Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.536 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.501 Miembros | 17.443 Autores | 85.074 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » CONFESIONES » ¡CÒMO CONVENZO A MI ESPOSA?
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 28-Jul-06 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

¡Còmo convenzo a mi esposa?

Julian
Accesos: 16.247
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Es mi gran fantasìa, que mi mujer goce de otras vergas,verla con otro... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

¿CÓMO CONVENZO A MI ESPOSA?

Por accidente tuve la oportunidad de encontrar esta página en la que las personas relatan sus encuentros sexuales, ya sea realidad o ficción, la mayoría las encuentro excitantes, sobre todo las de infidelidad. Y es que desde hace buen tiempo tengo la obsesión por ver a mi esposa teniendo sexo con otro, ya sea que me incluya o simplemente saber que estuvo con otro.

Mi sexualidad con ella es buena, aunque de recién casados yo no estaba satisfecho, y es que sentía que me dejaba todo a mí, yo necesito una mujer que haga lo suyo y se entregue totalmente en la intimidad.

Ella es blanca, nalgona, y unas tetas fabulosas, es un poco gordita pero antojable, pues me doy cuenta de cómo la miran algunos hombres que la ven pasar tiene ojos casi verdes, labios delgados pero cachondos, en fin, es bonita.

Recuerdo que cuando empecé con este deseo de verla con otro, le dije que había soñado que se la mamaba a alguien que no era yo, y fue cierto, sí lo soñé, noté que le molestó el comentario y me hizo sentir mal cuando me reclamó haberle dicho semejante cosa. No volví a mencionar nada, pero en mi mente creció esa idea hasta convertirse en mi fantasía.

Imaginaba como planearlo, recuerdo que pensé en que podía calentarla, y empezar a decirle que me gustaría verla con otro, y si de casualidad me decía que sí aunque sea solo por complacerme escucharla, le tomaría la palabra y yo mismo llamaría a un ex novio de ella, y de inmediato le pasaría el teléfono para que hablara con él y sin remedio lo invitara, el problema era que no sabía el número telefónico, y además no me atrevía a empezar el juego.

La fantasía se ha vuelto obsesión, y para al menos imaginarla que otro se la coje mientras me mama la verga, compré un consolador, una verga de hule que aunque dudé en usarlo con ella, me decidí y mientras mamaba su panocha, (le encanta que se la mame), saqué el consolador sin que se diera cuenta, discretamente le puse lubricante sin dejar de mamarle la panocha, y entonces la coloqué en la entrada de su rajita y despacio se la metí, pensé que iba a reaccionar mal, que se molestaría, pero fue lo contrario, empezó a jadear ya suspirar cachondamente, al mismo tiempo movía sus caderas casi fuera de control, increíblemente la verga de látex entraba con facilidad en su panocha mientras mi lengua jugaba con su clítoris. Luego me paré y puse mi verga en su cara mientras mi mano metía el consolador en su parte, mamó mi verga ansiosa y sus caderas no dejaban de moverse por la verga de juguete dentro de ella, después me pidió que se lo hiciera con la boca, o sea que mamara su papaya. No tardó en tener un orgasmo que le hizo estirarme el pelo y apretar sus piernas contra mi cabeza, entonces escuché lo que pocas veces decía y me calenté de más....

--¡SÍ, PAPI SÍ, YA COJEME POR FAVOR COJEMEEEE!.—sin perder tiempo me puse sobre ella, abrió sus piernas y se la metí hasta el fondo, ella empezó a moverse como nunca, yo mamaba sus tetas que temblaban como gelatina, acariciaba sus muslos, piernas y nalgas, mientras me la cogía rico, me exigía que la cogiera con fuerza...

-¡DALE DURO PAPI, COJEME DURO, LO MAS DURO QUE PUEDAS!- la sentí perdida en la lujuria, y yo estaba feliz de verla tan caliente y feliz de ser cogida.

Recuerdo muy bien la conversación de esa vez, me dijo que le daba cierta pena por haberse portado así, pero que el sexo tiene el poder de transformar la mente y hacer cosas de las que no haríamos en otras circunstancias, le di la razón, hablamos del consolador, y le dije que si quería me deshacía de él y dijo;

-¡NO, SI DICES QUE TE COSTÓ MUY CARO, HAY QUE APROVECHARLO!.-la idea me gustó, y pensé que poco a poco la convencería de hacer más cosas.

