Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 5.848 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.421 Miembros | 17.437 Autores | 85.063 Relatos 
Fecha: 20-Ago-05 « Anterior | Siguiente » en Orgías

Por darle una leccion a mi hijo me folle a 4 tipos

SexMachine18
Accesos: 63.374
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 11 min. ]
 -   + 
Tras descubrir que mi hijo era un cerdo que fantaseaba con relatos sobre madres folladas ante sus hijos, yo me folle a 4 tipos ante el para q viera q no era algo tan divertido, al menos para el claro esta. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a

Me llamo Celia y tengo 36 años, trabajo en unos grandes almacenes junto a mi esposo de 43 años, el es el jefe de la seccion donde me encuentro y esta historia comienza un dia que sali antes de trabajar.

Era una tarde tranquila y habia salido una hora antes del trabajo, cuando llegue a casa encontre a mi hijo haciendose una paja delante del ordenador, el se sorprendio mucho al verme, se subio rapidamente los pantalones y disimulo como pudo pensando que yo no habia visto nada.

Aunque yo lo habia visto perfectamente no dije nada y me hice la tonta como si tal cosa pero esa misma noche mientras me duchaba no podia dejar de pensar que estaria viendo mi hijo en el ordenador mientras se la meneaba, era una tonteria pero me puso bastante caliente, al salir de la ducha mi hijo estaba cenando y habia dejado el ordenador encendido asi que aprovechando que no estaba eche un vistazo, habia varias pantallas abiertas nada fuera de lo comun hasta que me tope con la ultima, esta misma web de relatos eroticos, en la pantalla aparecia un relato cuyo autor era mi propio hijo.

La verdad que nunca pense que mi hijo Roberto de 16 años se dedicara a escribir historias pornograficas siendo tan joven, pero la curiosidad pudo conmigo algo que no debia ocurrir pues cuando lei la historia me quede de piedra, mi hijo se estaba meneando la polla con el relato que acababa de leer y en el, mi hijo escribia como su madre era follada por 4 amigos suyos, eso me puso de muy mala leche, me dio mucho asco el que mi hijo fantaseara con tales cosas, el relato era bastante fuerte y en el relato la protagonista que tenia mi mismo nombre recibia polla por todos lados.

Todo hubiera quedado en eso, yo no habia dicho nada a mi hijo un poco por vergüenza y nada mas hubiera pasado sino fuera por su mal comportamiento que un dia llego hasta el limite tras llegar borracho a casa y tras darle una buena bronca el muy mal nacido se fue a su habitación y me dijo que me dieran por el culo, eso fue demasiado y entonces pense en darle una buena leccion, apollandome en su relato.

Decidi que un dia que mi marido no estuviera en casa seria el dia en que mi hijo se arrepentiria de su comportamiento y de fantasear con cosas como su madre siendo follada por 4 amigos suyos, yo no tenia remordimientos por mi plan que consitia en follar con 4 jovenes, no era la primera vez que era infiel a mi marido pero esta vez lo haria delante de mi hijo y no precisamente con 4 amigos suyos.

La verdad es que la idea llego a calentarme bastante, yo era una mujer muy fogosa y mi marido todo lo contrario por lo que en asuntos de sexo yo andaba bastante necesitada, busque a los 4 chicos con los que peor se llevara mi hijo y no fue difícil encontrarlos.

Enrique y Andres eran dos de ellos, hermanos y vecinos nuestros de unos 3 años mas que mi hijo, siempre se peleaba con ellos por diversos motivos, serian geniales como instrumento para que mi hijo aprendiera modales.

Otro fue Chavi, un joven musulman que vendia periodicos en la calle cerca de mi trabajo, mi hijo le odiaba entre otras cosas por su procedencia extranjera y pq según el coqueteaba con las mujeres blancas que iban a comprar el periodico.

El ultimo fue un chaval de 17 años apodado el Tortas, era el maton del Instituto de mi hijo y ademas iba a su clase, mi hijo le tenia un profundo odio.

Reunirlos en casa no fue complicado, sin temor les dije a todos ellos lo que queria que hicieran y el pq queria que fueran a mi casa, para follarme, debido a que a mi edad todavía soy una mujer atractiva aunque este mal decirlo por mi parte, ninguno se mostro reacio aunque si que tuvieron muchas dudas sobre mi propuesta que les parecio verdaderamente extraña.

