Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 6.840 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.023 Miembros | 17.629 Autores | 86.370 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » PISANDO LA SANGRE: (GISELA)
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 15-Ene-06 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Pisando la sangre: (Gisela)

Miksex
Accesos: 23.751
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 40 min. ]
 -   + 
Aquel Diciembre iba a ser el mejor gracias a Gisela, la primita consentida de la familia... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

PISANDO LA SANGRE

Este relato ya había sido publicado por mí en anterior oportunidad, pero lo retiré para hacer algunas correcciones. Y respondiendo a numerosos mail que pedían nuevamente la publicación de esta serie ahora lo hago, ruego disculpen la demora…

Gisela

Hace aproximadamente 5 años estábamos nosotros (los viejos y yo, mi hermana seguía en la capital viviendo y mi media hermana a veces se quedaba en casa durmiendo conmigo a veces) recién mudados a una casa nueva y se acercaban las navidades, épocas de fiestas, reuniones familiares, regalos y muchas borracheras. A finales de noviembre nos dieron la noticia, que unos familiares de Valencia venían, eran unos tíos muy queridos que tenían tres hijos, mi primo Alberto de 20 mi prima María de 18 y Gisela de 12.

Como siempre llegaron a mediados de diciembre para pasar navidad y año nuevo con nosotros, donde vivimos es un conjunto de 8 casas tipo americanas de lujo, con 4 habitaciones más servicio y 6 baños, cada habitación tenia su baño y un baño para la sala o los visitantes, se acomodaron así: mi primo para la habitación de servicio, mis dos primas y mi hermana que también venia en esas temporada en una habitación y mis tíos en otra, ellos siempre venían de vacaciones ya que mi madre y mi tía son primas y se criaron juntas como hermanas, con mi primo nunca me la llevé muy bien el es muy echón, pedante e inmaduro en fin un patán que alardea de lo que hace con las chicas, mis primas son clase aparte, con María ya tenia mi historia pero esa la contaré en otro momento, por que la protagonista de este relato es Gisela.

Ellos son de clase muy adinerada, o sea que mis primas eran bastante sifrínas (fresas), pero en familia eran muy distintas, bastante amables muy cariñosas y hasta sencillas. Mi prima María esta bien buena, tiene tamaño, tetas bien puestas y un culo hermoso. Gisela no se quedaba atrás a pesar de ser algo gordita presentaba 1.60mts de estatura que pronosticaba ser más alta que mi otra prima de 1.76 ya mostraba en su desarrollo un hermoso par de senos, mi tía en reunión familiar le bromeaba con respecto a sus senos y esta se ponía roja y se iba, además de sus senos tenia un gran culito respingón y ancho con un buen futuro mi tía también le decía el traserote, ella es blanca con el pelo muy negro, abundante y liso ella tiene unos labios bien gorditos y es muy linda una nariz fina y perfilada más hermosa más que mi otra prima, que es muy linda.

En ese tiempo estaba yo entrando al mundo de la Internet, y por supuesto muy metido en lo del sexo como siempre, tenía muchas, pero muchas fotos de mujeres, debería decir que demasiadas, aunque casi nunca tuve problemas para ver a una chica desnuda, las fotografías tienen un embrujo para mi sea cuales fueran, siempre y cuando una mujer saliera mostrando sus atributos, tenia también muchas fotos pornos donde salían hombres y mujeres o mujeres solas haciendo sus tortillas eso es lo que más me gusta, y también de chicas muy jóvenes, ninfas muy lindas que creo algún día serán mi perdición.

Para esa época, también había entrado al mundo de los relatos, había encontrado varias paginas donde se publicaban relatos eróticos y los más buscados por mi eran los de incestos, infidelidades, e inicios o primera vez, y los lésbicos por supuesto.

Vale destacar que en época decembrinas o vacaciones generales, yo me olvido un poco de las mujeres que no son de mi entorno familiar, ya que el tiempo se lo dedico a mi gran número de primas o tías que vienen a pasar vacaciones por estas regiones, una de las más importantes del país para vacacionar o rumbear, en fin me dedico de lleno al grupo familiar, me encanta estar en familia, también como he tenido muy pocas novias oficiales, pero si muchas pero muchas amigas y no era de extrañar que anduviera siempre solo sin novia en esas épocas, aunque de vez en cuando salía con mis amigos y amigas.

La casa es de dos pisos y desde mi cuarto donde yo me siento en la PC se domina parte de las escaleras y desde la cama no se ven, estas son de madera y dos de los escalones juntos emiten un chirrido característico cuando los pisan, así que siempre se sabe cuando alguien baja o sube hacia las habitaciones ya que es fácil saltarse un escalón pero no dos.

La familia saliendo de compras para terminar de adornar la casa y preparar las comidas de la temporada, mi primo con sus amigos que venían de donde vivían y se arrochelaban para salir e ir a la playa, mi prima con mi hermana también de tienda en tienda, así que en la casa quedábamos la mayoría de las veces nosotros dos solos, el viejo con mis tíos hablando y tomando y no sin hacer nada me quedaba, yo que más bien era el utility de los detalles y las compras.

Para esos días que ya habían llegados mis tíos y primos, me la pasaba de lleno metido en mi PC viendo chicas y leyendo relatos, en mi cuarto yo tenia TV por cable y era por que lo estaba compartiendo con un vecino, con tomas clandestinas, aunque no teníamos ningún tipo de necesidad, ya que fácilmente se podía pagar pero lo prohibido es más excitante, mis viejos tenia directv en su cuarto y yo tenia que calarme lo que ellos veían, así que aproveché esa oportunidad con mi pana el vecino, las demás habitaciones tenían TV local solamente, por esta razón mi primita venia a mi cuarto a ver sus canales tales como Disney channel, Cartoon Network, Sony, y Warner y a veces veía Mtv y claro se acostaba en mi cama mientras yo navegaba.

Ella siempre ella usaba mis franelas que eran grandes, en esos tiempos yo estaba bastante grueso y mis franelas le quedaban cual bata hasta la mitad del muslo, a ella les encantaban por que eran suaves y viejitas ella se acostaba en la cama y era muy inquieta, se movía mucho y cambia de posición en la cama mientras veía TV, el televisor estaba a mis espalda y ella a mi lado a veces me daba unos espectáculos, sobre todo cuando se acostaba boca abajo en dirección a la TV con su cabeza apoyada en sus manos y los pies en la cabecera de la cama esa era la que más usaba, así yo le podía ver las piernas y cuando se le subía la franela todo su trasero quedaba a mis ojos y más a un cuando tenia casi siempre un lado del pantys metido por completo entre sus prometedoras nalgas, en esos momentos yo sufría una erección monstruosa que sumado a las imágenes que tenia en pantalla o los relatos del momento, a veces no aguantaba y tenia que salir al baño a liberar a Willy, que era el nombre con el que fue bautizado mi miembro por mis chicas cuando salió la película.

Mientras yo estaba pendiente de mirarle las piernas y el trasero a Gisela en la posición antes descrita no me fijaba (lo cual me di cuenta días después) que ella se colocaba en ese sentido para mirar lo que tenia yo en pantalla de vez en cuando, aunque yo lo hacia de manera descarada para llamar su atención, pero no pensé que ella lo hiciera así, yo más bien estaba esperando a que ella un día me preguntase por esas imágenes para decirle que no las podía ver por que eran para adultos y ella era una niñita y como le estaban creciendo sus senos se sentía ya una mujer y de nada se molestaba al llamarla niñita y sobre todo enterrarle la aguja de la curiosidad, pero ella se me adelantó sin que yo me diera cuenta, y solo tenían tres días en casa.

Como al cuarto día me mandaron a comprar algunas cosas, yo minimicé las ventanas de las fotos que tenia allí y dejé también sonando el winamp oyendo mp3, salí mi prima no estaba en mi cuarto en ese momento y ella no usaba mi PC es más, no sabia si ella sabia usarla, así que despreocupado salí a comprar las cosas, eran varias cosas así que tenia que ir a varios sitios para no hacerlo me fui al único sitio donde podía conseguir todo y en menos de media hora ya estaba de regreso en la casa, dejé las cosas en la cocina y subí y me acordé de mi prima, estaba la TV de mi cuarto encendida o sea ella estaba allí subí con cuidado y miré cuando pude hacia mi cuarto y la vi sentada en mi PC, con cuidado y sin pisar los escalones que chillan subí y caminé en silencio por el pasillo en dirección a mi cuarto.

