Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 11.296 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.158 Miembros | 17.527 Autores | 85.617 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » DOMINACIÓN » MUJER QUE LAME EL CULO A SU MACHO
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 12-Oct-05 « Anterior | Siguiente » en Dominación

Mujer que lame el culo a su macho

Mariana de Caballito
Accesos: 53.267
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 5 min. ]
 -   + 
Mujer que le gusta lamer el culo a su macho, oler sus pedos, ser humillada por el, y obedecerle en todo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Mujer que lame el culo a su macho

Me metí desnuda en la cama, como todos los días junto a mi novio. Pero ese día comenzó a tratarme diferente. Ya no era más dulce, ahora buscaría humillarme.

Me acosté boca arriba. Él en cambio se sentó de costado, con el culo a la altura de mi cara. Mientras charlaba pude ver que se había quitado los calzoncillos. Movió lentamente el ojete acercándolo a mi boca.

-A mí me gusta que las mujeres me chupen el culo, Mariana- me dijo. Y fue arrimando su orto más cerca de mi cara. Yo permanecía quieta, fascinada por ese culazo que ocupaba toda mi visión. -¿Te gustaría lamerme el culo?- preguntó. Sorprendida por la firmeza de su tono de voz, solo atiné a murmurar -sí, claro- -Así me gusta atorranta y levantando la pierna me puso el agujero negro en la cara, el ano a la altura de mi boca.

-Ahora dale a la lengua, zorra, méteme la lengua, lámeme el oyo- Y empezó a mover el culo contra mi cara. Saqué la lengua y comencé a lamerlo con pasión, metiendo y sacando la lengua de su ojete, mientras él lo movía sobre mi cara.

- Voy a dejarte entrar un poco de aire para que no te me vayas a morir, Marianita-.

Cuando me besan y lamen el culo tan rico como lo estás haciendo no puedo contenerme y te lo aprieto duro contra la cara y te puedo cortar la respiración. Hasta sería capaz de rajarme un pedo en tu cara, pero tranquila Marianita, no lo haré.

Agárrame el culo con ambas manos y bésalo!. Me dijo ¡Qué placer me dio ese hombre! Que sabroso! Pensé yo.¡Mi lengua le recorría el culo de arriba abajo, y se lo besaba como si estuviera hipnotizada!-

Estaba fascinada. Yo estaba dispuesta a volver a chuparle ese ano cada vez que me dijera. -¡Así, puta! ¡méteme la lengua! ¡Y besámelo, chupámelo!- y seguía removiendo el orto contra mi cara y mi boca. Cada tanto lo levantaba un poco para dejarme respirar. -¿Te gusta el olor? SI, claro que te gusta el olor fetido de mi orto, puta. ¿ Te voy a refregar este culo en la cara para que conozcas lo que es complacer a tu amo- Me gustaba su olor. Y también el sabor... -¡¡¡Qué rico, papito!!! ¡Chuparle el culo me calienta mucho, le dije! ¡Me gusta cuando tengo la cabeza entre las piernas de un hombre- Me gusta dominar a la mujer y obligarla a que haga lo que yo quiera! Me gusta cuando la domino y la obligo a chuparme el culo y la poronga! Me gusta humillarla. Era lo que él decía y me hacía.¡

Mi clítoris se puso rígido. MI concha chorreaba flujo. Yo chupaba y chupaba. De pronto me agarró del pelo y me acercó mi boca a sus huevos. Fui limpiando sus pelos. Abrió las piernas ampliamente, ofreciéndome sus pelotas . Que sucias estaban! Me di cuenta que había venido de jugar al futbol y no se había bañado el muy puerco. Poco me importó .

Adoraba ser yo quien le limpiara con mi boca sus sucias pelotas llenas de leche. Sucias , olorosas. desfachatadamente. Sus pelotas eran corrugadas pero suaves y acariciaban mis mejillas.

El olor que salía de sus genitales me embriagaba. Una vez que tuve sus huevos dentro de mi boca comencé a pasarles la lengua y a ensalivarlas. Todo esto ocurría en silencio, con sólo el ruido de nuestras respiraciones y jadeos.

-¡Así me gusta, mi puta obediente! -¡Ahora de rodillas, zorra!- y puso su verga frente a mi cara. -¡Ya sabés lo que tenés que hacer!- ¡Mámala pero sin sacarme el polvo!