El caso es que un domingo que mi marido habia ido al futbol y tardaria unas 3 horas en volver a casa les hice venir a mi casa, mi hijo estaba en su habitación y no se entero de la llegada de mis nuevos amigos hasta que le llame, entro en el salon de muy mala gana, gritandome que coño queria, se quedo de pierdra al ver a esos 4 chicos en el salon junto a mi, tampoco le dio tiempo a decir nada mas, pues como habiamos acordado, los 4 se lanzaron hacia el y le redujeron, luego le sentaron en una silla en el centro del salon y le ataron de pies y manos como yo les pedi, mi hijo gritaba y lloriqueaba como una nena, nunca pense que tan machote como parecia conmigo fuera luego tan cobarde con otros hombres que podian hacerle frente.

Le di una bofetada y le dije

"Que te pasa, ya no eres tan gallito conmigo verdad, estoy harta de tu actitud, de tus malos modos y groserias, esto lo hago por ti cielo, el otro dia vi uno de esos relatos que escribes en el que fantaseabas con que 4 amigos tuyos me follaban"

Mi hijo se quedo de piedra al descubrir lo que yo sabia

"Ademas el otro dia me dijiste que mi dieran por el culo cuando viniste borracho y para eso estan estos amigos tuyos aquí, ademas quiero que lo veas todo"

Mi hijo empezo a gritar y decir que se lo diria todo a su padre, le di una nueva bofetada y le dije que tendria entonces que explicar sus relatos, mi hijo tenia mucho miedo a su padre, un hombre muy tradicional que si descubria los relatos con los que fantaseaba su hijo podia armar una muy gorda.

Me aleje de mi hijo mientras los chicos le vacilaban y se reian diciendole lo bien que lo iban a pasar follandome, quitaron la mesita del salon y separaron los sofas para que mi hijo viera mejor el espectáculo.

Me quite la ropa, y me quede con el tanga y un sujetador que dejaba ver bien mi buena delantera, los ojos de los chicos se quedaron iluminados y eso hizo que cogiese mas confianza, me sentía guapa, entonces les dije:

"Soy toda vuestra muchachos"

Me senté en el sillón justo en el centro de ellos y rápidamente empezó la fiesta, me empezaron a meter mano por todos los rincones de mi cuerpo, 8 manos para mi sola.

Mi poca ropa empezó a volar y poco después me encontraba totalmente desnuda sentada sobre sus muslos en el sillón familiar. La visión de mi coño desnudo y rasurado para la ocasión provoco que este fuese en centro de la fiesta, era normal, pocas veces te encuentras una madre jamona con el chocho tan cuidado. Estaba muy mojada y los dedos empezaron a entrar con facilidad en mi cueva.

Tras dejarles que me toquetearan bien en presencia de mi hijo el cual se limitaba a gimotear se pusieron de pie y yo con ellos, los desnude y los toque con ganas, estaba ciega viendo tanto músculo joven y más cuando los pantalones volaron.

Me puse de rodillas y empecé a masturbar sus pollas de considerable tamaño, mas grandes que la de mi hijo y mi esposo, lo cual aproveché para comentar con ellos para la humillación de mi hijo, ellos reían y disfrutaban y yo empecé a succionar sus miembros, cosa que era la primera vez que hacia en mi vida.

Cogi una con cada mano y me meti una tercera de ellas hasta la garganta, disfrute mucho sabiendo que mi hijo veia como su madre trataba de acompasar sus movimientos, a fin de tener contentos a los propietarios de aquellos cuantro miembros. "

Yo estaba manejando las tres pollas mientras el cuarto se la meneaba, yo seguía con mi labor, procurando no ahogarme cuando uno de aquellos jovenes agarró mi pelo y me la metió de un golpe hasta la garganta.

Al rato cambiaron y otra polla, algo más pequeña, se introdujo en mi boca. Aquellos cuatro penes estaban tan calientes que me ardía la boca, al tiempo que me sentía cada vez más mojada.

"No es mala mamadora tu madre chaval" le dijo Chavi a mi hijo.

 

Todas eran bastante grandes, tanto que casi no cabían en mi boca. Yo tragaba con energía y ellos me pusieron fácil el trabajo ya que hicieron un circulo alrededor de mí.

Las chupe a conciencia masajeando sus enormes pelotas las cuales metí en mi boca, eso les gustaba. Así estuve un buen rato, la mandíbula ya me dolía y en ese momento me cogieron por los pezones y, sin demasiados miramientos me levantaron.

Me colocaron de pie, inclinada hacia delante, doblada por la cintura en ángulo recto. Apoye mis manos en las caderas de el Tortas el cual aprovechó para meterme la polla en la boca de un golpe.

