Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.216 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.437.150 Miembros | 17.527 Autores | 85.601 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » AMOR FILIAL » FAMILIA INCESTUOSA
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Te apetece un polvo de una noche?
Fecha: 20-Sep-05 « Anterior | Siguiente » en Amor filial

Familia Incestuosa

Gustavo Becker
Accesos: 33.475
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 6 min. ]
 -   + 
Un jóven regresa a su casa cuando menos lo esperaban y sorprende a sus tios en una orgia con su madre... Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Encuentra una amante sexy hoy mismo.

Recién había cumplido los 16 años cuando regresaba de una infructuosa ida de viaje de estudios que por una semana mis compañeros de escuela y yo haríamos a Misiones y las cataratas Del Iguazú, digo infructuosa pues el viaje se suspendió porque nuestro profesor y los dos guías que le acompañarían se accidentaron unas horas antes de iniciar el tour y resultó que fue suspendido.

Desalentado regresé a casa poco antes de la media noche, cansado, con mi mochila al hombro, me detuve fuera de casa a revisar mi cámara de video en la cual había filmado a mis compañeros alegres primero y tristes después por el accidente y nuestra fracasada excursión.

Sabía que en casa estaba mi madre, que estando sola se encerraba a piedra y lodo y además de poner las trabas a las puertas, les metía candado, así que me sorprendió ver desde fuera los autos de mis tíos Ramón y Martín, hermanos de mi madre, que nos visitaban regularmente acompañados de sus esposas, Marcela y Cristina, un par de bellezas muy sensuales que nada mas de verlas me dejaban tan duro como una piedra y regularmente me masturbaba fantaseando con ellas.

Alicia, mi madre, es mas bella que ellas, a sus 42 años sigue manteniéndose hoy en estupenda forma, pese a que me tuvo cuando tenía 16 años, esa noche ella cumplía los 38 años de edad y hasta esa noche, no la había visto como mujer jamás.

La presencia de la familia me despertó el ánimo, preparé una nueva cinta de video, puse una nueva pila e irrumpí en la cocina con la cámara filmando, pero para mi sorpresa no había nadie en la cocina, tampoco en el comedor, ni la sala.

Me dirigí a la biblioteca, al estudio, al gimnasio y nada. Fue entonces cuando escuché los gemidos.

Provenían de la planta alta, eran gemidos sensuales, voces de hombres y mujeres que evidentemente estaban teniendo relaciones sexuales.

Sorprendido, subí las escaleras en silencio, temía que algo malo estuviera pasando, pensé que una banda de pandilleros hubieran llegado y sorprendieran a mi madre, sus hermanos y sus esposas y las estuvieran violando, pero cuando llegué al segundo nivel, los gemidos y las voces fueron mas claros, la voz de mi madre era clara.

Desde la oscuridad del pasillo, me asomé por el lente de mi cámara y casi caigo de la sorpresa: Sobre la cama, mi madre se encontraba desnuda, sobre rodillas y manos, a horcajadas sobre tio Ramón mientras tio Martín la penetraba por el trasero, tia Marcela le chupaba las tetas y los pezones erguidos, mientras tia Cristina estaba chapándole la concha a tía Marcela.

Creí que estaba indignado, pero, ni en la más calenturienta de mis fantasías me imaginé jamás aquel cuadro, no podía quitar los ojos y el lente de la escena: ahí estaban desnudas las dos mujeres que mas había deseado desde que tuve mis primeras erecciones: Marcela y Cristina, pero también noté que no podía dejar de ver a mi madre.

Jamás la imaginé así, con senos perfectos, erectos, coronados por pezones cafés a punto de reventar, moviendo las caderas entre los penes de sus hermanos que la cogían doblemente, ese hermoso trasero, sin rastro de celulitis, sin rastro de sobre peso, el vientre plano, las piernas tersas y firmes, su rostro, ese rostro hermoso que muchos afirman es idéntico al de Demi Moore que hasta esa noche fue para mi el mas dulce y maternal, se transformó en un rostro sensual, erótico, caliente, el de una mujer que disfrutaba a todo vapor de su pasión.

Filmé todo: como ella tuvo varios orgasmos hasta caer rendida de lado, aún penetrada por sus hermanos, como estos tomaron a tía Marcela y repitieron la dosis con ella, mientras Cristina se hizo cargo de mamá.

Yo tuve una erección tremenda y terminé masturbándome lentamente y tuve un orgasmo cuando mi madre fue cogida nuevamente por sus hermanos.

Quedaron rendidos, se repusieron y siguieron en la orgía hasta las primeras horas del día siguiente.

Salí de casa antes que el sol saliera completamente, no sabía que hacer, así que me hice el aparecido después de medio día, mi madre dormía en su recamara como si nada hubiera pasado y después de tocar a su puerta, ella despertó sorprendida por mi presencia, llevaba un sensual salto de cama, medias de malla y ligueros y, aunque se cubrió un poco, pude observar nuevamente sus encantos mientras le explicaba nuestra fracasada exploración peninsular, cosa que ella trató de compensar diciéndome que ese periodo vacacional lo aprovecharíamos viajando ambos.

Tres días después, cuando presumí que ella estaba atendiendo su Gimnasio de Aeróbic en el centro de la ciudad, puse en la tele de la sala el video, donde la contemplaba como una diosa del sexo y sus cortesanos, mientras me masturbaba.

