Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.732 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.539 Miembros | 17.710 Autores | 86.864 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » CONFESIONES » ENCULADA POR UN NEGRO
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 06-Nov-05 « Anterior | Siguiente » en Confesiones

Enculada por un negro

Marlen Yado
Accesos: 53.769
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 7 min. ]
 -   + 
Con la separación de mi esposo, conocí a un hombre de raza negra imponente que me llevó al cielo con sus cogidas... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

MARLEN, ENCULADA POR UN NEGRO

Mi gusto por el sexo me impulsado a hacer cosas tal vez inapropiadas, pero en el momento que las realizo estoy cachonda y mi mente como la de los demás en estos transes, está en blanco, sin medir las consecuencias. Esto lo comento porque me atreví a hacer algo inconfesable, y no lo relataré no porque me arrepienta, no es eso, para nada me arrepiento, pero no quiero parecer depravada, solo quiero que me conozcan como una mujer ardiente y deseosa de tener sexo. Otras cosas si se las relataré como esto:

Como ya les había dicho, me separé de mi marido, y estamos en trámites de divorcio, aunque ahora él no quiere divorciarse pues me busca cuando unas copas de más le dan valor para hacerlo y pedirme las nalgas, y lo hacemos, no como marido y mujer, sino como amantes, es sexo más abierto y sin miedo de decirnos lo que queremos. O sea, lo que siempre quisimos ser, yo una mujer cachonda, y él, un cornudo feliz.

En mi trabajabo conocí a Zachary, un norteamericano de color, hermoso y grande con porte de macho. Es casi dueño de la empresa, en una reunión estando al calor de las copas, me hizo el comentario de que le gustaría cogerse a una mujer por el culo, ya que por las dimensiones de su verga, "ellas" temían ser lastimadas. Él me gustaba, así que no perdí la oportunidad de ofrecerme, sonrió y me tomó la palabra. Mi jefe vio que nos marchábamos, me alcanzó y me dijo que podía faltar al día siguiente.

Cuando llegamos a su casa, me trató como una reina, me cargó hasta la recámara, me di cuenta que en el techo había un enorme espejo que permitía vernos totalmente. Me di un baño y un buen lavado anal, pues lo iba a usar. Ya en la cama ahí estaba, totalmente desnudo, a pesar de haber probado grandes vergas, la de Zach me impresionó, quizá por el color, parecía la de un caballo con los huevos enormes y negros, sentí un vuelco de emoción. Me acerqué y quise gatear hasta su palo, pero me dijo que me parara frente a él, al tenerme cerca me volteó y me empinó para acariciarme las nalgas, las empecé a mover permitiendo que metiera sus dedos en mi vagina mojada, estiraba la mano para acariciar su miembro pero no alcanzaba, se paró de la cama y me colocó empinada en la orilla de la cama siguiendo con el juego en mis nalgas y yo tratando de alcanzar ese trozo de carne delicioso. Estando así me imaginé que estaba debajo de un caballo, su verga rebotaba como tal, y brillaba de líquido seminal, que caía en mis nalgas. Sacó un lubricante, lo embarró en mi culo y empezó a ensartar un dedo, luego dos, luego tres, y casi toda la mano, dijo con voz cachonda;

--¡AGUANTAS LO GRUESO MARLEN, ¿AGUANTARÁS LO LARGO?.—

--¡PRUEBA PAPI, METE TU VERGA PARA SABER SI MI CULO PUEDE TRAGÁRSELA!.—le dije ansiosa de ser cogida, al mismo tiempo meneaba mis nalgas. Colocó su verga en mi ano, la frotó tomándose el tiempo, sin apuros mientras yo gemía y le exigía que me cogiera. Entró la cabeza, poco a poco su palo se adueñaba de mi recto, entraba con delicadeza, mi mente estaba en las nubes, nada me importaba mas que sentir a ese hombre dentro de mí, por mi puerta trasera. Me tomo de las caderas hacia él, me parecía eterno el recorrido de su verga por mi recto hasta el final, miré al techo y me di cuenta que faltaba más por entrar, él muy considerado, se detuvo, no quería lastimarme, pero faltaba mucho para eso, entonces tomé aire y empujé mis nalgas hacia atrás, él fue el sorprendido, cuando mis nalgas tocaron su vientre me detuve para sentirlo todo meneándome un poco;

--¡QUE COSA MÁS DELICIOSA, NUNCA HABÍA VISTO MI VERGA TOTALMETE DENTRO DE UNA MUJER!.—

--¡AY PAPI, POR MÍ DÉJALA ADENTRO!.—Me levanté y lo besé tomándolo de la nuca, mientras mis nalgas giraban ensartadas de su verga, me empinó, puso sus manos en mi cintura me cogía suavemente;

