Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.708 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.954 Miembros | 17.496 Autores | 85.431 Relatos 
Fecha: 04-May-06 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Me cogí a mi cuñada borracha

KoGlon
Accesos: 107.444
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 13 min. ]
 -   + 
Siempre la había deseado, me calentaba sólo de verla, sin embargo era mi cuñada, el respeto a mi esposa y su familia me tenian limitado, pero ese día... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Me cogí a mi cuñada borracha.

Siempre la había deseado, me calentaba sólo de verla, sin embargo era mi cuñada, el respeto a mi esposa y su familia me tenían limitado, pero ese día...

Estaba cansado, eran las 4 de la tarde, ya tenía más de ocho horas, casi ininterrumpidas trabajando una página Web que no acababa de gustarme del todo, funcionaba a la perfección, pero los botones de liga a los distintos apartados del sitio no encajaban con el diseño general, había que rediseñarlos, pero mi imaginación se había agotado, tenía que tomar un respiro.

Estábamos en pleno mes de vacaciones y feria en la ciudad, muchas de las familias locales normalmente aprovechan para ir a la playa o algún otro lugar, mientras la ciudad está repleta de visitantes a la Feria Nacional, era el caso de mí familia, sin embargo en esta ocasión, mi esposa y mis hijos habían enfilado hacia una cálida playa sin mí, pues tenía que terminar y entregar la página en cuestión.

En fin, me estiré bostezando frente a la computadora, pensando en salirme un rato, sin decidirme por nada en especial, se me ocurrió ir a la feria, sin embargo ir solo no se me antojaba, iba a parecer que andaba buscando alguna aventurilla y en esta mi ciudad es pecado capital, sobre todo si eres algo conocido, como dice el dicho "pueblo chico infierno grande", en esas estaba cundo sonó el teléfono, era un amigo que tenía un boleto extra para ira a la corrida de la tarde. En cartel estaban tres grandes toreros, no soy muy aficionado a los toros pero era un excelente pretexto para cambiar de aire y además el cartel prometía.

Sin pensarlo mucho accedí y a la 18:00 hs. Estábamos en barrera, con unas cervezas y la imprescindible bota llena de brandy, pasando de mano en mano (de boca en boca más correctamente). La corrida, no fue lo que se esperaba, seis toros sin mucho brío y 3 toreros que hicieron lo que pudieron, cabe destacar que hubo lances que mostraban la calidad de los matadores, pero todos pincharon a la hora de la estocada final. Así lo único que logré fue salir de la plaza de toros con media estocada (medio borracho), mi amigo que iba con su familia me dio las gracias por haber ocupado el boleto de su hermana que no había podido ir, amablemente me invitó a ir a cenar, por mi parte le agradecí y denegué su invitación alegando cansancio y me despedí, él insistió que los acompañara, iba con su esposa y sus suegros, lo cual no me convenció, no tenía ganas de sentarme a platicar con ellos, prefería irme a dormir un rato y después seguir con mi trabajo, así nos despedimos.

Me encaminé al estacionamiento a recoger mi auto, cuando en uno de los bares que abundan en la zona ferial me pareció ver a una de mis cuñadas sentada con un tipo desconocido, no era raro pues se trataba de mi cuñada la divorciada. En otras circunstancias me hubiera ido, pero al acercarme un poco vi que estaban discutiendo, por el tono y los manoteos del tipo me decidí a entrar acercándome hasta su mesa, el tipo al verme se levantó y todavía le dijo algo al oído a mi cuñada que en respuesta le aventó la bebida que traía en la mano, el tipo se retiró rápidamente limpiándose la camisa.

Tras un momento de duda, decidí quedarme con mi cuñada, me senté junto a ella y le pregunté que había pasado, levantó la cara que mostraba algunas lágrimas, sin embargo me dijo – Hola que haces por aquí-, (arrastrando las palabras), aparentando no tener nada. Mi esposa y sus hermanas son así, orgullosas y aparentan ser muy fuertes, no aceptan ayuda de nadie y menos reconocen que la necesitan, pero en el fondo son frágiles (en veinte años de matrimonio las he llegado a conocer bastante).

-Vine a los toros.- le contesté, iba pasando por el frente y te vi, me iba a seguir pero me pareció que tenías problemas.

-¿Problemas?, no ninguno- me dijo lentamente, tratando de pronunciar correctamente las palabras, la clásica actitud de la gente que sabe que ha bebido demasiado y trata de ocultarlo.

