Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
Usuario:
 Contraseña:
 CREAR CUENTA  Recordar Clave  Ayuda
 8.124 Usuarios Conectados [ Contactos ] [ Comunidad TodoRelatos (Cams) ]  1.436.256 Miembros | 17.420 Autores | 84.966 Relatos 
NOVEDADES CATEGORÍAS TOP100 AUTORES BUSCADOR
TODORELATOS » NO CONSENTIDO » TODAS ESTUVIMOS DESNUDAS Y FUIMOS VIOLADAS!!
[ +
Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

ZONA SEXO

CONTACTOS

SEXSHOP

COMUNIDAD/CHAT

VIDEOS X
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad
Fecha: 17-Jun-05 « Anterior | Siguiente » en No Consentido

Todas estuvimos desnudas y fuimos violadas!!

sofis2005
Accesos: 141.578
Valoración media:
Tiempo estimado de lectura: [ 15 min. ]
 -   + 
Un día común y corriente se torna en un evento traumático que cambió mi vida para siempre, es la historia de mi violación y de otras compañeras. Version para imprimirEnviar este relato a un amigo/a
Ashley Madison - Ten una aventura. Infidelidad.

Hola mi nombre es Sofía y mi historia es completamente real, nada de lo que acontinuación se narra es inventado ni mucho menos exagerado, es tal cual ocurrió, y aunque no soy escritora profesional ni intento serlo, quisiera que supieran lo que me pasó y me perdonen mis faltas de ortografía, quizás lo hago para desahogarme de alguna forma, que aunque si fue impactante al principio, con este mes que ha pasado ya de lo acontecido, me siento mucho mejor y si las cosas fueron así, pues ni modo, lo me resta continuar con mi vida, que ahora es muy diferente a como era antes. Tengo 15 años casi recién cumplidos, vivo con mis papás y mi hermano que tiene un año más que yo.

Pues ahora empezaré a relatarles como un día común y corriente pasó a ser un día muy diferente. Todo comenzó hace un mes exactamente cuando iba saliendo de la secundaria como a las 14:30, de hecho mi hermano y yo salimos de la casa en la mañana, nos subimos al microbus y el se va a su salón y yo al mio, porque vamos en la misma escuela. Y en la salida salimos a la misma hora, solo que luego el se entretiene un poco platicando con sus amigos, y eso de desespera un poco, de hecho una vez me regresé sola a la casa sin mi hermano, porque me cansé de andarlo esperando, pero mi mama me regañó y me dijo que siempre tenía que regresarme con mi hermano por seguridad y todo. Lo que pasa es que por donde vivo que es en los suburbios del Estado de México, la zona no es muy segura que digamos. Los dos llevamos nuestros uniformes típicos de escuelas de gobierno, ya saben de cuadros y eso. Yo llevo una blusa blanca, un sweter verde, una falda de cuadros verdes, calcetas que las uso abajo, porque no me gusta traerlas hasta arriba y unos zapatos negros cerrados, porque no dejan llevar zapatos abiertos. Mi hermano lleva su camisa blanca de manga corta, su sweter verde y sus pantalones de cuadros verdes al igual que zapatos cerrados negros.

Bueno pues prosiguiendo con el relato, al salir de la escuela después de un día sumamente caluroso, mi hermano y yo nos subimos al microbus (o transporte público) que tarda como 20 minutos en llegar a nuestra casa. El microbus iba lleno en los asientos, pero no había nadie parado, en su mayoría eramos mujeres y unos pocos chavos de la escuela; ya que muchos vivimos por el rumbo y vamos a la misma escuela. Ibamos en camino, cuando de pronto el micribus se mete por un sendero de terracería, todos nos quedamos viendonos, como presintiendo que algo iba mal. Una chava le dijo al chofer que porque se metía por ahí, si no era el camino de siempre que era por la carretera. El chofer muy amable respondió que había recibido una noticia por su radio privado que adelante había una manifestación de gentes que estaban bloqueando el camino, pues querían que no se construyera una gasolinería por ese lugar; y que el sabía otro camino para llegar más rápido o por lo menos no quedarnos ahí parados. Todos como que lo vimos factible, es decir, nadie sospechaba nada de nada, además de que el chofer se veía muy amable y con educación; y en cierta forma todo era creíble, pues efectivamente habían intensiones de hacer una gasolinería por la zona.