--¡CÓGEME FUERTE PAPI, SI QUIERES VIÓLAME AMORCITO, DESEO QUE ME POSEAS COMO UN MACHO CALIENTE!.—Me sujetó fuerte y empezó la brusca arremetida que me hacía saltar, su estatura le permitía tomar mis tetas y apretarlas, puse su mano en mi cabello, para que lo jalara como me gusta ser poseída, me encanta ser cogida como si me violaran. Le pedí que sacara y metiera totalmente su verga, cerré mis ojos para concentrarme en la rica cogida que me daba, a través de mis paredes anales, sentía cada centímetro de su negra verga, pasé mi mano por debajo para acariciar sus huevos que rebotaban en mi clítoris, los arañaba suavemente, luego él pasó su mano para frotar mi clítoris hasta hacerme explotar en un delicioso y largo orgasmo que me llevó al cielo. Luego me volteó, puso mis piernas en sus hombros sin sacar su verga de mi culo, la visión que me daba el espejo en esos momentos me trastornó, un enorme hombre negro bien formado me cogía, con mis manos tomé sus nalgas empujándolo hacia mí, son nalgas fuertes excitantes. Esa posición me dolía un poco ya que su verga me llagaba hasta la garganta. Se detuvo y la sacó, con su mano levantó su falo, frotó sus testículos, me tomó del pelo y me agachó para que se la mamara, yo lo deseaba tanto que me concentré en la mamada lamiendo, chupando sus bolas y tratando de tragarme toda su verga, pero fue imposible, a él le gustaba mi intento, ya que me sostenía de la nuca y presionaba, pero me ahogaba con semejante verga, mis lágrimas salieron sin darme cuenta, pero no me importaba, deseaba complacerlo, le excitaba que intentara tragarme todo su palo. Empecé a lamer sus huevos y a masturbarlo saborear su eyaculación en mi cara y boca, se dio cuenta de lo que yo quería y me detuvo;

--¡MARLEN, QUIERO VENIRME EN TU CULO MAMITA, HAY MAS TIEMPO Y SI QUIERES DESPUES ME VENGO EN TU BOCA!, ¿TE GUSTA QUE SE VENGAN EN TU BOCA?.—

--¡SI MI REY, ME ENCANTA Y QUIERO PROBAR LOS TUYOS!.—

--¡MAMACITA, YA ME HABÍAN DICHO LO CACHONDA QUE ERES, Y ESO ME GUSTA DE TI, QUE SEAS CACHONDA!.—

--¿TE GUSTAN CACHONDAS AMOR?.—

--¡CACHONDAS Y BUENAS COMO TU MARLEN!.—Me levantó de nuevo y me empinó en la orilla de la cama, creí que me cogería pero se puso a jugar con mis nalgas, las abría, les pegaba, abría mi culo exageradamente, lamía mi ano, mi raja, metía casi toda su mano, mientras mis nalgas giraban de placer, estaba enloqueciendo más de lo que estaba, cundo se puso detrás de mí, de nuevo me sentí una potra debajo de un garañón negro, imaginé que me cogía un caballo, y me sentía así, ya que estaba ensartada de un enorme miembro negro, y los músculos de la espalda de mi hombre semejaban ese animal. Se subió a la cama sin dejar de cogerme, de esa manera me gusta más ya que entra toda, le pedí la sacara y metiera en su totalidad, y que me cogiera fuerte, aumentó la velocidad, sus gemidos me indicaron la pronta venida de mi macho, volteé a verlo, su mirada lujuriosa me excitó más, su sudor caía en mi espalda, empecé a mover mis nalgas en forma circular y como loca, a pesar del movimiento la longitud de su verga, no le permitía salirse de mi culo, los movimientos ayudaron a que mi hombre se viniera a chorros, mi recto recibía leche caliente, me sentía tan cogida y tan bien que la relajación de mis nalgas permitieron un nuevo orgasmo que me nubló la vista si dejar de girar mis nalgas ensartadas por ese palo delicioso duro que seguía escupiendo leche.