Mientras la trataba de interrogar no dejaba de deleitarme con la figura de la Morena, desde que fui por primera vez a la casa de mi esposa, cuando novios, la conocí y me llamó la atención al grado de tener una erección, era una preciosidad de 12 años, con un cuerpo que prometía mucho, delgada de piernas largas bien torneadas, cintura pequeña, culo respingón y unas tetas grandes para su edad, tenía una cara morena preciosa y pelo chino negro, a pesar que todas sus hermanas eran blancas y de pelo castaño claro, por esa razón todo mundo le llamaba Morena, en vez de Edna que era su nombre, aquella ocasión recuerdo que me costó mucho trabajo ocultar la carpa que traía en los pantalones.

Ahora frente a ella, me deleitaba mirando sus senos generosos, que amenazaban con desbordar el brassiere que se insinuaba bajo su blusa escotada, ya que a sus 32 años y tres embarazos, llegaron a ser enormes, un 105 diría yo, su culo le hacía la par, aunque estaba un poco gordita seguía teniendo una cara preciosa, la cintura seguía siendo muy breve, aunque mostraba una pancita muy cachonda, me serví una copa de la botella de vodka que estaba en la mesa e insistí en mis indagaciones, arreglándome a cada rato la erección que me estaban provocando el par de sandías que la Morena tenia por tetas.

Después de un rato de negar que le pasara algo me dijo -ya me voy-, te llevo le propuse, ella se negó rotundamente, pero al parecer, luego recordó que había venido con el tipo y no traía carro, así que después de un momento de duda, tomó la botella de la mesa y se levantó, perdió el equilibrio, la tuve que sostener, -tomaré un taxi-.

- Morena no seas terca- le dije, -déjame llevarte, que no estás bien-.

¿Queeeeé? ¿Estas thrathaaando de deciiiir que’shtoy borrrrrraaaaasha? Me desesperé sabía perfectamente que no iba a lograr nada discutiendo con ella, así que le dije, -está bien te ayudo a encontrar un taxi-; nos encaminamos a la salida, no sin antes pagar la cuenta y la acompañe a salir del área ferial, con mucho esfuerzo y gran placer, pues se iba cayendo de borracha, lo cual me dio la oportunidad de caminar abrazándola por la cintura, en un momento dado se tropezó y en mi esfuerzo por detenerla, apreté mi brazo que se deslizó hasta que mi mano se detuvo en su voluminosa teta, evitando que cayera, me agaché a recoger su pequeño monedero que se le había caído y me la puse en la bolsa del pantalón, me incorporé sin soltarle la teta y ella se abrazó más fuerte a mí con lo que me clavó el otro melón en las costillas, mi verga se levantó buscando pelea, por lo que tuve que dar unos pasos de puntitas metiéndome la mano libre bajo el calzón para jalarla y acomodarla hacía arriba, cuando me recuperé de la pequeña distracción me di cuenta que seguía con mi mano apretándole un delicioso seno y ella caminaba como si nada, ¡afortunado de mí!.

Mi mano no alcanzaba a abarcar la tercera parte de esa suave esfera, esas tetas siempre habían formado parte de mis más calientes fantasías, mirando hacía su pecho pude ver que el enorme globo apenas podía ser contenido por el pobre brassiere que parecía que reventaba, se veía claramente parte de la areola café oscuro, eso terminó por ponerme super caliente, sentía que la verga tronaba el cierre de mis pantalones, aventuré a subir un poco mi mano y delicadamente cerré mis dedos índice y pulgar, aprisionando en el medio un pezón erecto, lo que me indicó que su cuerpo reaccionaba, a lo que su mente nublada por el alcohol no se daba cuenta, giré un poco mis dedos apretando y torciendo el pezón, que se puso duro como piedra.

Dentro de mi calentura pensé en aprovechar el momento e irme con ella en el taxi a cogérmela en cualquier lugar, pero la pequeña parte de mi cerebro que aún funcionaba a pesar de la calentura y el alcohol me hizo entrar en cordura; pensé en mi esposa, mis hijos, su familia con quienes me llevaba de maravilla y deseché la idea, ayudado también porque sabía que la Morena no era de confianza, yo tenía presente que aunque pudiera platicar con ella muy cachondamente, de repente le entraba su lado de mártir e iba a hacerse la víctima y contarle a sus hermanas y a todo mundo su sufrimiento ya que como ella estaba sola (se había divorciado del marido) se aprovechaban de ella, incluso en una ocasión cuando mi esposa le preguntó por que no nos hablábamos (una de tantas veces), le dijo que porque yo la había ido a buscar a su negocio con el pretexto de revisar su computadora y la había la había arrinconado intentado besarla, manoseándola y proponiéndole "hacer el amor"; esa ocasión yo no estaba presente pues fue en un desayuno que organizan de vez en vez todas las hermanas. Afortunadamente otra de mis cuñadas alcanzó a oír y le dijo:

