Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 10.280 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.438.168 Miembros | 17.652 Autores | 86.453 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » DESVIRGANDO A MI PRIMA... CON LA AYUDA DE SU MADRE
[ +
CAMS EN DIRECTO DE USUARIOS! [ COMUNIDAD TODORELATOS ] +10 CHICAS EMITIENDO AHORA!
¿Quieres mirar?
¿Te atreves a emitir?



ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Fecha: 26-Sep-05 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Desvirgando a mi prima... con la ayuda de su madre

Einstein
Accesos: 113.395
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 12 min. ]
 -   + 
En una visita familiar de mis primos, mi tia decide que explicarle a su hija Alicia, de 16 años, cosas de sexo. Pero Alicia no quiere oir sólo cosas sobre métodos anticonceptivos. Quiere saber hacer. Y para las clases prácticas, cuentan conmigo. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

En mis primeros 18 años de vida, no me había pasado nada realmente interesante, desde un punto de vista sexual, quiero decir. Pero la visita de mi tía y mis primos abrió en mi mente tal mundo de sensaciones que he pasado mi vida explorando mi sexualidad de todas las formas posibles.

Mi prima, de 16 años, era una preciosa flor abriéndose. Una cara de niña, un cuerpo delgado, un pecho floreciente pero ya muy abultado, un vientre liso y provocativo, un culo y unas caderas que pedían a gritos libertad de la prisión de la ropa ajustada con la que lo condenaba mi primita.

Como nos habían colocado para dormir en la misma habitación, y como ambos teníamos las hormonas revolucionadas, tuvimos algún escarceo, que no llegó a mas, una de las noches. Esto no pasó desapercibido a mi tia, que me recriminó mi interés por su hija, mi prima, su niña, sugiriéndome de manera muy velada y muy discreta que si no podía frenar mis instintos que no buscara a mi prima, sino que hablara con ella. Una noche, después de trasladarme al salón para tratar de evitar lo que parecía inevitable entre mi prima y yo, su madre tonteó un poquito conmigo, en tono seductor, incluso con algún atrevimiento.

Yo no estaba dispuesto a renunciar tan fácilmente una conquista que parecía tan fácil. Pero claro, si no hacía caso a mi tía podía montarse un conflicto familiar nada deseable. Andaba como animal en celo, todo el día empalmado pensando en Alicia. Bueno, en Alicia y en su madre, que a sus 42 años lucía un cuerpo espléndido. Estábamos en la playa, y observaba a las dos, en biquini, y no me cabía la menor duda de que eran madre e hija. Miraba otros cuerpos de la playa, y me sorprendía de las dos bellezas que tenía delante. ¿Y si trataba de calmar mis instintos con mi tía, entrándola abiertamente? Pero, renunciar al cuerpo de Alicia, que era evidente que se sentía atraída por mí? Al final, sucedería lo que siempre sucede. Ni una cosa ni otra, y yo matándome a pajas el resto de mi vida pensando en lo que pudo ser y no fue.

Por suerte, las circunstancias y el hecho de que mi tia era una mujer decidida ayudaron mucho. Estábamos en la playa, y yo estaba algo alejado de la familia, absorto en mis pensamientos.

Muy pensativo te veo

Eh...si...

Mira, no soy ciega, y sé que tu prima y tu habéis tonteado un poco. Y eso no me gusta. Pero ayer estuve charlando con ella por la noche, y la verdad, me dejó muy preocupada.

Hizo una pausa.

¿Cómo es posible que a los 16 años sea tan ignorante? Figurate, le pregunté por los métodos anticonceptivos que conocía. Y me dijo que todos. El de la respiración, el preservativo y la píldora. La pregunté que era eso de la respiración, y me dijo que si aguantas sin respirar mientras el chico se corre, no te quedas embarazada. No sabía si reir o llorar. ¿Tú habías oido eso?

La verdad, sí. Aunque no me lo creía mucho. Pero preferí guardar silencio. Total, mi tia estaba lanzada, y no esperaba mi respuesta

Vamos, que creo que a la niña le hace falta enseñarle unas cuantas cosas. Despues dicen que en casa no aprenden nada, y que todo lo malaprenden en la calle, contándose cosas unos a otros. ¿Tú me ayudarías?

¿A qué, tía?

