Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 11.208 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.157 Miembros | 17.527 Autores | 85.617 Relatos 
Fecha: 22-Sep-06 « Anterior | Siguiente » en Sexo Anal

Sexo anal con la nalgona de mi hermana

perforador
Accesos: 128.153
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 9 min. ]
 -   + 
Mi hermana se emborracha y yo aprovecho para romperle su ano virgen. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Todo empieza desde que yo estaba entrando en la juventud y descubriendo la sexualidad, tengo una hermana mayor por 3 años, ella es muy bonita y también muy rebelde y fiestera, mi relación con ella no era la mejor pero tampoco la peor, ella siempre gozaba provocándome( calentándome) de muchísimas formas, paseándose en ropa interior, embarrándome sus tetas en la espalda y hablándome de  sexo, cosa que para mi edad era como un tema prohibido y me causaba mucho morbo.

Cuando yo cumplí 15 años vi mis primeras películas xxx y estaba fascinado, me empezaron a llamar la atención las mujeres, de todas edades, comencé a ver a mi hermana con otros ojos y en mas de una ocasión me masturbe imaginando que me la cojia como en las películas xxx.

 Al cumplir 17 años tuve mi primera relación sexual con una novia y desde ahí me volví adicto al sexo,  comencé a tener sexo con toda mujer que podía, no me considero feo pero tampoco soy el hombre que el mundo esperaba, a mis 19 años ya sabia mucho sobre el tema pero solo había tenido una sola vez sexo anal, con una mujer que era bien zorra, desde esa vez yo quería tener mas sexo de esa forma pero ninguna mujer aceptaba y hasta me tachaban de degenerado.

Cumplí 20 años, después de muchos rechazos por querer practicar el sexo anal desidi no salir con chicas en un tiempo, necesitaba relajarme por que se me había hecho casi una obsesión(tener sexo anal), tal vez esa obsesión fue producto de los rechazos, ahora solo salía de casa cuando iba con mis amigos o a la escuela, ya no tenia que ir a visitar a mujeres ni preocuparme por regalitos o atenciones extras, como pasaba mas tiempo en casa comencé a notar que mi hermana estaba bastante nalgona, sus tetas eran pequeñas y su tordo delgado, tenia grandes caderas, unas nalgas muy grandes, redondas y carnosas, una noche que no podía dormir puse una película xxx y termine masturbándome imaginando que le rompía el ano a mi hermana, después de esa noche comencé a tener ganas de cojermela, incluso compre un lubricante en una sexshop con el único propósito de usarlo con ella.
 

Un dia hubo una fiesta en casa de mi primo, era su cumpleaños numero 21, yo asistí acompañando a mi hermana, toda la noche fue bastante agitada y llena de baile, música y mucho alcohol, era la primera vez que yo asistía a una fiesta con mi hermana, la primera vez que bebíamos juntos y la primera vez que bailábamos juntos, pronto se comenzaron a ir los invitados y cerca de las 2am ya no había nadie, solo mis primos yo y mi hermana, mis tios se habían ido de viaje y la casa estaba prácticamente sola para nosotros, era una casa pequeña pero nadie nos regañaría por haber hecho un basurero de ella y mucho menos por estar borrachos.

La fiesta había terminado, pero mi hermana y mi prima estaban bien borrachas y no querian irse a dormir, según ellas no tenían sueño, mi primo estaba inconsciente de tanto beber y bailar y tuve que llevarlo a su cuarto casi cargándolo, después de eso regrese a la sala principal donde aun estaba mi prima con mi hermana, me sente a platicar con ellas ya que tampoco tenia sueño y pronto la platica tomo un tomo un camino sexual...

-y dime primo, a ti como te gustan las mujeres?- me dijo mi prima, ella tenia 25 años.
-pues no tengo un estándar especifico pero me encantan los culos grandes y gordos-, respondi
-jajajajajaja hermanito eres un pervertido sabes, es lo único que les interesa a los hombres, traseros grandes -, respondió mi hermana burlonamente y con una mirada perdida
-no solo eso prima, según yo les gustan mas las tetas grandes jajaja- respondió mi prima riendo escandalosamente.