Entré con cuidado y sin que se diera cuenta me coloque detrás de ella, seguía sonando el winamp y ella estaba viendo las fotos de uno de mis directorio donde estaban las chicas solamente, en un momento se ladilló de esas imágenes y empezó a buscar en otros directorios y entró en donde estaban las jovencitas, y salio de inmediato luego a las de lesbianas y puso cara de asco pero las vio por un rato de ves en cuando hacia un gesto de asco, terminó y entró en la de hardcore allí ella abrió la boca con las primeras imágenes, pero estaba absorta y pasabas las imágenes más lentamente, me coloqué hacia un lado cosa de que si volteaba en la otra dirección hacia la puerta para ver las escaleras y no me pudiera ver. Después de un rato yo estaba más que empalmado así que con cuidado volví a salir dejándola a ella y me metí en el baño de otro cuarto y me descargué furiosamente con un cinco contra uno, ya la decisión estaba tomada, llegaría lo más lejos que pudiera con ella.

Ella se levantaba bastante tarde así que al día siguiente me tuve que parar temprano para mover mi carro que trancaba al de mi tío y que ellos iban todos al mercado con mi hermana y mi prima, el primo no había dormido esa noche en casa así que lo más probable es que llegara en la tarde después de un día de playa, quedando solos en casa Gisela y yo, apenas se fueron acomodé el carro y entré a la casa más rápido que inmediatamente, revisé la casa por si a las moscas y no había más nadie que nosotros dos, entré a su cuarto y ella estaba acostada boca arriba con la cabeza mirando hacia un lado, me acerqué y con calma le quité la sabana.

Ella tenia una de mis franelas, hasta la cintura dejando a la vista un panty blanco con figuritas de color rosa muy tierna por cierto, con cuidado me senté a su lado, y empecé a subir su franela poco a poco dejando los senos descubiertos, el miedo a que despertara era grande pero mi excitación era mayor así que me importaba un comino o mejor dicho no pensaba en más nada.

Sus senos eran hermosos con unos pezones rosados y pequeños que estaban despuntando por el desarrollo, y que estaban sobre un par de montículos redondos y firmes que fácilmente llenaban un sostén adulto de 32A, me pasé la punta de un dedo por mi boca y lo dejé húmedo y de inmediato empecé a sobar los pezones lentamente, eran suaves y blandos, estos de inmediato se pusieron duros y tomaron su forma puntiaguda rodeada por una aureola más rosada, arrugadita y haciéndolo más pequeño, después pasé al otro haciendo lo mismo con mis dedos, así estuve un buen rato hasta que empecé a notar que su cuerpo se movía involuntariamente y poco a poco empezó a abrir las piernas y una de las ligas de su pantys la tenia metida entre su raja dejando un labio a fuera, así que mi otra mano se dirigió hasta allá y comencé a acariciarlo lentamente, tenia unos pocos vellitos y entre su pelusita virgen sobresalía uno que otro pelo grueso y negro.

Con cuidado metí un dedo entre su cuerpo y la liga, la levanté con cuidado, estas ligas son muy suaves y flexibles, y le terminé de descubrir sus labios gruesos hermosos, virginales y húmedos, solté la liga con cuidado sobre el lado contrario dejando su vulva libre de mirarla por completo mostrándome un pequeño triangulo de vellitos finos y claritos y varios pelitos negros, gruesos y lisos, cuando acerqué mis dedos ella soltó un suave suspiro al momento de tocarla, me acomodé mejor y fui bajando hasta acercar mi boca a uno de sus senos mientras mi dedo acariciaba la raja de arriba abajo, mi boca se posó suavemente sobre uno de sus senos y comencé a darle lengua, he de decir que ese era el "modus operandis" más usado por mi para con mis primas.

Así me mantuve por más de 15 minutos hasta que sentí que mi brazo sobre el cual estaba apoyado se me estaba durmiendo, allá abajo mi dedo simplemente acariciaba la raja por encimita solamente y sin ir mucho más allá no quería apresurar las cosas, su respiración se había hecho más agitada y a veces su cuerpo se contraía, de repente sentí que ella movió la cabeza, me detuve la miré y estaba dormida pero la cabeza la había movido y ahora estaba de frente como mirando al techo, reanudé mi trabajo sabiendo que ella estaba despierta, presioné un poco más mi dedo en su raja y esta se abrió un poco más, pude sentir su clítoris y la entrada de su cuevita, cuando empecé a sentir que sus caderas se movían "solas" lentamente pero se movían y continué con mi labor, empiezo a sentir que su estomago se esta contrayendo y justo antes de que acabara me detuve, le acomodé el panty, le acomodé la franela, la arropé nuevamente y salí con cuidado del cuarto y me fui al mío, dejándola a ella respirando entrecortadamente al borde de un orgasmo.

Más tardecita como a la hora ella se fue a mi cuarto a ver TV con la misma franela y como si nada, yo mirando mis relatos y ella viendo TV pero apenas se acostó se arropó así que ese día no hubo show, pero ella continuó mirando mis imágenes cuando yo me descuidaba y salía del cuarto, lo más común y que ya me había pasado antes me estaba pasando de nuevo y era lo siguiente, mis primas cuando yo empezaba con mis ataques, ellas me trataban mal cuando estábamos todos reunidos en familia, me huían y me salían con malas contestas, me reviraban los ojos y hasta me ignoraban como si fuera un sádico, mis primas siempre han sido de buenos gustos en cuanto a los hombres y yo no estaba en ese renglón, inclusive para la mayoría de las chicas tampoco, pero no era hasta que ellas notaban lo que me hacia sobre salir sobre cualquier galán, cuando cambiaban de actitud, vamos a estar claro yo era rellenito es más todavía lo soy a veces más flaco a veces más gordo, por cierto hubo una época en que rebajé bastante y para mi fue casi un caos pero eso lo contaré más adelante.

Como les iba diciendo mi prima desde ese día me trataba mal, me ignoraba, hasta me veía con mala cara y se apartaba de mi, peor aun cuando una amiga mía salía con nosotros a la playa o me visitaba en mi casa y nos bañábamos en la piscina, ahh no les había descrito lo de la piscina, en el conjunto donde yo vivo hay una pequeña piscina que la parte más honda me llega a la barbilla, pequeña de unos 6 x 4 de forma extraña casi ovalada y esta en el centro de las 8 casas que la rodeaban, bueno, cuando estaba con una amiga su rabia era peor pero lo disimulaban muy bien, yo lo podía notar en su mirada por que sabia lo que pasaba, pero el que no sabia ni cuenta se daba, pero en el cuarto era distinta fácilmente me mostraba su trasero haciéndose la descuidada y hablaba conmigo más amenamente, preguntando cualquier cosa, casi todas mis primas han actuado así como si tuvieran una doble personalidad.

Solo dos días después de mi primera incursión en su cuerpo y faltando tres o cuatro días para la el 24 se me dio una oportunidad, yo estaba en mi cuarto acostado mirando TV y ella entró para mirar sus canales favoritos y me dijo que si podía le dije que si y se acostó a mi lado arropándose con el edredón ya que mi casa a veces esta fría por el aire pero ese día había amanecido lloviendo así que estaba más fría todavía, el día anterior había salido con mi otra prima y habíamos tenido un encuentro bien fogoso y habíamos llegado muy tarde, así que mientras mi primita veía sus canales me acomodé de lado mirando hacia donde estaba ella, haciéndome el dormido como a los quince minutos me moví un poco hacia donde estaba ella y le puse una mano sobre su estomago disimuladamente, noté de inmediato que ella aguantó la respiración y entonces ella con sus manos me empujó por el hombro diciendo mi nombre, no le respondí dándole a entender que estaba dormido.

Ella se quedó quieta respirando algo nerviosa, al rato noté que ella se fue acomodando y poco a poco abrió las piernas, ella con cuidado tomó mi mano y me la puso sobre su pantys, se había subido la franela! La colocó justo sobre su vagina, y con su misma mano me hacia presión hacia su entrepierna y la movía de arriba abajo lentamente, yo poco a poco hice presión en mi dedo medio empujado por uno de sus dedos y empecé a sentir como su raja se humedecía rápidamente mojando la fina tela del panty, claro guiado por su mano, a veces ella me la soltaba, pero yo no continuaba por que "estaba dormido", entonces ella empezaba de nuevo, estuvimos así como por 15 minutos y ella era un mar de suspiros ahogados que se cortaron de repente con el ruido de las escaleras, ella de inmediato quitó mi mano y se puso de lado a mi dándome la espalda.