Todo parecía ir bien, aunque cada vez nos alehabamos más de la civilización y sólo habían terrenos valdíos, o llanura, con el camino de terracería, eso sin mencionar que desde que el chofer se metió por ahí, no vimos pasar ni un solo carro, y mucho menos a personas. Ya  había pasado como 15 o 20 minutos de que el chofer se metió por ahí y no se visualizaba nada adelante, solo un camino de tierra cada vez más difícil de pasar por las piedras. De pronto se pudo distinguir un auto bastante viejo que estaba a mitad del camino, a la medida que nos acercabamos al auto se podía ver que era un auto casi en ruinas, yo no sé como podía andar todavía, eran de esos modelos de los años setentas bastante fregado. Mi hermano empezó a sospechar que algo no iba muy bien, porque tenía cara de preocupado, y creo que algunos de ahí también, yo la verdad no estaba preocupada, ya que por desgracia una de mis defectos era (porque ya no lo es) es que era muy confiada, y creía en las buenas intensiones de todas las personas, nunca hubiera pasado por mi cabeza lo que estaba a punto de suceder. Ya estabamos a tan sólo unos metros del carro que estaba en medio del camino y de pronto el chofer para el microbus, del auto viejo que estaba adelante salieron 2 hombres, bastante mal arregados que tendrían como 25 años ambos, no parecía que estuvieran en sus cinco sentidos, porque pareciera como si estuvieran drogados o alcoholizados, porque venían aproximandose al microbús tambaleandose, y se podía oír que decían groserías entre sí. El chofer del autobús que tendría alrededor de 28 años apaga el motor, quita las llaves, se baja del microbus y saluda a los hombres que venían para acá en actitud sospechosa. Aquí fue el momento en que yo creo todos estabamos sudando frío, creo que varios llegamos a tener miedo de algo que fuera a suceder, y peor estando tan lejos de alguna población. Una chava que iba sentada atrás de mi, sacó su teléfono celular y empezó a marcar a su casa, pero lo malo del asunto es que no había señal en esa parte, nada de señal, aparecia en su celular (movil) el mensaje: Fuera de servicio. Fue cuando esta chava maldijo a los estúpidos de telefonía celular en México, porque su lema es Todo México es territorio tel…, y pues nada no había señal.

Entonces el chofer y las otras dos personas subieron al microbús y uno nos dijo a todos: Ahora si ya los cargó la chingada. (Perdón si digo muchas groserías, pero lo quiero escribir tal cual pasó y con algunas palabras que aún recuerdo exactamente). En ese momento todos sentimos pánico, pues nadie sabía que nos iba a pasar, yo pensé que nos iban a asaltar y luego se irían, pero creo que estaba equivocada. Los dos hombres sacaron 2 pistolas de sus pantalones (creo que eran calibre 35, pero no me hagan mucho caso, pues no se mucho de pistolas). El chofer dijo que todos nos bajaramos del microbus, y que dejaramos nuestras pertenencias en el mismo. Yo llegué a pensar por un momento que nos iban a dejar ahí abandonados y se iban a llevar nuestras mochilas y demás pertenencias en el microbus, pero no fue así. Otro chavo traía celular, pero tampoco tenía señal, así que estabamos nosotros del microbus que eramos puros estudiantes y esas 3 personas solos. Y es que el chofer estaba involucrado con las otras dos personas, pero quien lo hubiera pensado, tan bien que se veía, jamás hubiera sospechado de él, me culpé y me sigo culpando de porque no nos bajamos del microbús mi hermano y yo cuando vimos que se metió por el sendero de terracería, o por que no tomamos otro microbús, pero dicen que el hubiera no existe.

Todos nos levantamos del asiento y nos bajamos del microbús, eramos 20 estudiantes de los cuales solo 5 eran hombres incluyendo a mi hermano. Un hombre que de hecho era el más naco, por así decirlo, un poco panzón y como que tenía días sin razurarse nos dijo a todos que nos pusieramos unos a lado de los otros de frente hacía el al lado del microbús.

Recuerdo que hacía mucho calor y no se oía nada, más que algunos pajaros y el viento soplar de vez en cuando. Alrededor sólo había tierra y pasto, no había nada más. Yo miraba a mi hermano con ojos de miedo, y varios estabamos así, no sabíamos que iba a ser de nosotros, ese sentimiento de incertidumbre por un momento, creanme que no se lo deseo a nadie, es un sentimiento horrible; porque sabes que algo va a pasarte, pero no sabes que exactamente.