Mientras ellas discutían sobre que le gustaba mas a los hombres, yo me quede viéndolas en silencio, mi prima era muy fea de la cara pero tenia un cuerpo de diosa, mi hermana es bonita, chaparrita como de 1.68m, caderona, nalgona, unas tetas pequeñas, piel clara y ojos verdes, yo solo admiraba como se ensanchaba su trasero al estar sentada y empezó a entrarme un morbo tremendo.

Me quede cerca de 1hr escuchando su platica que ni entendía y siendo testigo de cómo seguían bebiendo, después de eso mi prima se fue a dormir y me quede solo con mi hermana, quise platicar con ella pero no podía, estaba de rebelde y mal humorada, solo decía maldiciones y malas palabras, me las arregle para tomarla de un brazo e intentar llevarla a un cuarto para que durmiera y se tranquilizara pero fue initil...

-sueltame, no quiero dormir!-
-tienes que dormirte vete como estas, ya no bebas mas-
-tu que sabes hermanito, tu solo te la pasas viéndome el culo!-, cuando dijo eso me quede frio, no sabia que decir...
-pues es mejor verte las nalgas a emborracharme como cerda no?-
-ademas......que quieres que haga, estas bien nalgona, soy hombre no lo puedo evitar- le respondi...

Mi hermana ya no contesto nada y se sentó en un sillón,  me senté a su lado y guardamos silencio, no podía dejarla ahí sola toda borracha así que tenia que quedarme con ella, se recargo en mi hombro y cerro sus ojos, yo me relaje y eche mi cabeza hacia atrás para mirar el techo de la casa, cerré mis ojos y empecé a quedarme dormido, de pronto sentí que algo estaba en mi pierna y levante mi cara para ver, la mano de mi hermana estaba masajeando mi entrepierna y mi pené se estaba poniendo erecto como consecuencia, ella tenia los ojos cerrados y su cabeza recargada en mi hombro pero su mano estaba en movimiento, yo no sabia que hacer pero se sentia muy bien.

-deja de hacer eso!! Que te pasa!!!, no respondo si me sigues provocando he-
- esperate!!!, deten tu mano!!!-

No obtuve respuesta de ella y su mano cada vez subía mas, prácticamente ya casi me estaba sobando el pené por encima de mi ropa, yo no aguante mas y me puse de pie, ella enfoco su mirada en la mía y por unos segundos los dos nos quedamos inmóviles mirándonos, ella se dejo caer en el sillon y dijo
-ahh estoy muy borracha-
-si!!!, estas bien borracha pero ahora te voy a enseñar lo que le pasa a las mujeres como tu hermanita- le conteste armándome de valor por la excitación que me había provocado el movimiento de su mano en mi pene.

Me acerque a donde estaba ella, la tome y la cargue, ella solo me miro en silencio y no dijo nada, yo mido 1.75, soy mas alto y fornido que ella asi que pude cargarla sin mucho esfuerzo, comence a buscar un cuarto en donde eternos pero la casa solo tenia 3, en uno estaba mi prima, en otro mi primo y el ultimo era de mis tios, el cual estaba cerrado con llave, debajo de las escaleras de la casa habia un pequeño cuarto improvisado, era para las visitas de emergencia, estaba muy muy pequeño, solo tenia una cama muy vieja  y una pequeña lámpara, no había otro lugar donde estar asi que abri la puerta y puse a mi hermana en la cama, cerré la puerta y encendí la lámpara que daba muy poca luz...
-te voy a coger por estar de caliente-
-ayy ya espérate!, oseaaa no aguantas nada he- contesto ella
-yo si aguanto, ahorita vas  a ver, la que no va aguantar vas a ser tu- le dije
-deja de estar molestándome- dijo ella y se volteo para dormir.

Comencé a quitarme el pantalón y mi playera, mi pene estaba al 100, y yo no aguantaba las ganas de coger, esos masajes de mi hermana me habían dejado bien caliente y no quería quedarme asi.