Su voz me heló la sangre en las venas, cuando descubrí que estaba ahí viéndome ver la cinta mientras me masturbaba. Estaba un poco alterada y me exigió que le entregara la cinta mientras me increpó por haberlos filmado. Se veía enojada, muy molesta, quizá por ello, al descubrir dentro de mi que la veía como mujer, que la deseaba y que quería cogerla, la enfrenté y le dije que tenía varias copias, que haría llegar a mis abuelos y el resto de la familia si ella no me daba lo que compartía generosa con mis tios y sus esposas.

No supo que decir, solo me veía con los ojos encendidos por el enojo mientras yo permanecía de pie, con mi erección en alto.

-¿Sabes que no puedes tenerme?, soy tu madre y me niego a ceder a tus perversiones- dijo.

Le increpé, le cuestioné a fondo como era posible que viera el incesto como un pecado, cuando cogía con sus hermanos y las esposas de estos.

Me dio la espalda y subió a su recamara, donde se encerró no no salió hasta el día siguiente.

Me sentía mal, sentía que había cometido un grave error, pero por otro lado mi deseo por ella había aumentado a grado tal que por la mañana toqué a su puerta y le exigí una respuesta.

Cuando su silencio me pareció la respuesta final, la puerta de su recamara se abrió y apareció ante mi cubierta solo por medias negras de malla sujetadas por un liguero del mismo color.

-¿Quieres cogerme?, ¿quieres meterle la verga a la puta de tu madre y gozar de ella?, bueno, ven por tu botín, tómame, pero será por esta única ves, jamás me tendrás nuevamente- dijo mientras se daba la vuelta y contoneando su hermoso trasero, de dos hermosas esferas duras, tersas, paraditas, forjadas por años y años de ejercicio aeróbico.

Tenía seca la boca y el pene erecto hasta casi reventar, no sabía que hacer hasta que la ví ponerse sobre rodillas y manos en la cama y contonearse exhibiendo su belleza.

Al crecer mi pene, ella observó con atención el tamaño del mismo, que mis compañeras del colegio afirman es tan grande que algunas de ellas se han negado a tener relaciones sexuales conmigo porque dicen que temen ser lastimadas, en cambio otras, pese a que lloran y gritan, me han dado excelentes ratos de placer y creo que ellas también lo han disfrutado.

-¿Quieres coger a la puta de tu madre o no?- me dijo.

Me quité la ropa en un santiamén y cuando subí a la cama me dijo: -me vas a coger así como estoy, nada de abrazos, nada de besos, nada mas meteme la verga así, no pidas nada más.

No pude evitarlo, la tomé por las caderas y pegué mi pene a su trasero, en medio de sus hermosas, hermosísimas y duras nalgas, me froté contra ellas, bien en la raya sudorosa de su culo y finalmente contra su concha empapada de jugos, que, pese a lo frió de la actitud de mi madre, estaba caliente, húmeda, esperando que le metan hasta los huevos.

Estaba sumamente excitado, jadeante, tembloroso, tomé mi poronga y lo coloqué en sus labios vaginales, lentamente empujé mientras ella emitió un gemido ronco primero y agudo después. Pero no se movía, empecé a entrar y salir y ella no se movía.

Hasta que llegué a fondo. Ambos nos acostumbramos lentamente a nuestros sexos. Entonces noté como sus caderas empezaron a moverse, muy lentamente primero, pero después con mas cadencia y ritmo, al tiempo que yo le daba cada ves con mas fuerza y la afianzaba por las caderas.

-¿Esto es lo que deseabas?, tu también querías cogerme, meterme la verga, disfrútalo, porque no podrás volver a hacerlo, así, hazlo así, mas rápido ¡mas rápido!- Fue su rendición, bajé mis manos a sus senos y los masejé a gusto, mientras ella empezó a gemir y gritar al tiempo que le metía y sacaba el pene con toda la fuerza posible.

En medio de aquella maravilla que era para mi estarle haciendo el amor, me di cuenta que sus movimientos fueron cada ves mas rítmicos, fuertes y cadenciosos y aumentaron al mismo tiempo que sus gemidos crecieron hasta que tuvo una serie de orgasmos que la dejaron desmadejada sobre la cama, mientras yo seguí empujando mi pene hasta que sentí como llegaba mi orgasmo, la afiancé de las caderas y me fui a fondo.

Ella lanzó un grito que después me confesó fue de dolor combinado con placer, pues al parecer toqué a fondo la entrada de su matriz y a punto estuve de entrar en ella, mi madre parecía como si estuviera recibiendo una descarga eléctrica por los movimientos convulsivos que tuvo mientras lloraba y gritaba que no parara, que le diera a fondo, que no dejara de bombearla.

El final de mi orgasmo fue coronado con varios mas de ella, cayó nuevamente sobre la cama, pero esta ves conmigo encima, ella lloraba y reía al mismo tiempo que mi pene se ponía duro nuevamente dentro de ella.

No necesité pedírselo, se recuperó y empezó a mover de nuevo las caderas, pero esta ves ambos acostados, conmigo atrás de ella, los embates que le lancé fueron lentos esta ves, trataba de disfrutarla lo mas posible pues me dijo que sería la única ves que la tendría, que ese sería el precio por recuperar las cintas y que jamás la tocaría de nuevo.

Pero algo me dijo que mi futuro sería el paraíso entre sus piernas cuando de nuevo excitada, gimiendo y lloriqueando, me ofreció sus labios y nos fundimos en un largo beso apasionado que culminó con un orgasmo mío que nos dejó dormidos hasta el día siguiente.

(Si lo piden, habrá continuación)

gus_becker@hotmail.com



© Gustavo Becker

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (17)
\"Ver  Perfil y más Relatos de Gustavo Becker
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
Estas teniendo el sexo suficiente?
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)