Era mi tía que la venia a llamar para que bajara a desayunar, mi tía me llamó también y con la insistencia me desperté como si hubiera estado profundo, simulando ceguera por la luz que ella encendió en el cuarto, mi tía le dice a mi prima que no me moleste mucho que había llegado tarde, pero le dije que no se preocupara que mientras viera televisión con bajo volumen yo ni cuenta me daba ya que dormía como un tronco y no sentía nada, cosa que mi prima captó en el aire por que después de desayunar y hacerme de nuevo el dormido y esperar unos eternos 10 minutos, ella me llamó varias veces por mi nombre sin resultado alguno obviamente y con más libertad ella se acomodó de la misma manera, pero ahora yo estaba acostado boca arriba y esta vez tomo mi otra mano más accesible, la izq. y se la acomodó fácilmente sobre su pantys todavía húmeda, ella notó que la mano se notaba sobre el edredón así que levanto la rodilla derecha haciendo una carpa, así no se notaba nada, y comenzó con sus movimientos, estuvimos así como 10 min. Yo tenia mi cara mirando hacia el techo, y ella estaba mirando TV como si nada, de repente entró al cuarto mi hermana con mi prima y se sentaron a mis pies en la cama y le pidieron a mi prima que pusiera Mtv, esta se había asustado así que solo pudo retirar su mano a tiempo quedando la mía sobre su pantys húmedo.

Ella cambio de canal y mi prima María se acostó sobre mis pies atravesando la cama y haciendo que Gisela levantara la otra rodilla para ponerse más cómoda, ahora, mi mano estaba un poco aprisionada entre las dos piernas y mi hermana se sentó apoyándose en la pared, ellas graduaron el volumen para que yo no me despertara, mis dedos estaban justo sobre sus labios gordos por encima del la húmeda tela y comencé descaradamente a moverlos poco a poco, Gisela de inmediato apretó más las piernas para que evitara moverlas, pero no le dio resultado así que seguí moviendo mis dedos lentamente justo sobre su raja, ella tenia las manos afuera por que las había sacado cuando llegaron las intrusas, así que no podía hacer mucho, lo único era aprisionar su codo contra mi brazo, y levemente para que nadie se diera cuenta, lentamente moví mis pies aprisionados por el peso de mi prima, ella se movió dándome chance para sacarlos y pude levantar mis rodillas para ponerme más cómodo, mi prima María aprovecho la ocasión y se sentó al lado de mi hermana y puso un brazo en mis rodillas y apoyando la cabeza sobre el, siguió mirando TV.

Gisela no hacia nada, noté sobre mi codo en su cintura que respiraba agitadamente pero muy disimuladamente, a medidas que mis dedos jugaban sobre su pantys húmedo, ella se quiso acomodar como para girar sobre si, pero presioné mi mano sobre su vagina impidiéndoselo a la vez que aproveché el movimiento para presionar sobre el clítoris, esto la detuvo de inmediato quedándose como petrificada en vista de que no podía hacer más nada, poco a poco y difícilmente fui colocando los dedos sobre una de las ligas laterales de sus pantys y la levanté con cuidado, más difícil todavía la coloqué sobre el lado contrario y gracias a que ella abrió un poco las piernas, dejando a mi merced sus labios húmedos, de inmediato le coloqué el dedo medio sobre su pequeño e hinchado clítoris y lo acariciaba a discreción pero lentamente.

Poco a poco fui abriendo los ojos por que quería verle la cara, miré a mi otra prima y estaban viendo TV desvié mi mirada y Gisela tenia una cara de espanto y brinco mirando TV, noté como una gran gota de sudor corría por uno de sus cachetes desde la frente y cerré mi ojos de nuevo, mi dedo se empezó a mover más rápido sobre su clítoris haciendo que ella arqueara la espalda varias veces y moviendo la cadera lo más disimuladamente posible, y las rodillas ni les cuento, María le dijo que qué? le pasaba ella apenas respondió que se estaba orinando mi hermana le dijo que por qué no iba, esta le dijo que estaba mirando el video cuando terminara iba, a mi me dieron ganas de reír, pero me contuve y arrecié más mi dedo sobre el clítoris, ella hundió más su codo en mi brazo causándome más dolor así que presioné más, los movimientos de su cadera eran casi imperceptibles y entrecortados, ella presionó un poco más de nuevo y yo hice lo mismo, su respiración era más rápida y lo disimulaba a la vez que yo sentía como su cuerpo se iba llenando de espasmos al borde de un clímax, ella otra vez me presiona y ya doliéndome quité mi dedo de su clítoris y corriéndolo más abajo lo puse en su entrada que estaba caliente e inundada increíblemente de flujos y le hice un amague de entrar, ella volvió a presionar más su codo y de golpe le hundí el dedo adentro que entró como cuchillo en mantequilla hasta meter dos nudillos en esa entrada súper apretadita, ella pegó un pequeño chillido con la llegada del orgasmo provocado por la inesperada entrada de mi dedo en su sexo, había acabado por primera vez y escurriéndose bajo las sabanas salió de la cama y se metió corriendo al baño.

Mi prima se rió junto con mi hermana y dijeron que de seguro se le había salido un chorro de pipi, yo me sentí algo satisfecho pero me preocupó el no saber como iba a reaccionar después de aquello, al rato ella salió del baño y se fue a su cuarto y regresó al poco rato, yo ya me había cambiado de posición y estaba de frente a la pared y con cuidado me metí el dedo húmedo de mi prima en mi boca y dándole la espalda a ella aproveché y me dormí un rato.

Me desperté como a la una de la tarde por que me llamaron para almorzar, ya abajo en el comedor ella tenia una cara de rabia hacia a mi, me veía y daba gracias a dios que sus ojos no fueran pistolas, la verdad inclusive llegue a tener algo de miedo, pero ya estaba acostumbrado ya me había pasado antes así que bueno, seguí mi rutina normal, comimos y cuando todo había terminado volví a mi cuarto, ella esa tarde no entró a ver TV.

Estábamos a 23 de dic. Ese día había muchas cosas por hacer, pero en el área de cocina mi viejo y mi tío habían salido por allí no se a donde, y las viejas con mi hermana y María estaban abajo en labores de cocina, así que me levanté y comencé a ver TV, al rato llegó mi prima no dijo nada tomo el control y cambio de canal sin decirme nada, la dejé tranquila así que me paré y me senté en mi maquina a ver fotos y a leer, ella de inmediato cambio la posición allí fue cuando me di cuenta por que se ponía en esa posición, ya que no me había terminado de sentar cuando ella lo hizo, me pareció sospechoso así que moviéndome disimuladamente hacia un lado pude ver bien en el reflejo de la pantalla cuando era que ella volteaba y de inmediato la vi volteándose y yo volteé también ella se volteó de inmediato mirando la TV, cuando ella volvió a voltear yo todavía la estaba mirando y nos vimos, le sonreí y le pique el ojo, me volteé mirando fijamente mi pantalla, allí empecé a ver fotos no me importaba ya si me veía o no total era parte de la intención.

Al rato ella se paró y se colocó a mi espalda a ver las fotos, para ese entonces estaba viendo las de hardcore y bajando más de ese tipo, en un momento colocó sus manos en mi hombro, no se cuanto tiempo pasó pero de repente siento su boca y su lengua recorriéndome la oreja derecha, ese era uno de mis más grandes puntos débiles, cuando lo hacen mi cuerpo no lo soporta obligándome a doblar la columna de un lado, apretar las nalgas, los dientes y estirar las piernas, esa una sensación que me recorre por la espalda y las siento en mi nalgas y piernas, es impresionante y me descontrola provocando una erección inmediata a plenitud, en ese momento mi reacción fue doblarme poco a poco resistiéndome al torrente de sensaciones que están recorriendo mi espalda, eso si, no hice ningún ademán de apartarla de mi es más, no quería.