Entonces este hombre nos dijo a todos: Quítense la ropa!! Todos nosotros nos quedamos viendo entre sí, como no queriendolo hacer, o como no creyendo, entonces el hombre volvió a decir: Que no oyeron cabrones, quitense la pinche ropa!!!, lo dijo gritando; entonces ya todos empezamos a quitarnos la ropa, empezamos por la blusa, o la camisa en el caso de los hombres, ya que algunos tenían el sweter amarrado en la cintura, o lo habían dejado en los asientos del microbús, junto con las mochilas, como fue mi caso. El problema de quitarse la ropa es que no todos eramos del mismo sexo, sino que estabamos mezclados hombres y mujeres, y mi caso era mucho peor, pues tenía a mi hermano a lado mio y que ni el no yo jamás nos habíamos visto desnudos, quizás solo cuando eramos super pequeños, pero ni me acuerdo. El hombre empezó a decir: Rápido tarados que no tengo todo su tiempo. El chofer agregó: Si, apúrense!!! A los tres hombres se les veía una cara entre depravados y excitados, que no me agrada nada acordarme de ello.

Tanto hombres, como mujeres nos quitamos la blusa y camisa por lo que los hombres ya estaban desnudos de su pecho, y las mujeres traíamos brassiere blanco casi todas, solo dos chavas traían camiseta blanca porque no tenían muy desarrollados sus senos yo supongo. Todos andabamos entre los 14 y los 16 años. El hombre sin razurar dijo que aventaramos la ropa que nos fueramos quitando frente a nosotros, para que se fuera juntando una pila de ropa. Entonces los hombres se empezaron a quitar los pantalones, nosotras las mujeres nos daba mucha pena y empezamos a quitarnos la falda poco a poco viendonos unas a los otras, que a su vez nos quitamos los zapatos y los calcetines, los chicos también empezaron a quitarse sus zapatos y calcetines, juntando toda la ropa en un mismo lugar. Ahora si ya estabamos todos en ropa interior solamente, sin nada mas que calzones y brassieres y bueno obviamente los hombres sin brassieres. Algunas mujeres traían calzones rojos, otras negros y algunas traíamos calzones blancos. Unas traían calzones tipo tangas, otras de encajes y otras transparentones, otras estilo mata pasiones, como les dicen.

Todos nos quedamos quietos, pensando ingenuamente que hasta ahí nos quedariamos, es decir, sin quitarnos nada más, pero entonces uno de los hombres dijo: Quitense todo!! Y el otro hombre dijo: Si tienen que quedar totalmente encuerados.  El hecho de estar en ropa interior varios chavos y chavas, y de estar en ropa interior al lado de mi hermano era una situación entre incomoda y morbosa a la vez, el ver cuerpos de otras chicas de mi edad y el ver cuerpos de chicos de mi edad, era algo que no había pasado por mi cabeza nunca; sobretodo que era impresionante ver a todos juntos en ropa interior, y con esos hombres viendonos con cara de perversión total.  Las mujeres empezamos a quitarnos el brassiere,  creo que todas sin ponernos de acuerdo empezamos por el brassiere que por los calzones. Ahí fue cuando realmente todo parecía extraño y bizarro a la vez las chicas empezaron a quitarse el brassiere y las camisetas las que las traían, eran algunas chicas del colegio e incluso algunas de mi mismo salón. Se desarocharon el brassiere y lo aventaron junto con la demás ropa, yo fui la última que me quité el brassiere. Todas las chicas nos quedamos con los senos al aire completamente, incluso al quitarme el brassire, los senos por la misma gravedad cayeron a su nivel, estando libres sin sujeciones ni nada del estilo. Había de todo tipo de senos, desde los grandes y redondos como los míos y de otras dos chavas, como los picuditos y un poco largos, también habían los medianos y las chavas que traían camiseta que casi no tenían senos, estaban muy planas como quien dice. De areolas habían de todo tipo desde los casi negros hasta los claritos. Los hombres no perdían detalle de lo que estaba sucediendo, e incluso los chicos también andaban viendo la situación. Algunas chicas incluyendome a mí nos tapabamos con una mano los senos por pena, y yo más por estar a lado de mi hermano quién ya se había percatado de mis senos. Después las chicas y los chicos empezamos a quitarnos los calzones que era lo único que nos quedaba puestos. No traíamos nada más, ni anillos, ni pulseras, ni nada de nada. Yo al igual que otras chicas empezamos a quitarnos los calzones, deslizandolos por las piernas y al quitarnoslos, los arrojabamos junto con la demás ropa. Los chicos hicieron lo mismo. Algunas chicas se tapaban la pucha (asi le llaman algunos a la vagina) con una mano y los senos o tetas con la otra mano. Los chicos dejaron su pene al aire.