Mi hijo pudo escuchar

"Menudo polvo que tiene esta puta, vamos a darle lo que se merece".

La verdad es que era de la opinión de que las mejores folladas son las que se hacen de pie, pero aquella situación me desbordaba. Mis labios vaginales se vieron acariciados por una dura verga, que los recorrió adelante y atrás varias veces, hasta que se clavó en mi coño de una forma algo violenta. La polla que tenía en la boca ahogó mi gemido y empeze a ser follada a todo trapo. Enrique me la metía entera, hasta los huevos, de cada vez, al tiempo que propinaba azotes a mis nalgas, las cuales ya estaban ardiendo.

Mis duras y grandes tetas se bamboleaban, al ritmo que marcaba quien me acometía por detrás.

Me sentía morir, más aún cuando el tercero de los tíos, colocado a un lado decidió unirse a la fiesta. Una de sus manos fue a buscar mi hinchado clítoris, mientras que la otra encontró a la primera mi culito. Un dedo mojado entró de golpe por allí, provocandome un delicioso escalofrío que ascendió por mi médula espinal. No pude más y estalle en un brutal orgasmo. Si no cai al suelo fue porque las manos de Enrique me agarraban con fuerza de las caderas, pero aquella explosión de placer me dejó medio grogui.

Mi hijo seguia mirando y vio como a su compañero de clase, que tenía la polla en la boca de su madre, se le crispaba el cuerpo, emitía un profundo gemido y sujetaba con fuerza mi cabeza. Se corrió en mi boca y tuve que afanarme en tragar toda su leche para no ahogarme. Algunas gotas se escapaban de sus labios, cuando Enrique dejó su puesto a su hermano el cual empezó a metérmela con fuerza.

Hicieron que me arrodillase sobre la alfombra, quedando a cuatro patas. El que se acababa de correr se sentó en un sillón, a fin de recuperar las energías. Los otros dos siguieron bombeando mi cuerpo, uno por el coño y otro por la boca.

Arrodillada en el suelo y con la boca pringosa aún, continuaba disfrutando de aquella follada ante mi niño, la polla que me estaba follando ahora debía ser la más grande, a juzgar por la presión que notaba en mi interior. No tarde en volver a correrme de nuevo, estimulada por aquella deliciosa brutalidad de mis "acompañantes". En lo más álgido del placer pude sentir como algo cremoso y caliente se extendía por dentro de mi coño, como si creciese dentro de mi. Acabe inundada de semen y me derrengó como muerta sobre la alfombra, sacándome la polla que estaba en mi boca.

Pero el Chavi no estaba para pausas, así que se arrodilló encima de mi, colocó su pene entre mis espectaculares tetas y empezó a moverse.

"¡Joder! ¡Que cubana más ricaaaaa!"

No necesitó moverse mucho. Su polla, bien engrasada, se deslizaba con facilidad entre mis dos preciosos pechos. En cada acometida el glande llegaba a rozar mis labios, y yo sacaba la lengua, tratando de chupar lo que pudiese.

Mi hijo pudo ver como, cuando Chavi estaba a punto de correrse, como yo, su madre abri la boca todo lo que pude, recibiendo en mi boca toda la descarga de semen.

Debi tragar bastante, pero no por eso dejó de relamerme, ni de lamer aquella polla hasta dejarla sin rastros de leche.

"Uuuuummm, que ricaaaaaa "escapó por mis labios, aún algo pringados de leche.

"Me alegro que te guste" me dijo Chavi

Luego los cuatro se empezaron a sentar en el sofa por lo que deducí que la idea era que yo me quedara de pie y trabajase yo. Me puse de espalda a ellos me agachase un poco para ser abierta por sus herramientas de gran calibre. Empecé con los que la tenían más pequeña, fui bajando mi cuerpo y sentí como la punta de cipotón tocaba mi coño.

Empezó a entrar con dificultad por el tamaño, seguí bajando y parecía que eso nunca terminaría de entrar hasta que "plop" llego al fondo. Me sentía llena, además esa postura no la había practicado nunca y no sabia que con esta me podía caber todo el arma de ese hombre. Así estuve unos segundos y los otros empezaron a animame para que empezase a bombear, subí y saque aquella polla de mi interior para proceder a la operación anterior. Empecé a subir el ritmo y mi culo empezó a botar sobre el Tortas.

"No veas que culazo tiene la mama".