Willy de inmediato reaccionó y la erección me dolió de repente, mientras ella me continuaba besando la oreja humedeciendo todo, yo seguía viendo fotos con la mano izq. acomodé a Willy y lo puse hacia un lado para que estuviera más cómodo, en un momento no pude más y pasé uno de mis brazos por detrás de mi y le agarré una pierna y con la otra le tomé la cabeza y separándome y girando mi cara nos besamos, ella era un poco desesperada con el beso, así que le dije que se calmara que fuera más lento, la rodé hacia mi lado derecho donde pase mi mano derecha por detrás de ella agarrándole las nalgas mientras ella esta doblada besándome, llevé mi otra mano hacia uno de sus senos y comencé a acariciárselos suavemente, ella tenia mi cabeza y mi cara con sus dos manos, se notaba que era apasionada, metí mi mano debajo de la franela y le acaricié las nalgas a flor de piel, apreté y amasé con ganas, después pase mis dedos por su entre piernas sintiendo la humedad reinante en su pantys.

De repente ruidos en las escaleras y nos separamos, y ella salió dispara del cuarto dejándome allí empalmado y adolorido sobre todo sorprendido, era la reacción que esperaba pero no tan pronto ni de esa manera, pero bueno fui al baño y me di una ducha, eso me calmó un poco la excitación y así acumulo más lechita cosa que ya hacia desde hace tiempo cuando sé que algo se va a dar, salí y bajé a ayudar en los preparativos de la cocina y cada vez podía le metía mano a mi primita delante de todos sin que se dieran cuenta por supuesto, esto hacia que ella se molestara mucho y terminaba dándome codazos.

Después del almuerzo, subí a tomar una siesta a los pocos minutos llegó ella, y se metió en la cama conmigo, y se puso de lado dándome la espalda yo estaba boca arriba con mis rodillas levantadas así que lo que pasaba bajo el edredón nadie lo notaba, para colmo de males llegó mi tía y se puso a hablar conmigo de cualquier cosa y mi prima casi ni nos paraba.

De repente no se como se me ocurrió, yo creo que es la sensación de peligro que me emociona mucha y me excita, pero con cuidado bajo el edredón puse mi mano izq. en una de las nalgas de mi prima esta dio un respingo y la mamá le preguntó que le pasaba ella dijo que le había dado un escalofrío, pero no hizo más nada no se podía delatar , así que empecé a acariciar más esa nalga, ella no se movía y yo seguía hablando con mi tía, poco a poco empecé a subir la franela para dejar sus nalgas descubiertas, luego por el borde de la espalda empecé a meter mi mano completa ella giró su cara como para verme, pero yo estaba hablando con mi tía, en un descuido de mi tía viendo TV miré a mi prima esta tenia los ojos encendidos en rabia, le piqué el ojo y continué hablando con mi tía, Gisela se volteó a ver TV nuevamente algo resignada.

Fui metiendo mi mano lentamente pero por la posición era difícil entrar a la raja, bueno no tanto pero con este par de nalgas si era algo difícil, así que seguí metiendo mi mano hasta donde pude sentir parte de su vulva, eso allí estaba caliente y difícilmente metí un dedo y aquello se inundó, los flujos salían abundantemente y los aproveché y los esparcía sobre la raja de las nalgas cuando me di cuenta ya mi dedo estaba sobre su ano cerradito y más a un porque ella lo había apretado, para evitar que yo incursionara por allí, la dejé tranquila por que se iba a cansar rápido, además estaba nerviosa.

Con mis dedos húmedos podía ir de la raja a su culito y viceversa y poco a poco empecé a presionar su culito apretadito por que ella no había soltado nada aun, mientras mi tía seguía hablando, a estas alturas lo que decía eran pendejadas y realmente quería que se fuera ya que tampoco podía seguir yo aguantando la erección que desde hace rato me estaba latiendo y yo me había estado resistiendo, si no es por las rodillas hace rato se nos habría acabado el show.

Poco a poco mi dedo medio empezó a ganar terreno en su culito, ella apretaba pero no podía hacerlo más fuerte, ya que tenia casi 10min. Apretando el esfínter, cuando sentí que paso hasta el primer nudillo allí lo comencé a mover, ella de repente se volteó quedando boca arriba y mi mano aprisionada por su peso, pero no le saqué el dedo, se lo dejé allí adentro, es más con el movimiento y el peso le metí hasta el segundo nudillo y esto a ella la lastimaba un poco, lo único es que dos de mis dedos de esa mano me estaban doliendo por la posición y el peso y la muñeca la tenia doblada así que era algo doloroso, para mi también, moví mis dedos como pude y ella no aguantó así que volvió a la posición que tenia y aprovechando dejó su brazo der. detrás de ella, mi tía le dijo que si ya iba a empezar con su movedera y que se quedara quieta, la miré y ella tenía una cara que realmente me dio cosa, así que empecé a sacar el dedo poco a poco, pero su mano me agarró disimuladamente y me apretó pero para que no sacara la mía.

Mi tía se fue por que le dio sueño, yo también tenia algo de sueño pero ni loco me dormiría, así que continué en lo mío mi prima soltó mi mano y dobló las rodillas en posición fetal dejándome las nalgas más abiertas y con más libertad, mi dedo ya entraba y salía a discreción de ese culito suave y apretadito aunque a veces no se sentía nada apretado, intente meter otro y ella no puso resistencia volví a humedecer mis dedos en su entrada delantera que estaba muy húmeda y volví a el ataque por detrás, saqué los dedos y me los chupé ella puso cara de asco y le dije que disfrutara lo que sentía no lo que veía, me acomodé de lado también y me acerqué un poco y utilicé la otra mano, más cómodo, de una le bajé la pantys y se la dejé a media pierna y sobé las nalgas a discreción, metí mi mano entre sus nalgas, fui más abajo y busqué sus jugos y volví a meter mis dedos en su culito primero uno y después otro cuando tenia los dos adentro empecé el reglamentario movimiento.

Mi erección estaba reclamando lo suyo así que con cuidado lo saque del short y poco a poco lo fui acercando hacia sus nalgas, cuando se lo coloqué ente las nalgas ella dio un respingo y se volteó a verme con cara de que "ni se te ocurra", le tomé una mano y la fui acercando poco a poco hacia Willy, ella se resistía pero era la típica resistencia que las mujeres ponen para que no digan que no se resistieron y eran chicas fáciles y tampoco para que digan que fueron ellas las que tomaron la iniciativa, echando por tierra las bandera del feminismo.

Su respiración se volvió violenta, y sus ojos me miraban como con miedo y su pecho parecía una bomba subiendo y bajando rápidamente, cuando su mano se posó sobre mi hinchado miembro ella paraba su respiración por un momento y volvía de nuevo a respirar, y poco a poco fue cerrando la mano para así poder asirlo, ella abrió más los ojos y se la empecé a mover de arriba hacia abajo por lo largo del grueso tallo, ella se volteó de nuevo mirando la TV respirando entrecortadamente, yo poco a poco la fui soltando y dirigí mi mano hacia sus partes húmedas, ella apenas movía sus mano sobre mi tallo y con mi cadera fui empujando mi tallo hacia sus nalgas, nuevamente mi cabeza tocó su canal y empecé a empujar hacia adentro mientras mi mano le abría la nalga derecha o la que estaba arriba, mi gran cabeza pasaba por lo largo del canal inter-nalgas y regresaba, bañándolo con sus jugos dejándolo empapado, mis movimientos de caderas era ya continuo, a veces me acomodaba un poco y la cabeza rozaba su ano y ella daba pequeños saltos respirando rápidamente.

Al rato como a los 10 min. ella misma empezó a colocar la cabeza en la entrada a cada suave embestida de mis caderas, yo abrí más su nalga y ella misma se la puso en la entrada de su culito, una vez la cabeza en su sitio empecé a hacer presión, ella notaba que mi cabeza se desviaba de su curso por la presión y lo cerrado de su oscura cueva que ella misma apretaba mi tallo manteniéndolo en la entrada, le dije que se relajara que no apretara y ella entendió el meollo del asunto, por que lentamente empezó a ceder y mi glande empezó a ganar terreno, a mitad de la cabeza ella apretó un poco el esfínter provocando que mi cabeza se saliera de nuevo y emitiendo un gemido doloroso, pero de inmediato ella se lo volvió a colocar y me preguntó que si le iba a doler, le dije que si, pero que la primera ves es siempre así.