–No te hagas pendeja Morena, yo estaba ahí y no fue como dices-, -Enrique fue porque tu lo llamaste para que te arreglara la computadora cuando el llegó, yo me metí a la bodega a recoger algunas cosas y cuando venia de regreso los oí bromeando y riendo, tu le dijiste en ese momento; –ando muy caliente ya hace tres años que no me cojo a nadie- y sin que tu lo notaras, Enrique me vio llegando atrás de ti y atacado de la risa te contestó, -Morenita no se por que sufres, para eso están los cuñados, nada más le pedimos permiso a tu hermana y cuando quieras, no creo que se niegue a que le de mantenimiento a la más preciosa de sus hermanas-, en eso te entró la loquera y le gritaste que era un pinche mierda que se aprovechaba de ti porque no tenias a alguien que te defendiera, yo me regresé a la bodega porque me encabronan tus actitudes de vieja amargada y ya nada más oí que Enrique te decía, -de veras que te hace falta que alguien te de unas buenas cogidas, para a ver si así se te quita el pinche genio de loca amargada- y se salió encabronado, desde ahí me di cuenta que no se hablaban. Mi esposa se encabronó con ella y le dijo:

-Ya ni la chingas Morena, desde que te embarazaste a los 16 años, te casaste y empezaste a sufrir con el pendejo de tu ex marido, Enrique siempre te ha apoyado en todo y también a tus hijas que lo adoran, yo no se que cara tienes para tratar de joderlo frente a mí-

Y la Morena soltó una risita nerviosa diciendo:

-Era una broma, ¿a poco te la creíste?...

Con estos pensamientos desistí por completo y después de una larga caminata hasta la avenida, eso sí, sin dejar de manosearle la teta, con un poco de suerte, detuve un taxi, la estaba ayudando a subir, cuando ella se dejó caer hacia atrás para sentarse, perdiendo otra vez el equilibrio levantando y abriendo las piernas, dejándome ver un triangulo blanco un poco movido de su lugar y un tirante que se perdía dentro de los gruesos y peludos labios de su vagina, casi me vengo; una vez que se acomodó le intenté quitar la botella, que estaba a medias, para que no siguiera bebiendo, pero abriendola y dandole un trago a pico, me dijo -essshhh miiiiiaaa-, en fin, le di la dirección al taxista y le pague de antemano, asegurándome que le quedara una buena propina por si tenía que bajarla del carro.

Vi partir el taxi y no sin antes asegurarme que el taxista viera que estaba anotando el número de unidad, es una medida de seguridad pues en la ciudad no hay muchos taxis, y se puede identificar fácilmente al conductor con este número y los taxistas lo saben, así que normalmente se cuidan de abusar del pasaje, buena medida, sobre todo cuando son mujeres y más aún con lo peda (borracha) que iba mi cuñada.

Me fui por mi auto, que estaba muy cerca, con una erección de campeonato, al subirme al carro me di cuenta que traía colgada la bota con todavía bastante brandy, así que le di un buen trago, me acomodé otra vez la verga que no había perdido por completo su erección y enfilé rumbo a mi casa, sentí otra vez presión en el pantalón y me di cuenta que traía el monedero de la Morena, lo saqué, lo abrí y vi las llaves de su casa, en eso recordé que mis sobrinas también se habían de vacaciones y ella se había quedado para atender el negocio, no había quien le abriera la puerta.

Aceleré esperando llegar lo más pronto posible a su casa, pues me preocupaba lo que iba a hacer el taxista al ver que no traía llaves. Afortunadamente al dar la vuelta a la esquina de su casa vi que el taxi apenas se estaba deteniendo, estacioné el carro y me acerqué en el momento que el taxista le abría la puerta, estaba dormida abrazada a la botella, recostada en el asiento, la falda se le había subido y mostraba su esplendido trasero desnudo, la verga se me volvió a parar, volteé a ver al taxista que babeaba con la boca abierta y con una mano jalándose la verga sobre el pantalón; le dije –permiso- para bajar a mi cuñada, pero el tipo estaba idiotizado viendo el hermoso culo de la Morena, tuve que empujarlo y la saque cargada como a una niña con la falda hasta el ombligo, la botella se quedó en el asiento y le pedí al taxista que me la diera, pero el pobre hombre no podía dejar de mirar el espectáculo que le había quedado casi a la altura de la cara, me imagino que tenía un maravilloso acercamiento de la piernas, las nalgas y la panocha de la Morena, apenas cubierta por la minitanga blanca que traía.

