Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.348 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.434.206 Miembros | 17.228 Autores | 83.761 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » BORBOTONES DE SEMEN PARA MARIELLA (2)
[ +
Comunidad de Autores y Lectores de TodoRelatos!
Webcams gratis, chats y mucho morbo y diversión!

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 07-Ene-06 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Borbotones de semen para Mariella (2)

TRIBAL
Accesos: 31.747
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 10 min. ]
 -   + 
Descubro el placentero secreto de mi hermana y la forma de complacerla... y complacerme! Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

BORBOTONES DE SEMEN PARA MARIELLA (2)

Se acercaba el Año Nuevo y yo continuaba desvariando y cada día más ojeroso debido a mis crecientes actividades manuales estimuladas por el cuerpo tibio de mi hermanita durmiendo plácidamente a mi lado cada noche... cama de por medio.

De seguir así terminaría internado, completamente enloquecido y con una urgente dosis de vitaminas para reponerme...

Mariella, indiferente a mis deseos secretos se paseaba todo el día distraídamente por la casa contorneándose y yo seguía acechante el movimiento felino de sus curvas casi al alcance de mis manos sin perderme detalles. El calor del verano aumentaba la temperatura y mi candente tortura, las minifaldas y shorts y las ínfimas remeritas que usaba descubrían más de lo que ocultaban y mostraban sugerentes los contornos redondeados y su piel ahora dorada por el sol, untada en cremas y oliendo a aceite bronceador, a esencias paradisíacas... a perfume de hembra en celo.

Me moría por rozarla siquiera... tocarla... arrinconarla contra la pared y manosearla toda dando rienda suelta a mi calentura...

Algo tenía que hacer. Mi mente pensaba afiebrada y elaboraba planes locos de conquista y dominación de todo ese terreno salvaje... y ya explorado por otros adelantados...

Tal vez si consiguiera una de las píldoras que la abuela usaba para dormir... y la durmiera... tendría mi fiesta privada...

Y me empujaba solo a concretar mis ideas... para al final reconocer que no tendría el valor de llevarlas a cabo y terminaba consolándome solo en el baño o espiando por la noche a Mariella entre las sábanas...

 

Un buen día acabábamos de almorzar en familia cuando sonó el teléfono. Era Alejandra, una amiga y compañera de clases de mi hermana... y también el llamado de la suerte y la lotería de la oportunidad que por primera vez en la vida me guiñaba el ojo y me invitaba a no dejar pasar la gran ocasión de hacer realidad mis sueños...

Fue como un escozor premonitorio, un sentir que debía hacerlo sin saber bien porqué, no sé si sólo por el simple motivo de celar a mi hermana y averiguar tal vez con quién saldría esa noche... y con quién compartiría la cama lo que me hizo levantar con cuidado el otro teléfono y escuchar atento la conversación que mantenían...

- Y qué vas a ponerte?-

Hummm, ... no sé... el mini blanco con botas...-

Y bla, bla... bla...-

Qué divertido! Escuchar a dos mujeres hablando de ropa... estuvieron como media hora con el mismo tema hasta dejarme el oído hastiado. Ya colgaba el auricular aburrido cuando el tono de la conversación tomó inesperadamente un camino mucho más interesante e intenso...

Y tengo que aprovechar estos días porque después voy a estar estudiando para rendir... -

Le comentaba Alejandra a mi hermana con evidente tono fastidiado.

Matemáticas y química?? Eso no es problema, dile a los profes que eres mi amiga y listo... te aprueban seguro... Sií, no estoy bromeando... los conozco bien... muy bien... –

Ese tono del "muy bien" en la voz de Mariella me hizo acelerar el pulso de un golpe, ahora era la gata bien putita la que hablaba... y también su actitud, apoyándose mimosa contra el marco de la puerta mientras jugaba con el cable del teléfono enrollándolo en sus dedos, como si recordara haber tenido juguetes más interesantes y placenteros entre manos...

Y si se ponen en duros... solo recuérdales de mi parte lo lindo que están en las fotos... –

Fotos... Fotos...FOTOS...FOTOS!!!!

Palabra mágica que retumbó en mi mente mientras mi corazón galopaba excitado casi tanto que no me dejaba escuchar ¡

Sí, claro que las tengo bien guardadas... y no les convendría que se vieran haciéndole esas cositas a una inocente alumnita como yo... ja!

Por qué crees que me aprobaron??... Porque me probaron!!... sí, la verdad que si

quieres me sacrifico de nuevo... hummm... la idea me tienta..ja! -

Qué perra y linda hermanita que tengo!!! Entonces era verdad, la muy puta se había acostado con ellos para no rendir!!!

Y dónde habría puesto esas fotos?? Si yo las consiguiera... Mariella no iba a querer que mis padres se enteraran de lo que era capaz su linda princesita... la tendría en mis manos, a mis pies, yo rey.. y ella mi esclava! Y le haría lo que se me antojara!!