Era creanme una situación bastante morbosa y quizás en cierta forma de humillación, y bueno porque no, con un grado de excitación. El ver a todos esos cuerpos de adolescentes hombres y mujeres juntos era una situación muy extraña. Todos juntos unos a lado de otros totalmente desnudos parados, era raro y no se que pasaba pero no me desagradaba sino que sentía cierto grado de excitación. Pude ver que los chicos nos miraban nuestros cuerpos, pero nosotras también mirabamos tanto a los chicos como a las chicas. Los tres hombres ni que decir, tenían la boca abierta de lo que estaban viendo sus ojos. Pude ver a mi hermano por primera vez totalmente desnudo e indefenso con su pene al aire, y el también me vió. Mi hermano era el que tenía el pene más chico de todos los demás; e incluso un chico tenía el pene parado, yo creo que estaba un poco excitado, el pobre casi ni vello púbico tenía, pero bien que tenía su pene erecto y flaquito. El pene de mi hermano en cambio era muy pequeño y con más vellos púbicos que el chavo que tenía su pene erecto, los demás chicos lo tenían en estado de resposo o descanso como le dicen y de tamaño normal supongo, digo no se que proporcion exacta deben tener un pene con chicos de mi edad, porque no había visto a chicos desnudos; si había visto uno que otro hombre desnudo, pero en películas y no con el pene erecto. No sabía que se paraban así.

Los hombres dijeron que dejaramos de taparnos los cuerpos, y que nos pusieramos derechos con las manos pegadas al cuerpo. Todos obedecimos y fue cuando pude ver completamente desnudas a chicas un poco más pequeñas que yo y algunas más grandes. Todas teníamos vello púbico, algunas teníamos mucho, algunas tenían regular, y algunas muy poco, apenas formando su caminito de vellos. Aunque eramos más la que traíamos mucho vello púbico, y es que nadie estaba preparada para eso, y pues obviamente ninguna de nosotras nos habíamos razurado o depilado pues si fueramos a una alberca o a la playa pues quizás lo hubieramos hecho; incluso algunas hasta tenían vellos en sus axilas o o sobacos.  Algunas tenían el vello púbico más oscuro que otras, a algunas se les podía apreciar un poco la rayita de la vagina  y a otras no. Uno de los hombre entonces sacó una cámara de esas digitales super pequeñas y el muy desgraciado nos tomó una foto a todos desnudos, dijo que nos voltearamos, lo que obedecimos pues no sabíamos que fueran a hacer si no obedeciamos las ordenes, y se oyó como que nos tomó otra foto estando de nalgas.  Nos dijo el hombre que nos voltearamos hacia el y que miraran a la camara, y nos volvió a tomar otras dos fotos. Luego fue el hombre a guardar la cámara al carro y regresó. No me pregunten que hicieron con esas fotos, pero no me extraña que las vendan los desgraciados o incluso son capaces de ponerlas en internet; quien sabe, pero espero nunca se sepa de esas fotos, o espero se hayan borrado o desaparecido. Entonces los tres hombres empezaron a quitarse sus ropas frente a nosotros; se la quitaron mucho más rápido, hasta quedar totalmente desnudos los tres hombres frente a nosotros, dos de los hombres incluyendo el chofer traían el pene muy parado, algunas chicas les daba pena esa situación y miraban hacia otro lado y como tres se taparon los ojos. El otro hombre el más naco y de barba como no tenía su pene totalmente parado se empezó a masturbar frente a nosotros. Los tres hombres tenían los penes mucho más grandes que los chicos de la escuela y os tenían más gruesos y mucho más vellos púbicos. Uno de los hombres llamó a la primera chica que estaba en la orilla parada y le dijo que se acercara a el, la chica se acercó desnuda y el hombre le dijo que lo masturbara. La chica no quería hacerlo, pero no le quedó otro remedio, pues el hombre le dio una cachetada bastante fuerte en la cara. Era mala esa situación, pues esos tipos se estaban aprovechando de la situación. La chica empezó a llorar, y uno de los hombres le dijo: Cállate pendeja y mueve tu pinche mano. La chica empezó a masturbar a este hombre a la vista de todos. Todos estabamos nerviosos pues podía pasar cualquier cosa con estos hombres.