Ella llebaba puesto un pantalón entallado color negro, unos guaraches negros con diamantitos brillosos color blanco y un top blanco.

Estabamos recostados en la cama, mi hermana estaba del lado izquierdo, el lado que daba contra la pared y yo del lado derecho, el lado izquierdo estaba hacia abajo, la cama estaba inclinada de forma descendiente hacia la izquierda por la falta de los soportes de la cama de ese mismo lado, así que mi hermana se resbalaba en la cama hasta quedar recargada en la pared  y eso me dejaba  espacio suficiente en la cama para no estar apretados, mi hermana se puso de ladito dándome la espalda y yo solamente tenia mi vista puesta en su trasero.

Con un movimiento rápido me acerque a ella totalmente, ella estaba con sus rodillas doblas y dando la espalda(apuntándome con sus nalgas), embone mi cadera en sus  caderas y le restregue mi verga bien dura en sus nalgas con mi brazo izquierdo que era el que tenia libre la abrace por la cintura, ella dio un pequeño salto como de espanto, y yo solo le  dije:

-no te espantes, te voy a dar unas metiditas para que aprendas a no estar de juguetona-

 ella no dijo nada  ni intento moverse, yo empecé a moverme para restregar mi verga en sus nalgas un ratito, la sensación era riquísima y el morbo que me causaba la situación me tenia muy excitado.




Me separe unos momentos de ella, tome una cobija que estaba a un lado doblada, y la eche encima de ella para taparnos, la noche estaba muy fría, me tape junto con ella en la cama y le desabotone el pantalón, comencé a darle pequeños jalones para bajárselo y poderla penetrar pero no podía, en ese momento mi hermana se movió y yo me quede quieto por miedo, se puse de pie y me dijo:

- no puedo dormir con esta ropa tan apretada- termino de desabotonarse el pantalón y se lo quito
yo me quede en silencio viendo con la poca luz de la lámpara una tanga color café muy diminuta que llevaba puesta, no me dejaba nada a la imaginación, ella  se dio la vuelta y me dijo.

-órale!! dejadme subir a la cama, yo quiero el lado de la pared-
-si, como quieras, a mí me da igual- le respondí, pensando que ella también tenia ganas de tener sexo.

Inmediatamente después de acostarse en la cama me volvió a dar la espalda y yo sin simular nada me acerque y le puse mi pené entre sus dos nalgas y empecé a moverme una vez mas, ella no hacia ningún movimiento ni decía nada y yo gozaba de lo mas rico, no soporte mas la situación y me levante a sacar un condon de mi cartera, pero casi lloro cuando vi que no tenia condones en mi cartera, busque en mi sudadera, en mi camisa y nada, al buscar en mi pantalón encontré el lubricante que había comprado pero ningún condón.

Estaba una vez mas en la cama, mi hermana no se había movido, saque mi pene de mi boxer, estaba bien erecto y duro, aparte la cobija de encima de nosotros y pude ver el trasero de mi hermana empinado y apuntando hacia mi, su tanga café se perdía entre sus dos grandes y carnosos glúteos, con mi mano aparte su tanga a un lado y abrí sus nalgas, pude ver su ano  cafecito y muy pequeño,  puse saliva en mis dedos y empecé introduciéndole uno en el ano lentamente, mi hermana hizo un pequeño movimiento pero no mas, después de unos segundos pude meterle el segundo dedo y seguí masajeando su ano para dilatarlo poco a poco..

Después de unos minutos así saque mis dedos, tome mi verga y puse la cabeza en su ano,
mi verga no es muy larga pero esta bastante gorda, le di dos empujones pero no logre penetrarla, entonces recordé el lubricante lo tome del piso y puse un poco en mis manos, sobe mi pené para dejarlo bien lubricado y después puse un poco en sus nalgas y su ano.