Me encaminé hacia la puerta y le dije que me trajera la botella, el idiota reaccionó hasta que baje a la Morena apoyándola sobre sus pies, le acomodé la falda, abrí la puerta y la arrastré hasta un sillón de la sala. Cuando regrese a cerrar la puerta, vi que el taxista regresaba con la botella en las manos, la tomé le di las gracias y estaba cerrando la puerta cuando oí que se alejaba murmurando, -¡¡¡Que culo!!!, pinche suertudo-.

Ahí estaba yo, viendo a la Morena acostada, despatarrada sobre el sillón con las piernas medio abiertas apoyadas en el piso, la blusa totalmente desfajada dejando ver parte de su brassiere, que más bien parecía un arnés, se había resbalado un poco y la falda se le había vuelto a subir, dejando totalmente a la vista sus preciosas piernas y la panocha haciendo un puchero, deformada por el hilo dental que se le había metido completamente.

Encendí todas las luces de la sala, incluyendo las lámparas en los laterales, la vista era espectacular, encendí un cigarro y agarrando la bota me di un buen trago, mientras observaba y trataba de memorizar la preciosa imagen de la Morena, la verga me lastimaba pero no podía dejar de ver a la preciosidad que tenía enfrente; recordé que una de mis sobrinas estudiaba diseño grafico y me había pedido consejo para comprar una cámara digital, subí a su recamara a buscarla y baje con ella, le tomé varias fotos haciéndole unos tremendos acercamientos de la panocha, mientras seguía bebiendo brandy, cuando la bota se acabó tome la botella de vodka traje un vaso con hielos y me serví generosamente.

En esos momentos ya me valían madre todas mis dudas y temores, sólo pensaba en cogerme a la Morena, pero antes decidí que iba a hacer una historia gráfica completa, así que me agaché entre sus piernas y metí mis manos al lado de sus nalgas, agarrando el borde de la tanga en su cintura y la jalé para quitársela, lo hacía con mucho cuidado intentando no despertarla, pero me di cuenta que era imposible sacársela sin levantarle el culo, así que la tomé de una nalga y jalé la tanga, hasta que quedó sobre su muslo, la giré como a un bulto y jale el otro lado, ella ni cuenta se dio, seguía dormida, con más confianza, la solté y regresó a su posición original terminando de quitarle la tanga. La acomodé con las piernas totalmente abiertas, tomándole fotografías, le abrí los labios de la pucha y me deleité observando su clítoris y las paredes rojas de su vagina, no me pude contener, me hinqué y comencé a darle lengüetazos a todo lo largo de la raja, le chupaba el clítoris, le metía la lengua lo más que podía en el delicioso agujero de su vagina, inclusive le levanté las piernas dejando a la vista su ano y le encajé la lengua en su prieto agujerito, el sabor era delicioso saldo dulzón, seguí lamiendo ahora toda la rajada, chupando y mordiendo el clítoris deslizando mi lengua hasta su ano, su pucha emanaba jugos a más no poder.

En eso oí que ella gemía, -Mmmmmmmmmmm- , al tiempo que movía un poco sus caderas al ritmo de mi mamada, me levanté asustado, pensando que se había despertado, pero la vi con los ojos cerrados y seguía gimiendo, se notaba que sus ojos se movían de un lado para otro bajo sus parpados, estaba soñando tenía un delicioso sueño húmedo y no distinguía entre el sueño y la realidad, tenía el sueño "más real" que alguna vez hubiera tenido.