Sus nalgas siempre me han excitado, le gusta mucho la posición de perrito, y la visión me trastorna, y por lo regular cuando vamos a tener sexo, ella acerca sus nalgas a mí, empieza a moverse discretamente, si no reacciono, acaricia mis pies con los suyos mientras sus nalgas se pegan más a mí.

Con esas nalgas el deseo de cojerla analmente igual no me dejaba en paz. Para convencerla primero tanteé el terreno, acariciaba su ano, y cuando lo quería lamer, ella se retiraba al principio, poco a poco fui logrando que me dejara chupar su culo, y le fue gustando cada vez más. No sabía como pedirle que me dejara cojerla por el culo, pero era mi plan estrenar su entrada trasera, compré un lubricante que me ayudó mucho para lograrlo. Esa vez mientras lamía a placer su culo y mis dedos la masturbaban, usé el lubricante y empecé a meter mis dedos uno por uno hasta llegar a tres. Ella cada vez se movía más, le estaba gustando, me coloqué detrás de ella besando sus nalgas y espalda, coloqué discretamente mi verga en su ano, le dije que si quería hacerlo por ahí, y respondió que sí con un;-¡ajá!- y antes de que cambiara de idea, tomé sus nalgas, apunté bien y poco a poco se la fui metiendo, me sentía en el paraíso saber que al fin me cogería a mi mujer por su culo tan celosamente guardado.

Mientras entraba mi verga en su recto, en lapsos se quejaba, me detenía para no lastimarla, y cuando sus nalgas se movían seguía yo con mi trabajo, le pedía que se relajara, aunque recuerdo que no me fue muy difícil entrar, es decir, no encontré mucha resistencia. Cuando mi verga estaba totalmente en su interior, nos quedamos quietos, ella notó que no seguía y empezó a mover su trasero frente a mí, estaba gozando la cogida, gemía y jadeaba como pocas veces, estiraba su pelo suavemente, pasaba mis manos por su tez blanca, su espalda y sus nalgas se apreciaban a pesar de la oscuridad. Se me ocurrió pasar mi mano por debajo de ella y manipular su clítoris, entonces ella perdió todo control y sus movimientos aumentaron, luego quité mi mano, me retiré un poco para apreciar esa visión que tengo en mente siempre; sus nalgas ensartadas en mi palo, pero ella me exigió que siguiera masturbándola, la complací y de nuevo enloqueció, sus nalgas chocaban contra mi verga furiosamente, con su culo la aprisionaba lo más que podía, sin dejar de girar sus nalgas y gritar;

-¡SI, ASÍ, ASÍ, ASÍ, AY MI AMOR QUE RICO AHHH!.- mi mano sintió la contracción de su vagina, se estaba viniendo como nunca, me quitó la mano de su parte y me agarré de sus nalgas para arremeter con fuerzas, su culo ya estaba bien dilatado y permitía que mi verga entrara y saliera sin mayor problema, se agachó y tapo su boca con la almohada dejando que yo la llenara de semen, ni siquiera le pregunté si quería que me viniera adentro, me vacié en su culo, y fue tanto la venida que hasta los huevos me dolieron. Nos quedamos así pegados, la iba a sacar pero me pidió que la dejara un momento. Ella misma me retiró y de inmediato se fue al baño, escuché la regadera y yo sin ganas de levantarme, recordaba sus tremendas nalgas ensartadas en mi miembro.

Olvidaba decirles que el consolador lo compré mucho después de cojerla por el culo, pero nunca se lo he metido por ahí. De hecho, ya no lo tenemos, pues empezó a romperse quizá por el uso. Y es que apenas empezábamos a coger, y preguntaba por el consolador, yo a veces lo tenía listo, a veces se me olvidaba.

Yo mismo extrañaba cojerla sin el consolador, una ocasión le pregunté si quería uno más grande, como que no quería responder, insistí hasta que contestó que la sorprendiera, entonces compré una verga de juguete más grande, color piel, y creo que lo goza más.