A enseñarle cosas sobre sexo a la niña

No sabía que decir. A la niña le enseñaba yo lo que hiciera falta. Pero con la madre delante, es otra cosa

Mira, tu le caes bien, es evidente. Estoy seguro de que si tu estas presente lo que le cuente se lo va a tomar más en serio, y no lo va a tomar como cuentos de vieja.

Si tu crees que es por su bien...pero a mi me va a dar mucho corte

Y ahí lo dejamos. Cuando volvimos, la suerte y la casualidad jugaron a nuestro favor. Mi hermano y mis primos se fueron, y a mis padres vino a buscarles una pareja que acababa de instalarse, y con la que habían hecho alguna amistad, para que les ayudaran a colocar cortinas, conectar la lavadora, etc. Total, la casa sola para los tres.

Mi tía, que sabia que andábamos cortos de tiempo, lo planteó abiertamente.

A ver Alicia, cuéntale a tu primo lo de la respiración

Los mayores sois así. Sólo os interesa enseñarnos como evitar embarazos, eso es todo lo que os preocupa. Hablar de sexo es decir: ‘teneis que tener cuidado’, ‘no hagas esto’ ‘no hagas lo otro’.

Oye, que yo te cuento lo que quieras saber, eh!

¿Sí? A ver: tú, con papá, ¿como preferias hacerlo?¿A qué edad lo hicisteis, donde y como? ¿Tú te masturbas?

Desde luego, la madre y la hija eran iguales, directas, atrevidas, batalladoras. Y yo en medio de la charla-discusión. Mi tía se quedó cortada durante casi un minuto, sin decir nada. Pero despues, sacando coraje, decidió que ya estaba bien.

¿Sabes que te digo? Que tienes razón. ¿Quieres saber? Pues pregunta lo que quieres, y te respondo. ¿Quieres saber como lo hacia yo con papá? Pues hija, de lo más aburrido. Al principio muy bien, pero al cabo de dos años de casados, era un muermo. Yo siempre abajo, él se montaba encima y se movía hasta que se corría. Así que creo que no me echan un buen polvo desde hace años

Alicia miró a su madre, se hizo un silencio de 5 segundos y las dos empezaron a reir y a abrazarse.

¿Qué mas quieres saber?

¿Tu sabes chuparla?

No es algo que me vuelva loca, pero si hay que chupar, se chupa. Y se dice ‘mamarla’, no ‘chuparla’

Ambas dirigieron de repente sus miradas hacia mí, que estaba tan callado como impresionado.

Si le voy a dar unas clases a la niña, mejor que sean prácticas. Sácatela, y mucho ojito con lo que cuentas despues

Yo, de forma casi mecánica, bajé la cremallera y la saqué, morcillona, porque aunque estaba muy excitado, la situación, la verdad, era rara. Las dos se miraron. Y mi tia dijo a su hija:

Mejor que se desnude, ¿verdad? – y ante el asentimiento de la niña, empezó a quitarme el polo, y a tirar de mis pantalones y calzoncillos hasta tenerme completamente en bolas.

La limpió un poquito con un pañuelo de papel, y explicó a Alicia:

Mira, se la puedes comer dándola besitos, sobre todo aquí –y retirando el prepucio empezó a dar besitos en el glande – desliza los labios por todo el pene, y acariciale los huevos con la mano. Esto les prepara bastante. Prueba tú –y cedió mi miembro a Alicia

Claro, bastante menos experta la hija que la madre, pero la verdad, aprendía con rápidez

Ahora metetela en la boca, y con ella dentro, empieza a sacártela y metértela. Procura hacerlo en una postura en la que él pueda ver como lo haces. Ver como se la maman pone mucho a los tíos.

Y empezó la mamada propiamente dicha. Como la madre no soltaba, y la hija quería practicar, ésta tuvo que llamarle la atención

Déjame a mi – dijo, con tono exigente

Y la niña me prodigó una mamada de campeonato, perfectamente dirigida por mi tía. Se ayudaba con la mano, acompasando los movimientos con los de la boca, tocaba con dulzura los testículos.

¿Te enseño un truco que es la hostia?

Y retirando a Alicia, se puso ella a dirigir la acción. Metió uno de sus dedos en mi boca, y cuando entendió que estaba bastante ensalivado, empezó a rondar con el, haciendo círculos, en mi esfinter anal.

¿Le vas a meter un dedo en el culo?

