Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.484 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.359 Miembros | 17.562 Autores | 85.873 Relatos 
Fecha: 01-Nov-06 « Anterior | Siguiente » en Gays

Concurso Mister Polla 2006

Gabonice
Accesos: 10.797
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
La iniciativa surgió el año pasado durante los festejos del Orgullo Gay en Madrid y sus organizadores habían puesto todo su empeño para que esta primera versión del espectáculo, tuviera todo el brillo de un Oscar o un premio Golla. El jurado había sido reclutado ... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Concurso Mister Polla 2006

La iniciativa surgió el año pasado durante los festejos del Orgullo Gay en Madrid y sus organizadores habían puesto todo su empeño para que esta primera versión del espectáculo, tuviera todo el brillo de un Oscar o un premio Golla.

El jurado había sido reclutado en los sitios de alterne gay más famosos de la capital española y para ello se fue haciendo una meticulosa investigación, para seleccionar a personalidades que por su historial homosexual fueran verdaderas autoridades en la materia. Mamadores profesionales, morbosos culogolosos, expertos utilizadores de su lengua, formaban parte del selecto grupo de profesionales del Jurado. Desde hacía unos meses habían estado trabajando para definir los parámetros a medir. No bastaba con tener en consideración el tamaño y grosor de las pollas. Era necesario medir un innumerable conjunto de propiedades más como viscosidad del semen, propiedades organolépticas de la leche como sabor, color, olor, etc. Y como es lógico un sin número de parámetros mecánico físicos como tiempo mínimo de erección ante distintas estimulaciones como caricias de lengua, chupadas de huevos y masajes anales. Otros parámetros vitales a considerar eran el tiempo de eyaculación, la presión sanguínea en el pene, el tiempo de recuperación entre dos corridas, en fin el jurado tenía todas las herramientas y conocimientos técnicos para hacer una selección perfecta.

Por otro lado se habían efectuado las eliminaciones primarias y después de largas sesiones de trabajo ya estaban listo los 10 espectaculares ejemplares que el día de la Gran Final pasarían por la alfombra roja a la entrada del Gran Teatro de Madrid, que esa noche vestiría sus mejores galas para el gran concurso.

Y así fue, ese día desde las 8 de la noche comenzaron a llegar los candidatos en limusinas, que al bajar y comenzar a cruzar la alfombra eran aclamados por sus admiradores. Los cordones policiales impedían que los mariquitas frenéticos molestaran a los concursantes que caminaban con paso elegante y luciendo hermosos trajes de baño hacia el palco que estaba reservados para ellos y a las 9 de la noche, con una exactitud cronométrica se descorrieron las cortinas del teatro y el público aplaudió el inicio de la esperada final de forma atronadora. Los concursantes se retiraron a los camerinos, pues no podían presenciar las pruebas del resto de sus compañeros.

Luego, el Presidente del Jurado de forma solemne declaró iniciada la competencia e invitó al primer concursante, seleccionado por orden alfabético para que subiera al estrado de evaluaciones colocado en el mismo centro del escenario. Las luces se apagaron y el candidato Raúl caminó hacia el lugar, alumbrado por un reflector de color rojo que hacía resaltar su espectacular cuerpo. Los efectos de las luces no le permitían poder ver al público ni al Jurado y se acomodó en una silla especialmente diseñada para la prueba, que permitía que su cuerpo pudiera ser observado por el público detalladamente, además el asiento era cómodo pero daba la posibilidad de poder acercarse a su polla, huevos y culo sin que tuviera que efectuar el menor movimiento y el respaldo donde apoyaba su cabeza le cubría los ojos para que no pudiera observar como ni en que momento sería estimulado para medir sus cualidades competitivas. En unas pantallas gigantes el público podría observar detalladamente las reacciones del ejemplar en la silla de las pruebas.