Mi intensión era desvestirla completamente y tomarle fotografías acomodándola a mi antojo, pero ya no aguantaba más, así que me bajé los pantalones con todo y calzones, mi verga saltó agradecida de liberarse de la presión, me la jalé dos o tres veces para mojarla con mi liquido preseminal y sin más la apunté a su vagina, coloque el glande en su agujero, abriendo sus piernas al máximo y tomándola de las caderas presioné lentamente, al tiempo que la jalaba hacia mi, mi agradecido pito comenzó a entrar como en su casa, tal como mi eterno compañero de placeres, yo disfrutaba cada centímetro que abría sus paredes, era delicioso sentir como mi verga forzaba su vagina a abrirse, se notaba que tenía mucho tiempo cerrada, pues estaba muy apretada, ella comenzó a murmurar arrastrando las palabras:

–Siiiiii bpapashiiiito ashíiiiii métela máshh…máshh…máaaaashh méeetela todaaaaa-, mientras empujaba sus caderas en busca de mi verga.

Apenas avancé unos pocos centímetros, la volví a deslizar hacia fuera, para volver a empezar a meterla lentamente, repasando su túnel como si mi verga fuera un escáner, reconociendo cada milímetro de su caliente vaina, llegando cada vez un poco más adentro y volviendo a repetir la operación; mi cerebro estaba a mil por hora, podía sentir hasta donde había entrado la vez anterior y de la manera más placentera forzaba un poco más. Era una operación enloquecedora pero también la mejor cogida que había tenido en mi vida.

Aparte de las sensaciones percibidas por todos mis sentidos, que a pesar o nos sé si gracias al alcohol funcionaban como nunca, estaba el morbo de estarme cogiendo a mi cuñada a mi antojo y en contra de su voluntad, pero con su total cooperación; me entienden ¿No?

-Ay bpapiiiiiito que riiiico, que grande la tieeeeeneshh, nunca habíiiiiashhh llegado tan lejos, méeeetelaaaaa, métela máshh todaaaaaaa-

Cuando sintió mis huevos en su culo, gritó

-Mmmmmmmmmm que deliiiishia, te creshioooooo la shientooe en la garganta muévete…muévete que me eshtoy viniendoooooooooo-

Apenas la deslicé hacia afuera y la volvía meter y explotó en un tremendo orgasmo, sus jugos escurrían mojando mis huevos, yo ya no podía contener la calentura que traía, así que empecé el famoso mete-saca los más rápido que podía, dos o tres veces se la saqué totalmente y se la dejé ir hasta el fondo estrellando mis huevos en su culo, ella balbuceaba un poco más fuerte:

- Ashiiii, méteeeeeemela toooodaaaa…. Máshhh fhuerte, cogemeeeeee máaaaaaashh

No pude contenerme más y se la metí hasta el fondo viniéndomele bien adentro, dos, tres, cuatro violentos chorros explotaron en su ardiente túnel, el semen se desbordaba de su vagina, corriendo por mis huevos y su culo, sentía las contracciones de su pucha mordiéndome el pito, exprimiéndomelo con sus piernas enrolladas en mi cintura y con los talones empujándome las nalgas, haciendo si esto era posible, todavía más profunda la penetración.

Caí encima de ella desmadejado, besándole el cuello y mordiéndole los pezones sobre la ropa, un momento después me levante sacando mi vaporizante tranca de su deliciosa funda, aunque con mis manos tuve que retirarle ambos pies de mis nalgas, pues me apretaban como pinzas, como una trampa de muelle que no oprimía lastimosamente a su presa. Me retiré un poco para observarla, ¡que vista!, las piernas completamente abiertas, semi apoyadas en el piso y medio culo al aire colgando precariamente del sillón, la peluda pucha abierta y escurriendo nuestros jugos que goteaban al piso, la blusa totalmente revuelta dejando ver todo su vientre y parte de su brassiere.

En ese momento me di cuenta que aún no le había hecho los honores a sus senos, esos tremendos melones que siempre me habían parado la verga sólo de verlos, bajo sus incitantes ropas, pero al fin esta noche harían su triunfal debut.

Tomé nuevamente la cámara…….

La historia continuará

Es el primer relato que publico, aunque soy fanático de Todo Relatos y he leído muchas deliciosas historias, jamás se me había ocurrido escribir mis experiencias de muchos años de Ko Ge lón y ahora que lo hice por primera vez me he dado unos calentones tremendos sólo de recordar los detalles, he tenido que fomentar las reuniones de mi mejor amiga con mi eterno compañero de placeres, no sólo para desahogar necesidades menores.

La realidad o no del relato es decisión de ustedes, sus comentarios y críticas me dirán si continúo escribiendo o mejor me dedico a seguir leyendo.

Saludos desde México.

KoGlon



© KoGlon

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (15)
\"Ver  Perfil y más Relatos de KoGlon
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)