Ya verás

Yo no tenía ni voz ni voto, y ya estaba abandonado a mi suerte. Si mi tía hubiera decidido darme una paliza, lo habría hecho sin oposición. Su dedo empezó a entrar en mi culo poco a poco, mientras con su boca y su otra mano empezaba un ritmo tremendo. Alicia, viendo la escena, se llevó institivamente una mano a su coño, y se lo acarició por fuera del pantalón levemente. Dándome cuenta del detalle, dije:

No os habeis quitado ni un zapato.

Sin decir nada, madre e hija se ayudaron mutuamente a quitarse todo. Cuando mi tia le quitaba el sujetador a Alicia, se entretuvo un poco sobándole las tetas.

Hija mia, con esto vas a volver locos a los chicos – y sin mas, se metió un pezón en la boca, mientras con su mano acariciaba ritmicamente mi polla

Mama!, me estás chupando las tetas

Ay, hija, no seas estrecha

Ya desnudas, le dijo a la niña:

Ahora tu

Ella repitió el gesto de meterme uno de sus deditos en la boca, que yo chupé con devoción, y empezó a jugar en la entrada de mi ano. Como estaba bien lubricado y ya algo dilatado por los jueguecitos de mi tia en ese orificio, su dedo entró sin dificultad. En ese momento se metió mi pene en la boca, con glotonería, sin piedad, acompañando los movimientos de la boca con la mano. Mi tia empezó a tocarse viendo a Alicia con qué maestría aprendía, y al cabo de unos segundos desvió una de sus manos al coño de su hija

Mamá! – protestó, pero abrió sus piernas para facilitar el trabajo de mi tia

Como sigas me corró – indiqué

Ni se te ocurra...todavía – exigió la madre.

Y sacándole la polla de la boca, evitó lo que parecía inevitable: mi corrida. Entonces se acercó por detrás a ella, y dándole unos besos por el cuello le dijo al oido:

Te gusta que te enseñe?

Me encanta

¿Quieres que te enseñe mas? – Alicia se dejaba hacer. Su silencio indicaba su aceptación - ¿Quieres follar?

Tuve que pararle la mano a Alicia, que aunque se la habia sacado de la boca no dejaba de pajearme con la mano, lentamente. Mi tia le iba a dar una clase práctica de folleteo conmigo. Ni en mis sueños mas calientes y retorcidos me habría imaginado yo follándome a mi prima con mi tia delante, ambas desnudas, ambas cómplices.

¿Tienes preservativos? – negué con la cabeza. ¿Para qué, si no follaba?

Mi tia rebuscó en su bolso y sacó dos. Uno se lo dio a Alicia, diciendole ‘Guarda esto y llevalo siempre contigo’ y al otro le retiró su envoltorio. Ante la mirada atenta de la niña, empezó a colocarlo.

¿Has visto como se pone? – y mientras con una mano lo desenrollaba con la otra buscaba el coño de su hija, para comprobar si estaba bien lubricado. La niña, ante los toqueteos de la madre, cerró los ojos. Mi tia paró, al comprobar que aquel coño era todo un mar de fluidos.

Mira, ahora vas a desvirgar a la niña, así que hazlo con cuidado. Ve metiéndosela poco a poco, para no hacerla daño. Y tu, Alicia, al principio a lo mejor te duele un poco, pero despues ya verás como te va a gustar

Me tumbó en la cama bocaarriba, haciendo que mi polla quedara perpendicular a mi cuerpo. Le dio una última mamada, y acercó a Alicia. Ambos nos dejábamos hacer por mi tia. Ella se colocó detrás, con el cuerpo totalmente pegado a la niña. Fue dirigiendo poco a poco la maniobra de acercamiento de mi polla al coño de mi prima. Primero la frotó bien contra el clitoris, despues la deslizó por toda la raja, y se tomó su tiempo. Al cabo de unos minutos de este jueguecito (mi prima suspiraba cada vez que tocaba su clitoris con la punta de mi pene) la acercó al orificio en cuestión. Poco a poco la fue introduciendo, hasta que ella dio un pequeño grito, hizo una mueca de dolor, y continuo

Ya la tienes dentro. Ahora empieza a moverte

Las dos agarradas, como si fueran una sola, empezaron un movimiento ritmico, lento, dirigido perfectamente por mi tia. A mi me daba la impresión de estar follándome a las dos a la vez. Subían y bajaban juntas, mi tía agarraba fuertemente a su hija por las tetas, para asegurar el control de los movimientos. Y la cara de Alicia era todo un cuadro, con los ojos cerrados, con lo boca ligeramente abierta, que reflejaba perfectamente el momento intenso que estaba viviendo

Despacio, hija, que te vas a correr

Desde atrás, agarrándole una teta, le puso la mano en el clítoris, y empezó a frotar. Fue un error, si lo que quería era que aguantara. Se corrió de forma inmediata, y de forma muy sonora también. Fue bajando el ritmo poco a poco, hasta que paró del todo

¿Que tal, hija?