Esa sola idea me excitó tanto que se me puso dura ahí mismo, disimuladamente enfilé para el baño para aliviar mis ideas... y de pasada por el comedor hundí mis ojos en el escote provocativo que mostraba las tremendas tetas de mi hermana húmedas de sudor... Pronto se las podría chupar, estrujar... hacerme una paja con ellas si se me antojaba...

Deleitándome con esa perspectiva me encerré apurado y me di rienda suelta a dos manos para bajar mi presión láctea...

Dónde estarían??

Durante dos días busqué entre las ropas y cosas que mi hermana había llevado a mi habitación.

No estaban allí.

Tal vez un archivo en la computadora?

No, Mariella no se inclinaba por la informática precisamente.

Pero dónde? Donde diablos las guardó!!

Aprovechando que mis padres y los abuelos conversaban en el patio y mi hermana había salido entré a su habitación dispuesto a hallar el gran tesoro. Revolví todo apurado y temeroso de que me descubrieran, y al mismo tiempo tratando de dejar los cajones ordenados de la misma forma para no despertar sospechas.

Nada. Ni rastros. Ni en el ropero, ni en la cómoda, tampoco en el armario...

Sólo quedaba un estante contra la pared que Mariella usaba como biblioteca, con libros de poemas que nunca leía y juntaban polvo y... EUREKA. Se hizo la luz. Allí estaban, mirándome cómplices y esperando ser abiertos: Matemática y Química de sexto. Los dos únicos libros del colegio que se veían, casi nuevos, impecables, sin uso... claro! no eran necesarios!

Temblando abrí el primero, lo hojeé y nada, estaba vacío... tomé el restante, apostando todo a Química... igual de vacío! Maldición!!

Desesperado volví a las Matemáticas entre imprecaciones, lo sacudí para confirmar que no tenía nada!! Y furioso lo arrojé al piso, estuve a punto de patearlo de bronca dándome a todos los diablos...

Más al levantarlo resignado para volver a acomodarlo en el estante, el forro de la cubierta sujeto con una cinta se desprendió... dejando caer de su interior una cascada de colores, que se desparramaron sobre la alfombra... imágenes impactantes que me enmudecieron y maravillaron al mismo tiempo... no podía dar crédito a mis ojos! Y casi me infarto allí mismo contemplándolas!!

Verdaderamente no podía creer lo que veía.

Eran fotos pequeñas como las de una cámara instantánea...

Y Mariella estaba en ellas... mi hermanita...

Yo sabía que le gustaba tener sexo... pero aquello sobrepasaba todo lo que podía imaginarme!!

Se la veía en poses que ni sabía que existían, entregándose a dos tipos... no!... eran tres, otro debió tomar las fotos!!

Los cuerpos de los hombres se entremezclaban alrededor de mi hermana como si fueran una jauría de machos alzados... y la muy perra se dejaba servir con gusto, se le notaba en la cara... incitándolos a tomarla... atragantada chupando con ardor las pijotas... mientras otros se la metían... poniéndose en cuatro... completamente abierta ofreciéndose como en mis sueños! Solo que estas vergas eran reales y bien gruesas y se las estaban enterrando sin compasión... le daban por adelante y... por el culo y a ella le encantaba... y pedía más... En otra foto dos la penetraban al mismo tiempo... tenía dos hombres adentro... no podía ser! Y ella se la mamaba al tercero!

Y en otras la leche le chorreaba entre las nalgas brotando de su ano dilatado... y por la vagina... y por la boca...y por la cara... y la zorra se la tragaba relamiéndose... saboreando el semen... completamente ida y desbocada por la fiesta de sexo... que tremenda puta que era mi Mariella!

Y contra más puta... mejor.

Mejor serían mis cartas en esta mano que estaba por jugar.

El premio valía la pena.

Esa noche mi hermana salió con su amiga, enfundada en el vestido mini de color blanco... podía apostar que debajo no tenía nada, bastaba ver como se le translucían sus pezones y el triángulo oscuro bajo el pubis... apenas le cubría las nalgas... a la perra le gustaba mostrar bien la mercadería. Yo la había estado mirado absorto todo el día... veía sus labios moviéndose mientras hablaba y gesticulaba y se me superponían las imágenes de las fotos con la leche escurriéndosele de la boca... esa carita de nena inocente bañada en semen... pidiendo más con los ojitos de puta... Me producía un estado de erección y excitación permanente que me volvía loco.

Me quedé toda la noche esperando que regresara, contemplando sus fotos con el miembro rígido que me pedía a gritos descargarse... Pero no, quería conservar todas mis fuerzas y cada gota de leche para dársela a mi hermanita... de todas las formas posibles.

Esperé y esperé...

Y esperé tanto que al final me quedé dormido y no sentí cuando llegó.

Al despertarme a la mañana Mariella estaba tendida en su cama, completamente rendida tras la noche de juerga y ni siquiera se había quitado la ropa.

Estaba extenuada de tener sexo seguramente...

