para que me aconsejara... y lo mejor es que no sólo no le parece mal, si no que además nos quiere ayudar.

-Sí... –dijo mi madre mientras yo las escuchaba sin saber que hacer o pensar. – Ya tienes 16... casi 17 años y hay que enseñarte muchas cosas y ¿quién mejor que nosotras para enseñarte? Por supuesto que yo no follaré contigo, pero os ayudaré y me masturbaré viéndoos.

Me parecía que el tiempo se había parado. Mi tía, a la que ya había follado y mi madre me pedían tener sexo conmigo. Estaba como en una nube y sólo acerté a asentir a las cosas que me pedía mi madre. Me pidieron que me fuera a la habitación de mis padres, donde hay una cama grande y en poco tiempo llegarían ellas. Subí las escaleras sin decir nada y sin saber en que pensar. Entré en la habitación y me tumbé en la cama con el pijama que tenía puesto.

Pensaba en mi madre... una mujer de unos 43 años. No era muy alta, calculo que estará por el metro sesenta, tiene una buena figura, más bien rellenita sin estar gorda. Está proporcionada para su estatura. Tiene unos ojos verdes y una boca bonita. Su pelo es castaño y rizado. Su culo es ancho y no muy abultado. La verdad es que nunca me había fijado en mi madre como mujer, pero ahora solo en la habitación pensaba en ella y la intentaba imaginar desnuda.

Tras varios minutos de espera, entraron en la habitación mi madre y mi tía. Traían puesto unas batas y al entrar atenuaron las luces. Yo estaba en medio de la cama y mi madre subió por el lado izquierdo, mientras que mi tía por el lado derecho. De rodillas en la cama las dos se quitaron las batas mostrándome los dos cuerpos totalmente desnudos.

Mi madre se recostó a mi lado y esperó que mi tía y yo empezáramos. Yo no sabía que hacer y entonces mi tía se acercó y empezó a besarme. Metía su lengua en mi boca y me acariciaba la cabeza. Pasé mi brazo derecho por debajo de ella y comencé a acariciar su gran culo. Se separó y me ofreció uno de sus pechos para que lo chupara, tenía el pezón totalmente erecto y lo lamía con ganas mientras ella me estrujaba la cabeza con las dos manos.

Al momento sentí que una mano se metía por mi pijama y llegaba a mi polla. Separé a mi tía y vi como mi madre empezaba a quitarme el pijama, primero el pantalón y después los calzoncillos. Mi tía hizo lo mismo con mi camiseta, quedando desnudo entre aquellas dos mujeres. Como es lógico, mi polla estaba totalmente dura y las dos se giraron para ponerse a la altura de ella, ofreciéndome a cambio una vista de sus hermosos culos.

-No tiene mala polla mi hijo.

-Me parece más grande que la última vez que la tuve entre mis manos. –añadió mi tía mientras la agarraba y me empezaba a masturbar.

-Han pasado más de ocho meses desde entonces, puede que haya crecido desde entonces. –añadió mi madre.

La verdad es que en mis muchas pajas nunca la había visto tan grande... sería por la cosa de tener a mi madre y a mi tía en la cama y desnudas. Mi madre le quitó la polla a mi tía y empezó a acariciarla y al poco tiempo sentí como entraba en su boca y me hacía una mamada. Yo estaba quieto mirando como mi madre me la chupaba... como se hundía hasta el fondo de su boca. Mi tía me acariciaba y me besaba de vez en cuando, mientras yo la abrazaba.

Al rato, mi tía se abrió de piernas y me puso el coño en la boca para que lo chupara. Mi madre seguía como loca mamándome y lo hacía tan bien que estaba a punto de correrme. Pude levantar a mi tía y decirle a mi madre que me iba a correr, pero ella aceleró el ritmo e hizo que me corriera en su boca.

Mi tía se tumbó junto a ella y mi madre le echo mi semen de su boca a la de ella. Yo las miraba como disfrutaban de mi corrida. Mi madre se trago todo lo que tenía en la boca y mi tía hizo lo mismo con lo que le había pasado la hermana.

-¿Te ha gustado hijo?

-Sí....

-Recupérate un poco y nos comes el coño. –me pidió mi tía.

Me levanté y las dos se pusieron boca arriba con las piernas bien abiertas. Tenía a mi tía a la izquierda y a mi madre a la derecha. Sus coños estaban depilados de igual forma, dejando sólo un poco de pelo por encima de la raja. El de mi madre tenía los labios más oscuros y grandes, supongo por haber parido a mi hermano y a mí. El otro era más excitante por parecer menos usado.

Me metí entre las piernas de mi madre y separé los labios. Su coño brillaba por los fluidos que salían de él por la excitación. Pasé mi lengua por toda su raja de abajo arriba y ella se estremeció. No le di más, me metí entre las piernas de la otra e hice lo mismo, separé los labios y lo lamí de igual forma. Los dos coños estaba riquísimos.

-¿Cuál te gusta más? –me preguntó mi madre.

-Los dos están igual de buenos, calientes y con ganas de ser follados, pero empezaré por ti que eres mi madre.

