Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 9.884 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.960 Miembros | 17.496 Autores | 85.431 Relatos 
Fecha: 11-Feb-06 « Anterior | Siguiente » en Lésbicos

Lactancia entre mujeres (2)

embarazadas
Accesos: 56.962
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 4 min. ]
 -   + 
Laura, una chica les a quien le fascina la lactancia erótica, visita a una amiga embarazada que va a convidarla con un cóctel muy especia. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

A partir de su primera experiencia con una mujer lactante, se desplegó para Laura un universo de sensaciones nuevas, sensaciones que hasta ese momento no había imaginado que pudieran llegar a ser tan excitantes para ella. Cuando encontraba una embarazada por la calle, de sólo imaginar sus pezones puntiagudos rodeado por enormes areolas oscuras, mojaba sus bragas hasta dejarlas empapadas. Muchas veces, solamente de cruzar alguna palabra con ellas, había quedado al borde del orgasmo, el que alcanzaba masturbándose enloquecidamente una vez que llegaba a su casa, pensando en aquellas panzas redondas.

Se convirtió en una aficionada de todo el material erótico que tuviera relacionado con chicas lesbianas que fuera lactantes y/o embarazadas. Videos, fotos, relatos, todo ese material alimentaba su obsesión. Entraba en chats de embarazadas, y hasta llego a pensar en convertirse en comadrona o incluso ginecóloga, solamente para poder estar cerca de las barrigonas que eran su delicia. Fue así que después de mucho buscar, a través de internet conoció a Mara, una mujer bisexual que había decidido ser madre sola, para lo cual se había inseminado en una clínica, y que estaba entrando en su octavo mes de embarazo. Vivían en la misma ciudad, por lo que después de varias sesiones de chat, y de ir ganando una intimidad cada vez más profunda, decidieron encontrarse.

La cita fue en el departamento de la embarazada. Mara, era una morena de piel muy blanca, ojos oscuros y una boca grande y de labios carnosos, que le daba un aspecto muy sensual. Estaba vestida con un vestido holgado y muy escotado, que dejaba ver unos grandes y blanquísimos pechos cayendo pesadamente sobre la enorme panza, misma que el vestido, aún siendo suelto resaltaba inconfundiblemente. Laura llevaba un vestido negro corto y medias negras. Cuando se cruzaba de piernas, la falda dejaba ver que las medias iban hasta la mitad del muslo, y si se miraba más indiscretamente, se podría ver que su ropa interior se reducía a una minúscula braga negra, que apenas le cubría la vulva y que por atrás se reducía a un minúsculo hilo penetrando profundamente entre las nalgas de su dueña. Se saludaron con un beso en la mejilla, se sentaron en un sofá y comenzaron a charlar. A Laura le excitaba mucho la situación, estar frente a una hermosa mujer embarazada que ya tenía sus pechos repletos de leche, hablando de cosas intrascendentes, difiriendo un placer que la demora prometía hacer más completo y explosivo. En un momento determinado, Mara mencionó, con evidente doble sentido, el calor que estaba haciendo, preguntándole a Laura si tenía sed. Esta por supuesto respondió que sí, por lo que la embarazada dijo que iba a preparar un cóctel refrescante. Laura se ofreció a ayudarla, por lo que ambas fueron hasta la cocina. Mara sacó dos vasos largos, y comenzó a preparar un cóctel que dijo se llamaba bikini, si bien tenía vodka y ron, ella le ponía poco de estos ingredientes dado su estado. En un momento determinado, fue hasta la nevera y al abrirla hizo un gesto de fastidio ¡NO QUEDA LECHE! comentó con fingida sorpresa, a lo que Laura le contestó al oído "Ponle de la tuya, mi amor..." después de lo cual la besó con una mezcla de ternura y erotismo que hizo estremecer a la embarazadota de los pies a la cabeza.

En ese momento, Mara se sentó sobre una de las sillas altas que tenía en la cocina. Laura se colocó delante de ella, la abrazó besándola nuevamente, metiendo su lengua profundamente dentro de la boca de su amiga, que sin quedarse atrás respondió con el mismo ardor.

Laura le bajó el vestido a la chica, dejando visibles unos hombros sensuales, y un sostén que parecía a punto de explotar bajo el peso de las impresionantes tetas que aprisionaba. Cuando Laura lo desprendió, cayeron dos soberbios pechos, coronados por unos pezones con grandes areolas hinchadas, que de tan oscuras eran casi negras, destacándose sobre la blanca piel circundante. Con Mara semi desnuda, Laura se inclinó un poco, y comenzó a besarle los pechos a su amiga, empezó dándole suaves besos alternativamente a cada uno, para luego ir aumentando progresivamente la succión sobre los pezones, buscando sacarles el néctar que escondían. Posteriormente, empezó a acompañar esta succión cada vez más fuerte con masajes, tomando cada teta con sus dos manos, y acariciándolas en forma circular y hacia el pezón. De pronto, aquel trabajo tuvo su recompensa, y Laura empezó a sentir el inconfundible sabor dulce de la leche materna en al boca. Primero unas gotas, y después grandes chorros que la mujer sentía vertiéndose directamente en su garganta.

Por su parte, Mara percibía como cada succión se convertía en un impulso que recorría todo su cuerpo, para terminar en espasmos que ella sentía en su pelvis, especialmente la vulva, la vagina y el útero. Después de un rato, la embarazada apartó suavemente a su compañera, diciéndole que si le tomaba toda la leche, no quedaría nada para lo tragos... Mara se aproximó a la mesa donde estaban los vasos, se inclinó de modo que las grandes tetas, empujadas por la gravedad, quedaron colgando con cada uno de sus pezones sobre uno de los recipientes, y empezó a ordeñarse. Estimuladas por la succión de su compañera, apenas las apretaba, las mamas disparaban grandes chorros de leche, que la barrigona dirigía con excelente puntería dentro de los vasos. Laura quiso ayudarla, por lo que ubicándose detrás de Mara, fue tomando alternativamente cada una de las tetas, exprimiéndolas hasta que no quedó una gota de leche en ellas...

Ya en la sala, y antes de ponerse a ver un vídeo que Mara había rentado, y que trataba de embarazadas lesbianas, brindaron con la bebida que había sido preparado de modo tan excitante. Después de terminarse sus tragos, se besaron profundamente, y Laura pudo sentir en la boca de la embarazada, el excitante sabor dulce de la leche materna.



Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (7)
\"Ver  Perfil y más Relatos de embarazadas
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)