Raúl sentado en la silla, con aquel reflector rojo que iluminaba solo su cuerpo mostraba un escultural cuerpo, era un hombre de unos 35 años, fuerte, pero de una musculatura varonil natural como la que da el trabajo y no los gimnasios. Estaba relajado por la suave música de fondo, sabía que de un momento a otro comenzaría a ser estimulado, pero no tenía la menor idea de cómo ni cuando. Unas manos varoniles, por sorpresa, empezaron a acariciar delicadamente las zonas velludas de su cuerpo. La mano hizo su primer contacto con los vellos que le cubrían su ombligo, no tocaba su piel, sino solo la rozaba y fue subiendo lentamente hacia la parte superior de su pecho y en ese momento con sus dos manos el estimulador acarició suavemente sus pezones y jugueteó un poco con ellos y se pudo ver como estos se pusieron duros casi a las dos o tres caricias, en las pantallas se pudo observar como su polla empezaba a engordar. Las manos ahora bajaron por el pecho, se deslizaron por el vientre y no fueron a tocar su polla sino que se desviaron y acariciaron sus entre piernas y se pudo ver como aquella verga estaba casi adquiriendo el doble de su tamaño, mientras las primeras gotas de su líquido seminal se asomaban por su gordo orificio de la cabeza. Su erección había sido espectacular, el público estaba atónito. Y en ese momento Raúl sintió como una lengua experta acariciaba cada uno de sus huevos, mientras las manos continuaban estimulándole los pezones con caricias que culminaban en apretones en la misma puntica, lo que lo hacía estremecerse de placer. La lengua lamía los huevos y subía poco a poco por el tronco y volvía a los huevos mientras se podía observar como aquella la cabeza de su polla estaba prácticamente totalmente cubierta por sus líquidos. Es de resaltar que todos los concursantes se le había sometido a 4 días de abstinencia sexual para lograr que tuvieran acumulada bastante cantidad de leche en los huevos, con el objetivo de darle mayor lucidez al espectáculo.

El estimulador dejando bastante saliva por donde pasaba su lengua, la fue subiendo por el tranca de Raúl y acariciando la parte del frenillo lo que provocaba que la polla de Raúl en su plena erección comenzaba a hacer movimientos pendulares constantes que eran premiados con delicados pequeñas chupadas a la cabeza. La lengua del experto estimulador se retiró lentamente para volver a disfrutar del lamido de sus huevos, mientras que la tranca de Raúl adquiría un espectacular ángulo de 90 grados y continuaba sus movimientos pendulares de deseo lo que le proporcionó un impresionante puntaje del jurado.

Ahora sus huevos eran succionados totalmente por el estimulador y al liberarlos su lengua se desplazaba por sus entrepiernas a acariciar delicadamente su esfínter. A pesar de que la silla de pruebas no le permitía hacer muchos movimientos al concursante, se podía observar los movimientos de placer de Raúl y como su cuerpo sudaba copiosamente. Ahora el estimulador con el dedo índice lubricado acariciaba en círculos el ojete del concursante, con su boca chupaba los huevos y de vez en vez pajeaba con su otra mano la totalmente ensalivada polla de Raúl.

El dedo índice del mamador, entro en el culo del concursante y comenzó expertamente a presionar primero y acariciar después, la próstata de Raúl que se retorcía de placer y en ese momento la boca del estimulador abandonaba los huevos y comenzaba a darle una intensa mamada de polla que hacía exclamar fuertemente su placer al concursante. Y entonces comenzó un proceso en que con el dedo de una mano le masajeaba la próstata, con la boca le chupaba los huevos y con la otra mano lo pajeaban, lo que lo estaba llevando a pesar de sus esfuerzos por impedirlo a un orgasmo inminente. Todos los músculos de su cuerpo empezaron a estremecerse, era evidente que se correría de un momento a otro y en ese momento el estimulador dejó de pajearlo y solo le mamaba los huevos y le masajeaba la próstata. Su polla hacía movimientos pendulares desesperados y comenzó a soltar chorros de leche espesa y en cantidades que el público se quedó en una sola pieza. La polla estaba embarrada de sus primeros chorros de leche y entonces el estimulador introdujo esa cabeza jugosa en su boca suavemente, lo que aumentó explosivamente las sensaciones del concursante que se retorcía de placer, mientras descargaba uno tras otros sus chorros de leche caliente en la boca del experto estimulador que estaba siendo el primero en degustar las propiedades organolépticas de la leche del ejemplar para hacer su valoración.

Depositó en un vaso de cristal la leche recaudada para ser analizada por el resto del jurado y después continuó con su lengua lamiendo la polla recién corrida, provocando constantes estremecimientos de todo el cuerpo del concursante Raúl que se veía que estaba extenuado de la salvaje mamada de que había sido objeto. Tan grande eran las sensaciones que estaba sintiendo que se le oía suplicar que no lo siguieran mamando que ya no tenía más leche, pero la mamada continuó por varios segundos más pues para nada era tenida en cuenta la opinión del concursante para serle detenida la estimulación. Se veía como la respiración de Raúl se entrecortaba, como sudaba copiosamente otro estimulador acariciaba su pecho sudoroso pero el mamador cuando estimó pertinente fue que le solto la polla y pasó a darle lengua por todos los huevos y terminó lamiéndole el culo, mientras se veía a Raúl totalmente extenuado. La prueba concluyó, de seguro había obtenido una excelente calificación del jurado, pero la puntuación no se revelaría hasta el final de la jornada, cuando todos los concursantes hubieran pasado todas las pruebas. Cuando Raúl se levantó de la silla de pruebas se vio como caminaba reflejando un elevado grado de agotamiento y fue llevado a los camerinos para ser sometido al proceso de relajación y recuperación para la próxima prueba.