Entonces mi madre me llamó a desayunar y tuve que levantarme y posponer mis planes momentáneamente.

Mi hermana siguió durmiendo, y yo no hallaba la hora de estar a solas con ella para comenzar con mi planificada y placentera extorsión.

Más tarde volví ansioso a mi habitación, Mariella estaba despertando y se desperezaba todavía somnolienta, y protestó cuando abrí la persiana y la luz detonó su resaca.

- Que haces, idiota!! –

Se retorció en la cama cubriéndose con la almohada, y yo aproveché para clavar mis ojos entre sus muslos, donde el corto vestidito se había levantado regalándome la visión de ese culo deseado... y haciendo que comenzara a ponerse rígido mi miembro...

- Tuviste una mala noche hermanita?-

- Eso es problema mío!!-

Me contentó con enfado... mientras yo pensaba como encarar el tema hacia lo único que me importaba: tenerla a mi servicio... y dije lo único que se ocurrió en ese momento:

- Con uno ó con dos?-

- Con uno ó dos que?? – preguntó extrañada

- Digo... que con cuántos lo hiciste... anoche... -

Estaba tan nervioso que tartamudeaba tratando de sonar seguro en mis palabras.

- Estás loco ó qué ¿? Que estupidez estás preguntando?!! – ahora estaba furiosa...

Tragué saliva... ya no podía echarme atrás...

Si lo hiciste... anoche..con uno o con cuántos... como en las fotos... -

Y sacándola del bolsillo dejé que viera una de mis cartas ganadoras...

Su mirada se dilató y el rostro le cambió paulatinamente pasando de la sorpresa y el estupor de saberse descubierta al verde encendido de sus ojos dominados por la furia cegadora...

¡¡Maldito entrometido!! Quién te mandó a hurgar en mis cosas!!! –

Quiso arrancármela de la mano y abofetearme en el mismo movimiento...

Luego se detuvo mirándome con odio. Estaba roja de la furia y respiraba agitada. En ese momento, a pesar de la situación casi fuera de control por su reacción... solo pude ver como subían y bajaban sus pechos inquietos...

¡Cuanto?! – preguntó de golpe – Cuánto va a costarme tu silencio basura !!

Me quedé mudo, con la garganta seca sin que me salieran las palabras... ¡cómo decirle lo que quería? Que mi interés no era dinero precisamente... sino... la quería a ella!!

No me animaba siquiera a sugerirlo... con su mirada fulminándome... lo más probable era que me saltara encima como una leona enfurecida!!

Todavía en silencio bajé la vista sin atreverme a seguir sosteniendo su mirada, sólo para caer nuevamente en la tentación de la delgada tela del vestido que parecía pintado y sus lechosas tetas apenas cubiertas... y los pezones sobresaliendo... y su cintura estrecha marcando la curva de sus caderas...y más abajo su vientre chato guiándome a más profundos placeres...

Creo que balbuceé algo sin sentido, pero mi boca entreabierta solo dejó caer una gota de baba...

- ¡Maldito pajero!! Quién te crees que soy!!!-

No hizo falta que dijera nada, Mariella lo había visto en mi mirada al contemplarla y en el bulto en mi pantalón y ya se había dado cuenta de lo que quería!

- ¡¡ Asqueroso!! Basura!! Maldito degenerado!!!-

Ahora estaba completamente sacada y tuve que cubrirme de sus golpes. Se me vino encima y me fue llevando a empellones hacia la puerta!

- Maldito pajero!! Crees que no te escucho por las noches sacudiéndotela en la cama!! Y mirándome las tetas y el culo todo el día!! Y ahora que quieres?! Que yo te haga una paja!! Dale a la manito solo, y si quieres mostrar las fotos a los papis no me importa!! Ya soy grande para acostarme con cuanto macho se me de la jodida gana!!!!!! -

Y sacándome al pasillo me cerró un portazo en la cara sin dejarme ni siquiera decir algo!

Me quedé parado sin saber que hacer. Inmóvil y petrificado.

¿Y ahora qué hago?

 

Si le cuento a mis padres lo más probable es que les de un ataque... y a los abuelos... ni pensarlo! Y ella lo sabe bien, sabe que me voy a callar!

Todo mi plan se me vino abajo pulverizado en un instante...

Me envolvió la desazón... y quedé abatido, sin nada en las manos, además mi situación estaba peor que antes: no tenía a Mariella, no tenía como manejarla, ella sabía que era un pajero... y que ella era el motivo de mis pajas! Tierra trágame!!

Nunca más podría volver a mirarla, me moriría de la vergüenza...

Ya podía imaginarme a mi hermana de allí en más... sólo que ahora no sería desnuda, sino riéndose a carcajadas, mirándome con desprecio como a un pedazo de basura con su sonrisa burlona...

Los días por venir eran de una sombría perspectiva, al menos así lo creía.

Pero la vida te da sorpresas...


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© TRIBAL

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (5)
\"Ver  Perfil y más Relatos de TRIBAL
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)