Uff, que fuuerrrte –dijo, sacándose mi pene

Y dirigiéndose a mi, dijo:

Y tu, ¿que tal? ¿Te has corrido? – y miró el preservativo, buscando respuesta a su pregunta

Que va! Pero estoy a punto

Pues vamos a probar otra postura. Tu observa, en lo que te repones – dijo a Alicia

Se puso a cuatro patas en la cama. Me pidió que me colocara detrás de ella, y con la polla más tiesa que el palo mayor de un bergantín fui insertándola en su coño, poco a poco. La verdad, después de lo apretadito que se sentía mi pene en el coño de Alicia, el de su madre me pareció mucho más amplio y menos placentero. La sensación era menos intensa, hasta que empezó a hacer algo con los músculos de la vagina, algo como aprisionar mi pene, que me encantó

¿Te gusta así?

Tía, eres una loba

Esto encendió todavía más a mi tía, que empezó a moverse más rápido. De pronto, tomó una de mis manos y la acercó a su clítoris. Mientras la follaba desde atrás, la hacía una paja. La postura, para mi, no era la más cómoda, pero mi tia estaba fuera de control. Mi prima se acercó y tomó una de sus tetas, masajeándola

¿Está bien así?

Muy bien, hija, muy bien

Para mi, todo esto ya era demasiado. La postura no era cómoda, pero el ritmo que estaba imprimiendo a los movimientos era perfecto. Contemplar esos cuerpos desnudos, mi prima acariciando a su madre las tetas, el pecho tan perfecto de aquella, y sobre todo, ese juego que hacía con los músculos de la vagina, terminaron por hacerme explotar, con la corrida más larga, abundante e intensa que recuerdo.

Te estás corriendo, te estás corriendo – me dijo mi tía, con enorme satisfacción

Mi prima, viendo que yo abandonaba el clítoris de su madre para dedicarme a disfrutar de mi orgasmo, tomó el relevo, y con la mano, empezó a masturbar a mi tía. Menos de un minuto tardó en explotar en un rico y sonoro orgasmo, un orgasmo contenido durante dos años, que era lo que llevaba separada de su marido y sin estar con un hombre.

Nos habíamos corrido ya los tres. Mi tía dijo:

Lástima, que poco hemos aguantado. Tus padres están a punto de llegar, así que tendremos que vestirnos. Cariño –dijo, mirando a su hija – quedan muchas cosas por enseñarte, pero no te preocupes, que te las iré enseñando poco a poco, sin tabúes estúpidos. No quiero hacer de ti una viciosa ni una ‘salida’. Solo quiero que cuando te apetezca estar con un chico, sepas lo que tienes que hacer. Y tienes razón, no solo tienes que saber usar los métodos anticonceptivos. Tienes que saber qué hacer y como hacerlo de la mejor forma posible. Quiero que me tengas confianza, y que me cuentes y me preguntes todo lo que desees, como se lo contarías a una amiga, a tu mejor amiga

Se abrazaron, y se dieron un pequeño pero sensual beso en la boca.

Y haces unas pajas divinas –añadió, acercando nuevamente la mano de Alicia a su clítoris- Y en cuanto a ti, también puedo enseñarte muchas cosas. Lástima que nos vayamos pasado mañana. Me hubiera gustado haberte enseñado a comérselo bien a una chica, y a penetrarla por detrás sin que le resulte un martirio, y algunos truquitos muy interesantes. Si vienes por nuestra casa, te prometo que aprenderás muchas cosas

Y acercándose a mi, me dio un largo e intenso beso en la boca, mientras colocaba mi mano en su pecho desnudo.

Tía: eres una diosa. No creo que conozca nunca una mujer como tú

Se sonrojó. Seguro que se sintió muy halagada, aunque esa no era la intención. Mi comentario era sincero

No olvides visitarnos. Un caballero tan galante como tú se merece un trato especial. Te esperamos.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (23)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Einstein
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)