Ella nuevamente empezó a colocar mi glande en su sitio y yo a empujar, poco a poco fue ganando terreno, se le notaba a ella la rápida y entrecortada respiración y tenia unas ganas enormes, estaba súper excitada que sudaba a chorros, debajo del edredón estábamos empapados en sudor y el calor era infernal, una vez que la cabeza había entrado en parte quité su mano de mi tallo y se la puse en la nalga para que ella misma se la abriera y yo tomé mi tallo y agarré fuertemente manteniendo la dirección en su cuevita, la mitad ya estaba adentro faltaba la parte más gruesa, lentamente fue entrando ella gemía entre los dientes abriéndose las nalgas lo más que podía, pero la cuarta parte era la difícil ya a mi me estaba doliendo la actividad y era la sensación de eyacular la que me avisaba.

Di un empujón más fuerte entró un poco más, pero no se pudo, ella dio un fuerte chillido corto y se separó de golpe, volteándose me dijo –me cagué-, se paró se acomodó el pantys y salió corriendo directo para el baño con una mano tapándose atrás, yo quité el edredón para refrescarme y vi que tenia sangre sobre el glande de mi cabeza y una marca en la sabana de sangre, con la velocidad del rayo quité el edredón que por suerte no estaba manchado, quité el cubrecama y saqué uno de mi closet y lo cambié con la misma velocidad que lo había quitado, ahora yo estaba cansado.

Cuando Gisela salió del baño me dijo asustada que estaba sangrando, con la misma la metí de nuevo al baño le dije que se agachara y que se abriera las nalgas, busque en el gabinete un pote de silocaina (anestesia local) en spray y le rocié un poco y ella pegó un grito corto por que al principio arde, pero se pasa de inmediato, después busqué un algodón y agua oxigenada y empecé a limpiar, pobrecita, tenia una rajadura de piel de más o menos medio centímetro de largo a través de las paredes de su ano, limpié y le quité los rastros de sangre y le unté un pomada (cuyo nombre no recuerdo) para el dolor y evitar infección, luego le puse su pantys y la incorporé le di media vuelta y le di un beso que ella no rechazó, ella sonrió por que ya no le dolía nada y salió contenta del baño, yo me metí a bañar para quitarme el sopor.

Ese día no paso más nada, yo Salí en la noche con mis amistades a la disco y llegue más tarde que nunca como a las 6 o 7 de la mañana, algo tomado, me acosté con más sueño que nunca, y caí rendido como un tronco.

Había movimiento, pero no quería abrir los ojos, sentía empujones y hasta golpes, pero realmente quería dormir, a lo lejos escuchaba ahogado mi nombre y sentía punzadas en mi pecho, una punzada me hizo abrir los ojos, era mi prima, de mala gana le dije que me dejara dormir que acababa de llegar y no sabia que hora era en ese momento, ella puso una cara de desolación que me conmovió de inmediato, entonces le dije que ok vamos a hacer lo siguiente, yo tengo mucho sueño y que ella había disfrutado algo en estos días que era su turno de hacerme disfrutar a mi, que ella tenia que hacer algo también, la sonrisa de ella fue grande, y me dijo que estaba bien, y que era lo que tenia que hacer, de inmediato saqué a Willy del short, estaba más flácido que nunca, le dije lo vas a acariciar mucho y si quieres le puedes dar besos y mejor aun una chupadita, ella puso cara de asco y extrañeza y le dije que no se preocupara que no tenia que hacerlo, pero si le provocaba que lo hiciera si no, no.

Me acosté de nuevo y levante una de las rodillas y le llevé una de sus manos a mi tallo una ves allí las solté y procure quedarme dormido, (si, ya está que me iba a dormir), sus manos comenzaron un torpe sube y baja, por muy cansado que yo estaba Willy reaccionó de inmediato y ella fue manteniendo un ritmo, en un descuido ella se metió bajo el edredón y lo corrió hasta quedar descubierto parcialmente, alcé la vista difícilmente y la veía a ella hipnotizada con las dos manos sobre mi tallo en suave y rítmico sube y baja, le puse la mano en el cuello y le hice un poco de presión, ella me vio y le hice un gesto afirmativo con la cabeza a modo de ruego, ella lo miró nuevamente y se empezó a acercar lentamente, mi glande ya estaba húmedo y ella cada vez más cerca, saca la lengua y con la punta toca mi glande y prueba el brillante líquido se retira un poco saboreando y vuelve de nuevo a probar pero esta ves toma una muestra más grande y se vuelve a retirar y saborea de nuevo, me ve y me dice que no conoce el sabor y que no sabe mal, le pico el ojo y le hago señas de que siga.

Ella se acercó de nuevo con más confianza y ésta ves posó sus labios carnosos y grandes sobre el glande y lo empezó a chupar lentamente y pasarle la lengua rodeándolo, sin pensarlo mucho se metió la cabeza en la boca y comenzó a chupar muy fuertemente, me acordé de Mariana de inmediato, chupaba igualito y hasta más fuerte, me agarró desprevenido y me estaba gustando burda, las piernas se me pusieron tensas y me tuve que sentar apretando los dientes, le puse una mano en la frente deteniéndola y le dije que chupara con un poco menos de fuerza, me preguntó si me estaba lastimando y le dije que casi, entonces ella de nuevo comenzó a chupar con mucha menos fuerza, pero igual de placentero.

La visión de Gisela sentada y agachada sobre mi miembro era de fotografía, ella tenia las manos en mi tallo pero estaba pendiente de chupar que casi no las usaba, puse mis manos sobre las de ella y la hice que subiera y bajara, hasta que ella se acostumbró ha hacerlo, mientras chupaba estaba empezando a gozar de nuevo, cuando unos ruidos en las escaleras nos hizo volver a la realidad de un solo tiro ella me soltó y se acostó en la cama y yo me voltee hacia la pared, nuevamente me iba a quedar empalmado con un leve dolor de bolas reclamando la libertad de los rehenes.

Esta vez si maldije la suerte, realmente estaba gozando y quería acabar, poco a poco me fui calmando y me paré para ir a orinar, con el muchacho medio morcillón orine muy placenteramente y de una vez me metí en el baño para enfriar mi calentura nuevamente, cuando Salí del baño mire el reloj en la mesa de la PC y eran casi las 12 del medio día o sea que había dormido por lo menos hasta las 11 cuando me despertó mi prima. Ella estaba sentada en mi cama viendo televisión y su sonrisa cómplice me hizo salir y revisar la casa en la parte alta y no había nadie bajé a la cocina y estaba un pernil en el horno que impregnaba de olor la parte de abajo, me acerqué la ventanal de la terraza con cuidado, estaba mis tíos y mi vieja hablando en la piscina estaba mi prima y mi hermana, así que me devolví hacia el cuarto.

Cuando entre al cuarto ella me dijo que cerrara la puerta y le dije que ni loco, por que podían pensar mal y que estaríamos pendiente, yo no podía cerrar la puerta con llave seria muy obvio, además que ya tenia antecedentes en la familia (ese es un cuento largo de contar que paso el año anterior al de esta historia pero para otro relato) y entonces tenia que contar con los escalones de las escaleras como alarma.

Me metí en la cama con ella, estaba sentada yo me acomodé de tal manera que si alguien subía yo solo tenia que girar sobre mi eje y ya estaba pegado de la pared y ella de la misma forma en el lado contrario, estábamos los dos de frente así que empezamos a besarnos mis manos se fueron directo a sus nalgas subiéndole de inmediato la franela y bajándole el pantys, rápidamente invadí sus carnes y pase directo desde atrás a su vulva estaba muy mojada así que enjugué mis dedos y me los llevé a la boca y los metí entre los dos, ella no hizo ningún gesto de retirarse ni de asco, si no que los chupó con la misma avidez con la que yo los chupé.

Bajé nuevamente mis dedos y nuevamente los subí llenos de sus jugos y nuevamente los chupamos, era una mezcla de labios dedos y lenguas, ella bajó sus manos hacia Willy y lo sacó de su encierro y comenzó a hacerme una paja desesperada, metí una de mis manos por el frente y encontré un charco de flujos, dios! como lubricaba esta niña, acaricié la raja por lo largo y saqué mis manos nuevamente y separándome de ella le di a que chupara ella sola, fue cuando vi su cara, tenia dibujada la palabra lujuria en toda su extensión, la expresión en sus ojos había cambiado y una vena se marcaba en su frente en forma de "V" tenia gotas de sudor en la frente y parte de los ojos, estos tenían ligeramente la parte blanca un poco roja dándole un tono rosado y su nariz estaba dilatada, tenia los labios más rojos e hinchados de sangre, y su mirada era profunda y el deseo estaba el fondo de sus pupilas.