Yo subía y bajaba y gemía como una loca. Las manos del Tortas me magreaban el culo y las tetas pellizcando mis enormes pezones. Llevaba cinco minutos y pase a manos del otro, el cual trabaje como el anterior pero subiendo el ritmo. El que ya había conocido mis interiores se puso de pie y me puso el rabo en la boca, aspire con energía mientras botaba sobre el otro.

Pase a manos de otro y con la misma posición seguí ensanchando mis paredes vaginales hasta que llego el turno del que la tenia más grande.

Le pegue una lamida con mucha saliva a ese mástil y me senté rápidamente sobre él, estuve sobre el mas de diez minutos mientras los otros se turnaban para que se las chupase.

 

"¡Ufffff! ¡Vaya culo!"resopló Enrique. "Me están entrando unas ganas de follármelo"

Mi intención era ser penetrada por el culo, nunca lo habia echo con mi esposo y queria que aquellos chicos me estrenaran ante mi hijo mi delicioso culete.

Los cuatro se sentaron en el sofa como al principio y se masturbaron mientras yo me lubricaba e introducía los dedos. Fui al primero y me puse como al principio pero esta vez el agujero que iba a ser jodido era el de mi culo.

Me senté sobre el Chavi y sentí como un escalofrio recorría mi ano, luego empezó a convertirse en un dolor caluroso pues mi culo empezaba a abrirse como nunca lo había hecho. La metí lentamente y poco a poco fui tomando ritmo hasta que el dolor se convirtió en placer. Pase por manos de todos y él ultimo como siempre me dejo totalmente reventada.

Tuve un instante de preocupación, ya que no era normal que una mujer casada como yo estuviese tan excitada en medio de aquella situación, estando a punto de ser enculada nuevamente delante de mi hijo por 4 chavales que le odiaban.

Me incorpore y me puse a 4 patas como la perra en que me habia convertido y no tardó en llegar. Una polla dura como la piedra se apoyó en mi ano y empujó con fuerza.

Senti como aquello me taladraba hasta las entrañas, provocándome un dolor agudo.

Deje escapar un grito, pero no por ello aquella vara se detuvo. Entró hasta que yo senti como los huevos de el Tortas rozaban mis nalgas abiertas.

Tal y como esperaba, acabaron follándome por los dos lados la mismo tiempo.

Mi cabeza daba vueltas y perdi la cuenta de los orgasmos que tuve, los tíos se iban rotando, cambiando de agujeros, pero siempre me sentía llena.

 

"Bueno chicos, vamos a ir terminando que mi esposo no tardara en llegar"

Llevaba casi toda la tarde follando y ellos aun no habían terminado, sabia que el final se merecía lo mejor y yo ya estaba saciada completamente por lo que tocaba hacer una buena guarrería para que ellos disfrutasen y mi hijo no olvidara nunca esa leccion.

Coji una copa del salon, un trofeo al que mi hijo tenia mucho cariño, lo habia ganado en un torneo de tenis

"Venga chicos, que os voy a vaciar las pelotas".

Sé colocaron alrededor de mí y los masturbé con fuerza.

El primero se corrió, puse la copa para que no se escapase ni una sola gota de su semen, cuando pare le succioné la polla de tal manera que se quedo brillante. Mire el trofeo de mi hijo y vi la gran cantidad de semen que había expulsado, había esperma suficiente para dejar preñadas a muchas zorras como yo

"Espero que los demás tengáis buenas reservas".

Seguí con el siguiente y expulso todo su contenido gracias a mi trabajo. Luego el tercero que mejoro la cantidad.

El que la tenia más grande sonrió, la puso en mis manos y empecé a mover mis brazos con fuerza mientras chupaba como una aspiradora. Se corrió en el trofeo y no defraudo ya que fue el que más cantidad expulso.

"Ahora me lo voy a tragar todo chicos, mira cariño, mira bien de que me sirve tu trofeo"

Cogí la copa que estaba por mas de la mitad y empecé a beberme el grumoso contenido sin dejar ni una sola gota. Tras esto chupe las puntas de sus pollas hasta que estas quedaron desinfladas y se marcharon.

No tengo ni idea de si mi hijo sigue escribiendo relatos pornograficos pero lo que si tengo claro es que gracias a mi, ya tiene muchas mas referencias para escribirlos, ya se sabe que es de ser buena madre el ayudar a los hijos con sus inquietudes y aficiones.



Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (10)
\"Ver  Perfil y más Relatos de SexMachine18
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)