La cogí y le levanté las piernas hasta que los tobillos estaban a la altura de su cabeza y le pedí a mi tía que le abriera los labios del coño. Metí mi lengua en la raja y se la pasé por toda la raja. Le metía la lengua en su vagina como si la follara y busqué su clítoris para lamerlo un rato mientras le metía un par de dedos en el coño. Ella gemía y se retorcía pidiendo que no parara de lamerla. Pasaba la lengua por todo el coño y la llevaba hasta la entrada de su ano. Esto hacía que se retorciera y gimiera más.

Yo estaba de rodillas con mi cabeza en el coño de mi madre y ella se sujetaba las piernas para ofrecérmelo mejor. Mi polla colgaba y mi tía se tumbó debajo mía para mamármela. Bastaron dos o tres chupetazos para que se pusiera dura de nuevo, mi tía se la tragaba hasta el fondo.

Al poco tiempo sentí que mi madre no aguantaba más y dando grandes gemidos se corrió en mi boca, dando espasmos cada vez que le pasaba la lengua por el clítoris. Me giré sin sacarle la polla a mi tía de la boca y busqué su coño. Ella dobló y abrió las piernas y comencé a meter mi lengua entre los labios. Daba gemidos ahogados al sentir mis dedos entrarle en el coño y me daba mamadas más fuertes como agradecimiento. Tras varios minutos, en los que mi madre descansaba y nos miraba, se sacó la polla de la boca.

-Fóllame, por favor, métemela entera. –me dijo.

Me levanté de encima de ella y la coloqué a cuatro patas mirando al cabecero de la cama. Me puse detrás de su enorme culo y lo acaricie un poco metiendo un dedo para buscar su coño.

-Yo te ayudo hijo. –me dijo mi madre.

Me la cogió y, antes de acercársela a la hermana, le dio unas cuantas mamadas. Tiró de mi polla para que me acercara al culo de mi tía. Sentí el calor del coño de ella.

-Empuja ahora. –me pidió mi madre.

Poco a poco empuje y la polla entró sin ninguna resistencia. Mi tía daba pequeños gemidos de placer. Yo, a la vez que la penetraba, le acariciaba el culo. Sentía como mi polla se abría paso por aquella vagina. Sentía el roce de su coño.

Los dos gemíamos de placer y mi madre al lado se masturbaba viendo a su hermana y su hijo follar. Después de un rato se levanto y fue al mueble para coger un consolador, una polla no muy grande. Se volvió a la cama y se puso al lado de la otra también a cuatro patas.

-Toma hijo, métemela en el coño y a la vez que te follas a tu tía me metes esto a mi, así pensaré que eres tú el que me folla. –me dijo y me dio el cacho de goma.

Yo seguí follando a mi tía, con algo más de dificultad ya que tenía que controlar el carajo de goma para follar a mi madre. Poco después, mi tía me pidió que la follara más rápido, que se iba a correr. Aceleré la follada de mi tía y con la agitación, la polla de goma se salía de vez en cuando de mi madre y volvía a entrar. Así estuve hasta que mi tía se corrió gimiendo. Mi madre la miraba a la cara totalmente excitada por la corrida de su hermana y yo, sin que ella se diera cuenta la saque de mi tía y la metí en el coño de mi madre. Poco tiempo tardó en darse cuenta que era yo la que la follaba, pero ya era tarde. Mi polla estaba totalmente dentro de ella y mis huevos le tocaban los labios del coño.

-¡Sácala, cabrón! –me gritaba -¡Sácala que soy tu madre!

Y estas palabras me excitaron más. Ella estaba con el pecho apoyado en la almohada. Con la cabeza vuelta hacia mí, mirándome con ojos de rabia y con su mano izquierda me empujaba para que la sacara. Pero yo ya no podía. Mi polla estaba totalmente dentro y veía su culo redondo que tocaba mis huevos. No pude resistirlo, empecé a metérsela y sacársela y la follé. Yo estaba totalmente excitado y la follaba con ganas. Mi madre poco a poco fue cediendo y dejó de empujarme.

-¡Eres un cabrón! ¡Fóllame todo lo que quieras! –sus palabras eran una rendición.

Seguí follándola. Poco después me pidió que me tumbara y me montó. Movía su culo y se metía mi polla todo lo posible. Mi tía, al lado, nos miraba y me acariciaba.

-Dame fuerte, cariño, que me voy a correr. –me pidió mi madre.

Tomé su culo con ambas manos y se lo pare. Aceleré mi follada y sentí poco después que gemía y se corría como una loca. Al instante sentí que me iba a correr y se lo dije.

-¡Me corro!

Se levantó casi cuando estaba a punto de salir mi leche. Las dos mujeres se tumbaron junto a mí y me masturbó mi tía. Cuando empezó a salir leche, las dos la recibieron en sus caras con ganas y se llevaron los restos hasta la boca para comérselos, chupándomela un poco más para que saliera todo y dejármela limpia.

Permanecimos un rato tumbados en la cama, abrazados y hablando de lo que había pasado. Ahora que mi madre ya sabía lo nuestro y además también había follado conmigo, pensábamos hacer muchas fantasías realidad entre los tres.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (9)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Mortocoro
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)