Mis dedos fueron chupados y lamidos con desespero por su boca y su lengua hasta dejarlos seco apenas los saqué ella me besó más desesperadamente metí mi mano de nuevo y sus cadera ya se movía sola, hacia delante y hacia atrás, mis dedos se posaron directamente en su clítoris y por un rato me fajé a darle duro ella gemía en mi boca y nuevamente el ruido en las escaleras, giramos más rápido que inmediatamente y yo me hice el dormido ella se puso ver TV, era mi hermana que le avisaba a ella que el almuerzo estaba listo que bajara, y si hacer mucho ruido se fue, pero no bajó las escaleras, me volteé y ella se me iba a pegar otra vez y la detuve, que bajara que yo bajaría ahorita.

Bajó de mala gana, yo entre al baño tentado a batuquear el guacalito y liberar los rehenes, pero me contuve y nuevamente me eché un baño con agua fría, baje como a los 15 min. y estaban apenas empezando a comer me bromearon por la amanecida que me había echado y que debía dormir más por que se me notaba que me hacia falta, me senté en la mesa tenia a mi prima María de un lado y a mi tía del otro, Gisela estaba en una punta contraria, en una que me vio le pique el ojo y ella me reviro los ojos, pensé, -que bolas, la voy a joder y me reí a mis adentros. Después de comer ella subió de inmediato a mi cuarto y yo me quede afuera fumándome un cigarrito y hablando con mis tíos, mi otra prima y mi hermana.

Ella bajó varias veces y me pasaba por el frente me lanzaba unas miradas y yo me hacía el duro, ni le paraba inclusive mientras hablábamos en una de las veces que bajó se me colocó en la espalda como si fuera parte de la conversación y me tomaba por los hombros y me pellizcaba cuando todos se descuidaban como para que reaccionara, pero yo ni le paré, realmente no quería subir había mucho peligro y yo estaba muy cansado.

Ese día no paso mucho, en la noche la cena de navidad y después me fui a rumbear a celebrar la navidad con mis amigos, mi hermana, mi prima María y unas amigas de estas, hasta las 6 de la mañana, todos recién se habían acostado en la casa también, así que en todos los demás cuarto lo que se escuchaban eran los ronquidos, subimos y cada quien para su cuarto.

Me metí al baño a hacer un download tipo banda ancha, me cepillé me lavé la cara y salí, cual es mi sorpresa que estaba mi prima en la cama con una sonrisa de pícara que me hizo sonreír también, pero le dije que hoy no, que realmente estaba cansado y quería dormir, ella como que tenia la respuesta lista por que de inmediato me dijo: tu duérmete que yo lo hago sola, me puse más serio y le dije que no, que se fuera a dormir o que viera TV pero yo no podía y menos hoy que casi todos estaban arriba en la casa por muy dormidos que estuvieran, ella se molestó por mi tono serio y regañón y no dijo nada se quedo viendo la TV., me acosté y afuera empezó a llover y a hacer más frío.

Me desperté por una fuerte mamada que ella me estaba dando, mire la hora y apenas habían pasado media hora o 45 minutos desde que había llegado, la coñito no se aguantó pensé y decidí actuar, como todos estaban dormidos y era temprano podía cerrar la puerta por lo menos por una hora, me levanté y la detuve un momento me paré y cerré la puerta con cuidado, me metí en el baño me enjuagué4 la boca nuevamente y me fui a la cama, ella estaba alegre tenia una sonrisa de oreja a oreja ella estaba recostada de la pared, entré gateando a sus pies, quité el edredón dejando sus piernas descubiertas, la agarré de los tobillos y la jalé hacia a mi dejándola totalmente acostada y con las piernas abiertas mostrando su pantys y húmedos.

Me coloqué entre sus piernas la tomé por los brazos y le quité la franela ella estaba muy animada, contenta casi eufórica, sus senos eran hermosos y realmente iban a ser grandes, yo de rodilla y ella sentada me agaché un poco y le di un beso y ella me bajó el short de inmediato y empezó a acariciarlo, ya lo hacia muy bien yo metí mis manos entre los dos y tomé las tetas entre mis manos llenándolas por completo, me separé un poco y la acosté y fui bajando, me terminé de quitar el short y le quité la prenda que le quedaba a ella, cuando ella levantó la pierna para terminar de sacar el panty su sexo me pareció mágico, tenía pocos vellos además de la pelusita fina y amarilla más los jugos que la hacían brillante, tenía unos labios gordos y una raja pequeña.

Me tumbé entre sus piernas y se las abrí un poco más le levante una pierna recogiéndola sobre su cuerpo y la empecé a besar en el muslo levantado por la parte de interna, ella estaba excitadísima por que vi que colocaba su mano sobre su pubis donde están los pelitos, pero no se atrevía a bajar más a tocarse sus partes y presionaba sobre los pelitos, acerqué mi boca a los labios jugosos de sus vulva y le pasé la lengua, ella dio un pequeño respingo, pero eso no fue impedimento para que me pegara con ganas a pasar mi lengua por toda su rajita, llenándome toda la boca de sus jugos por demás divinos, casi no tenían sabor y el olor era a paraíso así que bebí y bebí de sus jugos, lamí y lamí todo, entonces me dirigí a su entrada, tomé sus manos que todavía las tenia en su pubis y la hice que se abriera los gordos labios ella al principio tenia duda, pero como que no tenia mucha por que accedió a hacerlo y ante mis ojos unos labios menores que estaba cerrados se fueron abriendo desde arriba hacia abajo dejando una abertura pequeña donde apenas me cabía cuando mucho el dedo pulgar, un pequeño bultito apenas se asomaba en la parte superior, su clítoris estaba cubierto y me encargaría de él luego.

Mi vista se dio banquete, y lentamente comencé a pasar mi lengua por todos los bordes que adornaban la entrada a su pequeña fuente de flujos, hasta que empecé a meter la lengua, ella en ese momento comenzó a mover la cadera y soltando una de sus manos me apretó la cabeza como para que metiera más la lengua dentro de ella, y la metía lo más que podía y recorría sus paredes, el himen y la entrada eran muy pequeños, así que no lo iba a romper yo, me pareció demasiado intentar meter semejante animal allí, pero continué lo que estaba haciendo con mi lengua y ella empezó a gemir con una mano tomé una almohada y se la puse en la cara para que no hiciera bulla, ella comenzó a tratar de cerrar las piernas, pero mi cuerpo no se lo permitía además ella no ponía mucha fuerza que digamos.

Su cuerpo se puso tenso de repente y ella empezó a gemir más duro, me detuve le hice señas para que se metiera una punta de la almohada en la boca y así lo hizo y rápidamente volví a mi trabajo, casi de inmediato se vino y aproveche y me dirigí a su clítoris, allí lo tomé entre mis labios y lo chupé con fuerza ella empezó a mover sus piernas en todas las direcciones y a levantar su cadera, mi lengua lo estaba castigando, mis labios lo apretaban con fuerza, mientras que lo chupaba con fricción, ella empezó a contornear el cuerpo de un lado a otro, las piernas pataleaban en la cama, y estaba agarrado de una de sus piernas y no permití que ella me despegara de allí con sus manos me empujaba hacia fuera y sus gemidos fuertes eran ahogados por la almohada.

No se cuanto tiempo estuvimos así, algo si es seguro la cantidad de flujos no era normal, era mucho, además de ser multiorgásmica, su cuerpo estaba caliente y espasmódico y tenia la piel roja y no por la playa por que todavía no había ido y de vaina se baño un día en la piscina, la verdad es que fue largo tiempo ya me dolían los labios de chupar y apretar ese clítoris endemoniado, hasta que ella se quedó como quieta convulsionando cuando un pequeño chorro de orine me dio en el cuello, ella se detuvo, yo también me detuve, y ella con cara de espanto salió difícilmente corriendo al baño, parecía un moribundo o un borrachito caminando son espasmos, hasta me dio risa.