Volvió la calma, y ahí quedé debajo de él, cansada y satisfecha, me cargó para acomodarme en la cama, me abrazó y me besó en la boca sin dejar de manosearme el trasero, toqué su verga y seguía dura, me subí en él, quise colocar su verga en mi raja, pero me detuvo, me dijo que esa ocasión sería solo sesión anal. Le resté importancia ya que anal me encanta y logro más fácil un orgasmo de esa manera, la metí en mi culo y movía mis caderas mientras él mamaba mis tetas y las chupeteaba, le permití que lo hiciera, no me importaron las marcas que me dejaría, estaba enculándome de ese macho de raza negra. Luego me volteé sin sacarla, sus manos arañaban mi espalda e intentaban abrir más mis nalgas,--¡MAMI, ESTA VISTA ES DELICIOSA, HERMOSO CULO TRAGANDO MI VERGA, ME ENCANTA COMO ENTRA MARLEN!----¡AY PAPI, ME ENCANTA COMO HABLAS AMOR, ME GUSTA QUE ME DIGAS LO QUE SIENTES MIENTRAS ME COGES!—

--¿TE GUSTA MARLEN, TE ESTA GUSTANDO MI VERGA?.—

--¡ES LA MEJOR VERGA, MI REY, LA MEJOR Y MÁS RICA!—

--¿HAS TENIDO VARIAS?, ¿CUÁNTOS TE HAN COGIDO?.—

--¡NO ME PIDAS CUENTAS CORAZÓN, SOLO PIENSA QUE LO QUE ESTAS DISFRUTANDO ES TUYO EN ESTOS MOMENTOS!.—

--¡SI MAMITA RICA ESTAS NALGAS SON MÍAS!.—

Sentí que sus piernas se tensaban, yo deseaba que se viniera en mi boca, así que me detuve, rápido me coloqué para mamársela, el acariciaba mis nalgas y dedeaba mi raja super mojada, un dedo estaba en mi ano, yo no dejaba de mover mis caderas mientras mamaba con deleite para provocarle una descarga en mi boca, con su otra mano me tomó de la nuca presionándome hacia él, su verga llegaba a mi garganta, sus huevos negros se contraían los arañé suavemente y de pronto un gemido que parecía de un toro, me dijo que estaba próximo a venirse. Su descarga tocó mi campanilla ahogándome, y como muchas veces me tragué el semen rápido para seguir recibiendo más leche, él pensaba que me quitaría, pues me sostenía fuerte contra él;

--¡NO TE QUITES MAMI!, TRÁGATELA!.— Yo quería decirle que lo estaba haciendo y me gustaba pero su verga en mi boca no me lo permitía, cesaban los chorros y su presión en mi cabeza, lamía su palo cada gota, todo me tragué, la saboreé como perra hambrienta mientras él observaba mi acción, estaba encantado, sudado y satisfecho, yo, igual, satisfecha, apagué mi sed de semen pero no dejaba de lamer sus huevos y verga.

Fue la primera de muchas cogidas, al principio pensé que sería una relación de pareja, pues me pidió vivir con él, me sacó de trabajar, incluso una ocasión me llevó con su familia y me presentó como su futura esposa.

Pero todo cambió cuando me presentó un primo suyo, yo no sabía que estaba celoso de él, y me dejaba en varias ocasiones con su primo, pero no pasaba nada. Pero una noche me preguntó que si quería estar con los dos al mismo tiempo, le dije que si él lo deseaba, lo haría, contestó que lo deseaba ya que le gustaba a su primo. Esa fue otra locura, estaba fascinada de ser cogida por dos enormes negros con miembros grandes que cualquier me envidiaría. Desde esa vez Zach cambió conmigo, dejaba que su primo se acostara conmigo y me llevara a pasear, sus celos salieron a relucir, le dije que él lo había provocado, pero contestó que esperaba de mí, una negativa, que esperaba que me molestara por su petición de coger con su primo, hasta ahora no entiendo su proceder, pero ya no importa. Pero confieso que me ilusioné con un hombre como él; joven, fuerte, dotado y dueño de una empresa próspera. La relación terminó por completo, su primo ya no vive en Monterrey, quizá si nunca hubiera venido, seguiría con mi negro hermoso, según Zach, fue mi prueba de fidelidad, y fallé, quizá fue mejor así.

Precisamente mi relación con Zach me hizo cometer otra locura. Le pidió a un empleado que me llevara a un rancho de él, alejado de la ciudad. Los encargados del rancho, un matrimonio mayor, se fueron esa tarde por instrucciones de Zach, me quedé sola, no hay teléfono y mi celular no tenía señal. Se vino una tormenta que impidió que Zach o alguien llegara al rancho, aunque había que comer y todo, estaba sola, así estuve cuatro días, y esos días experimenté algo que me encantó, pero que nunca lo relataré, mejor, luego les cuento la cogida que me dieron Zach, y su primo.

MARLEN YADO URBINA.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© Marlen Yado

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (6)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Marlen Yado
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)