Entonces los otros dos hombres incluyendo al chofer llamaron a dos chicas que estaban en medio a que fueran con ellos y ya que estaban cerca de los hombres les dijeron: Mámanos las vergas hasta el fondo putitas. Ellas no querían, pero lo hicieron, pues sabían que les podían pegar. Tenían las pistolas en las manos y no podíamos hacer nada al respecto. Creo que nunca había sentido tal impotencia en mi vida. Uno de los hombres le dio un golpe a una chica y le dijo: Así no pinche ramera, me lastimas la verga, mama bien mi vergota. No se por que razón, pero a los chicos se les empezó a parar su pene incluyendo a mi hermano, no se como se les paraba, si era una situación de humillación. Uno de los hombres se percató de eso y les dijo a los chicos, vaya veo que tienen sus vergas a tope, vengan los hombres para acá y ponganse a nuestro lado. El chofer nos dijo: Haber pinches calenturientos, se van a hacer una chaqueta (masturbación) frente a estas putitas, porque ni crean que alguna chica les va a mamar sus pitos chicos ni mucho menos tendrán la oportunidad de cogerlas, solamente se masturbaran frente a las chicas. Entonces los chavos empezaron a masturbarse frente a nosotras. Nosotras volteabamos la mirada a otro lado, pero entonces uno de los hombres nos dijo: Déjense de hacer pendejas y miren a sus compañeros masturbarse. Obviamente no nos quedó más remedio que mirarlos, yo no quería mirar, pues estaba mi hermano, y no solo era vergonzoso verlo desnudo, sino más aún proporcionarse placer a si mismo. Los chicos nos miraban a nosotras y se masturbaban, aunque no parecían estar sufriendo, sino al contrario parecía que les gustaba. Uno de los hombres le dijo a una chica: Quítate puta deja de mamar que me vengo.. ah.. ohh. Ooooh me vengo, chingada… aahhhh oooohhh, vean mi leche putitas. Y en ese momento salió un chorro muy abundante y espeso del pene de ese hombre, junto con otros tres chorros más. Todas mirabamos extrañadas, pues varias de nosotras no sabíamos como era una eyaculación de un hombre, ni habíamos visto a un hombre venirse. El chofer también empezó a decir que se venía, la chica se quitó, pero el chofer le agarró la cabeza con fuerza como insinuando que no se separara y sólo empezó a hacer gestos con su cara y se vino dentro de la boca de la chica.

Después que el hombre eyaculó en la boca de la chica la aventó al piso y la chica con toda la boca llena de semen lo escupe y como que vomita. Uno de los chicos empezó a hacer gestos con su cara y de pronto lanzó un chorro muy líquido de su pene, acompañado de siete chorros más cortos. Mi hermano entonces también hizo un gesto parecido lo que pensé que se iba a venir, y efectivamente así fue, se vino pero salieron gotas de su pene, no salieron chorros como los otros, dentro de mi misma, decía que eso no estaba nada bien, el ver a mi hermano desnudo y eyacular frente a mi y a las demás chicas era demasiado. Un chico también disparó un chorro de semen muy lejos, creo que fue el que más lejo lo lanzó, y luego le salieron otros tres chorros más, pero con menos distancia. Los otros chicos la verdad no les puse mucha atención. El otro hombre faltaba de eyacular, pero entonces paró a la chica que lo estaba masturbando, como que pareciera que no quería eyacular. Todos pensamos que todo acabaría ahí, pero no fue así. Los hombres parecían no tener llenadera, y entonces los tres hombres llamaron a tres chicas y para mi desgracia me llamaron a mi también. Las otras chicas estaban ahí tiradas en el piso como objetos usados, fue horrible y yo me imaginaba lo peor. Los hombres empiezan cada una de las tres a tocarnos todo, nos dijeron que nos pusieramos de nalgas frente a ellos, y frente a las demás chicas. Los chicos estaban ahí parados, con sus penes semi erectos. Nos pusimos de nalgas frente a estos hombres y todavía tenían sus penes erectos los condenados, incluso después de haber eyaculado.