Ella regresó al rato después de haberse lavado las dos caras, ya yo me había secado con una toalla, yo estaba sentado en la cama con mi muchacho parado ella se subió y se iba a poner a chupar de una, pero la detuve, la hice que de pie en la cama se me acercara y se me sentara sobre mi palo erecto de tal manera que quedara colocado entre su raja, ella se sentó con cuidado, estaba contenta, y de inmediato me empezó a besar yo tomé sus caderas y levantando un poco mi pubis hice presión con ella, dio un respingo y me dijo que le ardía mucho allá abajo entonces después de besarnos un rato más nos fuimos acomodando, bueno no yo, ella, poco a poco fue bajando hasta donde estaba mi calvo miembro, calvo por que así es que lo uso yo ahora sin ningún pelito, hace tres años me regalaron la electrolisis en todas mis partes, se las recomiendo aunque el proceso no es nada bonito es lo mejor.

Lo rodeó con sus labios y lo comenzó a chupar con fuerza como desesperada y los chupetes se oían durísimos en el cuarto la hice señas de que no lo hiciera tan duro, y que moviera las manos, mi palo tenia ya mucho rato duro así que rápidamente me estaba doliendo en la cabezota sobre todo las bolas, ella empezó a chupar con más fuerza sin hacerme caso, mis piernas estaban tensas y mi espalda se empezó a arquear doblándome hacia un lado, hacia la pared ella cayó de lado y liberé mis piernas me puse de rodilla y a ella con la cabeza sobre el edredón le puse una mano en la frente le dije que abriera la boca mientras pajeaba fuertemente a Willy y le dije que no dejara chorrear nada le coloqué la punta de la cabeza en la entrada de la boca y le dije que abriera lo más que pudiera, ella muy obediente lo hizo y potentes chorros empezaron a inundar su boca, ella cerró los ojos como en señal de asco hasta que terminé de llenarle la boca la tenia full de leche, ella no movía ni la lengua ni los labios, cuando terminé de exprimir al pobre Willy ella abrió los ojos y estos demostraban pavor le dije que se lo tragara y ella movió la cabeza como diciendo que no, le volví a indicar que lo hiciera que lo saboreara pero ella nada, así con la boca abierta y llena de leche me le acerqué poco a poco y fui acercando mi cara a su cara diciéndole que le iba a gustar, sus ojos me pedían clemencia pero no quería saborearla ni tragársela, finalmente mis boca cubrió la suya, deje caer mi cuerpo sobre ella para evitar que se moviera, ella inundó mi boca con mi semen, pero yo deje la boca abierta así que lo que hice fue apretarle la nariz.

Ella abrió los ojos despavoridos, quiso mover la cabeza, pero yo era más fuerte así que con la misma mano se lo impedí ella se resignó rápidamente y comenzó a abrir la boca y a meter su lengua en la mía y poco a poco le fui pasando todo el semen, era inevitable que algunas gotas se salieran por las comisuras, pero ella se lo bebió casi todo, la deje respirar nuevamente y ella me abrazó, y por largo rato nos besamos, hasta que nos cansamos, después me paré y abrí la puerta, me asomé y lo único que se escuchaba en todos los cuartos eran ronquidos, me acosté de nuevo y Gisela también se acostó, yo hacia la pared y ella hacia el borde contrario, le subió un poco de volumen al TV y me dormí.

Fui el último en pararse como a las 4 de la tarde, muerto de hambre bajé y me comí un sándwich de pernil en pan canilla, con una jarra de Pepsi, salía la terraza y allí estaban todos, mis primos y mi hermana estaban en la piscina, y los viejos en la mesa hablando pistoladas, no había sol es más, no lo hubo en todo el día una que otra lloviznita, pero el día seguía gris y frío, termine de comer y me metí en la piscina, María se me acercó y me abrazó como era normal que ella lo hacia y Gisela más bien me ignoró y se portó como si nada, al rato noté algo raro en ella, toda ella estaba como colorada, mire las nubes y nuevamente comprobé que no había sol por ningún lado pregunte y me dijeron que en todo el día no había salido nada, Gisela tenia rojos los cachetes la nariz, debajo de los ojos, la frente, las orejas más aun, los hombros, parte del pecho lo que pude ver en ese momento, la parte delantera de los muslos, las palmas y los pies, como si se hubiera quemado del sol de playa, eso me extraño, y pensé que si era por lo sucedido en la mañana y la verdad me dio algo de cague, pero después de pensarlo un rato pensé que si era por eso nadie lo sabría ya que era su primera vez, eso lo creía yo firmemente, mi tía también le extrañó, la examinó con ojo de madre y le pareció normal, así que nadie más que yo le paró al asunto.

El resto del día no paso más nada, al siguiente día era viernes y nos fuimos para la playa y allá pasamos el día había mucha gente en la playa, allí me encontré con una amiga de Caracas y con ella me perdí para su hotel que quedaba en la misma playa como por tres horas, tenía como 4 años que no la veía y apenas me vio en la playa me saltó encima, hablamos un rato y decidimos irnos a su habitación había venido con su familia y con su hijo que ya debía tener como 8 años, le dije a mi hermana para donde iba para que no se preocuparan mucho, no es que lo hicieran pero para que no hablen.

Después que disfrutamos regresé a donde nos habíamos establecidos y Gisela tenia una cara de rabia que lo rojo no parecía por el sol si no por la arrechera que tenia contra mi, yo simplemente la ignoré y mi tío me bromeó con la chama que me acompañaba, al rato ella se despidió y regresamos casi de noche a la casa, muy cansados, Gisela por supuesto no estaba nada cansada ella quería algo, pero como ella misma se había molestado no encontraba la manera de entrarme, a la final se metió en mi cuarto a ver una película.

A las 10 de la noche todo el mundo estaba roncando, mi hermana, mi prima y mi primo habían salido a bailar a la disco del momento, con la luz apagada nos pusimos a ver TV y ella de inmediato me metió mano entre las piernas y me agarró con mucha confianza al Willy, la detuve un momento y salí del cuarto me fui al principio del pasillo allí en una mesita había una lamparita con un tubo flexible todos los demás cuartos estaban cerrados dirigí el cono abierto donde estaba el bombilla hacia la puerta de mi cuarto, así que cualquiera que: saliera de un cuarto o caminara desde las escaleras por el pasillo se interpondría entre la lámpara y mi cuarto, esa sería mi alarma, entré al cuarto y apagué el TV. Lo único que medio iluminaba el cuarto era el reflejo de la luz de la lamparita en la puerta, era perfecto.

Me metí en la cama y nos empezamos a besar como dos locos, mis manos fueron de inmediato a sus nalgas le bajé el pantys y ella me quitó el short, mis dedos hurgaban entre sus piernas su cuevita y se humedecieron de inmediato, los llevé a mi boca en repetidas ocasiones y a la de ella también, le dije para hacer un 69 y ella simplemente se dejó hacer nos acomodamos yo abajo y ella arriba, por un largo rato estuvimos así, mis dedos no dejaron por donde no entraron, en su vagina solo metí un dedo y lo hacia suavemente por que su himen era muy cerrado y no lo quería lastimar era un manjar pero no quería ser yo el que lo hiciera, por más que las ganas me lo pedían, donde si me di vida fue en su culito, ya le metía casi tres dedos, ella dilataba muy bien y creo que pronto más no ese día se lo iba a meter por allí, mi lengua la recorrió toda y le encanto que le diera su beso negro, ella misma se abría las nalgas para que yo la besara allí y le metiera la lengua hasta que se vino con espasmódicos movimientos de cadera bañándome la cara, mientras ella me chupaba con fuerza cada vez que lo hace me acuerdo de Mariana, y esa noche me dieron ganas de llamarla, ella vivía en la isla y era una reconocida gineco-obstetra, así que en esos días la llamaría ya que teníamos como casi 4 meses sin estar con ella, bueno luego la llamaría.

Después que ella acabó la separé de mi ella no quería pero era necesario hacerlo yo necesitaba algo más que una mamada de ella, la coloqué boca abajo con las piernas cerradas, le dije que metiera su mano entre sus piernas por debajo o sea por su cuquita, me coloqué encima de ella con una mano saqué jugos de su cuquita húmeda y se las restregué un poco entre las piernas y sus nalgas, justo en el vértice central, coloqué mi cabeza y empuje y fácilmente entro rozándole toda la raja hasta donde sus nalgas me lo permitía le dije que apretara la cabeza con sus dedos hacia su raja, después le dije que cruzara las piernas para que presionara un poco más, mi tallo pasaba por lo largo de su raja y parte de su ano apretado por las piernas, lo que yo sentía era casi como si lo hiciera en una vagina o un culito, ella lo sentiría como una gran paja por toda su raja y clítoris.