 

Logre introducir mi puntita en su ano y  solo escuche que mi hermana hizo un sonido:"- yyyaahhhiiii!!!"- y empujo su trasero hacia adelante como para sacar mi pene se su ano pero yo con mi mano la tome de la cadera y no le permite moverse, saque mi puntita de su ano y lo que había sentido me exitaba mas, volví a meter mi puntita una vez mas en su ano y mi hermana no hizo ningun sonido ni movimiento asi que empecé a  intentar meter mi verga mas adentro, poco a poco se la iba metiendo en el ano, iba sintiendo calientito cada vez que se la metía mas, le había metido un poco mas de la mitad  cuando la volví a sacar de su ano, me costaba mucho trabajo perforarle la cola a mi hermana, su ano era bastante pequeño y mi verga no es muy larga pero esta muy ancha, volví a meter mi verga una vez mas en su ano y esta vez ya entro  mas fácil, la volví a meter hasta la mitad o un poco mas aproximadamente, me quede quieto unos segundos...

comencé a moverme lentamente como si se la fuera a sacar, antes de sacársela se  la volví a meter, empecé a aumentar la velocidad y en unos segundos estaba bombeándole el ano a mi hermana, yo estaba excitadísimo y quería meter y sacar mi verga de su ano lo mas rápido posible hasta  terminar, pero me daba miedo hacerlo así que no me la bombeaba ni rápido ni lento, lo hacia a una velocidad moderada, después de un minuto o tal vez dos bombeándole el ano inconscientemente empecé a moverme mas rápido y bruscamente.

Estube asi unos minutos, en eso mi hermana movió su cabeza como para voltear a verme, yo con mi brazo le quite rápido la almohada que tenia en su cabeza, por ese motivo su cabeza quedo mas abajo que la mía y  continué rompiéndole el ano cada vez mas rápido, con ese movimiento ella no pudo voltear su cabeza para verme, yo no le estaba metiendo toda mi verga solo la metia hasta la mitad aproximadamente, ella  intento moverse pero no podía, la pared no la dejaba y la inclinación de la cama prácticamente me empujaba contra ella, tal vez le estaba doliendo, vi como  empezó a mover su cabeza volteando hacia atrás para verme, yo no sabia que hacer, de pronto me entro mucho miedo por lo que estaba haciendo.

Cuando mi hermana volteo su cara lo primero que hice fue verla a los ojos y ella también, fue un momento que duro segundos, fue como si el tiempo se hubiera congelado, su mirada era de dolor y excitación al mismo tiempo, en ese mismo instante le metí toda mi verga hasta el fondo( lo hice inconscientemente, creo que fueron los nervios) hasta que mis webos tocaron sus nalgas, escuche como si su ano hubiera tronado y ella puso sus ojos en blanco, me detuve ahi con mi verga hasta adentro un segundo o dos viendo la  cara de mi hermana con sus ojitos en blanco,  solo escuche un susurro de ella :

-" ahhahahhh, espérate!!"-

Enseguida volví a moverme sacando mi verga  de su ano totalmente y volviéndola a meter hasta el fondo, mi hermana  seguida con su cara volteada hacia a mi, con los ojos en blanco y su boca apretada, empecé a moverme lo mas rápido que podía viéndola a la cara, me excitaba mucho ver como tenia los ojos en blanco de las metidas que le estaba dando, solo escuchaba como mi hermana apretaba su boca y como su ano tronaba, como si le estuviera sacando los pedos, ya no me podia detener, estaba gozando de lo mas rico el ano de mi hermana,  cada que sentía que terminaba me detenía y empezaba  de nuevo a romperle el ano, estuve así como 10 o15 minutos,  después empecé a moverme tan rápido que sin darme cuenta había ido empujando a mi hermana poco a poco, estaba totalmente embarrada en la pared,  yo deje escapar unos gemidos de placer y seguí  rompiéndole el ano lo mas rápido que podía, unos segundos después saque mi verga de su ano y llene sus nalgas de semen.

Cuando termine ella se volteo y salió al baño a lavarse, yo me quede satisfecho y dormí como bebe, al otro ninguno de los dos tocamos el tema y el secreto quedo con nosotros,  después de esa noche lograría comerle el ano a mi hermana  en 5 ocasiones mas....



© perforador

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de perforador
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)