Miré esa verga sucia, tenía semen seco como si se hubiese pajeado antes del partido de futbol. Ese queso me esperaba, y no veía la hora de comerme esa ricota. Asi que decidi comerla de un solo bocado. Yo me la metí en la boca y la entraba y sacaba de mi boca como si fuera un bombón.

La ricota de a poco la fui disolviendo en la boca descubriendo su maravilloso gusto. De solo pensar que esa ricota seca era la esencia de mi macho me daba mas calentura aun.

De su garcha comenzó a salir un poquito de semen y entonces le retiré la cara. Me tomó por las axilas y me hizo erguir hasta que mis tetas le quedaron en su cara. Mis pezones estaban duros. Se puso a chuparlos y a morderlos. Sus manos mientras tanto apretaban y soltaban mis tetas con fuerza. Con las manos también me acariciaba la cabeza y el cuello, y me metió un dedo en el culo, luego me lo llevó a la boca para que se lo chupara, y se lo chupé. Eso si me dio realmente asco.

¡Ahora tengo ganas de ir al baño...dijo él de pronto.!¡Pero creo no voy a llegar a tiempo! ¡ Abre tu boca! Ordenó. Y ahí me soltó un chorrito y luego me largó un chorro más largo que me llenó la boca. Me sentí extasiada y me lo tragué.

-Muy bien trola! Ahora lámeme bien la verga para limpiarme- Pero cuando estaba ya acabando de limpiarla de pis con mi lengua, llegó otra descarga, que empecé a tragar con gozo. Me agarré a sus nalgas, pegando mi boca a su verga, para tragarme todo lo que tuviera para darme, pero me la sacó de la boca y me dijo que me acostara de espaldas sobre el suelo. Y parándose con ambas piernas abiertas, una a cada lado de mi cuerpo, apuntó con su verga a mi cara, ojos, pelo, orejas, nariz, boca.

Abrí la boca y me metió un largo chorro para después seguir por mi cuello, mi pecho, hasta mojarme completamente. -¡Estuve juntando todo este pis para vos, zorra!- dijo acuclillándose frente a mi boca, de modo de que pudo continuar meándome. Yo estaba llena de placer, y bebía y bebía su meo, amarillo y caliente. Cuando terminó, yo vi embobada como su verga se acercaba y la restregaba contra mi cara. Sus orines sabían exquisitos. Ahora abrí la boca Marianita. Entonces apunto su culo hacia mí y escuché un ruido, mientras un vendabal de pedo se venía hacia mi cara. El olor era nauseabundo pero me lo ofrecía mi macho asi que lo recibía con gratitud. Olí lo mas profundo que pude.

Olé fuerte Mariana, puta de mierda, me decía, y yo cumplía.

Me volví una adicta a su pis y a sus pedos. Apenas llegaba al depto me arrodillaba frente a su verga con la boca abierta, y él, sacaba su verga y llenaba mi boca de pis. Después terminaba chupándole la verga, su culo, oliéndole sus pedos o lo que él quisiera. Un día me empotró la verga en el culo y me lo llenó de pis. Fue delicioso! Otro día me utilizó de inodoro, defecándome en las lolas. Dándome todos sus grandes teresos sobre mis tetas. Fue delicioso luego ser cogida con toda su mierda en el cuerpo.

Como me gustaba ver sus grandes teresos perfectos en mis lolas."!!

Se acostó en la cama boca arriba. Su verga se paró de nuevo y apuntaba al techo. Me hizo señas para que subiera también a la cama y me dijo:

¡ Pónete en cuclillas, de espalda a mí, abre bien esas nalgas y colócate la verga a la entrada de ese culo! Hice lo que me dijo y él me tomo con sus manos de la cintura y metió su verga en mi culo hasta empalarme completamente. Mis nalgas rebotaban una y otra vez sobre su pelvis y yo hacía movimientos cortitos pero cada vez más seguidos.

Ahí estaba yo con su verga bien metida en mi culo, con mi concha chorreando flujo, mi respiración se aceleraba más y más, mi culo se contraía espasmódicamente para apretarle su pija. Sentí que su verga estallaba en mi culo como un surtidor y que sus manos se aferraban con fuerza a mis nalgas. Un orgasmo se me vino también desde la cabeza e hizo explosión en mi culo.

Que delicia sentir toda esa leche en mi ano. Quedamos rendidos, uno en brazos del otro. Que bien que me humilla mi macho pensé, luego me dormí.



© Mariana de Caballito

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (26)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Mariana de Caballito
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)