Me tumbé sobre ella apoyándome en los codos y pasando mis manos por debajo la tomé por los hombros, ella volteó su cuello y nos besamos mientras empezaba a bombear lentamente sobre ella, sus caderas respondieron de inmediato, pude sentir como sus dedos presionaban la cabezota sobre su clítoris cada vez que entraba y salía, yo en mi cabeza sentía las entradas por donde pasaba, así estuvimos un buen rato mejor dicho un rato largo ella varias veces se vino contrayendo la espalda y meneando fuertemente su cadera, le dije al oído que con la otra mano se metiera un dedito en el culito me separé un poco de ella y me apoyé en una mano mientras le dirigía la mano, el dedo medio me lo metí primero en la boca antes de colocárselo en su culito ella metió la mano poco a poco y el dedo medio humedecido lo colocó en su culito con mis dedos hice presión y ella poco a poco se lo empezó a meter, una ves con dos nudillos adentro ella empezó a gemir quité mi mano reanudé un poco mis movimientos ella gimió un poco más fuerte y me tumbé sobre ella para besarla, al rato ella gemía un poco más sus caderas se movía rápidamente y su mano cada vez se movía más y más, dejé de besarla saqué una mano y rodeé su cabeza para apretarla con fuerza, quite parte de su cabello de su oreja, y me acerqué poco a poco, si ella sentía lo mismo que yo cuando la besan en la oreja iba a gozar un mundo.

Cuando hundí mi lengua dentro de su oreja ella arqueó la espalda y apretó muy fuerte las nalgas lanzando un gemido lastimero, ella se contoneaba fuertemente y quería que la soltara de la cabeza pero yo la tenia fuertemente agarrada para que no se me zafara, sin misericordia le mordía el lóbulo de la oreja y le metía lengua hasta le chupaba todo el lóbulo, ella se movía más fuerte y apretaba las nalgas con fuerza, y meneaba las caderas de un lado al otro o si no de arriba abajo y se vino violentamente con unos gemidos que tuve que soltarle la cabeza y girársela un poco para que mordiera la almohada, yo continué bombeando fuertemente entre el mar de flujos que entre sus piernas había, mi cabeza me dolía desde hace rato y estaba a punto de acabar así que le dije al oído que si quería la lechita en la boca ella afirmó fuertemente con la cabeza, ella movía las caderas rápidamente apretando su culito mientras la besaba nuevamente en la oreja haciendo que arqueara la espalda pero esta ves no quiso voltear la cabeza.

Me paré rápidamente y me puse de rodillas a su lado ella se volteó quedando acostada abrí un poco más las piernas para bajar mi miembro hasta el alcance de su boca esta vez ella no la dejó abierta simplemente, si no que rodeó la mitad de la cabeza con sus labios y chupó todo lo que de allí salió con una avidez asombrosa, ella misma me pajeo a Willy exprimiéndole todo lo que tenia adentro, le fui a acariciar los pezones y dio un brinquito me dijo que los tenia súper sensibles y adoloridos y que yo tenia las manos muy frías, poco a poco me acosté a su lado y nos empezamos a besar, por mucho rato.

Al otro día por una emergencia mis tíos se fueron por que un familiar de él estaba algo grave, y le dieron poco tiempo, eso me tomó por sorpresa, y me dejó pensando mucho en mi primita, ella estaba roja de nuevo y concluí que cuando ella lograba uno o más orgasmos su cuerpo se tornaba rosado o su piel se llenaba más de sangre, como si hubiera tomado sol, ella lo atribuyó de inmediato a lo que habíamos hecho ya que nunca antes se había puesto así y eso le daba pena ya que se sentía delatada, en un momento que tuvimos oportunidad ella me lo comentó y le dije que nunca le dijera a nadie lo que acababa de hacer ya que lo iban a asociar con eso y eso si la delataría y siempre se iban a dar cuenta de cuando lo hacia y que si su mama la llevaba a un medico, que le dijera al medico en caso de que le preguntara su había tenido relaciones o se masturbaba que pusiera cara de no saber que es eso y negarlo rotundamente, ella me confirmó que así lo haría y nos despedimos, aunque casi no hablamos de lo que habíamos hecho, mejor dicho nunca lo hablamos, todo era automático ella actuaba o lo hacia yo, nunca nos dijimos lo que sentíamos por uno o por otro, quedando entre nosotros una brecha muy grande, ella volvió a su mundo y yo me quedé en el mío.

Tengo entendido que apenas se fueron esa vez como a los 20 días le bajó su primera regla y pasó todo un año antes de volverla a ver, vino para pasar año nuevo solo por 5 días ya que el familiar de la otra ves se había recuperado pero seguía enfermo, a mi el deseo me estaba consumiendo, y estaba un poco más gordito que el año anterior, ella llegó más sifrína que nunca, sus tetas tenis un buen tamaño, habían crecido fácilmente y mi tía nos dijo que ahora usaba 34 b, su culo seguía siendo el mismo pero un poco más grande y estaba más gordita, eso si muy linda de cara muy bella más aun.

Esos pocos días los íbamos a pasar en grande ya tenia casi todo planeado así que preparé muchas cosas, pero cual es mi sorpresa, que ella ni pío me paró, una noche que salimos ella y yo a comprar fuegos artificiales le quise decir algo de lo que había pasado pero ella cambio la conversación forzándome a seguirle el hilo, en el camino recuerdo que le dije que se sentara a mi lado y ella me dijo rotundamente que no, eso me desconcertó por completo así que no insistí más, haciendo que mi deseo por ella aumentara cada vez más.

Pasó año nuevo y se regresaron a su casa, lo más cercano que desde ese momento estuve lo que habíamos hecho antes era, el saludo de bienvenida y el de despedida que era un abrazo y un beso en el cachete ahh y el del año nuevo. Mi tío le empezó a regalar viajes al exterior y cada vez era más sifrína mucho más fresa, y cada vez crecía un poco más, hacia todos lados, dos años después vino muy pocas veces y cada ves estaba más hermosa, con una cabellera negra espectacular una cara hermosa, y aunque seguía gordita, me parecía bella, la tetas le seguían creciendo y eran imponentes al igual que su trasero, el año pasado mi tío concertó varios negocios y compraron varias propiedades en la isla para vacacionar, y no por que nosotros nos molestara por que la verdad es que para nada nos molestaba que ellos llegaran a la casa, si no que lo hizo más por inversión.

En diciembre con los problemas del país vinieron solamente para el año nuevo mi prima estaba de un bello, sus tetas ya eran 36c redondas y abombadas sin caídas, y no saben como me imaginé sus pezones erectos y hermosos, pero ella seguía más fría que nunca, menos mal que mi prima María me ayudaba a sacarme las ganas de ella, ellas se tenían como 5 años de diferencia así que casi no convivían en las actividades solo en las de compras, Gisela ya tenia 16 y media casi el metro 70, así que nuevamente me quedé algo frustrado pero eso no me desanimaba para nada yo tengo una vida muy agitada sexualmente, pero muchos deben saber que cuando uno se empeña en algo, hasta que no finiquite ese asunto uno no se queda tranquilo, ellos se fueron nuevamente y en el primer trimestre les entregaron algunas de las propiedades, había una que era la que iban a usar para vacacionar ya que las otras las iban a dejar para alquiler, entonces mis tíos vinieron varias veces para prepararlas y acondicionarlas, mis primas estaban emocionadas y yo más aun, ya no tenia que meter las chicas a la casa que a la vieja le molestaba algo y no tenia que pagar más hotel ya que esa casa la íbamos a cuidar nosotros y nosotros tendríamos las llaves.

Total que a dos días para Semana Santa llegó mi tía con Gisela y esta se trajo a dos amiguitas de espectáculo y se trajeron su carro, mi prima más hermosa que nunca algo más delgada que la ultima vez que la vi, sus senos como que siguieron creciendo un poco más, esta un pelín más alta con su mismo trasero, en fin a mi me parece hermosa, lo único es que esta más sifrína que nunca, desde hace unos dos meces que sabia que venia y con unas amiguitas así que decidí jugarme una ultima oportunidad, todo o nada.

 

Continuará…

Comentar no cuesta nada y votar tampoco…

miksex@hotmail.com


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© Miksex

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (12)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Miksex
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)