Uno por uno fueron pasando por la prueba de la mamada con triple estimulación cada uno de los concursantes. Al final del último concursante se dio un intermedio de dos horas para comenzar la segunda prueba de la noche.

La segunda prueba prometía ser más emocionante para el público pues todos los concursantes actuarían simultáneamente en el escenario. 10 culoestimuladores totalmente desnudos en posición de perritos provocarían con el movimiento de sus culos a los concursantes. Los concursantes estaban obligados a correrse en dos ocasiones follándose el culo de dos culoestimuladores. Las corridas tenían que hacerse fuera del culo para verificarse por los arbitros que el candidato no dejó leche de reserva en sus huevos. Se medirían muchos parámetros, para lo cual una importante firma electrónica había diseñado equipos que brindarían información sobre la intensidad de las embestidas, se mediría el tiempo duración exacta de cada enculada y la cantidad de leche que cada semental producía, que sería recogida en unos vasos de cristal para la prueba final de propiedades organolépticas de cada uno.

Los candidatos entraron en fila al escenario y de un bombo iban saliendo las bolas que decían el número del culo que le correspondía. La lubricación de los culos sería mínima y rigurosamente controlada por los árbitros. Cada candidato podía utilizar hasta dos escupidas de su saliva para facilitar su trabajo. Comenzó el espectáculo, rápidamente cada candidato supo cual era su culoestimulador y comenzó a follárselo, el árbitro suministró a cada uno de los culos la cantidad mínima de lubricante acuoso y entraron en acción los ejemplares. La erección de los candidatos fue tan rápida que dejo muy bien plantado el trabajo de los seleccionadores, hubo 4 que no utilizaron su saliva para encular a sus víctimas, ni siquiera utilizaron sus dedos para dilatarlos, simplemente colimaron el culo de su pareja, con sus fuertes manos sujetaron sus cinturas y metieron su tranca de golpe hasta chocar con sus huevos en las nalgas de su enculado. Se oyeron los gritos de dolor, mezclados con sus expresiones de placer y comenzaron sus embestidas todas a un elevado ritmo, pues se conoce que ese ritmo era determinante en la selección del ganador. Los enculoestimuladores, a pesar de su experiencia se veían estremecerse y algunos estaban al borde de no poder sostenerse en cuatro patas ante la salvaje follada que estaban recibiendo. Finalmente los candidatos se empezaron a correr, al final solo quedaban dos candidatos dando caña de forma interminable, uno de los culoestimuladores ante tanta caña no soportó más y trató de revirarse, pero dos árbitros, cuando vieron su rebelión lo sujetaron e impidieron que se escapara, como no podía sostenerse con las manos cayó al piso y allí mismo el candidato le continuó enculando a pesar de sus lágrimas y lamentos. Y para su desgracia, pudo ver como el otro candidato terminó de correrse primero, mientras que el suyo continuó dándole por el culo 5 minutos más ante el aplauso y las exclamaciones del público asistente.

La recuperación de los candidatos para su segunda enculada sería en el mismo escenario. A cada candidato se le fue dando la bola con el número de su nuevo culoestimulador. El candidato número 5 había sido el protagonista de la evidentemente enculada más brillante de la primera jornada y ahora cuando ya se sabía a quien le tocaría recibirlo, el culoestimulador que le correspondía se le veía extremadamente preocupado. Si en su segunda corrida de la noche había sobresalido tanto de los demás en el tiempo de enculado, ¿Qué estaría reservando para su próxima follada? Todo empezaría en el momento en que el candidato se sintiera recuperado, que cada uno trataría de que fuera el mínimo.

Cuando solo habían pasado 14 minutos del final de su eyaculación, sorprendentemente fue el número 5 quien mostró los signos de estar listo para entrar en la contienda. Se acercó a su culoestimulador con su polla totalmente empalmada, le depositó una escupida en su culo, buscó la entrada del culo que estaba bastante dilatado y entro con su verga de un solo golpe y empezó a cabalgar a su victima con un ritmo y unas embestidas que se veía que a pesar de su dilatación el tío se la estaba sintiendo en sus santos cojones. El público aplaudía delirantemente al candidato 5. El resto de los candidatos, como no querían perder mucha ventaja se trataron de incorporar rápidamente y pronto todos estaban cabalgando sobre sus víctimas.