A mi mujer también le gusta que mame su panocha y la masturbe, mientras uno o dos de mis dedos juegan en su culo, eso la hace gozar, y por lo general, es así como se viene.

Recuerdo que casi recién casados, renté una película tres x para excitarnos, pero ella parecía molesta, me dijo que sentía que yo imaginaba coger con la actriz, no volví a hacerlo. Pero por azares del destino, entré al negocio de la distribución de videos, y ese tipo de películas abundaban, entonces cuando ella quería tener sexo, por lo general los fines de semana, me pedía que llevara una "matona", así se refiere al material pornográfico. Y me excita la idea de que vea éstas películas y se masturbe, pero según ella, nunca lo hace sin mí. Me gustaría sorprenderla con el consolador ensartado, o al menos acariciarse mientras mira una película. Y cuando vemos una previamente, la dejo un momento sola, mientras yo me preparo, tratando de tardarme más, me caliento cuando toco su vagina y está muy mojada, pienso que quisiera estar como las chicas, o que se le antoja la verga de los hombres que aparecen en el video.

Pero mi fantasía crece cada vez más, saber que a mi mujer le encante la verga me pone a mil, tanto que mientras me la cojo, le insisto, le hablo cosas calientes, antes me frustraba por no decirle "puta", se lo decía solo cuando estaba solo masturbándome, pero en su cara nunca. Y cuando una vez le pregunté si le gustaba que le dijera cosas, me dijo que sí;

--¡SI MI AMOR, ME GUSTA SI TE GUSTA A SÍ!.- sentía que solo me complacía.

-¡QUE TE GUSTA QUE TE DIGA!.-

-¡LO QUE TU QUIERAS PAPI, DIME LO QUE SIENTAS!.-

-¿DE VERDAD QUIERES QUE TE DIGA?.-

-¡SI, DIME LO QUE QUIERAS!.-

-¡MAMI, COJES RIQUÍSIMO, COJES COMO UNA "PUTA"!.-

-¿TE GUSTA QUE COJA COMO UNA PUTA?.-

-¡SI, ME ENCANTA QUE SEAS UNA PUTA!.-

-¡SI PAPI, SOY UNA PUTA SI QUIERES SOY TU PUTA!.-

-¡SIII, MI PUTA, LA PUTA MÁS RICA Y COJELONA, MI PUTAAAA!.- y ya no pude, saqué mi verga para vaciarme en su vientre mientras ella jadeaba de placer...

-¡AY, PAPI, ASÍ, VENTE MI AMOR DÁMELA TODA, ASÍ MI VIDA ASÍ!.-

-¡AHH, AHH, SÍ, AH!.-

-¿TE GUSTA PAPI, DIME SI TE GUSTA?.-

-¡ME ENCANTÓ MAMITA!, ¡UFF!, ¡QUE RICO COJES!.-

Desde esa vez, mientras me la mama, o me la cojo, le digo "putita". En un momento de locura mientras estaba arriba de mí, con sus nalgas en mi estómago metiéndosela por la panocha, me estaba volviendo loco la visión de su trasero moviéndose para allá y para acá, recordé uno de los relatos que leí en esta página cuando alguien le dice a su amante "la reina de las putas", se me ocurrió decirle así;

-¡AY MAMITA, QUE NALGAS, LAS MÁS RICAS!.-

-¿TE GUSTA ASÍ PAPI, VERDAD?, ¡SÉ QUE TE GUSTA VER MIS NALGAS!.-

-¡SI PUTITA ME ENCANTAS ASÍ, Y ASÍ ME PARECES "LA REINA DE LAS PUTAS", SENTADA EN SU TRONO, ESTO ES COJER!.-

-¡SÍ MI AMOR SIII!.- decía mientras sus manos apretaban mis piernas, señal de que se venía, sus nalgas giraron más rápido y...

--¡AH, AH, ME VENGO PUTITA MÍA, ME VENGOOOO!.- retiró un poco sus nalgas para poder sacarla, mi leche cayó en sus redondéces mientras mi mano pasaba por su panocha, sentí que quería quitarla, eso me hizo saber que efectivamente, se había venido.