eo estaban muy excitados. Ese momento fue cuando sentí que mi vida estaba por cambiar y si, de pronto sentí como metió su pene este hombre en mi vagina bruscamente, sin avisar ni nada, fue un movimiento que no entiendo como sucedió pues era virgen, si me había masturbado, pero tan solo frotando mis piernas sentada en la orilla de la cama de mi cuarto, y jamás introduciendome nada en mi vagina. Me dolió como jamás lo hubiera pensado, un dolor intenso, nada de placer. Entonces empecé a llorar inconcientemente, pues sentí en ese momento que todos mis intentos por mantenerme virgen hasta que me casara fueron en vano, si llegara a encontrar a un hombre al que amara ya no sería virgen para el, y eso me daba coraje y rabia de no poder hacer nada, mi hermano trató de defenderme y se acercó al hombre que me estaba cogiendo porque esa es la palabra, porque no era hacer el amor tiernamente, era poseerme sin mi consentimiento.

Mi hermano le gritaba de cosas al hombre que me estaba poseyendo como un degenerado, pero con la pistola en la mano le dijo ni se te ocurra acercarte más pinche chamaco o te vuelo la cabeza frente a todos, el hombre no sabía que era mi hermano, pero creo que era mejor que no lo supiera. También los otros hombres estaban cogiendo a las otras dos chicas, que también eran virgenes, y las demás chicas estaban viendo y llorando algunas. Este hombre me estaba dando unas embestidas muy fuerte por mi vagina me estaba ardiendo y doliendo, me pude percatar que salia un poco de líquido de mi vagina, así como un poco de sangre. Yo sólo pensaba en que me podía quedar embarazada de ese estúpido y no quería arruinar mi vida siendo tan jóven. Entonces este hombre decide sacar su pene, cuando pensé que iba a acabar, pero lo que hizo fue que lo quería meter por mi ano. Y así lo hizo, solo sentí como forzaba la entrada de mi ano, sentía un dolor muy intenso y ardor; pero no se daba por vencido seguía y seguía, hasta que de un empujón llegó casi al fondo de mi ano, fue cuando creanme perdí el sentido; no recuerdo a partir de ese momento que más sucedió, fue un dolor tan fuerte, que perdí el sentido de mi ser; me desmayé y no recuerdo nada más, lo demás que recuerdo fue que desperté en el hospital, tenía muy lastimada mi vagina y mi ano, al grado que tuvieron que operarme.

La recuperación fue muy dolorosa que prefiero no acordarme, porque me pongo a llorar enseguida. Fue el termino de mi virginidad, me forzaron y me humillaron como nunca y mi hermano estaba tan traumado que tuvo que ir dos veces por semana al psicólogo, al punto que todavía no puede perdonarse el que me hayan hecho daño, y que no hizo nada al respecto. Yo he perdido un poco el sentido de la vida, a veces pensé en suicidarme, pero muchas personas me dicen que tengo muchos motivos por seguir viviendo y que ese evento traumático en mi vida lo podré superar; creo que he soportado esto por el gran apoyo de mi familia. Después me enteré que todas las chicas fueron violadas y ultrajadas como lo fui yo; incluso una que era mi compañera se suicidó. De los hombres jamás se supo nada. Apareció el carro viejo por otro estado de la república, pero de los hombres nada; y no es para menos la delincuencia en la ciudad de México esta de lo peor; no hay autoridades que sirvan para nada. La verdad es que la ley en vez de ayudar al ciudadano común, solo lo perjudica. La ley esta a favor de los criminales en México, y perdón por este comentario, pero creanme que es verdad.

Atentamente, Sofia.

 

P.D. Espero poder rehacer mi vida con un hombre que no le importe lo que me pasó. Y ojalá estos hombres reciban su merecido ya sea aquí en la tierra o después de la vida.

 

© Copyright derechos reservados, S.A. DE C.V. Se prohibe la reproducción parcial o total de esta historia verídica.

Junio del 2005.


Nuevas series de Videos Amateur
Los reyes del fuking en Internet!.

Haz click aquí para entrar!

© sofis2005

Valore y Comente los relatos que lee, los autores lo agradecerán y supondrá una mejora en la calidad general de la web.
 Comentarios sobre este Relato (22)
\"Ver  Perfil y más Relatos de sofis2005
 Añadir a Lista de Favoritos
 Reportar Relato
 Excelente
 Bueno
 Normal
 Malo
 Terrible
« VOLVER A LA PAGINA ANTERIOR IR ARRIBA  ▲
 
LWNET 1999-2014 | TodoRelatos.com v3.80
Info Legal / Privacidad / Cookies · Ayuda · Stats · Enlaces · Contacto · Webmasters (Sponsors Favoritos)