Esta segunda follada iba a ser más intensa que la primera. Si en la primera enculada el primer candidato que se corrió lo hizo tras 32 minutos de cabalgar. Ahora a los 40 minutos nadie había soltado a su culoestimulador. Los culoestimuladores se veía que estaban empezando a romperse, pero sabían que ninguno podía interrumpir a su candidato y se les veía retorcerse y como temblaban sus piernas ante las embestidas de sus candidatos. A los 47 minutos fue que eyaculó el primero. A los 55 minutos solo quedaban cabalgando 3 candidatos y como era de esperar el candidato 5 estaba entre ellos. Se sabía que los culoestimuladores estaban en el límite de su resistencia por lo que varios árbitros estaban a la expectativa de sus posibles rebeliones y estaban listos para impedirla. Por mucho que se esforzaron los otros dos candidatos, tuvieron que correrse al borde de los 62 minutos de cabalgado y de nuevo solo quedó cagándose en la hora que nació el culoestimulador del candidato 5. El público palmeaba mientras el tío cabalgaba y se veía que hacía un esfuerzo enorme para no descargar. Los árbitros no esperaron a que su enculado protestara y comenzaron a sujetarlo y así estuvo dándole caña por 15 minutos más. Cuando descargó su leche en el vaso de recolección el culoestimulador cayó desmayado y fue retirado a recuperación por dos camilleros.

El público cerró la segunda prueba con un largo y atronador aplauso.

En la última prueba los candidatos serían solo simple espectadores. Pues consistía en la degustación de su leche por el jurado para determinar la mejor calidad de leche.

Los 10 vasos con la leche de los candidatos se pusieron en una mesa con unos números que lo identificaban con su productor pero que nadie sabía a quien correspondía. La correspondencia candidato con vaso de semen estaba guardad en un sobre lacrado ante notario. El jurado midió el volumen, la viscosidad de cada semental y finalmente cada uno fue saboreando un poco de cada vaso y fue dando su criterio de la puntuación correspondiente.

El concurso había llegado a su final, se dio un receso para la deliberación del jurado. Estábamos a punto de conocer el ganador del Concuso Mister Polla 2006. Pero a pesar de las espectaculares enculadas del candidato número 5, nada estaba decidido, pues eran muchos los parámetros contemplados en la prueba y aunque era evidente que había sido el ganador en los tiempos de máxima enculación y en el de mínimo tiempo de recuperación, eso eran solo dos parámetros importantes, pero no los únicos.

El jurado demoró más tiempo del previsto para llegar a su veredicto. El público, continuaba esperando impaciente el resultado, pero nadie se retiraba del teatro. Nadie quería perderse el momento de las premiaciones y conocer de primera mano al flamante vencedor.

Cuando se abrió el telón del escenario, se efectuó un cerrado y prolongado aplauso. En él aparecieron los 10 concursantes, el Jurado y su presidente se acercó al podio especialmente engalanado para la ocasión. En su discurso agradeció al publico su entusiasta participación, después se refirió con encomio a todo el personal que participó en la organización y funcionamiento del espectáculo que desde ya se podía decir que había alcanzado un éxito brillante y finalmente hizo grandes elogios a todos los concursantes. Explicó que primeramente se seleccionarían los tres grandes premios especiales y finalmente se daría a conocer al Gran Premio de todos los Premios, al ganador del Concurso Mister Polla 2006.

Se dieron los tres Grandes Premios especiales, sus ganadores fueron Raúl el concursante número 1, José el concursante número 9 y Andrés el concursante número 10. Se produjo un momento de tensión y silencio, el público estaba casi seguro de quien era el Gran Premio de todos los Premios, pero existía la tensión y rápidamente el Presidente anunció el Gran Premio de todos los Premios, el ganador del Concurso Mister Polla 2006 es Felipe el número 5. Y un atronador aplauso del publico celebró el comienzo del reinado del no va más del mundo gay.

De más está decir que todos los concursantes fueron contratados por las más importantes compañías productoras de cine porno del mundo, presentes en el evento y que todos recibieron importantes premios en metálicos y además se hizo un sorteo entre los asistentes de una noche completa con todos los gastos pagos con los premiados en uno de los más importantes hoteles de Madrid. Eso enloqueció al público, pues cuatro de los asistentes tendrían la oportunidad de sentir en carne propia la actuación de los cuatro grandes de la noche.



© Gabonice

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (3)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Gabonice
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)