Me llamó mucho la atención un relato publicado en estas páginas, en los que una mujer, le llama a "Juan" a su consolador, quizá es un nombre común, y por eso en un momento de placer le pregunté a mi esposa si quería que sacara a "Juan", se quedó sorprendida y le expliqué que hablaba del consolador, se rió porque hasta nombre le había puesto, y es que acababa de leer ese relato, y así llamamos a nuestro amigo de látex.

Con la ayuda de "Juan", cumplo a medias mi fantasía, pero algo es algo, y es que le digo que me gusta ver como su panocha se traga semejante grosor y longitud de verga, y aprovecho para hacerle ver mi deseo, mi fantasía sexual.

Hace apenas unos días; mientras "Juan", entraba en su raja, me retiré un poco sin dejar de meter el consolador, quería verla gozar, y le hice ver que me excitaba verla así.

--¿TE GUSTA ASÍ PAPI, TE GUSTA LO QUE VES?.-

-¡ME GUSTA MAMI, ME GUSTA VERTE GOZAR CON OTRA VERGA!.-

-¡LA TUYA ESTÁ MÁS RICA AMOR!.-

-¡PERO ÉSTA ES MÁS GRANDE Y SE NOTA QUE LO GOZAS!.- me puse frente a ella para que mamara mi verga, sus caderas no dejaban de moverse con "Juan" adentro mientras su lengua y labios, pasaban por mis huevos afeitado como le gusta, mi verga no podía contener el líquido pre seminal provocado por la excitación, la tomé desde su base y apreté hacia la cabeza para sacar más líquido que ella gustosa se traga sin dejar de arañar mis huevos.

-¡AH MAMITA, ME IMAGINO QUE OTRO TE COJE MIENTRAS ME LA MAMAS!.- ella respondía con gemidos cachondos, su boca estaba ocupada con mi verga.

Se me ocurrió poner almohadas y acostarme para que siguiera mamando mi verga, pero ahora ella empinada, le dije que moviera sus nalgas;

-¡MUÉVELAS MAMI, MUÉVELAS, COMO SI ALGUIEN ESTUVIERA DETRÁS DE TI, COJIÉNDOTE!.- empezó a moverlas sin dejar de mamar.

-¿ASÍ PAPI, ASÍ TE GUSTA?.-

-¡LO IMPORTANTE ES QUE A TI TE GUSTE PUTITA!, ¿TE GUSTA?.-

-¡QUIERO QUE TE GUSTE A TI, QUIERO COMPLACERTE!.-

-¡ANTES QUE COMPLACERME, DEBE GUSTARTE, DIME!. ¿TE GUSTARÍA QUE OTRO ESTUVIERA EN ESTE MOMENTO DETRÁS DE TI?.- no contestó nada, a pesar de la insistencia, se quitó y me pidió que se la mamara, metí de nuevo el consolador y mis labios frotaron su clítoris, mientras uno de mis dedos entraban en su culo lleno de jugos vaginales, gemía, jadeaba, se movía desesperadamente hasta que un orgasmo invadió su ser, se quitó el consolador y me pedía que la cogiera con fuerza.

-¡AGHH, ASÍ PAPI, LA TUYA ES MÁS RICA AMOR COJÉEME FUERTE!.-yo no estaba dispuesto a quitar el dedo del renglón;

--¿TE GUSTA ASÍ PUTITA, VERDAD QUE TE ENCANTA LA VERGA?.-

-¡SI PAPI, ME ENCANTA "TU VERGA" ES LA MEJOR!.-

-¿CÓMO SABES QUE ES LA MEJOR SI SOLO YO TE HE COJIDO?, O HAS PROBADO OTRA VERGA?.-

-¿QUIERES ESO PAPI, QUIERES QUE OTRO ME COJA!.- no sabía que responder, me dio temor afirmarlo, pero me armé de valor.

-¡SI MAMI, ME ENCANTARÍA QUE OTRO TE COJIERA!.-

-¿QUIÉN QUIERES QUE ME COJA?.-

-¡NO SÉ, ALGUIEN QUE TE GUSTE!, ¿QUIÉN TE GUSTARÍA?.-

-¡NO, DIME TÚ QUIEN QUIERES QUE ME COJA!.- empecé a mencionar conocidos, primero al esposo de una de sus amigas, de inmediato respondió que no, luego a otro que supongo es un galán, de nuevo un "no", le dije que en una fiesta noté a alguien que nos habían presentado, le miraba insistentemente el trasero, de nuevo "no". Entonces le mencioné a su ex novio;-

-¿QUIERES QUE SEA ÉL?.-

-¡SI, QUIERO QUE TE ÉL TE COJA!, ¿TU QUIERES?.-

-¡SI PAPI, SI QUE SEA ÉL!.- para aumentar la calentura me quité y le metí el consolador, ella protestó pero se calmó cuando le dije;

-¡IMAGÍNATELO, IMAGINA QUE ES SU VERGA LA QUE TE COJE!.-

-¡AH, SÍ QUE RICO!.-decía moviendo sus caderas.

-¿TE GUSTA COMO TE COJE MAMITA?, ¿COJE RICO?.-

-¡OH, SÍ, COJE SABROSO!.-

-¿QUIÉN TE ESTÁ COJIENDO MAMITA?.-

-¡AH, LUIS, ME ESTÁ COJIENDO LUIS, OH PAPI, QUE RICO ME COJES!.-

-¿LO ESTAS GOZANDO?, ¿TE GUSTA COMO TE COJE?, ¡DÍSELO!,.-

-¡OH SÍ PAPI, QUE RICO ME COJES AHH, AHH!.-aumentó sus movimientos y explotó como pocas veces, luego sacó el consolador y me monté en ella, su panocha estaba muy relajada, mi verga entraba en el enorme agujero que había dejado el "amigo Juan".

-¡OH SÍ PAPI, DAME TU VERGA, COJÉEME DUROOO!.-

-¿TE GUSTÓ LO QUE IMAGINASTE?.-

-¡SI PAPI, MUCHO!.-

-DIME UNA COSA, ¿NUNCA TE COJIÓ?.-

-¡NO PAPI, SOLO TÚ ME HAS COJIDO!.-

-¿NI SIQUIERA SE LA MAMASTE O LO MASTURBASTE?.-

-¡NOOOO, ERA MI NOVIO DE MANITA SUDADA!.- quizá me ha mentido en eso, pero no me hubiera molestado en absoluto escuchar que al menos se daban buenos calentones.

Seguí con el juego, preguntándole si le había gustado como se la cojió, ella afirmó diciendo;

-¡SÍ, COJE DELICIOSO, MUY RICOOOOO!.- Yo no soporté y la puse en cuatro, mientras me la cogía por la panocha metía uno o dos dedos en su culo ardiente, hasta que mi necesidad de expulsar la leche me obligó a sacarla y llenarle las nalgas y espalda de mi esperma, quedando muy agotado.

Ya en la calma, hablamos un poco al respecto aunque no abiertamente, me dijo que no le metiera cosas en la cabeza, pues si viera a su ex, lo imaginaría desnudo, (no dijo que cojiéndosela), que no le había gustado la idea de que le mencionara al esposo de su amiga, pues pensó que yo podía desearla a ella, (a su amiga, que está buenísima). Y no niego que le he imaginado.

Creo que ella tiene la idea de que mi fantasía es que su ex se la coja, pero no es así, no me importa quien sea, siempre y cuando a ella le guste y que lo deseé. Me gustaría que sucediera pero no solo por complacerme, sino porque ella también tenga ganas de experimentar.

En este relato les he explicado mi fantasía y mis pocos avances para convencerla, luego les platicaré más experiencias con ella, por lo pronto me gustaría que me escribieran y opinaran mujeres y hombres, que me digan si ustedes desde su punto de vista, si creen que llegue a realizar mi fantasía, y si pueden alguna idea o sugerencia para llevarla a cabo y acelerar el proceso.

No sé como reaccionaría mi mujer si supiera de éste escrito, pero deseaba hacerlo, me da la idea de que se la imaginan cojiendo. En fin, espero y les guste, ¡chao!.



© Julian

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Julian
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)